Lluis Bassets

Democracia directa

Por: | 24 de agosto de 2011

El voto a mano alzada es magnífico para el tumulto. Los brazos se levantan como lanzas antes del combate y no hay más que decir. Si alguien quiere tomarse la votación en serio constituye entonces una invitación trágica: esos pobres brazos solitarios que se oponen a la mayoría, se ofrecen a ser contados como candidatos a la expulsión, la cárcel o la guillotina.

De ahí la maravilla que hemos descubierto estos días: el voto positivo consiste en un aletear de ambas manos alzadas. Cunde y encandila. Nadie se fija luego en los votos en contra, las abstenciones y otras mandangas.

Lo único que cuenta es conseguir que levanten el vuelo las palomas del asentimiento a una propuesta bien cargada de ideas audaces y de propuestas que alienten el narcisismo de esas nuevas masas convocadas a través de teléfonos y ordenadores.

Hay 10 Comentarios

Lambda, excelente alegoría. Enhorabuena.

Maltés, el 15-M no pretende reemplazar el capitalismo... pero sí dar un toque de atención sobre la injusticia latente que hay ahora.

Además, no pretende ser un movimiento universal, como sí lo fue el comunismo. Simplemente formula dudas, y exigencias.

Tú crees que un país como España se puede permitir un modelo de partidos estáticos, que no se deben a sus votantes (puesto que es muy dificil el surgimiento de una tercera gran opción política, basta ver cómo IU, con más votos, tiene menos escaños que los partidos nacionalistas, que a la hora de la verdad, son parte del establisment), puesto que sólo miran por su coto de caza.

Opciones como la dación de las hipotecas (método común en EEUU y UK, por ejemplo) están cerradas a cal y canto por la presión de los lobbies de la banca en el Parlamento.

Pese a que hubo una gran recogida de firmas para que el Parlamento se postulara en el tema.

Otras cosas que son clamor popular es la completa transparencia de los presupuestos de gasto de las administraciones y ayuntamientos.

Yo estoy de acuerdo con usted en que el proceso de creación de empresas debería ser mucho menos burocratizado y mucho más barato de registrar.

Mucha gente del 15-M apoya esta idea, pues en España trabajar de asalariado es poco menos que explotación en muchos casos.

Pero claro, si los politicos, a quienes sostenemos con nuestros impuestos, para que respondan por nosotros, no lo hacen, es normal que protestemos.

Las formas asamblearias que ustedes ven en la plaza, son las que son posibles en un medio urbano. Se trata también de consensuar líneas conjuntas de protesta, no de arrebatar el poder.

No se trata de malos y buenos, se trata de que el problema actual en España no es de sólo iniciativa privada, sino de funcionamiento de lo público.

En el fondo, lo que está a debate es el modelo de país que queremos.

Y te aseguro que hay mucha gente que son autónomos, que sudan sangre en su trabajo, que apoyan el 15-M.

E incluso directivos de empresa.

Tenga en cuenta que entre otras cosas, la protesta de Sol llama la atención sobre el modelo económico que tenemos, y llama a apoyar la investigación, a dar cancha a la iniciativa propia, a mejorar una educacion divida en 17 modelos distintos.

O sea, que de vagos, poco. Fíjese.

Poco me importan los tópicos. Si esa gente no se hubiera levantado,el mundo político y la sociedad hubieran continuado en un vals ciego sin rumbo. Ahora al menos somos conscientes de que no nos gustaría vernos sumidos en un yugo de borregos, que es la perspectiva que nos ofrece una clase politica desconectada de la realidad, tanto a pie de calle como en el marco global. Podríamos votar en masa a otros partidos, pero al parecer, la Ley D´Hont acaba dando demasiada fuerza a al bipartidismo, y luego está el beneficio desproporcionado al voto nacionalista.

Una distorsión de la representación parlamentaria, puesto que el voto no vale igual según qué sitios o partidos ;)

Lo que demuestra el 15-M es un deseo de superar la dialéctica muerta entre izquierdas y derechas, y presentar el problema del Estado, que es un problema de gestión y de representación.

¿No deberíamos poder hacer los ciudadanos mociones de censura al parlamento y al gobierno, recogida de firmas mediante? xD

Dejemos estar lo que se hace con los teléfonos y los ordenadores, eso es asunto de cada cuál.

Las manos aleteadas, sí, esas sí suponen una ofensa al buen nombre de la democracia.

"Ideas absolutas", que planean como un ave carroñera para tomar por objeto la pluralidad y la libertad, sean pocos o sean muchos quienes aletean sus manos.

Un cuadro sociológico revela a los indignados como una minoría, hortelana y pro-estatista.

Son las nuevas generaciones de ideólogos, los que vosotros, progres, habéis amamantado.

A la derechona española no cabe prestarle mucha atención, se les va la olla y es algo hartamente conocido.

Juegan con ello, se dedican a ello, tienen un sentido del humor de este tipo, brutal, errado, y son fáciles de parar a estas alturas, por mucha paranoia que uno les quiera dispensar. No son oponentes formidables.

A los "indignados", por contra, se les concede atención, es la respuesta rústica que la juventud española encuentra: en vez de de pensar en una sociedad empresarial y racional, culpar a caricaturas del capitalismo, y desplegar explicaciones irracionales sobre por qué todo está tan mal.

Más agilidad, empresa, creatividad, globalidad y pragmatismo, y menos dogma.

Eso no compromete a nadie salvo a los vagos y a los cínicos, y opta a dar más resultados que las retóricas-momia que tan bién se entienden en la órbita progre.

Dejaros de malos y buenos, y poneros a ser útiles a los demás. Es así que se hacen las sociedades, cuando no las controlas y sí participas de ellas como actor tan parcial como los distintos a tí.

Quizás, algún día sin más, levantemos el vuelo todos a una espontáneamente, sin que medie necesidad, intención alguna, propuesta o votación. Quienes así actúen, tienen la oportunidad de pasar a un estado superior al de los prisioneros humanos. ¿Quiénes serán? ¿Qué vocablo denominará a estos seres? ¿Cuáles serán sus principios y valores?. No sé, parece que 10.000 años para los humanos son demasiados, a la vista de los acontecimientos, la caducidad de cuanto ha creado y el evidente deterioro producido en poco tiempo en la maravillosa naturaleza, creada durante millones de años.

Podríamos llegar a ver cómo los políticos algún día se voten así mismos con brazos caídos,y dentro todos de la misma urna con alguno disconforme ante la claustrofobía.Y así reformar la Constitución vía exprés,sin siquiera alterar al BCE.El referendum sigue en la Plaza y tal vez otras "mandangas",claro.Saludos a todos.

Cuando dije que sólo el nombre del 15-M combina ambas, me refería a las cifras y a las letras. En lo demás, muchas letras de molde y pocas cifras, con rigor, al menos. Cuando avancen en las segundas, serán imparables, si es que las cifras cuadran, claro, porque también, presentar números por presentar números tampoco garantiza nada. Encaje de números y letras, letras y número, que tanto monta si montan ambas a la vez; ese es el reto en el que deben invertir tiempo en el 15-M. Suerte.

Eso, al fin y al cabo, es lo que lleva pasando años con nuestra democracia. Después de unas elecciones, nunca hay un sólo partido que haga recuento de los votos en blanco y nulos, y se sume los millones de abstenciones de gente que está harta y cansada. Esos ciudadanos superan casi siempre en número al del partido más votado. El voto positivo lleva décadas utilizándose.

El ambiente propicia un estado de excitación, así, cualquier acto reflejo por imitación es posible. Los animadores en un escenario, un mitin o cualquier evento multitudinario lo muestran. En el espacio reducido y controlado bajo la mirada y los dispositivos, nuestros primos los monos, han superado todas las pruebas de imitación y comportamiento simpático ante un plátano. Algo me sigue sin cuadrar.

Voy a proponer a los asamblearios "indignados", ya que nuestro hemiciclo es la plaza y no contamos con tecnología adecuada, elaborar mediante colores, similar al código de los semáforos,tres tipos de pancartas (pequeñas, 1 cuadrado pegado a una varita de madera)verde para el SI, rojo para el NO y naranja para abstención. De esa manera se visualizará mejor a la hora de votar propuestas.

Sí, la verdad es que esta democracia directa del aleteo alzado de manos necesitaría pasar por unas sesiones de corporación demo-estética ya. Qué opinaría Churchill sobre esta nueva versión de la democracia, que reclama más democracia incumpliendo las mínimas normas de recuento democrático. Con lo riguroso que son para otras cosas y se les escapa, siquiera a nivel interno, el principio numérico que exigen para lo público. Quizá el inglés lo considerara el menos bueno del menos malo de todos los sistemas. Pero, bueno, el modelo se encuentra en rodaje, esperemos al final de la cinta, a ver cómo acaba, si acaba. La espontaneidad del movimiento le hace relajarse, disfrutar del encuentro superando, por ahora, los números del hipotético desencuentro. Cuando muerdan parcelas de poder, las cifras empezarán a cantar, como en cualquier grupo organizado. Solo su nombre, 15-M, combina ambas.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef014e8ad386ac970d

Listed below are links to weblogs that reference Democracia directa:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal