Lluis Bassets

Un tsunami llamado Bibi

Por: | 08 de septiembre de 2011

Aseguran quienes han vivido un tsunami que poco antes de que el mar se levante se produce un extraño silencio, fruto del silencio de los pájaros que ya han huido del escenario de la catástrofe inminente. No es el caso del tsunami diplomático que va a sufrir Israel este mes de septiembre, según anunció de forma muy temprana su ministro de Defensa, Ehud Barak, hace casi medio año. Cuando quedan apenas quince días para la fecha en que se prevé el golpe de mar se multiplican los signos de su llegada, dentro de Israel, en los territorios ocupados, en sus fronteras y en la escena internacional.

En las calles de las ciudades israelíes se movilizan sus indignados, ajenos al conflicto palestino pero disconformes con un Estado que dedica mucho a la ocupación de Cisjordania y la seguridad y cada vez menos al bienestar y a la solidaridad. En Cisjordania los colonos se arman y preparan con la ayuda del ejército para la eventualidad de una tercera Intifada, que sus enemigos palestinos desean pacífica pero ellos ven como el episodio central de una guerra de civilizaciones. En la frontera con Egipto crece la inseguridad y se producen atentados e incidentes armados por primera vez desde los acuerdos de paz de 1979, hasta situar las relaciones entre ambos países al borde de la retirada de embajadores. En el ancho mundo se tensan las relaciones con antiguos aliados como Turquía, que rebaja las relaciones comerciales, expulsa diplomáticos y anuncia mayor vigilancia marítima en las proximidades de la costa israelí, mientras sigue tejiéndose cada vez más espesa la coalición internacional en favor del reconocimiento de Palestina como miembro de Naciones Unidas.

El tsunami anunciado por Barak llegará con la votación en Nueva York, en la Asamblea General de la ONU, en la que se prevé que como mínimo 140 estados apoyen el reconocimiento de Palestina, que marcará el punto más bajo en la historia diplomática de Israel. Es evidente que su advertencia sobre "la parálisis, la retórica y la inacción (que) profundizarán el aislamiento de Israel" ha caído en caso roto. Nada de lo que ha hecho el gobierno al que pertenece Barak y que encabeza Benjamin Netanyahu, ha servido para mejorar la posición de Israel en la escena internacional, al contrario. El estallido de la primavera árabe aportó una bocanada de aire fresco que Netanyahu no quiso aprovechar: nadie quemaba banderas israelíes en las calles árabes donde se desarrollaban las protestas, algo que está cambiando ahora a toda velocidad, con la aparición de unas opiniones públicas democráticas que se expresan con la libertad y la desenvoltura que las dictaduras constreñían.

Israel no aprovechó las tres décadas transcurridas desde los acuerdos de Camp David con Egipto y las casi dos desde la Conferencia de Madrid y los posteriores Acuerdos de Oslo para resolver el conflicto con los palestinos. Tampoco ha aprovechado la llegada de Obama a la Casa Blanca y su apertura hacia el mundo árabe y musulmán. Y menos aún estos meses de revueltas árabes, en los que ha quedado claro que los ciudadanos de estos países no se conforman pasivamente a ser gobernados por unos dictadores ladrones y corruptos, aliados de Washington y de Israel, que aseguraban la estabilidad y la seguridad de la zona y utilizaban el conflicto palestino como válvula de escape. Si hasta ahora se pudo hacer la paz con los autócratas, ahora hay que hacerla con las sociedades, sus ciudadanos, algo mucho más difícil y exigente en explicaciones y capacidad de convicción.

Barak advirtió sobre el peligro del tsunami porque creía que todavía podía evitarse. La fórmula no sería muy distinta de la que estuvo a punto de alumbrar con Arafat y Clinton en 2000, cuando era primer ministro. Los dos Estados, las fronteras de 1967 y Jerusalén como doble capital israelí y palestina. No lo ve así Netanyahu, que quiere seguir ganando tiempo, aun a costa de un mayor aislamiento e incluso de un nuevo y virulento conflicto, sin moverse de sus posiciones ni paralizar la construcción de colonias sobre territorio palestino. El eslogan que quiere imponer ante la votación en Naciones Unidas es que la petición de reconocimiento de Palestina es una decisión unilateral que deslegitima a Israel. La Autoridad Palestina asegura, en cambio, que es el nuevo camino para sentarse a negociar seriamente, ya de igual a igual, la fórmula de los dos Estados en paz.

El tsunami va a debilitar a Obama, obligado a utilizar el derecho de veto, y a los europeos, que se dividirán ante el voto en Naciones Unidas. Antes del tsunami, Israel ya ha perdido aliados y amigos por todos lados, incluyendo el bando palestino, donde es imposible que encuentre un socio mejor que Mahmud Abbas. Lo único que puede evitarlo es regresar a la negociación. Y lo único que puede reparar sus efectos, también es el regreso a las conversaciones de paz. Pero ambas cosas son imposibles con este primer ministro al frente de Israel. Bibi Netanyahu es el nombre que tiene este tsunami.

Hay 15 Comentarios

Israel, convivirá con democracias, de igual a igual. La buena noticia, es que en teoría, las buenas democracias no se hacen la guerra entre sí.

Israel ahora tendrá que tener un ojo pendiente en la opinion pública de las democracias vecinas, si quiere la estabilidad de éstas.

¿Aparecerá un "soft power" israelí?

No lo sabemos.

El compás se acelera.

Cuando unas negociaciones siempre se ven saboteadas y postergadas, es porque el que mete el palo en la rueda sabe que el tiempo juega a su favor. Cual ha sido la politica de Netanyahu? Bloquear las negociaciones y promover la ocupacion colonial. De lo que se trata es de cerrar el negocio cuando mas convenga.

"Los sueños, cuando se vuelven realidad, dejan de serlo".
Parece increíble que un pueblo tan inteligente no lo haya asimilado.
El título de la obra debería llamarse "las luchas sordas por el Poder", porque éso es lo que son, y los elementos principales son el fanatismo de los que siguen ciegamente las consignas de conceptos que sólo pueden sobrevivir, si son alimentadas de un ciego mesianismo.
Me extraña que los elementos históricos séan una y otra vez ignorados, al igual que las cúpulas -los responsables directos- que son los que mueven los hilos en las sombras, y raramente son nombrados, como si no existiesen.
Dada la complejidad y las conexiones que tiene éste tema, se podría llenar una biblioteca entera solo con los acontecimientos históricos, sin siquiera mencionar, ni el aspecto económico, ni social, ni de influencias, ni mental, ni técno científico, además de sus trágicas consecuencias.
Al mundo se le presenta este embrollado asunto, como una lucha entre el bien y el mal -todos insisten además en decirnos: Nosotros somos los buenos, los nobles, los inteligentes, la razón -y "dios", están de parte nuestra, los otros son lo contrario- y al igual que la absurda y cacareada frase: "nuestra religión es la única verdadera", nos llevará a la lógica conclusión de que finalmente todos llevan razón, y ninguno.
Para empezar por algún sitio de ésta larga espiral, empezemos por los creadores del monoteísmo. No será necesario explicar que ésa conclusión es el resultado lógico de la evolución humana, y una manera más de salir adelante.
El concepto dió naturalmente unos resultados que deben de haber sorprendido a sus propios creadores, que de pronto se ven con un inmenso poder, y naturalmente éste se traduce automáticamente por el amontonamiento de valores y fortunas, además de privilegios.
El tiempo pasa, pero como todos sabemos, las idéas productivas son inmediatamente copiadas y aveces corregidas y aumentadas- nace el judéo-cristianismo, se afianza, y da comienzo entonces a una larga serie de batallas -que áun no han concluído-. Pero, la evolución continúa, y aparece otro nuevo grupo, que copiando a los 2 anteriores -puliéndolo y afinándo naturalmente el "mensaje"- y el dúo se vuelve trío: Los musulmanes hacen su aparición en el escenario...
Las ventajes logicamente las tuvieron al principio los creadores originales del "negocio", pues al haber empezado antes, disponen ya de cierta experiencia, que los demás están obligados a adquirir.
El tiempo continúa su marcha, y la obsesión de éstos detentadores de considerable poder, es directamente proporcional a su exacerbada codicia, y ya no hay límites a las armas, herramientas, ardides e innovaciones, que les permita afianzarse, y mejor aumentar su influencia y beneficios.
Ésto nos coloca ahora en donde estamos ahora, y resumiendo un poco se puede afirmar, que el un grupo dispone de adelantos técnicos, el otro controla las impresoras de papel moneda, y el tercero tiene bajo su suelo, el más importante de todos los productos que han puesto en marcha al mundo: El petróleo.
Lo curioso es la monumentalidad y el esplendor de los imperios que han sido construídos, con la más faláz de todas las idéas: La existencia de "algo", al que llamaron "dios", y que es tan absurdo e indemostrable, que ni siquiera como concepto podría definirse, y sin embargo es el responsable directo de la muerte y sufrimientos de millones de seres humanos y de destrucción. Desgraciadamente no parece que vaya a acabar. Un saludo.

Creo que el mundo está mejor sin Sadam Husein y sin los Talibanes. Bush ha triunfado en Irak, pues esa joven democracia avanza ya silenciosa, señal de que va bien! Pronto se retirará EE.UU. también de Afganistán. China no es ningún problema para EE.UU., es su mayor socio comercial y financiero. Algún día 1500 millones de chinos producirían mas que 350 millones de americanos (con ayuda de estos) pero eso llegaría igual, con o sin la guerra anti terrorista de Bush por la democracia. Ésta fue introducida por Bush en Irak y AFG, y luego se expandió sola por todo el mundo árabe. Bush encendió la mecha: Tunez, Egipto, Libia, Siria, etc, etc, copian de Irak y AFG, ya que a nadie le amarga un dulce! Las barbas del vecino también las quiero para mi...

No hay enemigo pequeño ni débil. Basta con ver lo que mueve un mosquito en nuestra habitación por la noche. La idea la he tomado de una declaración de José Esquinas, quien además, defiende que en ciertas causas hay que ser mosca cojonera más que mosquito.

El análisis de LLuís Bassets, lleno de ponderación, podría completarse con afirmar que la petición de reconocimiento de Palestina en ningún modo "deslegitima a Israel", como lo pretende Netanyahu quien, al decir tal barbaridad, se deslegitima a él mismo y a su gobierno autocrático.

(y II): ¿Si los palestinos son tan débiles y están tan jodidos ¿cómo es que pueden entonces producir un 'tsunami' tan fuerte capaz de debilitar a EE.UU. y a Europa, nada menos?

Como bien dice Juan Bernardo, el tsunami parece que ha empezado en Egipto. Y más que preguntarme quién está detrás o a quién beneficia la primera ola gigante, sí me parece seguro a quien perjudica, al futuro estado palestino, un nasciturus que ni con fórceps acaba de nacer. Eso si la invasión de la embajada israelí en El Cairo no permite al estado judío jugar la baza del victimismo y con ello conseguir suavizar el varapalo que espera recibir de la ONU.

LA calle árabe en Egipto sigue en la Plaza Tahrir a mares, y que cuatro gamberros se hayan desplazado desde allí para atacar la Embajada israelí no significa que 'ahora la calle árabe se dedica a quemar banderas israelíes'. En absoluto! A la calle árabe en Egipto, en Turquía, en Libia, en Túnez, en Siria, en Irán, etc, etc, le importa el pan y la Libertad, y nada le importa los palestinos e Israel. Sólo los cretinos que los gobiernan quieren distraerla contra Israel, pero la calle no pica! sigue en lo suyo. Y no hay Tsunami, ni siquiera crisis externa para Israel con nadie, mas que la de siempre con ayatolas y terroristas. Con los palestinos tampoco pasará nada, ya que ni EE,UU, ni Europa los apoyan para obtener un Estado sin negociar con Israel. Con Bibi Netaniahu Israel está mas unido que nunca, gobierna junto con los Laboristas de Barak, quien sabe por experiencia propia en 2.000 y 2.001 que los palestinos NO quieren negociar un Estado con Israel sino reventar Israel con 5 millones de 'refugiados' palestinos. Gente pro palestina como Felipe Gonzalez y Vargas Llosa han reconocido en 'EL PAÍS' que los palestinos despreciaron la oferta de Estado hecha por Barak. Hoy siguen rechazando negociar con israel con una excusa que nunca antes esgrimieron, la construcción de pisos DENTRO de colonias judías de Judea. Así le va a ese pueblo, pero muy bien a sus líderes, todos millonarios a costa de las ayudas occidentales.

No sé Lambda, la realidad local, regional o global, se nos quiere mostrar borrosa y difusa, como si tratara de ocultar la verdad, que intenta abrirse camino para quienes queremos observar y escuchar.

Al parecer el tsunami se ha iniciado en Egipto, siendo previsibles las consecuencias inmediatas. No puedo dejar de pensar, ¿quién o quiénes pueden estar detrás? y ¿Quién y en qué se benefician?

Nuestros miedos son los últimos estertores de una generación analógica que se resiste a abandonar el apego a la tierra y a lo próximo conocido. Casi todo cuanto nos rodea, incluso nuestra percepciones y conocimientos se basan en lo analógico y la estructura piramidal. Desde el ámbito familiar hasta el sistema económico social, las pirámides sostienen en precario el modelo caducado, de ahí, el tsunami informativo contradictorio y las sucesivas crisis.

No, no lo hay, Bernardo. Sobre todo porque la superpotencia ya no es tan única ni tan suprema.

Está dedicada a los asuntos de casa, como debe ser.

La crisis nos ha traido de de vuelta a un multilateralismo de forma forzada.

Va a ser muy interesante observar las primeras decadas de este siglo.

Gradualmente, pero de forma inexorable, el juego de piezas internacionales está cambiando.

¿No te llama la atención (pese a que no aparezca en nuestros medios) el creciente interés de EEUU, cultural y comercial, en el Extremo Oriente?

EEUU camina suavemente en esa zona para no despertar los recelos de China, pero está decidido a mantener su influencia, incluso a aumentarla.

Sabe que Suramérica y el Sureste Oriental, el triángulo que forma la ASEAN, será el mayor "hub" economico y de nuevas tecnologias del siglo.

De ahí las prisas y trompicones que estamos viviendo en Europa. Nuestras élites políticas todavía no son totalmente conscientes, pero saben que algo se les está escapando.

Alemania ya coquetea con China y Rusia, con grandes acuerdos economicos e industriales, de recursos (sobre todo con Rusia, gas y petróleo).

Esta clarividencia se debe en parte a que Alemania es una potencia en su mayor parte exportadora, y por tanto, dada a la planificación de objetivos ya sea comerciales u politicos.

Es el motor neurálgico de Europa, pero su desencanto, y su vuelta a su tradicional caracter de potencia independiente y decidida, la hace llevar mal la responsabilidad europea. Sobre todo porque tiene la sensación que el resto de los paises europeos (son unos cuantos, 27 ya) se atora y se ralentiza.

Y Alemania saca a relucir su disgusto en unos modos casi imperiales, con justificación o sin ella.

P.D.

Por cierto, el que congenie con Israel se debe sobre todo a que aparte de la memoria historica, su participación conjunta en investigacion militar y en diversas empresas la hace apreciar un aliado, que aunque problemático, es un buen socio comercial y de investigación académica.

Alemania es,ante todo, una potencia regional muy pragmática, aunque ese pragmatismo a veces se traduce en cortedad de miras.

Aparentemente, carecemos en la actualidad de al menos un gran mandatario y estadista con proyección mundial, con la suficiente visión y capacidad de afrontar los retos actuales. Los grandes avances de las comunicaciones, la tecnología y la velocidad de los acontecimientos, han dejado obsoletos los viejos sistemas de reflexión y actuación, dejando un escenario desolador ante los problemas. Nada hay peor que ir a remolque de los acontecimientos, pues, por cada problema que aparentemente se resuelve, surgen tres o más de mayor repercusión. ¿Qué y cómo se puede proceder? ¿Razonablemente hay perspectiva de que en 5, 7 o 10 años se pueda reorientar el rumbo? ¿Hay alguien ahí?

¿Y no hará nada Israel que se salga de la diplomacia para frenar la iniciativa palestina? Si no puedes con ellos por las buenas, fuerza la situación desprestigiándoles por las malas. Quizá solo piensa en clave de seguridad, de Consejo de Seguridad. Pero si pasa de todo una vez obtenido el veto, no estará sino despreciando el parecer de esos 140 estados. Por lo demás, como bien dice el articulista, no se quejarán de falta de alertas tempranas. Ay, Bibi, Bibi, si no dejas vivir, no conduzcas los destinos de nadie. Y ahora nos ponemos de pie y esperamos la reprimenda del lobby(by).

Así las cosas, sólo cabe confiar en un cambio de seso de Bibi.

Esperemos que no llegue la sangre al río.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0154353af21f970c

Listed below are links to weblogs that reference Un tsunami llamado Bibi:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal