Lluis Bassets

Nuestro abismo

Por: | 12 de noviembre de 2012

No sé por qué le damos tantas vueltas al abismo fiscal que se abrirá bajo los pies de los ciudadanos de Estados Unidos el 1 de enero de 2013 cuando nosotros ya tenemos uno propio, el nuestro es probablemente mucho más profundo y nos hemos caído con todo el equipo en sus profundidades desde hace ya al menos dos años. El fiscal cliff es la expresión que sirve para designar el momento en que se desencadenan dos mecanismos simultáneos: una subida automática de impuestos y un recorte lineal del gasto público. También podríamos traducir cliff por acantilado, precipicio o barranco, una forma de señalar que jugamos a la gallina o al cobarde: dos autos que compiten a ver quien frena más tarde en una carrera hacia el vacío. Es lo que va a suceder dentro de 50 días si la victoria de Obama sobre Romney no hace cambiar de posición a los congresistas republicanos, permanentes objetores de conciencia a cualquier aumento de impuestos que afecte, sobre todo, a los más ricos.

Aquí nos creemos distintos y mejores, pero con frecuencia no sabemos donde tenemos la mano derecha. Eso que los políticos estadounidenses amenazan con hacer los nuestros lo han hecho ya. Bajo las órdenes de Merkel y con la ayuda de los gobiernos de uno y otro color, además de la pacífica colaboración de los parlamentos, pero sobre todo con la activa participación de los gobiernos regionales y central. Primero con los niveles de endeudamiento conseguidos, en Washington gracias a la década de despilfarro bélico y en España a la década del ladrillo especulativo, la obra pública faraónica y el estímulo del famoso tres por ciento para la financiación de los partidos. Después con los recortes de impuestos a los más ricos: en Estados Unidos lo hizo Bush de forma temporal, mientras que aquí lo han hecho todos en distintas fases y maneras: con la tolerancia o escasa vigilancia en la lucha contra el fraude, los privilegios a las sicavs, la eliminación del impuesto de sucesiones y ahora la amnistía fiscal a los evasores. A continuación con el incremento de los impuestos que afectan sobre todo a las clases medias (IRPF) y a todos (IVA). Y finalmente, con los recortes sociales de nuestro reciente y apenas estrenado Estado de bienestar, que es donde hay más prisas y ganas.

En Estados Unidos los ciudadanos han tenido la suerte de poder discutir sobre estos temas durante la campaña presidencial, incluyendo las primarias republicanas, en las que la apetencia por el estado mínimo y por la fiscalidad, a ser posible nula, se expresó de forma tan contundente como para que los electores tomaran nota. Esa es una de las explicaciones de la victoria de Obama, no la única: resulta que la mayoría de los electores no quiere un Estado mínimo y desentendido de la suerte de los ciudadanos. De ahí que la reacción del presidente elegido por segunda vez haya sido anunciar la subida de impuestos a los más ricos, esos que siempre consiguen escaparse de rositas en Europa, en España y en Cataluña: sí, saquemos de paso y como colofón la situación de la economía catalana ya que estamos en campaña electoral y, enorme paradoja, a la vez en nuestro abismo fiscal, intervenidos hasta las cejas, y a punto de la plenitud nacional según anuncia Ulises Mas en su marcha hacia la Ítaca del Estado independiente.

Hay 7 Comentarios

El abismo es nuestra existencia. Cuando hayamos llegado, sin duda, otro nuevo vértigo se abrirá bajo nuestros pies. Pobre Grecia, es el conejillo de indias de Europa. Tendríamos que hacerles un monumento a esos griegos. Estamos ya andando un camino, necesario, para alejarnos de lo que fuimos. El olvido es nuestro aliado en esta tragedia griega. Cuanto más y más nos alejemos en mejores condiciones estaremos para afrontar lo que está por venir. El porvenir. Entonces ya nadie hablará de salir, porque habremos entrado en una nueva era. La posmodernidad era solo una transición necesaria hacia una montaña más alta, desde donde poder caer con un alo de dignidad, aquel que no da la ventana del sexto, un drone sin piloto. Aún hoy algunos hablan del rescate. Pero saben que es imposible salir del abismo cuando ya estamos cayendo. No es cierto que haya que salir de ningún sitio, por que ya hemos llegado, estuvimos siempre aquí, venidos para quedarnos. Todos somos alemanes, los griegos los primeros.

El estado de bienestar ha dejado de existir. Muchos aún no se han dado cuenta de ello.

El sr. Bassets, con la excusa de su blog sobre política internacional, sigue en su campaña en contra de la autodeterminación del pueblo catalán y en favor de la sagrada unidad de la patria española. Lo cuál es perfectamente legítimo, pero debería estar en la sección de política española (o aún mejor, en la de propaganda electoral) y no en la de internacional.

Siempre pensé que el independentismo surgía de una economía boyante. Siempre pensé que los ricos eran más soberanistas que los pobres. Siempre pensé que era una cuestión de clase económica la que inspiraba el nacionalismo de rancio abolengo. Pero no, o no del todo, pues parece que también los números rojos alumbran un montón al pequeño estadista. Solo una distinción. Si en el primer caso suponía que tal aire de grandeza lo causaba el no querer compartir mesa con más comensales a fin de tocar a más, en la alternativa pobretona la necesidad del estado propio nace más para ocultar la incapacidad de administrar el propio plato que por verdadera hambre y pasión de estado. Para que no se enteren mis administrados de mis carencias, exigir una mesa distinta, como si cambiara algo tal canje cuando lo que se tienen delante son lentejas viudas.

No, si cuando se trata de ganar en lo peor no hay quien nos adelante. Lo malo es que para lo mejor no andamos tan aventajados.

el problema, es que aqui´sabemos lo que tenemos, y eso lo explica muy bien el interés que tenemos que pagar por financiarnos, rondando los 6 puntos, el problema es que desde EEUU , incluso ha llegado a haber perdida de valor de los activos que han depositado sus ahorros en ese país, cuando realmente ( y teniendo en cuenta que es un país productivo) el precipicio fiscal va a ser muy grande, porque los ahorradores que depositan sus ahorros en ese país no están preparados y el propio país no hace más que aumentar su masa monetaria, que el la moneda de reserva mundial, realmente estamos ante un problema serio, mundial desde luego
saludos

El problema es que cuando hablamos del Estado de Bienestar parece que entramos en un tema sagrado. Si se critican algunos de sus aspectos parece que uno quisiera alinearse con la derecha dura del Partido Republicano, pero lo cierto es que hay aspectos muy criticables y que, para perpetuar nuestro Estado de Bienestar, deberíamos corregir: Recomiendo, a estos efectos, la lectura del artículo siguiente: http://www.otraspoliticas.com/politica/el-estado-de-bienestar-y-los-efectos-secundarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef017d3d86281e970c

Listed below are links to weblogs that reference Nuestro abismo:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal