Lluis Bassets

Un espejo en Washington

Por: | 14 de febrero de 2013

La unión es fuerte. Lo dijo Obama en la frase obligada del rito presidencial que exige anualmente el repaso ante los congresistas del estado en que se encuentra el país. La crisis ha pasado, aunque el crecimiento siga siendo débil. Hay que crear empleo, tarea en la que el Gobierno, mal les pese a los republicanos, tiene mucho que decir y que hacer. La voluntad política cuenta. La reducción del déficit por sí sola no es un plan económico. Hay que alcanzar compromisos razonables y situar los intereses del todo sobre los intereses de las partes. El secuestro presupuestario, un nuevo plazo perentorio que significaría el recorte automático del gasto por 1,2 billones de dólares, tanto en defensa como en bienestar social, acecha para el 1 de marzo. Pero ahí está la obstinación presidencial para impedirlo. Exactamente lo contrario de lo que sucede al otro lado del Atlántico.

En efecto, cuanto más fuerte es esta unión tan bien explicada por el narrador en jefe que es Obama, más débil es el estado de la unión de los europeos, que inevitablemente nos lleva a leer en las expresiones de voluntarismo político y en la exaltación de los estímulos al crecimiento y a la creación de puestos de trabajo que hace el presidente las políticas antitéticas de los presupuestos plurianuales aprobados por el Consejo de la Unión Europea apenas tres días antes. El secuestro presupuestario, como ha sucedido con el abismo fiscal que EE UU salvó el 1 de enero, ya se ha producido en la UE. La suma de dos voluntades de hierro, de distinta intención ideológica pero de similares efectos, han conducido por primera vez en la historia a unas perspectivas financieras para los próximos siete años, hasta 2021, que recortan el dinero disponible para hacer Europa.

Obama ha subido el listón en todos los capítulos de su programa y exhibido su propósito de aplicarlo. En la restricción de las armas de fuego, en las políticas de inmigración, en medio ambiente y, por supuesto, a la hora de defender su reforma sanitaria y las inversiones públicas para estimular la demanda. Los líderes europeos, si se puede llama así a quienes han dejado a Europa en tantos momentos a la deriva, lo han bajado en nombre de los intereses nacionales (eufemismo para los intereses electorales), las partes que conforman la UE, a las que hay que dar satisfacción particular aunque sea en detrimento del interés general de todos.

En Washington, voluntad y compromiso. En Bruselas, desgana y suma de egoísmos nacionales. Ante todo conservar lo que hay: la política agraria y las ayudas regionales. Pero inmediatamente, dar satisfacción a la política de austeridad de la señora Merkel y al descompromiso europeo de Cameron. Evitar la unión de transferencias temidas desde el norte y aflojar al máximo los lazos que conduzcan a la unión política que rechazan los euroescépticos. Contentar de paso, para evitar coaliciones adversas, a los principales jugadores para que no regresen a casa sin triunfo alguno que exhibir ante la clientela. Francia salva la política agraria. España seguirá siendo receptor neto de fondos. Aunque Europa pierda, porque habrá menos presupuesto en una década de recesión, nada importa mientras yo no pierda o pueda defender la imagen de que no pierdo.

El Congreso, que manda mucho, es el obstáculo que Obama quiere salvar y al que sometió a presión para evitar el secuestro presupuestario. El Parlamento Europeo, que manda muy poco, pero algún palo que otro puede meter en las ruedas del Consejo y de la Comisión, se verá sometido a su vez a la presión de cada uno de los gobiernos para que deje pasar el humillante recorte de las ambiciones europeas que representan estas perspectivas financieras. Será más difícil para Obama someter a un parlamento auténtico que para los gobiernos europeos hacer lo propio con uno que tiene mucho de falso.

Washington no actúa tan solo de espejo para Bruselas. Es del interés de todos los europeos, incluidos quienes hacen bandera de las restricciones, que las cosas le salgan bien a Obama y que la economía estadounidense crezca y tire de la mundial. Y todavía es de mayor interés que tome impulso el proyecto anunciado simultáneamente por Obama en Washington y Barroso en Bruselas de negociar un Pacto Comercial Transatlántico, con vocación de llegar a ser la zona de libre comercio más amplia del mundo, que viene, de un lado, a equilibrar el compromiso de Washington con Asia y, por el otro, a compensar el fracaso de la Ronda de Doha, paralizada desde 2008, que debía liberalizar el comercio mundial.

El estado de la unión revela, como siempre, que en EE UU hay alguien dispuesto a dar buenas noticias a los ciudadanos americanos y al mundo. Por eso la unión es fuerte. Nadie quiere dar en cambio buenas noticias a los europeos, que debemos esperar a que lleguen de Washington. Por eso nuestra unión es débil.

Hay 6 Comentarios

Quizás nos empeñamos en unir lo que no se puede unir. Como pretender que dos especies distintas procreen. Quizás los europeos lo único que compartimos es el nombre, el continente y el egoísmo.

Aunque para receptor neto, Bárcenas, el ex tesorero del PP que sigue siendo del PP. Por cierto, ¿qué le habrá regalado hoy Rajoy por San Valentín? Qué bien se lleva esta pareja, al menos en público. Supongo que la procesión va por dentro, y que son de esas parejas que un día se rompen y todo el mundo se pregunta cómo pudo ser. Pero si se llevaban ideal. Lo que no sé es cuál de los dos tirará al otro por la ventana. Ahora mismo lo están tratando. Tengan cuidado quienes pasen por debajo.

Y esta condición, la de receptor neto, sinceramente, aunque nos sea favorable, recibir más que ofrecer, no deja de ser un fracaso como país. Entramos pobres y seguimos pobres. Recibimos mucho al principio pero no hemos conseguido despegar, no como para permitir dar paso a la condición de contribuyente neto. No sé si nos enseñaron a pescar, más que darnos peces, lo que está claro es que las cañas han desaparecido y seguimos con la boca abierta.

O mejor: receptor neto vitalicio.

Nueva denominación: España, receptor neto nato.

Se me ocurre pensar que el origen de esa debilidad es la sólida homogeneidad cultural de EEUU frente a las diversidades estancas de Europa que históricamente actuaron como conglomerados de mosaicos étnicos y sociológicos independientes entre sí.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef017ee87cfabe970d

Listed below are links to weblogs that reference Un espejo en Washington:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

Últimas entradas

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal