Lluis Bassets

Mao 2.0

Por: | 13 de noviembre de 2014

Mao Zedong nunca se fue. Su cadáver, o algo que se parece, se exhibe todavía embalsamado en el corazón del corazón del país, en un mausoleo situado en la plaza de Tian Anmen, frente a la Ciudad Prohibida. A los seis años de su muerte, el Partido Comunista destacó en el balance oficial de su presidencia que habían sido mayores sus aciertos que sus errores. Condenó su papel en la Revolución Cultural, pero siguió reivindicándole como el principal inspirador de la revolución china. El maoísmo y sus símbolos pertenecen a otra época, cuando en Pekín no había rascacielos ni automóviles, solo cuellos Mao y proletarias bicicletas, y China era Tercer Mundo.

Deng Xiaoping fue todo lo contrario. Nada de culto a la personalidad. Primacía de la política pragmática sobre la ideología. Reformismo en vez de rupturas revolucionarias. Apertura al mundo en vez del enclaustramiento maoísta. Gestión detallista en vez de grandes visiones filosóficas. Pero asumió el legado del Gran Timonel, expresado sobre todo en el monopolio del poder por parte del Partido Comunista. Y marcó con su personalidad discreta pero determinante el nacimiento de la nueva China que asciende de nuevo hacia el centro del mundo, como en la época imperial.

Después de Deng, la idea de la dirección colectiva y la mediocridad de los líderes apartó toda idea de resurrección maoísta. Las sucesiones quedaron pautadas y limitados a diez años los liderazgos. Los sucesivos presidentes, Jiang Zemin, Hu Jintao, intentaron como Mao hacer grandes aportaciones filosóficas, pero quedaron en deslavazadas consignas y trucos mnemotécnicos. La cultura del capitalismo, con el consumo desenfrenado y la soterrada admiración por occidente, barrieron los símbolos, incluyendo el más famoso de todos ellos, la blusa de cuello Mao. Hasta que llegó Xi Jinping, el actual presidente, perteneciente a la quinta generación y dispuesto a resucitar, amortiguados y adaptados, elementos folklóricos del maoísmo, como el cuello Mao o los libros con sus propios discursos y algunos no tan folklóricos como la personalización y la acumulación de poder e incluso un cierto talante autoritario que no tenían los anteriores líderes.

Esta ha sido su semana grande, su primera gran ceremonia de presentación internacional, cuando ha ejercido de anfitrión en Pekín de una nutrida reunión de líderes asiáticos y americanos, con motivo de la cumbre anual del Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico. En los encuentros se ha visto que China, tal como querían los emperadores, incluido Mao, el emperador rojo, está de nuevo en el centro del mundo, de donde se sentía desplazada desde hacía dos siglos. Lo evidencian un alud de acuerdos sustanciales en todas direcciones: de seguridad, comerciales, medioambientales... Acompañados de caras serias con Japón; sonrisas cómplices con Rusia: por algo Ucrania es como Hong Kong; y un trato de tú a tú con Estados Unidos.  Todos vestidos como Mao, en versión de lujo, en la típica y algo ridícula foto de familia de la APEC, símbolo redondo de la irradiación mundial de la nueva superpotencia que, a semejanza de Estados Unidos, también quisiera ser imprescindible.

Hay 5 Comentarios

Pienso que China necesita un nuevo y a la vez continuador Deng Xiaoping . Este logró sacar al país de su inevitable camino hacia el desastre en una época mucho más difícil que la actual. Desgraciadamente los liderazgos políticos solo excepcionalmente escapan a la contaminación genética que les impone la tendencia fatal a la megalomanía y el afán de mantener el poder. Cuando Den dijo: En realidad ser rico no es malo y sobre todo abrió el camino a esta posibilidad no solo a los miembros del Clan, sino a todo el que tuviera la inteligencia, la cultura y la capacidad creadora necesaria, no solo triunfaron estos, el país en su conjunto dio un salto histórico en el camino de la justicia social. Ojalá se percaten (los propios chinos) y restauren el camino de Den, evidentemente sería su mejor elección
Pericles

El gran error del capitalismo orientado por consideraciones financieras consistió en haber entregado la manufactura a los chinos, dada la incesante búsqueda de menores costes. Hoy China está presente en miles de utensilios y artefactos que rodean la vida cotidiana, y que en gran medida nos hacen dependientes de ella; pero, como en un gigantesco enroque, China también depende de la decisión de compra de miles de millones de personas alrededor del mundo.

Está muy bien contemplar la evolución de los autócratas chinos. Ahora habría que ver, como dirían en 'Amanece que no es poco', cómo notan esos detalles evolutivos en su afán diario los pobres ciudadanos que les soportan, por el cuerpo místico de Mao o por la santa limosna, una de dos.

En el año 1900 hubo una alianza de países, entre los que se encontraban japoneses, británicos, franceses, estadounidenses, alemanes, italianos y rusos. Esta alianza disponía de unas fuerzas de 54.000 soldados que ayudados por algunos chinos invadieron Pekin y saquearon la Ciudad Prohibida. La causa de todo esto fue un levantamiento popular (me río yo de lo Hong Kong Lluis), contra los extranjeros, lo que se denominó el levantamiento de los bóxers. Este levantamiento fue brutalmente reprimido (me río yo de lo de Tian’anmen Lluis), y la población civil duramente castigada, saqueada violada y asesinada. Las tropas rusas también invadieron Manchuria causando una gran represión sobre la población civil. El tratado de paz estableció el compromiso del gobierno chino de ejecutar a 10 oficiales implicados en la revuelta, pagar 333 millones de dólares a los vencedores en concepto de reparaciones de guerra a lo largo de 40 años, conceder aún más ventajas comerciales a los extranjeros y permitir el estacionamiento de tropas por parte de éstos entre Pekín y el Mar Amarillo, con el fin de garantizar la seguridad de las embajadas extranjeras en la capital.


Paseando por los jardines de Zhongnanhai, la oficina de gobierno de la República Popular China (la casa blanca de los chinos Lluis), dentro de la Ciudad Prohibida y en cuyos jardines se sacrificaron muchos ciervos del Padre David, para amenizar la orgía de la soldadesca, Xi Jinping le dijo a Obama; “Es importante conocer la historia de China para entender las aspiraciones actuales de su pueblo y el camino escogido”


Creo Lluis que no has entendido bien la sonrisa de Xi Jinping a Putin. No era de complicidad por lo de Ucrania (para eso hay que tener mucha imaginación), el mensaje era “el que ríe último ríe mejor”

El vocablo "China" significa el País del Centro. En su tiempo de grandeza imperial fue un gran centro cultural a escala mundial. Surgió entonces la gran corriente filosófica del TAO cuya enseñanza fue llevada a Occidente por el alemán Wilhem que tradujo el Tao Te King. Siglos después, como sucede con todo, el gran imperio se derrumbó y fue codiciado como una presa por Japón y los grandes imperios occidentales representados por Inglaterra, Francia, Alemania, Rusia y Estados Unidos. La China de ahora sabe que los tiempos son otros, pero muy similares en voracidad animal. No es nada nuevo... Las fieras humanas se asemejan bastante a las fieras del reino animal. nada cambia, lo que cambia son los disfraces del circo político y en ese gran circo han bailado y siguen bailando todas las potencias.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef01b7c7055ef7970b

Listed below are links to weblogs that reference Mao 2.0:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal