Lluis Bassets

China: pura fascinación

Por: | 26 de enero de 2015

Desde 1976 en que salió el primer número del EPS ningún otro país en el mundo ha cambiado más y ha cambiado a mejor, ha crecido tanto ni ha repartido recursos a tanta gente, como lo ha hecho China en esos 38 años. Desde entonces, ha añadido nada menos que 400 millones de habitantes a los 937 que tenía, pero a la vez ha multiplicado 45 veces su riqueza y ha convertido en clases medias a 500 millones de chinos que vivían bajo los umbrales de la pobreza.

China fascinaría solo por estas cifras tan elementales. Pero el milagro es que esta transformación se ha hecho mediante la integración de la economía china en la economía global, la apertura de sus mercados y la adopción de los elementos más fundamentales del capitalismo, incluida la competencia y el consumo a gran escala, y sin modificar, en cambio, el sistema político centralizado y de férreo control de la sociedad por parte del Partido Comunista, en un rígido sistema de monopolio del poder.

Hay una fascinación lógica con la emergencia de China como superpotencia del siglo XXI, situada en el corazón de un continente, el asiático, hacia donde se están desplazando el poder y la riqueza mundiales, en detrimento sobre todo de una Europa de escaso crecimiento económico, enorme estancamiento demográfico y pérdida sobre todo de voluntad política de existir como tal. Pero hay otro tipo de fascinación más perversa entre las clases dirigentes occidentales, europeas sobre todo, que envidian la capacidad de las autoridades chinas para tomar decisiones impopulares gracias al control político que tienen sobre los ciudadanos.

La fascinación por China viene de muy lejos. Antes de que China se abriera al mundo, las ideas de Mao Zedong, e incluso la terrorífica purga política que lanzó el Gran Timonel bajo el nombre de Revolución Cultural entre 1966 y 1976, ya suscitaban admiración e incluso gestos de emulación entre intelectuales y jóvenes izquierdistas occidentales. Fascinó en 1972 la entrevista entre los presidentes Mao y Nixon en Pekín, fruto de una inteligente estrategia de aislamiento de la Unión Soviética promocionada por su secretario de Estado, Henry Kissinger. Y todavía fascinó más su sucesor Deo Xiaoping, el Pequeño Timonel, padre de las reformas capitalistas emprendidas en 1978 que dieron paso a la China actual y autor de una sentencia emblemática que adoptó inmediatamente Felipe González: Gato blanco, gato negro, lo que importa es que cace ratones.

Hay incluso una fascinación china por China: la de un país que se sintió en el centro del mundo hasta el siglo XVIII y se vio después humillado por la colonización e incluso el descuartizamiento, y ahora regresa a lo alto de la relevancia mundial, después de recuperar las que fueron colonias de Hong Kong, en 1997, y Macao, en 1999, bajo un lema de “un país, dos sistemas”, muy buena también para describir la simbiosis entre comunismo y capitalismo.

El Partido Comunista de China superó en 1989 el enorme bache histórico que se llevó por delante primero al bloque socialista y a los dos años a la propia Unión Soviética. Al contrario de lo que hicieron casi todos los regímenes comunistas europeos, los dirigentes chinos resolvieron las protestas populares en demanda de democracia con el recurso expeditivo y brutal de las armas, y lo hicieron incluso unos meses antes de que el hundimiento del Muro de Berlín arrastrara al entero sistema socialista. La represión del movimiento estudiantil de la plaza de Tiananmen es un acontecimiento de alcance histórico que constituye todavía un tabú para la opinión oficial china y una referencia secreta para las mentalidades autoritarias sobre cómo abordar los movimientos en demanda de democracia. La atracción que ejerce China en países donde prosperan nuevas formas de autoritarismo, como es el caso de la Rusia de Putin, tiene que ver también con la resolución expeditiva de la transición hacia el capitalismo adoptada por los comunistas chinos.

Obliterada dentro por la censura y fuera por la primacía de los intereses económicos, a la fascinación autoritaria que pudiera suscitar Tiananmen le sucedió a mitad de los años 90 la nueva fascinación por una China que se estaba convirtiendo en la fábrica del mundo; ya al borde del 2000 por el crecimiento colosal de sus ciudades; y, una vez en el siglo XXI, por su capacidad de consumo y su proyección económica internacional, como inversionista y sobre todo como comprador de materias primas. China fascina ahora porque a su manera también se ha convertido en una superpotencia imprescindible: lo es por su crecimiento para la economía mundial y lo es por el peso que tiene Pekín en la difícil gobernanza del nuevo mundo multipolar. (Esta es mi contribución al número 2.000 de EPS --El País Semanal--, que salió este domingo 25 de enero bajo el título de 'Dos mil domingos contando historias')

Hay 13 Comentarios

Efectivamente, China aprovechó la oportunidad dorada que le tendió EEUU. Desde siempre, China ha sabido qué es el comercio, y que las oportunidades no se dejan pasar. No por nada en toda Asia se conocen esas comunidades mercantiles chinas, o los barrios chinos, que a veces pueden tener mucha influencia. Por otro lado, los chinos saben bien que el fenómeno de la deslocalización (que tanto les ha beneficiado) será breve. No cabe duda que ya están pensando en como afrontarlo. Por otro lado, esto no significa que EEUU o Europa recuperen toda la producción fabril que se deslocalizó entre los 80 (e incluso ya antes) y los primeros dosmil. Ni la que se "destruyó" al no poder competir con los bajos salarios del tercer mundo. No, lo más probable es que se mantengan casos como las "fábricas de frontera" de Méjico, y el resto de la producción deslocalizada en China se vaya a otros países asiáticos o incluso a África, lo cual ya está sucediendo. En general, tanto EEUU como Europa tienen que traer recursos para producir, pero somos muy caros para las multinacionales que buscan vender en masa con alto retorno de inversión (¿Iphone?¿electronica de consumo?). Tenemos alta tecnología, producción con procesos avanzados, pero eso no basta para dar trabajo y mantenerlo al 80% de la población. Y todo eso es susceptible de ser "copiado". Si fuese que tuviesemos un "big crunch" de población en el Primer Mundo, pues todavía, pero apenas baja, a pesar de la baja natalidad (y vienen muchos inmigrantes). La pauperación de las clases medias no es baladí, están encogiendo tanto en EEUU como en Europa. Ya no es la clase social fundamental (en el concepto burgués de toda la vida, es decir, esa fotografía de los 50) que pensábamos. El auge de los populismos, la programación de cartoné en los medios audiovisuales e incluso impresos dice mucho. Sin una clase media potente, culta, con una escalera social real que funcione, es muy probable (perdón, es seguro) que el mundo Occidental cambie mucho, y no precisamente a mejor. Curiosamente, crece en la India, en China, en algunos paises de los BRICS, pero en el viejo Oeste estamos en "stalemate" o en "red". Y no veo en Europa un debate tranquilo y serio, además de honesto, sobre esto. Como dice "ciudadano europeo" perdemos millones de euros en aventuras militares (Libia, Siria, Ucrania...) pero ni un solo debate veraz y crudo sobre el verdadero futuro del euro, de la estructura política (Hoja de ruta, ¡Ya! ¿para una democracia presidencial europea?). No debemos engañarnos a nosotros mismos. Si realmente no hay interés común, o la Unión no tiene más fin político que ser una correa de transmisión... pues ahí está.

"SHENZHEN, China (Reuters) - Foxconn Technology Group de Taiwán, fabricante por contrato de electrónica más grande del mundo, recortará su plantilla masivamente, la compañía dijo a Reuters que, como el proveedor de Apple Inc se enfrenta a la disminución de crecimiento de los ingresos y el aumento de los salarios en China.

Bajo su unidad emblemática Hon Hai Precision Industry Co Ltd , el grupo emplea actualmente alrededor de 1,3 millones de personas durante la época de máxima producción, por lo que es uno de los mayores empleadores privados en el mundo. [...]

"Incluso si la tecnología está mejorando, el precio todavía bajará", dijo Woo. "Lo hemos llegado a aceptar, nuestros clientes han llegado a aceptar eso."

La automatización será clave para mantener los costos laborales bajo control en el largo plazo, dijo Woo, ya que la empresa empuja a que brazos robóticos completen las tareas mundanas actualmente realizadas por los trabajadores.

Pero Woo señaló que el objetivo anteriormente establecido de 1 millón de robots por el presidente de la compañía, Terry Gou fue "un concepto genérico" en lugar de un objetivo firme.[...]" Yahoo News

Como que los robots van a desplazar hasta a los trabajadores chinos. ¿Y entonces qué? ¿Quién va a tener trabajo?

Por cierto, Foxconn es taiwanesa, de la "otra" China. De la China que la China quiere destruir. Poderoso caballero es don Dinero.

"Posdata: El ascenso de China no se puede entender sin el apoyo de Nixon"

Felicitaciones, Lambda. A mi me censuraron por decir lo mismo, excepto que di mayor detalle. Jajajaj

De una forma u otra, la verdad sale y los tiranos mueren.

En otras palabras el PCCh sabe que el secreto de su legitimidad actual es el crecimiento económico que ha logrado dar a China. Y los chinos son pragmáticos, recuerdan la debilidad de China en el pasado, y el altísimo coste que supuso. Por eso, no se abrirán a la democracia hasta tenerlo todo "atado y bien atado". Al final, saben perfectamente que toda ideología, por pura que sea, es mero maquillaje. Han sabido doblarse como juncos en un vendaval (son un pueblo que conoció épocas de prosperidad cuando aún la mayoría de Europa gateaba figurativamente) y ahora vuelven, sin prisa, pero vuelven. Ahora bien, ¿qué sucede en Europa? Nos destrozamos en dos guerras mundiales de infausta memoria, y en el proceso perdimos casi todo el orgullo y la vanidad de ser europeos, a la vista del estúpido marasmo en que quedó la sociedad de las diferentes naciones. Nos hemos limitado a ser una enorme Suiza con grandes cantones. El proyecto de la UE pretendió superarlo, pero como con todos los proyectos verticales (desde ”arriba a abajo”) ha acabado ignorándose a sí misma en una suerte de despotismo ilustrado, muy escorado hacia la economía. Es normal la desconfianza que suscita la UE, ni convence, ni da ese amor, mezcla de recuerdo y emoción, que suscita la argamasa que constituye a las naciones en comunidades imaginadas. De hecho, quisimos construir la UE desde la economía, no desde la unión cultural. Porque todos sabemos que el dinero (como las herencias) abre disputas. Mao reunió a su país conectando con el campo chino, harto de los terratenientes y las potencias extranjeras, ante las cuales ni la Emperatriz ni la débil República de Sun Yat Sen pudieron oponer nada. En Europa no tenemos nada similar. Es más, somos tablero de intereses externos, incluso de quienes se dicen "nuestros amigos" . "A house divided cannot stand", como se ha dicho acertadamente. Pero antes, hace falta unidad de propósito y voluntad, lo que un radical deseo de independencia ante otros intereses. Irónicamente, lo que Nietzsche llamaba " voluntad de poder".

Posdata: El ascenso de China no se puede entender sin el apoyo de Nixon (la estrategia de aislamiento de Kissinger a la URSS) , la deslocalización interesada de empresas multinacionales europeas y americanas (el famoso capitalismo off-shore, tanto fabril como financiero), además de sobre todo, unos cuadros políticos chinos muy pragmáticos, previsores y sobre todo, conocedores de la historia de su propio pueblo y la hercúlea dificultad de gobernar un país tan grande, con tanta historia detrás. China no ha durado y resistido 4000 años de historia por mera casualidad. Cuando Chirac le preguntó al Primer Ministro Zhou En Lai sobre el impacto de la Revolución Francesa en la Historia; ésta fue la respuesta: "Aún es pronto. Falta perspectiva historica". Aparte de la sutil diplomacia, la respuesta dice mucho del concepto del tiempo en China. Ellos contemplan lapsos de 50 o 100 años. Nosotros como mucho a treinta años vista. El futuro es ahora para nosotros ("Tempus fugit", que decían nuestros clásicos), mientras que para ellos, estamos sólo en uno de tantos peldaños cíclicos de la historia China. Ahora les toca subir.

China ha pasado en 30 años del tercer mundo a la cabeza de la economía mundial. Es normal que algunos sientan envidia y otros miedo... a competir con ellos.
La realidad es que ellos aprenden de los errores de occidente y procuran no repetir los mismos errores.
El partido comunista sigue teniendo el poder y marcando la marcha del país pero se han dado cuenta de que tienen que utilizar los dos gatos, no solo uno, y por eso nos están comiendo los mercados... Son más ordenados, producen mejor y más barato y se están desarrollando a velocidad de vértigo.
Mientras tanto aquí llevamos más de un lustro estancados... y parece que va para largo. Eso si, mientras tanto hemos tenido tiempo para tumbar a Gadafi, para intentarlo en Siria, para enterrarnos en Ucrania y para presumir de todo ello... sin que solucionemos los problemas sociales que tenemos en el interior de la UE y los problemas de convivencia, que están yendo a más, con muchos inmigrante musulmanes que viven en otro mundo y en otra realidad aunque tengan pasaportes y nacionalidad de la UE.

El factor demográfico es el determinante. Cuando en las primeras horas de cualquier día los dirigentes chinos se enfrentan a la apabullante realidad de tener que asegurar un mínimo de bienestar a 1.300 millones de personas, las aventuras ideológicas son pamplinas. Es como la física cuántica, pero al revés.

La fascinación de tan solo decir china desde mi punto de vista tiene una gran perspectiva por el incremento económico ,social vanguardia y en todos los aspectos, es valorado como un país de gran crecimiento tal que si se hace comparación con otros países este siempre está en la cima y los demás países cuentan con una pequeña porción de como los avances siempre están a la vanguardia por lo cual están en los primeros lugares de primer mundo pero tanta maravilla también tiene sus defectos también no hay que olvidar que su clase trabajadora conformista, austera y que soporta duras y a veces injustas condiciones de trabajo también que un liderazgo donde primero los Ingenieros y desprecian a los títulos menores y que solo los de economía alta tienen un rango de capacidad mayor en la sociedad además han descubierto que la Corrupción que tenían era letal para su futuro, como todo país siempre tendrán lo bueno y lo malo solo que aquí se verá lo mejor por su rango en ser potencia económica mundial

Por primera vez desde finales del siglo XVIII y el inicio de la revolución industrial un país no occidental, y no liberal en lo politico, puede convertirse en la primera potencia. Espero por nuestro bien que eso no se traduzca en la minusvaloración de conceptos occidentales como la libertad de expresión, la democracia(que ya está en bastante mal estado la pobre) o los derechos humanos. Confiemos en que esos conceptos que nacieron en occidente ya hayan sido asumidos en mayor o menor medida por el resto de las culturas del mundo, y aunque occidente se convierta en "uno mas" y ya no sea el sector dominante esos aportes que son inequivocamente positivos, no se pierdan sino que permanezcan.

China es diferente, representa inmovilismo, desigualdades sociales en nivel máximo, y una clase trabajadora conformista, austera y que soporta duras y a veces injustas condiciones de trabajo. La economía china se caracteriza principalmente por atraer inversiones y exportan bienes. Por todo ello la economía china desde su entrada en la OMC, 2001, constituye una enorme amenaza para las economías de los países desarrollados, al privarlas de inversiones y destruir sus tejidos productivos inundándolas con productos mucho más competitivos que los de producción nacional.

LA base de los grandes logros de China son varios: 1)Una mano de obra esclava sin derechos ni sindicatos. Un día reventará esa contradicción entre la economía y la política. 2)Un liderazgo donde priman los Ingenieros y desprecian a los Abogados! 3)Una filosofía política que los líderes chinos resumen así: ''Si no has sabido enriquecerte a ti mismo, no sabrás enriquecer a tu pueblo''. En consecuencia, sólo los ricos pueden acceder al poder. En esto son igual que los americanos. Por eso son las 2 mayores potencias del globo!! 4)Haber instaurado el Capitalismo como la mejor herramienta para el desarrollo y barrer la pobreza. 800 millones de chinos han salido de la pobreza en 35 años gracias al Capitalismo instaurado. 5)Haber definido a USA como su principal socio comercial, envés de la hostilidad con los americanos. 6)Mantener la Pena de Muerte vigente, con la ejecución de miles de delincuentes por año. 7)Han descubierto que la Corrupción que tenían era letal para su futuro, y han empezado a combatirla.

China ha sido historicamente infravalorada por occidente, y hasta hace poco seguía sucediendo pero claro que cambiará.

Si en los ochenta del siglo pasado me hubieran dicho que iba a desaparecer la URSS y que China se iba a convertir en lo que es hoy.... no me lo hubiera creído.
El de China si que es un milagro, económico y de los otros...
Hasta ahora, y con carácter general, su contribución al mundo es más que positiva.
¿Aprenderán algo los neocomunistas de los comunistas chinos...?
El mundo está cambiando a una velocidad de vértigo... tenemos fuerzas positivas, como China, fuerzas negativas como las petromonarquías y el jihadismo que ellos han puesto en marcha y tenemos fuerzas especializadas en esparcir el caos...

Fascinante es un adjetivo muy apropiado. Existen otros que tampoco le van mal a la trayectoria china. Asombroso, por ejemplo o, ¿por qué no decirlo? inquietante.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef01bb07e0ec3b970d

Listed below are links to weblogs that reference China: pura fascinación:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal