Lluis Bassets

Ni Estado ni Islámico

Por: | 19 de noviembre de 2015

En el desorden de las palabras se refleja el desorden del mundo. Los acontecimientos que no conseguimos comprender se traducen en inseguridades sobre el uso del lenguaje. ¿Estamos en guerra? ¿Es una contienda contra los musulmanes? ¿O es contra un fascismo de nuevo cuño y de raíz religiosa? ¿Es el islam la gran amenaza totalitaria del siglo XXI? Si hay guerra, también es una guerra que incluye las palabras. Y de ahí que convenga, ante todo, aclararnos sobre su significado, empezando por el nombre.

El Estado Islámico (ISIS) no es un Estado ni es Islámico, y si adopta tal denominación es precisamente como parte de su propaganda para conseguir adhesiones y amedrentar a sus enemigos. Dice que es un Estado porque se ha hecho con el poder de varias ciudades en Irak y en Siria, cuenta con un territorio en el que puede haber unos seis millones de personas y ejerce sobre ellas el monopolio de una violencia.

Dice que es islámico porque sigue la sharía o ley islámica, en su acepción más literal y primitiva, como única y obligada norma de la vida social e individual; algo que comparte, por cierto, con buen número de Estados reconocidos e incluso amigos que sí lo son, como Arabia Saudí, tan islámico en su legislación como el ISIS.

Este pretendido Estado Islámico quiere implantar un califato global, máxima autoridad a la vez política y espiritual sobre los musulmanes —actualmente 1.600 millones en todo el planeta— al estilo de la que ejercieron Mahoma y sus inmediatos sucesores en el siglo VII de nuestra era. Para aquellos de sus piadosos seguidores que creen a pie juntillas y en su significado más naíf y brutal la literalidad de lo que dicen algunas azoras del Corán y los hadices recopilados en los primeros tiempos islámicos no hay mejor noticia que la existencia de este califato, constituido en los primeros territorios que conquistó el primigenio hace quince siglos. Y ningún futuro les puede parecer más prometedor que convertirse en mártires de la yihad o esfuerzo bélico necesario para imponerlo, junto a la fe coránica, bajo amenaza de la violencia.

Al Qaeda, que no tenía territorio, no administraba poblaciones y no contaba con un califa, ha quedado superada, incluso en atractivo, entre los jóvenes fanatizados. La organización de Bin Laden era una mera central de datos y coordinación entre combatientes islamistas para atacar al enemigo lejano, el imperialismo occidental; mientras que el ISIS se ocupa del enemigo próximo, sobre todo de los increyentes, los herejes y los apóstatas; y solo ataca en el extranjero, como ahora en París, cuando quiere prestigiarse con un acto de guerra exterior en respuesta a la guerra que libra en su territorio.

El primer combate en el que está venciendo el autodenominado Estado Islámico es el de las palabras. Quienes identifican todo o parte del islam y sobre todo el núcleo de sus doctrinas con esta violencia inusitada, la extrema derecha europea por ejemplo, se han rendido ya antes de combatir a esta plaga terrorista y les han entregado el proselitismo y la influencia sobre los 1.600 millones de musulmanes que hay en el mundo.

Hay 15 Comentarios

En una de las aperturas anteriores sobre los pervertidos del EI, relacionada con las posibles soluciones occidentales y a la estrategia comunicacional del grupo; se indicó que occidente debía asegurase que se concentraran en un territorio definido que no presentara mayores dificultades de Contención Militar, a la vez de permitir que avanzaran sobre el Carnicero de Damasco, para luego proceder a ajustar sus cuentas sin poner en riesgo el carácter principalmente Sunita del territorio de contención.
También se advirtió que Rusia abriría otro frente aparte de Ucrania al procurar establecer un corredor Chiita desde Rusia al Mediterráneo.
El plan marchaba bien, con la levedad y contención requerida, habiendo acontecido lo que se esperaba, es decir la abierta participación de Rusia e Irán en auxilio del carnicero. Sin embargo lamentablemente algunos no prestaron importancia a las carencias y permeabilidad de Europa, principalmente la escandalosa y calamitosa porosidad francesa que ha dado un espectáculo horroroso al mostrar al mundo uno de los mayores fracasos de Inteligencia de una nación desarrollada.

Siempre supieron los franceses y aun así se les reiteró que el germen asesino estaba anidado en su nación y cuáles eran los colectivos que debían controlar.
Es sabido aun por los más novatos que la Inteligencia debe ser fundamentalmente proactiva ya que una Inteligencia Reactiva es camino seguro al fracaso.
Ahora recién han reaccionado y están tomando las medidas y cambios políticos que debieron implementar hace largo tiempo.
Es de esperar que la discusión política francesa sea exitosa y no se transforme en una lucha ideológica estéril. Es importante que el resto de Europa también tome nota que la malignidad del EI es más peligrosa y mortal si no está contenida a un territorio definido donde los flujos, de personas, información y financieros, pueden rastrearse sin mayores dificultades. Sobre esto, lo peor que puede ocurrir es que la política proclame una rápida victoria militar, sobre la destrucción del EI, sin haberse asegurado conocer en detalle el destino de los que han sobrevivido y huido de los territorios bombardeados.
Es un error grave subestimar su capacidad de organización, aunque no tengan un territorio definido, de hecho será más difícil verificar los flujos de financiamiento que reciben del Mundo Sunita, salvo que los cerebros franceses de la guerra y la política europea en general crean que los Sunitas claudicarán y se rendirán a un dominio Chiita-Iraní de los territorios.

¿Estamos en guerra? Si, y por tanto dos ideas:


- La debilidad propia alimenta al enemigo y le hace más fuerte.


- Para poder sobrevivir en una guerra lo más importante no es saber quiénes son los tuyos, sino que ellos sepan que tú eres de los suyos.

Yo quiero más imigrantes musulmanes en Cataluña. Creo que unos 500 mil no hacen daño. Además ciudadanía catalana en un año. Quién no está de acuerdo es racista, xenofobo, y muy mala persona además de no ser democratico y es un facha casposo.

Lero, lero, esto se ha terminado....

No sé realmente como funciona todo este entramado, ni siquiera creo que lo sepan realmente los que los han tramado, pero lo que me dá la impresión es que sesde hace unos años en los países musulmanes se ha pretendido movilizar a la juventud con un sueño, el sueño de la conquista de los países que antes fueron del dominio musulmán; la posibilidad de conseguir ese sueño no se puede realizar con los países realmente constituidos por o que es evidente, pero si se puede realizar creándose un ejército paramilitar al resto de ejércitos, cuya única misión es ir conquistando territorios y en los que seguramente estará apoyados por múltiples países de su entorno para conseguir tal pretendido sueño, saben en qué condiciones se encuentran nuestros jóvenes, acostumbrados a una vida fácil y de comodidades,para ellos que han vivido en circunstancias que han podido ser peores las emociones cuentan menos; puedo entender el ataque bélico, pero también entiendo que no creo que sea realmente la solución porque el problema no está allí solamente sino en toda Europa y otros países, con los que aquí les apoyan y los lobos solitarios; la opinión de Pablo Iglesias me parece acertada pero insuficiente, considero que el aspecto diplomático es fundamental, aparte de acciones en los jóvenes de tipo educativo, una vez que se conozcan y cuales son las verdaderas causas del conflicto, y para ello no sólo hay que contar con los países árabes del entorno sino hablar directamente con al propio Al-Baghdadi aunque sea muy a nuestro pesar, pero podemos y debemos intentarlo si no queremos que nuestros jóvenes crezcan en un ambiente de inseguridad y terror.

¿DONDE están los progres que condenaron a George W Bush cuando dijo ''Estamos en guerra''... contra el terrorismo. ¿Porque no condenan ahora a Hollande por decir lo mismo?

El EI, el ISIL, el Daesh, o como lo queramos llamar, usa ciertamente las palabras para reforzar una apariencia pero lo cierto es que, a diferencia de otros movimientos yihadistas, ha adquirido un componente fundamental de la estructura de cualquier estado: un territorio. Cuando pensamos en qué elementos resultan atractivos para los desorientados, alienados y psicológicamente desplazados individuos que se siguen a Al-Baghdadi, podemos reparar en que, seguramente en la mayoría de los casos, se trata de gentes que reniegan de una sociedad establecida con un carácter propio de nación-estado. Aunque hayan nacido en las banlieux de Marsella o de París, aunque pertenezcan a familias acomodadas de los suburbios británicos, aunque reciban los beneficios sociales de los diversos países europeos en que se asientan las cerradas comunidades musulmanas en las que crecen, esos jóvenes -y , a menudo, no tan jóvenes- se sienten en un mundo aparte, marginados no sólo por su más o menos voluntaria inadaptación a la cultura occidental sino por carecer de un sentimiento de pertenencia en que ubicar la necesidad de superar la insatisfacción de propio narcisismo. En otras palabras, el EI no sólo les da un objetivo vital sino que les suministra una nacionalidad que no es únicamente espiritual o idealista.


En cierta forma, esta Yihad de localización tan concreta tiene mayor semejanza con la situación originaria de Mahoma y sus primeros seguidores (los verdaderos califas) que cualquiera otra que hubieran emprendido organizaciones como Al Quaida; no es únicamente una lucha destructiva, a la contra o vengativa –aunque también lo es- sino un movimiento de conquista y expansión, reforzado en su relevancia por el éxito obtenido en Siria e Irak ,así como por el primitivo aspecto de su forma despiada tanto de hacer la guerra como de tratar a los conquistados. La paz es sólo posible entre creyentes. Entre creyentes y gentiles, apenas puede haber otra cosa que treguas circunstanciales o parciales, que dependen de las posibilidades fácticas de triunfo. Así, el mundo se divide entre el “dar-el-islam”, el territorio del Islám, y el “dar-el-harb”, el territorio de la guerra, que sólo alcanzará la paz cuando se someta o sea vencido. La existencia de una zona netamente bajo el dominio de quien se declara heredero de Mahoma, califa en todo su sentido, añade un componente nacionalista al mero hecho de la fidelidad a la palabra de del Profeta y representa tanto una negación del mundo que ha dejado atrás a la decadente civilización islámica sumisa a Occidente, como una afirmación de la estructura política fundada en la Sharía, sin compromisos ni componendas circunstanciales.


¿De que estamos hablando, del Estado Islámico o de la gripe aviar? Algunos expertos cuando hablan del EI parece que realmente están hablando de la gripe aviar.

Algunas veces las entradas de Lluis Bassets en el bolg, como en esta ocasión, le hacen a uno albergar esperanzas de estar ante un comienzo prometedor, valiente y arriesgado.


"En el desorden de las palabras se refleja el desorden del mundo. Los acontecimientos que no conseguimos comprender se traducen en inseguridades sobre el uso del lenguaje. ¿Estamos en guerra?"


Me parece la introducción plausible de un soldado de trincheras de la primera guerra mundial En el desorden de las palabra se refleja el desorden del mundo (Lluís Bassets dixit), insinuando acaso que hay cosas al otro lado de la línea del frente que aún no han sido verbalizadas y por tanto no pertenecen todabía a este mundo. Con ambiciones terrenales, merodean los límites de nuestras conciencias, en la sala de espera de lo consciente, haciendo sonar con decisión el picaporte de la puerta. Un orden en las palabras que pueda devolvernos una imagen ordenada también de nuestro mundo, aquel que está en medio del caos más absoluto vagando por la inmensidad del universo, hacia una colisión inevitable..


Era solo un espejismo, enseguida volvemos a la insoportable banal realidad del El Estado Islámico no es Un Estado ni es Islámico. Pero no, Al Raqqa o Mosul bien pueden ser consideradas ciudades estado. Sus actuales gobernantes, jefes militares, pertenecen a una rama del Islam tremendamente violenta, el Takfirismo, que hunde sus raíces en el salfismo wahabita. Ellos consideran falsos creyentes a los musulmanes que no comulgan con su particular interpretación del Coran. Los chiitas, los kurdos o los cristianos están entres sus principales objetivos. Administran sus ciudades y no solo se financian del petroleo que venden a los traficantes turcos, con destino a Occidente. También se financian, como cualquier otro estado, recaudando impuestos.


(abstenerse personas sensibles) https://www.youtube.com/watch?v=IdY8awzLMhY&feature=youtu.be&list=PL0ki3V4LxmT7GglnnjCoz9NIfKrzAMvbI

Desde el llano intentare contestar a las preguntas que plantea don Luis
¿Estamos en guerra? SI y esta si es la primera guerra mundial pues en cualquier momento y en cualquier lugar del mundo podemos sufrir un ataque, nadie esta libre como han demostrado los hechos
¿Contra los musulmanes? NO, contra un grupo radical extremista SI y que por ahora parece ser minoritario
¿Es el islamismo el fascismo del siglo XXI? En algunos paises, Si, Atabia Saudita a la que nadie ataca ni el IS ni la coaliccion occidental, alguien podria aclarar por que, para algunos porque es maximo apoyo financiero de esos extremistas, vayamos al origen y evitaremos las consecuencias
Jose Luis Espargebra Meco un español desde Buenos Aires

CUANDO GEroge W. Bush, el 11-S, dijo ''estamos en guerra'' Francia y todos los ''progres'' lo atacaron e insultaron, y también le dijeron que EE.UU. se ganó el ataque recibido. Bush no bombardeó Afganistán pero ayudó a la ''Alianza del Norte'' a echar a los Talibanes del poder. Ahora Francia bombardea Siria y cambia sus leyes violando los derechos individuales. Francia siempre quiso no parecerse a EE.UU., ... pero ese es un riesgo que por cierto nunca han corrido!! no le llegan ni a la suela de los zapatos... en nada!!

Desde luego que para olvidar. Hay que demostrar que no lograrán atemorizarnos y debemos salir a cenar en grupos.

¿Qué clase de grupo, de organización, de líder, puede desear, como dice Vd., prestigiarse realizando ataques armados contra civiles, contra no combatientes, a qué tipo de ciudadanos puede desear impresionar, de qué tipo de países puede desear obtener apoyo con ello?


“EL ESTADO ISLÁMICO ES EL PRECIO QUE OFRECEN PAGAR”


Desde siempre, no es algo nuevo, las elites dirigentes han tenido tendencia a pensar que la gran masa de ciudadanos que constituye la opinión pública es poco inteligente, y por tanto que se la puede mentir, engañar y manipular con facilidad. Yo, que no pertenezco a ese grupillo elitista, no lo considero así, ni los ciudadanos que no pertenecen a las elites, lo es por su falta de inteligencia ni son fácilmente manipulables, sobre todo en una época como la actual en la que los ciudadanos reciben información y se pueden informar a través de numerosas y muy diferentes fuentes. Y por tanto considero, que a la hora de tratar el tema del terrorismo todo Gobierno debe respectar un principio básico “No contar nada, o si cuenta decir siempre la verdad” En el tema del terrorismo intoxicar informativamente el ambiente no es conveniente ni positivo. A pesar de ello en los países occidentales a la hora de tratar el tema del terrorismo se ha puesto de moda, no sé si por la misma razón o por diferentes, intoxicar el ambiente, contribuyendo a generar una ambiente de miedo, provocar desconfianza, y despertar odios. Miedo, desconfianza y odio, que no son los mejores ingredientes para dar una solución al problema del terrorismo.


El mayor incidente de tipo terrorista que ha sufrido la UE ha sido el del 11-M, en Madrid. La confusión informativa que genero el Gobierno de España fue máxima, llegando incluso en un principio a atribuir dicho atentado a una organización que no lo había cometido, la organización terrorista ETA. Quedando al descubierto numerosas evidencias que de forma clara conducen a pensar, sin ningún tipo de duda, que el 11-M fue un claro caso de terrorismo de Estado, lo que explica que la autoría de lo ocurrido no se haya atribuido a ningún Estado extranjero ni grupo terrorista. Curiosamente, el Gobierno de España no ha adoptado ninguna reacción para castigar dicha ataque terrorista, a pesar de que se difundió que sus ejecutores eran ciudadanos extranjeros de religión musulmana, justificándose ante la opinión pública con el argumento de que ello se debe a que era una acción del terrorismo global, sin territorio, sin jefes, etc. Lo que fue realmente es un atentado terrorista realizado contando con complicidades y apoyos en la cúpula del Estado español, de ahí la posición adoptada, o mejor dicho que tuvo que adoptar, el Gobierno de España.


Con el 13-N, ataque armado de carácter terrorista que tuvo lugar en París, no está ocurriendo lo mismo que con el 11-M pero también hay mucha intoxicación informativa, que está provocando miedo, desconfianza y odio. ¿Quién ataca? ¿Para qué? No esta claro. Lo único claro, es que el ataque ha sido realizado por un grupo terrorista con bajo nivel de preparación y organización, es importante insistir en ello, aunque haya interés periodístico e incluso de expertos en contraterrorismo, en difundir lo contrario. Es importante insistir en ello, en la baja capacidad de actuar del terrorismo islamista que ha atentado en Paris el 13-N, porque ello indica que actúan porque falla el Estado, porque cuentan con complicidades y apoyos provenientes de sectores con poder en el Estado francés. La principal diferencia con el 11-M, es la reacción del presidente F. Hollande, que ha hecho una declaración de guerra informal, transmitiendo al pueblo francés el mensaje de “Francia está en guerra” y ha señalado un enemigo exterior, el Estado Islámico, a pesar de que la está claro quien lo ha reivindicado a través de un video, ¿En nombre de qué organización o Estado habla? ¿A quién representa?, pues no es el líder conocido de ningún ente, Estado o grupo terrorista, conocido.


El presidente Hollande, seguramente teniendo importantes razones para ello, considera que es el Estado Islámico el que desea sumergir a Francia en un ambiente de terror, asesinando ciudadanos civiles, no combatientes, y ha decidió liderar una coalición para intervenir militarmente contra dicho ente. Para ello ha pedido el respaldo de la UE, pero en cambio no ha solicitado, por lo menos públicamente, de forma oficial, la activación del artículo 5 de la NATO. Aun mas, se dice que las unidades militares francesas desplazadas a la zona, se unirán a las rusas, ya allí, para actuar de forma conjunta contra las fuerzas militares del Estado Islámico. La decisión del presidente Hollande merece dos reflexiones. Primera, hay numerosos antecedentes históricos que indican que crear una coalición internacional numerosa para intentar resolver un problema o conflicto armado es la mejor forma de asegurarse un fracaso. Segunda, ¿Qué es el Estado Islámico? Recientemente, el exministro de Defensa de Israel, Ehud Barak, al que doy una elevada credibilidad sobre este tema, afirmo “El EI no es fuerte, y las fuerzas del denominado califato podrían ser derrotadas totalmente en dos días” Entones, ¿Por qué representa una amenaza para Occidente EI? ¿Si el Estado Islámico es tan poca cosa como logra mantener en jaque a Francia, como lograr generar un ambiente de terror en una de las principales potencias, tanto a nivel económico como militar, del mundo? ¿Cómo es que no se derrota ya al EI? No lo sé, incógnitas para las que no tengo respuestas, pero que indican que se está ocultando información a la opinión pública europea, y que el EI cuenta en Occidente con importantes complicidades y apoyos entre las elites políticas.


Comparto con el presidente Hollande que estamos en guerra, y el enemigo está dentro, infiltrado, oculto en la comunidad musulmana, en una comunidad musulmana que lo protege o disculpa su comportamiento, al igual que disculpan sus acciones violentas otros sectores, cristianos, etc., de la sociedad occidental. En mi opinión el presidente Hollande debería pedir que se active el artículo 5 de la NATO, exigiendo así que se haga público que Estados son o no aliados en la lucha contra el EI y el terrorismo islamista. El EI es militarmente hablando insignificante, pero no lo son sus apoyos, curiosamente no hay interés en derrotarlo, por no tenerlo no lo tiene ni siquiera el actor que debería ser el más interesado, el Gobierno de Israel. El EI no es el Islán, no lidera el Mundo islámico, pero si es apoyado por Estados y grupos del Mundo islámico, actores importantes y poderosos económicamente a nivel mundial. Como en el pasado lo fueron Saddam Hussein, Muamar el Gadafi, etc., el Estado Islámico es hoy es el precio que está dispuesto a pagar el Mundo islámico por atacar Occidente, lo que no se sabe es si será suficiente, o como ocurrió después del 11-S habrá un precio más elevado que el propuesto en principio.

Sr. Bassets interesante análisis sobre el sentido actual de los vocablos "estado" e "islam". Realmente, nunca pensé que el mundo llegase a tanta aberración mental. Está claro que el "dios" fabricado a imagen y semejanza de la bestia humana es peor que el mismísimo diablo. El mejor invento para esclavizar a millones de seres humanos es la de convertir las religiones en sistemas de poder. ¡Imaginen por un momento que el arma nuclear cayese en manos de esos locos¡ ... sería la única forma de acabar con la vida en todo el planeta Tierra. La actual ONU resulta obsoleta, Se necesita de un verdadero gobierno mundial, eliminando el derecho de veto de las grandes potencias. En el nuevo gobierno mundial deberán primar los derechos sociales de educación y de salud. Ya se sabe que las guerras siempre han sido y son un gran negocio sobre los que se asientan los imperios políticos y económicos.

Estimado Sr. Bassets, le sugiero abrir el enlace anexo. Es un extenso y profundo artículo sobre el EI con infinidad de detalles muy importantes que ayuda a entender la complejidad de esta cepa de islamismo ultraradical. No habrá solución fácil ni a corto plazo. Lo más probable es que el EI sobreviva aunque pueda ser neutralizado por algún tiempo. Atentamente, LRViso
http://www.theatlantic.com/magazine/archive/2015/03/what-isis-really-wants/384980/

The author:

Graeme Wood is the Edward R. Murrow Press Fellow at the Council on Foreign Relations.

He is also a lecturer in political science at Yale University, a contributing editor to The Atlantic and The New Republic, and books editor of Pacific Standard.

He was a reporter at The Cambodia Daily in Phnom Penh in 1999, then lived and wrote in the Middle East from 2002 to 2006. He has received fellowships from the Social Sciences Research Council (2002-2003), the South Asian Journalists Association (2009), the East-West Center (2009-2010), and the U.S. Holocaust Memorial Museum’s Center for the Prevention of Genocide (2013-2014). He has appeared many times on television and radio (CNN, ABC, BBC, MSNBC, et al.), was the screenwriter of a Sundance Official Selection (2010, short film), and led a Nazi-hunting expedition to Paraguay for a History Channel special in 2009.

Graeme attended Deep Springs College, Harvard, Indiana University, and the American University in Cairo.

¿Qué tendrá que ver el tocino con la velocidad? Se les llama así porque es el nombre que adoptaron ellos mismo y no hay ningún otro. También se denominó ETA al grupo terrorista por que así se hacían llamar, no porque pensásemos que el nombre de "País Vascp y libertad" fuera muy apropiado. Tampoco el IRA formaba parte del Ejército Republicano Irlandés, a pesar de que tener ese nombre. Y las SS desde luego no eran meros ·escuadrones de protección", pero así se les llama sin que nadie confunda churras con merinas. Por no ser, no son ni populares los del PP ni socialistas los del PSOE. Por otra parte, que gran parte del islam no apruebe esa violencia no quiere decir que no sean "islámicos". Lo son, malinterpretándolo o no -que es otro cantar, a ver por qué su interpretación va a ser errónea, Ganas de lavar la cara a la religión-, pero lo son, como eran católicos los de Legión de Cristo, a pesar de que los actos del "señor" Maciel no estén exactamente comprendidos en la doctrina católica o como Israel es un estado judío a pesar de que la tortura a los palestinos de Gaza no venga explícitamente en la Torá.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal