I Love Bicis

Calidad ‘bikefriendly’

Por: Pablo León

26 mar 2014

Bikefriendly LogoUn corazón envuelto en un piñón de bicicleta ha empezado a aparecer en varios establecimientos de España; en el lobby de un hotel, en la puerta de una casa rural o en el mostrador de un hostal. Se trata del sello de calidad Bikefriendly, que certifica la implicación de establecimientos con los clientes que pedalean. “Todo surgió de nuestra propia experiencia”, cuenta Sergio Pérez, exciclista profesional y uno de los fundadores del concepto. “Cuando llegábamos a un hotel con las bicicletas, teníamos problemas para dejarlas. Se nos complicaba la vida por ir en bicicleta. Nos pareció interesante solucionarlo”, agrega.

Así, Pérez junto con Rut Farrés y Raúl Villacampa comenzaron a trabajar en el concepto hace dos años y medio. Bikefriendly es una palabra inglesa que se podría traducir como bici-amigable, es decir, “espacios o lugares que facilitan la vida a la gente que va en bicicleta”, dice Villacampa. El primer alojamiento en acreditarse fue un hotelito en Jaca, en el Pirineo, muy cerca de Huesca, donde están los cuarteles generales de la empresa. Concretamente, en medio de la ruta transpirenaica, un itinerario frecuentado por cicloturistas. “Existía una necesidad evidente de ofrecer soluciones a la gente que decidía realizar una vacaciones con su bicicleta”, apunta Rut Farrés, que además de ser socia de Bikefriendly regenta la casa rural El Caserío de Fatas en el pueblo de Navasa

En agosto de 2013, 40 alojamientos se habían declarado bikefriendly; este mes han llegado al centenar. Un crecimiento del 60% en ocho meses. “Estamos en proceso de consolidación de la marca. Vamos a nuestro ritmo, sin prisas, pero en verano habrá un punto de inflexión”, anuncia el grupo de emprendedores. Para conseguir el sello Bikefriendly, un alojamiento debe poseer un espacio seguro para dejar las bicicletas, un completo kit de herramientas, ofrecer el traslado de equipaje para las personas que lo deseen y un mapa de rutas ciclables alrededor del local. En un primer momento se centraron en el cicloturista, pero están expandiendo el sello a hoteles urbanos. “Recorrer una ciudad en bicicleta no es lo mismo que hacerlo en otro medio de transporte. Aunque las rutas son más complicadas de delimitar en ciudad, estamos percibiendo gran interés”, resume Luís Poch, alias Chipi, encargado de la vertiente urbana de la marca.

El equipo de Bikefriendly al completo.
El equipo de Bikefriendly al completo.

Cuando un local interesado se pone en contacto con ellos, el equipo de Bikefriendly realiza un estudio y les asesora para la inclusión de la bici en su oferta. Eso cuesta entre 490 euros y 2.000 euros al año. “Pusimos el nombre en inglés porque nuestra idea es expandirnos al mercado internacional”, confiesan. Además de hoteles, ahora quieren empezar a acreditar establecimientos (150 euros al año). “Lugares en los que se cuide a los usuarios de la bici: que posean un parking, exterior o interior, una bomba para inflar las ruedas o, en un momento dado, herramientas para realizar una pequeña reparación”, explica Poch. “En resumen, queremos generar una red, darle relevancia para que el ciclista la conozca y elija estos lugares frente a otros”, añade Pérez. La idea de darle poder económico a los pedales forma parte del argumentario de algunos activistas ciclistas. En general, consumir en locales bicifriendly, acreditados o no, genera un volumen de negocio relacionado con la bicicleta que obligaría a los poderes fácticos a prestarles atención. Si se posee una guía de cuales son esos espacios, es más fácil mostrar ese músculo.

“Bikefriendly todavía no es rentable”, reconocen sus socios que comenzaron su aventura con una inversión de unos 100.000 euros. “Nuestra fuerza no es el músculo financiero sino la creencia firme en el proyecto”, añade Villacampa. Además, han constatado que los usuarios se han vuelto fieles al sello y le han dado algo de viralidad: cada vez más gente pregunta por él. Antes, buscaban ellos los alojamientos a los que acreditar. Ahora, les llaman. “Estamos empezando a ver la luz. Pero nuestra función no es meramente empresarial. Consideramos que Bikefriendly tiene una función culturalizadora”. 

Hay 4 Comentarios

Es la equivalente de poner "Parking gratis" en tu rótulo.

Pues son pocos los que saben tanto sobre la bicicleta como medio de transporte y su relación con la ciudad, crítico, sensato sin pelos en la lengua...eso sí a mí me parece un piñon ;) gracias por gran labor y mantener tu blog!

Buen artículo! Bikefriendly son amigos, un equipo extaordinario, y buena gente.

El símbolo no es una cadena de bicicleta, es un piñón. Curioso la gente que escribe en los periódicos sobre ciertos temas y los conocimientos sobre ellos.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

I love bicis se acerca a la realidad de la bici urbana, sinónimo de modernidad, responsabilidad ambiental y otro tipo de movilidad. Carriles bicis, políticas de desarrollo, alforjas para ir a la última o las luces más cool. Todo con ganas de reivindicar los pedales.

Sobre el autor

Paco Nadal

Pablo León es reportero y ciclista urbano. Escribe en El País desde 2009 y comenzó con la bici por las calles de Berlín, donde vivió varios años. Desde entonces, pedalea en cada ciudad por la que pasa. En 2010 arrancó este blog dedicado no solo a las bicicletas sino también a la movilidad y a los retos a los que se enfrentan las ciudades del futuro.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal