De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través del correo demamasdepapas[arroba]gmail.com

Érase una vez una niña que dormía con sus padres

Por: | 15 de diciembre de 2010

Camablog 
Lo hace con nocturnidad y alevosía. Pasadas las dos de la mañana. Cuando todos duermen. Baja sigilosamente de su cama. Abre la puerta de la habitación de sus padres. Y sin hacer ruido, sin despertar a nadie, se coloca entre su padre y su madre. Perfectamente acoplada como si de un juguete ergonómico se tratara. Solo tiene cuatro años. Y, sí, duerme a menudo en la cama de sus mayores.

Mayores que andan preocupados. Ellos creen que no está bien. O sí. Hay opiniones para todos los gustos. Pero es cierto que existe un cierto reparo en admitir en voz alta que el niño o la niña duerme con los padres. En este caso la niña lo hace de vez en cuando y sus padres, para no sentirse culpables, buscan de vez en cuando excusas: hoy ha tenido un terror, mañana es que han trabajado todo el día y así la ven, pasado es que se encuentra mal... Su madre tiene la mejor: ella durante años durmió con sus padres. Los miedos infantiles ya se sabe.

Le pregunto a Google y me contesta con una entrevista al pediatra Carlos González titulada del siguiente modo: "Los niños que duermen con sus padres tienes menos problemas". Dice González que "el prejuicio es pensar que los niños que duermen con sus progenitores son más dependientes. Pero, según algunos estudios, los que pernoctan en la cama de sus padres tienen menos problemas". Todo un descanso. Sin embargo, la siguiente entrada reaviva mis temores. Los niños que duermen con sus padres pueden sufrir trastornos del sueño y del desarrollo, reza el titular de un artículo de Mayka Sánchez en este diario fechado del año 2004.

Consulto al especialista del sueño. Eduard Estivill no quiere entrar en controversias. Cuando le pregunto, me remite a su web www.doctorestivill.com y me responde: "La opinión de los especialistas en sueño (Sociedad Americana de Sueño, Sociedad Americana de Pediatría, Sociedad Española de Sueño y Sociedad Española de Pediatría) desaconseja esta práctica. Los estudios cientificos reconocidos en revistas especializadas (Sleep, Sleep Research, Vigilia y Sueño) así lo indican. Mi opinión es exactamente la misma que la de estos científicos".

No deja de ser probable que alguno de esos científicos se haya topado de noche con una patada filial en la cara. Algo francamente desaconsejable.

A continuación el doctor Gonzalo Pin Arboledas, de la Asociación Española de Pediatría (AEP), responde a la siguiente pregunta: ¿Cómo se logra sacar a un niño de la cama de los padres acostumbrado a dormir con ellos?

"Este es un tema puramente educativo: los padres somos los educadores y nuestros hijos los educados. Así, debemos establecer unos límites educativos claros. Una vez los padres decidimos que nuestro hijo debe estar en su dormitorio durante las horas de sueño, establecemos los horarios y rituales que creemos apropiados para desactivarlo, calmarlo e inducirle el sueño lo acompañamos a su habitación explicándole que es allí donde debe permanecer hasta la mañana siguiente. No obligamos a dormir pero sí a permanecer en su habitación".

Hay 115 Comentarios

La hija de 7 años y medio de mi actual pareja (ambos somos divorciados) duerme con su madre o con su padre o abuelos desde siempre. Quiere hacerlo también conmigo (y su madre) y a mi me parece muy incómodo. Mis hijos siempre durmieron en su cama. La relación era excelente con la niña hasta la primera noche en que me quedé a dormir en la casa y literalmente "la desplacé" a SU cama. Corolario: ha dañado seriamente mi relación con su madre. No sabe compartir, no tiene límites ni respeto por mi privacidad, me siento espiado e invadido. No me gusta estar en ropa interior (o a veces desnudos) con mi mujer y que la pequeña intente meterse en medio nuestro. Es sumamente comedida y desde este desplazamiento hace berrinches desde el instante que llego a la casa. Con padres naturales puede que sea un acto amoroso, pero con parejas o familias reconstituidas (divorcios) que los niños duerman con sus padres es la semilla de conflictos gravísimos. Esta es mi experiencia.

Yo tengo terror a la oscuridad, y recuerdo las noches empapada en sudor, tapado hasta el cuello, con los ojos como platos intentado mirar mas alla de los pies de mi cama. No voy a consentir que a mi hijo le pase lo mismo. Desde los 6 meses duerme (a ratos, unos mas largos que otros) con nosotros. Fue una decision tomada una noche cansada de tanto levantarme, y no nos arrepentimos! Generalmente el se duerme en su cama y a media noche se despierta y se viene con nosotros. Ahora con casi 6 anhos, hay noches que no se despierta y duerme toda la noche en su camita. Pero si quiere venirse con nosotros, es bienvenido! ah! y no tiene ningun tipo de miedo y eso que entre sus peliculas favoritas esta La momia!!

Tengo una hija de 5 años, duerme solita desde que era pequeña, pero algunas noches en las que mi marido tiene turno de noche, duerme conmigo y no pasa nada, pero no por rutina.....Cada uno que haga lo que quiera, no se es mejor padre ni peor padre por dormir o no dormir con nuestros hijos, si no de la educación que les damos.....

Una madre más: PUes no, algunos no necesitamos ir al cine, ya vemos la tele con la pareja en casa cuando los peques se han dormido. Es que "ir al cine" no entra en mis necesidades vitales, quiero decir, que puedo sobrevivir sin ello un par de años, en cambio, no podría sobrevivir sin comer, son necesidades diferentes. cuando decidí tener hijos, sabía que renunciaba a cines y cenas unos años, por eso no los tuve hasta que no tuve esto claro.

a todos los que habláis de la intimidad de la pareja, jolín, yo creyendo que era una aburrida retrógrada y carca, que no me limitaba a la cama matrimonial por la noche, sino que aprovechamos otros momentos y posturas más imaginativas, ahora me estáis dando una alegría viendo lo "modernos" que somos los que usamos más imaginación.

Más cosas: decir que me llama la atención que en todos estos debates (pues yo los considero debates, no discusiones acaloradas, sino intercambios de ideas), siempre sale el que dice "nosotros usamos el sentido común", ¿y qué pasa? ¿Que los demás no lo usamos? Porque para mí, dormir cuando tengo sueño, es de sentido común.

Y respecto a que somos comodones. Pues ya basta todo el esfuerzo que hay que hacer todo el día para trabajar, llevar la casa, los niños, la pareja, yo estoy hasta el moño de la idea esa de "las mujeres debemos ser fuertes", pues creo que también tengo derecho a estar cansada y querer dormir, y le estoy enseñando al niño que, si todos están de acuerdo en hacer una cosa y les va bien a todos y no hace daño a nadie, pues ¿por qué no íbamos a hacerlo? ¿Por qué es mejor estar todos desvelados de noche? ¿Quién gana qué? El niño no aprende nada, sólo estará hecho polvo al día siguiente y por tanto irritable, y yo también, y me arriesgaré a tener un accidente con el coche.

Ojiplático me quedo viendo cómo se fanatiza la gente con estos temas. Como si unos cobraran del famoso Estivill y otros de los "colechistas". ¿Qué te pide tu hijo? ¿Cómo se siente? Haz lo que te pida el cuerpo. La naturaleza es sabia. Y deja a los demás que hagan lo que quieran, que a lo mejor, en sus circunstancias, tienen tanta razón como tú en las tuyas. Y recuerda: siempre habrá un científico para rebatir a otro científico. Que le pregunten a Galileo.

Quien se pica, ajos come. Mi madre no me dio pecho casi; yo a mis hijos casi cuatro años, sumando las dos lactancias; y no me considero mejor madre que ella. Yo no dormí con mis padres de pequeña; mis dos hijos lo han hecho HASTA CUANDO HAN QUERIDO con su padre y conmigo, en la cama de 135 cm; y no consideroq ue seamos mejores padres que ellos. Ni que nadie que no siga nuestros criterios, siempre y cuando no anteponga el bienestar de sus hijos y su familai al suyo propio. No se pueden juzgar las circunstancias ajenas; el amor a los hijos puede adoptar muchas formas. Por otra parte, me parece simplista generalizar y extrapolar situaciones: a los niños que les gusta dormir con sus padres (repito, que les gusta, no que necesitan), quizás no les guste dormir con los abuelos; y si se quedan en su casa, duermen solitos en la cama tan ricamente. Y si las circunstancias impiden seguir durmiendo juntos, pues se explica y listo. Aunque mucha gente crea lo contrario, es más fácil prescindir de algo cuando has podido disfrutarlo plenamente siempre que has querido, que cuando te lo han racionado o incluso prohibido, y arrastras toda la frustración de no haberlo tenido. Y eso es aplicable tanto al dormir con los hijos (qué poco me gusta la palabra "colecho") como a otras muchas cosas de las que muchas veces se les priva "para que no se acostumbren".

Supongo que los que defienden dormir con sus hijos solo tienen uno... yo no se cuando es el mejor momento para empezar pero si uno no sabe ni dormir solo, no puede hacer nada solo en la vida (deberes, razonar....).
Un saludo para tod@s.

Yo tengo alguna curiosidad, les pregunto a aquellos padres que deciden dormir con sus hijos: ¿es que nunca los dejan a dormir en casa de nadie para salir al cine, por ejemplo? Y en esos casos, ¿que duermen, con los abuelos? Imagino que la respuesta de la mayoría será que no son capaces de dejarles con nadie, simplemente. Pues que sepan que no solo se lo pierden los padres, los niños también, les privan de experiencias enriquecedoras como son las relaciones con otras personas (sean adultos o niños), compartir vivencias que les van a ayudar a evolucionar como persona, teniendo visiones de la vida distintas.
Pero es que además podrá darse el caso en el que no tengas que dejarlo con "alguien" por gusto sino por necesidad, por una enfermedad, un accidente, se muere mi madre y quiero velarla toda la noche... en esos casos... que angustia para ellos no poder dormir con sus padres, que angustia para los padres saber lo que van a sufrir esos niños, que papelón para el que tenga que cuidarlos que a lo mejor "no quiere" dormir con ellos...
Me parece aun más complicado que educarles en la independencia de dormir solos (que si se hace desde bebé es muchisimo más facil de lo que parece).
Una anecdota: yo tenía 9 años y mimaba lo que podía a mi primita. Ella con sus padres desde bebe pero con casi dos años, su madre sufrío un aborto, estuvo hospitalizada varios días y su marido quiso estar con ella. La niña solo consintió dormirse conmigo y abrazada a mi cuello. La niña sufrió doble angustia, mis padres también, sus padres más de lo mismo, y yo con 9 años me sentí muy importante pero agotada tras varias noches sin dormir con la marmotilla abrazada a mi cuello cual monito. :-))

Estoy hartita de que los partidarios del colecho miren por encima del hombro a los que no lo somos. No sois mejores padres, os lo digo así de claro, en todo caso sois tan buenos como lo somos los demás. Mi hija de tres años duerme solita en su cuarto desde siempre, si un día está malita me quedo con ella en su cuarto el tiempo necesario, si tiene pesadillas lo mismo, y si la cosa es crítica la paso a mi cama un ratito como excepción. Y al día siguiente vuelta a su cuarto. No es insegura, no tiene miedo a la oscuridad, es una niña feliz. Hubo una temporada que quería dormir con nosotros pero no creo que tenga un trauma porque le hayamos explicado, y haya entendido, que estando en su cuarto no se despierta cuando suena mi despertador, ni cuando me levanto al baño, si le pasa algo que me llame, estoy a dos metros. Aparte de que no me creo la mitad de las historias: cuando nacio el hermano ella sola decidio irse a su cuarto, pues debe de ser un caso único en el mundo en el que cede su sitio al lado de mamá a su hermano para irse a otra cama. En la vida me ha dado una mala noche, caray que mala suerte he debido de tener, mi bebé de 7 meses está ahora con los dientes, duerme en mi cama a veces, y se despierta las mismas veces, llora y pide el chupete, lo único que sí es cierto es que como no me tengo que levantar me "despejo" menos.

Primero: durante la lactancia, dormir con los hijos es una necesidad. Tomando las debidas precauciones, es la solución más natural, racional y cómoda para ambas partes; por no hablar de que la proximidad física refuerza el vínculo materno-filial. Secundo: a un niño alterado en mitad de la noche (pesadilla, necesidad de cambiar las sábanas por micción...) es mucho más fácil calmarle tumbándose junto a él, respirando pausadamente y dejando que él adapte instintivamente su respiración a la del adulto y se vaya calmando paulatinamente, hasta recuperar el sueño; por no hablar de la sensación de tranquildad que proporciona el abandonarse al sueño junto a una figura protectora. Tercero: la temperatura de un niño con fiebre también se regula si está muy próximo a un adulto sano, durmiendo junto a él por ejemplo; la sensación es como si el adulto "absorbiera" parte de la temperatura; por no hablar de la sensación reconfortante para un niño enfermo de saber que está junto a alguien a quien recurrir en cualquier momento. Cuarto y conclusión: no veo más que ventajas para el niño, y también para el adulto, si no se deja influir por los prejuicios culturales y se deja llevar por el instinto protector hacia sus crías. Porque las crías crecerán y algún día dejarán de necesitar a esa figura, y como se habrán acostumbrado a relacionar el sueño con amor, protección y bienestar, no tendrán ninguna alteración. Y hablo por experiencia propia.

Mi experiencia quizás les pueda venir bien a aquellos padres indecisos. Mi hijo durmió con nosotros (papá y mamá) prácticamente desde que nació (colecho). Ya tiene cuatro años y un día nos dijo que quería dormir sólo cuando le preguntamos si quería tener su propia habitación. La decoramos con el personaje de su peli favorita y le felicitamos por ser un niño mayor, estaba encantado de ser "mayor". Al principio uno de nosotros se quedó con él hasta después de dormido, luego de una semana no fue necesario. La verdad es que quizás fue mas duro para nosotros aceptar que ya no era un bebe y que no lo tendríamos directamente bajo nuestras "alas". Disfrutamos cada minuto de su crecimiento, no tanto las patadas o las pesadillas, pero todo lo demás lo compensaba. Por otra parte, y para terminar, no creo en absoluto que la relación de pareja entre mi marido y yo se halla resentido, todo lo contrario, nos obligo a buscar otros lugares y ampliar nuestra imaginación.

Celia tiene 6 años, de los dos y medio a los cuatro estuvo levantándose una media de 3 veces por noche para "intentar"colarse en nuestra cama. Con paciencia y mucho sueño, la devolvía a la suya a menos q me venciera el agotamiento y no me enterara. No me parece bien que duerman conmigo, no cabemos todos en un metro cincuenta. Y la que no descansaba era yo. Pero terminó aburriéndose y ya solo se meten su hermano y ella en nuestra cama los fines de semana por la mañana para gamberrear un ratito.
Ni el método Estivill es 100 % bueno, ni los defensores del co-lecho son los mejores padres del mundo. Dicen q en el término medio está la virtud.

Mi niña de 11 meses duerme conmigo y con su padre, y estamos encantandos. Tenemos la certeza de que es lo mejor para ella y para nosotros. De esta forma será más independiente porque tendrá una base emocional fuerte. Es una niña feliz y nosotros unos padres felices. Se irá de nuestra cama cuando no necesite tenernos cerca para sentirse segura, mientras llega ese día disfrutamos de ella.
Ya no vivimos rodeados de peligros que nos acechan mientras dormimos, pero la evolución de la especie se basa en miles de años en los si era así. Y aunq nos creamos muy evolucionados somos MAMIFEROS, que además de mamar, duermen en manadas, en nuestro caso en unidad familiar.
Solo quería terminar diciendo que no hay que acostumbrar a un bebe a dormir junto a su madre, el ya viene acostumbrado de fabrica, en cambio hay que segir mil un metodos crueles para que se acostumbre a dormir sin ella.

La defensa del animalismo es una atrocidad. Somos seres humanos, vivimos en una sociedad, no en una manada. Dormir con los hijos pasados los primeros meses es un acto insano, que crea seres dependientes, incapaces de crecer. El hippismo ya mostró sus nefastas consecuencias. Además destroza la intimidad de la pareja y, en consecuencia, daña al hijo.

Mi hijo de 5 años duerme con nosotros (papá y mamá),
él es feliz y nosotros tambien..
Cuando quiera que duerma sólo.
Yo no quiero que se vaya.
Saludos.

No hay dos niños iguales, es es muy cierto, por ello no todos tienen las mismas necesidades. Algunos pedirán más independencia, otros más mimos. Y saber la diferencia y esucharlos y saber actuar segun el momento, pues no siempre que el niño pida más independencia sera bueno darselo, de la misma forma que no siempre que el niño pida más mamá habrá que consentirlo. La relación con los hijos esta llena de estos pequeños momentos, diferencias, decisiones. Cuál es la guia que hay que seguir? Esto tampoco es sencillo de trasmitir. Todos sabemos que también se le puede hacer daño a un hijo y asfixiarlo de atención y cuidados. He visto madres que justifican el alzarlo en brazos porque está llorando y el bebé a lo sumo ha hecho un breve gemido. Conoci una madre que para que el bebé no llorara se lo colgaba en un arnes y hacia toda la limpieza da la casa de esta forma. No dudo que esta pueda ser una solución momentánea, pero, conviene establecerlo como una regla? Hay padres que ni siquiera ven importante destinar una habitación a un hijo porque este duerme en la de los padres. El tema es que el niño para ir desarrollándose autónomamente, tiene que encontrar una motivación para ello. Si el mensaje es, aquí en casa estas mejor, aqui en brazos de papá y mamá tienes todo lo que necesitas, por qué iba a querer aventurarse al mundo, que siempre, de una u otra forma genera inquietud? Yo no estoy en contra de que los chicos duerman en la cama de los padres per se, pero si me parece que hay que privilegiar el espacio propio. Si los chicos fuermen todas las noches en la cama de papá y mamá, y los padres trabajan todo el día, y muchas veces ni se ven a lo largo del día, cuando tiene espacio para ellos como pareja? Es el siempre lo que hace daño, si el niños necesita dormir una noche con papá y mamá para sentirse seguro, no veo el problema, pero si directamente se instala en la cama de mamá y papá, el tema va a ser que los problemas que se deriven de ello, muchas veces no son perceptibles a corto plazo y muchas otras no se vinculan.
Disfruten de sus hijos, pero tengan presenten que nuestro trabajo como padres es ayudarlos a ser personas autónomas, que este proceso va despacio, para algunos mas que para otros, es totalmente cierto. Sin apurarnos o perseguirnos, demosle la oportunidad a nuestros hijos de disfrutar de un espacio propio, de aprender a jugar también solo.

Es que tener hijos, no ya dormir con ellos, altera la relación de los padres ¿o acaso alguien se mete mano con la alegría y desparpajo de antes, en cualquier lugar y momento? Sinceramente, lo del sexo mecánico y programado a tantos por semana o mes, se lo dejo a las parejas con nula posibilidad de supervivencia. Lo de las madres primerizas y sobreprotectoras (¿cómo se puede sobreproteger a un bebé? No hacer todo lo posible para atenderlo siempre y en todo momento es maltrato, con todas las letras) es una infamia que debiera ser perseguida por ley. Y lo de la comodidad de los padres... cuando mis hijas nacieron, separarme de ellas era como arrancarme a lo vivo un miembro del cuerpo, me despertaba entre la noche para oírlas respirar, y como dormían conmigo me volvía a dormir fácilmente. Mi mujer les daba la teta con mucha mayor comodidad, y lo de la ventilación... Hombre, con abrir todas las puertas de las habitaciones, tienes aire de sobra.
En cuanto a Estivill y González, hay una diferencia muy clara a favor del segundo: sus libros tienen bibliografía, en tanto que los del primero, no (¿por qué será? González lo explica con pelos y señales: es un plagio).

Añadir que. a mi personalmente, el métodos Estivill me parece una tontería, no existe tal método, y en caso de existir se basaría en algo así cómo: demuéstrale a tu hijo que ninguno de sus esfuerzos valdrá de nada, tu quieres dormir tranquilo y él tiene que entenderlo. Qué hay de la necesidad de qué el niño consiga ir acoplándose poco a poco a nuestros horarios. Los métodos conductistas pueden estar bien para animales pero no para niños.

Tengo un hijo de tres años que duerme conmigo. La pregunta de porqué es muy sencilla de contestar, a él le gusta dormir conmigo y a mi me gusta dormir con él. El que opine que este es un comportamiento anormal es que no se ha parado a reflexionar. Queremos que nuestros hijos sean independientes con 4 meses, cuando son incapaces de valerse por sí mismos o explicar lo que sienten. E único consejo que daría es seguir el instinto, nuestro hijo no nos necesitará siempre en el mismo porcentaje, poco a poco se van volviendo más autónomos, pero deben hacerlo cuando están preparados para ello, no cuando a nosotros nos da la gana o nos viene bien.

Mi niño de dos años duerme en su camita, en su habitación, desde que tenía cuatro meses. Jamás ha llorado porque tenga miedo de la oscuridad, de hecho está acostumbrado. Duerme del tirón y sólo algún que otro fin de semana, que se despierta a las ocho, como siempre, nos lo llevamos a la cama durante una hora, en la que está despierto y juguetea con nosotros. Pero nada de colecho. Nuestro vecino de arriba tiene a su niña durmiendo en la habitación de los padres desde que nació, hará tres años, y llora un día si y otro también. Conclusión: no hay dos niños iguales y lo que le funciona a uno puede que al otro no, así que aconsejo a los padres con bebés que prueben. Si el nene no se adapta a dormir solo que se lo lleven a la habitación con ellos, si es al revés (como le pasa a mi vecino) que se deje de tonterías y que pase a su crío a una habitación aparte.

Mi esposa y yo tenemos un niño de 5 meses.
Los primeros 3 meses durmió con nosotros, y desde entonces en su propia habitación. La mayoría de las noches duerme unas 8-9 hs de un tirón, antes de despertarse con hambre. Luego toma pecho y duerme un par de horas más, a veces en su habitacion, otras en la nuestra, posiblemente para comodidad nuestra.
El cambio de habitación fue menos complicado de lo que hubiéramos anticipado, aunque conocemos experiencias de otros padres en los que no les ha sido igual. ¿Nuestro secreto? No tengo la menor idea. Suerte, supongo.
Durante el embarazo, mi esposa y yo, siendo primerizos, intentamos estudiar éste y otros temas pediátricos. Leímos varios libros, entre los cuales, y por diversas recomendaciones, estaban los de Estivil y González. Los dos autores tienen posturas diametralmente opuestas.
Ninguna de las dos posturas nos pareció acertada al 100%. Quizás ni siquiera al 50%.
Decidimos tomar aquello de cada autor que nos parecía correcto, e ignorar lo que no.
Cuando uno se convierte en padre, es inevitable ser blanco de consejos no solicitados. En ocasiones de parte de gente sin hijos.
Hacer lo que os parezca correcto a vosotros. Nadie conoce a vuestros hijos mejor.

Pues yo reconozco abiertamente que mi habitación es una comuna Hippie. Dormimos en la cama con el peque de dos años y el de 5 en una cama al lado. Y no tenemos ningún problema. De hecho no me he tenido que levantar de la cama ni una sola noche porque los niños lloran, no lloran porque estamos ahí, y no nos desvelamos. Si nos viera el dr.Estivill se horrorizaría pero yo creo que su método es para que duerman los padres, no los hijos...

A los fans de Estevill les propondria ser coherentes y dejar a los niños en el suelo hasta que se levanten solos y entre sus cacas y pises hasta que se dejen de mear y hablen pidiendolo....
Por favor, como se puede concebir tamaña insensatez, dejar a los niños llorar hasta que "aprendan" que nadie vendra a ayudarles...
Asi nos va...

Por cierto....con mi segundo hijo no hizo falta nada de eso...desde el principio durmió sólo y no pidió compañia ni se trasladaba a nuestra cama....tambien es absolutamente independiente, cuando se echa a dormir lo hace como un lirón, tampoco me dio malas noches, y tampoco tiene trastornos de sueños ni nada de eso.
conclusión.....cada niño, cada persona tienen unas necesidades diferentes..cada niño es un mundo...y aunque hagas lo mismo a todos tus hijos, realmente no tiene porque ser lo que ellos necesitan.
Yo creo que deberiamos dejar de leer tanto psicologo, tanto estudio y tanta tonteria y centrarnos mas en conocer las necesidades reales de nuestros retoños.

cuando nació mi hija, que ahora tiene 13 años, mi horario de trabajo me hacía madrugar muchisimo...me levantaba a las 5 de la mañana.
Mi hija dormia conmigo...o yo con ella....establecí horarios, rutinas, intenté el método estivill...nada....ella se dormía si me metía con ella en la cama y a mitad de noche se trasladaba a nuestra cama.
Todo el mundo me decía que era malo...yo no lo veía así...la verdad es que no me molestaba...dormía ella y dormiamos nosotros...hasta le lancé la pregunta al pediatra que me respondió "¿tu conoces a algun adolescente que duerma con sus padres?...no te apures que ella acabará durmiendo sola.
Así fue....cuando tenía cuatro años nació su hermano y le dije "ahora casi que no cabremos todos en la cama"...y ella dijo "yo dormiré solita"....
Ahora escucho a padres y madres contando la mala noche que les ha dado su hijo y me hace gracia...mi hija jamás me dio una mala noche..no lloraba..no me pedía agua ni chupete (que no usaba porque no me gustan)...dormía placidamente a nuestro lado.
Es absolutamente independiente y no tiene ningun trastorno de ningún tipo....cuando se echa a dormir duerme como un lirón y no tiene ni pesadillas ni malos sueños ni nada...

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones de crianza? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal