De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través del correo demamasdepapas[arroba]gmail.com

¿Por qué se portan mejor con otras personas?

Por: | 15 de febrero de 2011

Frankfurtcortada
Todavía me dura el estado zen después de una escapada de cuatro días en pareja, sin niños. Cuatro días con algo de trabajo, turismo (en la foto), comidas y cenas fuera y nueve horas seguidas de sueño cada noche... Cuatro días sin correr del trabajo a la guarde, de la guarde al cole, del cole a casa, sin pensar en qué preparar de merienda, sin baños ni cenas, sin rabietas. Pero también sin juegos, risas, besos o conversaciones trilingüe español-chino-lengua de trapo. Nuestro periodo de tiempo más largo sin niños desde que hace tres años y tres meses nació David.

Aparte de recargar pilas y disfrutar de un espacio propio con actividades de adultos, algo recomendable, como contábamos la semana pasada, para evitar caer en frustraciones y reproches, ¿cómo ha ido? Un ligero -ligerísimo- sentimiento de culpa, que quedó rápidamente diluido con la primera llamada a casa, cuando mi madre me contó que tanto David como Natalia, de casi dos años, se lo estaban pasando estupendamente, riéndose y jugando, sin preguntar por nosotros, sin pelearse ni enfadarse, comiendo de todo, durmiendo sin protestar... Y de ahí, dos dudas algo fastidiosas: ¿es normal esa capacidad de adaptación, que hace que, al menos aparentemente, no echen de menos a las personas que son el centro de su vida? Porque una cosa es que estén bien sin nosotros, pero hombre, ¿¿¿tan bien??? La segunda seguro que os corroe a muchos otros padres: ¿por qué se portan mejor con otras personas que con nosotros?

Javier Pizarro, educador infantil, me explica que los niños, cuando se encuentran en un "contexto de referencia, que ya conocen, en el que se sienten queridos y saben que serán atendidos", como es el caso de David y Natalia en casa de sus abuelos, "pueden sentirse mal un ratito, pero en seguida van a pasárselo bien". En este caso, además, ayuda la novedad, y que saben que van a hacer cosas divertidas con ellos. "Si los niños se quedan bien con alguien, contentos, es que han desarrollado un apego seguro, que confían en esa persona", explica Pizarro.

Por el contrario, aquellos niños a los que parece que les da igual quedarse con cualquier persona tienen un apego inseguro, inestable. "El que le cueste irse con un adulto desconocido es normal, es bueno, porque no sabe quién es, se da cuenta de que no es de su familia, de confianza".

Los críos también notan si los padres tienen esa confianza en la persona con la que se van a quedar. "Si confías en tu madre o tu suegra, transmites al niño esa seguridad, mientras que si te vas con resquemor, el niño lo nota". Otra forma de contribuir a la tranquilidad de los críos cuando los vas a dejar con alguien es hacerlo de forma gradual, aumentando el tiempo cada vez, ya que los pequeños no tienen el mismo marco temporal que nosotros, y no entienden conceptos como "volveré dentro de tres días".

Sea como sea, me sorprende lo fácilmente que adaptan su comportamiento según la persona con la que estén. Por ejemplo, si estoy con ella a la hora de la siesta o por la noche, Natalia no perdona la teta antes de acostarse. Pero en la escuela infantil o en casa de los abuelos, se duerme sin decir ni pío.   

En cuanto a la segunda cuestión, por qué los niños se portan mejor con otras personas que con sus padres, hay varias razones, que posiblemente se mezclen:

Una de ellas, que ya hemos citado antes, es que cuando los abuelos, tíos, u otros familiares van a pasar un periodo corto de tiempo con los niños, lo normal es que hagan con ellos cosas divertidas y novedosas -David y Natalia juegan con arena y agua en el jardín de los abuelos-, mientras que con los padres, hay cosas que lo son y cosas que no, como recoger o ayudar a poner la mesa. "El día a día tiene actividades que son gratificantes, pero otras que no, y los niños tienen que aprender a convivir con ellas", recuerda Pizarro. 

O, como explica la pedagoga y psicóloga Esther García en este artículo en Crecer feliz, "los límites son más flexibles. Un día es un día y los tíos o los padres de un amigo no le van a exigir las mismas responsabilidades que en su casa. Ellos no le van a pedir que deje de jugar para poner la mesa ni le van a regañar por quedarse un rato más en el parque. Y, curiosamente, si las reglas son más flexibles, hay menos enfados y menos negativas por parte de todos".

Efectivamente, en casa, donde trato, lo mejor que puedo, de educar, me encuentro demasiadas veces diciendo "no hagas esto", o riñendo a uno u otra por quitarse los juguetes, armar demasiado ruido o hacer algo peligroso. ¡Y eso que algunos dicen que soy una madre permisiva! A lo que se añade que, en el día a día, "los padres están más cansados, tienen el umbral de frustración más bajo", afirma Pizarro. Niños pequeños y poca paciencia en los adultos forman un cóctel explosivo que suele acabar en broncas y llantos. 

El cole es otro sitio donde nos suelen contar que se portan muy bien, se lo comen todo y recogen sin rechistar. En este caso, explica este educador infantil, con una veintena de niños de dos a tres años a su cargo, ayuda mucho al buen comportamiento el que existan rutinas durante el día. Además, "los niños saben que mi atención está más repartida". Así que aunque hay rabietas , "se controlan más, porque no les compensa tanto como en casa, saben que no puedo dedicar toda la atención a su comportamiento" .

En fin, para consolarme, me quedo con la explicación del pediatra Carlos González en su libro Mi niño no me come: ¡que se portan peor en casa porque nos quieren más!

Los niños suelen portarse «mejor» con extraños que con sus padres. No podemos reprimir nuestra sorpresa cuando la maestra nos asegura que en la escuela recoge sus juguetes o se abrocha solo la bata... Los envidiosos le dirán que le toma el pelo, pero no se deje engañar: en realidad, es una muestra de cariño. 

Para empezar, todos lo hacemos. ¿Acaso no le aguanta a su jefe cosas que no le aguantaría a su marido? Es una cuestión de confianza, y Dios nos libre de que sus hijos no notasen la diferencia entre la escuela y un verdadero hogar. 

Y usted, querido padre que también lee este libro, ¿dónde obedecía más, dónde se quejaba menos, dónde hacía antes la cama, donde doblaba mejor su ropa, dónde barría y fregaba más, en su casa o en la mili? ¿Le gustaría repetir la mili? ¿Quería más a su sargento que a su madre?"

Hay 32 Comentarios

Yo doy experencias de cuando era pqueña.

Cuando tenia 5 años iba a casa de una amiga y mi adre y la suya se quedaban hablando y a la media hora ya estaba su prima yo bajaba y me sentaba al lado de mi mamu o eso decia. Al principio mi madre no me dejaba asi que me entretenia porahi llego un dia de que artura me dejo. Asi estubimos un mes pero de prisa me quede sola, sin mamu. Es decir la tengo pero en ese dia no se quedo conmigo.

Otra vez llego la prima , la madre tampoco se quedo tenia una reunion yo baje mi sorpresa fue enorme cuando no vi a la madre de la prima (me comportaba muy bien).

La madre empezo ha hablar y asi hasta que la prima bajo para decirle una cosa tampoco la encontro asi que su sorpresa fue mas grandes comenzo a llorar y ahi paro todo me subi a jugar con mi amiga...

Nos comportamos mejor porque tenemos miedo o verguenza a lo que pueda pasar

A Núria: ¡Pues sí que parece que estamos interconectadas, hasta en la edad de los peques! Me alegro de que te animen mis textos, a mi me sirven a veces de desahogo cuando el estrés puede al buen humor... Un abrazo.

Que los niños se portan mejor fuera de casa que dentro de ella? y eso que tiene de raro? acaso los adultos no nos portamos mejor en el trabajo que en casa? seguro que en el curro , en una reunión social, etc..somos más diplomáticos y controlados que en casa, por ejemplo. Que nuestros hijos sepan dónde deben portarse mejor o donde pueden relajarse más, a quien pueden tomar por el pito del sereno y a quién conviene obeceder más no es sino un indicador de que son inteligentes, y de que van aprendiendo las reglas del juego social (afuera, contrólate o los demas te pondrán en tu sitio, en casa, puedes relajarte.. y otras normas no escritas..) peor sería que fuesen unos insoportables diablos en la calle y unos angelitos en casa..

Hola Cecilia:
Tengo un niño de tres años y medio y una niña de 22 meses. Te leo y me veo por un agujerito:
Corro como loca del trabajo al cole y luego a la guarde. Busco en internet a ver si me escaqueo del pediatra. Mantengo mi estoica postura de madre lactante de “antes de dormir”, aunque sé que cuando no estoy se duermen al ponerse horizontales. Me pillo a mi misma fallando a veces en el intento de educar sin reproches, y me muero de la risa cuando te leo preguntarte "¿somos los padres masoquistas?", un lunes, después de un fin de semana delirante.
Yo lo vivo con alegría y con mucho humor, pero que tus locuras las cuente otro, anima muchísimo. Por eso quería enviarte un saludo.

Núria.

Luis, los Supernenes estan hasta arriba de limites. Hombre, un sargento de husares no soy, pero te juro que comparada con las madres de mi alrededor se me escucha cada dos segundos: SB, mira eso, SG, mira aquello, no molesteis... Para ninyos espanyoles serian modelicos pero reconozco que aqui se les nota el temperamento latino. A lo que ibamos: con limites, con control continuo, sin escaquearme... mis hijos se siguen portando mejor en otros lugares que conmigo. Sera la distraccion y que mis limites les aburren.

Por cierto, lo que si que es verdad es que mi Superhermana (cuidadora de guarderia) jura que con ver como es el niyno en la guarde sabe con que tipo de padres va a encontrarse en las entrevistas. Esos padres que pasan olimpicamente de sus fieras suelen pasar igualmente del resto de la gente y pisotear a los demas (figuradamente).
Un supersaludo

Luis, solamente dos preguntas:
¿tienes hijos?
¿ a qué cafeterías o restaurantes vas que están llenos de niños que quieren molestar a adultos?

Me ha encantado el blog de hoy. Y la cita de Carlos González lo explica a las mil maravillas.

A mi me pasa lo mismo cuando estamos unso días sin mis hijos, que son pocas veces, se les echa muchísimo de menos por mucho trabajo que traigan consigo, la vida sin ellos no tendría sentido

Me ha gustado la nota y estoy totalmente de acuerdo de que a los críos hay que ponerles límites, aunque a veces es díficil más aún cuando son más grandes los hijos, en mi caso mi hijo tiene 11 años, soy madre soltera y a veces es muy díficil hacerla de papá y mamá al mismo tiempo, tampoco quiero ser una mamá regañona. Por otro lado todos los comentarios son muy buenos os felicito desde México D.F.

elpiti, por favor, la próxima vez pasa un corrector ortográfico a tu texto, chic@ me ha costado entendero, es que no has acertado ni por probabilidad.

los hijos deven de saver que esta bien y que esta mal lo que esta mal tiene un castigo nunca jamas fisico porque no sirbe de nada por propia esperiencia pero si se le castiga con no poder jugar y estar sentado simplemente y despues de que llore un ratito se le explica el porque de ese castigo y ami me funciona en un niño de 33 meses y es super activo y los papas y mamas devemos de tener mucha paciencia

No se donde he escrito que fuera FACIL criar niños, en mi comentario me refiero a la noticia, a que es facil proponer (a lo que en mi opinion) es una de las causas por las que se portan bien con "desconocidos" y a "nosotros" nos toman por el pito del sereno. Creo que la diferencia entre las dos cosas esta clara y en lo que si creo que estamos todos de acuerdo, es que si tus hijos son de esos niños que molestan a otras personas en situaciones publicas (en una cafeteria, en un cine, en un medio de transporte) y tu no eres capaz de controlarlos ahi tienes un problema de limites, lo mires por donde lo mires, o quien manda, tu o el niño? o el niño tiene permiso a molestar a otras personas?

Basicamente , chantaje emocional.

Tranquilo Manuel B, que la vida es bastante parecida a lo que tu cuentas, tenemos nuestros días, todos, niños y adultos. Solemos olvidarnos que también nosotros tenemos nuestro puntos díficiles y diversas maneras de imponernos y salirnos con la nuestra. Los niños lo ponen de manifiesto porque en parte civilizar es aprender a disimular y así, de adultos, no vamos mostrando nuestro enfado, ni nuestro dramatismo, ni nuestro capricho de manera tan evidente.

Que afortunado eres Luis por tenerlo tan claro, yo hasta ahi tambien llego, lo que me genera mas problemas es saber donde esta el LIMITE, reconozco que tengo bastante incapacidad para saber que se supone que es "lo normal" en una niña de 5 años y que "no es normal" a su edad, por lo que siempre tengo la duda de si me paso en mis exigencias, si me quedo corto, si tengo un monstruo o una niña normal, en fin me alegro de que para ti sea "asi de facil".

Muy buen post. Enhorabuena

Porque se portan mejor? pues porque ante lo desconocido tienden a ser buenos por lo que pueda pasar. Pero si en vez de 4 dias, los dejas 2 semanas ya veremos si se siguen portando igual de bien al ver que se les deja hacer todo. Se portan bien con otros y no contigo porque a ti ya te conocen y te toman por el pito del sereno. Yo flipo cuando veo padres que delante de los tropelias que hacen sus monstruos molestando a otras personas se quedan callados o como pidiendole perdon le dicen al niño que sea bueno. Luego se extrañan que cuando tengan 12 / 13 años comienzan a amenazarles. Ni hay que ser un dictador ni permitir todo, pero esta clarisimo que el niño tiene que tener LIMITES y saber que no manda el, cosa que no pasa en muchas ocaciones. Es asi de facil.

Creo q los enanos se portan mejor fuera de casa porq los padres hemos hecho los deberes en la nuestra, es con nosotros con quienes ponen en práctica la lucha por los límites, en un am,biente seguro, y cuando salen a casa de los abuelos los respetan si hemos sido capaces de ponérselos en casa, firmes y con dulzura.
Un beso y enhorabuena por el blog!!

Yo estoy en parte con Mayte y con Nerea, los Superabuelos tienen una selectiva memoria de lo ocurrido. Para recordar estamos las Supermadres.
Pero lo que si es cierto es que en la guarderia se portan mejor, tanto que no reconoces de quien te esta hablando esa profesora tan maja que te dice que tu hija es cooperativa y un encanto (SG siempre me grunye a mi, por lo visto), pero tambien se que es amor, que despues de estar poniendo cara buena todo el dia en el cole, no tiene porque hacer el paripe con su mami.
Un supersaludo

Yo pensaba lo mismo, que con los abuelos nunca hacían nada malo y todo era maravilloso, hasta que han crecido un poquito y han empezado a contarme su versión, esa de las peleas y rabietas, las chuches a deshora o los extraños trucos para que duerman, que desaparece de la memoria selectiva de los abuelos.

Gracias, Gema, le echaré un vistazo a tu blog! A Mari, decirte que te has quedado cerca, es Frankfurt, el Romer, en mi primera visita a Alemania. Y a Nerea, en el caso de mi madre, es cierto que persigue a los niños para que coman mucho más que yo, pero también que pretende que coman mucho más que yo, así que si ella dice que han comido bien, para mi criterio es que han comido muuuuuuuuuuy bien. Otra cosa es que les amenice la comida con cuentos, esté desde tres días antes pensando el menú y si no quieren comer algo se lo cambie por otra cosa, pero lo que es cantidad, te aseguro que comen...

No sois maquinas..sois niños/as...y se puede salir de todo, portarse bien, portarse mal,etc,etc,etc...PERO AL MIO YA LE HE DADO UN ULTIMATUN: tiene hasta a los 25 para salir de nuestra cama....heheheh

Nerea, de acuerdo contigo. Cuando mi peque se queda al cuidado de los abuelos (cuando está de vacaciones y nosotros no) vuelve a la fase "mejor me das de comer que a mí me pesa la mano". Es obvio que eso es porque la abuela no se complica la vida y le da la comida, sin darse cuenta de lo que nos cuesta luego a los padres volver a convencerla de que es mayor y tiene que comer sola.

El tema de portarse bien con otros es puro MARKETING PERSONAL, estos pequeños son muy listos.
Recetas para niños:
http://blog.tuppermenu.com/component/customproperties/tag/Caracteristicas-Niños

Se nos olvida un factor importante... ¡la capacidad de exageración de las abuelas! Lo que para ellas es "comer estupendamente y dormir doce horas seguidas", en mi caso, se transforma al preguntar al abuelo en un "bueno, les puso una película y les fue dando las croquetas a trocitos mientras veían la tele y después despertaron un par de veces, pero salvo la vez que se hizo pis las demás solo hubo que levantarse y darle el chupo" o, en la mayoría de los casos, "lo metimos con nosotros en la cama y durmió estupendamente".
Obviamente, yo no le pongo la tele y le doy las croquetas a trocitos, y no lo meto conmigo en la cama... estoy de acuerdo en que su comportamiento puede cambiar, pero también su percepción por parte de los adultos que los cuidan.

Uf...pues entonces mis hijas me quieren muchisimo, he metido la pata y he acostumbrado a la pequeña a bailar con la radio antes de que se duerma....ayer a las 11 temblaba el edificio con su "a bailá papa" ´"a bailá"...evidentemente con sus abuelos no va a "bailá" asi que si, se les acuesta antes y sin dar tanta guerra. La mayor tarda minimo media hora en irse a dormir, que si agua, que si mimos, que si cuento, que si cancion, que si tiene miedo, que si necesita a un osito en concreto que esta ( por supuesto ) en la habitacion de la enana, que si coleta si o coleta no, que si necesita la puerta 25 grados mas abierta o cerrada, que si tiene mas pis, que si se ha quedado con hambre......claro si se portara asi con sus tios o sus abuelos lo llevaba claro, no se volvia a quedar....la pequeña es mas basica es o "a bailá" o "mano, mano, mano, mano" lo que supone darla la mano mientras se duerme, o mas bien mientras te mira con esa sonrisa diabolica, dispuesta a estallar como intentes soltarla....bueno al menos segun este articulo me adoran.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones de crianza? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal