40 Aniversario
De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

Doulas, acompañando la maternidad

Por: | 28 de marzo de 2011


Whity blog
 

Llegas a casa con una paz y una felicidad inmensas, pero, de repente, te da por llorar. El bebé está sano, tiene cinco dedos en cada mano y en cada pie y además es el más guapo del mundo. Pero también hay peros. El parto ha sido una experiencia dura, te molesta ahí abajo, te tiran los puntos, te duelen las tetas, el teléfono no para de sonar, la nevera está vacía, te mueres de sueño, el padre tiene que salir a comprar y a hacer papeles y más papeles, la ropa sucia se amontona… y lo más difícil de gestionar: visitas que no apetecen, la abuela que dice este niño tiene hambre, la cuñada que discrepa con un pero si acaba de comer, la visita que dice que lleva demasiada ropa y tiene calor, la vecina que ha mirado en internet. Todo el mundo opina y a la madre, en un momento de extrema vulnerabilidad, le entra una flojera que le impide concentrar todos sus esfuerzos en lo que toca y le pide el instinto: hacer de madre.

Ahí es donde entran en juego las doulas, una figura que gana popularidad y cuya función es velar por el bienestar físico y emocional de la madre y la nueva familia. Desde cuando la usuaria decida: preparto, parto o postparto. Ellas defienden su papel en una sociedad donde, apuntan, la madre que llega a casa está sola: no es como antes, cuando mujeres de varias generaciones y parentescos convivían y compartían mucho más su experiencia. Las doulas, una palabra de raíz griega, no son médicos ni comadronas. No hay ningún organismo que certifique su profesionalidad, aunque lo están intentando.

En Barcelona, hace cuatro años que se constituyeron en asociación, Mares Doules, y las 65 asociadas se forman en cursos impartidos por varios expertos (doulas reconocidas por su experiencia, pediatras, comadronas, especialistas en lactancia, en postparto, psicólogos) y firman un código ético en el que se comprometen, entre otras cuestiones, a escuchar y ayudar pero sin dar consejos, a no realizar tareas clínicas, médicas, ni diagnósticos, además de no divulgar información personal de los clientes.

Para poner un ejemplo, destaca la presidenta de la Mares Doules, Clara Vergés, una doula no aconseja si parir en casa o en el hospital, si con epidural o sin ella, si teta o biberón… Una doula apoya las decisiones de la madre. La práctica de algunas doulas, sin embargo no está ni ha estado exenta de polémica, por prácticas que Vergés considera que no les corresponden. Su relación con el colectivo de comadronas no es fácil, admite. “El nuestro es un trabajo sobre todo presencial, aconsejar lo tienen que hacer las comadronas. Lo importante es que la madre a veces está desbordada y necesita alguien que la escuche, la aísle de tantas voces y le dé seguridad. No se trata tanto de decir, ‘haz esto’, como de ‘¿y tu cómo lo ves, qué te parece, qué querrías hacer?’”. Vergés destaca también que la ausencia de vínculos emocionales entre la madre y la doula facilitan la relación.

El trabajo de las doulas varía mucho en función de la realidad de cada familia. “Hay madres que piden que les cocines, otras que las escuches, a veces ponemos lavadoras, organizamos el espacio… La madre lo que tiene que hacer es mirar a la criatura y seguir su instinto, pero a menudo necesita que le den confianza en ella misma, en su pediatra, en su comadrona. Cuántas veces no hemos escuchado aquello de ‘no sé si lo estoy haciendo bien’. ¡Pues claro que sí!”.

¿Y los padres? ¿Qué papel juegan? ¿No pueden sentirse desplazados? “Hombre, responde Vives, vamos un par de horas durante cinco días seguidos y luego cuatro horas en días sueltos [es el pack básico de Mares Doules], no le quitamos el sitio. Nosotras no vamos a arrinconar a nadie, ni padres ni abuelas, sino a que todo el mundo esté en su sitio. Es más, en ausencia de vínculos emocionales, muchas veces hacemos de puente”.

En el caso de las madres que confían en doulas para el preparto y el parto, la filosofía es la misma. Vergés explica que cada vez más llaman mujeres que tuvieron una mala experiencia en el primer parto y quieren que aquel recuerdo no se repita. Y apunta que también crece el número de hombres que expresan su deseo de no estar en el parto acompañando a sus mujeres, aunque la doula también puede acompañarles a ambos.

En Internet, además de un varias páginas, desde la entrada de la wikipedia  hasta doulas.es, hay un vídeo muy reciente en el que aparecen las sesiones de formación de Mares Doules, declaraciones de profesionales que participan en ellas y el testimonio de una doula y una usuaria que además son hermanas. Se titula Doulas. Ángeles de la Maternidad y lo firma el colectivo MiNuShu. La asociación también protagonizó recientemente un programa, en catalán, de la televisión local de Terrassa.

Hay 32 Comentarios

Cuidado con estas mujeres que se hacen llamar doulas, en realidad son engañabobas que se sienten solas y quieren sentirse queridas.
Se aprovechan en lo emocional para llegar a lo económico. Son brujas a domicilio

ay , tanto bb me da cositas :D

ES SOLO CUESTION DE AMOR, AMOR Y AMOR PARA DARSE CUENTA LO MARAVILLOSAS QUE SON LAS DOULAS ELLAS ESTAN AHY PARA LA MADRE Y BEBE ANTES, DURANTE Y DESPUES ES MAGNIFICO Y COMO MADRE DE 2 PIENSO QUE ES LA LABOR MAS BONITA DE UNA MUJER....ESOS COMENTARIOS AGRESIVOS Y QUE PIENSAN QUE SON TONTERIAS, PUEDEN MIRAR A SUS HIJOS A LOS OJOS Y LO ENTENDERAN!!! YO COMO MUJER, MADRE RESPETO MUCHO Y DEBO DECIR QUE CUANDO HACES ALGO QUE TE SALE DEL CORAZON NO EXISTEN LOS ENFADOS AL CONTRARIO TODO ES POSITIVO Y BENEFICIARIO PARA TODOS COMO EL PADRE Y LA FAMILIA DEL BEBE, GRACIAS :O)

¿Y sin en lugar de pagar a una desconocida, la pareja de las parturientas (sea un hombre o una mujer, porque veo que este blog es bastante heterocentrado, en ningún lugar se considera que la pareja de la parturienta pueda ser una mujer...) la acompañan realmente en el proceso de preparto, parto y posparto?

¿Qué tal si, en lugar de volver al trabajo al día siguiente, los padres empiezan a pelear para tener un mes de licencia por paternidad obligatoria para poder estar con su pareja y su bebé?

¿Que hay cada vez más padres que no quieren presenciar el parto? Claro, pobrecitos, no será que se desmayen, ¿no? ¿Porque a las mujeres sí nos agrada necesariamente pasar por la experiencia a veces horrorífica del parto, ¿no es así?
Un bebé se concibe de a dos. El parto se debería vivir de a dos. Salvo que sea la parturienta que no quiera, claro.

Por cierto, no podría tener un hijx con un padre que me abandone en el parto, experiencia que me resulta terrorífica y más próxima a una carnicería que a otra cosa.

Y no entiendo bien la lógica de este texto. Por un lado, dice que la mamá está agobiada por estar tan rodeada. Por el otro, se queja de que las cosas no sean como antes, en que había varias personas más en la casa. ¿Demasiado acompañada? ¿O demasiado sola?

"Llegas a casa con una paz y una felicidad inmensas, pero, de repente, te da por llorar. El bebé está sano, tiene cinco dedos en cada mano y en cada pie y además es el más guapo del mundo. Pero también hay peros. El parto ha sido una experiencia dura, te molesta ahí abajo, te tiran los puntos, te duelen las tetas, el teléfono no para de sonar, la nevera está vacía, te mueres de sueño, el padre tiene que salir a comprar y a hacer papeles y más papeles, la ropa sucia se amontona… y lo más difícil de gestionar: visitas que no apetecen, la abuela que dice este niño tiene hambre, la cuñada que discrepa con un pero si acaba de comer, la visita que dice que lleva demasiada ropa y tiene calor, la vecina que ha mirado en internet..." Lo has copiado del blog de una doula, o ella lo ha copiado de tí??????????

Ricardo está claro que si digo eso es por mi propia experiencia, soy mamá de dos y puedo escribir un libro acerca de mis matronas, para bien y para mal. No tengo intención de "empoderar" a las doulas.... Respecto a lo de las matronas latinoamericanas, con el índice de de intervencionismo que tiene latinomérica en los partos (cesáreas y episiotonomías), creo que os queda un laaaaargo camino por recorrer........ empezad por recuperar los paritorios.....

Hola Ricardo. ¿ Que albañiles ganan 25 eur la hora ? me has dejado impactado. No sabia que los albañiles ganan 4500 eur al mes. Me voy a buscar curro de albañil. Saludos

En mi caso, el sistema era parecido al holandes (tuve un parto extrahospitalario) y fue todo estupendamente, Haizea... tambien conozco madres que apuntito han estado de quedarse en un hospital, no se le puede echar la culpa al sistema sino a la poca profesionalidad de algunas personas.
Yo particularmente no necesite una doula porque las comadronas ya ejercian ese papel de hablar con nosotros y para las necesidades de la casa se vino mi madre desde España, pero entiendo que en aquellos casos en que nadie puede echarte una mano, sustituyen el circulo de mujeres que ayudaban antes a la parturienta en las semanas de despues de dar a luz (mi Supermadre me cuenta que en su barrio, las vecinas se turnaban para llevar comida a las recien paridas y siempre habia alguna persona para echarte una mano con los niños).
Un supersaludo

Muy interesante el artículo sobre las doulas y muy interesantes también los comentarios.
Yo voy a exponer también mi opinión.
Soy doula de embarazo, parto y postparto, aunque mi experiencia es aún corta puesto que sólo he acompañado a tres mujeres, y siempre de forma gratuita para coger "rodaje". Y también, y todo hay que decirlo, porque por lo menos en Madrid y debido al gran número de mujeres que se están formando como doulas, muchas mamás piden una "doula en prácticas" para acompañarlas en su maternidad sin tener que desembolsar un euro.
Mi llegada al mundo de las doulas fue totalmente vocacional , y fue tras conocer su labor tras el parto de alguien conocido en el extranjero.
Creo que en muchas ocasiones es un figura totalmente necesaria para la madre, en especial cuando esa futura madre no tiene cerca a su familia, como parece la tendencia actual de la sociedad con sus nuevas formas y necesidades.
Respeto absolutamente el trabajo de la matrona, su formación, dedicación y responsabilidad no tienen comparación con el trabajo de la doula, y opino que los dos son complementarios.
En uno de mis acompañamientos estuve con la parturienta durante todo el trabajo del parto, sin impedimento ninguno por parte del equipo médico. Tengo que decir que, si todo el mundo se comporta como un adulto responsable y respetuoso, nadie tiene por qué interferir ni molestar y todos aportamos lo que nos corresponde.
Los que verdaderamente importan son los padres y el bebé, y son ellos los que deciden. La doula escucha, acompaña, comprende y ayuda en lo que se le pida. Nada más y nada menos. Y, a mi juicio, esa es la dificultad de la figura de la doula, la de saber estar sin que se note que está.
Sinceramente, no pienso que seamos ni un lujo, ni un capricho.

Te comento por qué cuesta tanto. La matrona, necesita estudiar 3 años de Enfermería, pasar un exámen donde acuden varios miles para quizá 200 plazas, o irte durante años a otro país donde no se hace este exámen, pero que te obliga a saber bien su idioma, después a ser aceptado en esas escuelas y por último devolver en forma de tiempo lo que ellos han hecho por tí. Mas adelante, ponerte en una lista donde te llamarán con contratos muy precarios, que poco a poco mejorarán, para tener luego un salario que no excede de los 10-12 euros por hora si solo trabajas de mañanas.
Me parece bien que existan las doulas, pero de la misma manera que duele que un albañil cobre 25 euros por hora, escuece que una doula duplique o triplique el precio por hora que una matrona. Por supuesto que en el mercado libre, la competencia es grande y si te lo pagan será porque lo vales, pero si los demás para ganar un sueldo y no caer en el intrusismo necesitamos 5 años de formación, ¿por qué a una doula no se le exige una formación especializada?.

Acompaño como doula, cuando me lo piden. ¿Por qué no nos respetamos unos a otros con nuestras decisiones, sean estas las que sean? ¿Por qué nos cuesta tanto?

Había un par de referencias a la atención posparto como se ofrece en Holanda. No solo en Holanda pero también en España existen desde hace poco también varias empresas que trabajan según este modelo: ayuda profesional de matronas en la casa de la parturienta durante los primeros (duros) días. En Madrid hay Maternitas, en Valladolid Natuses, en Valencia Ecobaby4D, en Vigo Natalis, en Lanzarote Mamycoach.

aghhh lo peor fueron las visitas!!! qué pesadez! visitas desde las 10 de la mañana, yo todavia en camisón hasta las 10 de la noche, sin pausa para comer (un día comí a las cuatro de la tarde con cinco pares de ojos mirándome). Pero claro yo también he sido visita y es díficil porque si vas eres un pesado y si no vas parece que no te importa. Mi lema es la visita si es posible la hago en el hospital allí la madre no tiene que cocinar ni limpiar y sólo estoy media hora de reloj

Pues no sé, veo un poco contradictorio que una se queje del tranganillo dev isitas, y meta a una extraña en casa, que una se queje de todo el mundo dando consejos, y pongas a otra más a opinar. Porque por mucho que se vendan como que no dan consejos, claro que intentan ejercer su influencia. En los países donde están muy implantadas, a veces son tremendamente sectarias, sobre todo promocionando el parto en casa o la homeopatía, o batallando contra la vacunación. Y los médicos y comadronas hospitalarias tienen a veces verdaderos dolores de cabeza con el tema (por ejemplo, en embarazos cuyo parto se sabe va a traer complicaciones y no hay quien le saque de la cabeza a la madre románticas ideas naturistas propias de sociedades posmodernas aburridas). En todo caso, creo que lo que sí deberíamos aprender a respetar en España son los tiempos, el espacio y la libertad de decisión de los padres y madres de recién nacidos. Visitarlos, si les hace ilusión y les ayuda, o aguantarnos las ganas de ver al bebé si vemos que los agobiamos. Mirar el reloj y no eternizarnos en las visitas. Y mordernos la lengua antes de empezar a dar sabios consejos: que cada cual, si quiera amamantar, amamante, si no, no. Si es a demanda, pues bien, si es a golpe de reloj, pues también. Si lo acunan bien, si no, pues también. Y, por supuesto, si quieren doula, será porque les apetece, y no hay que llamarlos bichos raros. Y si no la quieren, lo mismo, y no por ello son unos carcas. No hay que criticar, sólo, en caso de que la salud de la madre o el niño peligren, entonces, actuar.

Sobre lo de las matronas, yo también pienso que no siempre se da la atención a las madres que se debería, aunque supongo que no es tanto culpa de la matrona como del propio sistema sanitario.
En mi caso la matrona que me atendió en el clases de preparación parecía una señora muy cariñosa y con mucha experiencia, pero tenia que repartir su atención entre unas 20 madres, y por mucho que quisiera, no te podia dedicar mucho tiempo a cada una, así que las clases eran muy poco participativas. Luego la matrona que me atendió en el parto, se limitó a hacer su trabajo, correctamente, pero desde luego no me preguntó por nada de mi vida, ni tuvimos ninguna charla. Y después de salir del hospital, ya nada más. Luego me he enterado que en algunos sitio se da una atención post parto por parte de la matrona, pero a mi nadie me dijo nada ni se me informó en ningún momento de nada parecido. Por lo tanto me reafirmo en que la atención sanitaria en España a este respecto es aún muy deficiente, y supongo que la culpa no es tanto de los propios trabajadores, sino hay que buscar responsables más arriba (como siempre).

Yo soy madre de 2 hijos y enfermera con años de experiencia en pediatría y neonatos.
Tras dar a luz eché de menos una doula. En los paises nórdicos es algo que cubre la SS y supongo que hace una gran labor familiar. Ojalá llegue el día en que en España este servicio sea posible en cada comunidad. Se evitaría muchas visitas a urgencias, entre otras muchas cosas.

Me imagino que es cuestión de cada uno, pero yo cada visita y cada llamada cuando nació mi hijo la agradecí un montón.
De hecho, algunos amigos fueron más 'discretos' y me sentó fatal que no estuvieran más cerca de mí en un momento tan importante.

Interesante, no sabía de su existencia.

Recetas para niños:
http://www.tuppermenu.com

Mi niña acaba de cumplir un año, y aunque llegó un mes antes de lo esperado, la experiencia salió redonda. El trato por parte de la matrona del centro de salud como la que asistió el parto fue fantástico. Y lo que hice, y repetiré si hay un próximo parto, es restringir las visitas. En el hospital estuve 2 días y tuve alguna más de las deseadas, pero a casa no vino nadie los primeros 15 días. Teniamos claro que los cambios eran importantes y queriamos adaptarnos y disfrutarlos tranquilamente los 3. Cdo eres madre primeriza tienes muchas dudas, pero creo que nuestro instinto nos guia mucho más de lo creemos.

Holanda... jajajajaja, y me rio por no llorar, porque gracias a ese sistema tan maravilloso que consiste en enviarte a casa practicamente una hora despu´s de parir, yo casi no lo cuento. Las doulas, francamente a mí me sobran... creo que es una muestra de esta sociedad que tiene más tontería que que... no hace tanto la mujer paría y enseguida se iba al campo a trabajar, y ahora ni queremos que nos duela al parir, y encima somos tan inútiles de que ni sabemos no ya dar el pecho, sino si saber o no si damos el pecho... De verdad que a veces siento que las mujeres por avanzar en aspectos profeisonales se han hecho idiotas en otro. Salvo que una caiga en una depresión postparto lo de las doulas me resulta una tontería. Ahora, que quien quiera, que loas use...

Pues yo creo que el apoyo principal ha de venir de la pareja, familia de manera cariñosa y altruista. Si quieres personas que te comprendan estan la embarazadas con la misma situación. Existen las clases pre y post-parto en las que encotrareis un montón de compañeras y posteriormente amigas que al tener las mismas dudas te hacen senteir comprendida y te puedes tomar es taza de té sin pasar antes por caja (o pagando impuestos como en otros paises). Mi grupo pre-parto (6 madres) lo mantengo desde hace 7 años, vamos quemando etapas juntas y somos un gran apoyo las unas de las otras.

Para el comentario firmado por mamá. Supongo que si dices que las matronas no se implican nada es porque conoces a alguna o algunas que no lo hacen, pòrque tienes interés en empoderar el trabajo de las Doulas o porque tuviste una mala experiencia.
Lo siento de veras, pero no estoy de acuerdo en ese comentario. Cada persona es diferente. Si es cierto que hay matronas que no se implican, pero de la misma manera hay muchas (yo comparto un foro con otras 700 matronas latinoamericanas) enamoradas de esta profesión y que se desviven por hacer que los partos se parezcan cada vez mas a lo que nos cuentan de Holanda.
A mi me encanta sentarme en la cama junto a la parturienta, saber el nombre del marido, hablar de cualquier cosa que surja, hablar de mi vida, contestar preguntas, ofrecer distintas opciones a la hora de parir, asistir partos en la cama, el suelo, silla de partos, intento no hacer cortes en la vulva (episiotomías), no aconsejo ni desaconsejo la anestesia epidural, aconsejo la Lactancia Materna, pero no condeno si no quieren hacerlo. Esto que yo hago, lo hacen miles de matronas en España, cada vez mas implicadas en que el parto se haga de la manera mas natural posible, entendiendo que si nuestro trabajo lo desarrollamos en un macrohospital, no podemos, en general, dedicarnos a una solo mujer al mismo tiempo, aunque la voluntad de ayudar y el amor a lo que hacemos, nos hace desdoblarnos muchas veces.
Ricardo. Matrona

¿Avanza, Cristina...? Mi abuela ya trabajaba para "las salus" hace más de 40 (cuarenta) años, ella decía que era "señora de compañia"...

La verdad es que la idea es genial. A mí me hubiera venido muy bien, porque tras la experiencia del 1er. parto, entre la novatada, entre que el niño se tuvo que quedar 10 días en Neonatos por un problema de reflujo vesicoureteral, lo llorón que fue y las dichosas visitas y llamadas, se me hizo un mundo todo. Si no fue una depresión post-parto, casi lo fue. Y la ayuda o el apoyo de una persona externa a tu entorno es una salvación. Es como la ayuda de un psicólogo, que a lo mejor te dice lo mismo que las personas que conoces, pero con una objetividad que no te deja lugar a dudas. Debería ser un servicio social, como parece que ocurre en otros países más sensibilizados por la maternidad. Saludos.

La verdad es que hace falta porque tod@s piensan que tienen derecho a opinar sobre tu embarazo o tu bebe pero nadie se acuedra de echarte una mano..

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal