40 Aniversario
De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

¿Embarazada o gorda?

Por: | 01 de marzo de 2011

28022011266

Hace dos semanas, las compañeras de trabajo empezaron a preguntarme si estaba embarazada. Se ve que mi barriga había cruzado la frontera espacio-temporal a partir de la cual ya es seguro plantear la cuestión sin temor a recibir una negativa, nunca mejor dicho, embarazosa.

¿Cuál es esa frontera? En mi caso, y tratándose del tercer embarazo, han sido las 14 semanas. En el primero no lo recuerdo con exactitud, pero debió ser mucho más tarde, hacia la semana 20. Pero aunque mi madre asegura que estoy muuuuuuy gorda, creo que tampoco es para tanto. Yo desde luego, que soy muy vergonzosa para estas cosas, no me hubiera atrevido a preguntar a nadie con una barriga como la mía. De hecho, no suelo hacerlo a menos que la persona en cuestión esté ya de unos ocho meses o la barriga tenga tal forma de balón que sea imposible confundirla con un michelín o un exceso. 

El caso es que hace unos días, en una comida con un grupo de amigos a los que no veía desde hacía meses (a algunos desde hace años), ninguno se atrevió a preguntarme directamente. Tras debatirlo en un momento en el que me levanté de la mesa, a la vuelta me encontré con una conversación-trampa, en la que se inquerían los unos a los otros por sus planes de ampliar la familia, hasta que finalmente anuncié que nosotros sí, que nuestra operación suicida en busca del tercero parecía haber tenido éxito.

"Prefiero callarme a meter la pata", me decía Cris, una de las asistentes a la comida, que recientemente había vivido una situación parecida con una conocida por razones de trabajo, a la que finalmente no preguntó. Sin embargo, hay gente que se arriesga. Ángel, el director de mi sucursal bancaria, me preguntó sin ningún reparo. El problema es que lo hizo cuando aún no estaba embarazada. Y es que siempre he sido de natural barrigona... 

Todo esto me recuerda un artículo que leí hace meses en la BBC. Citaba una encuesta según la cual el 84% de las embarazadas (supongo que británicas) tenían que quedarse de pie con regularidad en los transportes públicos porque nadie les cedía el asiento. Lo curioso es que, al parecer, algunos viajeros no lo hacen porque temen que la embarazada no sea tal, y que el gesto educado resulte un insulto a una mujer con sobrepeso.

El artículo da varias pistas para no confundirse: los resoplidos por la falta de aliento, el frotarse la barriga o la espalda, los zapatos planos, los tobillos hinchados, el andar bamboleante, o la lectura de un libro o revista sobre bebés. Aunque la verdad es que muchas de ellas no son válidas hasta que el embarazo ya está bastante avanzado y hay menos posibilidad de confusión. Por eso, al final recomienda que las embarazadas, simplemente, pidan a los demás usuarios que les cedan el asiento.

¿Habéis tenido o sufrido esta duda? ¿Qué hacéis en estos casos?

Hay 27 Comentarios

es increíble como a veces una puede estar embarazada y aparentar estar gordita, el cuerpo humano es muy complejo…

huui esto s muy vergonzoso y complicado de decir jaja, pero hay que hacerlo, por suerte no es mi situacion pero tengo amigas que si les pasa esto y me da verguenza ajena cuando les sucede pero lo mejor es siempre estar segura de ti misma y no lo pienses mas para eso se hace ejercicio y dietas.

Llego tarde a este hilo, pero después de leer el post y los comentarios no puedo dejar de participar.

Veamos, soy gorda (80 kg, 175 cm, no obesa, pero ya sabéis). Lógicamente, tengo barriga, pero creo que bastante proporcionada con el resto de mi cuerpo. Un par de veces me han preguntado si estoy embarazada, e incluso en una ocasión me llegaron a ceder el asiento en el metro (y lo hizo una señora mayor, así que no había dudas sobre el motivo). Y quizá si no tuviera 23 años y el horizonte de la maternidad muy apartado de mis planes no me molestaría tanto.

He leído aquí muchos comentarios optimistas y benevolentes con las confusiones "bienintecionadas". Sin ánimo de refugiarme en la amargura, no voy a disculpar a esa gente aunque sepa que no suelen hacerlo con mala intención.

Opino que preguntarle a una persona si está embarazada es una falta de educación. En primer lugar, porque lo que es evidente para uno no tiene por qué corresponderse siempre con la realidad, y ante la duda el silencio es siempre la opción más inteligente. Y en segundo, porque el embarazo es una buena noticia, sí; pero también un asunto privado que uno no tiene por qué querer compartir con cualquiera.

Por todo ello, creo que debe de ser la futura mamá quien transmita esta noticia a quien ella considere oportuno. Las preguntas al respecto sólo deberían permitírselas personas de mucha confianza, o muy cercanas. El resto suele ser marujeo barato. Porque al fin y al cabo, a nadie fuera de tu círculo más íntimo le importa lo más mínimo si vas a traer a una criatura al mundo.

A costa de "enterarse de tó" se puede dar en el clavo o no hacerlo y sacar una risas más o menos incómodas. Pero también se puede llegar a hacer sentir muy mal a algunas personas inseguras a las que además de estar llamándolas "gordas" les estás echando 10 años encima.

Cuento aquí mi experiencia para que quien pueda leer esto se lo piense dos veces antes de meter la pata de verdad, haciendo a una persona sentirse muy desdichada. La curiosidad no es siempre una virtud.

Un saludo.


Por eso creo

olaaa me presento chicas soy eva maria ami me a pasado.barias beces no es q este gorditaaa sino q mi barriga esta un poco salida me da un coraje q me pregunten estas enbarazada jajjaaj xq me qedo en.plan y.aora q digo hubo un tiempo q me lo pregunyaban mucho asta q un dia m canse y al primer pobre q pille le grite pero como.boi a estar embarazaa. porecillo pero weno m tendre q acostumbrar con mi.barriga falsa de embarazada jaja un saludoooo y besitosss

Hola...yo tengo ganas de ser madre pero por ahora no será!
Estoy cansada que me digan si estoy embarazada...tengo un poco de tripa y cara de querer ser mamá supongo, además de 32 años y eso hace suponer que ya debemos de estar esperando jeje en fin cuando me lo preguntan siempre respondo: no estoy embarazada es la rica pasta que como y sonrío mucho jeje

hoy mismo, en la línea 3 del metro de Madrid, ha entrado una chica embarazada, a la que se le notaba bastante. Iba enfrascada en la lectura y tal vez he tardado 30 segundos en verla, pero en ese tiempo los otros 7 pasajeros de nuestra zona de asientos han debido hacerse los suecos, así que en vista de que nadie se levantaba le he cedido yo el sitio, que total sólo estoy de 16 semanas y considero que ella lo necesita más. Yo no espero que me lo cedan a mí, que estoy en la frontera entre llamarme gorda o ver que estoy embarazada, pero lo suyo era muy, muy evidente.

me encanta este tema!! a mí me parece muy divertido. Yo también soy tripona, y me han felicitado por el embarazo montones de veces antes de mis embarazos (o sea, que no lo estaba), pero a mí no me ofendía, me hacía gracia, y en el embarazo de mi primer hijo, que tenía una tripa inmeeeeeensa en mi trabajo hubo quien no se dió "cuenta" hasta los ocho meses, con las ganas que tenía yo de que me diesen la enhorabuena con motivo jeje!
Lo del autobús, a mí no me han cedido el asiento ni una sola vez en los dos embarazos, ni el turno en ningún lado, y sí que se dan cuenta, porque yo a partir de los seis meses parezco un globo a punto de estallar, así que lo de la duda no cuela... una verdadera pena... pero yo no tengo problema cuando estoy embarazada, o ahora si voy con los niños, en pedir a los de los asientos reservados que muevan el traserillo y me dejen sentar. La gente es maleducada, pero si se lo pides no te dicen ni mú.

Yo tengo un truco que sirve si la posible embarazada está cerca: me levanto como si fuera a salir, sin decirle nada, esperando que se dé por aludida.

Yo soy de naturaleza barrigona y tras mis dos embarazos muchas veces me han ofrecido el asiento en el metro. Siempre lo he rechazado pero, ante la insistencia, en ocasiones me he llegado a sentar y nunca he dicho que no estaba embarazada. Mi excusa: prefiero no dar un disgusto a los pocos educados que quedan en el mundo. Seré barrigona, pero tengo corazón :-)

Enhorabuena Cecilia...
Dicho esto, estoy con MadreMadrid, no creo que no se den cuenta, creo que la gente sencillamente se ha vuelto muy comoda.
Y del tema de las barrigas, creo que la idea de "delgadez" en España es exagerada, ayer leyendo las cronicas del Oscar me quede de piedra cuando despues de ver las fotos de "Pe" Cruz (que no esta como es ella, claro, pero para estar recien parida esta estupenda) leia los comentarios de que se habia presentado "con unos kilos de mas" a la ceremonia... Me parecio imbecilidad hasta la enesima potencia. Aqui en Alemania siempre me decian que habia tardado nueve meses en perder la figura y tardaria otro tanto despues de que el bebe ya no dependiera de mi en volver a encontrarla.
Un supersaludo

Estando embarazada tuve que cederle el sitio en el metro a otra chica embarazada, pero más avanzada, porque
la veia a la pobre dar vandazos y nadie se dignaba. Y era más que evidente, o embarazada o se había tragado un
balón. Claro, después de comentarlo en alto, hubo una persona que avergonzada, me cedio a mi el suyo.
Pero solo a una y después de montar el número. Vamos, me pareció lo más.

Estoy embarazada de 28 semanas y casi todas las mañanas me quedo de pié en el bus... En cuanto entro por la puerta, la gente sentada (sobretodo en los asientos reservados), me miran la tripa, que ya es muy evidente porque es el segundo embarazo, inmediatamente miran por la ventana o sacan un móvil para contestar un sms urgentísimo. Ni siquiera cuando la que se ofrece a cederme su espacio es una señora muy mayor, y yo le contesto que no, gracias, los viajeros sentados a su alrededor se dignan a hacer el gesto. Y no es por ir depié, que eso me da igual, es por los frenazos, los golpes en la tripa cuando el autobús va a tope... En fin, seguiré esperando a los viajeros solidarios cada mañana!

¡¡¡Enhorabuena Cecilia!!!

Me alegro mucho por ti... Y sí, a pedir el asiento en el transporte público, que es lo que procede :D

yo tengo la misma tripa que tu! y no estoy embarazada! pero llevo a mi hijo de 2 años en brazos y me pongo la tripa asi para apoyar le... (vaya excusa ..)

Jo, a mí este verano en mi pueblo me han dado la enhorabuena, pero es que sigo llevando una 38! si es que es cumplir 30 y te miran y remiran hasta que te ven la más mínima hinchazón (por la postura mismamente) para felicitarte y presumir de que son los primeros en darse cuenta, que no leñe, que no lo estoy

Estas confusiones suelen ser inocentes y sin maldad, no creo que sienten mal. Al menos, a mi no me afectan.

Por cierto, genial el comentario de Daniel. Lo que me he reido!!

Un aviso a las que tenéis "barriguita"porque vuestro cuerpo es así: todo va en función de la ropa! yo tengo una blusa (que por cierto hoy llevo puesta), a la que no le he cogido manía poque me encanta. Es de estos blusones que tanto se llevan, anchos,cómodos y sobretodo con muuuuucho vuelo. Pues cada vez que me lo pongo veo que las miradas de los que me rodean, descienden hasta la altura de la barriga. Yo ya temo la pregunta, los hay que disimulan,pero siempre está el poco discreto que te hace la pregunta. Entonces yo con una de mis mejores sonrisas me aplasto la blusa bien a tocar de mi inexistente barriga y le digo "no, es esta blusa...."pero no lo conseguirán,me encanta y me la seguiré poniendo.

Yo siempre he sido un poco "gordita" pero ultimamente al entrar en la treintena parece que ya no estoy gordita si no "eternamente embarazada".
en una ocasion fui a una boda de unos amigos con un vestido palabra de honor y tipo globo, y todo el mundo me dio la enhorabuena por el embarazo a lo que yo tenia que contestar "No, solo estoy gorda". Lo bueno del caso es que dos semanas despues aun le daban la enhorabuena a mi madre.
Ahora si estoy embarazada y un dia al ir a comprar a la tienda de al lado de casa de mis padres la dependienta me dio la enhorabuena, hasta ahi bien, despues me dijo ya estas apuntito ¿no? aun no estaba ni de tres meses. ¿?¿?¿?

Estoy embarazada de 25 semanas y sólo una vez me han dejado el asiento en el metro. Me indigna un poco que la gente piense que estoy gorda y no embarazada, lo cual yo creo que es más que evidente, pero comprendo que ahora en invierno con el abrigo se disimula mucho. No obstante la gente que está sentada en los asientos "reservados" para mayores, embarazads, etc. no se molesta en estar un poco atenta por si sube alguien que necesita sentarse. Creo que deberíamos atrevernos a solicitar el asiento, pero da un poco de corte.
Por otra parte, yo soy de las que no pregunto si la gente está embarazada porque ya me habría llevado más de un corte. Prefiero esperar a que sea más que evidente.

"bea", de por lo que se queja "silvia" o comenta "Daniel" o "Pelfer" es una de las razones que la gente no se levanta en el metro.. Nada más fácil que pedirlo: disculpe, estoy embarazada ¿me puede ceder el sitio?
Es tu derecho, si te da corte ejercerlo, tú misma, pero luego no te quejes.
Igual a veces con la gente mayor, a no ser que sea suuuuper mayor a veces la gente no se levanta porque parece que estás llamando vieja a la señora. Y la mayoría de las veces porque la gente va a lo suyo y pasan de fijarse en la peña.

En la primera ocasión que mi ex y yo salimos a cenar después del nacimiento de mi primer hijo, el maitre me espetó:"ahora usted debe comer por dos" ... absolutamente innecesario. Compañeros de trabajo con los que no tengo ninguna confiaza se han atrevido a preguntarme: pero, otra vez estás embarazada???? no sé que le pasa a la gente que se atreven a preguntar las cosas más indiscretas en cuanto te ven con un vestido ancho. Como si les debiera explicaciones de por que he decidido tener un tercer hijo ...

Enhorabuena ¡ la maternidad es una experiencia incomparable (en todos los sentidos: en el de la doble ojera y en el de la risa por las ocurrencias y SIEMPRE por la ternura que nos dan nuestros niños). Tres es un salto importante. Y valiente ¡¡ Enhorabuena otra vez.

Un conocido periodista sevillano, amiguete mío, protagonizó hace años el siguiente diálogo con una amiga con la que se encontró en plena calle después de mucho tiempo sin verse:

- Hola fulanita, y esta niña?
- Es mi hija.
- Ah, claro, así la última vez que te ví te noté un poco gordita.
- Es adoptada

Sin duda es complicado.
Lo mejor es que la mujer lo diga.

Recetas muy interesantes en:
http://www.tuppermenu.com

He sufrido la duda, habitualmente no pregunto y me quedo con la intriga, pero la última vez pregunté y, por supuesto, metí la pata. La que no sabía dónde meterse era yo

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal