De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través del correo demamasdepapas[arroba]gmail.com

Caca, culo, pedo, pis

Por: | 06 de abril de 2011

Ivan1 
Ivan2 
Ivan3 
Ivan5 
Ivan6 

Caca, culo, pedo, pis. Cuando éramos pequeños, decíamos las cuatro palabras y reíamos. Ahora hay una versión moderna: la vulva. El pis ya no hace tanta gracia. Lo que no falla siglo tras siglo es el pedo y la caca.

Situación perfecta. Mañana de domingo. Un ascensor. Tres protagonistas en dirección a un sexto piso: una madre, un precioso niño de pelo rizado de dos años y una vecina cascarrabias. De repente, el niño dice 'vulva, vulva y vulva'. Y se ríe, se ríe mucho. La mujer asustada pregunta quien le ha enseñado semejante palabra al niño. La madre se excusa: “En el cole, le llaman vulva, aunque la verdad yo siempre le he llamado chochete”. La madre se da cuenta. La cosa no puede ir peor. Y el niño ríe y repite, chochete, chochete… La madre vuelve. “Tenemos una hija de cinco años y puede ser que lo haya aprendido de su hermanita mayor”. “Pues vaya con la hermanita”, suelta la vecina.

La madre reflexiona. Pasa de la vecina. Pero se pregunta: ¿por qué los niños se sienten tan atraídos por lo escatológico? ¿Y por las palabras prohibidas? Lo que sí sé es que lo que me decían a mí (“te lavaré la boca con jabón”) ya no funciona. Una profesora me cuenta que  “les hace gracia porque van descubriendo su cuerpo. No hay que darles importancia ni reírse cuando lo dicen”. Pero son capaces de desquiciarte.

"Entre los 3 y los 5 años, los niños y niñas empiezan a mostrar un interés especial por todo aquello que está relacionado con sus genitales. Se tocan, observan, investigan no sólo su pene, su vulva, las nalgas sino también tienen necesidad de observar los genitales de sus padres, madres, amigos del colegio, hermanos y hermanas. Ésta es una etapa más dentro del desarrollo normal de la infancia que además suele ir acompañada por un exhibicionismo espontáneo de sus genitales y de una risa generalizada por todo aquello que tiene que ver con caca, culo, pedo, pis. Les causa una gran diversión e incluso algunos se pueden pasar todo el día hablando sólo de pedos y culos o relacionándolo todo con este tema. Otros, según su temperamento, pueden pasar por esta fase de forma más discreta”, explica en un correo electrónico Cristina García, pedagoga y responsable de los contenidos de la página Edukame.com.

García expone los prejuicios de los que en ocasiones hacen gala los padres: “Los padres que nos movemos en el mundo adulto, el mundo de los juicios, las formas correctas, la moral, la responsabilidad, solemos vivir esta fase con mucha incomodidad. Sobre todo cuando estamos en casa de los abuelos o vamos por la calle y tu hijo o hija insiste en hablar entre risas y carcajadas solo de culos, cacas con pedos ruidosos o decide bajarse los pantalones. ¿De quién está aprendiendo estas palabras?, ¿se estará volviendo un indisciplinado? Y además solemos tener una sensación de impotencia pues por más que hagas ellos insisten…”.

García ofrece el mejor consejo: “Relájate, sintoniza con su inocencia y desenfado, ríete, juega a los culetes, a simular pedos con la boca. Canta con él lo que seguro cantaste con Enrique y Ana Caca-culo-pedo-pis”.

Las ilustraciones de este post son de Ivan Solbes del libro Mola tener cinco años, que se presenta mañaan 7 de abril en la librería madrileña Espacio Sin Sentido.

Hay 38 Comentarios

me he sentido identificada con el articulo. mi hijo esta en esa fase de repetir cochinadas jajaja

Tetillas, mochetillos y pistolillas.....

Imaginaros lo qeu es esta etapa (normal, todos la pasamos) en un pais donde no se dice por groseros los terminos caca, culo y pedo!! y mi hijo se pasa el dia con la caca en la boca!! no se lo que le diran en el cole, pero como es trilingue (habla mexicano, andaluz y aragones, je,je!) pues en el cole no lo dira porque no me han dicho nada las maestras. Pero si se lo dice, que mal vamos a quedar los padres!!

¿¿Así que la palabra "vulva" es una mala palabra?? Yo pensé que era la palabra adecuada para señalar el sexo femenino, pero se ve que me he equivocado... ¿O lo malo es, por fin, poner una palabra al sexo femenino?

Mi hijo pequeño que tiene dos años y medio lleva una semana mirándome y llamándome: "caca-cula" (lo del femenino y masculino lo aprenden enseguida...). No le doy la menor importancia, creo que es la mejor táctica.

Notable artículo!!! qué recuerdos de los niños que me han rodeado...siempre hay una época "escatológica"...jajaja
saludos!

http://www.papaenrodaje.cl

Es un artículo genial. En casos extremos puede llegar a ser complicado...En nuestro programa hemos tratado actitudes así y con el tiempo, si son casos extremos, se solucionan...Un saludo a todos. supernanny@magnoliatv.es

me encantan este tipo de libros, las ilustraciones son geniales y el tema me muero de la risa, seguro que se lo compro a mi pque cuando sepa que son los cuatro conceptos magistrales, qué tiempos, gracias x el artículo!

Me encantan las illustraciones. Los niños repiten todas esas palabras porque ven que molestant y mosquean a los adultos...

no viene a cuento con el post, pero me lo ha recordado el comentario de josemanuel: una compañera de trabajo dijo a un chico argentino que vino una temporada a nuestra empresa "te voy a hacer la puñeta" que en Argentina significa masturbar. Podéis imaginar la cara que se le quedó al muchacho hasta que se aclaró el malentendido XD

Personalmente me da una pena tremenda saber que llegará un día en que mis hijas no suelten esa carcajada sonora, franca, grande y gorda que se les escapa cada vez que oyen la palabra pedo. Significará que han crecido. Y todo será muy serio.

De acuerdo cuando niños repetimos frases que escuchamos por ejemplos las vulgares, eso incomoda a personas fuera de nuestra familia, pero al crecer vamos diferenciando entre lo que se debe y no decir en publico, todo esto llevado de la mano de los padres.

Los niños son curiosos y repetitivos, hasta ahí normal. El problema es que ellos al principio no saben diferenciar registros. Lo que está bien para casa no es lo mismo que en el patio ni es lo mismo que en clase. Aprender a diferenciarlo es un buen recurso para cada uno de nosotros desde la infancia. Yo puedo decir tacos con mis amigos, pero no se me ocurre decirlos en el trabajo. A partir de ahí y con un poco de sentido común, que nadie se rasgue las vestiduras.

La verdad es que el problema es de cultura, mejor decir erudición, que falta de referencias, de tener referencias loclistas en vez de universales. Como eso de que en chino uva suene en castellano como "puta" sic(Publicado por: ism | 06/04/2011 16:21:43), que hace reconocer la semántica diferente para un mismo fonema. De mayorcito hace años cuando llegué a Argentina le dije al mozo, me puede coger ...la maleta pls. Yo, mayorcito como un niño, hasta que el localista argentino me reprimió. Mi acepcción era localista, pero la pretensión del mozo era más localista aún trantándo de imponer la suya regañando.

Mi chico y yo estamos intentando mejorar (es decir, minimizar) nuestro nivel de palabrotas, porque sobre todo yo tengo una lengua demasiado suelta.
Pero mas allá de las palabrotas están las palabras como caca, culo, pedo, pis, que son perfectamente normales y lógicas para los niños. Lo que me resuta francamente curioso es el hecho de que la gente aún se espante cuando oyen a un niño decir eso, siendo ya generaciones y generaciones repitiendo las mismas palabras, digo yo que ya deberían haberlo asumido, no?
http://euglenaocasional.blogspot.com/

sinceramente, creo que una cosa es la naturalidad y la libertad y otra cosa es la educación.
al mayor ya se le pasó la etapa de decir esas cosas, ahora empieza el segundo y no me ha generado ningún disgusto ninguno de los dos...
no me da vergüenza cuando alguno de mis hijos dice culo, caca o similar delante de alguien (he de decir que jamás me han mirado mal por ello...)... pero eso no quita que no se les permita decir palabrotas... es mezclar las cosas... la represión o el exceso de libertad son igual de malas

BiBi, dices: "A veces me suelta “tengo un frío de cojones", por ejemplo, y nos reímos. Pero nunca le da por decirlo fuera (como si lo hace, me da exactamente igual)"

En el cole donde trabajo te podría nombrar cincuenta casos de niños "criados en la más absoluta libertad, naturalidad..:" que son claros ejemplos de incivismo. No te hablo de vida burguesa, ojo, sino simplemente las normas básicas de comportamiento con otras personas. Y además soléis ser los padres que llegan primero al cole, escandalizados y amenazando al profesorado por que a su niño " criado en la más absoluta libertad" no le ha salido "de los cojones" hacer los deberes. Si, BiBi, como tú, los hay a patadas y sois los peores.

Mi hija de 7, a la que ya se le pasó el caca-culo-pedo-pis estudia chino en el cole. Y resulta que "puta" es "uva". Imaginad las risas a la hora de los postres......y yo a veces no puedo evitar acompañarles.

Los mayores decimos cosas como: "joder!", "me cago en..." "Y qué coño es eso?!"... "Se cayó de culo" y otras miles de expresiones a las que no tenemos pudor de pronuciar frente a nuestros amigos... Hoy, los niños aprenden más rápido que nuestras generaciones pasadas y debemos adaptarnos a ella, no ellos a nuestras obsoletas creencias... está más que demostrado: El incurrir en el "tabú" de la forma y manera de expresión no lleva más que a la rebeldía. Ellos, los peques, deben aprender en buena regla el nombre y significado de las cosas, pero los padres debemos ser conscientes que las que hoy llamamos "palabrotas" (sin serlo) las aprenderán tarde que temprano. Supongo que la vecina del relato debe ser el tipo de vieja que no sabe que el mundo es redondo!?... Saludos

Hay un libro del alemán Werner Holzwarth, del 89, con unas ilustraciones de otro autor muy graciosas, que en español titularon El topo que quería saber quién se había hecho aquello en su cabeza. En él se presentan distintos tipos de cagadas de diferentes animales y los niños se ríen mucho con él, tanto los pequeños como los grandes. Es una forma de no dar importancia a este tipo de cosas, al tomarlas como algo natural. Pero, claro, un español, amante de la represión y la hipocresía, jamás escribiría una cosa así. Tiene que venir otro más abierto a contárnoslo.

Me encantan las ilustraciones que habéis puesto.
La etapa de las palabrotas es un tanto cansina, pero, bueno, paciencia, digo yo que algún día le dejará de hacer gracia...
Marta

Mi hijo tiene una amiga de 4 años que está todo el día diciendo esas cosas: pipi, culo y no sé qué más. Cada vez que suelta algo así la madre, repelente burguesa, se pone como un tomate. Esta niña fue criada en la represión y la vergüenza hacia las partes bajas y da asco oírla decir algo así. Por el contrario, mi hijo está siendo criado en la más absoluta libertad, naturalidad y amor por el cuerpo humano y no le da importancia a esas chorradas. Decimos juntos “caca, culo, pedo, pis, moco y paparreta" y nos tronchamos. A veces me suelta “tengo un frío de cojones", por ejemplo, y nos reímos. Pero nunca le da por decirlo fuera (como si lo hace, me da exactamente igual), simplemente porque son nuestras bromas de familia y nos hacen gracia a nosotros, y fuera de ese contexto no las necesita. Lo de follar no lo dice porque le hemos explicado lo que es el sexo y para él es algo natural que no tiene un componente de represión. Así que cuando su amiguita burguesa le suelta lo de "culo, culo y culo" a él por un oído le entra y por otro le sale. ¡Qué suerte que los niños sólo puedan ver lo que les interesa, esto es, la luz de los demás! El día que aprendan a ver la oscuridad (la de algunos tan profunda como la del ojete) perderán, por desgracia, la inocencia.

Lo bueno esº aquí en la comunidad valenciana, donde se emplea "tete" para llamar l hermano o primo y para la hermana, pues "teta", claro está, con lo que a veces le puedes oir a un niño decirle a una niña: "he visto tus tetas", tan tranquilamente, delante de su madre. Ahora bien, lo malo es cuando, como yo, no soy de aquí, y sé que en otros sitios va a sonar más raro que le oigan decir a mi hija lo de las "tetas"...

Tu por si acaso prueba a poner "Tetas" en internet. Ya verás como poco tiene que ver lo que encuentras con la etimología, la linguística o lo infantil... Desde luego, hay que ver estas malditas feministas politicamentecorrectas, todo el rato haciendo porno para tentar a los varones heterosexuales y destruir su lenguaje puro y noble...

LA PALABRA "TETA" y su plural "tetas" NO SON PALABROTAS. La palabra "teta" tiene un origen infantil (repetición de fonemas en palabras bisilábicas), como "pipí" y "popó", y esta sencillez fonética permite pedir la lactancia materna.

Sin embargo, "teta" y su plural "tetas" son términos que en los últimos tiempos han sido sustituídas por eufemismos como "pecho/s" , quedando relagadas aquellas al ámbito informal y familiar, ya que algunos sectores ultrafeministas la han desplazado de lo "políticamente correcto".

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones de crianza? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal