De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través del correo demamasdepapas[arroba]gmail.com

Esas técnicas absurdas para que los niños coman un poquito más

Por: | 26 de abril de 2011

Autor: Ricardo Gutiérrez
Hace unos meses, asistí a una escena bastante hilarante durante una visita al Zoo de Madrid. Mientras esperábamos a que empezara el espectáculo de los delfines en el auditorio, una madre, a mi lado, le insistía a su hija, que tendría unos dos o tres años, para que se terminara el puré que le estaba dando. En un momento, ya cansada de la resistencia de la niña, le dijo enfadada: "¡Como no te lo comas, no salen los delfines!". Lo divertido es que mientras, a la vista de la niña pero a espaldas de la madre, los delfines nadaban y saltaban... Creía que era insuperable en cuanto a pérdida de credibilidad materna hasta que esta semana santa, en un hotel costero, escuché a otra madre decirle a su hija: "¡Como no te comas el yogur, la playa se va a llenar de tiburones!".

En esto de la comida, reconozco que soy más de sobornos que de amenazas, y que no soy muy pesada (algunos quizá me consideren dejada). Algunas veces, insisto para que mis niños coman un poquito más, pero normalmente, si no quieren, les dejo. Con David (tres años y medio) funciona el soborno duro y puro, aunque solo lo aplico en situaciones especiales (vacaciones, comidas fuera): si quieres un poquito de Fanta, cómete tres bocados más. Natalia es más pequeña (¡dos añitos este viernes!) pero mucho más cabezota, o digamos, íntegra: si no quiere más, no hay nada que la haga cambiar de idea. A veces, jugando a "¿cómo abren la boca los hipopótamos?", le cuelo un par, pero cuando dice basta, da igual lo que hagas.

Me tranquilizó bastante leer, cuando David tenía meses, Mi niño no me come, del pediatra Carlos González. La teoría de la que parte es simple, pero me convenció: las crías de los animales de cualquier especie saben lo que necesitan comer para vivir, sin que nadie les enseñe, les persiga, les insista, les soborne, les obligue o les castigue. Es poco probable que los niños humanos sean la única especie incapaz de saber, instintivamente, alimentarse adecuadamente. La idea es que, dentro de que le ofrezcas alimentos variados y sanos, el niño comerá las cantidades que precisa, y que en países desarrollados, ningún niño sano se va a morir de hambre porque no se acabe las raciones que los padres pretendemos que se coma, que normalmente son mayores de lo que necesita y le abocarían a la obesidad.

Por tanto, según González, es inútil embarcarse en largas guerras a la hora de comer que solo causan sufrimiento a ambas partes, y reta a los padres de niños que "no comen nada" a hacer la prueba: ofrecer al niño el primer plato, dejar que coma lo que quiera, aunque sea nada, o dos cucharadas, y no insistir. Pasado un tiempo (normal, no horas), retirarlo y traer el segundo. Igual con el postre. Si pasados unos días, no ha perdido peso, quiere decir que el niño toma los alimentos que necesita.

Pese a que estoy de acuerdo con la teoría, es cierto que la comida tiene un componente emocional, y que es inevitable que los padres volquemos en ella nuestras preocupaciones sobre la salud de los pequeños. Por suerte, de lunes a viernes, David y Natalia comen en el cole, donde, como es bien sabido, los niños se lo acaban todo y no protestan, haya lo que haya... Durante la cena, y los fines de semana, nos defendemos como podemos. Ambos están sanos y crecen bien, pero son delgaditos y ni de bebés fueron rollizos, y hay días que comen realmente poco. Por eso, aunque me digo, "mejor para ellos, luego de mayores la mayoría intentamos adelgazar", y pese a saberme la teoría, a veces insisto, soborno, o les ayudo con la cuchara.

Eduardo usa sin pudor el "¿quieres ponerte grande y fuerte como papá (1,87 m.) o quieres quedarte pequeñito como mamá (1,61 m.)?", aunque la realidad es totalmente la contraria: como recuerda mi suegra con frecuencia, Eduardo fue un pésimo comedor de pequeño, mientras que yo me comía hasta las verduras. Así que me creo totalmente que para crecer, tiene más que ver la genética que el acabárselo todo. 

¿Y vosotros, qué cosas absurdas habéis hecho o dicho para que los niños coman?

Nota: aquí os dejo un par de entradas con humor del blog Cómo no ser una dramamamá sobre las consecuencias de estas frases y técnicas: Si no te lo comes para cenar, pues para desayunar; y Si no comes, no vas a crecer.

Hay 67 Comentarios

yo con my hijo de casi 20 mese lo e probado todo hasta el punto de asustarlo cn una careta pero no hay nada que hacer pasados un par de semanas ya no me vale y es una situación muy desesperada el esta bien tapadito digamos pero eso de que un dia no quiera leche ame dio dia tres cucharas sea lo que sea y la fruta y el potito de buenas noches si no lo entiendo creo que alfinal sere yo la que acabe de psicólogos....estoy frustada y aburrida .

Dejad en paz a los niños. En esta sociedad opulenta ningún niño se muere de hambre. Mis padres estaban obsesionados con la comida y ahora estoy yo pagándolo en forma de obesidad. Tengo una niña y juro que no le voy a hacer la misma faena, mi niña come poco y está sanísima gracias a Dios y en su peso y nunca nunca le voy a obligar, insistir o engañar para que coma más cantidad de la que necesita, sea poco o mucho. Eso sí, la comida de casa es lo que hay que comer, sea poco o mucho, nunca se hace comida especial para nadie. Por favor, no perjudiqueis la salud de vuestros hijos obligándoles a ingerir más alimento del que necesitan. Imaginaos si os lo hicieran a vosotros.

Buen día Cecilia:

Soy mexicana y no sé si ya le pusieron el consejo mágico que siempre funcionó conmigo, mis hermanos, primos y ahora es excelente para introducir "esos bocados extras" en mis sobrinos.

Cuanto más comas carne y vegetales "te van a brillar los ojos".

Así que comen más pollo, carne y vegetales... Por supuesto, uno tiene que simular que esos ojos son tan brillantes que nos cuesta trabajo verles o necesitamos ponernos gafas de sol...

¡Espero que le sirva!

¡Saludos!

en casa fuimos 5...igual con los mayores sufrieron nuestros padres pero ya para cuando los cinco nos sentabamos a la mesa la estrategia era igual : menus variados y cero atencion a reclamos de "eso a mi no me gusta" , habia un platon al centro del cual servirse, si no te apurabas los hermanos mayores en crecimiento te dejaban sin probar y no volvias a ver un pan hasta la cena....dulces o postres solo los fines de semana, ahora yo soy tutora de mis dos sobrinos y lo he aplicado, me ha funcionado, son inquietos y delgados, el mayor ya con 15 de pequeño probaba pero ahora en pleno estiron come hasta ver el fondo del plato, la niña de 11 es mas selectiva pero come igual de bien...en fin que cada casa es un mundo

Helenica, tambien harias eso con un ninho que con 6 anhos pesa 16 kg? y no esta enfermo, corre como un galgo, salta todo el dia, puede andar por el bosque una hora sin cansarse. Pero luego a la hora de sentarse a la mesa es todo un suplicio. Come dos pizcas y ya. Como comprendereis, o le hago monerias de todo tipo (tele, juegos, amenazas) o se hubiera muerto hace tiempo.
Saludos

En este punto no estoy nada de acuerdo con Carlos González. SG se ha comido hasta las piedras del suelo y ha sido una nena muy rolliza, nunca nadie le ha motivado a comer, sale de ella sola. Y no tiene limite, no te puedes fiar de su instinto, aunque le ofrezcamos alimentos sanos y variados: se comeria todo el pan de la barra y no probaria la verdura, por ejemplo, y no porque no la guste... Igualmente creo que hay niños que si los dejases, se morirían de hambre por el otro lado. Pero vamos, son excepciones, la mayoría de los peques comen normal...

Y el mito del colegio... yo soy de comedor escolar de toda la vida y te podría contar historias sobre como canjean los peques la comida, como la esconden en rincones tremebundos o como el que se parece a SG se come el plato de tres o cuarto de sus compañeros. Alguno habrá que no coma en casa y lo haga en el cole, pero en general, el que es de poco comer, lo es en los dos sitios.
Un supersaludo

Como bien dices, los niños saben cuando tienen que comer y no hay peligro de que se mueran de hambre.
Yo soy enfermera y trabajo en pediatria asi os doy mi receta.
Debe haber un tiempo para cada comida. No puede ser que todo el mundo acabe y ellos sigan con el plato.
La comida debe ser apetitosa y variada eso si, respetar aquellos alimentos que no les gusten, que tambien nos pasa a los adultos.
Comer en familia y aprovechar para hablar de como nos ha ido al dia.
Poner el plato en la mesa y no hacer cosntantes referencias a la comida ni presionar. Si no ha comido el primero, sin decir nada, se quita y se pone el segundo. Si no ha comido, sin decir nada se quita pero no hay postre.
Eso si, importante. No dar dulces entre las comidas, asi en la siguiente comida el niño tendra hambre.
No pasa nada si el niño pasa 3 dias sin comer, absolutamente nada. Llegara un momento que el niño comera, cuando se de cuenta que la comida no ha de servir para reclamar atencion.
El epacio de tiempo dedicado a la comida ha de ser relajado, alegre y placentero.
Un saludo

Buenos días; Disculpen tan sólo remitirme a comentar los comentarios y no el contenido del post en si pero está claro que para entender el blog Dramamamá es necesario una dosis de sentido del humor e inteligencia. Si duda comparto con Elena que el objetivo del blog tan sólo es el de ironizar y ser capaces de situaciones absurdas que como niños parecen tremendas y que como adultas resultan hinchantes. Soy psicóloga, trabajo con niños y no encuentro patología alguna en este blog, excepto la de ser capaz de reírse de uno mismo y aceptar y amar a nuestros progenitores a pesar de nuestras grandes diferencias pedagógicas y sociales,cualidades que los más de 2.500 seguidores comparten.
Un saludo

Para "gelida del corazón". Rico y con amor, ja. Como el niño diga que no, va a ser que no y punto pelota. Mi madre es una gran cocinera, muy reconocida y de hecho lo fue muchos años en restaurantes que se llenaban todos los días. Cocina y cocinaba más que rico y con amor (en mayúsculas, si me apuras) pero yo decía que no comía y no comía, así que no me digas que esa es la receta porque a día de hoy no dejo nada en el plato y entonces yo era un sufrimiento para mis padres a las horas de las comidas y hasta los 6-7 años no empecé a ser menos tocap*** en la mesa. En eso tuvieron mala suerte, porque mi hermano y yo fuimos insufribles. Hoy día se han visto compensados por mi marido y mi cuñada que no dejan ni una miga en el plato.

mi hijo con dos años come de todo(piedras,hormigas,cacas de perro),esta muy grande ja ja ja

Dices: Por suerte, de lunes a viernes, David y Natalia comen en el cole, donde, como es bien sabido, los niños se lo acaban todo y no protestan, haya lo que haya...

Siento contradecirte pero esto que dices no es cierto, trabajo en un comedor de un colegio, y te aseguro q hay que luchar mucho para que los niños coman, de hecho cada curso escolar los padres sacan a los niños entre una media de 10 a 15 niños, porque realmente es imposible q coman en él.

Creo que el libro de Carlos González aporta ideas muy básicas y ayuda a tranquilizar a los padres. Para nosotros la comida con Sara está siendo algo muy natural y no hemos necesitado hacer tonterías, como contábamos en nuestro blog cuando Sara apenas tenía 12 meses. Desde luego nosotros hemos visto que Sara ha sabido regularse con la cantidad de comida.

con 3 años y medio les das Fanta?Es un premio o una amenaza?¿? "si no te comes tres cucharas mas te doy una Fanta..y ya me verás dentro de unos años..."?¿?¿

Yo creo que fui la más problemática para comer... con 2 años tuve sarampión y dejé de comer absolutamente de todo.
Me llevaron al psicólogo, empecé mil sistemas y ninguno funcionó.
Mi alimentación:
-Boquerones/Chanquetes (que les quitaba la cola y la cabeza)
-Patatas fritas
-Tortilla a la francesa (pero no tortilla de patatas)
-Fruta
-Frutos secos
-Leche y yogurt
-Y diría que no mucho más...
Me hacían dos veces por año análisis, y nunca jamás tuve ningún problema ni con las vitaminas ni con el hierro... hoy día, tengo 26 años, mido 1,65 y peso 68. Sana entera.
El médico le decía a mi madre que no se preocupara, que esa era la dieta del futuro vistos mis análisis.
Al cabo de los años, mi madre, pobre, se ha encontrado albóndigas entre otras comidas enterradas en las macetas. Yo tenía todo tipo de trucos para no comerme nada que no me gustara...
A los 12, fui a un campamento que decidí voluntariamente, para "aprender a comer". Fue todo un reto y la verdad, que aunque hoy dia soy casi vegetariana, como de todo más o menos.
Ahora trabajo como educadora y tengo un niño que de verdad... creo que come el doble de bien de lo que lo hacía yo, pero es un horror... no sé cómo mi madre aguantó semejante calvario (gracias mamá!)
Hay muchas más anécdotas de como fui con la comida, o de mis comidas en restaurantes... (bolsa de matutano, fritos, bocabits o algo del estilo y el camarero miraba como... y solo le dais eso a la niña????

A veces no nos damos cuenta de que cada niño es distinto, y que hay algunos que comen mucho y otros un poco menos, pero sinceramente no creo que sea muy interesante obligarles a comer a no ser que sea muy necerio....

Yo, al mío, le digo: "¡Si no te comes la sopa, ganará Rajoy las elecciones!". Y nada, ni por esas...

Para Xavier: las palabras "son" y "es" no llevan acento en castellano aunque sí lo lleven en catalán.

Bueno, los comentarios estan bien para los ninhos que estan en su peso. El mio esta en el percentil 3 cuando tenemos una buena racha, porque como se ponga enfermoo salgamos de viaje bajamos al 1!! Tiene casi 6 anhos y pesa 16.5 kgs. En ese caso no se que recomendaria Gonzalez!! yo lei el libro y consiguio que no me agobiara y dejara de llorar pensando que se iba a morir, pero bueno, ahora digo "ea, hoy ya comio para vivir. Hoy no se morira" Pero si, yo he hecho de todo, enfadarme, chantajearlo, asustarlo, salir a la calle para comer, de todo, vamos! y en casa come porque vemos la tele o esta jugando y entre batalla y batalla se mete un bocado en la boca. Eso es una cosa que dice Gonzalez que no hay que hacer (y mi padre), pero entonces mi hijo lo mismo si se moria!! Mis amigas me dicen que mi hijo todos los dias come "Comida corrida" (el equivalente al menu del dia comun en Mexico!)

Muy bueno artículo. Pero si quieres ver un payaso, solo observa a unos padres intentando que el bebe coma más! Yo lo hice todo el tiempo, con mis hijos y ahora con los nietos! Aunque no lo creas lo lograba, pero sin mentiras.

Fui muy mala comedora y una niña que pasó los primeros años de la vida enferma.
Mi madre lloraba por la responsabilidad de sacarme adelante. Le caían las lágrimas en el plato, entonces yo comía por la compasión que sentía por mi madre.

Fui muy mala comedora y una niña que pasó los primeros años de la vida enferma.
Mi madre lloraba por la responsabilidad de sacarme adelante. Le caían las lágrimas en el plato, entonces yo comía por la compasión que sentía por mi madre.

Fui muy mala comedora y una niña que pasó los primeros años de la vida enferma.
Mi madre lloraba por la responsabilidad de sacarme adelante. Le caían las lágrimas en el plato, entonces yo comía por la compasión que sentía por mi madre.

Nunca tuve problemas con mi hija, la verdad es que comía bastante bien. Sólo le cogió un poco de manía al arroz blanco, y es que mi madre, cubana, lo hacía todos los días para acompañar y eso termina cansando.
Yo fui de poco comer, era muy delgadita y mi madre parece que quería engordarme a toda costa, pero claro, me daba cosas que a mi no me gustaban nada, filete de hígado, ¡vaya asco! o le ponía gofio a los potajes de verduras o granos, y a mi es que el gofio nunca me ha gustado.
Y después estaba lo de una cucharadita por tu mamá, y otra por tu papá, y otra por .... vaya que nunca sospeché que tenía una familia tan larga.

Una cosa cosa són las técnicas más o menos acertadas que se utilizan y otra cosa és enseñar al niño que la comida tiene un valor y que tirarla sin darle más importancia me parece poco ético.
saludos

Puf, a mi me pasa justo lo contrario... las mias si las dejo se comen hasta el plato. Eso si, no suelen hacer ascos a nada, comen de todo. Pueden comer hasta que les duela la barriga. De momento están delgadas porque son un terremoto y no paran, pero me preocupa un poco. ¿Hago bien limitandoles las raciones? Tienen 5 años y comen más que yo... de hecho bastante más que yo.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones de crianza? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal