40 Aniversario
De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

Del parto 'perfecto' al parto respetado

Por: | 27 de mayo de 2011

Aviso para navegantes: este post contiene detalles de cómo han sido mis dos primeros partos, lo que algunos equiparan a las batallitas de la mili en versión femenina. Porque todavía no puedo contar cómo ha sido el tercero, para el que faltan dos meses. Solo mi deseo de que no sea igual, aunque muchos -yo misma incluida durante algún tiempo- dirían que los anteriores fueron perfectos y envidiables.

En los dos casos, rompí aguas en casa antes de tener contracciones. Con David, desde ese momento hasta que di a luz, pasaron solo nueve horas, un parto bastante rápido para ser el primero. Con Natalia, ni cinco horas (si me descuido, la tercera va a nacer en el ascensor). No tuve mucho dolor, ya que al poco tiempo de ingresar en el hospital, me pusieron la epidural. Los dos fueron partos vaginales, los niños nacieron sanos, me recuperé bastante bien... ¿Entonces, por qué quiero que el siguiente sea distinto? ¿Por qué pretendo usar métodos alternativos a la epidural para controlar el dolor, y voy a cambiar de ginecólogo y de hospital?

Pareja en una sala de dilatación (Foto: García Cordero)

Simplemente, porque en los dos partos anteriores, me sentí, en vez de como una mujer en un momento muy  importante de su vida, como un cordero, al que traen y llevan y con el que hacen lo que quieren. Llegué, me ingresaron, una persona que solo dijo que era la matrona me hizo un tacto vaginal (no pido que me inviten a salir o me regalen flores primero, pero creo que algunos profesionales no son conscientes de que lo menos es presentarse, con nombre y apellidos, a una mujer a la que vas a meter la mano hasta el fondo); sin explicarme nada, ni preguntarme nada, me tumbaron, me ataron para monitorizar el ritmo cardíaco del feto, me pusieron una vía y me enchufaron oxitocina sintética (hormona para acelerar las contracciones y el parto). Pedí la epidural (durante el embarazo, tampoco me explicaron otras alternativas, ni las ventajas ni riesgos). No me dieron opción de beber o comer algo. Lo único de lo que me libré fue del rasurado y del enema, que por alguna razón, por suerte, ya no estaban incluidos en el protocolo del hospital. 

En el paritorio, recuerdo poca cosa. Tumbada en la camilla-potro, con mucha luz en la cara, e instrucciones de cuándo tenía que empujar, porque yo no sentía nada. En algún momento, después de un rato que se me hizo muy largo, rodeada de desconocidos con mascarilla, dejaron pasar a Eduardo. En los dos partos me atendieron ginecólogas, pero tampoco se presentaron. Me hicieron episiotomía las dos veces, sin decirme nada tampoco (por suerte, no lo noté por la epidural). Se llevaron a los bebés a pesar, a hacerles el test de Apgar y a la profilaxis típica antes de ponérmelos encima. 

FAME Pero cuando amigos y conocidos te preguntan qué tal fue, no cuentas eso. "Muy bien, fue muy rápido. El bebé está estupendo", es lo normal, y más cuando oyes otras historias (20 horas de parto para acabar en cesárea, fórceps, etc). Sin embargo, te queda ese resquemor porque te has perdido una parte muy importante de tu vida, porque ha pasado y no te has enterado muy bien de cómo ha sido.

Con ese resquemor, y ya embarazada por tercera vez, llegó a mis manos el libro Los secretos de un parto feliz (Ed. Grijalbo), de Marta Espar. Esta periodista no es ninguna hippy radical. No habla de irte a parir sola a la montaña, ni reniega de todos los avances médicos que han contribuido a reducir las muertes perinatales en las últimas décadas, ni aboga por parir con dolor como dice la condena bíblica.

Ha escrito un libro muy documentado, que incluye medio centenar de entrevistas, con madres, pero también con algunos de los ginecólogos, matronas, políticos, gestores y miembros de asociaciones, como El Parto es Nuestro, que en los últimos años están cambiando el panorama de la atención al parto hacia las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, basándose en las últimas evidencias científicas. Unas recomendaciones que han hecho suyas el Ministerio de Sanidad, las comunidades autónomas y las sociedades médicas, al consensuar a finales de 2007 la Estrategia de Atención al Parto Normal, y que sin embargo, se cumplen aún en pocos hospitales y maternidades españolas.

En resumen, explica Espar, "el parto es un hecho fisiológico, y solo hay que intervenir cuando es necesario", es decir, cuando hay complicaciones clínicas. En un parto normal, el 80% de los casos, hay multitud de procedimientos que muchas sufrimos que no sólo no están justificados ni aconsejados, sino que en el mejor de los casos producen incomodidad y en el peor, aumentan el riesgo para la madre o el bebé. Prácticas rutinarias que además se realizan sin informar a la parturienta de la causa o pedir autorización, y que normalmente las mujeres no cuestionamos porque creemos que si lo hacen los profesionales, será porque es lo mejor. El problema es cuando, como en mi caso, descubres que no es así.

FAME Entre estas prácticas, están el rasurado, el enema o el ayuno total; la administración de oxitocina artificial sin esperar a la progresión natural del parto -provoca contracciones más dolorosas y rápidas que las naturales, lo que aumenta la demanda de analgesia epidural-; obligar a la mujer a permanecer tumbada boca arriba durante la dilatación y el parto, cuando está demostrado que si la mujer puede caminar y cambiar de posición, soporta mucho mejor el dolor de las contracciones y el parto es más rápido; o la episiotomía, un corte en el periné, en teoría para evitar desgarros, pero que aparte de los incómodos puntos, pueden provocar disfunción sexual, incontinencia urinaria y fecal y otras lesiones. En España también se practican muchas más cesáreas de las recomendadas por la OMS (un máximo de un 15%), y aún existe la creencia de que son más seguras que un parto vaginal, cuando se trata de una operación de cirugía mayor que "aplicada en mujeres sanas con partos de bajo riesgo, puede provocar efectos secundarios y complicaciones graves", explica Espar.

Para esta periodista y colaboradora de EL PAÍS, se trata de una "cuestión de balance". "¿Qué prefieres, algo de dolor durante el parto o el riesgo de pasar tres semanas sin poder andar o con un flotador porque tienes una raja impresionante, o incontinencia?" "Si no quieres aguantar el dolor no lo hagas, pero que sepas que si lo haces, tienes beneficios". El problema es que muchas veces, ni le ofrecen a la mujer alternativas al dolor ni le explican los riesgos de la analgesia epidural (está asociada a un periodo expulsivo más largo y a un mayor riesgo de que el parto sea intrumentalizado; a altas dosis puede causar problemas respiratorios en el bebé a corto plazo y somnolencia) de forma clara para que pueda decidir libremente.

FAME No se trata de aguantar el dolor a pelo, sino de ir "de menos a más", dice Espar: al principio de la dilatación, muchas mujeres encuentran las contracciones soportables si las dejan moverse libremente, adoptar la postura que quieran, con el apoyo de la persona que elijan. También alivian mucho las duchas y baños con agua caliente. Luego se puede pasar a otras técnicas de menor riesgo, como el óxido nitroso. Y también se podría aplicar la epidural a dosis más bajas, de forma que permita a la mujer moverse, como se hace en algunos hospitales. El problema es que procedimientos de rutina como los antes descritos (monitorización continua con la mujer tumbada y  oxitocina sinténtica) provocan un efecto dominó, ya que el dolor de las contracciones durante la dilatación es mucho más fuerte.      

Espar recomienda que la embarazada se informe, que lea, ya que "aún no hay garantías de que en todos los hospitales y ambulatorios vayan a facilitar la información adecuada". Por ejemplo, hay mucha información en la página de El Parto es Nuestro. También la estrategia de atención al parto y la Guía de Práctica Clínica sobre la Atención al Parto Normal (con una versión para embarazadas, acompañantes y familiares) están publicadas en la web de la Federación de Asociaciones de Matronas de España (FAME) y en la del Ministerio de Sanidad, donde aparecen ejemplos de hospitales con buenas prácticas. "Lo interesante es que una menor tasa de cesáreas o episiotomías en estos centros no tiene correlación con que atiendan más mujeres con embarazos de riesgo", es decir, que "no depende de cómo sea la mujer, sino del estilo de trabajo de los profesionales". La propia Espar ha vivido dos partos medicalizados, y el tercero, muy reciente, "respetado gracias a lo que aprendí para escribir el libro".

FAME Entrevisto a Marina Jaime, matrona y supervisora del área de Obstetricia del hospital público Puerta de Hierro (Majadahonda, Madrid), uno de los que considero para mi tercer parto, después de que mi ginecóloga del hospital privado de Madrid donde di a luz las dos veces anteriores a ciegas, sin informarme sobre este tema y confiando en los médicos, me confirme que hay cero posibilidades de un parto más respetado, pues es su sistema de trabajo y tampoco lo permite la infraestructura del centro. Desde luego, lo que me cuenta Jaime suena muy diferente a lo vivido hasta ahora. Me explica que en partos de bajo riesgo la dilatación y la asistencia al nacimiento están controlados por la matrona (es uno de los puntos en los que se basa la Estrategia).

"Cuando la mujer ingresa, la matrona le pregunta qué desea, qué le gustaría, y si algo no es posible, le explicamos por qué". Después, facilitamos el acompañamiento por la persona que la mujer elija y la deambulación, ofrecemos alternativas para paliar el dolor, cuando nace el bebé, se procura el contacto piel con piel con la madre". El hospital, cuya área obstétrica se inauguró en 2008, cuenta con pelotas, óxido nitroso, sillas de parto vertical, lianas, telemetría para pasear mientras se dilata...

"La matrona es la interlocutora. Según lo que desea la mujer, se le va explicando, aconsejando, siempre en función de sus demandas que pueden cambiar durante el parto", añade Jaime. "Por ejemplo, si el parto va lento, o tolera el dolor peor de lo que creía, a lo mejor pide la epidural cuando al principio no la quería". En fin, "se intenta respetar lo que quiere y cumplirlo, de forma que si no lo ha tenido, siente que se le ha explicado por qué, y no genera un sentimiento de frustración".         

FAME Este hospital acaba de obtener la acreditación de la IHAN (Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la Lactancia), de Unicef, para lo cual debe cumplir unos requisitos no solo para el fomento de la lactancia materna, sino también en cuanto a una atención respetuosa durante el parto. En 2010 atendió 2.966 partos, con una tasa de cesáreas del 20% (entre el 15% recomendado por la OMS y el 25% de media en España) y del 17% en partos instrumentales. Entre mayo de 2009 y mayo de 2010 (últimos datos disponibles) la tasa de episiotomías fue del 19%, "aunque ahora es claramente menor", dice Jaime. Sin embargo, aún sin cifras en la mano, la matrona reconoce que es difícil reducir la cifra de epidurales, pese a ofrecer alternativas para el manejo del dolor, y explicarlas en la preparación al parto y en la charla de preacogida a las futuras madres. "Dudo que llegen al 10% las mujeres que dan a luz sin epidural, y algunas de ellas no es porque no quieran, sino porque ya llegan muy dilatadas", dice.

"Durante muchos años, la manera de tratar a las mujeres en el parto ha generado mucho miedo, por el poco apoyo de los profesionales, no porque no quisieran, sino más bien porque la masificación de los hospitales obligaba a partos muy intervenidos, que se aceleraban porque había que atender a más mujeres detrás", opina. "Esto hace que el dolor sea muy difícil de soportar, hemos hecho creer a la mujer que el parto es una situación horrible, y ahora hay que deshacer la creencia de que sin epidural es horroroso".

FAME Sorprendentemente, ha sido fácil y rápido pedir cita con el especialista en el Puerta de Hierro, mediante el sistema de libre elección de médico implantada en la Comunidad de Madrid. Si no, hubiera seguido con mis consultas por lo privado y el día del parto me habría ido a este hospital por Urgencias. Pero como el procedimiento para cambiar de centro depende de cada comunidad, Espar aconseja ir con el plan de parto (un documento con las preferencias de la mujer) al hospital elegido y solicitar el traslado, explicando por escrito los motivos. "Hay hospitales que reciben muchas mujeres de su entorno, insatisfechas con partos anteriores. Funciona mucho el boca a boca", dice la periodista, que pone como ejemplo cómo muchas embarazadas de Murcia acuden al hospital La Plana, en Castellón.

Francisca Fernández, abogada y asesora jurídica de El Parto es Nuestro, insiste en que las mujeres "busquen información y que sepan que tienen derecho a negarse a cualquier intervención que no deseen", sea en el hospital que sea, según la Ley de Autonomía del Paciente, lo que incluye, por ejemplo, la aplicación de oxitocina o la episiotomía.

No sé cómo saldrá, si acabaré pidiendo la epidural a gritos a la segunda contracción, pero por lo menos, espero que tener una atención respetuosa y en la que sienta que puedo participar en un proceso tan importante. El desenlace, en un par de meses.

 

NOTA: Las imágenes que ilustran esta entrada son posturas recomendadas para la dilatación y el expulsivo de la Iniciativa Parto Normal de la FAME.

Mientras me documentaba para este texto, coincidió la celebración anual de la Semana Mundial del Parto Respetado, que ha tenido lugar del 15 al 22 de mayo, por lo que en días pasados posiblemente hayáis visto más información sobre el tema. 

 

ACTUALIZACIÓN: El 22 de julio dí a luz a Elisa. Aquí cuento cómo fue.

 

Hay 132 Comentarios

Creo que esta claro en el hospital que mejor te atiende y mejor experiencia a tenido, pero lo que si podemos presumir en España es que tiene un buen protocolo de intervención del parto.

Me parece muy completo aunque en los hospitales cada uno tiene uno protocolo de actuacion

Me ha gustado mucho su articulo, y muy completo el tipo de parto natural que expone, felicidades por su articulo.

Yo decidí tener a mi hija en un hospital público donde desde hace dos años han puesto en marcha un protocolo de parto respetado similar al que describe Elisa.
El problema es que hace una semana, estando de 8 meses de gestación, mi ginecóloga me ha informado que por mi edad (44 años) me consideran dentro del grupo de embarazos de alto riesgo, aunque no sufro hipertensión ni diabetes del embarazo, ni he tenido ningún riesgo de parto prematuro, aunque mi hija está colocada en buena posición desde los 6 meses, la placenta está donde tiene que estar, su corazón late de forma adecuada, su crecimiento es el adecuado, las ecografías no muestran ninguna anomalía, el líquido amniótico está en la proporción que tiene que estar y he realizado las pruebas genéticas más avanzadas para descartar alteraciones genéticas. A demás, será mi segundo parto, lo cual, según tengo entendido, disminuye el riesgo.
Con todo, me dicen que en mi caso no hay parto respetado que valga. Que si mi hija no nace de forma espontanea antes de la semana 39 0 40 me van a inducir el parto, lo que supone suministrarme oxitocina, con el consecuente aumento del dolor de las contracciones, lo cual comportará probablemente el uso de la epidural... Ya me lo conozco de mi anterior parto.
Por otro lado me dicen que me van a someter a monitorización constante, lo cual supone no dejarme mover de la cama, con lo cual todo lo aprendido en las clases de preparación al parto, técnicas para favorecer la dilatación, esferodinamia, etc. no me va a servir de mucho.
si se produjera cualquier indicio de sufrimiento fetal o riesgo para mi o para mi bebé en el momento del parto, entendería cualquier precaución, intervencionismo y lo que haga falta, pero ¿solo por protocolo? ¿Para que el hospital se cubra las espaldas?

los partos son el momento más difícil de un embarazo, que complicado es todo…

créanlo o no, nacer de una forma u otra nos marca para toda la vida

Sé que este no es el tema del artículo pero necesito dejar mi opinión... Madre mía OO, dices que hubieras preferido no tener a tu(s) hijo(s) si hubieras tenido que recurrir a la inseminación artificial? Qué fuerte me parece... Yo hubiera hecho lo que sea por tener a mi hija... De echo lo hice porque la tuve gracias a un FIV. Y sin duda alguna lo repetiría las veces que hiciera falta porque es lo mejor que he hecho en mi vida y me siento súper orgullosa!! A lo mejor a ti no te pasa, pero en general cuando una quiere ser mamá, está dispuesta a hacer lo que sea. Por lo menos a mi me pasó así, no me imaginaba mi vida sin hijos y no hubiera podido vivir así "tan pancha" como tú dices. A lo mejor soy yo la rara, no sé, pero vaya, que tener hijos era el gran sueño de mi vida y no iba a dejarlo pasar por un problema médico. De la misma manera que si me pongo enferma voy al médico y me medico si hace falta, pues con esto lo mismo. Uno no se deja morir... O con eso también piensas así?? También pienso que no es lo mismo que te lo cuenten que vivirlo en primera persona, uno no sabe realemente lo que haría si no le pasa y creo que te hubieras sorprendido mucho a ti misma si te llega a pasar... No creo que te hubieras quedado "tan pancha" y lo que más me extraña es que sigas pensando así siendo mamá y viendo todo lo que te hubieras perdido... Porque eso que lo diga alguien que no sabe lo que es un hijo... aún lo puedo entender porque la ignorancia es muy mala y uno no sabe lo que es ni lo que se pierde... Pero que una mamá me diga que por su hijo no haría lo que hiciera falta...? Que preferiría no haber tenido a su hijo...? Me cuesta de entender y de creer. Que a nadie le ofenda, sólo expreso mi opinión tras leer un comentario que me parece poco tolerante con las mamás y papás que no pueden tener bebés fácilemente... porque no es que no puedan tener, ni que no lo merezcan, ni nada raro... solo necesitan un poco de ayuda médica, igual que todo hijo de vecino hace cuando se pone enfermo de cualquier otra cosa. Por esa regla de 3 cuando uno se pone enfermo que no vaya al médico y "que sea lo que Dios quiera" si sobrevive bien y sino pues mira, se lo merecía o era lo que le tocaba... La medicina, la ciencia, los tiempos... avanzan y están para algo. Tal vez la confusión venga de ahí, que algunos crean que si tienes un problema médico que complica el lograr un embarazo de forma natural quiere decir que no debas ser mamá o papá y por eso ven mal que pongamos empeño en conseguirlo sea como sea. Pero yo lo veo igual que cualquier otro problema médico y no lo veo para nada malo sino todo lo contrario. Yo lo veo algo extremamente bonito, una inmensa muestra de amor hacia ese hijo... por lo menos así lo vivimos nosotros desde nuestra propia experiencia. Que su concepción no fue natural? Y qué? Qué problema hay? Por mi ninguno y por su padre tampoco... De hecho, mirándolo por otro lado, mi marido y yo hicimos muuuuucho más por nuestra hija que los padres que se quedan embarazados de manera natural (por cierto muchas veces sin siquiera proponérselo, no siendo necesariamente bebés deseados... pero claro, eso no queda bien decirlo...), uno no sabe por todo lo que se pasa en una FIV si no lo vive... no es nada fácil, ni rápido, ni barato ni divertido... Pero vale la pena!!!! Claro que no era parte de mi sueño necesitar una FIV para lograrlo, claro que yo también lo había soñado siempre diferente. Lo primero es que creía que me quedaría a la primera de forma natural, después vi que nos costaría un poco más de tiempo pero esperaba llevarme la sopresa un buen día usando un predictor como hacen casi todas las mujeres. Pero la segunda rayita parecía no existir... Yo también creía que bastaría con tener relaciones con mi marido y que de repente un buen día aparecieran las dos rayitas, pero no fue así, hizo falta currárnoslo mucho... Pero con esto también veo que nuestra hija no fue una casualidad ni un error ni un accidente, fue una niña muy esperada y muy deseada!!! Y que sepas que es exactamente igual que todos los demás niños, que la concepción sea artificial no quiere decir que vaya a ser diferente o peor que los demás, es preciosa, listísima y la felicidad personificada, es mi sueño hecho realidad!!! Yo, a la reproducción asistida, sólo le puedo decir: GRACIAS, UN MILLÓN DE GRACIAS POR AYUDARME A CONSEGUIR LO MEJOR DE MI VIDA!!! Un saludo.

Todos los que alabáis Inglaterra, no estaría mal mirar los datos estadísticos y ver que tiene uno de los peores resultados en Europa en mortalidad materna e infantil, mucho peor que España. No todo es oro lo que luce.

Entonces cuando te rompes un brazo es mejor que te lo coloquen sin anestesiarte y dejar que "suelde" de forma natural sin operar o poner escayola. También cuando una persona sufra un infarto no se le debería poner lidocaína intravenosa y dejar que sufra el dolor y que la naturaleza siga su curso, porque de lo contrario sería una tratamiento irrespetuoso, antinatural y un obstáculo para que la naturaleza siga su curso.
Parece mentira que se considere un sometimiento y casi una barbarie que rasuren a la mujer antes de parir.
Por la evolución del ser humano, por andar erguidos, las mujeres no tenemos la misma capacidad que otros homínidos para parir sin dolor y sin riesgos. ¿Prefieren que el médico no haga un corte controlado en la vagina por no estar unos días con puntos y asumir el riesgo de sufrir una desgarro que les llegue hasta el recto con consecuencias para toda la vida? Todas esas cosas que se describen como horribles son las que han disminuido la mortalidad de las parturientas y los bebes. Seguramente muchas de estas mujeres que abogan por el mal llamado parto natural están en contra del aborto, pero a la vez son capaces de poner en riesgo la vida del hijo que traen al mundo porque quieren evitar una frustración. A muchas deberían dejarlas parir en sus casas de forma "natural" y cuando muera el bebe que traen en sus vientres entonces si sabrán lo que es frustración. Majaderías y pijerías de mujeres del primer mundo que NO saben lo que es el dolor y por eso lo añoran. No saben lo que es NO tener avances médicos o medicamentos y ver morir a sus hijos sin poder hacer nada, eso SI es frustración.
No hacer una cesaría a tiempo y no monitorizar al feto, ingerir alimentos durante el parto implica un riesgo para el futuro neonato. Riesgos que no se deben asumir por evitar una absurda frustración que probablemente esté provocada por otras cosas. ¿Cómo se puede planificar por la OMS el porciento de cesáreas que se deben hacer? No es posible saber que porcentaje de mujeres con riesgos que necesitarán cesáreas van a llegar a un hospital. OMS la misma organización que crea falsas alarmas sobre epidemias para vender el doble de vacunas y llevarse una buena tajada del negocio.

Hola!

Estoy preparándome para mi primer parto, y leyendo algunos libros, viendo las paginitas de "Plan de parto"del "libro de la matrona" e informándome un poco decidí que no quería un parto "estándar", porque aunque no lo haya vivido, opino lo mismo que tu sobre todo en lo principal: Es un momento muy importante en mi vida, y aunque sea duro y doloroso, quiero disfrutarlo como a mi me de la gana. Tu artículo me ha resultado muy interesante.

Después de llevar varios meses preguntando a gente que ha parido en distintos sitios de Valencia, privados y públicos, de ir a varios ginecólogos privados, e ir preguntando cosas (que en el plan de parto vienen) como: "¿Podré moverme durante el parto?" "¿Podré elegir postura?" "¿Puedo visitar el sitio antes para estar más tranquila ese día?" Ya obviamente por no entrar en cosas más avanzadas... Los conocidos que han tenido hijos ni me han sabido responder, y los profesionales me miraban con cara rara y me decían cosas como "A mi cosas raras no", "Nunca me habían preguntado eso", pero el resumen era que nada, que parto normal, patas parriba, y nada de moverse. Me ha decepcionado mucho, la verdad.

Y al final esta semana pasada me he enterado de lo del hospital de la plana... y me hizo muchísima ilusión!!! Así que pienso irme para allá, voy a ver si puedo hacer el papeleo en condiciones y lo arreglo todo, porque además mis suegros viven cerca y puedo estar cuando me vaya a tocar en su casa.

mucha buena vibra y en horabuena
www.psicoprofilaxisperinatal.jimdo.com

Me encante que se hable sobre este tema porque mi parto aunque fué hace ya más de un año fue horroroso. Yo hice el curso de preparacion al parto y nunca pensé que la matrona que me atendió me haría sentir tan mal.. Recuerdo que no me hablaba ni me explicaba nada, me puso una inyeccion de morfina sin explicarme el porqué ni pedirme permiso, mientras me hacía un tacto ara ver la dilatación me rompió aguas con la mano mientras giraba la espalda de mi bebé desde fuera de mi barriga (aun conservo la señal), grité de dolor y me dijo que no gritara que no era para tanto y vinieron varias enfermeras y cuando me preguntaron les dije que todo estaba bien porque pensaba que eso era lo normal. Me puso oxitocina sin explicarme tampoco nada y luego la anestesista la "regañó" por no haber esperado que viniera ella para ponerme la epidural (o eso entendí yo de su pequeña "discsión"). Yo había practicado mucho con mi hermano que es Fisioterapeuta y osteópata las tecnicas de respiración para empujar correctamente pero la matrona decidió por su cuenta ponerse encima de mi camilla y apretarme el estómago con los dos puños apoyando todo su peso encima de mi haciendo que cada vez que la ginecóloga me decía que empujara se me fuera todo el aire por la boca y haciéndome daño a mi y a mi hijo, tanto mi bebé como yo no teníamos prisa, pero en tres empujones de la matrona salió mi hijo y me sentí inútil. Tuve pesadillas con ese momento muchas noches y los días siguientes al parto no podía casi moverme de lo dolorida que me dejó la barriga y la espalda, y no pude coger a mi hijo en brazos hasta unos días después,me dolía mucho más la barriga de los golpes que me dió que los puntos de la episotomía. Me pregunto de que sirvió mi plan de parto.. Y me pregunto que si mi hijo venía bien y yo no tenía prisa porque esa mujer me trató como si fuera un animal. Ahora tengo planes de quedarme embarazada pero esta vez tengo una mutua porque no me atrevo a ir a un hospital público, pienso que allí me tratarán mal, y es muy triste que tenga que pagar para asegurarme de que no me hagan daño ni a mi ni a mi hijo en un HOSPITAL.
Raquel Mora (Barcelona)

Por favor, denunciad aquellas prácticas deshumanizadas en Atención al Paciente de vuestros Hospitales/Maternidades para que sepan que lo están haciendo mal...Es importante que vean las quejas y sugerencias de las que padecemos esta violencia obstétrica. ¡Cambiar el nacimiento es cambiar el mundo!

Hola! Yo vivo en Londres y di a luz aqui a mi primer hijo. Me da la impresion de que aqui las futuras madres tienen mucha mas informacion porque en los cursos prenatales del hospital nos explicaron todas las opciones y es mas, incidiendo bastante en el parto natural. Asi que llegue al "gran dia" sabiendo bien cuales eran mis opciones! Queria un parto natural pero por complicaciones no fue posible, pero aun asi es muy diferente cuando sientes que estas bien informada! Ahora estamos esperando el segundo bebe, espero que haya mas suerte! En definitiva, informacion si, y despues, cada una decide (o la situacion decide por ti...!)

Hola, mi primer parto también fue como el tuyo, me sentí una espectadora dormida, un animal, un trozo de carne, me dejé robar un parto del que no recuerdo casi nada, como si no lo hubiese hecho yo. Me he sentido estúpida y culpable por no haber luchado por algo que me pertenecía, por mi ignorancia, por haber vivido este momento tan importante de forma tan desconectada. Para finales de mayo voy a tener mi segundo hijo y esta vez espero vivirlo de verdad, con sus dolores que algunos dicen ser el fruto del miedo. Voy a pedir libre elección de hospital para el 12 de octubre que esta certificado como amigo de los niños como el de Majadahonda.

Enhorabuena por la reflexión!! yo la hice antes del parto de nuestro primer hijo y conseguí un parto bastante respetado. Me siento orgullosa de ello . Ahora, en un par de meses, espero repetir la experiencia para el nacimiento de mi segundo hijo. Por suerte cada vez hay más hospitales pu´blicos donde tiene protocolos de parto natural, muchas veces gracias al trabajo de algun grupo de matronas incansables y encantadoras. Enhorabuena a todas ellas!

Argh, pues yo soy demasiado joven como para plantearme siquiera lo de ser madre. Pero si un día me decidiera a serlo, lo primero que pediría es que por favor hicieran lo necesario para sentir el mínimo dolor posible, y si la manera es sedarte de cintura para abajo, bienvenido sea, que yo no le veo ninguna gracia a estar rota de dolor, ni creo que la experiencia sea así más completa.

aun recuerdo el dia que nació mi hija, iba con una gran ilusion que se cargaron por completo elpersonal del hospital; seria muy largo de contar y no merece la pena porque lo ha borrado y compensado la sonrisa que cada dia me regala mi hija MARIA.

Con todo mi cariño, si realmente quieres que esta vez sea distinto sigue los consejos de un gran sabio: enciérrate en el lavabo, no permitas que nadie te moleste para nada, escucha tu cuerpo, déjate llevar y pare a tu hijo con un potente y no perturbado movimiento involuntario: el reflejo de eyección del feto. No tendrás ningún problema y viviràs el mejor momento de tu vida y de tu poder como mujer. Tú y tu hijo estaréis impregnados de hormonas del amor. No puede haber mejor comienzo... Mucha suerte! (No te olvides, claro está, de tener cerca una comadrona, pero una comadrona relajada, silenciosa, que no haga nada más que dormitar, leer o hacer punto mientras tu pares ...) Lo demás no sirve más que para interferir en ese maravilloso proceso involuntario que es el nacimiento de un ser humano.

Creo que has tomado una excelente decisión. Tengo 2 hijos ya adolescentes y di a luz en casa por la falta de alternativas en la zona donde yo vivo. A mi me ayudaron mucho un monográfico de Integral, "Nacimiento y parto gozosos" y un maravilloso libro de Sheila Kitzinger que recomiendo a cualquier embarazada de mi entorno para estar informada, "Nacer en casa y otras alternativas al hospital". Supongo que ahora habrá mucha más información que entonces pero a mi estos libros me hicieron abrir los ojos y poder decidir sobre algo tan importante en mi vida valorando los pros y los contras. Suerte.

Di a luz en julio de 2009 en la Maternidad de Barcelona y quería aprovechar la oportunidad para agradecer el excelente trabajo de las comadronas, unas verdaderas hadas madrinas que me ayudaron muchísimo durante el parto y el posparto, sobre todo con el pecho.
En la Maternidad tienen un protocolo muy claro: cesárea solo cuando no hay más remedio, lo cual debería ser siempre así. Si la mujer quiere epidural, se la ponen sin problemas y si no, pues la dejan como está y la van ayudando a que consiga la mejor posición para dilatar y dar a luz. Aunque luego de 12 horas mi parto terminó en cesárea, si pudiera volvería a dar a luz allí (ahora no vivo en España) e intentar de nuevo un parto natural. Un beso muy grande a mi comadrona Carmina López.

Cecilia me ha gustado mucho el post aunque no deja de darme miedo esa corriente que actualmente recorre al menos nuestro país con el tema de "humanizar" el parto.. un no a la epidural cuando hasta hace no mucho las mujeres pediamos a gritos la epidural para evitar el dolor.. realmente respeto tanto a las personas que quieren un parto en casa o con tecnicas alternativas como las que quieren no pasar dolor bajo ningun concepto.. En mi caso te diré que tuve 2 partos fantasticos, en el primero el gine quiso evitar la episotomia y acabó en desgarro y en el 2º ni eso.. no rompi aguas en ninguno de los dos y estuve todo el tiempo en casa hasta casi el final.. aun asi en ambos quise la epidural porque soy una persona que no soporta el dolor y que preferia una epidural y disfrutar tranquila del nacimiento de mis hijos aunque no sintiera nada de cintura para abajo (y ya te digo que me pusieron la epidural en ambos poco antes de 20 minutos de que nacieran).. Con todo este rollo lo que quiero decir es que pasa como con el tema de la lactancia materna .. que pasamos de un extremo al otro.. ni es mejor madre la que pare a "dolor" ni la que elije no pasarlo.. al igual que no se es mejor madre por darle la teta que por darle el biberón sea cual sea el motivo por el cual hayas tomado esta decisión...

Hola! me ha encantando esta entrada del blog!! me siento muy identificada cuando dices que hasta ahora era lo que sabias y como describes los comentarios que se suelen hacer tras el parto...
Tuve a mi hija en Noviembre 2009, y la verdad que fue un parto bueno, llegue con 8 cm dilatada y solo estuve en la sala de dilatacion 2 horas, no me dio tiempo a que me pusieran la epidural, cosa que agradecí despues!, ni me pusieron ninguna via ni nada de nada, fue todo natural, eso si tuve la ayuda de una matrona buenisima que siempre que puedo le doy las gracias, se llama Agustina y trabaja en el Hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia, que fue donde di a luz. AL final me tuvieron que hacer episotomia pero muy poco, un par de puntos, porque la peque venia con la cara hacia arriba, pero no me quejo, tuve un parto muy bueno y una recuperacion tambien buena, con esta matrona pude dilatar como yo me encontraba mejor que era sentada, y me dejó una silla de parto, y le daba consejos a mi marido para que me aliviara con los masajes en los riñones. No me arrepiento para nada de no haberme puesto la epidural, y si tengo otro no me la pienso poner! el dolor es llevadero y se pasa nada mas dar a luz.
Bueno lo dicho, que desde aqui animaros a leer mucho sobre el tema y que lo mejor es un parto natural, en la medida que se pueda!

Mi parto fue provocado porque rompí aguas la tarde anterior y no tenía ni borrado el cuello del útero. A partir de las 7 y pico de la mañana me pusieron oxitocina y epidural todo a la vez, no me pusieron enema ni me rasuraron. A las 4 nació mi niño en dos empujones aunque con la ayuda de los forceps, así que me hicieron episiotomía. La verdad es que para mi fue un buen parto, no sentí dolor, no fue largo, si acaso aburrido por tener que estar sentada en la cama esperando a dilatar. Es verdad que la episiotomía es un rollazo durante unas semanas y se pasa mal, pero una vez curada, ningún problema.
Yo creo que lo importante es mantener la calma, colaborar con el personal médico y desde luego prepararte para el parto, aprender a empujar (aunque luego estés anestesiada, hay que saber empujar), a respirar, etc.
Desde luego, lo ideal sería poder dar a luz como en otros países (amigas mías de Inglaterra), que tiene opción de elegir si pasear o no, habitaciones especiales con bañera, pelotas, etc, y todo por la seguridad social. Y sobre todo, con personal muy amable y donde es impensable que cualquier médico o enfermera entre en tu habitación sin presentarse. Hasta que llegue ese día, lo que hay es lo que hay. Yo no me siento menos madre por no haber notado como salía mi hijo de mi. Eso es un momentito, luego tienes tooooda la vida para tener experiencias maravillosas como madre.

Hola, me ha parecido muy interesante el post, muy bien explicada la sensación de desasosiego en el parto... Deberíamos saber muchas cosas sobre nosotras y nuestro propio cuerpo para evitar episiotomías y malos ratos. Es esencial fortalecer el suelo pélvico para evitarlo y se puede hacer de una forma muy sencillita, aquí hay un artículo muy interesante y en la web hay vídeos para fortalecerlo especiales para embarazadas: http://centradaenti.es/%C2%BFque-es-un-masaje-perineal/

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal