De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

Del parto 'perfecto' al parto respetado

Por: | 27 de mayo de 2011

Aviso para navegantes: este post contiene detalles de cómo han sido mis dos primeros partos, lo que algunos equiparan a las batallitas de la mili en versión femenina. Porque todavía no puedo contar cómo ha sido el tercero, para el que faltan dos meses. Solo mi deseo de que no sea igual, aunque muchos -yo misma incluida durante algún tiempo- dirían que los anteriores fueron perfectos y envidiables.

En los dos casos, rompí aguas en casa antes de tener contracciones. Con David, desde ese momento hasta que di a luz, pasaron solo nueve horas, un parto bastante rápido para ser el primero. Con Natalia, ni cinco horas (si me descuido, la tercera va a nacer en el ascensor). No tuve mucho dolor, ya que al poco tiempo de ingresar en el hospital, me pusieron la epidural. Los dos fueron partos vaginales, los niños nacieron sanos, me recuperé bastante bien... ¿Entonces, por qué quiero que el siguiente sea distinto? ¿Por qué pretendo usar métodos alternativos a la epidural para controlar el dolor, y voy a cambiar de ginecólogo y de hospital?

Pareja en una sala de dilatación (Foto: García Cordero)

Simplemente, porque en los dos partos anteriores, me sentí, en vez de como una mujer en un momento muy  importante de su vida, como un cordero, al que traen y llevan y con el que hacen lo que quieren. Llegué, me ingresaron, una persona que solo dijo que era la matrona me hizo un tacto vaginal (no pido que me inviten a salir o me regalen flores primero, pero creo que algunos profesionales no son conscientes de que lo menos es presentarse, con nombre y apellidos, a una mujer a la que vas a meter la mano hasta el fondo); sin explicarme nada, ni preguntarme nada, me tumbaron, me ataron para monitorizar el ritmo cardíaco del feto, me pusieron una vía y me enchufaron oxitocina sintética (hormona para acelerar las contracciones y el parto). Pedí la epidural (durante el embarazo, tampoco me explicaron otras alternativas, ni las ventajas ni riesgos). No me dieron opción de beber o comer algo. Lo único de lo que me libré fue del rasurado y del enema, que por alguna razón, por suerte, ya no estaban incluidos en el protocolo del hospital. 

En el paritorio, recuerdo poca cosa. Tumbada en la camilla-potro, con mucha luz en la cara, e instrucciones de cuándo tenía que empujar, porque yo no sentía nada. En algún momento, después de un rato que se me hizo muy largo, rodeada de desconocidos con mascarilla, dejaron pasar a Eduardo. En los dos partos me atendieron ginecólogas, pero tampoco se presentaron. Me hicieron episiotomía las dos veces, sin decirme nada tampoco (por suerte, no lo noté por la epidural). Se llevaron a los bebés a pesar, a hacerles el test de Apgar y a la profilaxis típica antes de ponérmelos encima. 

FAME Pero cuando amigos y conocidos te preguntan qué tal fue, no cuentas eso. "Muy bien, fue muy rápido. El bebé está estupendo", es lo normal, y más cuando oyes otras historias (20 horas de parto para acabar en cesárea, fórceps, etc). Sin embargo, te queda ese resquemor porque te has perdido una parte muy importante de tu vida, porque ha pasado y no te has enterado muy bien de cómo ha sido.

Con ese resquemor, y ya embarazada por tercera vez, llegó a mis manos el libro Los secretos de un parto feliz (Ed. Grijalbo), de Marta Espar. Esta periodista no es ninguna hippy radical. No habla de irte a parir sola a la montaña, ni reniega de todos los avances médicos que han contribuido a reducir las muertes perinatales en las últimas décadas, ni aboga por parir con dolor como dice la condena bíblica.

Ha escrito un libro muy documentado, que incluye medio centenar de entrevistas, con madres, pero también con algunos de los ginecólogos, matronas, políticos, gestores y miembros de asociaciones, como El Parto es Nuestro, que en los últimos años están cambiando el panorama de la atención al parto hacia las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, basándose en las últimas evidencias científicas. Unas recomendaciones que han hecho suyas el Ministerio de Sanidad, las comunidades autónomas y las sociedades médicas, al consensuar a finales de 2007 la Estrategia de Atención al Parto Normal, y que sin embargo, se cumplen aún en pocos hospitales y maternidades españolas.

En resumen, explica Espar, "el parto es un hecho fisiológico, y solo hay que intervenir cuando es necesario", es decir, cuando hay complicaciones clínicas. En un parto normal, el 80% de los casos, hay multitud de procedimientos que muchas sufrimos que no sólo no están justificados ni aconsejados, sino que en el mejor de los casos producen incomodidad y en el peor, aumentan el riesgo para la madre o el bebé. Prácticas rutinarias que además se realizan sin informar a la parturienta de la causa o pedir autorización, y que normalmente las mujeres no cuestionamos porque creemos que si lo hacen los profesionales, será porque es lo mejor. El problema es cuando, como en mi caso, descubres que no es así.

FAME Entre estas prácticas, están el rasurado, el enema o el ayuno total; la administración de oxitocina artificial sin esperar a la progresión natural del parto -provoca contracciones más dolorosas y rápidas que las naturales, lo que aumenta la demanda de analgesia epidural-; obligar a la mujer a permanecer tumbada boca arriba durante la dilatación y el parto, cuando está demostrado que si la mujer puede caminar y cambiar de posición, soporta mucho mejor el dolor de las contracciones y el parto es más rápido; o la episiotomía, un corte en el periné, en teoría para evitar desgarros, pero que aparte de los incómodos puntos, pueden provocar disfunción sexual, incontinencia urinaria y fecal y otras lesiones. En España también se practican muchas más cesáreas de las recomendadas por la OMS (un máximo de un 15%), y aún existe la creencia de que son más seguras que un parto vaginal, cuando se trata de una operación de cirugía mayor que "aplicada en mujeres sanas con partos de bajo riesgo, puede provocar efectos secundarios y complicaciones graves", explica Espar.

Para esta periodista y colaboradora de EL PAÍS, se trata de una "cuestión de balance". "¿Qué prefieres, algo de dolor durante el parto o el riesgo de pasar tres semanas sin poder andar o con un flotador porque tienes una raja impresionante, o incontinencia?" "Si no quieres aguantar el dolor no lo hagas, pero que sepas que si lo haces, tienes beneficios". El problema es que muchas veces, ni le ofrecen a la mujer alternativas al dolor ni le explican los riesgos de la analgesia epidural (está asociada a un periodo expulsivo más largo y a un mayor riesgo de que el parto sea intrumentalizado; a altas dosis puede causar problemas respiratorios en el bebé a corto plazo y somnolencia) de forma clara para que pueda decidir libremente.

FAME No se trata de aguantar el dolor a pelo, sino de ir "de menos a más", dice Espar: al principio de la dilatación, muchas mujeres encuentran las contracciones soportables si las dejan moverse libremente, adoptar la postura que quieran, con el apoyo de la persona que elijan. También alivian mucho las duchas y baños con agua caliente. Luego se puede pasar a otras técnicas de menor riesgo, como el óxido nitroso. Y también se podría aplicar la epidural a dosis más bajas, de forma que permita a la mujer moverse, como se hace en algunos hospitales. El problema es que procedimientos de rutina como los antes descritos (monitorización continua con la mujer tumbada y  oxitocina sinténtica) provocan un efecto dominó, ya que el dolor de las contracciones durante la dilatación es mucho más fuerte.      

Espar recomienda que la embarazada se informe, que lea, ya que "aún no hay garantías de que en todos los hospitales y ambulatorios vayan a facilitar la información adecuada". Por ejemplo, hay mucha información en la página de El Parto es Nuestro. También la estrategia de atención al parto y la Guía de Práctica Clínica sobre la Atención al Parto Normal (con una versión para embarazadas, acompañantes y familiares) están publicadas en la web de la Federación de Asociaciones de Matronas de España (FAME) y en la del Ministerio de Sanidad, donde aparecen ejemplos de hospitales con buenas prácticas. "Lo interesante es que una menor tasa de cesáreas o episiotomías en estos centros no tiene correlación con que atiendan más mujeres con embarazos de riesgo", es decir, que "no depende de cómo sea la mujer, sino del estilo de trabajo de los profesionales". La propia Espar ha vivido dos partos medicalizados, y el tercero, muy reciente, "respetado gracias a lo que aprendí para escribir el libro".

FAME Entrevisto a Marina Jaime, matrona y supervisora del área de Obstetricia del hospital público Puerta de Hierro (Majadahonda, Madrid), uno de los que considero para mi tercer parto, después de que mi ginecóloga del hospital privado de Madrid donde di a luz las dos veces anteriores a ciegas, sin informarme sobre este tema y confiando en los médicos, me confirme que hay cero posibilidades de un parto más respetado, pues es su sistema de trabajo y tampoco lo permite la infraestructura del centro. Desde luego, lo que me cuenta Jaime suena muy diferente a lo vivido hasta ahora. Me explica que en partos de bajo riesgo la dilatación y la asistencia al nacimiento están controlados por la matrona (es uno de los puntos en los que se basa la Estrategia).

"Cuando la mujer ingresa, la matrona le pregunta qué desea, qué le gustaría, y si algo no es posible, le explicamos por qué". Después, facilitamos el acompañamiento por la persona que la mujer elija y la deambulación, ofrecemos alternativas para paliar el dolor, cuando nace el bebé, se procura el contacto piel con piel con la madre". El hospital, cuya área obstétrica se inauguró en 2008, cuenta con pelotas, óxido nitroso, sillas de parto vertical, lianas, telemetría para pasear mientras se dilata...

"La matrona es la interlocutora. Según lo que desea la mujer, se le va explicando, aconsejando, siempre en función de sus demandas que pueden cambiar durante el parto", añade Jaime. "Por ejemplo, si el parto va lento, o tolera el dolor peor de lo que creía, a lo mejor pide la epidural cuando al principio no la quería". En fin, "se intenta respetar lo que quiere y cumplirlo, de forma que si no lo ha tenido, siente que se le ha explicado por qué, y no genera un sentimiento de frustración".         

FAME Este hospital acaba de obtener la acreditación de la IHAN (Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la Lactancia), de Unicef, para lo cual debe cumplir unos requisitos no solo para el fomento de la lactancia materna, sino también en cuanto a una atención respetuosa durante el parto. En 2010 atendió 2.966 partos, con una tasa de cesáreas del 20% (entre el 15% recomendado por la OMS y el 25% de media en España) y del 17% en partos instrumentales. Entre mayo de 2009 y mayo de 2010 (últimos datos disponibles) la tasa de episiotomías fue del 19%, "aunque ahora es claramente menor", dice Jaime. Sin embargo, aún sin cifras en la mano, la matrona reconoce que es difícil reducir la cifra de epidurales, pese a ofrecer alternativas para el manejo del dolor, y explicarlas en la preparación al parto y en la charla de preacogida a las futuras madres. "Dudo que llegen al 10% las mujeres que dan a luz sin epidural, y algunas de ellas no es porque no quieran, sino porque ya llegan muy dilatadas", dice.

"Durante muchos años, la manera de tratar a las mujeres en el parto ha generado mucho miedo, por el poco apoyo de los profesionales, no porque no quisieran, sino más bien porque la masificación de los hospitales obligaba a partos muy intervenidos, que se aceleraban porque había que atender a más mujeres detrás", opina. "Esto hace que el dolor sea muy difícil de soportar, hemos hecho creer a la mujer que el parto es una situación horrible, y ahora hay que deshacer la creencia de que sin epidural es horroroso".

FAME Sorprendentemente, ha sido fácil y rápido pedir cita con el especialista en el Puerta de Hierro, mediante el sistema de libre elección de médico implantada en la Comunidad de Madrid. Si no, hubiera seguido con mis consultas por lo privado y el día del parto me habría ido a este hospital por Urgencias. Pero como el procedimiento para cambiar de centro depende de cada comunidad, Espar aconseja ir con el plan de parto (un documento con las preferencias de la mujer) al hospital elegido y solicitar el traslado, explicando por escrito los motivos. "Hay hospitales que reciben muchas mujeres de su entorno, insatisfechas con partos anteriores. Funciona mucho el boca a boca", dice la periodista, que pone como ejemplo cómo muchas embarazadas de Murcia acuden al hospital La Plana, en Castellón.

Francisca Fernández, abogada y asesora jurídica de El Parto es Nuestro, insiste en que las mujeres "busquen información y que sepan que tienen derecho a negarse a cualquier intervención que no deseen", sea en el hospital que sea, según la Ley de Autonomía del Paciente, lo que incluye, por ejemplo, la aplicación de oxitocina o la episiotomía.

No sé cómo saldrá, si acabaré pidiendo la epidural a gritos a la segunda contracción, pero por lo menos, espero que tener una atención respetuosa y en la que sienta que puedo participar en un proceso tan importante. El desenlace, en un par de meses.

 

NOTA: Las imágenes que ilustran esta entrada son posturas recomendadas para la dilatación y el expulsivo de la Iniciativa Parto Normal de la FAME.

Mientras me documentaba para este texto, coincidió la celebración anual de la Semana Mundial del Parto Respetado, que ha tenido lugar del 15 al 22 de mayo, por lo que en días pasados posiblemente hayáis visto más información sobre el tema. 

 

ACTUALIZACIÓN: El 22 de julio dí a luz a Elisa. Aquí cuento cómo fue.

 

Hay 132 Comentarios

mi parto en la seguridad social me hizo sentirme como una cucaracha. el segundo en la privada fue mejor. Decidieron no fastidiarme más rasurándome y rajándome, pero del enema y de kilos de medicación no me libré. si supiera que todo iba a ir bien, no dudaría en parir en casa.

El parto es Nuestro. No sólo del bebé, también de la mamá. No sirve todo para sacar al bebé a costa de la salud de la madre, porque además si la madre sufre el bebé también y viceversa. Muchas madres se dejan hacer porque las meten miedo con lo que puede pasarle al bebé. Se dejan hacer barbaridades, cosas innecesarias e incluso peligrosas. Toda madre quiere lo mejor para sus hijos. Las que dan a luz en casa también. Y si lo han decidido así suele ser porque han estudiado las distintas posibilidades y han escogido la que consideraban mejor. Lo más "moderno" no es sinonimo de lo "mejor". Hablamos con poca perspectiva, porque en el hospital se da a luz desde hace muy poco tiempo y la mujer lleva toda la humanidad pariendo divinamente sin necesidad de ir a ningún hospital. ¿Que ahora culturalmente lo que se lleva es ir al hospital? pues bien, pero por favor que hagan las cosas bien alli. Que entrar por la puerta de un hospital no significa dejar fuera nuestros derechos y que hagan y deshagan con nosotras lo que quieran sin pedir consentimiento. Las mujeres piden la epidural porque están muertas de miedo, porque lo que ven en la tele, y lo que les cuentan sus amigas que han dado a luz son historias terribles y evidentemente ellas no quieren pasarlo mal. Pero la solución no pasa por dormir el cuerpo si no por despertar la mente y exigir una atención decente. Si las cosas se hacen bien, el parto puede ser una experiencia maravillosa, y el dolor si existe, será menor y perfectamente soportable. No nos resignemos, hay que pedir una atención de calidad, que las cosas cambien, si no para nosotras para que puedan disfrutar de ello nuestras hijas en sus futuros partos.

@Acuario,
Muy buen comentario y enhorabuena por tus dos partos!

Mi hija nació en la Residencia Cantabria (Santander) que es de la seguridad social y todo fue estupendamente. Me trataron de maravilla, me dieron oxitocina porque mi parto era programado y provocado al ser considerado de alto riesgo, pero me podía levantar a ir al baño, la matrona fue encantadora explicádome todo y mi marido estuvo todo el tiempo a mi lado. Pedí epidural y fue estupendo porque en el expulsivo podía empujar perfectamente (no me tuvieron que hacer episiotomía ni rasgué, por los buenos consejos de la matrona que me iba incicando con que fuerza empujar y en que momento) Al nacer mi peque me la pusieron sobre mi vientre, unos 15 minutos despues la cogieron para mirarla en una cama al lado mio y directamente nos llevaron a una sala de recuperación donde me iniciaron en la lactancia materna. Me encantó la experiencia y el trato recibido en este hospital.

Sólo puedo hablar por mi experiencia pero en el hospital de Basurto, en Bilbao, donde di a luz, me informaron de lo que estaban haciendo a cada paso y de porqué, hicieron todo lo posible porque me sintiera cómoda y de todas las historias de miedo que he leído lo único que me aplica fue el ayuno... y respecto a eso también me explicaron que es por si tienen que hacer cesarea en algún momento y parte del protocolo de cualquier operación quirúrgica... molesto pero tampoco tanto (y mi parto duró 17h). Tampoco sé cómo son las clases de preparación al parto en otros lugares, o si las hay, pero aquí la matrona de turno se preocupó de explicarnos las diferentes opciones de parto con o sin epidural, posturas para reducir el dolor, en qué consiste un plan de parto, etc. Vamos que ninguna llegamos al hospital sin información. También aviso de que pedi la epidural y tampoco me arrepiento, que el dolor no me gusta nada. Me parece lo óptimo que cada una vaya informada y pueda decidir... siempre que no surjan complicaciones que ahí el que sabe es el médico y si no te fías de él pues no vayas al hospital. Pero me molestan algunos comentarios del foro que parece que si decides que quieres la epidural sólo puede ser porque no te dan opción o no te dan información. En mi caso es porque no me gusta el dolor... matdame por ello.

También quiero añadir que SI me parece bien que el intervencionismo seal el mínimo si este se aplica para acortar la estancia y la asistencia a la parturienta.
Pero no está la Seguridad Social como para pedir música y partos en el agua........

ISM si lo piensas tus complicaciones algunas vienen de la mano de una bata blanca...
Habría que pensarlo al reves, ¿para que te hicieron la anmiosintesis??? Porque que yo se sepa es una practica bastante cuestionada por muchos especialistas, principalmente por su utilidad.
Lo de la placenta no puedo hablar me faltan datos.
Lo del bebe grande?? Tenias diabetes gestacional?? Peso tu bebe 5kg??? Lo de la desproporción cefalo pelvica es un poco cuento chino, un cuerpo sano no produce un bebe que no pueda parir, por eso te pregunto lo de la diabetes.
No siempre tener al lado la tecnología te ayuda, a veces te perjudica porque no te hacia falta hacer uso de ella.

He pasado por un parto 2 veces (miento, 3, que tuve un aborto de casi 5 meses que también tuve que "parir"). El primero, parto de 16 horas con legrado por infeccion fetal a partir de una amniocentesis (1%posibilidades). El segundo, cesarea por placenta previa total (1%posibilidades). Un mes hospitalizada por una sepsis debida a una bacteria en la cesarea (0,0005 %posibilidades). El tercero, otra cesarea por feto macrosoma (niño gigante). Expongo esto para decir que las que hemos sufrido "complicaciones" priorizamos la parte médica de ese evento tan bonito que es parir. Porque a veces no es tan simple como tener contracciones y expulsar. Yo agradezco simplemente que yo y mis hijos estemos bien gracias a un equipo profesional que supo reaccionar en cada uno de los escollos.

Bueno yo voy a responder porque he PARIDO cosa que muchos por mas que teoricen no han hecho ni harán en el vida y por ende tendrán mucha teoría pero a veces poca idea.
@Luis no tienes ni idea de lo que es un parto en casa, me gustaría leer el estudio que citas para contrastarlo porque hasta lo que yo se Holanda tiene menos morbilidad en los partos que España. Otra cosa a matizar no compares un parto de una mujer sin asistencia en el 3º mundo con un parto en caso, y las hemorragias de las que hablas se suelen dar por la extracción manual de la placenta cosa que les encanta hacer a los médicos de manos inquietas, y por si no te has documentado las matronas de parto en casa siempre llevan oxitocina sintética.
A ti nuestro querido Gine de guardia FER, le digo lo mismo, no venga USTED decirme como debo parir, no venga USTED a ponerme en la PEOR Y MAS PELIGROSA POSTURA PARA QUE USTED TENGA EL CULO BIEN PUESTO EN UNA SILLA, no venga USTED a cortarme MIS GENITALES con una practica que solo tiene UNO SI SOLO UN estudio a su favor y MILES EN CONTRA. No venga usted a decirme a mi que la oxitocina es buena porque USTED y un grupo de señores digan que por H..... un parto normal debe durar 10 horas y sino no progresa y ya sabemos todas el resto.
Cuando ustedes de verdad intervengan en el momento adecuado y dejen a las familias la responsabilidad y tengan las manos quietas entonces verán porque ustedes han asumido una responsabilidad que no les compete y ahora hay que acarrear con las consecuencias y si es un plan de partos y EXIJO usted ni lento ni perezoso me hará firmar un papel que rechazo su propuesta de tratamiento, porque padre ya tengo y decido YO SOBRE MI.
Como siempre les recomiendo leer las recomendaciones de la OMS, que parecen estar escritas en un lenguaje secreto y oculto que las mujeres preñadas entendemos bien pero los que llevan batas blancas no.
OLE por el articulo y ole porque estamos cambiando la hora de los GINESAURIOS a los que no les gusta que les digan lo que no quieres que te hagan.
El parto es nuestro y en mi caso BIEN MIO Y DE MI HIJA QUE FUE.
Echenle una miradita....
http://www.facebook.com/pages/Se%C3%B1or-ginec%C3%B3logo-si-Vd-sabe-parir-mejor-adelante/183554001694321

OLEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
Por este maravilloso articulo que has escrito y espero que lo lean muchas mujeres para que empiecen a plantearse otras alternativas de parto.
Está en nuestra mano, si hay demanda habrá oferta pero sino lo tenemos crudo.
Yo he tenido dos niñas nacidas por parto natural sin epidural ninguna de las dos, el primero con algunas cosillas pero el segundo una pasada parí en 1 hora, sin episotomía, ni rasurado, esperaron a que dejara de latir el cordón que cortó mi marido, piel con piel nada mas nacer, a la teta a los 5 minutos etc nada que ver (dentro de que el primero no fué nada mal)

En fin que me alegro de leer este artículo y que se animen muchas mujeres a pedir partos respetados

Soy brasileña y vivo en Brasil y hace casi ocho meses tuve mi primer y única hija. Mi idea sería tenerla por parto vaginal, pero, no tuve condiciones fisiológicas para tal. Así, hemos conversado largamente, yo, mi marido y mi ginecólogo para elijirmos la mejor posibilidad. No tuve practicamente nada de contracciones, pero no por miedo, sino por la naturaleza. Me gustaría un montón tener a mi hija por parto vaginal pero cuando supe que habría la posibilidad de sufrimiento para mi hija cambié de opinión. Creo que de manera general los partos vaginales son bastantes buenos para las madres y sus crías, mi hermana, por ejemplo, tuvo tres y su recuperación fue fenomenal. A mi me custó recuperarme, necesitaba ayuda para vestirme, para hacer algunos movimientos, en fin, no me gustó ni un poco la sensación de dependencia. Pero de todo creo que lo más importante es que tuve la oportunidad de escoger el que querría, aunque sepa que en Brasil ni siempre es así, pues cuando uno depende de lo público no puede eligir nada de nada, a lo mejor aparece alguién para acudir a la parturienta, el que es una pena, pues pienso que ese momento debía ser mágico.



Yo he vivido 2 partos, los 2 espontaneos y los 2 sin epidural en Virgen del Camino (Pamplona). El primero por criterio medico, ya que el medico queria que empujara (el niño venia muy grande y estaba muy arriba). Mi ginecologo del centro de salud me confirmó después que esa decisión me evito una cesarea, eso si en el momento entre llorando en el quirófano y suplicando una epidural a gritos En el segundo parto, iba muy rápida mi dilatación y los anestesistas no llegaron a tiempo para ponérmela, asi que oootra vez a llorar..resultado 2 partos estupendos y como una gitana a las 3 horas, pero no hubiera sido tan valiente como para elegir sin epidural. Al final confías en el criterio medico y en que los profesionales hacen lo mejor. Con el segundo como ya sabia de que era el tema le pedí a la matrona que no me pusiera oxitocina (sabia que las contracciones eran mas dolorosas) y me lo respetaron. El personal de este hospital en general magnifico. Al final te quedas con que estas bien, tu hijo tb y ya esta. Las contracciones del expulsivo son de un dolor indescriptible pero no dejaria de tener un tercer hijo por eso y si el medico no pusiera impedimentos médicos a la epidural también os digo que la pediria…

Se quejaba un familiar mío de lo que le frustraba no haber sabido qué es el parto vaginal, porque al tener el primero por cesárea por una complicación, le dijeron que los demás tendrían que ser así también. Así que ha tenido dos cesáreas, de las que se ha recuperado mejor que la media, por lo visto, pero no lo suficiente como para aconsejar un posterior parto vaginal. Tiene ya treinta y tantos. Ha conseguido ser madre, después de darlo por perdido por problemas de infertilidad, pero le hubiera gustado saber "qué se siente pariendo de forma normal".

Yo puedo comparar. Con mi hijo rompí aguas la noche anterior en casa y llegué a la clínica después de desayunar de lo lindo (que ya me veía venir lo del ayuno) y en cuanto llegué, oxitocina, pues no tenía contracciones aunque había empezado a dilatar, y epidural que me aplicaron a los siete centímetros. Dilataba sin problema y hubiera continuado así pero era domingo de Pascua y mi ginecólogo había venido a propósito desde su lugar de vacaciones y me supo mal. La recuperación fue muy lenta pues, aparte de no poder andar, me sentía muy débil y encima me hicieron una episiotomía tremenda que me tuvo con flotador durante una semana cuyo recuerdo, aún ahora, me pone los pelos de punta.
Para mi hija, empecé con dolores de parto en casa que se fueron acelerando de manera alarmante aunque esperé todo lo que pude para evitarme la oxitocina, me duché respirando hondo y al fin me fuí para la clínica en coche en el viaje más duro que recuerdo (íbamos por el caso antiguo y las callejuelas aún tenían adoquinado, una broma, ya te digo), llegué coronada, la comadrona hubiera querido que diera a luz en la cama de reconocimiento pero el ginecólogo no quiso ni oír hablar del tema, fuy andando al quirófano y en dos pujos nació mi hija que me pusieron inmediatamente encima. En unos minutos la limpiaron y pasó los test de reconocimiento y la comadrona me la entregó de nuevo y me dijo (no lo olvidaré jamás) "coge a tu niña y vámonos". Salí del paritorio andando con mi preciosa niña en brazos y no recuerdo el trayecto hasta la habitación pero sí recuerdo que la recuperación fue inmediata y podía pasarme horas de pie delante de la nurserie para admirar a mi niña. Fue una experiencia maravillosa, incomparable y única.
Creo sin lugar a dudas que, si las circunstancias te lo permiten, este es el método más deseable.

Miren Vds soy ginecologo y en mi hospital se informa y se comentan los partos con las pacientes.pero una cosa es eso,que es logico correcto y dignos ,y otra muy distinta es que la madre la familia,la suegra y demas familiares te impongan como hacer tu trabajo,te digan si quieren o no quieren oxitocina, si hay que hacer un parto instrumentado o que decidan por consenso popular la realizacion de una cesarea.Y saben Vds cuando las cosas salen mal ,por el motivo que fuere,hayan sido informados de arriba a abajo o no,son los que van corriendo al juzgado a ponerte una demanda porque no se hizo antes la cesarea el forceps la ventosa etc
Miren los panes de parto de las pacientes donde la palabra que mas aparece es EXIGO
Yo no conozco a ningun abogado,arquietecto,electricista etc que tenga que someter a cuorum su trabajo con gente que desconoce la practica medica

Gracias por este artículo. Tuve la suerte de que llegara a mis manos un ejemplar de "La revolución del parto" antes de que diera a luz a mi niña. Hacia la mitad del libro me dí cuenta de que la administración de la epidural la mayoría de las veces llevaba a una cesárea y me dio pánico siquiera pensar en un parto sin anestesia. Finalmente, decidí que tomaría la decisión en el mismo paritorio. Nos fuimos a la Clínica Acuario, y debo contar que fue una experiencia maravillosa. Y no, ni se me pasó por la cabeza pedir la epidural.

en el parto es muy importante conectar con tu cuerpo, dejar la parte racional en segundo plano y que sea el instinto el que te vaya marcando lo que necesitas, pero para ello necesitas a un profesional que lo comprenda, que la mujer se sienta en un lugar seguro e íntimo para dejarse llevar. Cada mujer necesita una postura y un tiempo, si se permite que fluya, la experiencia no es dolorosa en el sentido de sufrimiento, y el crecimiento personal tanto como persona como mujer es enorme.

Tuvimos nuestro bebé en Suecia. Una sola comadrona lo hizo todo. Mi mujer aguantó las contracciones como una campeona en casa, así que cuando llegamos quedaba poco que hacer. El único analgésico fue el gas, por elección propia. Yo la daba de beber zumo diluído todo el tiempo. Llegar a la apertura total la cansó, así que se tomó una siesta (el cuerpo lo pidió, no hubo más contracciones). Al despertarse empezó a sentir las de empujar. En una o dos horas ya salió el bebé. Nunca se separó de nosotros, enseguida lo pusieron en contacto con nuestra piel desnuda. Unos minutos más tarde nos llevaron a un hotel al lado del hospital (incluído en el servicio). Allí, una comadrona toda la noche para emergencias. Nos enseñaron la forma correcta de dar el pecho. Una vez hizo pipí el bebé nos pudimos ir a casa. Fue una experiencia increíble, escuchando lo que el cuerpo te pide, qué postura prefieres, todo ideal.

Yo tuve a mi niña en el hospital de Alcorcón (madrid), público. Y guardo un grato recuerdo de mis 27 horas de parto. Rompí aguas en casa, pero no dilataba, ni con oxitocina ni con nada. Bueno, dilataba pero muy, muy despacio. Mi marido y yo (que no se separó de mi ningún momento) estuvimos solos en una sala de dilatación y todo el que entraba se presentaba y me decía lo que iba a hacer, qué pasaba y cómo estaba mi niña. Tuve diabetes gestacional, así que, en mi caso, tuve que tener goteo tanto de suero como de insulina, con controles de glucosa cada hora. Las primeras horas pude tener la movilidad que yo quise y pedí, hasta que me dijeron que el monitor externo que tenía puesto no conseguía registrar si mi niña estaba bien, y tenían que ponermelo interno. Me pusieron la epidural porque así lo había pedido, aunque no pudieron hacerlo hasta pasadas 10 horas, cuando conseguí llegar a los 4 cm de dilatación. En todo momento estuvieron pendientes de nosotros, y de lo que queríamos, que era un parto lo más normal posible. Al final, con ayuda de la matrona nació mi hija perfectamente sana. En el paritorio sólo estaban la matrona y la ginecóloga. De hecho, incluso me propusieron ponerme un espejo para verla salir y yo no quise. A mi marido también le ofrecieron que se pusiere donde mejor pudiese ver a la peque, aunque se quedó junto a mi cabecera. En los únicos momentos en los que no estuvo mi niña encima de mi, piel con piel, fue lo indispensable de pesarla y demás. Luego los tres juntos volvimos a la sala de dilatación donde habíamos estado, donde estuvo mamando tan tranquila, y un par de horas después de nacer nos llevaron a la habitación. Lo peor fue que, como estuve tanto tiempo con la bolsa rota se tuvieron que llevar a mi niña a neonatos para vigilar que no hubiese cogido ninguna infección y controlar sus niveles de glucosa, por el riesgo de hipoglucemia al ser hija de madre diabética. Ahora estoy embarazada del segundo y espero que la experiencia sea, por lo menos, igual de satisfactoria. Sin rasudado, ni episiotomia, ni edema. Después ya en la habitación pude usar mi propia ropa (cumpliendo sus normas: camisón con abertura delantera total) sin ningún tipo de problema, que es algo que mucha gente no sabe que se puede hacer .

Mi primer parto y único por el momento. Leía y escuchaba todo en relación al embarazo y parto, pero sólo tenía en mi cabeza "CADA PERSONA ES UN MUNDO, TENDRÁ QUE EXISTIR ALGUNA MOLESTIA, DE HECHO ME LO PLANTEABA COMO UN DOLOR DE CABEZA, QUE ESA MOLESTIA LA SOPORTO, BIEN, QUE NO, PUES EPIDURAL O LO QUE ME ALIVIE". El resultado de mi parto fue que cuando llegué a urgencias con 37,5 semanas (pensando que tenía gastrointeritis), me inspeccionó un matrón que se presentó, me exploró y muy cordíalmente me dijo que tenía 2 noticias, la buena, que ya iba a dar a luz (pensé ¿yá?), y la mala que no me podía poner epidural ya que tenía 8 cm dilatada (y volví a pensar, epidural pa qué, si a mi no me duele nada). El resultado maravilloso llegó en menos de 1 hora, PRECIOSO. Para lo único que le pedí un poco de anestesia local (que suponía que eso sí que iba a doler), fue para darme unos puntitos el corte. También pienso, que aunque yo haya tenido un parto tan bueno, no significa que no se me pueda complicar un segundo. En ésta vida no se sabe. HAY QUE VALORAR Y DISFRUTAR CADA MOMENTO DE NUESTRA VIDA.

contento tu, contento tutti


A mi me pusieron la epidural estando de casi 9 cms y puedo asegurar que fue cuando empecé a disfrutar del parto. EL dolor, inevitablemente, hace que no puedas estar lo suficientemente tranquila como para ser consciente de lo bonito del momento. También antes se sacaban muelas sin anestesia y no pasaba nada, pero, creo que en parte es un retroceso para la igualdad entre hombres y mujeres que pretendamos volver al sufrimiento per sé. Y, no entiendo qué tiene de malo que te rasuren o que te pongan un enema por higiene elemental en el expulsivo. Claro que hay que respetar a las mujeres que desean un `parto más "natural" , pero dejemos de demonizar los avances médicos que tanto esfuerzo han costado y que al fin y al cabo ayudan a que las mujeres suframos menos.

La información que se escribe debería ser contrastada antes de asustar a la gente. Me gustaria concretar algunas cosas. En cuanto al parto en casa, es lógico que la mayoría de los partos se realicen de forma espontánea y natural como ha ocurrido durante los últimos miles de años, por lo tanto la muchos de estos partos podrían desarrollarse sin problemas. Pero no hay que olvidar que hace poco salio un estudio donde se demostro que en Holanda (donde muchos partos se realizan es casas y habria que ver porque es esto, porque entre otras cosas el ahorro sanitario es enorme) los resultados perinatales eran peores que en España (es decir, los recién nacidos presentaban más complicaciones); un 15% de los fetos naceran por cesarea (como indica la OMS), asi que minimo un 15% se debera remitir al hospital y esta tasa no se puede disminuir; en los paises subdesarrollados la tasa de muerte materna postparto es al menos de un 25% (es decir, una de cada cuatro madres moriran tras el parto) por distintas razones (la principal la hemorragia postparto que se puede evitar en un alto porcentaje con la administracion de oxitocina post-parto), y desde luego no seria la primera vez en España que una mujer tiene una gravisima complicacion (tanto materna como fetal) por tener el parto en casa. En cuanto al dolor, es siempre un proceso fisiologico, desde un dolor de muelas, una apendicitis o el parto y cada uno puede decidir como vivirlo, no termina de ser un sintoma que gracias a los adelantos de la medicina que tanto esfuerzo han supuesto a lo largo de la historia lo podemos evitar o no. Si alguien ha leido algun articulo que indique que los niños nacidos con epidural tienen mas propension a la depresion por favor que lo cuelgue.Y no creo que en España se realicen cesareas por llevar una vuelta de cordon, porque el 30% de los recien nacidos la llevan, asi que minimo en España solo por esta razon deberian de ser cesarea, y no es verdad. La vuelta de cordon (a no ser que se realice una ecografia durante el parto) solo se diagnostica tras el parto. Lo primero es la informacion contrastada.
Un saludo

Publicado por: marta | 27/05/2011 11:51:41

Marta, el mío traía vuelta de cordón y nació por parto vaginal no hizo falta la cesarea

Para Olga | 27/05/2011 11:33:11. Apúntate a la lista de correo de El parto es nuestro. Allí tienen información actualizada.
Saludos.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal