De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

Pan para hoy... y para mañana

Por: | 28 de octubre de 2011

Panadero
La semana pasada estuvimos haciendo pan. Unas cuantas madres y algún padre blogueros con nuestros niños, en uno de los colacaos (como llamamos en el diario a los eventos o actividades a los que nos invitan a los periodistas) más divertidos a los que he asistido. La idea era que un panadero de la Escuela de Panadería de Madrid enseñase a los pequeños a hacer pan mientras una nutricionista nos explicaba a los mayores la importancia de este alimento. En la práctica, los padres nos lanzamos, con la excusa de ayudar a los niños, a hacer figuritas de lo más diversas con la masa, como tortugas, caracoles, flores, Bob Esponja y hasta un campo de fútbol. Una especie de plastilina más blandita y que algunos de los pequeños se lanzaron a comer en crudo, despreciando los montaditos de jamón que nos ofrecieron de merienda.

La actividad formaba parte de Pan Cada Día, una iniciativa en la que participa casi todo el sector en España, ante el descenso en el consumo diario de este producto. Supongo que la idea generalizada de que el pan engorda está detrás de esta tendencia, pese a la cual, las cifras de sobrepeso y obesidad no dejan de aumentar. ¿Y engorda? Pues en los adultos depende de la cantidad que se consuma y la actividad física que se haga, nos explicó Rosa García, la nutricionista (en la web de la iniciativa podéis ver las respuestas a preguntas frecuentes).  

En los niños, que no paran, el consumo diario recomendado es de unos 200 gramos, repartidos en cinco comidas. Por ejemplo, según García, es una buena idea recuperar el bocadillo en la merienda (el pan está compuesto por harina, agua, levadura y sal) frente a la bollería industrial.

Otras curiosidades que aprendí mientras esperábamos a que se horneasen nuestras obras de arte: la corteza y la miga son lo mismo, solo que la corteza está deshidratada por el horneado. El pan de molde alimenta igual, solo que tiene conservantes; lo mismo sucede con el que se vende tostado, que además tiene colorantes para que presente ese color dorado uniforme. 

Nos fuimos a casa con dos bolsas llenas de figuritas de pan que David y Natalia se fueron comiendo durante el atasco de vuelta. ¡Es un alivio saber que algo que está tan bueno es también (sin abusar) sano!

Hay 10 Comentarios

Leyendo este articulo de pan, he recordado un blog muy interesante con ayudas para padres: http://panparapapas.blogspot.com/

Vivo en Madrid y en mi barrio hay una panadería-pastelería que lleva haciendo pan artesanal desde 1950. Es una gozada porque el pan sabe a PAN y lo puedes comer incluso al día siguiente, y además tienen un montón de tamaños, desde pulgas, payesitos, barras hasta hogazas, así que no hay excusa. Cierran más de un mes en verano, y me pone mala tener que comprar el pan "artificial" que ahora venden en todos los sitios. Y no te digo el día que se jubilen sus actuales dueños...

creo que el pan que se encuentra habitualmente está MALIIIISIMO!!! si quieren que volvamos a comer PAN que vuelvan a hacer PAN y no lo que nos venden ahora...

Aqui os dejo este sitio con delivery de comida sana en zaragoza: http://guia.just-eat.es/lugares/zaragoza.html

Estoy de acuerdo con wachiturra ... pero cada vez que voy a España (vivo en Francia, donde el pan es casi "cultura") me sorprendo por lo difícil que es encontrar pan integral, y que esté rico ya es casi una odisea ... ¿por qué?

@marta y cucú, no sé, con la de formatos que hay de pan, en serio, me parece una excusa. Vayas donde vayas, siempre venden algo que ni llega a media barra de pan.

Yo estoy de acuerdo con lo que dice @cucú. Cuando como en casa de mis padres, me gusta "empujar" con pan y un par de mendrugos siempre caen, pero como vivo sola, no me compensa comprar una barra (ni una viena) para mí porque no me como ni la mitad. Hay muy pocas panaderías en las que vendan pulgas, y hoy en día sería lo más práctico para los que vivimos solos o "casi-solos".

Yo creo que, además de que la gente se piensa que engorda más de lo que en realidad lo hace, mucha gente no compramos pan porque en familias con pocos miembros, una barra es demasiado. Y no me vale con dejarla para el día siguiente, que está asquerosa. Tampoco muchos de nosotros tenemos tiempo en nuestra rutina diaria de acercarnos a la panadería, sino que compramos una vez a la semana en el supermercado. A mí me encantaría comer pan reciente a diario, pero no lo hago por las razones que acabo de contar.

tienes razón, la gente come menos pan porque el pan blanco es mas bien poco sano. El pan bueno de verdad es el integral!!

Pero integral siempre!!!! bajo índice glucémico, más vitaminas y minerales!!!!

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal