De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través del correo demamasdepapas[arroba]gmail.com

Recién parida, glamurosa y atendiendo a las visitas

Por: | 07 de octubre de 2011

Victoria Beckham Mientras estaba en el hospital al poco de dar a luz a Elisa, me imaginaba a Angelina Jolie o a Victoria Beckham en situación tan poco glamurosa: un camisón absurdo que se ata con un par de nuditos, que si te los pones hacia atrás se te ve el culo; hacia adelante, los pechos; mientras crees que te desangras con una compresa tamaño XL entre las piernas, intentas dar de mamar a un bebé al que estás conociendo, te escuecen los puntos y te duelen los entuertos, te caes de sueño, y sonríes, o, al menos, tratas de no parecer borde mientras hablas con las visitas.

Y eso que, por suerte, he tenido pocas visitas, rápidas y respetuosas en cada uno de mis tres partos: mis padres y mi hermano y tres o cuatro amigos cada vez (nada parecido al relato jocoso de blogdemadre). Todavía compadezco, aunque no la haya visto ni la cara, a la pobre madre que subieron a planta a las once de la noche mientras esperábamos a que nos dieran el alta a los dos días de nacer Elisa. En cinco minutos, sin exagerar, contamos a ocho personas que entraron en su cuarto, insisto, ¡a las once de la noche! y celebraron con gran algarabía el nacimiento, mientras supongo que las demás puérperas y sus bebés intentaban dormir en sus habitaciones pese al ruido.

No digo que haya que prohibirlas, a veces animan y son un apoyo en momentos que son a la vez alegres y duros. Pero no estaría mal, ya que parece que a veces falla el sentido común, que el propio hospital diera a los que entren a visitar a una parturienta un breve recordatorio de cómo se encuentra en estos momentos, para que limiten su estancia, tengan en cuenta que ni la madre ni el padre están para socializar y se ahorren consejos y comentarios que, sobre todo si es primeriza, pueden agobiar mucho más que ayudar (en este blog va un buen decálogo de comportamiento para las visitas). También me contaron de algún hospital en el que limitan el número de visitas, creo que a través de pases que distribuye el padre.

Lo mismo se aplica a los que van a ver al nuevo bebé a casa, que deberían tratar, si no de ayudar en las tareas domésticas, de no dar más trabajo. Y es que los primeros días, aparte de cuidar del pequeñín y acoplarse a su presencia, la madre ha de recuperarse físicamente del parto, como contaba en mi post de la semana pasada.

Por si acaso, yo no he ido a visitar a ninguna de mis amigas al hospital y solo a una los primeros días en casa. Creo que con una llamada o un mensaje es más que suficiente y no creo que se hayan sentido menos queridas por ello.

Imagen: solostocks.com Nota: una sugerencia a los gestores hospitalarios para promover la lactancia materna: ¡eliminen los camisones antes mencionados! ¿Han intentado alguna vez amamantar con un camisón así? Si te lo atas por detrás, es imposible sacar el pecho; si te lo atas por delante, tienes al aire los dos pechos, y la barriga, y el pubis, y las piernas...

Hay 29 Comentarios

Un mes escaso me queda a mí... y espero que no me agobien con tanta visita.
Felicidades!

Mucha tontería es lo que hay, si te molestan las visitas les dices que estas casada, que se vayan y listo. Si se enfadan es porque realmente no te quieren, y entonces casi mejor perderlos de vista para siempre. Así de fácil. Pero claro si lo quieres hacer difícil, pues los aguantas, y después te quejas. te quejas y te vuelves a quejar. Vaya problemas se montan algunas.

Guapa! como me acuerdo de mis visitas horribles en el hospital cuando solo quería estar sola con mi marido y mi nena en la habitación y no dejaba de entrar gente! por eso, es mejor irse rapidito a casa que la puerta solo la abres si quieres!! un beso y me encanta tu blog!
te dejo el link de mi entrada sobre estos temas!

http://losaposentosdemadamebovary.blogspot.com/2010/12/reflexion-de-una-amatxu-hasta-el-gorro.html

uf, las visitas fueron una PESADILLA para mí, sobre todo con mi primer hijo!!!! la casa estaba llena durante horas, tenía que comer delante de todos no podía ni ir al baño, empezaban a llegar a las 10 de la mañana y se quedaban hasta las 10 de la noche! Si vais a ver a una madre reciente hacedme caso que sé lo que digo y no estéis nunca más de 20 minutos o media hora salvo que os rueguen que os quedéis porque necesitan algo...personalmente prefiero visitar en el hospital, al menos allí a la puérpera le sirven la comida y no tiene que limpiar la casa...pero lo mismo ¡un momento y fuera!
Como visitante, lo más surrealista que he vivido fue cuando fui con unos amigos a ver a un bebé a un adosado. en la planta baja no había nadie, nos abrieron a través del portero automático, y estaba una tv emitiendo vídeos del recién nacido. La familia permaneció emboscada arriba, sólo compareció el marido para decirnos que ahora el niño dormía y que nos fuéramos. Lo hicimos rápidamente y ni volvimos más ni les llamamos nunca más tampoco. Supimos luego que hacieron eso con todas las visitas que tuvieron

uf, las visitas fueron una PESADILLA para mí, sobre todo con mi primer hijo!!!! la casa estaba llena durante horas, tenía que comer delante de todos no podía ni ir al baño, empezaban a llegar a las 10 de la mañana y se quedaban hasta las 10 de la noche! Si vais a ver a una madre reciente hacedme caso que sé lo que digo y no estéis nunca más de 20 minutos o media hora salvo que os rueguen que os quedéis porque necesitan algo...personalmente prefiero visitar en el hospital, al menos allí a la puérpera le sirven la comida y no tiene que limpiar la casa...pero lo mismo ¡un momento y fuera!
Como visitante, lo más surrealista que he vivido fue cuando fui con unos amigos a ver a un bebé a un adosado. en la planta baja no había nadie, nos abrieron a través del portero automático, y estaba una tv emitiendo vídeos del recién nacido. La familia permaneció emboscada arriba, sólo compareció el marido para decirnos que ahora el niño dormía y que nos fuéramos. Lo hicimos rápidamente y ni volvimos más ni les llamamos nunca más tampoco. Supimos luego que hacieron eso con todas las visitas que tuvieron

Ja, ja, me ha gustado mucho leer tu comentario.
Tuve a mi hija el año pasado y la verdad no me había parado a pensar en estos inconvenientes... Mis visitas fueron breves y justo cuando me subieron a la habitación, lo agradecí porque en ese momento una está tan emocionada, nerviosa, feliz y flipada que no está para nada más que para su bebé. Me sentí más molesta por las visitas de la cama de al lado que además llegaron con niños pequeños y a las 10 de la noche todavía estaban allí.
Por lo demás mi parto fue estupendo, me dejaron ponerme mi ropa en seguida y me quitaron el suero al subir a planta así que lo único que me apetecía esos días era salir a la calle, caminar y comer... nunca pensé que parir me iba a dar tanta hambre.
Sobre el camisón, yo también pienso lo mismo, sería más comodo uno convencional.
Saludos

Y en España no se puede dar a luz con tu propio camisón? Ese de la foto debería ser lo primero en eliminar si se quieren humanizar más los partos; yo me compré uno especialmente pensando en el parto y luego lo seguí usando para dar el pecho. Mucho más cómodo!

En algunos países hasta venden el "kit de parto", se supone una cesta con todo lo necesario: camisón cómodo para parir y dar el pecho, la ropa para el bebé, las compresas, etc, etc... Una tontería que te puedes hacer tú en casa para llevarte al hospital pero lo importante es la intención.

A la Beckham y cía no me las imagino en tal situación, si lo suyo son cesáreas seguidas de "tummy-tuck".

Había olvidado que cuando nació el segundo hijo de mi sobrina Vero, mi hija le dió una de sus compresas ultradelgadas de alta absorción que a Vero le gustó más que las de la clínica. Así que salimos a una farmacia a comprarle un paquete y de paso pasamos por una pastelería a comprar una bandeja de cachitos de jamón. A final estábamos todos en el cuarto comiendo (hasta Vero que se quejaba porque tenía hambre y no le traían el almuerzo). Era divertido llegaban las visitas y se encontraban a la Vero comiendo y dando pecho a la vez.

El camisón del hospital... jejeje...desde luego no está diseñado para dar el pecho! Mejor llevarse unas camisas de algodón de las que se abren por delante. Estarás más cómoda y te sentirás más favorecida ¡que también es importante! Aunque si puedes y te apetece desde luego lo que favorece más la lactancia es estar piel con piel ¡fuera la ropa!

Por eso siempre he llamado por teléfono. Si la mamá no me atendía no lo tomaba a mal (generalmente quien estaba al teléfono era una mujer de la familia que daba los mensajes repiendolos y que luego te decía lo que habían contestado). Luego preguntaba cuando podía ir y daba los parabienes de rigor por el feliz nacimiento.
Quedaba bien y yo también me quedaba contenta.

Mil gracias por la mención a mi post, Cecilia! Me alegro mucho de que te haya gustado para ilustrar tan delicado y regulero momento...
Te sigo siguiendo ;)

Pues yo si eche de menos alguna visita. Bueno, quizas no los primeros dias (cesarea rapida, ninho que no se agarraba al pecho, mi madre incordiando con mi leche, etc..) pero a la semana o asi que no venia nadie si era un poco deprimente. Claro, yo estoy a 8000 kms de mi gente (familia y amigos) y los companheros de aqui no vinieron a vernos. Y si, que cuando llevas unas semanas que ya puedes caminar, si que te apetece alguna visita de alguna amiga o similar, no?

Que razon tienes!!! con mi primer parto vino al hospital una prima de mi madre con toda su familia, a la que habia visto tres veces y se tiro toda la mañana!!! y yo alli con la teta fuera conociendo a mi hijo y dando conversacion a gente que ni fu ni fa. Pero claro, en esos momentos no estas para imponerte a nadie.
Ahora estoy embarazada del segundo y esta vez pienso dejar las cosas mas claras....
Gracias por el post.

Yo tengo una hija y un hijo. Y recuerdo con cariño las visitas que me hicieron. Y no fueron pocas (mi hija es la primera nieta de la familia por ambas partes). En los hospitales en España también hay horario de visita (al menos en Murcia). En cuanto a los consejos (a veces disparatados), no hay que tormarlos a mal. Son bienintencionados. Yo simplemente los escuchaba y yo hacía lo que pensaba que era lo mejor. Personalmente prefiero un consejo de una madre experimentada a seguir las pautas de un libro. La maternidad no es una receta de cocina.
En cuanto a las suegras: Mi suegra ha sido un gran apoyo desde el principio, tanto o más que mi madre. Mi suegra es tan abuela de mis hijos como mi madre. Y si algún día mi hijo tiene hijos yo seré "la suegra" y espero hacerlo también como ella.

Hola,
he dado a luz tres veces en Francia donde las visitas son de 13 a 20h. No sabéis lo bien que va descansar , conocer a tu bebe y pasar la noche los dos solitos en la habitación sin que nadie te diga como tienes que hacer las cosas ni si lo haces bien o mal. Te vas a casa sabiendo que puedes y sabes ocuparte de tu peque.
En España debería tener un horario de visitas así.

Totalmente de acuerdo con lo que dices, la madre está fatal, y encima ves a los demás que están como una ROSA,mintras la madre no puede con su alma. NO NO, yo soy antivisitas a madres recienparidas,con una llamada basta

DI QUE SI MARIA!!!!! ESTOY TOTALMENTE CONTIGO!!!!

Hay que verlo de otra forma. Si van a visitarte al hospital te ahorras la visita a casa, en la que ya si que tienes que tener cafe, galletitas, cerveza, pinchos, ...

Pues a mi el camison me parece maravilloso. Es horrible llevar uno de casa que se mancha todo el dia de sangre etc. Cuando queria dar de mamar me lo desataba por detras, y sacando un brazo asunto solucionado. Esta vez, embarazada del segundo, ni me planteo llevar ropa de casa. Las pudorosas, pueden llevar unos leggings para poner por debajo. Lo que me sorprende es por que en esos maravillosos cursos de preparacion al parto no te "preparan" para el postparto (lo peor). Sangre, puntos que tiran, organos deshechos, ganas de llorar todo el dia, agotamiento, nino incontrolable, dolor en los pechos...

Las visitas... Afortunadamente, vivimos a 2,000 km de casa, en un pais extranjero. Tuvimos al primero solos y esperamos hacer lo mismo con el segundo. Como hemos demostrado que somos capaces de cuidar a un enano hasta la edad de 4 anos, vamos a obviar todo tipo de consejos (no solicitados) para este segundo. Ni colicos, ni fiebre, ni mocos, ni hambre, ni sueno, ni ponlo asi o asado. A la primera, mirada perdonando la vida y se acabo. Tenemos nuestras costumbres (para bien o para mal) pero son las que son. Y como no criticamos la manera de educar de otros, tampoco admitimos criticas con la nuestra. Asi que porteo ("es malo para la espalda"), teta a demanda ("se va a viciar"), Tummy Tub ("es un cubo de lavar la ropa"), nada de lacitos ni historias ("mira que chaquetita de angora tan bonita"), colecho ("no teneis miedo de aplastarlo?")...

En dos meses volveremos a empezar!

Ojo!
Que como no satisfagas el ego de todos tus visitantes porque esten cansados, o quieras que el bebe este tranquilo andate a las consecuencias!

nosotros fuimos solos al hospital, pues era una cesarea programada, y no dejamos venir a nadie hasta estar instalados de nuevo en la habitación; jugábamos con la ventaja de estar a 70 km de casa, asi que tuvimos casi 50 min para estar los 3 solitos, conociendonos.
Me parece una locura que te invadan en ese momento tan intimo

Puede ser aún peor. Horas después de una cesárea, las visitas celebran por todo lo alto el nacimiento del bebé, ignorando que a la madre la acaban de abrir en canal. Qué poco tacto, Señor...

Felicidades! lo de las visitas lo tienes que dejar claro a los conocidos antes, asi mas facil..

Pues yo lo lleve estupendamente, me encantó que vinieran a vernos. Estaba muy feliz de que conocieran a mi hija. En cuanto a lo del camisón, aunque di a luz en la pública, me lleve un camisón.
Enhorabuena por tu niña

Yo prohibí tajantemente las visitas en el hospital y fui muy borde hasta que me hice con el tema. (Excepto con mi madre y mi abuela, claro)

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones de crianza? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal