De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

¿Es racional poner pendientes a los bebés?

Por: | 02 de marzo de 2012

Eli
Desde hace un mes, Elisa es oficialmente una niña, con sus pendientitos hipoalergénicos puestos en farmacia por 12 euros. Y es que en España, si un bebé no lleva pendientes, es varón salvo prueba en contrario, aunque lleve vestido con volantes, lazo, carro y resto de complementos en rosa.

Mira que me fastidian las imposiciones de género para los niños desde recién nacidos: la ropita, rosita o no, los juguetes, rositas o no, incluso los dibujos animados, rositas y estúpidos (Minnie, las princesas, las hadas, Tarta de Fresa...) o no. Pero en esto de los pendientes lo reconozco, he seguido el carril. No tiene ninguna justificación racional agujerear las orejas de un bebé, con el consiguiente dolor (aunque sea pequeño) y riesgo de infecciones, enganchones, tragado accidental o mala colocación. Y no, lo de que "están tan monas con pendientes" NO es racional. Aunque están tan monas con pendientes...

En mi caso, aunque tenía ciertas dudas y me empezaba a inclinar hacia el lado racional de "que decida ella cuando sea mayor", el padre de las criaturas estaba entusiasmado con que llevaran pendientes, y yo tampoco estaba tan convencida de lo contrario como para hacer de ello casus belli. Así que Natalia y Elisa los llevan desde los seis meses. Se ve tan normal que en cuanto anuncias que vas a tener una niña, familia y amigos te empiezan a regalar pendientes sin preguntar antes si vas a hacerle los agujeros.

01032012936Aunque en España todavía son mayoría las bebés con "hoyitos", como los llama una amiga chilena, por lo que constato tanto visualmente como en una encuesta informal que hice a través del grupo de Facebook El médic@ de mi hijo, es cierto que también hay cada vez más nenas sin ellos, por lo menos comparado con cuando yo era niña y adolescente, cuando las únicas chicas que conocía con las orejas intactas eran mi amiga Eva y su hermana, por deseo de sus padres. Laura Porzio, investigadora en el CSIC especializada en antropología del cuerpo, apunta a que podría deberse a la tendencia en auge de la llamada crianza natural (lo digo así porque no creo que sea un pack indisoluble, como muchos entienden), y a una nueva concepción de "respeto hacia el cuerpo del bebé como sujeto, no como objeto". Además, como apuntan algunos detractores, ¿con qué argumento te vas a negar cuando a los 15 años te pidan un piercing en el ombligo si cuando era un bebé le hiciste dos en las orejas sin permiso?

También creo que puede tener que ver con que en cada vez más hospitales y clínicas ya no te ofrecen el pack de bebé niña + agujereado de oficio, junto con las pruebas médicas, el aspirado de mocos y otro tipo de cuidados, de forma que casi ni te enteras de cuándo se los ponen. Y claro, una vez en casa, coger a la niña un día, llevarla a la farmacia, sujetarla tú mientras se revuelve y llora, exige un acto mucho más consciente. Y da más palo.

El tema es bien curioso. Intento buscar información sobre los orígenes de esta tradición en España, pero no encuentro ningún dato. Hay estudios antropológicos de los piercings tanto en tribus de África como de los que se hacen adolescentes y adultos occidentales, pero esto del piercing institucional en las nenas españolas está tan normalizado que parece que nadie ha indagado. Porzio me confirma que no conoce ningún estudio sobre el tema, y aventura que podría estar relacionado con la tradición católica, y que es una de las primeras formas de marcar el género. Como decía alguna madre que intervino en el debate que se creó en Facebook, es una "marca genital".

Mi suegra, que tiene 73 años, dice que le pusieron los pendientes en la maternidad al nacer, en Asturias. A mi cuñada, que tiene 47, se los puso la matrona que la visitaba en casa para las revisiones a los pocos días en Sevilla. Es decir, desde hace décadas, se ponen pendientes a las bebés de norte a sur en España. He preguntado a amigas y conocidas extranjeras: en México, Perú, Ecuador, Argentina, Chile, Brasil y Rumanía, también es normal agujerear a las bebés al poco de nacer. Sin embargo, en países que parecen cercanos geográfica y culturalmente a España, como Portugal e Italia, me comentan que no, que las niñas se los suelen hacer cuando son más mayores. Tampoco los hacen en otros países occidentales, como Estados Unidos o en el norte de Europa, donde a muchos les parece una barbaridad taladrar las orejas a un bebé. Sin embargo, no deja de resultarme curioso que los partidarios de "que se los haga ella cuando quiera" no pongan reparos a que una niña de cuatro o 10 años decida perforar su cuerpo, siempre que sean los lóbulos de las orejas, y sí cuando una de 15 quiere un piercing en cualquier otra parte.

Cuando llegué aquí desde Taiwan, en 1978, con cuatro años, ni mi madre ni yo teníamos pendientes, ya que no existe esa costumbre (tampoco en China). Hacia los siete, fuimos las dos juntas a hacernos los agujeros a un practicante, que nos los hizo con el sistema tradicional: aguja con hilo. La verdad es que no recuerdo que me doliera, aunque supongo que algo sí lo haría. Sí recuerdo que uno fue algo engorroso porque uno se me infectó y se me cerró, pero tenía tantas ganas de llevar pendientes que me lo volví a hacer. Y en la adolescencia, mi amiga Blanca me hizo un par más, en casa, y a las bravas, también con aguja, aunque les tengo pánico. Con esto no quiero decir que no duela (a Elisa, por el volumen y tiempo de llanto, parece que le fastidió más que la inmovilizaramos para pintarle en las orejas el punto donde agujerear que el pistoletazo en sí, pero sí que lloró un poco), sino que no es algo que se recuerde de forma traumática. Otro tema es que de mayores, Natalia o Elisa nos echen en cara que se los hiciéramos, o nos lo agradezcan.

Por cierto, el año pasado, con 37, mi amiga Eva se hizo al fin los agujeros porque le robaron de la maleta todos los pendientes de pinza que había atesorado a lo largo de los años. Y se está desquitando. Todavía no la he visto repetir pendientes.

Hay 94 Comentarios

Yo tengo una niña y se los puse porque mi marido tenía mucha ilusión y estaba cansado de que nos dijesen que qué bonito es el niño, aunque a mí no me hacía demasiada gracia accedí... Cuando ella tenga edad suficiente, si quiere que no se los quite... Llamar mutilación me parece exagerado, pero bueno, cada una es libre de pensar lo que quiera.
De todos modos, ahora estoy muy contenta con que lleve pendientes ya que, buscando por internet, he encontrado una tienda que tiene unos modelos superoriginales, como los de los planetas que le compré (la tienda es www.inthependientes.com) y me para mucha gente diciéndome que qué pendientes más chulos y que dónde los he comprado... además, llevando pendientes me evito lo de que qué bonico es el niño ;) ;) ;)

Mi nena está a punto de cumplir 9 meses, no le he puesto pendientes y últimamente he vuelto a darle vueltas al tema. He leído casi todos los comentarios y estoy muy de acuerdo con Roser, la anilladora. Aunque ahora por un lado me gustaría que los tuviera por estetica, a la vez pienso en posibles enganchones, le haga daño, etc etc. Aparte de que yo decido por ella y que marco su cuerpo con una distinción de género. También es cierto que la gente es muy pesada con el " que niño más guapo, claro como no lleva pendientes " y en momentos de duda te puede influir... En fin, que para los padres de hoy es es un tema más peliagudo que todo lo que se imaginan las madres y suegras, porque tenemos otra percepción de la integridad del bebé, de las costumbres, de la identidad de genero, y porque estamos más dispuestos a pasarnos por el forro la opinión de los demas. Roser, entiendo que por tu nombre eres catalana, pero si por un casual tienes el estudio en Madrid me gustaría no perderte la pista para cuando mi nena me los pida, si lo hace.

Buenas! Soy anilladora (hago piercings) y no los hago a bebés. Por la sencilla razón que aunque sea legal, no puedo hacerle nada que vaya contra su voluntad. Por más que la mami quiera, lo tiene que decidir esa personita. Y si esa personita no puede decirme en voz alta que lo quiere, no puedo infligirle ningún dolor ya que no es consensuado. En Francia por ejemplo esta prohibido perforar a menores de seis años en el lóbulo. Pensad que los bebes han de desarrollar su sistema inmunológico, pensad que un pendiente por bonito que sea es una herida abierta, y no hay necesidad de exponerle a una posible complicación. los bebitos han de dedicarse a jugar y aprender, y no estar pendientes de no tocarlo con las manitas sucias, o enganchones porque aun no tienen desarrollada su psicomotricidad... Y os aseguro que cuando son ellas las que lo piden, tiene todo el sentido del mundo. Son conscientes y consecuentes cuando vienen al estudio con 6 añitos o mas, y es precioso el momento! Porque de repente se ven unas señoritas, para ellas se convierte en un momento importante que comparten con sus mamás y papás, ves en sus caritas que se sientes mayores, etc. Para mi sin duda son las mejores Clientas, decididas y sin miedo, y aguantan súper bien! Repito: para ellas es un momento precioso. Por eso no perforo a bebitas, no me lo piden ellas y tengo la sensación que les hago daño innecesariamente. No me sirve que me digan: -Son muy pequeñas, no se enteran porque es muy rápido. No. Porque yo si soy consciente de lo que estoy haciendo y con eso basta. Muy importante: DECIDAN LO QUE DECIDAN, no dejen que el pendiente de lo hagan con pistola. Si quieren les puedo pasar enlaces y explicarles porqué, ya que no es una cuestión de barrer para casa.
Pensad también que en la farmacia venden medicamentos, y en un estudio hay una persona preparada SOLO para hacer perforaciones. Si el pendiente os cuesta 12 euros, desconfiad. A mi que cuesta entre 10 y 12 euros tener la mesa montada. Id donde queráis, no es un comentario comercial, no os diré dónde trabajo, porque os quiero informar y dar mi opinión, no encontrar clientes.
Os digo que vayáis donde vayáis, preguntad si la perforación se realiza con guantes estériles (embolsados por pareja individualmente, a diferencia de los de examen, que son los típicos que vienen en una caja). No tiene sentido que utilicen una joyería estéril que va a ir dentro del cuerpo si la tocan con guantes no estériles), si la joyeria de inicio es de titanio grado implante (hay varias aleaciones, y no todos los estudios tienen las más biocompatibles) os dejo un enlace donde podéis consultar diferencias: http://brnskll.com/es/shares/titanium-standards-why-not-g23/

Podeis pedir el certificado de la joyeria para aseguraros.
Aseguraos que todo esta embolsado y estéril. Existe la diferencia entre desinfección y esterilización. Si no véis estos mínimos, os recomiendo que busquéis otro lugar.
Si queréis más información no dudéis en preguntar. Amamos nuestra profesión la cual no sólo es anillar, si no que seáis partícipes. (Y perdón por la chapa) Un saludo!

La verdad me parece muy dramatico discutir solo por unos pendientes,a mi se me hacen preciosas las niñas con pendientes , mi hija tiene 3 años y desde que estaba recien nacida le pusimos los pendientes,yo soy de Mexico y si es verdad que aquí es una tradición ponerle pendientes a las bebes,es mas yo no conozco una sola niña que no le hallan puesto pendientes desde bebe,a mi tambien me pusieron pendientes de bebe y cuando era adolescente no los usaba porque no me gustaban aunque ahora ya los use,y lo mismo mi hija si de grande no le gustan que no se los ponga y punto,no hay que exagerar,además si mi hija quisiera hacerse un piercing la dejaría ya que yo me hice un piercing cuando tenía 19 años,así que hay no tengo repelo para no dejar a mi hija.


Es una puta insensatez. Hoy se los hemos puesto a mi hija (muy a mi pesar) y sigo pensando lo mismo: hay que ser muy cafre para hacer eso, y sobre todo, no tener en cuenta lo que tu hija quiere.

Mi opinión (que probablemente nadie lea, sólo escribo esto para desahogarme) es que si la niña quiere, cuando crezca, si quiere que se los ponga.

Nunca la había visto llorar así, tengo el corazón roto... qué animalada. Ahora a esperar a que no se encarne o infecte, que esa es otra.

Una puta pena.

Llegue a este blog porque esta mañana vi horrorizada una foto de la beba recién nacida de mi amiga con aros en las orejas.
Yo soy una de las víctimas de esa tortura, me los hicieron al nacer, se me infectaron y al crecer uno quedo más arriba que el otro. Nunca pude usar aros, va no que yo recuerde porque mi madre insistió hasta que yo tenía 3 o 4 con todo tipo de aro de oro.
Un día a los 16 se me antojo hacerme un piersing en la nariz. No le consulté a mis padres. Cuando mi madre lo noto hizo el escándalo más grande de todos, llego hasta decirme que yo no respetaba mi cuerpo. Que hipócrita!
Volviendo a mi amiga hace unos meses estaba ofendida con su hermano de 23 años por haberse hecho un piersing en
una oreja.
Entonces lo único que me queda de este post es que vivimos en una sociedad hipócrita.

En mi opinión, el problema no está en si se le hace un daño innecesario o no, creo que el problema más bien ético. Parece que nos creemos que nuestros hijos nos pertenecen, que son de nuestra propiedad... Que podemos hacer con ellos lo que nos de la real gana ¡Y no es así!
Yo estoy a punto de dar a luz a mi segundo hijo, es una nena, y me planteo y replanteó el tema de los pendientes... Yo los he llevado de pequeña, ahora no acostumbro a usar... Y encima me los pusieron mal!
Me parece una falta de respeto hacia la niña anteponer algo tan innecesario como ponerle un par de pendientes sin tener, ni si quiera, el conocimiento de, si esa niña cuando tenga uso de razón hubiese querido llevarlos; sólo porque están monas, y se distinguen fácilmente de los niños... Me parece una frivolidad! Y otros dirán, "sí bueno, pues que se los quite luego si quiere" pero, porque dejarle dos cicatrices innecesarias en las orejas... A caso la niña ha dado su consentimiento?!?!?! Lo de las vacunas es un tema a parte relacionado con la salud, también muy discutible, por cierto. Pero no mezclemos dos cosas que no tienen nada que ver!

Si luego quiere llevar pendientes, se los pondrá y punto!

Me parece la estupidez más grande eso de poner los pendientes a un bebé. Tengo una niña de dos meses y no pienso ponerselos aunque tenga que matar a algún familiar de mi marido. Yo no soy de aquí y nunca he visto en otros países esta tradición. Mi marido dice que sí, pero yo lo he dejado muy claro y eso que todo el mundo empezó a regalar los pendientes sin consultarme....Y todo el mundo diciendo que a mi niña le falta algo, que son más guapas con los pendientes, que ahora le dolerá menos...y gilipolleces así.¿Tú que sabes cuánto le duele?Y si no ves la diferencia entre un niño y una niña ni estando desnudos, es que deberías haber estudiado anatomía en el colegio. ¿Por qué un bebé inocente debería sufrir porque sí? Ya lo tienen bastante difícil. Cuando ella sea capaz de tomar sus propias decisiones le dejaré encantada a poner unos pendientes.Yo me puse los míos a los 20 años, y mira he tenido una infancia maravillosa sin ellos.

Yo pienso que se exagera un poco con este tema, no?
¿Que si es racional o no?
Pero vamos a ver, que se trata de poner unos pendientes, no se trata de marcar el "ganao"....
Si de mayor no los quiere, que se los quite y punto.
También les vacunamos, creemos que por su bien, sin consentimiento del bebe, aceptando calendarios de vacunación locos y variados según la comunidad autónoma, y segun las autoridades sanitarias todos son igual de buenos.
Eso y muchas barbaridades mas.
En fin, que este país no tiene solución....que son unos pendientes, hombre de Dios!...y si se los pongo cuando es bebe, es porque el cartílago de su lóbulo es mas delgadito ahora y cicatriza mucho antes, y porque no decirlo, me parecen una monada, al igual que le pongo el body rosita con lazo tan mono que le regalo su tia, y no pido permiso a mi bebe.
Anda que!

Yo no tengo hijos, pero soy contraria a perforar las orejitas a un bebé solo porque sea una niña, me parece algo absurdo e irracional. Hay quien dice que no les duele, lo cual es falso, les duele y encima no saben porque que eso es peor; porque si a una nena ya con 5 o 6 años o más grande entiende porque le duele si le perforan las orejas, un bebé no.
Mucha gente argumente que de bebés no les duele , pero que se más grandes les va a doler horrible; y vete a tu a saber si la niña no se quiere poner después más pendientes o piercings.

Por suerte cada vez hay más padres concienciados que no ponen pendientes a sus niñas aunque son una minoria; tengo unas vecinos que tienen unas mellizas de 6 años y al principio no les pusieron pendientes, yo no les comente nada al respecto pero me parecia muy bien que mantuvieran sus orejitas intactas, pero de pronto con 3 meses y algo las veo a las 2 con sus perlitas en las orejas; pero vamos peor es el caso de una bebé que vi por la calle con 1 semana de vida con pendientes que eran enormes "bueno se veian enormes en sus orejas". Que a mi me dio hasta pena de la criatura.

Por cierto os habeis fijado que a los bebés reales no es ponen pendientes en ninguna parte del mundo. En el caso por ejemplo de las hijas de los principes de España a ninguna les pusieron pendientes be bebé y Leonor se los ha hecho hace algún tiempo con 7 años y no creo que le haya dolido horriblemente ni que se haya quedado traumatizada por ello.

Bonjour. Aunque soy española de pura cepa vivo en Francia desde hace casi 10 años. Mis hijos han nacido aqui. Mi hija no lleva pendientes, por el simple hecho de que en Francia no se estila tanto como en España e incluso es una costumbre con una fuerte connotacion que no era de mi agrado. Por esas razones decidimos no ponérselos. Si hubiésemos vivido en España seguramente hubiésemos seguido la tradiciOn española sin cuestionarnos demasiado. Cuando naciO mi hija, como es normal en España, dos personas de mi familia le regalaron un par de pendientes preciosos y, dàndoles las gracias, les expliqué que por ahora no le iba a hacer los agujeros y que, si ella lo deseaba, se los pondria cuando fuese màs grande. Aunque no es primordial, me parece interesante poder discutir sobre este tema y creo que no soy la ùnica, dado el nùmero de comentarios que registra el articulo. Creo que es un tema que merece reflexiOn para aquellos que desean reflexionar sobre ello. En cuanto a las personas que lo tienen claro, ya sea para hacerlo o para no hacerlo, sean cuales sean las razones, por supuesto, la cuestiOn no se plantea. Gracias a todos por vuestros argumentos.

Yo estoy de acuerdo con este artículo, a mi ya no me gustó nada agujear las orejitas de mi hija, pero finalmente lo decidimos y se los pusimos, pero desde hace unas semanas se los he quitado porque es una tortura ponerle los pendientes, no le gusta para nada ponerse los pendientes y sujetarle con fuerza y hacerle pasar el mal rato ya no me hace ninguna gracia. No pienso ponerle ni hacerle nada que le haga llorar solo por el simple hecho de seguir tradiciones o porque me guste a mi o etc etc.... quizá es tiempo de ponernos a pensar un poco mas y ser mas sencillos al ser padres, protegerles por encima de cualquier cultura y costumbre.
saludos.
ISabel

A las costumbres salvajes que se hacen a diario uno es muy reticentes. Yo no he hecho los agujeros a mi hija y está muy mona con los pendientes de pinzas, que se los cambia de color con la ropa y son baratitos. Con lo que vale uno de oro se puede comprar una docena.
Si a un niño no se le agujerea la oreja a las niñas tampoco debería agujerearsele.
Sí las costumbres son creencias. Y ya lo vemos con los toros... mientras los toros mueren sufriendo y las niñas sufren, ya que lloran al ponérselos.
Espero que poco a poco esta costumbre desaparezca, y que lo primero que pensemos de nuestras hijas sea "es que están tan monas"

Hombre tampoco creo que sea irracional. A mi me los pusieron de pequeña y tampoco me pasó nada. En fin que cada uno haga lo que quiera.

y muchos veces los pendientes no bastan y siempre los confunden y con varoncito, pero se ven rechulas las nenes con sus pendientes http://dineroyyo.blogspot.com/2012/10/que-debo-hacer-para-curar-el-ombligo.html

No es para perder el tiempo discutiendo tanta tontería. Creo que los padres tienen suficientemente ganado el derecho a poner o no pendientes a su hija. Entonces, tampoco les bautizamos? No la ponemos falda? En fin, cuanta tontería por unos dichosos pendientes.

tampoco le veo mucha importancia, quien quiera que se los ponga y quien no que no se los ponga, asi de simple. No creo que sea una crueldad si se los pones. Cosas más importantes hay en esta vida que discutir sobre esto.

El tema es no son las estupideces que te dicen por la calle, que si es niña y que si tal, el tema es cuando tu familia no respeta tu decisión de no ponerle pendientes a tu hija. Yo tengo mellizos, nene y nena de 20 meses y hasta hace poco una sobrina que tengo de 13 años cada vez que nos veia nos preguntaba que prque no llevaba pendientes, que a ella se los pusieron en el hospital y mi suegra cuando nacieron me dijo que su regalo para la nena serian los pendientes, cómo no le hemos hecho agujeros no tuvo regalo de nacimiento.

A mi primera hija, le pusieron los pendientes en el mismo hospital, unos q le había comprado mi suegra con mucho cariño. La segunda nació en casa y claro, si habíamos cuidado el parto para que fuera lo más respetuoso posible, no lo íbamos a fastidiar perforándole las orejas!! Pero a medida que se hacía mayor, como es muy presumida, quería ponerse pendientes. Probamos magnéticos y de pinza, pero los perdía todos con gran disgusto. Hasta que al final, después de mucho insistir, fuimos a un profesional, no a una farmacia o a una matrona, sino a un profesional del piercing. No le hizo apenas daño. No se le infectó ni nada. Además desinfectó los pendientes que se puso tras los palitos de titanio q usó para agujerearlas.
El chico que nos atendió nos dijo que era mejor esperar a que fueran un poco mayores porque así el orificio quedaría centrado, y no como mi hija mayor, yo misma y muchas otras mujeres que nos las agujerearon de recién nacidas y están descentradas.

Pues me gustaría aportar otro aspecto- perdonad, porque no me he leído los 74 comentarios, así que si me repito, borrad el comentario. Soy austriaca y llevo 10 años en España. Siempre me ha chocado mucho el tema de los pendientes en bebés- niñas, de hecho me sigue pareciendo un capricho de los padres- o más bien madres, las cosas como son. Pero no por ser una "marca genital" (qué buena expresión, por cierto), sino por 2 cosas más: 1- tengo pendientes y soy incapaz de dormir con ellos, me las quito siempre por la noche, si no, me despierto al poco tiempo porque me duele la oreja y no entiendo como puede haber gente que pone estos pendientes a bebés recién nacidos sin quitárselos por la noche. - 2- en mi país cuando sacas el tema todos dicen lo mismo: ¿pero en España la gente no es consciente de los puntos energéticos de las orejas? y no hace falta hablar con una persona que sepa de acupunctura o acupresura, la oreja es un poco como el pie, está lleno de puntos que se relacionan con órganos del cuerpo, allí fluye energía y al taladrar la oreja interfieres en estos flujos y puntos. Cuánto más pequeña la oreja más probabilidades de equivocarte del lugar. Además hay una cosa, con las barbaridades que se hacen con los bebés recién nacidos en este país y que no se hacen en el mío por lo cual me choca mucho- separarlo de la madre, sonda por el ano, sonda por la nariz, inyección de vitamina K (esto es lo único que se hace, pero con gotas por vía oral), vacuna de hepatitis B, quitarle el vermix, etc. etc. ya les vale a los bebés, no?

Cuando yo nací no me pusieron pendientes; mis padres eran muy "progres" y acordaron que ya decidiría yo de mayor. Ahora recuerdo cuándo me hice los agujeros; a mi tía, enfermera, durmiéndome las orejas con hielo y el miedo que sentí con la situación. Años más tarde me hice dos agujeros más en una oreja que ahora luzco orgullosa con tres pendientes.
Al nacer mi hija, lo primero que hice fue hacerle agujeros, y recuerdo lo a gustito y dormidita que llegó a la habitación con sus pendientitos... que decida cuando sea mayor si se los quiere quitar!

Nací en 1974 y mis padres, por presiones de mis hermanas mayores, no me hicieron los agujeros en las orejas. Hoy en día aún luzco orgullosa mis orejas sin perforar. Para mi es una señal de identidad, creo incluso que resultan más atractivas unas orejas sin perforar como las mías (a juzgar por los comentarios que he recibido a lo largo de mi vida) que las típicas orejas con pendientes.
De pequeña las señoras del barrio le decían a mi madre "que niño tan mooooono" y yo las miraba muy seria y les decía "señora, soy una mujer". Que me confundieran con un niño no me resultaba para nada traumático, en todo caso forjó mi carácter reivindicativo y feminista.
La verdad, si tengo una niña no tengo intención alguna de perpetrar la salvaje costumbre de perforarle las orejas. Y me da igual lo que diga nadie.

Conozco a una que iba desnudita, pero la confundieron con un niño por no llevar pendientes. Es que eso es lo que marca de verdad el género (percepciń social y cultural del hecho físico del sexo, para quien no sabe este pequeño matiz de la palabra).

A mi primera hija le puse pendientes después de muuuuchas presiones familiares. Y cómo me arrepentí esa noche!
A la segunda decidí no ponérselos... y lo que tengo que oir todavía! Que si parece un niño, que total es una costumbre cultural, que es un regalo muy socorrido... vamos, lo de siempre, que la autonomía del cuerpo de mi hija es secundario al bienestar de todos los demás y a la preservación de rituales culturales. Y lo que parece asombrar y molestar más a todo el mundo: Cómo vas a hacer cosas distintas con cada una de tus hijas???!!! Osea, que si me equivoco con una, tengo que repetir necesariamente el error con la segunda???!!!
Pues nada, ahí va una feliz con sus pendientes y otra feliz sin ellos (hasta el día que me los pida, que tampoco tendré ningún problema en ponérselos... SU CUERPO ES SUYO!)

En cualquier caso, es todo un tema para las mamás, muy simbólico. Para nada una chorrada, desde luego.

A mi hija no le hemos hecho agujero en las orejas.A mi mujer y a mi nos parece una barbaridad mutilar el cuerpo de un hijo por motivos estéticos.Además es peligroso, puede provocar infecciones enganches y atragantamientos en el bebé.
Lo que es terrible es que las mujeres mayores son las más reaccionarias con el tema y las que mas se empeñan en el temita de los pendientes soltando la estúpidez de ¿A PERO ES NIÑAA?
Espero que a todos los que tienen hijas y las perforan el cuerpo sin su consentimiento, cuando tengan doce años sus hijas corresponderán poniendose un tatoo y tres piercing y tendrán que callar la boca.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal