De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

¿Es racional poner pendientes a los bebés?

Por: | 02 de marzo de 2012

Eli
Desde hace un mes, Elisa es oficialmente una niña, con sus pendientitos hipoalergénicos puestos en farmacia por 12 euros. Y es que en España, si un bebé no lleva pendientes, es varón salvo prueba en contrario, aunque lleve vestido con volantes, lazo, carro y resto de complementos en rosa.

Mira que me fastidian las imposiciones de género para los niños desde recién nacidos: la ropita, rosita o no, los juguetes, rositas o no, incluso los dibujos animados, rositas y estúpidos (Minnie, las princesas, las hadas, Tarta de Fresa...) o no. Pero en esto de los pendientes lo reconozco, he seguido el carril. No tiene ninguna justificación racional agujerear las orejas de un bebé, con el consiguiente dolor (aunque sea pequeño) y riesgo de infecciones, enganchones, tragado accidental o mala colocación. Y no, lo de que "están tan monas con pendientes" NO es racional. Aunque están tan monas con pendientes...

En mi caso, aunque tenía ciertas dudas y me empezaba a inclinar hacia el lado racional de "que decida ella cuando sea mayor", el padre de las criaturas estaba entusiasmado con que llevaran pendientes, y yo tampoco estaba tan convencida de lo contrario como para hacer de ello casus belli. Así que Natalia y Elisa los llevan desde los seis meses. Se ve tan normal que en cuanto anuncias que vas a tener una niña, familia y amigos te empiezan a regalar pendientes sin preguntar antes si vas a hacerle los agujeros.

01032012936Aunque en España todavía son mayoría las bebés con "hoyitos", como los llama una amiga chilena, por lo que constato tanto visualmente como en una encuesta informal que hice a través del grupo de Facebook El médic@ de mi hijo, es cierto que también hay cada vez más nenas sin ellos, por lo menos comparado con cuando yo era niña y adolescente, cuando las únicas chicas que conocía con las orejas intactas eran mi amiga Eva y su hermana, por deseo de sus padres. Laura Porzio, investigadora en el CSIC especializada en antropología del cuerpo, apunta a que podría deberse a la tendencia en auge de la llamada crianza natural (lo digo así porque no creo que sea un pack indisoluble, como muchos entienden), y a una nueva concepción de "respeto hacia el cuerpo del bebé como sujeto, no como objeto". Además, como apuntan algunos detractores, ¿con qué argumento te vas a negar cuando a los 15 años te pidan un piercing en el ombligo si cuando era un bebé le hiciste dos en las orejas sin permiso?

También creo que puede tener que ver con que en cada vez más hospitales y clínicas ya no te ofrecen el pack de bebé niña + agujereado de oficio, junto con las pruebas médicas, el aspirado de mocos y otro tipo de cuidados, de forma que casi ni te enteras de cuándo se los ponen. Y claro, una vez en casa, coger a la niña un día, llevarla a la farmacia, sujetarla tú mientras se revuelve y llora, exige un acto mucho más consciente. Y da más palo.

El tema es bien curioso. Intento buscar información sobre los orígenes de esta tradición en España, pero no encuentro ningún dato. Hay estudios antropológicos de los piercings tanto en tribus de África como de los que se hacen adolescentes y adultos occidentales, pero esto del piercing institucional en las nenas españolas está tan normalizado que parece que nadie ha indagado. Porzio me confirma que no conoce ningún estudio sobre el tema, y aventura que podría estar relacionado con la tradición católica, y que es una de las primeras formas de marcar el género. Como decía alguna madre que intervino en el debate que se creó en Facebook, es una "marca genital".

Mi suegra, que tiene 73 años, dice que le pusieron los pendientes en la maternidad al nacer, en Asturias. A mi cuñada, que tiene 47, se los puso la matrona que la visitaba en casa para las revisiones a los pocos días en Sevilla. Es decir, desde hace décadas, se ponen pendientes a las bebés de norte a sur en España. He preguntado a amigas y conocidas extranjeras: en México, Perú, Ecuador, Argentina, Chile, Brasil y Rumanía, también es normal agujerear a las bebés al poco de nacer. Sin embargo, en países que parecen cercanos geográfica y culturalmente a España, como Portugal e Italia, me comentan que no, que las niñas se los suelen hacer cuando son más mayores. Tampoco los hacen en otros países occidentales, como Estados Unidos o en el norte de Europa, donde a muchos les parece una barbaridad taladrar las orejas a un bebé. Sin embargo, no deja de resultarme curioso que los partidarios de "que se los haga ella cuando quiera" no pongan reparos a que una niña de cuatro o 10 años decida perforar su cuerpo, siempre que sean los lóbulos de las orejas, y sí cuando una de 15 quiere un piercing en cualquier otra parte.

Cuando llegué aquí desde Taiwan, en 1978, con cuatro años, ni mi madre ni yo teníamos pendientes, ya que no existe esa costumbre (tampoco en China). Hacia los siete, fuimos las dos juntas a hacernos los agujeros a un practicante, que nos los hizo con el sistema tradicional: aguja con hilo. La verdad es que no recuerdo que me doliera, aunque supongo que algo sí lo haría. Sí recuerdo que uno fue algo engorroso porque uno se me infectó y se me cerró, pero tenía tantas ganas de llevar pendientes que me lo volví a hacer. Y en la adolescencia, mi amiga Blanca me hizo un par más, en casa, y a las bravas, también con aguja, aunque les tengo pánico. Con esto no quiero decir que no duela (a Elisa, por el volumen y tiempo de llanto, parece que le fastidió más que la inmovilizaramos para pintarle en las orejas el punto donde agujerear que el pistoletazo en sí, pero sí que lloró un poco), sino que no es algo que se recuerde de forma traumática. Otro tema es que de mayores, Natalia o Elisa nos echen en cara que se los hiciéramos, o nos lo agradezcan.

Por cierto, el año pasado, con 37, mi amiga Eva se hizo al fin los agujeros porque le robaron de la maleta todos los pendientes de pinza que había atesorado a lo largo de los años. Y se está desquitando. Todavía no la he visto repetir pendientes.

Hay 94 Comentarios

Pues ojalá hubiera sido ud. la madre de mis hijas, que yo estaba en contra de los agujeritos y si claudique sic. fue por no hacer causa belli.

Del interés por investigar la costumbre, no puedo decir nada, pero si aventurar o conjeturar lo que me contestó un pater (un cura) amigo de la pareja progenitora ante mi protesta por aquel rito tan arcaico.

Oye - me dijo (+ ó -) - mira la Biblia donde la mujer era considerada como un objeto, propiedad del padre o del marido. Pues a mi niña que no me la toquen - contesté - La discriminación de la mujer no será por culpa mia sino de su madre.

En España la sombra de la Inquisición es larga y bien negra.

Tengo 3 hijos. 1 niño y dos niñas. Cuando nació la primera niña, nos preguntamos porqué ella tenía que pasar por un momento "traumático" (todo lo que puede ser un pinchazo en los lóbulos) por ser mujer, si su hermano, por ser hombre no lo había sufrido. Así que ni ella ni la pequeña llevan pendientes. ¡Y tan contentas! Eso si, no hemos podido evitar las veladas criticas familiares, los regalos de pendientes y lo de "niño mono". Pero yo a todo el mundo le decía que cuando fueran mayores, tendríamos (si ellas querían, claro) agujeros para todos...

Aunque en España casi todos los padres ponen pendientes a sus niñas nosotros nunca nos lo planteamos. Nos parecia una falta de respeto "mutilar" a una personita que es tu hija pero es un ser independiente. Somos holandeses y en nuestra cultura el individuo es muy importante. Ahora, con 12 se los ha puesto y esta tan feliz. El individuo que lleva dentro empieza a tener vida propia...

Mi mujer no es española, y en su país de nacimiento sólo los bebés de los zíngaros llevaban pendientes. Incluso en el colegio, en primaria, estaba prohibido llevar pendientes. Personalmente me parece muy bien.

Cuando vino a España y vio bebés prácticamente recién nacidos y con pendientes le pareció una aberración. Nuestra hija se los puso cuando nos lo pidió - creo que fue cuando tenía 9 años.

Mi hija no los lleva, de hecho a sus diez meses, con innumerables detalles fucsias (nunca lazos), camiseta de princesita de papá y otras cosas más que cuestionables he tenido que aguantar lo de "qué niño más mono" y tener que dar explicaciones de por qué no lleva pendientes. Para mí casi me parece un síntoma de machismo muy lejos evidentemente de una ablación pero sí algo que produce dolor y obligado. Por qué tiene que pasar una bebé recién nacida por ello? parece que decimos, esto es lo primero que tienes que sufrir por ser mujer... de mayor que haga lo que quiera.

Ni a mi ni a mis hermanas nos agujerearon las orejas. Y siempre agradecí a mis padres que no lo hicieran.
Ya con 15 yo sí me los agujereé.
No he tenido niñas, de momento, pero tengo claro que no le pondría pendientes. lo mires como lo mires estás manipulando su cuerpo para una cuestión que no tiene nada que ver con su salud.

Por cierto, prácticamente nadie nos ha preguntado por eso. Antes de nacer hubo familiares que nos lo preguntaron para regalarnos pendientes, y les dije que no teníamos pensado hacerle agujeros, pero que si les hacía ilusión se los podían regalar por si más adelante se los hacíamos. al fin y al cabo es una joya que va a tener siempre y que tendrá un valor sentimental, aunque no se los haya puesto de pequeña. Una vez que nació nadie nos ha vuelto a preguntar y, por supuesto, nadie nos ha dicho que se los hagamos, faltaría más.

En Francia tampoco se lleva hacerles los agujeros cuando nacen. De hecho dicen que hasta los tres o cuatro años crece el lóbulo, y no de forma simétrica, así que puede descentrarse el agujero. Y lo que he visto (aunque yo no he hecho los agujeros a mi hija) es que normalmente hacen los agujeros dos personas, para que noten el pinchazo sólo una vez, que si no, después del primero conseguir que se dejen hacer el segundo es casi imposible ... En cualquier caso, a mí no me los hicieron al nacer (en Madrid), me los hice yo después, a partir de los 15 años, y ahora tengo seis, tres en cada oreja. Así que mi enana, más de lo mismo, cuando ella quiera ...

Tengo una niña de dos años y no le hemos hecho los agujeros en las orejas. Tenemos muchos motivos que justifican no haberlo hecho como posibles infecciones, enganchones con la ropa, riesgo de tragárselos, etc. Además, no me veía con ánimo de ponérselos y quitárselos. Por otra parte, yo los tengo desde que nací y no uso pendientes porque me dan alergia.
En cuanto a que no parece una niña, en cuanto le creció el pelo y fue un poquito más mayor comencé a hacerle coletitas, y nadie me ha vuelto a preguntar si es un niño. Para ser sincera, no somos conscientes de que la niña no tiene pendientes, no es algo que echemos en falta.

Me eha hecho muchísima gracia este artículo, y es que yo he sido una de esas niñas vestiditas de rosa, con lacitos rosas pero sin pendientes, y sí, mi madre me ha confirmado que la gente siempre le decía: "¡Qué niñO más monO!".

Yo no los llevo porque mi madre es francesa y allí no hay costumbre de hacerlos al poco de nacer. No me parece que haya que dramatizar con lo de los pendientes en los bebés, si a uno le apetece hacérselos a sus hijas les arregla la papeleta para más tarde, porque aunque les duela, los niños son de goma y la carne está muy blandita y , sobretodo, no se acordarán de nada. Si no te gusta pues ya se los hará de mayor (o no) como es mi caso, llevo 25 años sin agujeros y con mis pendientes de pinza voy tan ricamente. Mi hermana por ejemplo no soportaba este tipo de pendientes y decidió hacerse los agujeros con 20 años.
Además, el riesgo de infección en los lóbulos es mucho menor que en otras partes del cuerpo como cejas, ombligos y demás, así que creo que no es en absoluto comparable.

deberíais considerar que a los terneros también se les agujerean las orejas para ponerles un número. Me parece equiparar un bebé a un animal y si hay estudios antropológicos del porqué dela gujero en los lóbulos a las niñas. como las pulseras y los collares son símbolos de esclavitud. La mujer ha sido propiedad del varón como lo es una vaca o un buey. fíjate lo que le estás haciendo una niña con los agujeros de las orejas: marcarla como a una tenera.

Es racional? No, pero yo, bueno mi matrona, se los ha puesto a mis hijas al nacer.
Y mi pregunta, somos racionales como padres? Dormimos al niño dando vueltas en el coche porque no duerme, les damos las cosas ya para que no se frustren y siempre pensamos que los demás saben más de crianza que nosotros.

Si hubiera nacido en otro país, ¿te hubiera parecido bien perforarle la nariz , ponerle vendas en los pies, collarín en el cuello,...? Es un tema cultural y si no nos cuestionamos nuestras costumbres y cultura, no avanzamos.

Mi hija de dos años no los lleva. Yo sí, y estoy encantada de que me los hicieran al nacer porque me gusta llevar pendientes pero sé que nunca hubiera tenido el valor de hacerme los agujeros de mayor. Vivimos en el sur de Inglaterra y la guardería local los prohíbe para evitar accidentes. Socialmente se ve mal; la opinión generalizada es que a los padres que lo hacen les preocupa más la vanidad que el bienestar de sus hijos y que llegan a la crueldad para satisfacer sus gustos. Mi marido es alemán y su familia piensa que taladrar las orejas a una niña es poco menos que un crimen. Dudé mucho y, después de muchas caras raras y cejas arqueadas por parte de la familia peninsular (además de los comentarios de personas que ni conocíamos - 'pero cómo que es una niña?'), fui a la farmacia en España... pero no estaba la persona que hacía los agujeros. Deus ex machina? Por ahora hemos escogido ser considerados raros en vez de crueles, aunque igual un día de estos nos da por hacer arquear las cejas a la otra mitad de la familia. Ojalá fuera esta la mayor duda con la que tuviésemos que lidiar como padres! Con pendientes o sin ellos, cualquier niña está preciosa.

por favor, no puedo ver las entradas de los blogs, sólo veo los titulos y a continuación los comentarios. ¿Cómo puedo leerlos? Desde que han cambiado el formato me pasa esto. Ayuda.

Nosotros no se los pusimos a nuestra hija. Creemos que es una crueldad inútil, porque, realmente ¿qué beneficio obtiene nuestra hija de llevar pendientes? ¿que se le enganche uno y se le desgarre el lóbulo de la oreja, como a mí?¿que se le infecte?¿que, al crecer, uno de ellos le quede desviado (porque, no nos engañemos, las orejas no crecen simétricas)? Mi suegra, sin embargo, considera una aberración no haberle hecho los agujeros y mi hermana prefirió hacérselos al nacer "porque así no se acuerdan de si les dolió". Yo nunca llevo pendientes, no veo la necesidad y creo que nadie duda de que soy una mujer de la cabeza a los piés...y las orejas.

Pues yo soy partidaria de ponérselos cuanto antes, que a mí me los pusieron con tres años y todavía me acuerdo, eso sí, luego ya me he encargado yo de agujerearme el resto del cuerpo... Un pendiente se puede quitar y se cierra y no me quiero meter en otras historias....

A mis dos hijas, cuatro y medio y uno y medio, no se los pusimos.Ya tendrán tiempo si quieren.

Mi respuesta meditada durante 34 años es... NO :-)
Y reflexiono al respecto es: http://madredospuntocero.blogspot.com/2011/06/senoras-que.html

:-)

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal