De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

¿Eres madre bloguera? Las empresas van a por ti

Por: | 21 de noviembre de 2012

La-foto530
El domingo pasamos una mañana bastante agradable en una ludoteca. Los niños jugaron en las bolas, les pintaron la cara y tomaron batido y pizza. Para los mayores, canapés, cerveza y refrescos. No era un cumpleaños, sino un acto informativo organizado por Medela, fabricante suiza de productos en torno a la lactancia materna, al que estábamos invitadas una quincena de madres blogueras con nuestras familias. Como el objetivo era presentarnos sus sacaleches dobles en una pequeña conferencia, las asistentes éramos blogueras defensoras de la lactancia materna, como Eloísa, de Una maternidad diferente, o Claudia, de Papá Conejo- Mamá Piojo.

En los últimos meses, he recibido varias convocatorias dirigidas no a periodistas, sino a madres blogueras: la organizada por el sector del pan para promocionar sus ventajas (charla-merienda con taller para niños), un par de clínicas de fertilidad (desayuno y merienda) y una de un laboratorio homeopático, a algunas de las cuales he ido y a otras no. Al principio, no le presté mucha atención, pero después del evento del domingo, recordé las palabras de mi pediatra virtual de cabecera, el también bloguero Jesús Martínez, que opinaba que las madres blogueras eran el grupo más activo en Internet, sobre todo en el periodo antes del parto y en los primeros años de la infancia de sus pequeños.

Un grupo muy activo, en el que hay madres (y padres, aunque son bastantes menos) de todas las tendencias de crianza, que sirven de referencia (prescriptoras, las llaman) para muchas otras madres y padres que acuden a Internet a buscar opiniones sobre productos o experiencias similares a las que viven. Y por tanto, un objetivo muy apetitoso para las empresas relacionadas con el mundo maternal e infantil, pues las madres nos tendemos a fiar de otras madres satisfechas que recomiendan un producto o servicio. 

Busco en Internet y encuentro un completo artículo, en la revista profesional Anuncios, que analiza el fenómeno: "Llega el mother blogger power" (descargar pdf). Según su autora, Cruz Cantalapiedra, "las madres blogueras se están convirtiendo en importantes líderes de opinión", una tendencia que está mucho más asentada en países como EE UU o Reino Unido. Entre los datos que cita, unas 6,7 millones de personas utilizan en el mundo herramientas como Blogger o WordPress, de las que un tercio son madres. Pese a no disponer de datos globales, hay al menos 499 blogs en castellano agrupados en Madresfera, una plataforma que establece un ranking semanal y que incluye también un centenar de marcas, con las que se realizan acciones como promociones, concursos o encuestas.

Cantalapiedra entrevista a representantes de empresas que han empezado a trabajar con blogueras en España, y que cuentan por qué: “El consumidor cada vez tiene más en cuenta el punto de vista de las blogueras, puesto que se siente identificado con ellas en su papel de madres y son en muchas ocasiones sus opiniones de referencia a la hora de conprar o no en una marca, y más cuando se trata de sus hijos”, explica Isabel Pey, jefa de producto de Nutribén. "Si logras demostrar a una madre que tu producto es el mejor para sus hijos, tendrás una ‘fan’ incondicional y una embajadora de tu marca", opinan los responsables de Nenuco.

También las relaciones que se establecen con ellas son distintas a las de los medios tradicionales: “La mejor manera de dirigirse a ellas y crear vínculos es mostrando cercanía, por lo que toda la información que reciban tiene que estar adaptada”, dice Pey. Entre estas relaciones, están eventos como el que he descrito al principio, el envío de productos para que las blogueras los prueben y escriban una reseña, la posibilidad de que la propietaria de un blog realice un sorteo de un producto entre sus lectores, o el post patrocinado, es decir, el pago para que la bloguera escriba un artículo sobre su producto, que en España, puede llegar a los 300 euros. 

La evolución hacia una profesionalización abre una posibilidad muy atractiva, como es poder vivir de algo que empezó como una afición o un desahogo. Pero también abre las puertas a que los lectores desconfíen de si realmente se recomienda algo porque es bueno o si se hace por dinero. ¿Qué opináis?

Hay 21 Comentarios

Cómo estamos hoy? dos años después de este post?
Creo que las blogueras de moda se nos han adelantado.
Qué opináis?

A nivel de comunicación las madres Blogueras somos muchas y cada vez más especializadas, la mayoría hacemos un trabajo de campo, nos movemos, investigamos, probamos y en consecuencia también recomendamos... son los seguidores los que deciden confiar en nosotras y usarnos como referente según gustos y contenidos.
Por tanto me parece interesante que haya marcas que promocionen sus productos en algunos blogs, pero siempre que haya un valor añadido a los seguidores.
Dependerá del criterio de cada Madre Bloguera el recomendar lo que cree y en lo que confía.
Muy buen artículo! Me ha gustao!
Un saludo.

Interesante artículo, no lo había leído hasta hoy. Al igual que algunas de mis compañeras, creo que el secreto del éxito de las bloggers, independientemente de su profesionalización, es que tratan los temas según su propia experiencia, eso supone un trabajo y si se recibe una remuneración a cambio siempre debe ir en consonancia con ese principio por respeto al propio lector y a la coherencia del blog. Un saludo

Soy nueva en esto de ser madre bloguera y leer que hay tanto movimiento alrededor de este tema me hace muy feliz! Aunque cada una escribe desde su casa en sus huecos libres y en "soledad", realmente formamos parte de algo mucho mas grande: un colectivo que reflexiona, comparte y aprende cada día cosas nuevas sobre lo maravilloso que es ser madre... Que no decaiga!

Hola! Me encanto la nota! Soy mamá bloguera, me encanta escribir, compartir experiencia. Me encanto el sitio de uetdes!
Gracias!
Saludos!

Depende de muchas cosas. Yo hay cosas-promociones en las que participo y otras en las que no, depende de lo que pienses de cada una de ellas y de si sientes que te están realmente utilizando. Obviamente no voy a compartir con mis lectoras algo en lo que no creo o no me gusta. Pero si se trata de algo que me gusta, que se que funciona, que es interesante....porqué no?

Personalmente considero que la credibilidad es algo que se construye día a día, con lo que publicas, con cómo tratas a tus seguidores, y también con el trato que tienes con otras blogueras. Yo al menos tengo una idea muy clara de qué blogueras son 100% fiables en sus opiniones (la mayoría), y también quienes se venderían, que haberlas haylas.
Respecto a las marcas, tienen mucho que aprender, y como muy bien apunta "somos múltiples" en ese sentido las pequeñas empresas van un paso o dos por delante. Lo que no es aceptable es que prentendan que les hagas la publicidad por la patilla... ¿o es que en los medios les sale gratis? ¿Tampoco pagan a la agencia? Pues eso.
Veremos hasta dónde nos lleva esto ;)

Quería matizar mi opinión anterior añadiendo que mi experiencia con pequeñas empresas está siendo mucho mejor. Estas generalmente te abordan con respeto mediante un correo personalizado, suele notarse que han leído tu blog y saben de qué va, y suelen ofrecerte algo a cambio como por ejemplo descuentos para tus seguidores o algún producto para sortear entre tus lectores. Que al fin y al cabo es de lo que se trata, que el acuerdo con la empresa le aporte beneficios no sólo a esta sino que también aporte un valor añadido a tu blog.
Creo que en ese sentido las empresas pequeñas se mueven mucho mejor en el mundo 2.0, o quizá es que no pecan tanto de arrogancia como las grandes. Lo que quiero resaltar es, en definitiva, como con poco presupuesto pero mucha educación se puede lograr una gestión mucho más eficiente de la reputación corporativa online de la empresa.

Yo también estuve en ese evento, y debo decir que Medela es un ejemplo de como SI se debe tratar a un blogger. Nos invitaron a pasar una mañana agradable con nuestros hijos en una ludoteca, nos dieron una charla sobre lactancia muy instructiva, la organización fue encantadora con nosotras, nos regalaron una muestra de los productos para que los conozcamos y un detallito para nuestros hijos...

Lamentablemente, mi experiencia con la mayoría de las marcas es pésima: cogen mis datos y me meten en sus listas de correo sin pedir permiso (me estoy planteando muy seriamente empezar a hacer denuncias ante la Agencia de Protección de Datos) o me mandan correos para pedirme que hable de sus productos gratis (son tan sumamente cutres que ni siquiera son capaces de regalarte una muestra de sus productos por ejemplo).

Y lo peor es que muchas veces los que se dirigen a nosotros son agencias de comunicación que cobran una barbaridad a sus clientes por gestionar su imagen corporativa online y les hacen quedar a la altura del betún.

Yo en mi blog no hablo con jamás de productos concretos por lo que en principio no estoy demasiado interesada en este mundillo pero sinceramente me ofende que una empresa me propongo invertir 2 o 3 horas que es lo que tardo en hacer un buen post a cambio de nada. Es como si me llamaran imbécil en la cara.

En cuanto a la fiabilidad de las opiniones de las madres blogueras, entiendo que es una cuestión relacionada con la ética de cada uno. Personalmente, si algún día decido trabajar posts patrocinados tengo muy claro que:

- Anunciaré desde el principio del post que se trata de un post patrocinado.
- El producto tiene que ser del interés de mis lectores (padres de gemelos, mellizos, trillizos...etc)
- El producto no puede ir en contra de mi filosofía de crianza.
- Tengo que probar el producto personalmente y me reservo la libertad de opinar de forma negativa o positiva al respecto, en función de como haya sido mi experiencia (siempre desde la corrección y el respeto por supuesto).

Desde luego considero que mi credibilidad es mucho más importante que cualquier detallito que me pueda regalar una empresa.

Lamentablemente, con este tema en España aún seguimos en pañales y lo peor es que se están trasladando a este sector ciertas prácticas nefastas ya asentadas en nuestro mercado laboral como el hecho de pensar que el trabajador es idiota y que su tiempo vale mucho menos que el de su empresa.

Creo que las blogueras deberíamos mantenernos fieles a nuestras propias opiniones, ese es nuestro punto fuerte con respecto a los medios tradicionales. Nuestros lectores confían en nosotras y hemos alcanzado un gran acercamiento y grado de prescipción. No veo mal que una empresa nos pague para hablar de ella, pero siempre que contemos nuestra opinión sincera. Si la empresa no es buena se arriesgará a salir mal parada.

No todas las madres blogueras cobramos por escribir un post. Cada una hace lo que considera. Yo sólo escribo de lo que quiero, pero para ello necesito que las marcas me mantengan informada de sus productos, novedades... La reputación de una mamá bloguera en su blog también se construyen cada día y eso nuestra comunidad lo sabe. Gracias por el artículos

Isabel, si tu opinion tiene un precio ese es el motivo de que no sea bueno que las madres blogueras cobren. Serias una marioneta en manos de las empresas. Te vendeias al mejor postor y tus opiniones valdrian menos que nada.

Totalmente cierto!

Yo personalmente acudí a internet, y me animé a escribir un blog, porque con la maternidad (y sobre todo si eres primeriza) te asaltan miles y millones de dudas...y qué mejor respuesta que una mujer que ya ha pasado por ahí antes que tú y que ofrece en sus palabras objetividad pura? y dos mujeres? y muchíííísimas más?...

Además, he observado que entre nosotras se crea un vínculo común que obedece al deseo de ayudarnos unas a otras, es empatía pura y me encanta :-)

Un saludo!

¡Claro que son activas las madres blogueras! De eso se trata, en lugar de atender a los hijos, hablar de ellos.

Estoy totalmente de acuerdo con Isabel. Hay mucha gente que quiere que hables de ellos a cambio de nada y cuando lo haces sólo espero que me manden un mail con un "gracias". No cuesta tanto, lo mismo que les costó mandarte el mail con su producto.

Es cierto que la blogosfera maternal está en plena ebullición en España, somos muchas las madres que recurrimos a ella en vez del diván del psiquiatra. Y ojalá se avanzara hacia una cierta 'profesionalización' que nos permitiera rentabilizar, monetizar como dicen en google, este hobby apasionante. Yo sigo a la espera del patrocinador de mis sueños, mi príncipe azul de la blogosfera. ¿Y qué habría de malo en que una bloguera cobrara o cobre por escribir sus posts? ¿Acaso nos fiamos menos de un dentista o de un periodista por cobrar dinero por su trabajo? La clave está en ser honesto con los lectores. El problema es que en España, en la mayoría de los casos, las marcas siguen tratándonos a las blogueras como 'menores de edad', se creen que por regarlarnos un biberón o un babero Mbordado ya vamos a escribirles un post, y no, señores empresarios, no es así,; nuestra palabra, y nuestra opinión, tiene un precio.

Yo fui invitada a ese evento de Mela, igual que el de la clínica de fertilidad y muchos otros, a los que no he podido asistir por vivir a 600km de la capital. También recibo muchas propuestas de marcas, soy habitual probadora de productos y hago reseñas sobre ellos, y también organizo sorteos. Yo en este aspecto soy muy selectiva, selecciono muy bien aquello que me ofrecen, tengo que tener feeling con la marca y el producto y también con la persona que contacta.
Soy bloguera desde hace 5 años y mamá desde hace 4 y medio (mi blog empezó con mi embarazo) y sí soy muy consciente de la fuerza que tenemos las blogueras en la red. Las marcas han visto en nosotras la gallina de los huevos de oro, un filón en publicidad a un bajo coste, tanto que a veces se creerán que somos tontas y no sabemos lo que cuesta la publicidad. Por eso también selecciono mucho lo que me ofrecen porque si bien no pretendo ganar nada a través de mi blog, tampoco quiero que me tomen por el pito del sereno. Pero está bien que las marcas tengan en cuenta que nuestra opinión tiene mucho alcance.

Curioso...yo abrí mi blog más que nada porque necesitaba compartir mis pensamientos, ideas y experiencias con otras personas que viven situaciopnes parecidas pero nunca había pensado en que podíamos ser un grupo de influencia!! Un saludo y a seguir con los blogs!

Muchísimas gracias por la mención y a Cruz Cantalapiedra por incluirnos y contar con nuestra plataforma en su estupendo artículo. Y gracias a los más de 500 blogueros que forman parte de Madresfera!!

Cecilia, gracias por mencionar mi reportaje en el post. Sin duda, las madres blogueras tienen mucha influencia y las marcas tienen que aprender a tratarlas con tacto y mimo. Un saludo

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal