Metroscopia

Metroscopia

“No creo en las encuestas”. Mal empezamos... Es tanto como decir “no creo en los termómetros”. Las encuestas, como los termómetros, no son una cuestión de fe, pertenecen al mundo más humilde y pragmático de la medición. Si están bien hechas, son una herramienta para medir, y así describir, los estados de opinión de una sociedad en un momento determinado. Los datos están ahí y son los mismos para todos. Otra cosa es cómo se analizan e interpretan...

Sobre los autores

Este Blog es obra colectiva del equipo técnico de Metroscopia. Los responsables de sus análisis y comentarios son , , Silvia Bravo, Susana Arbas, Mar Toharia, Marcos Sanz, Ignacio Urquizu, Antonio López Vega, Francisco Camas y Gumersindo Lafuente.

Metroscopia

Metroscopia combina la experiencia de su equipo profesional en estudios de la opinión de la sociedad española con una actitud de curiosidad permanente. Referente en sondeos políticos y estimaciones electorales, aborda investigaciones sobre todos los ámbitos de la vida social. Este blog aporta algunos de los datos públicos de estudios de Metroscopia, así como reflexiones sobre opinión pública en general.

Libros

Pulso Social de España 2 (enero 2011-mayo 2012)

Pulso Social de España 2 (enero 2011-mayo 2012)

Toda realidad ignorada prepara su venganza», advierte Ortega en uno de los párrafos finales del «Epílogo para ingleses» de su Rebelión de la masas. Y no hay realidad que, en democracia y sobre todo en tiempos de crisis, resulte más arriesgado ignorar que la opinión pública. El objetivo de esta serie de estudios es poner a disposición general datos de opinión solventes, relevantes y acerca de una amplia variedad de temas. Porque cuanto mejor conozcamos nuestro estado de ánimo colectivo menor será el riesgo de tener que afrontar las consecuencias de haberlo ignorado.

Pulso de España 2010

Pulso de España 2010

Intentando ser fiel a uno de los lemas orteguianos («vivir de claridades y lo más despierto posible»), el Departamento de Estudios de Opinión Pública de la Fundación Ortega-Marañón (FOM), con la colaboración de Metroscopia, y gracias al patrocinio de Telefónica, ha elaborado el presente "Pulso de España 2010", que aspira a ser el primero de una serie de informes periódicos sobre la realidad social española desde un planteamiento sosegado, independiente y plural.

España mira (mucho) a Francia

Por: | 30 de abril de 2012

Elecciones Francesas

El próximo 6 de mayo los franceses no solo van a elegir a su próximo Presidente de la República durante los cinco años venideros, sino el tipo de política económica con el que quieren intentar salir de la actual crisis económica. Algo que afectará, sin duda, al futuro del país galo pero también al resto de países europeos. Y, como no, a España.

Y así parece entenderlo, también, la ciudadanía española, que previendo que es algo más que la presidencia de la República lo que está en juego, mira no ya de reojo sino fijamente a la actualidad política de nuestro país vecino. Casi nueve de cada 10 españoles saben que la semana pasada tuvo lugar la primera vuelta de las presidenciales francesas, un grado de atención muy extendido en comparación con el que concitan otras noticias políticas tanto internacionales como, incluso, nacionales. Pero un interés comprensible si se tiene en cuenta que para la amplia mayoría de los españoles, el resultado de la segunda vuelta de los comicios galos tiene una gran importancia para el devenir no solo del resto de Europa sino, también y en concreto, para el futuro de España. Y lo más beneficioso para nuestro país, según los ciudadanos, es que el primer domingo de mayo el candidato socialdemócrata, François Hollande, gane las elecciones francesas al actual Presidente, Nicolás Sarkozy.

Las malas noticias tienen actualmente el monopolio de la información tanto económica como política. La situación de la economía se ha vuelto angustiosa para la práctica totalidad de los españoles que siguen sin ver cerca la salida a la crisis. Los ciudadanos llevan tiempo necesitados de informaciones que arrojen algo de luz sobre un panorama sombrío: buenas noticias que la realidad sigue empeñada en negarles.

Por eso, a falta de estas, los españoles parecen no resignarse al pesimismo y consideran cualquier hecho o situación que sea percibida como un posible cambio de la triste rutina como un foco de esperanza. Lo representó el PP de Rajoy en su momento: cuando la ciudadanía cuestionó la política de recortes llevada a cabo por Zapatero en su último año y medio de mandato —un 60% pensaba en el mes de octubre del año pasado, solo un mes antes de las elecciones, que por este camino solo se conseguía empobrecer cada vez más al país y dificultar la recuperación de la economía— los españoles apostaron mayoritariamente por un cambio de Gobierno. Pero solo cinco meses después de la victoria de Rajoy, los ciudadanos siguen sin ver mejoras. Es más, con  los nuevos recortes aplicados por el Ejecutivo ha aumentado el porcentaje de españoles que piensa que así no, que este no es el camino para que España empiece a recuperarse (ya lo piensa un 70%).

Y en esto, llegan las elecciones francesas con dos candidatos que simbolizan lo ya conocido —Sarkozy— y el cambio —Hollande—. Pero no solo eso, el actual Presidente de la República francesa representa al médico que quiere prescribir un tratamiento que la mayoría de españoles no aprueba: ni en proporciones más pequeñas —los recortes de Zapatero— ni aumentando la dosis —los actuales recortes del PP. Por eso es probable que consideren que quizá sea el momento de cambiar de médico. Pero, sobre todo, lo que piden es cambiar de tratamiento.

 

¿Nos vamos de vacaciones?

Por: | 27 de abril de 2012

VacacionesEstamos en la recta final. Apenas quedan dos meses para las vacaciones escolares. Es el momento de elegir destino para nuestro merecido descanso veraniego. ¿O quizás no?

Y es que, aunque nos pese, la actual crisis económica está haciendo mella en nuestra vida diaria. Por lo menos eso afirma el 56% de los españoles, que piensa que su forma de vida en general se ha visto afectada por la crisis, 5 puntos más que en 2010 y 2008.

Hace cuatro años, un 47% de los españoles afirmaba que la crisis económica había afectado a sus gastos de ocio (a las salidas al cine, a cenar o de copas). Este porcentaje ha ido aumentando a la vez que se recrudece la crisis; en 2010 ya representaba un 53% y en abril de este año un 57%.

Pero, con todo, las vacaciones son las que más afectadas se ven en épocas de crisis. Un 56% de los españoles afirma que la crisis le está afectando a la posibilidad de irse de vacaciones este año, cuatro puntos más que en 2010 y 17 puntos más que en 2008, cuando todavía teníamos cierto optimismo con respecto a la crisis.

Grafico vacaciones

¿Euroescépticos?

Por: | 23 de abril de 2012

Ue
Se ha dicho que la estructura europea queda lejos de los españoles y tiene elementos difíciles de comprender para el ciudadano de a pie. Pero hasta ahora, la Unión ha sido percibida por una amplísima mayoría como un elemento positivo, de progreso. Los ciudadanos veían los carteles en las carreteras en construcción, oían de los fondos a los agricultores, notaban una economía cada vez más boyante —ahora vemos cuán frágilmente— y celebraban la membresía española en el club europeo.

Hoy la altura de los Pirineos vuelve a crecer. El porcentaje de ciudadanos que cree que pertenecer a la Unión Europea es algo positivo para España ha disminuido hasta el 55% (10 puntos menos que hace tres meses y 25 puntos menos que en 2009). Por el contrario, el 37% cree ya que pertenecer a la Unión es negativo para nuestro país. Una cota sin precedentes. Esto supone un aumento de 33 puntos desde el inicio de la crisis y de 15 solamente en los últimos tres meses.

Es sabido que en tiempos de crisis todas las instituciones políticas ven perjudicada su imagen entre los ciudadanos. La población espera soluciones a sus problemas. Pero, lejos de disminuir, las dificultades aumentan cada día. La clase política ha escalado puestos estos últimos años hasta convertirse en el tercer problema que percibe la ciudadanía. Un fenómeno similar es el que repercute ahora sobre la percepción de la Unión Europea. Como institución política, recibe la carga negativa de la mala situación económica. Pero, además, es vista como parte del problema por un amplio sector de la población que asocia la pertenencia a la Unión con los duros ajustes económicos decretados por el directorio franco-alemán. Unos ajustes muy poco populares: el 67% cree que por este camino solo se consigue empobrecer cada vez más a los trabajadores y a las empresas y hacer cada vez más difícil la recuperación económica.

Graficos UE


Expropiación injustificada

Por: | 22 de abril de 2012

Ypf

Tres de cada cuatro españoles (77%) consideran totalmente injustificada la expropiación de la petrolera YPF, filial argentina de la empresa española Repsol,  por parte del Gobierno argentino. Injustificada porque —tal y como se explicitaba en la pregunta— se confisca a REPSOL algo que compró de forma legítima. Solo un 10% cree, por el contrario, que la decisión está justificada porque —según también se detallaba en la pregunta— para Argentina YPF es una empresa estratégica, de interés nacional, que no puede estar en manos privadas.

Para la amplia mayoría (67%) esta decisión adoptada por el Gobierno presidido por Cristina Fernández de Kirchner debilita al país latinoamericano (frente a un 18% que cree que lo fortalece).

La expropiación de YPF ha conseguido poner de acuerdo a los votantes del PP y del PSOE: en los dos casos una amplia mayoría considera que es injusta y que debilita a Argentina —aunque en mayor medida los populares que los socialistas.

El Gobierno español ha considerado que la acción del gobierno argentino es claramente hostil y ha anunciado que tendrá represalias, decisión con la que se muestra de acuerdo el 60% de los españoles (el 81% entre los votantes del PP y el 50% entre los del PSOE —el 44% de los socialistas dice estar poco o nada de acuerdo).

El Barça, a un punto

Por: | 20 de abril de 2012

Mourinho-barca

Caos económico, guerras diplomáticas, armas de fuego. Llega el clásico.

En un país —deprimido— en que el 75% de los hombres y el 40% de las mujeres se declaran aficionados al fútbol, el del sábado no es un partido cualquiera. Se plantean dos filosofías irreconciliables que reparten filias y fobias por igual: el 42% simpatiza con el Real Madrid, el 41% con el FC Barcelona. Un punto. Esa es la escasa ventaja que le saca el equipo blanco al azulgrana entre la opinión pública.

Pase lo que pase el sábado, el Real Madrid seguirá líder de la Liga y, a estas alturas, el 75% de los seguidores blancos ya da por hecho que este año el trofeo se irá a Madrid en manos de —esperemos— su primer capitán. Pero también entre la afición rival la esperanza no ha desaparecido del todo y el 67% de los culés sigue creyendo todavía que su equipo superará al Madrid en la recta final.

Pero además de ofrecer un resultado de gran importancia para las dos principales aficiones, el encuentro del sábado tiene el incentivo de saber cómo actuará esta vez el técnico más mediático del mundo en su visita al coliseo azulgrana. The Special Oneo el entrenador 'hooligan' como prefiere llamarle John Carlin— genera fuertes divisiones de opinión entre los aficionados al fútbol. Y especialmente en casa: un tercio de la afición madridista adora a José Mourinho. Sus polémicas se interpretan como tácticas y su dedo marca el camino. El resto de la afición blanca, en cambio, no está tan convencido. A una parte importante, incluso, le preocupa seriamente la imagen que su institución ofrece al exterior. Para el 34% de los madridistas, Mou es el mejor entrenador que el Real Madrid puede tener; el 49% cree que hay otros técnicos que lo podrían hacer mejor y el 17% no lo tiene claro.

Curiosamente, una pequeña parte de la afición del FC Barcelona (17%) cree que Mourinho es el mejor entrenador que actualmente puede sentarse en el banquillo blanco. Aunque algunos de ellos, seguramente, estén movidos por razones muy distintas que las de los incondicionales mourinhistas, convencidos del flaco favor que le hace a la institución presidida por Florentino Pérez. Quizás con más actuaciones estelares como la del mes de agosto la distancia entre Barcelona y Madrid entre los aficionados siga estrechándose.

Fútbol1


Fútbol2

Fútbol3

Preocupación por la sanidad

Por: | 19 de abril de 2012

Sanidad2
La medida en que la actual situación pueda afectar a la sanidad pública, la joya de la corona estatal para la ciudadanía, es motivo de generalizada preocupación. Un 95% piensa que antes de hacer recortes que puedan afectar a su funcionamiento y calidad deberían controlarse mejor el fraude fiscal y los gastos superfluos. Y si bien siete de cada diez (68%) se muestran partidarios de una subida de los impuestos que gravan el alcohol y el tabaco como forma de obtener recursos destinados exclusivamente al sistema sanitario, esa misma proporción se muestra en cambio contraria a otras posibles formas de recabar recursos (como el establecimiento de algún sistema de copago, o la reducción de las prestaciones o la creación de un nuevo impuesto destinado exclusivamente a financiar la sanidad).

Por otro lado, un 72% piensa que en nuestro país la gente tiende, en general, a abusar de la sanidad pública. Al mismo tiempo, prácticamente todos los españoles (96%) consideran que, personalmente, hacen un uso razonable de la misma. La contradicción entre como se percibe lo que hacemos individualmente “nosotros” y lo que hace, colectivamente, “la sociedad” (o “los demás”) es clásica en los estudios de opinión y plantea una asimismo clásica disyuntiva: ¿qué debe creerse más, lo que las personas entrevistadas dicen que es su comportamiento o el que perciben como característico del resto de la sociedad? Teniendo en cuenta que todos somos, a la vez “nosotros” (a nuestros ojos) y “ellos” (a ojos de los demás) solo caben dos interpretaciones a este tipo de respuestas que de forma tan frontal parecen contradecirse: a) lo que los entrevistados dicen que, individualmente, hacen es cierto pero perciben erróneamente lo que hace el conjunto de la sociedad; o bien, b) cada persona entrevistada tiende a dar, para su caso personal, la respuesta tenida por socialmente esperada (pero que no se corresponde necesariamente con su verdadera forma de actuar) y es al describir la conducta colectiva cuando, de forma indirecta y proyectiva, acaba revelando su modo real de proceder. En el caso del sistema salud parece más probable que el abuso percibido en los demás refleje más verazmente la realidad que la generalizada autoindulgencia al juzgar el comportamiento propio.

Grafico sanidad1


Grafico sanidad2

Andalucía: ¿y si…?

Por: | 14 de abril de 2012

Elecciones

Y si se celebrasen ahora elecciones generales en España y los electores votasen en Andalucía exactamente como lo han hecho en las autonómicas del pasado 25 de marzo, ¿qué pasaría? Se trata evidentemente de un supuesto artificioso que solo cabe aceptar como juego de simulación sin mayor trascendencia. La experiencia enseña que cada consulta electoral constituye un mundo en sí misma  y, en todo caso, que los resultados de las elecciones generales no son extrapolables, sin más, de forma automática a las autonómicas o municipales —y viceversa—. Pero aceptemos la hipótesis que abre estas líneas y traslademos a unas imaginarias e inmediatas elecciones generales los resultados de la consulta electoral andaluza de hace tres semanas. El resultado que se obtendría queda recogido en el cuadro siguiente:

  Tabla1

En relación con noviembre de 2011 el PP perdería en Andalucía tres de los escaños que logró y el PSOE alcanzaría uno más. Por su parte IU pasaría de dos a cuatro. Pero la Comunidad andaluza habría dejado igualmente de ser el principal granero electoral socialista: los once escaños (36 a 25) de distancia que en las elecciones generales de 2008 el PSOE sacó aquí al PP habría quedado reducida a una diferencia de cuatro… pero ahora a favor de este último.

Que la que se preveía derrota estrepitosa del PSOE en estas autonómicas andaluzas haya quedado en derrota moderada, puede ser interpretado, si así se desea, como resultado de un naciente impulso hacia arriba en vez de como ralentización del impulso hacia abajo hasta ahora generalizadamente detectado. Es lo bueno que tienen los datos: que admiten casi cualquier interpretación. Lo que tienen, en cambio, de malo es que son tozudos y que al final entre todas las cábalas que sobre ellos puedan hacerse solo una prevalece. Por lo general, la más razonable. Por aquello de la navaja de Ockham.

Los medicamentos genéricos en España

Por: | 13 de abril de 2012

Foto de Haripako
El 92% de los españoles sabe qué son los medicamentos genéricos, el 77% confía en ellos y el 52% los consume de manera habitual. Estas son las tres conclusiones principales que cabe extraer de un estudio sobre conocimiento, uso y evaluación de los medicamentos genéricos en España llevado a cabo por Metroscopia para AESEG (Asociación Española de Medicamentos Genéricos).

Sobre el conocimiento: el porcentaje de españoles que ya conoce los medicamentos genéricos ha aumentado 15 puntos con respecto a 2008 —entonces los conocía un 77%—  y 35 puntos con respecto al año 2000 (en aquella fecha solo un 57% de los españoles había oído hablar de los genéricos). Es probable que esta evolución ascendente del conocimiento de estos medicamentos esté asociada a su creciente uso entre la población.

Gráfico1

Sobre el consumo: un 52% de los ciudadanos afirma tomar algún medicamento genérico de forma habitual, un porcentaje que se incrementa hasta un 72% entre aquellos españoles que se medican a diario y se declaran enfermos crónicos. Este último dato —es decir, que quienes, en principio, cuentan con una salud más delicada incluyan en su “dieta médica” algún genérico—  es un claro reflejo de la confianza que transmiten estos medicamentos.

Grafico generico

Sobre la confianza: tres de cada cuatro españoles (77%) confían (mucho o bastante) en los medicamentos genéricos. A un 72% le merecen, además, la misma confianza que los medicamentos de marca. Una confianza que probablemente se sustenta en la imagen de calidad, eficacia y seguridad que tienen de este tipo de medicamentos: un 71% considera que son las mismas que la de los medicamentos de marca. De hecho, siete de cada diez españoles (71%) afirman que, en general, cuando ha tomado un medicamento genérico le ha hecho el mismo efecto que un medicamento de marca.

Gráfico2

Otros dos aspectos relevantes del estudio. El primero tiene que ver con la “recomendabilidad”, es decir, su capacidad de ser recomendado (que es el mejor indicador, según la experiencia demoscópica, de confianza): un 49% de los ciudadanos recomendaría comprar un medicamento genérico a un amigo o familiar que tuviera dudas sobre qué tipo de medicamento adquirir (tratándose —como se especificaba en la pregunta— de un medicamento de los que requieren receta y que, por tanto, conlleva un mayor grado de compromiso para la persona que ofrece la recomendación). Un 22% optaría, por el contrario, por uno de marca. Un dato optimista para el futuro de los genéricos, puesto que —como algunos estudios tratan de demostrar — la recomendación de otros usuarios es la herramienta más poderosa de venta y actúa, cada vez más, como pilar fundamental de la construcción de la reputación de una compañía o un producto.

El segundo aspecto guarda relación, en alguna medida, con la marca España. En épocas de crisis económica, como es el caso ahora, la valoración ciudadana de los productos fabricados en el propio país tiende a aumentar como consecuencia de un cierto reflejo proteccionista (entendido como una defensa de lo nuestro).  Según un reciente sondeo , los españoles expresaban con un 8.2 —en una escala de 0 (ninguna) a 10 (total)—  el grado de confianza que le inspiran los productos hechos en nuestro país. Además, si una empresa española declara que fabrica sus productos íntegramente en España, su imagen mejora para un 73% de la población; y a un 65% le lleva incluso a confiar más en sus productos. Unos datos que se corroboran en el concreto caso de los medicamentos genéricos: para la mayoría de los españoles (54%) el hecho de que un 70% de los genéricos que se consumen en España se fabriquen en nuestro país —un dato que, por cierto, desconoce la inmensa mayoría— le hace confiar más en ellos. Además, este es un hecho que, según un 86%, contribuye a la creación de empleo en España y que, para un 84%, es una demostración del grado de desarrollo y calidad de nuestra industria farmacéutica.

Para describir el grado de aceptación de los medicamentos genéricos entre los españoles bastaría con decir que la abrumadora mayoría de los españoles está muy o bastante de acuerdo con que:

•    se consumirían más genéricos si los ciudadanos tuvieran más información  sobre ellos (84%);
•    las Administraciones Públicas deberían apoyar más la implantación de los genéricos (81%);
•    hay poca información sobre medicamentos genéricos (80%);
•    los genéricos contribuyen a sostener la sanidad pública a largo plazo (76%); y
•    los genéricos permiten a los ciudadanos un mayor acceso a los medicamentos (71%)

Pero estos datos no serían posibles sin la convicción de los ciudadanos de que los medicamentos genéricos pueden, sin problema, competir con los de marca en cuanto a eficacia, a calidad y a seguridad. Tres argumentos de peso que caben englobar en el concepto de confianza.

 

La presentación completa del estudio se puede consultar en AESEG y en Metroscopia

 

Foto de F. Vargas (Haripako)

Más crisis, menos amas de casa

Por: | 11 de abril de 2012

Mujeres en la fábrica3

El 78% de los españoles tiene en su familia o círculo de amigos más cercanos a alguien que se encuentra en paro. Además, el 86% cree que el paro va a seguir igual de elevado que ahora, o incluso más, durante bastante tiempo todavía.

Cuando escasea el trabajo, ¿deben ser los hombres los que tengan prioridad sobre las mujeres a la hora de conseguir un empleo? Solo el 13% de la población española está de acuerdo con esta afirmación. Y las mujeres, en concreto, ¿qué opinan? Entre las que se dedican al trabajo doméstico no remunerado, un 27% sí cree que los hombres deban tener prioridad en el empleo en períodos de crisis económica. Este porcentaje se reduce, sin embargo, al 7% entre las mujeres con trabajo remunerado.

Al mismo tiempo, y en estos tiempos de crisis, lo cierto es que el trabajo femenino ha aumentado en los últimos años y ha disminuido el porcentaje de mujeres que se dedican en exclusiva a las labores del hogar: en 2005, el 35% de las mujeres afirmaba que su situación laboral era “sus labores”; en febrero de este año, este porcentaje ha descendido hasta el 16%.

Grafico empleo doméstico

¿Es solo una opción para aumentar los ingresos de los hogares o un síntoma de modernidad? Sea como fuere, la actual crisis parece haber aumentado el número de mujeres con trabajo remunerado, y habrá que esperar para comprobar si este aumento del empleo femenino es duradero e iguala cifras europeas, o simplemente es fruto de la necesidad y recuperaremos porcentajes de años anteriores.

¿Fiesta o devoción?

Por: | 07 de abril de 2012

Semana Santa_Paco GuerreroEn estos días de pregones y procesiones surge de nuevo el embeleso por un fenómeno único en el mundo: la Semana Santa andaluza.

La religiosidad declarada está en Andalucía algo por encima de la media española: por ejemplo, el 22% se define como católico practicante (tres puntos más que en el conjunto de España) y el 15% como agnóstico o ateo (cinco puntos menos). Con todo, y a pesar de lo que pudieran dar a entender las imágenes de estos días, el 44% de los andaluces asegura que no acude nunca o casi nunca a la iglesia (y el 32% dice que lo hace, al menos, una vez al mes).

Sobre este perfil básico de religiosidad se produce una vivencia dividida de la Semana Santa.  El 51% de los andaluces asegura que, personalmente, la vive con un sentido fundamentalmente religioso, frente a un 46% que asegura no darle, primordialmente, ese valor. Al mismo tiempo, el 58% cree que, para la mayor parte de la gente, (es decir, para los demás) lo religioso ya no es lo fundamental en estas fiestas, y solo el 37% cree que sigan teniendo hoy, en la sociedad andaluza, un sentido fundamentalmente religioso. A esta contradicción entre cómo los individuos describen lo que ellos sienten o hacen y lo que hacen y sienten los demás ya hemos hecho referencia en un post reciente.

En cualquier caso, si el 72% de los andaluces mayores de sesenta años vive su Semana Santa como un evento religioso, solo lo hace en cambio la mitad de los más jóvenes (42%). El sentido religioso de estas fiestas (por cierto, impulsadas por la Contrarreforma para combatir la posible influencia de la austeridad ritual propugnada por el protestantismo) varía también según la orientación ideológica de los andaluces: para la amplia mayoría (67%) de los votantes del PP estas son unas fiestas fundamentalmente religiosas; en cambio, entre los votantes de IU (69%) y del PSOE (54%) son mayoría quienes viven estos días como una fiesta tradicional, con la que sin duda se identifican, y no como un evento específicamente religioso. La Semana Santa divide vivencias, entre la fiesta y la devoción. 

Semana santa1
Semana santa2
Semana santa3

Fotografía de Paco Guerrero

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal