La reunión

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 20 jul 2014

Mas_rajoy

Los acuerdos pueden llegar cuando los costes (gestión y consecuencias) de los desacuerdos son superiores a los beneficios de mantenerlos, por calculado interés o por proclamada coherencia. Esta es la ecuación que parece abrirse ante la inminente —y esperada— reunión entre Mariano Rajoy y Artur Mas. Llegan a esta cita bajo el síndrome del «condicional catastrófico», como diría Ulrich Beck: usar la fuerza de la amenaza, ya que no cabe la amenaza de la fuerza, es una de las tácticas de las guerras geoeconómicas recientes. Lo cuenta muy bien Lluís Bassets en su artículo La política del miedo, sobre cómo aplica esta técnica Angela Merkel en sus negociaciones: «La técnica ‘merkiavélica’ para conseguir el sometimiento es la dilación, la inacción y la duda antes de actuar. Esperar siempre hasta el último segundo, justo hasta un momento antes de caer por el barranco: quiero decir, de que se caiga el otro».

Este juego de poder es peligroso por imprevisible. O te pasas, o te quedas corto. Es nuestra particular versión del juego de cartas el siete y medio. Tan al límite que es muy fácil perder. La fuerza (y la victoria) consigue, en el riesgo calculado, acertar. Es un juego de todo o nada. Utilizar la amenaza en política tiene algo de azaroso e incierto y, en consecuencia, impropio de responsables políticos.

Seguir leyendo »

2.988 palabras

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 19 jun 2014

Palabras_discurso

En un final muy estudiado y ensayado, Felipe VI ha concluido su elaborado discurso con un «muchas gracias» multilingüe (castellano, catalán, euskera y gallego), con vocación de reconocimiento y respeto a la diversidad, simbolizada en las citas a Machado, Espriu, Aresti y Castelao. Tras ello, cien largos segundos de aplausos casi unánimes de sus señorías, a los que −en la tribuna de invitados− Iñigo Urkullu y Artur Mas han evitado sumarse, con un sobrio rechazo.

Con esas palabras ha acabado la parte más relevante de un cuidado y largo spot publicitario de la Monarquía constitucional, que empezó con el discurso de abdicación del rey Juan Carlos, donde las imágenes, los símbolos y las palabras han estado guionizados al milímetro. Los nuevos Reyes, así como la Princesa y la Infanta han representado a la perfección una imagen cálida y compenetrada de familia, tan conveniente para la Corona. Desde la entrada, unidos de la mano, hasta el ósculo afectuoso que Doña Letizia ha ofrecido al Rey, pasando por las miradas cómplices de la Reina a sus hijas, las percepciones del conjunto han sido eficaces y ajustadas a los objetivos de su guión. La nueva Reina estaba liberada, protagonista, y viendo en su papel de madre la gran oportunidad para ganar la visibilidad que su rol de consorte no garantiza, necesariamente. Los gestos constantes a sus hijas, las presentaciones que tras el discurso ha hecho de todas las personas que han pasado por el besamanos, han demostrado una complicidad natural de la Reina con los invitados. Hoy, Letizia ha roto el molde de frialdad y distancia que, a veces, la atrapa y la evade.

Seguir leyendo »

Guía para seguir el discurso de Felipe VI

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 18 jun 2014

Discurso_felipe

Hay una gran expectación. Fuentes de La Zarzuela insisten en que mañana Felipe VI pronunciará «un gran discurso». Será histórico, es indudable. Pero la auténtica dimensión histórica dependerá de su contenido (formas y fondo), más que de las circunstancias del mismo. Estas pistas pueden ayudar a interpretarlo:

1. Los antecedentes. Felipe VI ha pronunciado numerosos discursos que han marcado su largo camino hasta la sucesión. El 30 de enero de 1986, Felipe juró lealtad a la Constitución de 1978 y al Rey en el Congreso de los Diputados, aceptando su rol, a los 18 años, como sucesor al trono. El, ya muy lejano, primer discurso del Príncipe, tuvo lugar cuando tenía 13 años, en el marco de los premios que llevan su nombre, el 4 de octubre de 1981. Desde entonces, ha dado 1.041 discursos.

2. La comparación. En la anterior proclamación (la de su padre Juan Carlos I, en 1975), el Rey agradecía la labor de Franco y situaba a la monarquía como el eje de integración de una España moderna, haciendo una llamada a la unidad para recorrer una nueva etapa: «Si todos permanecemos unidos, habremos ganado el futuro». El discurso de Juan Carlos I fue de unos tres minutos.

3. Los idiomas. Se especula con que Felipe VI utilice, en algún momento y más allá de un saludo protocolario, las diferentes lenguas cooficiales del país. Sería un gesto importante… y, más aún, en la sede del Congreso de los Diputados, cuyo Reglamento (en vigor y sin reforma desde 1982) sigue sin regular el uso de estas y las prohíbe expresamente, provocando más de un desencuentro entre los presidentes de la Cámara y los parlamentarios que, reiteradamente, fuerzan el reglamento para señalar la contradicción entre la cooficialidad de las lenguas y su uso en las Cortes. El rey belga, Felipe de Brabante, prestó juramento ante la Cámara y el Senado de Bélgica, en el recinto del Parlamento de Bruselas, en las tres lenguas coexistentes en el país: primero en neerlandés, luego en francés y finalmente en alemán. Su padre, Alberto de Sajonia-Coburgo, se dirigió al nuevo rey en un breve discurso que pronunció también en las tres lenguas y con el mismo orden.

Será interesante ver si, además de la utilización en el discurso de las distintas lenguas, se lleva a cabo y se pone a disposición una versión del texto escrito en cada una de ellas.

4. La puesta en escena. Felipe VI será proclamado junto a la corona (de 1748) y el cetro, símbolos de la monarquía española, que también acompañaron a su padre, Juan Carlos I, en el mismo lugar hace 39 años. Solo faltará el crucifijo, propiedad del propio Congreso, y que sí estuvo presente en la proclamación de Juan Carlos I, en 1975. Otra de las imágenes curiosas será ver a la reina Sofía pero no a Juan Carlos I en el Congreso. Se convierte así en el primer monarca europeo de las últimas décadas que abdica y no está presente en la proclamación de su sucesor.

Todos los aspectos del protocolo y la liturgia de la proclamación están contemplados en el documento informativo que La Casa Real hizo público anteayer titulado Datos sobre España, la Casa de su Majestad el Rey, la abdicación, la proclamación y otras informaciones útiles para los medios de comunicación.

5. Las palabras clave. Analizar la estructura del texto será otro aspecto relevante. Las citas (a personas, lugares o hechos históricos). La repetición de palabras o conceptos. Los datos y su visualización. Herramientas como wordle o tagcrowd pueden servir para hacernos una rápida idea de lo que destaca en su discurso.

Seguir leyendo »

El orden del día

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 11 jun 2014

El presidente del Congreso, Jesús Posada, así como las intervenciones de Mariano Rajoy y de Alfredo Pérez Rubalcaba han recordado, una y otra vez, el sentido de la sesión parlamentaria (cumplir la Constitución), el sentido de la Ley que se somete a aprobación (hacer soberana −jurídica y democráticamente efectiva− la decisión de abdicación del soberano) y el sentido del voto (no se puede votar que no, como ha dicho Rubalcaba, si se quiere cumplir la Ley). La expresión «orden del día» refleja, con claridad meridiana, este marco político. Es decir, parafraseando al presidente Pujol, hoy «no toca» hablar de otras cosas, ni hacerlas.

Pero tras la apariencia de normalidad y seriedad, palabras con las que Rajoy ha definido la sesión y la responsabilidad del momento, el Pleno de hoy sí que tiene una gran excepcionalidad y trascendencia política. No es un trámite, al contrario. Primero, porque hoy, tras la votación «pública por llamamiento» (señal inequívoca de la liturgia y significación política de la sesión), el Príncipe heredero será jurídicamente rey. Y segundo, y lo más relevante, el debate permite evaluar el grado de salud, vigencia, fortaleza y estabilidad del consenso político que abrigó, precisamente, la Constitución. Y, aquí, casi todo cambia.

Seguir leyendo »

Monarquía, in extremis

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 02 jun 2014

Principe

El Rey no ha superado la prueba de estrés institucional y político que las graves y acumuladas crisis de imagen y reputación han producido en su entorno (o que ha provocado él mismo). Abdica porque no puede más. Tampoco estaba asegurado que su última ofensiva de imagen produjera réditos positivos con el volumen y caudal de beneficios suficientes como para paliar las graves grietas de confianza en la Corona y en su persona. El deterioro institucional ha ido acompañado de un desgaste físico evidente y, en algunos casos, con una innecesaria exposición pública sobre sus facultades para desarrollar, con normalidad y exigencia, la función de Jefe de Estado.

La abdicación llega en un momento convulso y reabre todas las preguntas sin garantizar suficientes respuestas. El Rey abdica in extremis... en búsqueda de nuevas oportunidades para la Institución y para España, y con el deseo de ser perdonado por el recuerdo y el agradecimiento. Un deseo anhelado y buscado con afán. Abdica por necesidad y urgencia, no por voluntad y tranquilidad. Este va a ser el punto débil del proceso. El Rey, que tuvo un papel destacado en la Transición Española, no ha sido capaz de hacer −en tiempo y forma− la transición de la Monarquía. Su testarudez, sus obsesiones, sus errores y un ego de dimensiones históricas han abocado a la Institución al colapso. Y ahora, como entonces, una parte significativa de la sociedad española se plantea: ¿transición o ruptura? ¿Felipe VI o la III República?

Seguir leyendo »

Podemos. Sabemos. Queremos.

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 30 may 2014

Pablo Echenique (con bufanda blanca) el quinto eurodiputado de Podemos. / EFE

La llegada disruptiva de Podemos al escenario político español es, por su impacto y resultado inicial, un fenómeno excepcional y sorprendente. Los datos son abrumadores. Solo hace cuatro meses que inició la andadura de su partido (¿movimiento? ¿partido abierto?), con un escaso presupuesto obtenido por crowdfunding social. Con 120 días de campaña han conseguido más de 1.200.000 votos y son la cuarta fuerza política en España (tercera en muchas comunidades autónomas). Para entendernos, han «conseguido» 10.000 nuevos votantes diarios en un país donde la desafección y el descrédito políticos tienen las cifras más altas de toda nuestra historia. Estos resultados han provocado numerosas preguntas (con una amplia gama que va desde la curiosidad hasta el prejuicio o las insinuaciones). Una de las más recurrentes sitúa en su estrategia de comunicación (y del liderazgo de Pablo Iglesias) una de las claves decisivas del éxito de su propuesta.

La mayoría de los análisis, por precipitados y simplificadores, han centrado la explicación al tsunami Podemos en el efecto TV. La urgencia por clasificar y etiquetar impide una reflexión serena y profunda. Es cierto que Pablo Iglesias es uno de los contertulios más conocidos de España y ahora lo será aún más. Y que desde hace unos meses ha sido habitual en muchos programas de televisión, especialmente para públicos de izquierda política y social. Su buena locución y capacidad de estructurar y de ganar debates polémicos le ha hecho merecedor de ganarse el respeto de muchas personas, coincidan estas o no con sus ideas. En España, casi tres de cada cuatro ciudadanos utilizan la televisión para informarse, una televisión donde Pablo Iglesias ha tenido un lugar destacado en programas con audiencias muy segmentadas y agitadas, para nada pasivas y hundidas en el sofá. Ven la televisión con el móvil en la mano, el nuevo mando a distancia. Ignorar esta realidad es tan burdo y equivocado, bajo mi opinión, como sobredimensionarla o presentarla como la explicación única y prioritaria.

Seguir leyendo »

Tsunami político

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 26 may 2014

El resultado electoral de las elecciones europeas es un auténtico tsunami político. El PP, aunque gana las elecciones, pierde 8 escaños y el PSOE otros 7. Descenso contundente en porcentaje y en eurodiputados. Ambas fuerzas políticas –y lo que se identifica con el bipartidismo– sufren un serio revés, de naturaleza muy diferente a las estimaciones y proyecciones de las encuestas publicadas hasta la fecha.

El PP y el PSOE suman 30 eurodiputados de los 54, pero no llegan juntos ni al 50 % de los votos emitidos. Y se incorporan, además de estas dos formaciones, hasta ocho coaliciones electorales más con representación parlamentaria. La fragmentación y la pluralidad del resto de las fuerzas es muy notable, a lo que hay que añadir el gran número de electores que no han encontrado tampoco representación electoral. Nada más y nada menos que 1.172.877 electores y el 7,38 % de los votos. Datos que, junto a la resistencia del voto de UPyD y la incorporación de Ciudadanos (que, juntos, representan una realidad política que ya no es soslayable de la gobernalidad futura), dibujan un escenario complejo y plural.

Seguir leyendo »

¿El Rey tuitero?

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 21 may 2014

El_Rey_tuitero
Nunca es tarde. La Casa Real ha anunciado esta mañana que abría su cuenta oficial en Twitter. La noticia se da a conocer en pleno debate sobre el crecimiento del odio y la impunidad en las redes sociales y sobre el posible carácter delictivo de algunas prácticas y comportamientos de sus usuarios. Un debate que coincide, también, con indisimulados proyectos para regular (limitar) la capacidad crítica y de protesta de la sociedad española y con las últimas revelaciones judiciales en relación a que la Agencia Tributaria señala al yerno del Rey como la persona que ideó un sistema para defraudar.

La primera contribución positiva del Twitter del Monarca tiene que ver con su oportunidad. Ahora que se ha abierto un debate (que va desde la honesta preocupación a la histeria interesada), la cuenta de la Casa Real viene a normalizar y serenar −dado el carácter excepcional de su titular y como ya han hecho todas las otras monarquías− algo que la mayoría de instituciones, organizaciones, empresas y personas ya saben: Twitter es una gran oportunidad. Con retos y límites, pero es un ecosistema −fuertemente relacionado con otras redes digitales− que ofrece extraordinarias posibilidades para la comunicación, la reputación o el servicio público, como bien constata, también, la propia Policía, que ha hecho de su cuenta de Twitter un ejemplo líder global de calidad, creatividad y estrategia en la gestión. O sea que: menos agitación espasmódica y más reflexión ordenada.

Seguir leyendo »

Datos y rostros

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 16 may 2014

El debate televisado entre Miguel Arias Cañete y Elena Valenciano ha estado marcado por la previsibilidad. Previsibles los ataques y las réplicas, previsibles los temas (encorsetados por el rigor de las normas pactadas), y previsibles las estrategias: Cañete con datos y Valenciano con rostros (ha acabado pidiendo el voto para una «Europa con rostro humano»). El miedo a no perder, a no cometer ningún error grave, también ha llevado a ambos candidatos a mantenerse en sus guiones respectivos y a evitar la polémica abierta, imposible por otra parte con las normas establecidas. En el caso de Cañete, sus guiones eran muy visibles, escritos a mano y con letra generosa. (No se ha puesto sus inconfundibles gafas en ningún momento, a pesar de llevarlas atadas al cuello con un cordoncito).

Las cifras (muchas) y los gráficos (tres ha mostrado el candidato popular) han protagonizado la estrategia de Cañete, tanto que a veces era imposible entenderlas bien, ya que las proyectaba —atropelladamente—hasta crear una cacofonía de números y datos tan apabullante como discutible en su comprensión, pero que ofrecía una extraña sensación de seguridad y eficacia. Este particular big data de Cañete ha puesto a Valenciano al borde de romper varias veces el protocolo establecido, hasta el punto que la moderadora ha amenazado con sacar «la tarjeta amarilla», en clara alusión a la candidata socialista. Esta incontinencia más o menos controlada le ha permitido a Cañete un típico (y prejuicioso, creo) ataque: «No se ponga usted nerviosa», le ha dicho.

Seguir leyendo »

El debate como síntoma

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 10 may 2014

Europa se ha construido sobre la base de las palabras, muchas veces —demasiadas— innecesarias, incomprensibles… pero, mientras se habla, no se mata. Europa es un proyecto político fundamentalmente, de palabras, de lenguas, de textos (discursos, debates, resoluciones, normas, tratados). Hablar para nunca más hacer la guerra. El 9 de mayo de 1950, en un importante discurso en el Salón del Reloj del Ministerio de Asuntos Exteriores francés del Quai d'Orsay, el ministro Robert Schuman propuso la creación de una Comunidad Europea del Carbón y del Acero de Europa. A esta comunidad se adhirieron Francia, Italia, los países del Benelux (Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo) y Alemania Occidental, que firmaron el Tratado de París en 1951. La CECA dio origen a las primeras instituciones de una Europa unida, como la Alta Autoridad (hoy la Comisión Europea) y la Asamblea Común (ahora el Parlamento Europeo).

Solo habían pasado cinco años desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, el mayor conflicto bélico de la Historia, y el continente europeo se encontraba sumido en una gran devastación. Aquella Comunidad Europea fue un proyecto de paz, antes que nada. Un proyecto de construcción política en base a las palabras que nos unen, recosiendo la unidad con matices, comas, salvedades, atajos, laberintos y consensos acrobáticos. La jerga europea, se llama. Y directrices, su resultado. Pero sin ella, no habría Europa. Por eso decimos que «hay que hablar de Europa». Esa es su naturaleza política básica: el diálogo permanente, aunque sea redundante, cacofónico, incomprensible. Por eso seguimos escribiendo y publicando «Manifiestos por Europa».

«La conversación debería ser una asignatura» afirma el sabio y erudito Jorge Wagensberg. Y los debates deberían ser los exámenes, opinamos muchas personas. Esta cultura del debate y la argumentación oral es un déficit crónico y crítico de nuestro sistema educativo. Y de nuestra cultura política. De ahí que hayamos transformado, casi siempre, la conversación argumentada en tertulias ruidosas e insoportables; y los debates parlamentarios, en monólogos onanistas.

La polémica política sobre el formato del debate electoral, que los dos principales candidatos de las elecciones europeas deberán celebrar —previsiblemente— el próximo martes, es un síntoma, también, del deterioro de la palabra. Del deterioro de la política. No contribuye, creo, a movilizar a un electorado que muestra alarmantes signos de cansancio y desinterés (en forma de previsible abstención); dudas profundas (representadas en importante número de indecisos); y desafectos preocupantes (como indican las cifras de ciudadanos que ya consideran —incomprensiblemente— que Europa es peor opción que la autarquía nacional).

Esta campaña electoral que decidirá el futuro de los próximos cinco años está anclada, paradójicamente, en el debate sobre el pasado, sus herencias y sus huellas. Es un debate sobre legitimidades: ¿Quién puede hablar del futuro? ¿Quién tiene autoridad para hacerlo? Es posible que el debate televisivo, si se produce, sea un ajuste de cuentas. Que los reproches sustituyan a las propuestas. Parece que el PP ha conseguido imponer el marco mental temporal (pasado-presente-futuro) y con ello dificulta —y mucho— el margen de maniobra estratégico del PSOE, aunque le permite situar las elecciones como un referendo sobre el mismo Rajoy. ¿Ganará quien haga recordar más a los electores y culpabilizar al adversario de los errores (o los costes) del pasado más o menos inmediato?

El debate debería permitir, también, decir la verdad a nuestros conciudadanos sobre la condicionalidad de nuestra limitada soberanía nacional. Y explicar hasta qué punto dependemos y nos sometemos —de voluntad u obligados— a nuestros compromisos europeos. Hagamos un debate serio y en serio, por favor. Europa, y nuestro futuro, se lo merecen.

PD: Recupero un fragmento de una entrevista extraordinaria del que fuera, entonces, corresponsal de prensa en Berlín, Marc Bassets, a Yuri Andrujovich, escritor ucraniano, en 2005. Un autor del que releo estos días su brillante libro Mi Europa, escrito junto a Andrzej Stasiuk:
P: «Por suerte, no me puedo liberar del influjo» del pasado, escribe. ¿Por qué «por suerte»?
R: El hombre, o mejor dicho: yo mismo tengo muchos recuerdos. Los recuerdos son un material para la creación. Sin recuerdos, sin memoria, el hombre es más pobre, más primitivo, poco interesante. Ambas antípodas, el futuro y el pasado, crean un vínculo con la personalidad. La esperanza tiene que ver con el futuro y el recuerdo con el pasado. Sin estos dos valores, el hombre quizá es infeliz, no está lleno, es más pobre.

Sobre el autor

es asesor de
comunicación y consultor político.
Profesor en los másters de comunicación
política de distintas universidades.
Autor, entre otros, de los libros: Políticas.
Mujeres protagonistas de un poder
diferenciado’ (2008), Filopolítica:
filosofía para la política (2011)
o La política vigilada (2011).
www.gutierrez-rubi.es

Sobre el blog

Hago mía esta cita: “Escribimos para cambiar el mundo (…). El mundo cambia en función de cómo lo ven las personas y si logramos alterar, aunque sólo sea un milímetro, la manera como miran la realidad, entonces podemos cambiarlo.” James Baldwin

Últimas entradas

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal