Parlamento Abierto

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 31 may 2012

Ipad-parliament

La actividad parlamentaria va a ser sometida a una constante vigilancia democrática por parte de la ciudadanía. La fiscalización y la monitorización del trabajo y la práctica representativa de nuestros diputados y senadores, así como su estatus y retribuciones, forma parte de una corriente imparable de observación. Una dinámica exigente, que oscila entre la desconfianza estereotipada y la crítica severa, articula una poderosa corriente de naturaleza política, aunque también pueda derivar en germen antipolítico o apolítico.

Hay un transfondo de turbulencias que, en el marco de esta crisis financiera, económica y finalmente institucional en la que estamos inmersos, cuestiona además la calidad humana de nuestros representantes. Circulan correos incendiarios, por ejemplo, sobre la talla moral y ética de los europarlamentarios. Textos e informaciones que ponen en evidencia la falta de coherencia personal entre lo que hacen y dicen, y que deslegitiman a muchos de ellos. Movimientos de fondo, anclados en la indignación y el hastío, que son utilizados –sin escrúpulos- por todo tipo de radicalismos maximalistas para cuestionar desde la utilidad y necesidad del Senado a los “costes” de nuestra democracia.

El retraso en la presentación de las auditorías de los partidos políticos con representación parlamentaria, por parte del Tribunal de Cuentas (que el propio Tribunal ha justificado), y el incumplimiento en materia de donaciones anónimas, prohibidas en julio de 2007 con la Ley de Financiación de Partidos Políticos, no contribuye -en absoluto- a generar un clima de confianza. Tres formaciones políticas suman más del 90% de las donaciones anónimas.

Quizás por este tipo de prácticas florecen iniciativas como Sueldos Públicos cuyo objetivo es convertirse en un servicio ciudadano de transparencia y libertad en la red. “Ya que nuestros políticos no son capaces de publicar sus sueldos, nos proponemos tener conocimiento de lo que ganan y lo que gastan”, afirman. Motivaciones que comparten también, en parte, con Qué hacen los diputados, un blog que se presenta como “un parlamento de personas que sigue de cerca el trabajo de los gobernantes, especialmente en el Congreso” con un gran actividad en las redes sociales.

En Estados Unidos, Citizen Cosponsor Project permite conocer qué ciudadanos (con nombre y apellidos) dan apoyo a determinadas leyes o iniciativas parlamentarias, gracias a un profundo e irreversible proceso de open data legislativa. Estas dinámicas vinculan mucho más, haciendo más transparente y comprensible la actividad parlamentaria a los electores a los que debe rendir cuentas y a la ciudadanía en general. También podemos conocer, a través de aplicaciones abiertas, en qué gastan el dinero que tienen asignado a la secretaría parlamentaria, a qué consultores contratan, o de dónde vienen sus donaciones.

Los retos y los desafíos que la democracia parlamentaria debe atender y resolver son inaplazables. Hoy mismo, las Cortes Generales albergan en Madrid el encuentro anual del ECPRD (European Centre for Parliamentary Research and Documentation),  que desde 1996 promueve una serie de seminarios bajo el título general de “Parliaments on the Net”, con el propósito de servir al intercambio de experiencias y buenas prácticas a la hora de difundir en la red contenidos relativos a la actividad parlamentaria. El seminario de este año tiene como tema central la “Movilidad, transparencia y parlamento abierto: buenas prácticas en los sitios web de los parlamentos”.

El objetivo, contribuir a enriquecer el debate y conocer, de la mano de los responsables de TIC’s en los parlamentos, ejemplos específicos de buenas prácticas relativas al uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación que se están llevando a cabo en cada uno de ellos. Pero la transparencia que se necesita no la da sólo la tecnología, sino que depende de la voluntad política.

Es interesante conocer, por ejemplo, si los diputados y diputadas tienen exceso de sobrepeso, si esto suscita buena cobertura mediática y genera un debate alrededor de un tema tan importante para la salud pública. En este sentido, la jornada de sensibilización, organizada por la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO), en el Parlament de Catalunya, nos ha permitido ver que la condición física de nuestros electos deja mucho que desear y que el sedentarismo, una dieta poco cuidada y el estrés político no contribuyen a llevar una vida saludable. Pero además de saber su índice de masa corporal, los ciudadanos quieren saber más cosas. Queremos saber, seguir y participar de nuestros destinos.

La actividad parlamentaria interesa. Una pista en este sentido es una sencilla aplicación ciudadana, el widget del Congreso y del Senado, que desde su aparición (a mediados de diciembre de 2011) ha conseguido  más de 100.000 visitas… sólo para saber algo tan fácil como el Twitter, el correo electrónico o el perfil de Facebook de nuestros diputados y diputadas, para contactar o conocer su actividad pública y política. El Parlamento Abierto no sólo es un derecho sino que debería ser una obligación por parte de nuestros representantes.

Tenemos tecnología amable y potente para transparentar la actividad parlamentaria, liberar datos de interés público, generar espacios de cocreación legislativa, consultar permanentemente a la opinión pública e incorporar una nueva cultura de la representación. Sólo nos falta la voluntad política. De entrada, sería conveniente que la Ley de Transparencia, en trámite parlamentario, incluyera desde la Casa Real a los poderes judicial y legislativo en su articulado. Empecemos por ahí. Y sigamos con el Parlamento Abierto. No hay tiempo que perder.

(Fuente de la fotografía)

 

 

 

 

Hay 7 Comentarios

Por un Estado monocameral, fuera el Senado. Para ver cámaras vacías de representantes tenemos suficiente con el Congreso. De modo y manera que el Senado sobra, debería ser no transparente sino invisible, esto es, no existir. Para representación territorial ya tenemos las Autonomías. Ese dinero cundiría mas dando una renta minima de inserción a los parados sin prestación, que si son visibles en semáforos y esquinas de nuestros pueblos solicitando ayuda.

De acuerdo, empecemos por la Ley de transparencia. Pero el problema es que éste gobierno, no sólo no respeta las más elementales reglas democráticas, sino que creo que, además, las desconoce, al menos muchos de sus integrantes. Un ejemplo: Wert no respeta a los rectores. Los rectores pueden ser lo que sean, cada uno tendrá una opinión. Pero lo que está claro es que son los depositarios del principio de Autonomía universitaria recogido en la Constitución y han sido legalmente elegidos. Bueno, pues si Wert no respeta esto, que me diga por qué yo tengo que respetar a los ministros.
El problema en Europa es económico. En España también pero mucho más grande. Pero la cosa no termina ahí. El problema en España es también POLITICO. En España la democracia está bajo mínimos, está en la UVI. Ese problema no existe, al menos en la misma medida, en el resto de los países europeos avanzados.
Es necesario y urgente el restablecimiento de la democracia, su regeneración. El artículo 1.2 (ni más, ni menos) de la Constitución dice que “….la soberanía nacional reside en el pueblo, del cual emanan los poderes del Estado”. No hace falta que llamemos al Tribunal Constitucional ¿verdad? El pueblo es, pues, el Soberano. Y el Pueblo ejerce su soberanía a través de “unos representantes” que son los legítimamente elegidos, es decir, ellos. Pero ellos solo son representantes, nada más. El Pueblo les da UN MANDATO. Pregunta: ¿dónde está regulado ese mandato? Otra: ¿Cuáles son las condiciones del mandato? Más: ¿Cómo se puede revocar el mandato? Sigue: ¿Qué consecuencias hay para los que incumplan los términos del mandato? ¿Quién valora si se cumple o no ese mandato?.......Nada ni nadie contesta a estas preguntas. Conclusión: el mandato es un cheque en blanco donde el representante, una vez nombrado hace lo quiere y nadie le puede exigir responsabilidad por ninguna vía. La clase política ha suprimido el concepto de la responsabilidad POLITICA. Hoy en día no existe. Y es precisamente quien hoy es Presidente del Gobierno el principal responsable de ello, cuando durante sus años en la oposición ha intentado que se identifique la responsabilidad política con la responsabilidad penal. E incluso hoy en día lo sigue haciendo estando en el Gobierno, cuando su ministro de justicia defiende públicamente la no responsabilidad política del presidente del CGPJ y del TS siendo que hasta algunas asociaciones de jueces han pedido su dimisión. Señores, para ser Presidente del TS, o de una CCAA o ser ministro o parlamentario hace falta mucho más que no tener antecedentes penales.
La ciudadanía debe exigir YA y sin dilación se adopten todas las medidas necesarias para garantizar el control parlamentario por los ciudadanos, establecimiento del concepto de responsabilidad política y un sistema efectivo de exigencia de esa responsabilidad, así como modificar el código penal con nuevos delitos que amplíen la responsabilidad penal de los mandatarios públicos. Si las demandas no son aceptadas por la clase política, el ciudadano estará legitimado, en mi opinión, a ejercer medidas de presión dentro del marco constitucional, como es la huelga y la manifestación, incluyendo las huelgas de consumo y, en los casos en que proceda y sea compatible con la Constitución, la objeción fiscal.
http://elbuhopardo.blogspot.com.es/

Si yo no aparezco a trabajar mañana !Primer aviso ! Si le canto una cuarenta al jefe ! Segundo aviso ! y si el primo del jefe atestigua cualquier cosa ! Tercer aviso y a la calle con un finiquito nudista ! Pero si soy "Parlamentario" Voy o no voy, ya veremos que pasa en el "Congreso general", faltan tres años y medio para las proximas elecciones, con la gente que conozco y el curriculum que tengo algo bueno encontraré, y por mal que vayan las cosas mi mujer es funcionaria ( No se porqué las mujeres o los maridos de todos los parlamentarios son funcionarios ) y si no me queda el terreno de la municipalidad, ¿ Quién es el guapo que le niega una concejalía a alguien que ha sido diputado? con lo que eso vende en las elecciones municipales de un pequeño pueblo aunque haya que pactar con los ganadores, la de cultura o deportes está garantizada. Así que al parlamento, que con suerte no voy a tener que subirme al atril maldito que para eso están los que cobran más que yo, y encima ahora con la mayoría absoluta de los pepes ni siquiera va a haber llamadas urgentes de que hay que ir a votar todo el mundo.

Las iniciativas necesarias de establecer un "control" del Parlamento y de sus representantes, por parte de la ciudadanía, siempre deben ser bienvenidas. Incluso se debe aspirar a extenderlas a toda la Comunidad europea . Los parlamentarios que integran el organismo de Estrasburgo, a fuer de percibir más pingües beneficios en salario y dietas, que la mayoría de parlamentos nacionales, gozaban de una cierta bula mediática, rota hace meses por denuncias en la prensa de supuestos excesos en incumplimientos de horarios y remuneraciones.
Con elegir a nuestros representantes, cada equis años, no terminan nuestras obligaciones y derechos como ciudadanos. Tenemos que exigir que el supuesto cordón umbilical que debe unir a representante y representado se mantenga vivo y conectado, permanentemente.
Los ciudadanos queremos saber si estamos siendo utilizados por algún "lobby", a través de nuestros elegidos, o si estos cumplen las expectativas que despertaron cuando sus formaciones políticas nos pidieron el voto.
Estos sanos y legítimos deseos de transparencia se pueden trasladar a los diferentes Organismos y Magistraturas del Estado.
En las democracias capitalistas, la desigualdad económica se compensa con la igualdad de derechos políticos y sociales. Quienes pagan mandan. Nosotros mantenemos con los impuestos a los representantes situados en las diferentes coordenadas que forman el Estado de Derecho. Para llegar a estas conclusiones no hace falta acudir a las fuentes, "La Democracia en América" , de Tocqueville, por ejemplo. Bastaría el sentido común.
Todas estas reflexiones, referidas también a los Organismos Comunitarios.

PARLAMENTO ABIERTO YÁ. ESTADO ABIERTO YÁ.

Es el momento de reforma el sistema político español, no es malo, pero tampoco es bueno, (http://wp.me/p2npkO-v),

Malos tiempos para la lírica Antoni, tu artículo de hoy, de indudable sentido preventivo, se estampa con la cruda realidad, prueba de ello es que a estas horas ahí va la segunda noticia acojonante de la semana. Las noticias de esta mañana nos retraen a olvidadas épocas de los años ochenta en los que hasta a la hija o la nieta de Franco ( no me acuerdo cual de las dos ) se les intervenía en la frontera con una maleta cargada de capitales.... Si algo nos faltaba es la " Evasión de capitales " y encima en cantidades y a una velocidad desconocida hasta ahora, preocupados por 23.000 milloncitos de Bankia, por 30.000 milloncetes de recortes sociales y resulta que en dos meses y medio han volado cual aves migratorias 200.000 millonazos de la talega nacional ..... Entiendo lo preocupante del nivel de colesterol de nuestros parlamentarios, de sus michelines, de su oscura vida sexual, de sus gustos por lujo y el boato, pero me parecen pecata minuta comparados con el nada por aquí, nada por allí que hacen desaparezcan los euritos patrios por arte de birlibirloque. ¿ Transperncia parlamentaria? Por supuesto que si, pero habría que empezar de cero, es decir cambiar a casi todos y ponerlos nuevos, Santiago y cierra España, subsistir durante unos meses con el fondo de reserva de los frigoríficos de los supermercados a base una rígida política de racionamiento,, dimisión del actual gobierno, cambio de forma de estado y nuevas elecciones, !! Joder Rogelio tu estás pirao !! También le dijeron eso a Galileo y mira al final tuvo razón con lo del " Eppur si muove". Mi esperiencia no de fino analista político ni de intuitivo historiador sinó de cotilla tipo portera-secador de pelo de peluquería de señoras me dice que en la actual situación transparentar las idas y venidas de nuestros proceres, sería darles la oportunidad de camuflar su inoperancia convirtiendo sus vidas en una especie de " Gran Hermano " político, ¿ que más querrían ellos ? Solo tendrían que aplicar las escelentes técnicas de cortina de humo de su gran maestra doña Esperanza y el vulgo seguiriamos sin entender ni saber de la misa la media. ¿ Pero tenemos sustitutos ?

Hace años que se cuestiona el comportamiento de la clase política, lo que ocurre es que como no afectaba en demasia a nuestros bolsillos no había tanto malestar. Sin embargo el hecho de que cada vez haya menos gente que vota es una consecuencia directa de eso.
Lo que tienen que hacer ya lo saben y no caben excusas del tipo de que el sistema está podrido, porque el sistema son ellos y efectivamente, lo está.
La prueba de que no hay confianza se ve bien clara, ahí tenemos al PP con mayoria, y los capitales siguen fuera y no solo eso sino que se marchan a tierras más seguras.
Han comenzado gobernando con desgaste y con poca dredibilidad.
Hay que salir a la calle. En ella se ve lo que la gente dice...
NO AL CONSUMO!
Por mi que sigan con sus políticas de avestruz... Pero que no presuman de que lo iban a hacer mejor que los anteriores porque se ve que no.
Pero si cada vez que hacen una declaración o es mentira o se dispara la prima de riesgoooo!!

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

es asesor de
comunicación y consultor político.
Profesor en los másters de comunicación
política de distintas universidades.
Autor, entre otros, de los libros: Políticas.
Mujeres protagonistas de un poder
diferenciado’ (2008), Filopolítica:
filosofía para la política (2011)
o La política vigilada (2011).
www.gutierrez-rubi.es

Sobre el blog

Hago mía esta cita: “Escribimos para cambiar el mundo (…). El mundo cambia en función de cómo lo ven las personas y si logramos alterar, aunque sólo sea un milímetro, la manera como miran la realidad, entonces podemos cambiarlo.” James Baldwin

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal