Las semillas del #15M

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 15 may 2013

Han pasado dos años y la triple crisis (económica, política, institucional) ha sacudido los cimientos de las viejas estructuras. La política formal y representativa ha mostrado todas sus limitaciones y problemas de fondo y forma. Después del poderoso aviso lanzado desde las plazas y las redes, la política no ha podido –o no ha sabido– reaccionar. El foso de la desconfianza se agranda a causa de la corrupción y la parálisis frente a los retos.

Desde muchos sectores (mediáticos, sociales y políticos) se reprocha al ecosistema que se visualizó el 15M de 2011 la falta propositiva, alternativa y democrática. Hay algo de cínico y acomodaticio en esta crítica: la exigen, precisamente, aquellos que deberían dar las respuestas por su responsabilidad en la representación o en la gestión. Otra vez más, hay quien ve la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio. Pero, de la misma manera que equivocaron las preguntas en 2011 (¿quiénes son?, ¿qué quieren?, ¿cómo se organizan?, ¿con quién hay que hablar?), hoy –de nuevo– lanzan preguntas con viejos patrones: ¿por qué no se presentan a las elecciones?, ¿qué proponen?, ¿a quienes representan?. Es difícil atender y reaccionar ante lo que no se entiende, o no se quiere comprender. Pero no es excusa, al contrario. Hay un déficit de atención, reflexión y reacción. Los tiempos (y los resultados del ecosistema del #15M) son otros. Y otras sus lógicas, sus modelos, sus valores. Se trata de semillas distintas.

Frente a este estado de cosas, esas semillas del 15M siguen germinando. Algunas rápidamente, otras lentamente, como el bambú: durante los primeros  siete años aparentemente no sucede nada; pero, en un período de tan solo seis semanas, justo en el séptimo año, crece más de 30 metros. Cuando se creía que nada ocurría, en esos primeros años, la planta estaba desarrollando un sistema complejo de raíces capaz de sostener su rápido y enérgico crecimiento exterior. Lecciones de la naturaleza. Así son los cambios de fondo. No siempre son rápidos. Pero, si son profundos, pueden llegar lejos. Algunos se ven, porque brotan. Otros no se ven pero echan raíces, transforman el subsuelo, crean nuevas realidades, abonan el terreno y permiten nuevas germinaciones. Los que solo buscan frutos (recogerlos, utilizarlos, consumirlos) nunca comprenden bien el tiempo de la semilla y la siembra. Estas son algunas de las semillas de cambio y transformación, sea cual sea ahora su grado de maduración.

1. Compartir conocimiento. 15Mpedia es una enciclopedia libre sobre el 15M y forma parte del proyecto 15M.cc. Sus normas y pilares son similares a los de la Wikipedia. Este esfuerzo ordenado y abierto es un ejemplo de la inteligencia de las multitudes en un entorno abierto. Como también lo son Bookcamping, una biblioteca digital colaborativa nacida en el seno del 15M y financiada a través de crowdfunding. O el documental 15M: Málaga despierta que permitirá liberar los contenidos gracias a la financiación colectiva. La investigación que ha realizado, por ejemplo, el grupo DatAnalysis 15M permite significar la correlación entre acción en Internet y la actividad del movimiento presencial. El valor de este estudio ilustra el poder del conocimiento compartido. A lo que hay que añadir una nueva generación de activistas comprometidos en la vigilancia política democrática, con herramientas de monitorización, análisis y seguimiento de gran potencial cívico e informativo.  El ejemplo de “Qué hacen los diputados”, con la creación de una aplicación web opensource de seguimiento y visualización del trabajo de los diputados/as del Congreso. es una muy buena muestra de esta renovada capacidad.

2. De la plazas a las redes, de las mareas a las plataformas. «El 15-M, las mareas o la PAH tampoco son movimientos sociales al uso, sino los nombres y las máscaras que se da a sí mismo un proceso verdaderamente insólito de politización social» afirma Amador Fernández. Y no le falta razón.

3. Sumar, multiplicar. Tres ejemplos. El éxito de las plataformas de petición online (el millón de firmas pidiendo la dimisión de la cúpula del PP por el caso Bárcenas), la consulta ciudadana (referéndum popular) contra los recortes y por la sanidad pública en la Comunidad de Madrid, o el 1,4 millones de firmas de la ILP contra los desahucios reflejan una enorme capacidad de movilización on/offline. Aunque se minimicen, se cuestionen o se deslegitimen. Son una expresión inequívoca de unas crecientes ganas de sumarse a nuevas mayorías sociales. Estamos «votando, decidiendo, opinando» muchas más veces que las que propone la oferta tradicional de nuestro sistema de representación electoral. 1450 días (los que dura una legislatura) son una eternidad… para la necesidad (urgencia y responsabilidad) de dar una opinión… y esperar que se tenga en cuenta.

4. Voto deliberativo. Ahora, tú decides! es una propuesta de votación masiva para encontrar los puntos en común sobre qué queremos cambiar, cómo conseguir el cambio e iniciarlo juntos. Protestar. Proponer. Programar el cambio. No dejarlo en manos de nadie. Empoderarse. Otras iniciativas buscan conocer más los nuevos argumentos de la energía colectiva del 15M. Encuestas sencillas, pero muy bien hechas, permiten la oportunidad de saber más, de conocer más, de actuar mejor.

5. ACTivismo digital. Nuevos formatos. #ToqueaBankia inaugura un nuevo camino en el activismo: las acciones distribuidas. «Crea una plataforma, una herramienta, ponla al servicio de la comunidad. Y la campaña caminará sola. Deja el mundo virtual. Salta al mundo físico» como apunta Bernardo Gutiérrez.  

6. Nuevas resistencias. Nuevas desobediencias. «Somos desobedientes civiles y participamos de la Campaña DNI (Di No a las Identificaciones)» es una de las muchas iniciativas que exploran, desde los márgenes y entre líneas de la actual legalidad, nuevas dinámicas y culturas de desobediencia e insumisión.

Hay quien analiza la evolución de estos dos años como un tránsito –preocupante, piensan– entre la indignación y la rebelión. Entre la indignación y la rabia. Algunos pueden creer que esta evolución refleja frustración o marginación. Pero el ecosistema político, cultural y social que ha representado y representa el #15M no se puede «medir» o analizar por el momento actual, simplemente. Sus cambios son de fondo, de mentalidad. Esa es la auténtica rebelión: la parcialmente silenciosa, la que ha cambiado la manera de ver lo público y lo político. Como un iceberg, donde se ve solo el 10 % de su superficie mientras el 90 % restante permanece sumergido. Como el bambú, que está siete años bajo tierra, pero no enterrado. Está creciendo, hacia abajo, para después brotar. Más pensamiento natural y agrícola nos hace falta, creo, para entender lo que pasa, y lo que puede suceder.

Hay 33 Comentarios

¿Estás enfermo

¿Estás enfermo? ¿Se ha muerto tu suegra? ¿ Te han detenido los paramilitares? ¿ Estás deprimido ? ¿ Estás dando una conferencia en Estocolmo ? ¿ Que coño pasa con el blog? !! Tengo un montón de cosas que decir. !! Si necesitas un amigo con el que hablar, llamamé, o escribe algo......

¿Y el señor autor del blog qué opina de la charanga de ayer?. Las palabras arrastradas de Aznar no tienen precio para un analista político que se precie.
Saludos, Antoni y cía

Pero no es suficiente la indignación, no lo es...
Los políticos están actuando con total impunidad saltándose todas las reglas según su propio criterio sin castigo alguno. Hay corruptores, pero si uno no quiere no ayuda a que la corrupción prospere. El sábado estuve conversando con un joven científico químico y me trasladó su desesperación por la falta de presupuesto en investigación. El capital anda a sus anchas intentando comprar gangas aprovechandose de la crisis, en lugar de invertir en proyectos a largo plazo. Y Rajoy pensando en echar mano a las pensiones...

Muy buen post. El 15-M estrictamente hablando fue el primer síntoma de indignación ciudadana, pero no necesariamente una propuesta organizativa acabada. La indignación ha buscado la forma de ser eficaz y sale ahora por las distintas formas de organización, muy especialmente las plataformas. Y se percibe un cambiio en la ética pública. A mí me parece más milagroso que el bambú...

Hola Antoni,
Desde mi "retiro autista", escribo hoy en tu blog, porque sorprendentemente, hoy por la mañana, escuché una conversación en el bus, entre dos jóvenes y en términos de completo acuerdo contigo, sobre el "Las semillas del # 15M".
Lógicamente y después de tanto tiempo, leyéndote, la curiosidad pudo más que mis "votos autistas" y entré en Internet y lo he leído...
Concuerdo con los jóvenes, porque a mi también el análisis que has hecho sobre este movimiento, mayoritariamente, me gusta, ahora bien, la frase final de artículo que dices: " Mas pensamiento natural y agrícola, nos hace falta, creo, para entender lo que pasa y lo que puede suceder", me permite hacerte una petición especial....
¿que puede suceder en el futuro con este movimiento Antoni??.....
Porque aunque lo veo complicado, no es descartable en absoluto que yo pueda vivir otros siete años y vea el resultado final de las "semillas sembradas", por ello y como soy un racionalista, esa frase de tu artículo, me deriva ahora, mentalmente, al "limbo del sexo de los ángeles", dejándome en la más absoluta falta de concreción sobre el tema, porque igual a todos los que opinan sobre el 15M, tú tampoco explicas, cómo se podrá llevar a la práctica, las numerosas ideas que tienen para lograr una sociedad mejor....porque, ponerlas en práctica,...¡si quieren!!...¿verdad??
¿cómo...?....
Desde los tiempos, de mis adorados filósofos griegos, hace ya 2500 años!..... para obtener el poder y hacer cumplir cualquier idea o proyecto, para gobernar un territorio, solo ha habido dos caminos: 1º, por medio de las armas y el 2º, por los votos emitidos en las urnas en unas elecciones generales.
no se conoce, otra manera de lograrlo....o, al menos, yo no la he encontrado en Google....
Antoni, las "semillas que están germinando", - lo cual comparto plenamente-, lo hagan, ¿cuál camino de los dos para obtener el poder, crees que los integrantes del "15M". adoptarán dentro de unos años, para así, poner en práctica todas las ideas que ese movimiento contiene.....??..
¿O, es que todavía, en estos momentos, "no toca", hablar de ello??.....
Cordial saludo
Ismael

Hay que unirse contra el poder que nos ha hipotecado nuestras vidas. No se puede permitir que unos pocos chupen la sangre a tantos.

En menos de 24 horas un brutal delincuente económico de nombre Miguel Blesa y no me vengan con lo de presunto, ha eludido la cárcel con una fianza de dos millones y medio de euros. En realidad es normal que los tenga cuando hizo desaparecer cientos de millones que se han rescatado con la pobreza y la miseria de tantos españoles. Que pueda pagar la fianza me parece la prueba más irrefutable de que robó. ¿ Que razones procesales impiden imponer la prisión incomunicada (mientras se le investiga) e incondicional (para que no huya)?
Dos noticias más abajo Arenas y Floriano aplauden a una Cospedal hinchada como una gallina clueca por llamar al orden y mandar cerrar filas incluso a sus correligionarios.
Sinceramente no se si en vez de indignado, empiezo a sentirme avergonzado.

Creo que hay un rechazo general a las Reformas del gobierno. Están pisando muchos callos. Si pudiera reunir a todas las formaciones a la izquierda de Rajoy les pediría una total renovación interna y que den paso a nuevas generaciones de políticos con la fuerza moral suficiente como para liderar un cambio profundo dentro del pais. Y con la suficiente visión de futuro como para entender que solo se consigue algo estando unidos.
Deberían ponerse en campaña ya mismo. Los votantes están ahí.


Me llena de tristeza y rabia, cuando el comienzo del 15M se tenía por aquello de -jóvenes, maleantes, sucios, antisistema-, ante la opinión pública desacreditando todo lo que es protesta.
Cuando se ha apoyado estas reivindicaciones por personas mayores, niños, intelectuales, etc., parace ser que la población ha tomado otra conciencia del movimiento, que no los políticos.
Quizá sea una forma de analizar y de no quedarnos pasivos ante los escraches al que este gobierno nos viene sometiendo desde que empezó su legislatura.
Quizá tengamos que tomar nota de que los jóvenes, aparte de ser lo que quieran ser, tienen otra voluntad de vida y de futuro que quizá los más acomodados no sean capaces de ver o de querer cambiar.
Ahora es el momento de tomar conciencia, independientemente de las edades, de valorar y poner en tela de juicio qué futuro queremos y luchar contra lo que no cumpla con las normas establecidas de una democracia.

Lo primero es que NO ES CRISIS ES ESTAFA.
Lo segundo que el 15M sigue vivo por la imaginación. Don de han sembrado imaginación algún día conseguiremos algo.
La enorme preocupación es el resto del mundo. La borrguez.
Y el ejemplo del bambú no sirve. Nadie siempbra para ver si sale en 7 años. Se planta un cahco de raiz y espera dos ó tres para arrepentirte y luego desfonda el terreno para erradicarlo porque es invasor y muy dificil de eliminar.
SI SE PUEDE, pero muy bajito. Que pena.

Los movimientos sociales como el 15M merecen todos mis respetos y apoyo, pero creo que hay que trabajar y pensar mucho para evitar los perjuicios que producen. La falta de cohesión, la ausencia de linea ideológica y consigna provocan una dispersión del voto, cuando no una abstención altísima, que permiten a los partidos clásicos mantenerse en el poder incluso solo con sus votantes más fieles. No creo que su estructuración como partidos sea la solución, tal vez la formula de "coordinadoras" de dichos movimientos podría darles coherencia y unidad de acción para que toda esa energía y todo el esfuerzo que requieren no se disperse.
El bambú tiene otra particularidad, si lo dejas crecer libremente se convierte en un enorme cañaveral de palitos de escoba que casi no tienen utilidad, pero si se hace una "entresaca" y se deja cada brote a un metro unos de otros alcanzan grosores y alturas enormes y sirven para los más diversos usos.

Hola, amigos. Está bien, Paloma; tal vez por eso es el momento del presto agitato, del vivace o del allegro con fuoco. Es que nos siguen tomando el pelo, diciendo mentiras, haciéndonos tomar el ricino de los recortes y más recortes, sin que nada lo justifique. Las cuentas de RAJOY no son nuestras cuentas, sino las suyas.Por eso, me digo si no será el tiempo de las acciones, solo de las acciones. Pero claras, contundentes, radicales (dentro del respeto a todos los derechos humanos, desde luego). Por ejemplo, empezar a sacar el dinero de los bancos y meterlo debajo del colchón; hacer banquitos pequeños en los bajos de los edificios, como cualquier tienda, que no se roben el dinero, sino que se lo den a los que quieren abrir empresas y fabricar cosas que la gente necesita y cuestan poco. Sabotear las grandes comercios, los grandes almacenes, las grandes marcas de confección, las grandes marcas de carros, las grandes cadenas de lo que sea. Devolver al mercado proporciones y dimensiones humanas, manejables, inmediatas, caseras, comprobables; saber quién fabrica y a quién reclamar cuando nos engañen. Negar el voto en las elecciones a los que sabemos que son unos pícaros o mentirosos o estafadores o evasores o comprados o dependientes o ... En fin, algo habrá que hacer además de indignarse, porque eso ya pasó a ser un rótulo.

El movimiemto del 15 M es un movimiento por tempos:
Al principio era "Adagio"(era una acampada informativa), cuando Zapatero empezó con sus recortes, que aunque dolorosos, sólo afectaron a pensionistas y funcionarios.

Más tarde con Rajoy en el Gobierno pasó a ´´Andante" (empezaron a organizarse y a luchar contra cosas concretas).

Ahora, cuando las agresiones a nuestros derechos empiezan a ser más que sangrantes, es "Presto" dirigidas a los responsables directos de la situación en que nos encontramos: Banqueros y Políticos.

Como las "figuras" que nos gobiernan no terminen pronto con esta "opereta" llamada RECORTES, la protesta irá "in crescendo" y el matiz que tome será "fortíssimo".

Les guste o no les guste a los de siempre el 15 M es una gran "obra" y le deseo - por el bien de todos - un gran éxito.

Hola, amigos. Me gusta la imagen del bambú. Hay que seguir creciendo hacia dentro, hacia abajo, hacia la firmeza y la base. De las semillas, la más importante en este momento me parece la resistencia, aunque todas son cultivables. No importa tanto que piensen los polítcos que la planta se secó mientra ella siga creciendo. Esto es lo que realmente interesa. Seguir creciendo. Desde este rincón, me pongo a la orden de los que manejan los hilos del 15M.


Las revoluciones sociales actúan con el mecanismo del cedazo : primero se echa de golpe, luego lo agitamos bien y luego se salva lo que merece la pena.
Es cierto que algunos pensamos en su momento que el 15M necesitaba menos presencia en plazas y más cristalización política. Nos equivocamos. Pecamos de cortoplacistas. En primer lugar, este movimiento no tiene que reproducir los esquemas de representación que pretende derrocar. Estamos ante un modelo representativo en construcción, y debe ser bueno puesto que los actuales partidos no han podido cargárselo.
Si partimos de la premisa de que el actual sistema está colapsado, tendremos que construir uno nuevo ¿no?


" La libertad: 200 años de derrotas" ¿no exsite este libro/blog?. Bueno, en cuanto tenga un rato, me pongo.
Que una articulación efectiva entre la democracia directa y la democracia representativa es el proyecto político más interesante a la vista no quiere decir que vaya a suceder. La anarquía autogestionada tampoco estaba mal, ni otros proyectos fraternos que acompañaron el camino de la revolución industrial.
Veo en todos estos proyectos aterrorizantes buenas intenciones y adanismo radical, como si el mundo hubiese empezado en 1985.
El otro día tuve una conversación facebook con un chaval programador y me costó mucho convencerle que la Corte Penal internacional y Guantánamo no son lo mismo, aunque en ambos casos se transgredan fronteras.
Me metí en la 15Mpedia y está vacía, el trabajo que falta es abrumador. De solo pensarlo ya estoy agotado.

Además de ser un formidable material de construcción en todo el mundo, el bambú tiene una maravillosa peculiaridad: puede tardar muchos años, pero su florecimiento puede ser masivo.

Brillante artículo.
Como ejemplo de reacciones de política tradicional [absolutamente enfaloscópica], no tenéis más que ver las declaraciones y movimientos ante la encuesta sobre intención de voto al Ayuntamiento de Madrid que ayer publicaba este periódico. Cansino y muy triste.
Sin embargo, nada de resignación pues ya se ve crecer el bambú http://www.derechoderebelion.net/manual-desobediencia-economica-2013/?lang=es.
El viejo lenguaje no entiende [menos aún los medios].
Gracias por esta aportación.

Algo hay que hacer. Estallido social. Revolución. A juzgar por lo que escucho eso es lo que muchos añoran. Unas cuantas guillotinas en la Puerta del Sol o en la Avenida Diagonal. http://www.elsenorgordo.com/2013/05/algo-hay-que-hacer_9.html

Hay algo que falsea de base todos esos movimientos, por muy sinceras y honradas que sean sus intenciones. Y es que consideran naturales los derechos ciudadanos (a la libertad, dignidad, trabajo, vivienda...), cuando en realidad han sido arrancados con sangre y fuego por el movimiento obrero y la izquierda en general durante el s. XX. Con esa ignorancia del pasado no se puede construir el futuro, y la primera consecuencia lógica es que los gobiernos a los que les importa un pito la ciudadanía (los de derechas más duras) son los más favorecidos por la presunta "democracia de base"

Pues no sé yo. Lo dicho en el artículo es cierto pero, claro, luego ves que se reúnen 200 personas en la Plaza del Sol para conmemorar el segundo aniversario y, ¿qué quiere que le diga? Son las bonitas palabras contra la realidad. Y cambiar, no ha cambiado gran cosa. Sí la PAH ha conseguido algo y se ven algunos cambios pequeños. Pero son ínfimos. Los de siempre siguen gobernando o en la oposición a la espera de gobernar. Y el país se gestiona en las Cortes Generales, no en la calle. No le veo mucho color a esto tras dos años. Y se recorta, y recorta, y recorta. Y esto sigue sin cambiar.

Gracias, Antoni.
El artículo está muy bien documentado y el que no quiera saber es porque está ciego.
La cuestión de la participación ciudadana por medio de plataformas organizadas está, aún, en pañales y si no se unen muchas voluntades dudo mucho que lleguen a ser algo más que una buena declaración de intenciones. El españolito medio, el que sólo se preocupaba por tener vacaciones, coche potente, móvil última generación, etc, le importa poco que unos cientos de miles se manifiesten aunque las reivindicaciones puedan afectarle a medio plazo. En España somos así, nos movemos por el interés particular, somos sujetos individualistas, egoistas.
Ojalá me equivoque y los movimientos germinen antes de que acabe la legislatura de D. Mariano.
Cordial saludo

Después de análisis y enlace, solo queda el estudio sobre la "Primavera Árabe", como parcial precedente, y las secuelas del tipo "Okupa Wall Street". Gracias una vez más.

des del extranjero, hace 2 años vivimos el 15M así http://cerebroalafuga.com/2013/05/15/el-15m-des-del-extranjero/

Los periodistas estáis empeñados -supongo que son gajes del oficio- en atribuir cosas que no son. Los movimientos más sobresalientes del 15M son anteriores, las movilizaciones de médicos, maestros, etc., son las mismas de toda la vida. ¿Por qué os da tanto miedo a reconocer que el mayor logro del 15M es la mayoría absoluta de Falange PPular y el auge de los UP&Downs? Fue el pistoletazo de salida para el regreso del fascismo a Esppaña.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

es asesor de
comunicación y consultor político.
Profesor en los másters de comunicación
política de distintas universidades.
Autor, entre otros, de los libros: Políticas.
Mujeres protagonistas de un poder
diferenciado’ (2008), Filopolítica:
filosofía para la política (2011)
o La política vigilada (2011).
www.gutierrez-rubi.es

Sobre el blog

Hago mía esta cita: “Escribimos para cambiar el mundo (…). El mundo cambia en función de cómo lo ven las personas y si logramos alterar, aunque sólo sea un milímetro, la manera como miran la realidad, entonces podemos cambiarlo.” James Baldwin

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal