Rajoy, Mas y el iceberg

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 13 dic 2013

La rotunda afirmación de Mariano Rajoy, en relación a que la consulta no se realizará, («Quiero decirles con toda claridad que esa consulta no se va a celebrar, es inconstitucional y no se va a celebrar») era más que previsible. El Presidente lo ha dicho por activa y por pasiva, reiteradamente. Pero la segunda parte de su posicionamiento tiene otra naturaleza: «Choca con el fundamento de la Constitución, que es la indisoluble unidad de España. El Gobierno no puede negociar sobre algo que es propiedad de los españoles, la soberanía. A los españoles corresponde decir qué es España y cómo se organiza. Les garantizo que esta consulta no se celebrará. Eso está fuera de toda discusión ni negociación». Es decir, el Gobierno considera que no hay que hablar de lo que no se va realizar. Gran error, creo, por paradójico que parezca.

Es aquí, donde la supuesta firmeza de Rajoy empieza a agrietarse, políticamente. Renunciar a hablar de lo que todo el mundo habla, y de lo que se va hablar en los próximos meses, es una curiosa manera de inhibirse. Es una renuncia a la política por parte, precisamente, de su principal responsable gubernamental. Rajoy ya no controla un parte importante de este transcendental debate. Puede impedir legalmente que se produzca la consulta, puede no autorizarla, puede desacreditarla… pero no puede impedir que se hable de ella. En su mentalidad, hablar de lo que no se puede producir, es perder el tiempo. Pero, justamente, este debate reclama antes que diálogo o negociación opciones a las que se niega: la discusión, el contraste, la confrontación de modelos e ideas.

Hablar de lo que, quizá, no se haga es útil. Que no se haga no significa que no sea importante. Que la consulta se prohíba, no significa que no se desee. No se puede confundir problemas con soluciones. Hay soluciones que evitan los problemas, no los resuelven. Y otras que, precisamente, abordan la resolución como la fórmula más segura y estable de abordar un problema. Rajoy está escogiendo soluciones que, paradójicamente, pueden agravar los problemas.

En la obra cumbre de teatro del absurdo de Samuel Beckett, Esperando a Godot, el protagonismo se lo lleva un personaje que no aparece nunca, Godot, pero al que se refieren constante y repetidamente los dos vagabundos que, supuestamente, han quedado citados con él. Vladimir (también llamado «Didi») y Estragon («Gogo») se sitúan en un lugar junto a un camino, al lado de un árbol, para esperar la llegada de Godot. Nada sucede, salvo que su espera se convierte en tedio y parálisis. El final de la obra es sublime:

Vladimir: ¡Qué! ¿Nos vamos?
Estragon: Sí, vámonos.
(Pero no se mueven).

Esta es la encrucijada en la que está Mariano Rajoy. Como no quiere discutir… solo le queda esperar a que se produzcan hechos jurídica y políticamente objetables para actuar. Una espera inmóvil. Pero mientras, sucederán tres cosas: Primero, le crecerán los duros en su partido, en sus posibles aliados en el futuro y en el ecosistema mediático que le acompaña (y que siempre aspira a condicionarlo), para que actúe antes de tiempo; para que reaccione al desafío político con medidas jurídicas (como preámbulo de otras mucho más contundentes). Segundo, los partidarios del derecho a decidir seguirán moviéndose, ocupando espacio de la «agenda política» en España y en el mundo, y crearán realidades intangibles que son, muchas veces, lo más preciado en una sociedad, una organización (lo saben bien las empresas) o en la historia. Y tercero, renunciará al debate político («a la discusión») con un único argumento: la legalidad vigente.

Rajoy solo ve la consulta, punta visible del iceberg (que ocupa el 10 % de la masa helada). Pero debería preocuparse del 90 % sumergido, es decir, debería preocuparse por hablar, a fondo, de las relaciones Catalunya y España. Este es el tema. La pregunta encadenada de ayer presentada por Artur Mas quizá no sirve para su objetivo último. Pero sí que permite hacer política y llevar la iniciativa.

Beckett explica muy bien la épica, y el carácter transformador, de lo imposible: «Da igual. Prueba otra vez. Fracasa otra vez. Fracasa mejor”. Para los racionalistas torpes, un fracaso es un fracaso. Fin de la cita. Para los proyectos políticos, un fracaso puede no ser el final. Rajoy podrá impedir la consulta. Pero no podrá impedir, sin argumentos y discusiones, que las preguntas avancen en la sociedad y en el ánimo de sus ciudadanos. Este es el reto. Hablar de lo importante.

Hay 59 Comentarios

Rajoy y Mas en secreto se reunían en Madrid para trazar una estrategia. Aquí la tenemos. Nos pasaremos un año de discusión furibunda y estéril sobre Cataluña y "su derecho a decidir". Asunto que se resolverá con un nuevo pasteleo. Pasarán a segundo plano sus recortes en derechos y sus robos. Sus Millet, sus Bárcenas, sus Alperis, sus Gürtel, sus Pallerols, sus Pujol, sus Eres, sus Blesa, sus Matas, sus Urdangarines y etcétera, etcétera, etcétera, mientras nos van desplumando y apropiándose de lo que a todos nos pertenece. Quienes se atrevan a rebelarse, lo pagarán caro. http://www.elsenorgordo.com/2013/12/ya-nos-tienen-donde-querian.html

Soy partidario de la negociación sea como sea y donde sea.
Ahora bien necesitamos saber sobre qué negociar, es primordial conocer el tema fundamental y prepararse para ello. Para lo cual se necesita llegar a una mesa de negociación y hacer una pregunta (me estoy imaginando a Rajoy en esa mesa): "Uds. ¿qué quieren? A lo que Mas contestaría algo. ¿El qué?
Ahí está el meollo de la cuestión. Si contesta que quiere la independencia, Rajoy se levanta inmediatamente de la mesa y eso Mas no quiere, ya que lo tiene enfrente necesita sacarle algo en limpio. Si contesta que Cataluña precisa un trato mejor en lo que se refiere a un futuro Pacto Fiscal entonces estaríamos en el inicio de una negociación. Mas se las tendría que ver con sus socios de ERC y CUP, independentista a ultranza, ya que los otros no lo son, incluido Unió Democrática. ERC Y CUP han dicho que ya no quieren saber nada de el Pacto Fiscal, que lo suyo es la independencia y punto.
¿Qué tenemos aquí? Pues que Rajoy estaría ganando la partida de la negociación si se sentara a ello. Pero no lo hace porque no sabe negociar, y menos un tema como éste, que le va a llevar por la calle de la amargura durante todo su mandato.
Si los independentistas y Mas quisieran una negociación sobre unas condiciones más favorables fiscales y económicas, el problema estaría resuelto, pero eso Rajoy no lo va a saber. Como digo, si Mas contesta que lo que quiere es la independencia, Rajoy hubiese ganado la negociación levantándose de la mesa, pero eso Rajoy tampoco lo va a saber.

Con este artículo sucede como con todos los demás: hay que dialogar, hay que negociar, hay que hablar, hay que moverse...es decir , lo de siempre... pero nadie se moja en qué hay que negociar y qué hay que hablar. No hay planteada una propuesta para negociar...hay una "no propuesta" , una "ruptura". Me parece muy bien que alguien proponga algo concreto, no que diga que "tienen que sentarse a negociar" en abstracto y con plurales mayestáticos. Eso es muy fácil.

No sé por qué tanto se discute si Cataluña se va o no se va, si al final hasta España se quiere ir de España con la sarta de bestias que la manejan. Por cierto, las bestias españolas y las bestias catalanas pastan en el mismo campo: el de la manipulación de los sentimientos y resentimientos para que sirvan de cortina de humo a sus marronazos monumentales y eviten el debate de sus privilegios indecentes e ilegales.

!! Que coñazo tener que enseñar el pasaporte para ir en el AVE desde Barcelona hasta París.!!

Hola, amigos. Les cuento mi impresión resumidísima de mi viajea los Estados Unidos y mi visión de la España de hoy. (Vean, si quieren, mi comentario en el blog de A. S. Harguindey). Cuando los gringos tuvieron dinero, levantaron el Empire State; cuando los españoles tuvieron dinero, contruyeron el aeropuerto de Ciudad Real y el de Castellón. ¡Para que haya tarugos que se rían de los gringos!

No hay duda q Cataluña se ira.
Y las solas opiniones de nuestro inclito Presidente lo confirmaran, como hasta la fecha todas sus hemerotecas.
Que duda cabe vamos a la Edad Media, los núcleos pqueños, los Sres.Feudales, y la gleba q ya esta casi preparada:
Esclavos en lugar de obreros o mitarbeiters, falta de libertad de prensa, no policía, no al derecho de manifestacion
Menos n podemos esperar
El Conde de Monte cristo mas actualizado q nunca y para los catalanes "La catedral del mar"
Eso es la antesala de lo q nos espera.

¿Com refiar-se d´un projecte que ni tan sols ens han explicat Antoni?

Los poderes económicos y políticos han conseguido redondear su agenda de control social: ya nos tienen donde querían. Cataluña es el trampantojo para tapar sus recortes en derechos y robos. Nos van desplumando apropiándose de lo que a todos nos pertence. http://www.elsenorgordo.com/2013/12/ya-nos-tienen-donde-querian.html

Gracias por tu artículo Antoni y menos a los que abusan del espacio repitiéndose con comentarios entre absurdos,inconexos y demasiado españolizados.De eso hace tiempo que estamos invadidos .Como catalán me suda vuestra verborrea impositiva e insultante.Tenéis un poeta al que no le caéis bien,Machado decía que el español usa la cabeza para embestir.

Me molesta profundamente el autismo del gobierno de Rajoy y la forma de gestionar por parte de CIU el nuevo concierto que necesitamos en Cataluña. También me molesta la coalición con ERC que ya ató de manos a Montilla y está llevando a CIU a tomar decisiones que mayoritariamente no hemos pedido.
Parecemos el país de Disney últimamente todos contando trolas, haciendo el paripe y a espaldas de los ciudadanos haciendo leyes para atarnos cortos, para a continuación decirnos que no salimos a la calle a protestar por tanto despropósito.

Andra nadie se pregunta eso porque no es cierto. Hay una estadística en El País que dice que solo el 31% de catalanes están a favor de la Independencia...

Por que nadie se pregunta como se ha llegado a esta situacion? Es que el 60% de los catalanes han fumao o se han vuelto locos todos a la vez? Cuando uno afirma que la responsabilidad esta solo en el otro lado es casi seguro que se equivoca.

En la exposición de Mas está muy claro que la segunda pregunta es para los que respondan "sí" a la primera. Para los que lo proponen es importante ganar un estatus distinto. Pesa mucho el fracaso de la reforma del estatuto. Cuentan con que las posiciones hostiles de los Estados van a hacer fracasar el referendum en Escocia y lo harían fracasar aquí. El argumento del nacionalismo catalán en adelante será: bueno, al menos seamos un Estado, como se le reconoce a Escocia en el Reino Unido. Lo más chirriante es que hay que negociar con Cataluña, se repite; y es lo realista. Pero en España por organización del territorio es incongruente que haya negociaciones separadas, que se dé preferencia a uno sobre todos los demás. Tan incongruente, es verdad, como los conciertos navarro y vasco.

Xeric: Comprendo, y no tengo inconveniente en que dejes de ser español. Solo tienes que abandonar mi país y buscar otro donde te sientas a gusto, o en su defecto conquistar un terreno para hacer tu propio país. Como soy demócrata defiendo lo que queremos la mayoría que es justamente lo que te acabo de decir. Y no te compares con otros paises que no tienen nada que ver con vuestras absurdas pretensiones. Por cierto, a mí los catalanes secesionistas ya no me caéis bien, pero no pasa nada: no se puede ser amigo de todo el mundo.

Lleva razón el articulista en una cosa. Que aparte de la legalidad, se debe hacer pedagogia en Cataluña y explicar a los catalanes las consecuencias del disparate secesionista, aunque resultará dificil, porque desde la más tierna edad se adoctrina a los niños en clave nacionalista.

¿Quiere usted estar en estado? En caso afirmativo, ¿Desea usted estar en estado independiente?

La consulta de Artur Más es para el siquiatra.

El nacionalismo se queda corto. Hay que ser más exigentes y avanzar hacia el provincianismo hasta llegar al aldeanismo.

El independentismo es el sustituto del fundamentalismo religioso.

El ardor patriótico del nacionalismo catalán, es el mejor invento para dejar de pensar por sí mismo.

Cuando se habla de identidad, enmudece el entendimiento. (El Roto)

Quien siembra vientos recoge tempestades. .
Mirar el tema es muy fácil estamos ya cansados de vuestra incoherencia y caos. No queremos estar ya más con vosotros, sois muy simpáticos y cálidos, pero sois un caos irresoluble, Nosotros tenemos nuestros problemas, nuestra corruptela -Pujol y asociados.pero somos más gobernables y tenemos más futuro solos que con vosotros. No os odiamos, pero queremos gobernarnos solos, no necesitamos vuestro caos, vuestras elites impresentables, vuestros Rajoy o Zapateros. No queremos pagar mas impuestos que se vayan a pagar corruptelas, aeropuertos fantasma y aves a Cuenca. Que os vaya muy bien, ha sido un placer y por cierto votaremos y a ver si empezáis a aprender de naciones mas civilizadas como UK en donde el votar no es un delito, bueno poco tiempo de demócratas no? aun os faltan 400 años para asumir que democracia es no imponer sino convencer..todo se andará paciencia.

Quien siembra vientos recoge tempestades. .
Mirar el tema es muy fácil estamos ya cansados de vuestra incoherencia y caos. No queremos estar ya más con vosotros, sois muy simpáticos y cálidos, pero sois un caos irresoluble, Nosotros tenemos nuestros problemas, nuestra corruptela -Pujol y asociados.pero somos más gobernables y tenemos más futuro solos que con vosotros. No os odiamos, pero queremos gobernarnos solos, no necesitamos vuestro caos, vuestras elites impresentables, vuestros Rajoy o Zapateros. No queremos pagar mas impuestos que se vayan a pagar corruptelas, aeropuertos fantasma y aves a Cuenca. Que os vaya muy bien, ha sido un placer y por cierto votaremos y a ver si empezáis a aprender de naciones mas civilizadas como UK en donde el votar no es un delito, bueno poco tiempo de demócratas no? aun os faltan 400 años para asumir que democracia es no imponer sino convencer..todo se andará paciencia.

mas bien es un jaque, con cartas marcadas y cartas aun sin marcar....Catalunya sin España es una locura con la deuda que tiene y la baja industrialización y sus redes vinculares y elites extracctivas, España sin Catalunya es una locura con la deuda que tiene y la baja industrialización y sus redes vinculares y elites extracctivas....desequilibrio balanza, España tiene un cesid, esta en la Otan y dentro de europa con moneda euro. Catalunya no tiene Cesid, y estaria fuera del mundo por un tiempo, pero tiene potencial industrial futuro, sabe captar inversiones, y una población en parte quemada que es capaz de apoyar lo que sea.. y como la pregunta no da opción a una tercera via, no frentista como el federalismo que funciona en muchos otros paises....asi que el resultado esta en el aire y mientras aqui en Cat con esta incertidumbre pocos se atreven a invertir, otro año mas perdido, saltamos al 2015 o mejor al 2017

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

es asesor de
comunicación y consultor político.
Profesor en los másters de comunicación
política de distintas universidades.
Autor, entre otros, de los libros: Políticas.
Mujeres protagonistas de un poder
diferenciado’ (2008), Filopolítica:
filosofía para la política (2011)
o La política vigilada (2011).
www.gutierrez-rubi.es

Sobre el blog

Hago mía esta cita: “Escribimos para cambiar el mundo (…). El mundo cambia en función de cómo lo ven las personas y si logramos alterar, aunque sólo sea un milímetro, la manera como miran la realidad, entonces podemos cambiarlo.” James Baldwin

Últimas entradas

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal