Gavilán o paloma

Por: Antoni Gutiérrez-Rubí | 12 feb 2017

“Amiga, hay que ver como es el amor
Que vuelve a quien lo toma
Gavilán o paloma” (Pablo Abraira)

La canción ‘Gavilán o paloma’, cuyo autor es Rafael Pérez Botija, fue en su día -en la década de los ochenta y en los noventa- una clásica oferta de los diales y de los eventos sociales. En España conocemos esta pegajosa música por la voz de Pablo Abraira, y en América Latina por José José. La canción era la delicia de los karaokes y de las gargantas desbordadas. La letra, de una calculada ambigüedad, permitía todo tipo de interpretaciones. La base de todas ellas era el fundamento popular de que... se sabe cómo entras, pero no cómo sales (en el amor, en la vida; y en la política, también).

Curiosamente, el Congreso del PP también se ha debatido entre dos aves: el charrán y la gaviota. Una gaviota es un ave carroñera que vuela bajo y come sobre todo basura. De hecho, las gaviotas se alimentan de todo aquello mínimamente comestible: todo tipo de animales marinos, vegetales, insectos, carroña, pájaros pequeños, como palomas (a los que ataca en vuelo), huevos de pájaros (tanto de otras especies como de la suya propia), pollos, ratas, etc. Si sus presas aún están vivas suelen agarrarlas con el pico y dejarlas caer desde lo alto hasta que mueren o se abren. En cambio, un charrán –muy parecido a una gaviota- es un ave que vuela alto, y que come peces, a los que atrapa gracias a zambullidas, después de sobrevolarlos. Frecuentemente, los charranes marinos cazan en asociación con marsopas o peces depredadores como anjovas, atún o bonitos, gracias a que estos grandes animales marinos dirigen a la presa hacia la superficie.

Pero ¿por qué el PP ha tenido un debate ornitológico? Al margen de la reputación de ambas aves, la Ley de Partidos obliga ahora a identificar el logo con claridad, más allá de la exitosa operación de rediseño corporativo de 2008. Si debiéramos decidir entre cuál de las dos aves querríamos que nos representara, no tendríamos dudas. Sin embargo, para el común, el símbolo del Partido Popular es una gaviota. ¿O no lo es? La historia es interesante. En 1989, Manuel Fraga, fundador del partido, quería substituir su nombre de entonces, Alianza Popular, por un nuevo nombre y un nuevo logo, que modernizara su marca. El nombre estaba claro, sería Partido Popular. Sin embargo, para el logo organizó un concurso donde se presentaron las principales empresas de marketing de España. En cambio, quien ganó fue un joven del mismo partido, Fernando Martínez Vidal, que era publicitario y también el presidente de Alianza Popular en el distrito Salamanca de la ciudad de Madrid.

Él creó un logo que simbolizara “libertad”, en comparación con los logos del resto de partidos –para él más agresivos, como el puño socialista o la hoz y el martillo del PCE-. Libertad es también el vuelo alto que realizan los charranes, y que aprendió de verlos diariamente cuando era pequeño y vivía en Valparaíso (Chile). De ahí que un charrán con alas extendidas, volando alto, fuera el logo que finalmente presentó al concurso. A Manuel Fraga ese logo (aunque hizo algunos cambios) le encantó y fue el finalmente escogido. Además, era gratuito y de alguien del propio partido. Pero Fraga lo llamaba “el de la gaviota”, y así se quedó. Desde entonces, Martínez Vidal, hoy regidor en el Ayuntamiento de Madrid, pide que deje de llamarse gaviota, el ave carroñera, a lo que es un majestuoso y libre charrán. Martínez Vidal ha presentado enmiendas en los documentos del congreso de este fin de semana para que tenga el nombre correcto. Sin embargo, otros han presentado enmiendas para que definitivamente se llame gaviota.

En un afán de consenso, Fernando Martínez Maíllo, vicesecretario general de Organización del Partido, ha propuesto un acuerdo para contentar a todos. El ave del logo del PP será oficialmente a partir de este domingo “un charrán, comúnmente conocido por todos como gaviota”. Fernando Martínez Maíllo ha demostrado, una vez más, que parece una paloma, pero que -si se lo propone- puede ser un buen gavilán. Su capacidad para contentar a todos, es -parece- directamente proporcional a su capacidad de incomodar a algunos o algunas.

Mariano Rajoy puede respirar tranquilo, como siempre ha estado. El control del tiempo ha sido perfecto. Como Alfred Hitchcock en Los pájaros (1963), ha mantenido la tensión hasta el final, mientras el resto de prometedoras aves se mantienen en sus jaulas, esperando el momento de volar. El Congreso del PP ha tenido casi su debate más feroz, como una metáfora perfecta de la pospolítica, en la ornitología: gaviotas contra charranes, gavilanes contra palomas. En un juego de alteridades en donde las identidades se confunden con sus protagonistas y las intenciones, también. Como observa Slavoj Zizek “asistimos a una nueva forma de negación de lo político: la posmoderna pospolítica, no ya solo reprime lo político, intentando contenerlo ... sino que, con mayor eficacia, lo excluye”. Cuatro años más.

Hay 1 Comentarios

Excelente e ingenioso artículo.
En primer lugar te comento que para mí “Gavilán o paloma” siempre me pareció lo más aberrante de la historia de la música desde que el primer homínido realizó una secuencia rítmica golpeando un tronco con un palo, incluso peor que algunos temas de Julio Iglesias, Raphael y la lírica alemana.
En segundo lugar unas apreciaciones sobre las gaviotas.
Todo marinero pescador que se precie pinta con primor la barca de sus amores una vez al año, pues bien, cuando estás limpiando la última brocha y con la pintura aun fresca una cagada de gaviota caerá sobre la proa indefectiblemente.
En plena transición española y con la que estaba cayendo, la insustancial novelilla “ Juan Salvador Gaviota” en ingles “Jonathan Livingston Seagull” del pocasangre Richard Bach, idiotizó a gran parte de la juventud más válida y combativa haciéndoles creer que el mundo era más bonito e idílico desde las alturas y se pegaron una hostia de mucho cuidado.
Una de las mejores representaciones del espíritu gaviotesco está al final de la película “Buscando a Nemo” cuando gaviotas con cara de perdulario dicen cada vez que algo se mueve en el agua !! Mio, mío !!
Para espantar a las gaviotas no sirve de nada lanzarles piedras o gritarles, la única forma de lograrlo es aletear enérgicamente los brazos como si fueses un gavioto enorme, huyen despavoridas.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

es asesor de
comunicación y consultor político.
Profesor en los másters de comunicación
política de distintas universidades.
Autor, entre otros, de los libros: Políticas.
Mujeres protagonistas de un poder
diferenciado’ (2008), Filopolítica:
filosofía para la política (2011)
o La política vigilada (2011).
www.gutierrez-rubi.es

Sobre el blog

Hago mía esta cita: “Escribimos para cambiar el mundo (…). El mundo cambia en función de cómo lo ven las personas y si logramos alterar, aunque sólo sea un milímetro, la manera como miran la realidad, entonces podemos cambiarlo.” James Baldwin

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal