40 Aniversario

Mil millones de vecinos

Sobre el blog

Al grito de guerra "Síguenos en Twitter" o "Hazte fan en Facebook" las empresas exploran nuevas estrategias para posicionarse en las redes sociales. Un mercado millonario de ¿usuarios, clientes, amigos, seguidores, fans...?. Echemos un vistazo a lo que está pasando en las redes sociales.

Sobre el autor

Lola Pardo

Lola Pardo es licenciada en periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y ha trabajado en las áreas de Márketing de Consumo, Desarrollo de Negocio y Nuevas Tecnologías de Apple, Guinness y el Grupo Sol Meliá . En la actualidad es responsable de Desarrollo de Proyectos de internet en la Fundación "la Caixa" y profesora de e-commerce del Máster en Márketing Digital en la Barcelona School of Management (Universidad Pompeu i Fabra).

Eskup

Papa quiero un gato

El poder de movilización de Facebook es sorprendente. Hace tan solo unos días se publicaba una noticia que tenía como protagonista a Remi Urbano. Este niño estadounidense de 7 años tenía un sueño y estaba dispuesto a hacer lo que fuera necesario para hacerlo realidad. Lo que Remi deseaba, con todas sus fuerzas era tener un gato. Puede parecer algo sencillo de cumplir pero, Remi tenía un problema bien serio: su padre. Por más que Remi insistía en su deseo de tener un gato, se tropezaba una y otra vez con la negativa rotunda de su padre. La frase: “Papá, quiero un gato” no tuvo ningún efecto hasta que saltó a las redes sociales. 

A la enésima vez que Remi le soltó la frase a su padre, este le respondió con un desafío: “si consigues que a mil personas les guste la idea, podrás tener un gato”. Ni corto ni perezoso Remi se puso manos a la obra. Fue directo a pedir ayuda a Marisa Urbano, su madre, quien le propuso escribir en una pizarra el deseo y la petición de “me gusta”. A continuación, Marisa hizo una foto de Remi con su hermana pequeña y la publicó en Facebook. El texto de Remi desprende una sinceridad demoledora: “Mi hermana y yo de verdad queremos un gato, papá ha prometido que conseguirá uno si 1.000 personas hacen ‘me gusta’ en esta foto. ¡Por favor, pulsa ‘me gusta’!”.

En pocas horas Remi había conseguido que 127.499 personas respondieran a su petición de dar al botón “me gusta” y que 107.896 compartieran la petición de Remy en sus propios perfiles. El misterioso mecanismo que genera el fenómeno viral de las redes sociales se había puesto en marcha. A la mañana siguiente la cadena de televisión ABC News se hacía eco de la historia y presentaba a Hairyette Pawturr, el gato que ha hecho feliz a Remi. Hairyette Pawturr tuvo su minuto de gloria televisiva y ahora cuenta con su propia página de fans en Facebook.

Las historias de movilizaciones en las redes sociales se caracterizan por tener algo en común: formulan una petición. Lo que sucede es que la petición no viene siempre de la mano del propietario del perfil. Es lo que le pasa, por ejemplo, al perfil de Facebook de El Corte Inglés. Estos grandes almacenes cuentan con más de un millón de “fans” a los que ofrecen información sobre nuevos productos y promociones. Esta cifra, realmente abrumadora, responde a la considerable actividad que comparten con sus “fans”: media de tres actualizaciones diarias en el muro e interacciones que superan los 2.000 “me gusta” y 300 comentarios. Pero, los El corte ingles FB comentarios no siempre están relacionados con la actividad promocionada por El Corte Inglés. A veces sucede que estos comentarios responden a una llamada a la movilización. Esta misma semana, en una noticia sobre sopas del mundo se podía leer el siguiente mensaje: “como cliente de El Corte Ingles y seguidora de change.org, les aconsejo no financiar a Tele 5 para hacer programas que no tienen libertad de expresión y son programas basura, prueba de ello es la demanda contra Pablo Herreros. De no ser así dejaremos de comprar en sus almacenes”. La misma petición se mostraba en la noticia sobre la Gimkhana Solidaria, la Pasión por la Navidad, la campaña de juguetes o la quincena de la novela negra

La semana anterior, el perfil de Facebook de El Corte Inglés también era escaparate de otra movilización. En este caso referida a los El corte ingles FB IBempleados de Iberia. En la noticia sobre la promoción “un millón de gracias”, el primer comentario que se podía leer decía: "Señores de El Corte Inglés. Les comunico que este año no voy a realizar ninguna compra en ninguno de sus centros. El motivo es que soy uno de los 4500 trabajadores de Iberia que estamos a punto de quedarnos sin trabajo. Comoquiera que dicha situación ha contado con su aprobación como accionistas y consejeros de Iberia, y ante la grave situación familiar, laboral y económica en que me han puesto ustedes, no me queda otro remedio que ajustar mis gastos al oscuro futuro que se me viene encima."

Movilizaciones propias o ajenas al margen, si como es el caso de Remy lo que te sucede es que eres un amante de los gatos, estás de suerte. Puedes "movilizarte" uniéndote a “unitedcats”, la red que se presenta como “probablemente la mejor comunidad gatuna del mundo”. Allí encontrarás los perfiles de 450.000 “cariñosos gatos” que pueden ser tus nuevos amigos” o visitar los más de dos millones de fotos de “lindos gatos”. Si lo tuyo son los perros, no te preocupes. También puedes "movilizarte". En este caso puedes unirte a “uniteddogs”. Eso si, ten en cuenta que en ambas redes las "movilizaciones" no se hacen con la opción “me gusta” sino con la opción “una caricia”

Unitedcats

Aviso a navegantes: a las marcas les toca pagar en Facebook

Por: | 22 de noviembre de 2012

Facebook like y no like

En Facebook pasan cosas muy curiosas. A estas alturas, esto es algo que no debería sorprenderme. Al fin y al cabo, lo menos que puedes esperar de un “espacio” donde mil millones de personas comparten lo que les sucede, es eso: que pasen cosas curiosas. Una de esas situaciones que me llaman la atención es ver repetido un mismo mensaje. Los expertos le llaman a esto “efecto viral”. Leer el mismo texto publicado en tu muro por diferentes “amigos” me genera una gran intriga. Por lo general, lo que cuentan me resulta un tanto indiferente. Lo que de verdad me intriga es la casuística que ha vinculado a contactos tan diversos entre si. A veces cuentan que una persona ha desaparecido. En estos casos, por lo general, te solicitan colaboración para difundir el mensaje. En otras ocasiones te alertan de un gran peligro que se nos avecina. Suele suceder con cuestiones relacionadas con la privacidad en internet. A estos avisos les tengo mucho aprecio porque en el mismo mensaje te suelen incluir la solución al problema. También sucede que te invitan a ver un vídeo. Por lo general con contenidos de denuncia. o situaciones que han generado indignación. 

Hasta ahora, lo que ves en tu muro (espacio últimas noticias) mostraba sin discriminación alguna lo que tu red de contactos publicaba. No discriminaba si estos contactos son páginas personales o Fan Page. Estas últimas son el formato recomendado en esta red social para los perfiles de las Fan page marcas y las empresas. Los perfiles de personas en Facebook tienen unas características muy determinadas. La más relevante es que puedes aprobar o ignorar las solicitudes de amistad. Pero, ni se te ocurra tener más de 5.000 amigos porque este el máximo que podrás tener en tu red. Y, olvida aquello de enviarles mensajes a todos los contactos porque te arriesgas a que Facebook te cierre la cuenta. En una Fan Page no es preciso aprobar o ignorar solicitudes de amistad. Basta con darle al botón “Me gusta” y ya quedas incluido en esa red. Puedes tener tantos amigos como quieras y enviarles mensajes. Para uso y disfrute de los apasionados a las segmentaciones, las Fan Page disponen de una herramienta de estadísticas que permite seleccionar perfiles afines por edades o sexo. Para entender la importancia que este formato tiene para Facebook, para cambiar un perfil personal por una Fan Page no es preciso volver a introducir la información ya existente.

Publicar fotos, textos y enlaces es posible en ambas modalidades. Hasta hace muy pocos días, lo que también compartían los perfiles personales y las Fan Page era la publicación indiscriminada de las últimas noticias en los muros de la red de contactos. Pero, la necesidad de Facebook de obtener nuevas fuentes de ingresos ha generado uno de esos efectos virales que tanto me llaman la atención. Ha sucedido en respuesta a la iniciativa de Facebook de promover el formato de “posts patrocinados”. Este formato de promoción no es nuevo. Es la modalidad que Facebook ofrecía a las compañías para destacar noticias en los muros de sus contactos. A cambio, las marcas pagan una tarifa. La novedad es que, a partir de ahora, las Fan Page tendrán que contratar este servicio si quieren que todos los contactos de su red vean sus noticias. Caso contrario, Facebook solo mostrará el 7% de las noticias publicadas por la Fan Page.

Ante semejante cambio de estrategia: del gratis total, al tienes que pagar si quieres que llegue a todos tus contactos, mi muro se ha visto “invadido” con un mismo “comunicado”. Contactos de mi red que no tienen nada que ver los unos con los otros me alertan de esta nueva situación. El aviso Comunicado fans pageme llega de la mano de contactos muy diferentes. Desde un local de ocio de un amigo de la infancia hasta una empresa que se dedica al alquiler de barcos que es de otro amigo al que le había perdido la pista. En todos los casos, estos contactos (todos ellos con Fan Page) han publicado en mi muro un texto de esos que tanto me gustan. Me explican el problema y me dan la solución. En esencia es el mismo texto. Excepto en el último de los avisos. En este caso se trata de la agencia de publicidad de un amigo. Lo que me ha encantado de este mensaje es su optimismo. La versión “solo texto”, con toda la razón que otorga el derecho adquirido, desprende un tono de clara amenaza y temor al cambio. La versión creativa me invita a que me apunte al cambio. Me cuentan que es “Fácil, fácil...” . Y, por si fuera poco,  ponen a prueba mi curiosidad con un “¿Sabéis que es lo último que hemos publicado?”. Me gusta. A mí y a otros 911 que, en tan solo un par de horas, habían hecho click en ese botón mágico “I Like” de Facebook. Me gusta mucho que en estos tiempos de cambios, las marcas desplieguen todo su potencial. Me  gusta que para estar cerca de su red de contactos (clientes, amigos, empleados, colaboradores...) las marcas respondan a los cambios con ese mix irresistible de creatividad y humor. Ver en mi muro este tipo de noticias, me confirman que Facebook bien vale un “Me gusta”.

Aviso fan page evil love

Y tu, ¿qué soñabas ser de mayor?

Por: | 15 de noviembre de 2012

Profesiones-oficios niñosDeportista en el caso de los hombres y profesora en el caso de las mujeres. Estas son las dos profesiones con las que soñaban en su infancia las 8.000 personas entrevistadas por Linkedin. El estudio realizado por esta red social orientada al desarrollo de las carreras laborales tenía el objetivo de analizar cuantas personas realizan los trabajos que, cuando eran niños, consideraban como su ideal. La respuesta es que tres de cada diez profesionales está trabajando en su profesión ideal, ya sea de manera directa o indirecta. "Los trabajos ideales a los que aspiramos cuando somos niños son una ventana a nuestras pasiones y talentos. Identificar y comprender estas pasiones son la clave para mejorar nuestro rendimiento y disfrute de los puestos de trabajo que actualmente desarrollamos, aunque no sean las carreras específicas con las que soñábamos cuando éramos niños" explica Nicole Williams de LinkedIn.

De entre los profesionales encuestados, siete de cada diez afirmaron que disfrutar en el trabajo es el elemento clave para considerar su profesión como un trabajo ideal. El segundo elemento clave es el de poder ayudar a los demás. Tener un “salario alto” fue elegido como el tercer factor que determina un trabajo de ensueño. De niños, las profesiones a las que más aspiran los hombres son: deportistas profesionales u olímpicos (8,2 %), pilotos de avión o helicóptero y científicos (6,8 %), abogados (5,9 %) y astronautas (5 %). Las niñas soñaban con ser profesoras (11,4 %), veterinarias (9 %), escritoras (8,1 %) y cantantes o médicas (7,1 %)

Top jobs
A la vista de este escenario nos podríamos plantear el dilema sobre como pueden contribuir las redes sociales a desarrollar oportunidades en el mundo laboral. Por lo pronto, el mismo día que Linkedin anunciaba los resultados de este estudio en el que se intenta analizar como conciliar los valores con los que soñábamos de pequeños y la realidad profesional, Facebook anunciaba el lanzamiento de una aplicación de búsqueda de empleo. En el momento de su lanzamiento, esta aplicación muestra una oferta de 1,7 millones de puestos de trabajo disponibles. El objetivo de esta aplicación, denominada Social Jobs, es el de facilitar la búsqueda de trabajo a los mil millones de personas que están en esta red social. La aplicación tan sólo está disponible en los Estados Unidos y es fruto de la colaboración con el Departamento de Trabajo de EE.UU., la Asociación Nacional de Universidades y Empleadores, la Asociación DirectEmployers, y la Asociación Nacional de Agencias Estatales de Trabajadores. Las ofertas de trabajo se complementan con los listados de las bolsas de trabajo de Branchout, DirectEmployers, Work4Labs, Jobvite y Monster.com

Social jobs FacebookLo curioso de este anuncio es que, hasta ahora, lo que habíamos visto en el caso de Facebook era la situación inversa: personas que habían perdido su empleo como consecuencia de comentarios o actividades publicadas en esta red social. O bien, empresas que analizaban los perfiles de los candidatos para valorar si se adecuaban al puesto al que aspiraban. Dicho esto, lo que en realidad ha lanzado Facebook no es más que un buscador donde se puede localizar las ofertas de trabajo disponibles a través de varios filtros. Puedes localizar los trabajos según la localización geográfica y la categoría. A partir de ahí, el proceso pierde la transparencia. Cuando quieres ver más información sobre el puesto que te interesa, el enlace te llevará a otro destino (que puede ser el de la compañía que lo oferta o el de la empresa de contratación).

Lo cierto es que esta nueva aplicación de Facebook, tal y como se encuentra ahora es muy poco “sociable” ya que no se basa en la razón de ser de esta red: conectar a las personas y permitir que interactúen entre ellas. Aún así, les dejo que voy a ver si con un par de búsquedas consigo localizar el trabajo de mis sueños. Por lo que veo en el estudio de Linkedin, si se trata de compartir sueños con los de otros profesionales, veo que la elección es bastante amplia. Entre nuestros sueños está el ser especialista en vinos (o cervezas), corredor de coches... 

Other facts top jpbs

Mamá, quiero poner una tienda en Facebook

Por: | 04 de noviembre de 2012

Mall of the emiratesLe pregunto a Google cual es el mayor centro comercial del mundo y me responde con un ranking de los 12 centros comerciales más asombrosos. El primer lugar lo ocupa el "Mall of the Emirates”, un complejo de ocio y compras situado en Dubai. Tiene 223.000 metros cuadrados, 450 tiendas y una completa oferta de ocio que incluye un centro de esquí, un planeta mágico de dos niveles, 14 salas de cine,  un teatro con 500 asientos y una galería de arte. Para mayor comodidad de los visitantes, también dispone de dos hoteles. Uno de ellos el de la cadena Kempinski (5 estrellas) tiene más de 900 habitaciones. Sin duda, son cifras de vértigo pero, ni de lejos llegan al que en realidad es el mayor centro comercial del mundo: la red social Facebook.

Que se lo pregunten sino a Dunkin Donuts. Esta empresa diseña campañas de ventas en su tienda de Facebook. Campañas como “create the next donut” que han tenido tal éxito que la Homer donuts renuevan cada año. En la “tienda" de Facebook de Dunkin Donut los clientes pueden crear los complementos que ellos deseen añadir a esta rosquilla azucarada. Algo impensable en una tienda real de esta cadena. De la misma manera que también es impensable que en una tienda física de Dunkin Donuts se pueda atender a los más de 130.000 clientes que participan en estas campañas. Los de los dulces azucarados redondos que tanto entusiasman a Homer Simpson no son los únicos que tienen tiendas de éxito en las redes sociales. En las antípodas también se han apuntado a lo que los expertos denominan “social commerce” (comercio social).

La oficina de Turismo de Australia – Queensland lanzó una campaña de ventas en redes sociales bajo el lema “The best job in the world” (el mejor trabajo del mundo) con el objetivo de promocionar las islas del gran arrecife coralino. Tan solo en la página de Facebook obtuvieron 375.000 visitas y unas ventas directas de casi 9.000 viajes. Otro dato interesante del impacto de esta campaña de ventas: las búsquedas en Google sobre este destino turístico aumentaron un 40%. También es cierto que el producto que vendían era de lo más atractivo: un contrato de seis meses con un sueldo de 100.000 dólares en el que el trabajo a realizar consistía en disfrutar de las delicias de una isla paradisíaca.

  

Allá por el 2006 ya existían compañías que apostaban por estos formatos de tiendas (y campañas de ventas) en las redes sociales. Una de las empresas pioneras en este invento del social commerce es Blendtec. Esta empresa diseña lo que ellos denominan como “la mejor trituradora de concina del mundo”. Sus ventas han aumentado un 700% desde que, para promocionar este accesorio de cocina, lanzaron una serie de vídeos y los publicaron en Youtube. En estos vídeos se muestra como la trituradora es capaz de destruir prácticamente de todo. Incluido un iPad y una Nintendo Wii. Este canal se ha convertido en el mayor punto de promoción de ventas de Blendect, entre otras razones, porque los internautas pueden sugerir los objetos que quieren ver triturados en los próximos vídeos. 

Todo esto nos podría sonar a cuento chino pero, según el Barómetro del Social Commerce realizado por Social Buy, las ventas a través de las redes sociales son una realidad incluso en nuestro país. En este informe se analiza el uso del social commerce partiendo de aquellos casos en los que la identidad 2.0 del cliente es parte del proceso de compra online. Según este barómetro, 4 de cada 10 tiendas que están en Internet incorporan funcionalidades de compra a través de las plataformas sociales. En el 38% de los casos se utilizan para lanzar promociones y tan solo en un 9,5% para realizar ventas directas. Facebook es el canal más utilizado (24%), seguido de Twitter (12%). Unos datos coherentes con los niveles de penetración de estas redes. Otro dato que llama la atención es que el 18% de las empresas que venden a través de Facebook muestran un alto grado de satisfacción (7,2 sobre 10). Hostelería, turismo, comercio y cultura son los sectores donde las redes sociales como plataforma de ventas tienen una mayor penetración.Barometro social commerce

Pero, ahí no queda la cosa. Al inmenso mundo de oportunidades de venta que supone poner una tienda en esos gigantescos centros comerciales que suponen las redes sociales también ha llegado la movilidad. Estas compras a través de los dispositivos móviles vienen de la mano de un interesante aliado: los códigos QR. Para muestra, sirva un botón o mejor dicho, una ficha de Lego. Una tienda online de juguetes de Alemania lanzó una campaña de ventas haciendo códigos QR con los bloques de construcción de Lego. Cuando los clientes escaneaban un código, recibían recomendaciones de diferentes construcciones que podían hacer con las piezas de Lego y los remitía a la página de compra. Durante esta campaña, el 49% de las visitas a la tienda online procedieron de códigos escaneados. La juguetería duplicó las ventas de productos Lego.

Como dice Ben Rattray, el fundador de la plataforma change.org a quien la revista Time ha señalado como una de las cien personas más influyentes del mundo, “nunca antes en la historia la gente tuvo tanto poder”. Una reflexión que en clave de oportunidad de ventas en  las redes sociales pasaría a ser algo así como: “nunca antes en la historia las empresas tuvieron la posibilidad de tener tantas tiendas abiertas con tantos clientes”.

Carrito_inteligente

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal