Unas olimpiadas de invierno muy calientes

Por: | 21 de febrero de 2014

Classic olimpics photo at sochiCon la edición XXX llegó el cambio. Los Juegos Olímpicos de Londres 2012 marcaron un antes y un después. Pasarán a la historia por ser las olimpiadas de las redes sociales. Es uno de estos casos donde las cifras hablan por sí solas. Durante los 16 días de competición, estaba previsto que se generasen 60 GB de información al segundo. Un volumen un 30% superior al que se generó en los juegos celebrados en Pekín. Si comparamos los tuits publicados en ambas olimpiadas, nos daremos cuenta de lo que suponen estas cifras. Tan solo la ceremonia de apertura de Londres generó 9,66 millones de tuits. Una cantidad superior al total de tuits que se publicaron durante todos los juegos olímpicos de Pekín.

No es que los deportistas, sus patrocinadores y los aficionados perdieran la cabeza. Hay que tener en Infografia-redes-sociales-londres-2012-blog-acens-the-cloud-hosting-companay cuenta que, en el intervalo de cuatro años que separa ambas olimpiadas, por seguir con el caso de Twitter, esta red pasó de 6 a 140 millones de perfiles registrados. En el caso de Facebook, el salto fue de 100 a 900 millones. También ayudó el que, en las instalaciones deportivas, existieran 500.000 puntos de acceso Wifi que facilitaron que se llegase a un total 220.00 horas de conexión. Como no solo de Twitter vive el contenido que comparte el “hombre social”, a los tuits le hemos de añadir las fotos (100.000 tan solo en Instagram) y los vídeos (3.500 horas en Youtube). Esta fiebre por seguir las olimpiadas a través de las redes sociales tiene un claro ganador: los deportistas que utilizan estas plataformas. Casos como la gimnasta estadounidense Gabby Douglas conocida como “la ardilla voladora” que, al aterrizar en la capital del Reino Unido tenía tan solo unos miles de seguidores y, al irse había conseguido superar el medio millón. Otros que se subirían al pódium de los ganadores son los patrocinadores. En el caso de Londres, Nike ganó la competición y dejó a Adidas en segunda posición. Una victoria que tiene doble mérito ya que Adidas es patrocinador olímpico oficial. Pese a ello, Nike consiguió generar más menciones y más seguidores. Para conseguir esta victoria, Nike diseñó una campaña a pie de calle (#findgreatness) donde celebraba los éxitos de los atletas. Entre el 27 de julio y el 2 de agostos, la marca consiguió más de 16.000 tuits asociados a las olimpiadas, frente a 9.300 de Adidas. El impacto de esta campaña se expandió a Facebook. Allí, Nike creció un 6% en número de seguidores (frente al 2% de Adidas) y un 77% en participación (59% para la marca alemana).

Quienes no lo tuvieron fácil fueron los organizadores. Antes de comenzar las olimpiadas, el COI (Comité Olímpico Internacional) trató de imponer unas normas sobre como los deportistas debían gestionar los contenidos que compartirían a través de sus perfiles en las redes sociales. La respuesta de los deportistas no se hizo esperar. Lanzaron la campaña #Wedemanchange donde básicamente lo que reivindicaban era el poder mencionar a sus marcas patrocinadoras. Unas marcas que habían hecho posible que pudieran acudir a la cita olímpica.

Viendo la que se les venía encima, el COI no solo rectificó sino que lanzó el Olympic Athletes' Hub, un directorio de los perfiles verificados de los deportistas olímpicos. Toda esta cuestión se habría quedado en un rifirrafe de intereses económicos si no fuera por lo que le sucedió a Voula Papachristou. Desde la intimidad de su habitación, móvil en mano y sin pensarlo dos veces, Voula publicó en su perfil de Twitter el siguiente comentario: “con tantos africanos en Grecia... los mosquitos del Nilo al menos tendrán comida casera”. La delegación olímpica de Grecia reaccionó de manera fulminante. Un solo tuit acabó con los sueños de esta deportista. Voula fue expulsada de los juegos olímpicos. La deportista consideró que la reacción era excesiva. En realidad, su comentario iba referido a la crisis sanitaria generada por un virus que provenía del Nilo. Sacado de contexto, le cortó sus opciones olímpicas. Otros deportistas, se limitan a compartir su día a día, sin entrar en más complicaciones. Es el caso, por ejemplo, de Pau Gassol que consiguió arrancarnos una sonrisa al mostrar su sorpresa por las dimensiones del comedor de la villa olímpica.

London-2012-olympic-hub

En los Juegos Olímpicos de invierno de Sochi la situación ha evolucionado por estos derroteros. Por compartir el día a día y no solo los resultados de las competiciones o lo primero que te viene a la cabeza. Aun así, pese a que se presupone que los deportistas ya llegan entrenados en cómo gestionar con sentido común sus perfiles en las redes sociales, no se ha podido evitar que saltara el escándalo. En este caso no vino de la mano de un comentario racista sino por una fotografía. En ella se veía a una esquiadora libanesa (Jackie Chamoun) que posaba en topless. La foto se hizo para un calendario en el 2011 cuando Jackie compaginaba su pasión por el esquí con su trabajo como modelo. Quien le iba a decir a Jackie por aquel entonces que tendría que disculparse por este posado. Nada más inaugurarse los juegos olímpicos de invierno de Sochi, la foto comenzó a circular por las redes sociales provocando todo un escándalo en el Líbano. Jackie respondió a través de su perfil en Facebook pidiendo a sus seguidores que no ayudaran a difundir su imagen. Tenía que concentrarse en el eslalon gigante y tanto mensaje se lo impedía.

Pero, lo que viene a demostrar que los deportistas están bien entrenados en esto de las redes sociales es el éxito que está teniendo en Sochi la plataforma Tinder. Este éxito tiene el nombre y apellidos de una joven de 23 años: Rebecca Torr. Esta deportista que compite en la modalidad de snowboard por Nueva Zelanda ya avisaba a sus más de 6.000 seguidores en Twitter que pensaba disfrutar al máximo de su experiencia olímpica. Además de Twitter, Rebecca tiene perfil en Tinder. El resto de la historia ya la pueden adivinar ustedes mismos. Rebecca publicó que utiliza esta plataforma y, en Sochi, se desató la locura. Hay que tener en cuenta que lo del sexo a lo loco durante las olimpiadas no es tan solo un mito. En los juegos olímpicos de Londres se distribuyeron 15.000 preservativos entre los deportistas. Si tenemos en cuenta que participaron, aproximadamente, 10.500 atletas, no parece que sea una cantidad que respondiera a la demanda real. Y eso que, en Londres, no tenían Tinder.

Rebecca-possum-torr-girlAparentemente, esta plataforma que tiene un gran éxito en los campus universitarios de Estados Unidos es una aplicación para ligar. En la realidad es más bien un juego social muy adictivo. Su mecánica es bien simple. La aplicación te muestra las fotografías del perfil de Facebook de las personas que están en 1 km a la redonda. La idea es sencilla: localizar a personas que te gusten y que estén cerca. Si una persona no te gusta, lo único que has de hacer es pasar a la siguiente foto. En el caso contrario, si indicas que te gusta la foto y a la otra persona le gusta la tuya, pueden abrir un chat para estar en contacto. Con este criterio de “gusta – no gusta”, tan solo en Estados Unidos, las personas que usan Tinder, ya han valorado más de 13.000 millones de fotografías. Muchas de ellas de manera compartida ya que la última moda es reunirse un grupo de amigos para hacer estas valoraciones de manera conjunta. La carga de adicción a esta red social la confirman sus datos de uso: tiene una media de 11 accesos al día con una duración de 7 minutos para cada acceso. Esto supone invertir 1 hora y cuarto al día para valorar fotos de personas que tienes "chup-chup" bien a mano .

A todas estas, lo que no sabemos es si Rebecca ha conseguido novio durante su estancia en Sochi. Esa pregunta la ha dejado sin respuesta en su perfil de Twitter. Lo que tampoco sé es si Rebecca ha conseguido medalla. Con tanto revuelo social he olvidado por completo consultar los resultados de esta deportista. Es lo que tiene estos de las redes sociales. Despistan con mucha facilidad. Incluso son capaces de calentar la temperatura de las pistas de nieve. Si no se lo creen, consulten las temperaturas que, ahora mismo, tienen por Sochi.

Medalla sochi

Hay 1 Comentarios

¿Por qué los españoles, que somos tan buenos en otros deportes, siempre hacemos el ridículo en las Olimpiadas de Invierno? http://xurl.es/9ik46

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Mil millones de vecinos

Sobre el blog

Al grito de guerra "Síguenos en Twitter" o "Hazte fan en Facebook" las empresas exploran nuevas estrategias para posicionarse en las redes sociales. Un mercado millonario de ¿usuarios, clientes, amigos, seguidores, fans...?. Echemos un vistazo a lo que está pasando en las redes sociales.

Sobre el autor

Lola Pardo

Lola Pardo es licenciada en periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y ha trabajado en las áreas de Márketing de Consumo, Desarrollo de Negocio y Nuevas Tecnologías de Apple, Guinness y el Grupo Sol Meliá . En la actualidad es responsable de Desarrollo de Proyectos de internet en la Fundación "la Caixa" y profesora de e-commerce del Máster en Márketing Digital en la Barcelona School of Management (Universidad Pompeu i Fabra).

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal