40 Aniversario

Motel Americana

SOBRE EL BLOG

'Motel Americana' suena como unos neumáticos chirriando contra el asfalto estadounidense y como un pedazo de bacon friéndose hasta la carbonización en un BBQ solitario. 'Motel Americana' te gustará si te gusta la voz de Iron & Wine, la instrumentación de Sufjan Stevens y, sobre todo, la improvisación musical a lomos de un coche de alquiler.

Autores

María Sánchez & Álvaro Llorca Álvaro Llorca y María Sánchez

Se dice que, cuando a sus tres años a María Sánchez le regalaron un Casiotone, lo sacó de la caja y milagrosamente hizo sonar My Old Kentucky Home, una canción de 1853. Por su parte, la primera vez que habló Álvaro Llorca, siendo apenas un bebé, reprodujo entero el discurso fundacional del estado de Kansas. Con estos antecedentes, sólo podían acabar escribiendo este blog.

TWITTER

Archivo

agosto 2010

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

28 jul 2010

La nueva technocracia de Detroit

Por: Álvaro Llorca | María Sánchez

Tras publicar nuestro primer post sobre la ciudad de Detroit, colección de postales de un apocalispsis postindustrial, una twittera realizó una observación muy cierta: "A pesar de la tristeza de las fotos dan ganas de colarse en la ciudad fantasma de Detroit". Estamos de acuerdo, sus arterias de asfalto y cascotes generan una atracción irreprimible. Pensamos que una de las mejores bandas sonoras para adentrarse por estos paisajes tal vez sea un género tan propio de aquí como el techno, de modo que, tras haber visitado la sede de Motown, decidimos calzarnos la zapatilla, poner como banda sonora 'Clear', el tema de Cybotron considerado como uno de los himnos seminales del techno, y visitar a un joven dj para hablar sobre la actual escena de este estilo.

En estos días, el techno se ha diversificado en infinidad de subgéneros, pero a bordo de nuestro coche recordamos sus primeros pasos, allá por el año 1983, cuando era claramente perceptible la influencia industrial de grupos como Kraftwerk y del electro-funk negro, tal y como ocurre en 'Clear'. No es casual que una de las frases que más fortuna hicieron para definir el techno primigenio de Detroit sea aquella de Derrick May, uno de los padres del género: "Esta música es como Detroit: un completo error, como si George Clinton y Kraftwerk se quedaran atrapados en un ascensor y sólo tuvieran un sintetizador para hacerles compañía".

Una vez que el techno se destapó, la ciudad ya estaba inmersa en su proceso de decadencia, el cual se inicia una década antes de la publicación del mencionado tema de Cybotron. A través de las ventanillas de nuestro coche, y con los ojos bien abiertos, escrutamos posibilidades para entender por qué este sonido tan particular nació en estas calles tan devastadas.


- Una dosis de futurismo. El carácter apocalítico de esta ciudad remite a un tiempo diferente al actual, como en un episodio de ciencia ficción. No es extraño que en este entorno surgiera un movimiento futurista como el techno, consistente en agarrar una serie de instrumentos tecnológicos y apretarlos, retorcerlos, explorando nuevos usos, y todo ello con una finalidad musical. La prueba está también en los títulos de algunas canciones, tal y como se ocupa de recordar el teórico Ariel Kyrou: 'No Ufo's', 'Into the space', 'Orbit', 'Jupiter Jazz', 'Phantom', 'Another Time'... O, como decía el propio Derrick May, "no podíamos hacer nada más que mirar hacia delante".

Paraiso - Un entorno 'rave'. Seguramente, algunos de nuestros lectores se habrán pegado una buena fiesta rave en un paraje desangelado. Esta ciudad, pródiga precisamente en parajes desangelados, ofrece multitud de escenarios que podrían ser empleados con ese fin, tal y como los define Javier Blánquez: "Las raves, fiestas ilegales que congregaban en puntos remotos y en grandes espacios a una multitud dispuesta a bailar hasta el amanecer, dieron su razón de ser a una música (una ciencia del sonido) que pregonaba ser consumida en sociedad".

- Ese carácter colectivo. En Detroit es prácticamente imposible encontrar un solo espacio de socialización al uso: no hay apenas comercios (al margen de los gigantescos centros comerciales), las plazas públicas están desiertas, los viandantes son escasos... No resulta descabellado pensar en la existencia de una serie de escenarios alternativos para llevar a cabo ese ejercicio de socialización, especialmente a través de los sonidos electrónicos: "Esta música trata sobre la necesidad de fundirse, de convertirse en algo más grande que uno mismo, una multitud que baila, un sublime infinito de sonido, el cosmos" (Simon Reynolds).

- El hombre y la máquina. Detroit fue el epicentro de la industria estadounidense durante infinidad de años, como comprobamos desde nuestro automóvil al dejar orilladas multitud de fábricas ahora abandonadas. Otra vez unas palabras de Derrick May: "Tomamos el concepto de máquina, no necesariamente el sintetizador, sino el sonido del sintetizador, y creamos nuestros propios sonidos; todos ellos nos llegaban inconscientemente del universo de la industria, de la mecánica, de las máquinas, de la electrónica. ¿Por qué? Porque llega de Detroit".

Quizás todos estos apuntes nos conduzcan a una conclusión similar a la de Raül G. Pratginestós, cuando afirma que el hecho de que este estilo "apareciese en Detroit y no en cualquier otro punto determinó al techno de una manera característica, fruto de la particularidad de la ciudad. El techno lleva a Detroit grabado en su código genético". Tras escuchar algunos temas de Cybotron y otros del sonido originario, como Model 500 o Inner City, de repente nos encontramos en las puertas del estudio de Nic Boileau, un joven dj con el que conversamos sobre el estado actual del techno detroités.

Normalmente, cuando se habla del techno de Detroit, quienes persiguen un perfil más académico, se refieren a él en términos de olas. La primera ola de este sonido estaba compuesto por la 'santísima trinidad': Juan Atkins, Kevin Saunderson y Derrick May. Era el suyo un futurismo de carácter evasivo, de mayor sencillez y que se veía a sí mismo como una especie de post-soul.

Hawtin, por Nic Boileau Muy poco tiempo después, hacia 1990, llegó la segunda ola del techno, capitaneada por artistas como Jeff Mills, Richard Hawtin (oriundo de Canadá, pero de un lugar muy próximo a Detroit), Carl Craig y los inquietantes guerrilleros de Underground Resistance. El sonido se hizo más complejo, al igual que el mensaje, y fue muy característico hasta que, hacia 1993, estos artistas encontraron una tremenda difusión en Europa, de modo que el techno de esa segunda generación se dispersó y sacrificó parte de su unidad.

Y ahora bien, teniendo en cuenta que los djs de mayor reputación actualmente en Europa pertenecen a esa segunda ola -que surgió hace ya una veintena de años-, ¿en qué ola nos encontramos actualmente? "Podemos decir que hay una tercera ola que surgió una vez que Jeff Mills y compañía se lanzaron al circuito mundial a tiempo completo, ya que su creciente fama dio cabida a nuevos artistas, como Seth Troxler, Lee Curtiss y Ryan Crosson. Pero la teoría de las olas, ciertamente, resulta muy imprecisa para hablar del aquí y del ahora. Además, el número cuatro no es tan divino como el uno, el dos o el tres. Ni siquiera consigues una medalla olímpica cuando llegas en cuarto lugar, de forma que hay poca gente que se incluya a sí mismo en una cuarta ola", bromea Nic Boileau. "Desde luego, es complicado pintar una ola mientras uno está envuelto en ella", resuelve con cierto aire poético.

Pero, ¿vive el techno de Detroit un momento saludable? "Hombre, si echamos una mirada retrospectiva y comparamos la escena con aquellas fiestas masivas de hace 10 ó 15 años, probablemente la respuesta sea negativa. Sin embargo, los últimos eventos en los que he estado me han demostrado que, si bien no es lo mismo numéricamente, la comunidad techno de Detroit sí que se siente sana. Y en lo que se refiere al sonido, considero que éste no ha dejado de evolucionar, lo que puede considerarse como un nuevo síntoma de salud", asegura Boileau.

Nic Boileau, in person "Actualmente, en esta ciudad suena gran cantidad de minimalismo, algo simple, con loops pegadizos, quizás como una reacción a la sobreabundancia de tecnología con la que producir música. Pero también hay unos pocos artistas que rechazan esta filosofía. Sellos como DTM (Detroit Techno Militia), Crate Savers y Detroit Asunto parecen optar por un sonido más completo, un sonido con grandes reminiscencias de Jeff Mills", nos dice el joven dj en esta radiografía de los sonidos que ahora se escuchan en Detroit.

La respuesta más elegante de toda la conversación llega cuando le preguntamos a Nic si podría definir de algún modo eso que se llama sonido de Detroit. Ésta es su respuesta, tal cual: "Tienes que imaginar una melodía, tal vez el tono puro de un violín, y visualizar este sonido como un objeto sólido, de modo que obtenemos algo liso y lustroso. Ahora, presiona ese objeto en algunos puntos con un papel de lija con un grano 100. Y también deja que crezcan algunas manchas de óxido, pero conservando algo del brillo original en el objeto, para así poder apreciar el contraste entre las nuevas texturas y la suavidad anterior. Ahora, conviértelo en una onda de sonido, haz como 10 de ellas, y luego lo viertes en un sistema de 40.000 vatios de potencia, y como este sonido hace vibrar todo tu cuerpo, uno se encuentra perdido en una hermosa ambigüedad". En términos más llanos, Boileau destaca "un toque estrafalario y funky, que hace sentir a veces incómodo".

Resulta complicado obtener una imagen fija de este movimiento en unas cuantas palabras, por lo que solicitamos a Nic que realice una lista con lo más representativo de los actuales sonidos de la ciudad. Y, tras algunas puntualizaciones ("algunas canciones encajan mejor para ser escuchadas, otras son buenas para formar parte de una mezcla y otras destacan por su técnica en la producción"), éste es el resultado:

Codine - Eleven Evergreen
Seth Troxler & Patrick Russell - Doctor of Romance
Arthur Oskan - Look Up
Brian Kage - Scape
Refrence, Ryan Crosson - The Bumps
J.A. Cummings - Intermission
Josh Dahlberg - Ass On The Floor
Lee Curtiss - South Aphrika
DJ Seoul - Electrified Planet
Punisher - Time Shift
Osborne - Bout Ready To Jak (TNT's Acid Mix)

BONUS TRACK:

A continuación, ofrecemos un breve repaso por algunas de las canciones más significativas de la historia del techno de Detroit y sus antecedentes. Hay una cosa muy llamativa en este listado y es que ninguno de los grandes nombres del techno aparece bajo su nombre real. Ariel Kyrou, quien subraya la vertiente combativa en el origen del techno ("la más brava de las contraculturas electrónicas", según sus palabras), lo explica del siguiente modo: "A falta de medios, colocan los vinilos en fundas blancas, sin nada más, o casi nada más. Esta obligada discreción en seguidad la reivindican ocultándose los propios músicos tras hordas de seudónimos, como para huir de la fortuna, proclamar su diferencia y dar la impresión de ser un vasto movimiento allí donde una pequeña comunidad de djs y músicos visionarios lo pasan en grande".

'Techno City' - Cybotron
'No Ufo's' - Model 500
'Big fun' - Inner City
'Strings of life' - Rythm is Rythm
'Elements' - Psyche
'Jupiter Jazz' - Underground Resistance
'Plasticity' - Plastikman
'Now that's funky' - Final Cut
'Sleep Cycle' - Robert Hood

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 9 Comentarios

excelente!

El artículo es malo. No por la intención sino porque si no conces un género es raro que lo asimiles en 20 minutos aconsejado por un chaval que segurmente no ha comprado un vinilo en la vida.
Por otro lado es curioso que ni menciones la conexión disco soul o Moodymann o Theo Parrish. Y de las listas casi ninguno es de Detroit. Osbourne es de Ann Arbor que está a cien kilómetros y comparado con Detroit es Montecarlo.
Y encima se cita a Javier Blánquez que es un declarado Bakala sin criterio y no ha ido a una rave en su vida (no, el sonar no es una rave).

This is exactly what I needed, thank you!I love it.

Paparruchas, a ver si os informais mas del estado actual y de ciertas referencias a los 90...La referencia a las palabras de Derrick May ya estaban en una Dance de Lux de hace años; y cómo están ahora?? Jodidos, como siempre pero mas. Quizás las viejas glorias han perdido impacto, pero de los nuevos que sacáis en la lista del niño dj ese, k no conoce ni su madre, exceptuando a Osborne, son basura que no representa para nada el espíritu de detroit... Hay que informarse mejor y no dejarse llevar por lo k dice un niñato, aunque sea de Detroit, aki teneis una muestra, esta era parte de la third wave http://www.discogs.com/Various-Detroit-Beyond-The-Third-Wave/release/868757 , no se trata de un tema generacional, sino de sonido... con lo cual no se a k generación se refiere ese niño
Y Omar S? Theo Parrish? Jimmy Edgar? Kyle Hal?....

Bastante buen artículo sobre el sonido Detroit ; sólo os diría que si Hawtin vivía en Detroit, ¿por qué fundó con Aquaviva Plus8 en Ontario por esas fechas?
Por otro lado, un tío que nunca jamás editó en un sello de la ciudad del motor, ¿cómo teneis la jeta de decir que es un genuino representante de ese estilo?
La lista de temas podíais haberla repasado un poco, y también se hecha en falta a gente como Theo Parrish para conocer la actualidad del sonido Detroit.
Por lo demás "muy buen artículo"

CUENTOS Y RELATOS DE COLOMBIA
UN RECORRIDO POR EL INTERIOR DE UN PAÍS FASCINANTE, BELLO, EXTREMO.

El e-libro se puede adquirir en Amazon para leer en los dispositivos Kindle, Kindle DX, iPhone, iPod touch, iPad, BlackBerry, PC, Windows y Mac, pinchando este enlace:

http://www.amazon.com/dp/B003UNJZNM
O escribiendo a editora@terra.es para recibirlo en formato PDF en su correo electrónico.

El autor nos cuenta como lo inverosímil es cotidiano entre los colombianos. Sorprende la prosa de Grajales García con su capacidad de hacer historias nuevas con ironía, acción, humor, misterio, erotismo, amor, aventura… un viaje por ciudades con belleza natural, admiradas por nacionales y extranjeros: Cartagena de Indias y Barranquilla, y ciudades en conflicto social: Medellín, Cali, Bogotá y Pereira. El lector asiste como testigo invitado a la guerra entre el Gobierno y el Cartel de Medellín; al funeral de Milciades Zamora y su despedida musical de tres días en un entorno de música vallenata; a la historia de amor caribeña entre Tatiana y Franklin Stalin; al relato de Dani y su relación con Finlandia, una mujer extraña…al variado imaginario narrativo del escritor y sus personajes. Este libro nos impacta con la fuerza de su lenguaje y el poder de la palabra escrita


LE CONTARÉ A MIS AMIG@S

Buen artículo. Repasais bastante bien la génesis con una buena banda sonora como colchón.

Gran artículo sobre la esencia del sonido Detroit. A ver si os animáis a hablar del ghetto y el booty techno, ese pseudogénero que también lo está petando allí y que el propio May catalogó 'como lo peor que le ha pasado a la ciudad'. Lo de los seudónimos fue más al principio cuando no tenían ni pasta, ni público, ni trascendencia y podían jugar a eso. Después, cuando les alcanzó la fama, tardaron muy poco en bautizarse con sus nombres de pila como mote titular, quedando los seudónimos arrinconados a proyectos paralelos de corte más experimental.

buen trabajo, sí señor!!!

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión

El Pais

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal