Ir a Planeta Futuro
Mujeres

Escritoras a contracorriente

Por: | 23 de abril de 2015

La escritora Irène Némirovsky

Si el mundo está formado casi a partes iguales por hombres y mujeres, en el Día del Libro parece lícito preguntarse por qué no lo están en igual medida las librerías y mucho menos las historias de la literatura, donde casi siempre las escritoras parecen notas a pie de página, simples apéndices de unas lecturas compuestas en clave exclusivamente masculina. No hay una sola respuesta a ello, sino tantas como palos en las ruedas sufrió su natural desarrollo como literatas.

¿Qué hubiera sido de todas aquellas mujeres de antaño que no llegaron a ser escritoras y que, en cambio, sí contaban historias al amor de una lumbre o acunaban con cuentos noche tras noche a sus retoños? De hecho los célebres cuentos de Perrault no son fruto exclusivamente de su imaginación, sino cuentos populares recogidos por el autor en los caminos de la campiña francesa. Y si, como dijo Virginia Woolf, anónimo fue una mujer, es probable que sus artífices fueran mujeres, del mismo modo que jamás sabremos quién pintó los cuadros sin firma que tanto abundan. Por no hablar de los casos de clara usurpación, tanto pictórica como literaria.

De haber podido convertirse en escritoras de oficio, de no haber visto condenada al terreno del amateurismo su natural inclinación por narrar, todas esas anónimas contadoras de historias invadirían hoy las bibliotecas públicas y privadas con millares de libros, al igual que millares de decididas estudiantes han copado las profesiones sanitarias en cuanto han tenido la oportunidad de estudiarlas siguiendo la llamada de su tendencia natural a cuidar, siendo evidente la feminización de la profesión médica a pesar de la casi imposible conciliación, pues según el INE en dichas profesiones ya hay muchas más mujeres colegiadas que hombres.

Seguir leyendo »

Humillación Express

Por: | 19 de abril de 2015

Planchado
Una mujer de 28 años, víctima del 'planchado' de pechos, en su casa de Duala / Joe Penney (Reuters)

Cada dieciocho segundos una mujer es maltratada en el mundo. Las más marginadas son las indígenas latinoamericanas, según Naciones Unidas. Y en otros países como Camerún sufren prácticas tan brutales como el planchado de senos. Violaciones legales en el matrimonio, agresiones sexuales como arma de guerra o la prostitución infantil son otras escenas de este mapamundi de la violencia contra la mujer.

La ONU afirma que las indígenas son las mujeres que  sufren más racismo, abusos, violencia sexual, además de ser las peor pagadas. Tarcilia Rivera, fundadora y directora ejecutiva de Chirapaq (Centro de Culturas Indígenas del Perú), declaró a Radio ONU que el principal avance que ha habido en su tiempo de vida “es interno, porque ahora hay una mayor conciencia entre las mujeres indígenas de que la solución, a casi todos los grandes problemas de la región, comienza por ellas mismas”.

El año pasado, 88 mujeres fueron asesinadas por sus parejas o ex parejas en Colombia, 83 en Perú, 71 en la República Dominicana, 46 en El Salvador o 40 en Chile, según el último estudio anual del Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y el Caribe (OIG).

 “La violencia contra las mujeres está vinculada a factores de desigualdad económica, social y cultural”, afirmó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) en un informe que destacaba, en el lado positivo, el hecho de que Bolivia, Chile, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá y Perú hayan tipificado el feminicidio en sus legislaciones.

Seguir leyendo »

Mujer que dice chau, por Eduardo Galeano

Por: | 14 de abril de 2015

Los siguientes textos son tres capítulos extraídos del libro 'Mujeres' de EDUARDO GALEANO, escritor uruguayo fallecido este lunes en Montevideo a los 74 años de edad. 'Mujeres', que publica esta semana la editorial Siglo XXI, es una antología de textos del autor sobre la condición femenina.

 

image from http://s3.amazonaws.com/hires.aviary.com/k/mr6i2hifk4wxt1dp/15041317/571532b6-3d07-4f89-8529-c621878f27ca.png
Eduardo Galeano en 2008, por Bernardo Pérez

 

Mujer que dice chau

Me llevo un paquete vacío y arrugado de cigarrillos Republicana y una revista vieja que dejaste aquí. Me llevo los dos boletos últimos del ferrocarril. Me llevo una servilleta de papel con una cara mía que habías dibujado, de mi boca sale un globito con palabras, las palabras dicen cosas cómicas. También me llevo una hoja de acacia recogida en la calle, la otra noche, cuando caminábamos separados por la gente. Y otra hoja, petrificada, blanca, que tiene un agujerito como una ventana, y la ventana estaba velada por el agua y yo soplé y te vi y ése fue el día en que empezó la suerte.

Me llevo el gusto del vino en la boca. (Por todas las cosas buenas, decíamos, todas las cosas cada vez mejores, que nos van a pasar.)

No me llevo ni una sola gota de veneno. Me llevo los besos cuando te ibas (no estaba nunca dormida, nunca). Y un asombro por todo esto que ninguna carta, ninguna explicación, pueden decir a nadie lo que ha sido.

Seguir leyendo »

El exministro, la ley y el posmachismo

Por: | 10 de abril de 2015

López Aguilar. Foto: Efe
La imputación por violencia de género del que fuera ministro de Justicia en el gobierno de Zapatero Juan Fernando López Aguilar ha vuelto a inflamar los medios y las redes sociales con un debate a mi parecer tremendamente peligroso. Y no solo por lo que está afectando  al derecho a la presunción de inocencia de López Aguilar, que también, sino por como está sirviendo, una vez más, para cuestionar la ley aprobada en 2004 con el objetivo de luchar contra un drama que continúa arrojando cifras escalofriantes.

Resulta como mínimo sorprendente que  ante casos como éste, en el que los medios están aireando lo que normalmente no nos llega de  situaciones similares cuando los protagonistas no son personajes públicos, se cuestione la oportunidad de una ley y no tanto por lo deficiente que puede estar resultando en la prevención de la violencia machista, sino por los efectos perniciosos que puede provocar en algunos hombres. No conozco ningún otro delito cuya tipificación o su persecución en la práctica genere una controversia similar. En este caso incluso se ha vuelto a airear el fantasma de las denuncias falsas, tan querido para los colectivos de hombres posmachistas, cuando ni siquiera ha habido una denuncia de la exmujer del imputado sino una actuación de oficio. Recordemos que, según los datos de la Fiscalía, en 2013 las condenas por denuncia falsa solo representaron un 0,0024%.

En la mayoría de estas reacciones, multiplicadas por medios ávidos de morbo y por unas redes sociales seducidas por la simplicidad de los mensajes, late sin duda el desconcierto, y a veces incluso la ira, de muchos hombres que se resisten a abandonar su posición de dominio y que contestan airados las herramientas que el Estado de Derecho articula para proteger  a las que debería ser evidente que se hallan en situación de mayor vulnerabilidad. Lo más peligroso es que dichas posiciones estén permanentemente cuestionando una ley que continúa siendo lamentablemente necesaria y con la que el legislador tuvo la valentía de sacar la violencia machista de lo privado y de conectarla con las desiguales relaciones de poder que el patriarcado continúa estableciendo entre hombres y mujeres.

Seguir leyendo »

La tejedora de los hilos del alma

Por: | 07 de abril de 2015

Por ELENA GARCÍA QUEVEDO

Este texto es el primer capítulo del libro de la autora 'La tejedora de vidas. Cuentos para sanar el alma femenina', que publica la Editorial Eleptheria.

Tejedoras de Llachón, Puno (Perú). Por DOMINGO GIRIBALDI

Hay una tejedora que habita en el alma de toda mujer para enseñarle a mirar su tiempo como un gran ovillo y sus dones como las agujas con las que dar formas a su vida. La tejedora del alma enseña a deshacer las zonas muertas y hacer alquimia con ellas transformándolas en abono para seguir adelante. Por eso dicen que cuando llegas a la casa de una mujer tejedora de alma has de poner mucha atención: Si entras y te regala una pipa, un tapiz hecho con sus propias manos o un cuento en realidad te entrega hebras perdidas que no has logrado domar o que ni tan siquiera conoces, claves para despertar a la tejedora del alma que duerme dentro de ti o, incluso, mira por dónde, palabras en forma de cuentos para abrirte a una nueva forma de mirar. Porque lo que jamás hace ninguna anciana tejedora ni ninguna mujer araña es perder el tiempo.

Los cuentos que narran la historia de las mujeres tejedoras del alma nacieron para recordar a toda mujer su enorme capacidad de restaurarse a sí misma, y su poder para construir el paraíso incluso en tierra baldía. Por eso quiero contaros la historia real de Ronin Wano, que también es una alegoría de la herida de todas las mujeres y del propio planeta.

Seguir leyendo »

Sobre los autores

Tenemos diferentes puntos de vista, distintas edades, diversos perfiles. Somos un grupo de periodistas, especialistas y colaboradores coordinado por Ricardo de Querol y Ana Alfageme.

Libros

EL POSMACHO DESCONCERTADO

EL POSMACHO DESCONCERTADO

Ricardo de Querol

“Como quien dice, acabamos de salir de la cueva. No se borran de un plumazo milenios de reparto rígido de papeles, de trogloditas que salían de caza mientras ellas recolectaban y cuidaban de niños y ancianos, de bravos guerreros y abnegadas esposas, de amas de casa confinadas al hogar y hombres que acaparan toda la vida pública, de burkas de todo tipo, de dotes, de pruebas del pañuelo”. Las reflexiones del autor sobre la relación entre los sexos en el siglo XXI publicadas en el blog Mujeres, recopiladas en un libro electrónico. Puedes comprarlo en Amazon y en Google

Enlaces

ESPECIAL: Machismo que mata, por Ana Alfageme

Cómo acabar con la violencia contra las mujeres

Un mundo de hombres feministas

Ellas tienen más estudios y ellos, más trabajo

"Nunca olvidaré los gritos de mi hija envuelta en llamas"

Piropos, por Jorge M. Reverte

Por ser niñas

Herederas de Didion

El hombre al que le preocupaba la menstruación

Los hijos presos y la señora Claire

Golada al machismo

El poder de la resistencia feminista en Marruecos

"Inteligente como papá, bonita como mamá"

Risas de mujer en Turquía contra el discurso ultraconservador

Se buscan mujeres para dirigir Europa

Los recortes frenan el avance de la mujer en la ciencia

El PIB de la esclavitud sexual

Más mujeres, señores consejeros

Ellas hacen avanzar América Latina

Rescatadas por la educación

Especial 8-M Día de la Mujer 2014

Viaje a Polonia, el país del aborto clandestino

La nueva mujer china: "No somos muñecas sumisas"

"Los altos cargos se reparten en noches de copas mientras ellas lavan niños"

Sin igualdad no hay hermanos

Los museos las prefieren monas

Sexismo a golpe de WhatsApp

Las 'primaveras' recortan los derechos de las mujeres árabes

De maltratador en maltratador

¿Quieres atajar la malnutrición? Haz que las mujeres vivan mejor

Sexo débil, por Santiago Roncagliolo

Las saudíes desafían la prohibición de conducir

No soy madre porque no quiero

Radiografía del posfeminismo

Testosterona SA

Amina: sola frente a los radicales

El poder que se escapa a la mujer

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal