Mujeres

Mujeres

Este espacio nace para contar los cambios que está aportando la mujer a un mundo en transformación, para detectar desigualdades y para albergar debates bajo esta premisa clave: una sociedad desarrollada y libre no puede funcionar si no permite idénticas oportunidades a la mitad de la población.
Hombres y mujeres sois bienvenidos.

¿Es feminista Beyoncé?

Por: | 01 de septiembre de 2014

image from http://s3.amazonaws.com/hires.aviary.com/k/mr6i2hifk4wxt1dp/14082918/bc2a54c0-8421-440a-b80c-6f23c594f171.png
Beyoncé en una de sus muchas poses sensuales.

A bote pronto, la curvilínea y voluptuosa Beyoncé, que acaba de triunfar en los MTV Video Musical Awards, no parece un modelo de feminista ni nos remite precisamente a una combativa Audre Lorde, aunque encarne como ella el empoderamiento de la mujer y, en concreto, de la mujer negra.

En Druk in love (Borrachos de amor), ganador del video del año en los citados galardones, es toda muslo, transparencias y joyería ramplona. Para colmo, la artista texana no deja de insistir en que no sólo es feminista, sino que el suyo es el feminismo que se lleva ahora, el de la mujer que no odia a los hombres (¿desde cuándo los odian las feministas?) y que se sirve de su cuerpo como se le antoja.

Y es que uno de los nudos gordianos del feminismo, y acaso su talón de Aquiles, es el de la liberación del cuerpo: décadas y décadas reivindicando el derecho de las mujeres a usar nuestro cuerpo como nos venga en gana (incluida por supuesto la faceta reproductiva, de tan aciaga actualidad), para acabar ahora recelando de aquellas que lo muestran en exceso, que en lugar de usarlo como quisiera cierto feminismo ya periclitado, lo exhiben sin recato y hacen de él bandera. La polémica en torno al aireamiento de pechos de las aguerridas chicas de Femen es un buen ejemplo, al existir quien piensa que sexualizando su cuerpo deslegitiman el objetivo que las mueve: defender la libertad de las mujeres.

Seguir leyendo »

Nacer de 10.000 vaginas anónimas

Por: | 29 de agosto de 2014

image from http://s3.amazonaws.com/hires.aviary.com/k/mr6i2hifk4wxt1dp/14082517/79834c3d-5f1b-4ae4-b3e6-935618a4e969.png
'Biological Meeting'. Abel Azcona. Centro de Arte Contemporáneo Huarte.

Abel Azcona fue expulsado a este mundo sin querer, es decir, sin intención de hacerlo y sin amor. Cuando alguien cuenta que lo último que tocó de su madre fue su vagina y de eso hace ya más de 26 años, es que su madre le es una persona totalmente anónima. Y si la figura materna –siempre presente– deja una inevitable impronta en cada uno, más profunda es la marca que deja una madre ausente. De ahí surge Azcona (Pamplona, 1988), de una madre prostituta, toxicómana y ausente desde el principio del embarazo. No la culpa. El ausente tendría que haber sido él, nunca debería haber ocupado ese útero, ni atravesado esa vagina para llegar a este mundo. Azcona no se reprime en asegurar que el aborto es una medida de protección de la infancia, en su caso lo hubiera sido: "El derecho a no nacer, a no sufrir vejaciones, abusos". Maltratos que tiene detallados en su completo expediente de adopción expuesto el pasado noviembre en la Feria Cuarto Público en Santiago de Compostela.

Su cordón umbilical es su obra. La performance es lo que le mantiene unido a su realidad, a lo que es y no quiere olvidar, no lo quiere tapar. Cuando se ha visto obligado a ocultarlo han venido los problemas. Siempre vuelve al principio. Lo hizo entre julio y agosto de 2013 con Dark Room. Confinement In Search of Identity: se confinó durante 42 días en una habitación para encontrarse a sí mismo, "para construir una identidad no contaminada, no marcada por el abandono". Ahora se ve en disposición de renacer, de salir de 10.000 vaginas anónimas que lo son tanto como lo es la de su madre. De ahí que de este proyecto lo que menos le importe es la vagina, sólo es el canal por el que llegó al mundo, lo que le importa y lo que quiere trabajar es el anonimato. Recreará en latex todas las vaginas y vulvas -ha sufrido muchas críticas por usar la palabra vagina en lugar de vulva, también se aceptan estas últimas, son más fáciles de fotografiar y son la mayoría de los ejemplos que están recibiendo-. Las dispondrá en un cubo dentro del que estará el espectador y él saldrá de cada una de estas vagina, volverá a nacer de cada una de ellas y nunca sabrá quien es la que le ha parido esa vez.

Seguir leyendo »

Aysha solo piensa en volver

Por: | 26 de agosto de 2014

image from http://s3.amazonaws.com/hires.aviary.com/k/mr6i2hifk4wxt1dp/14082017/e23a1c8f-d222-484a-8cc6-3d4026b5f031.png
Aysha, en su casa de Madrid (M. Rivas)

Aysha, palestina y española de 52 años, sólo piensa en volver algún día a Gaza a apoyar a sus hermanas. Licenciada en Ciencias Políticas, vive en el barrio del Pilar de Madrid con su marido, sus cinco hijos y una nieta. Todas las mujeres de la familia, explica, trabajan intensamente por su pueblo en condiciones muy difíciles.

En las últimas semanas, vive pendiente de los diferentes canales de televisión que ofrecen información sobre el conflicto en Gaza. “Es muy duro, vivo pendiente del teléfono y de la televisión. Sólo rezo y lloro”, dice emocionada, pensando en toda su amplia familia de hermanos, sobrinos o tíos que siguen viviendo en la zona.

A pesar de todo, Aysha insiste en que quiere volver. “Todos los palestinos queremos volver. Algunos salen para trabajar pero siempre con la idea de volver. Incluso mis hijos, que tienen trabajo en España, quieren ir a ayudar. Y cuando mi hijo pequeño acabe los estudios, volveré. Y entonces, si mis hijos quieren verme, que vengan a Palestina”, afirma de forma contundente. Insiste en que ella como mujer podría ser más útil en su país de origen que en España. "Allí hay muchas personas a las que cuidar, podría ayudar a mis hermanas. Las mujeres tenemos un importante papel en la sociedad y en Palestina más".

Seguir leyendo »

Cuidado con la chica del ascensor

Por: | 21 de agosto de 2014

Ascensor"Piensa que entras en un ascensor y hay una chica con ganas de buscarte las vueltas, se mete contigo, se arranca el sujetador o la falda y sale dando gritos diciendo que le has intentado agredir. Ojo con ese tema". Lo ha dicho Javier León de la Riva, alcalde de Valladolid, después del caso de una supuesta violación en grupo en Málaga, que había generado gran alarma social pero que fue archivada por la justicia. Un caso concreto, muy confuso, que algunos tratan de convertir en argumento definitivo.

Vuelve así al primer plano un razonamiento perverso según la cual el problema no son las violaciones, sino las falsas denuncias de violación. O, no sé si peor, que pasa lo que pasa porque ellas van provocando, como decía esa vieja sentencia sobre la minifalda. Es un discurso similar al que sostienen otros sobre la violencia en la pareja: que las asesinadas y maltratadas no son tantas pero se denuncia por denunciar. Que todo eso de la violencia machista es una mentira. Ojalá lo fuera.

Seguir leyendo »

Mujeres (y gatos) contra el feminismo

Por: | 19 de agosto de 2014

¿Qué puede dar más de sí en Internet que un gatito? ¿Y que una hoja en blanco? Podrían ser varias cosas. En este caso: la unión de ambos. El movimiento Women against feminism nació en julio del pasado año en Tumblr. Su objetivo es enseñar que existen mujeres en contra del movimiento feminista. Y las hay. Miles de fotos lo demuestran: gráficos, dibujos, memes, y sobre todo, selfies de mujeres con carteles explicando por qué no les hace falta el feminismo.

Era previsible que consiguiera adeptos, críticos, indiferentes… Y sátiras, cientos de sátiras. La más nueva es Confused cats against feminism. Apareció justo un año después también en la plataforma de microblogging -hace apenas un mes- y ya hay casi tres millones de entradas en Google que hacen referencia a esos cientos de gatitos confundidos por el antifeminismo femenino. Una espiral que se adentra un poco más en el absurdo que pulula por la Red y que convierte su contenido en una explosiva caja de Pandora.  

Gatosandwich

Ninguna crítica hacia el movimiento ha tenido tanto éxito como la felina, que, de forma explícita, ridiculiza las explicaciones de las nuevas antifeministas. Entradas como “No necesito el feminismo porque soy el guardián del lavabo” o “No necesito el feminismo. Necesito el pan que estás a punto de comerte. Solo yo decido si soy carnívoro”, son un ejemplo de lo que David Futrelle, el creador del Tumblr gatuno, piensa acerca de los argumentos de Women Against Feminism, que también están presentes en Facebook y Twitter.

Seguir leyendo »

Sobre los autores

Tenemos diferentes puntos de vista, distintas edades, diversos perfiles. Somos un grupo de periodistas, especialistas y colaboradores coordinado por Ricardo de Querol y Ana Alfageme.

Libros

EL POSMACHO DESCONCERTADO

EL POSMACHO DESCONCERTADO

Ricardo de Querol

“Como quien dice, acabamos de salir de la cueva. No se borran de un plumazo milenios de reparto rígido de papeles, de trogloditas que salían de caza mientras ellas recolectaban y cuidaban de niños y ancianos, de bravos guerreros y abnegadas esposas, de amas de casa confinadas al hogar y hombres que acaparan toda la vida pública, de burkas de todo tipo, de dotes, de pruebas del pañuelo”. Las reflexiones del autor sobre la relación entre los sexos en el siglo XXI publicadas en el blog Mujeres, recopiladas en un libro electrónico. Puedes comprarlo en Amazon y en Google

Enlaces

Especial 8-M Día de la Mujer 2014

El mundo de la cultura se moviliza por el derecho a elegir de la mujer

Viaje a Polonia, el país del aborto clandestino

El 'femicrime', tendencia al alza en la novela negra

Las científicas y técnicas cobran un 30% menos que ellos

La nueva mujer china: "No somos muñecas sumisas"

"Los altos cargos se reparten en noches de copas mientras ellas lavan niños"

Sin igualdad no hay hermanos

Los museos las prefieren monas

Sexismo a golpe de WhatsApp

Las 'primaveras' recortan los derechos de las mujeres árabes

De maltratador en maltratador

¿Quieres atajar la malnutrición? Haz que las mujeres vivan mejor

Sexo débil, por Santiago Roncagliolo

Las saudíes desafían la prohibición de conducir

No soy madre porque no quiero

Las reinas de las colinas de Bamenda, por Lola Huete

Radiografía del posfeminismo

Testosterona SA

"Han hecho sufrir demasiado tiempo a Beatriz"

Amina: sola frente a los radicales

El poder que se escapa a la mujer

Nancy Huston: "El feminismo más puritano nunca ha sabido qué hacer con la coquetería"

Recuerdo para San Valentín: no todos eligen a su pareja

Alemania, ¿un país de machos?

8.000 mujeres se ofrecen como consejeras

La policía, el segundo terror para las violadas indias

Sabrina, Rosario, Iris... 43 asesinadas por sus parejas

La lección de la niña Malala, por Ángeles Espinosa

Cámaras, acción... ¡velo! El regreso del hiyab a la televisión egipcia

Cenicientas con medalla

El mundo en sus manos: Gennet, la primera sordociega con título universitario

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal