Mujeres

Mujeres

Este espacio nace para contar los cambios que está aportando la mujer a un mundo en transformación, para detectar desigualdades y para albergar debates bajo esta premisa clave: una sociedad desarrollada y libre no puede funcionar si no permite idénticas oportunidades a la mitad de la población.
Hombres y mujeres sois bienvenidos.

Mujeres (y gatos) contra el feminismo

Por: | 19 de agosto de 2014

¿Qué puede dar más de sí en Internet que un gatito? ¿Y que una hoja en blanco? Podrían ser varias cosas. En este caso: la unión de ambos. El movimiento Women against feminism nació en julio del pasado año en Tumblr. Su objetivo es enseñar que existen mujeres en contra del movimiento feminista. Y las hay. Miles de fotos lo demuestran: gráficos, dibujos, memes, y sobre todo, selfies de mujeres con carteles explicando por qué no les hace falta el feminismo.

Era previsible que consiguiera adeptos, críticos, indiferentes… Y sátiras, cientos de sátiras. La más nueva es Confused cats against feminism. Apareció justo un año después también en la plataforma de microblogging -hace apenas un mes- y ya hay casi tres millones de entradas en Google que hacen referencia a esos cientos de gatitos confundidos por el antifeminismo femenino. Una espiral que se adentra un poco más en el absurdo que pulula por la Red y que convierte su contenido en una explosiva caja de Pandora.  

Gatosandwich

Ninguna crítica hacia el movimiento ha tenido tanto éxito como la felina, que, de forma explícita, ridiculiza las explicaciones de las nuevas antifeministas. Entradas como “No necesito el feminismo porque soy el guardián del lavabo” o “No necesito el feminismo. Necesito el pan que estás a punto de comerte. Solo yo decido si soy carnívoro”, son un ejemplo de lo que David Futrelle, el creador del Tumblr gatuno, piensa acerca de los argumentos de Women Against Feminism, que también están presentes en Facebook y Twitter.

Seguir leyendo »

Las fronteras del género

Por: | 13 de agosto de 2014

Lawrewnce anyways 1Una de las grandes fronteras de los derechos humanos en el siglo XXI es el reconocimiento y garantía de lo que, por ejemplo, la recientemente aprobada Ley 2/2014 para la no discriminación por motivos de identidad de género y reconocimiento de los derechos de las personas transexuales de Andalucía denomina "el derecho a la autodeterminación de género". Al margen de los instrumentos legales, que obviamente son necesarios para garantizar el libre desarrollo de la personalidad de los individuos de acuerdo con el género que sientan y vivan más allá de lo meramente biológico, necesitamos un cambio de paradigma, una radical transformación cultural y social (y por tanto también política) que nos permita superar el binarismo de género y, en consecuencia, las vallas que continuamos elevando entre lo que mayoritariamente se entiende como normal y aquellas otras opciones que consideramos como minoritarias y devaluadas.

No es casualidad que el protagonista de la intensa y emocionante película de Xavier Dolan Laurence Anyways -filme que durante meses busqué de manera inútil por cines que solo estrenan producciones tan olvidables como un menú barato de comida basura- escriba un libro titulado Elogio de la normalidad, con la esperanza, reconocida por el mismo Laurence, de que contribuya a acabar con la separación entre lo normal y lo marginal.

El poeta, en una de las escenas más inteligentes de la película, en la que se somete al interrogatorio de una periodista a la que va seduciendo poco a poco, reclama un cambio real, pensando no tanto en él mismo, puesto que él ya dio el salto, sino en los jóvenes. Unos jóvenes que, mucho me temo, continúan siendo deudores de unos esquemas heteronormativos, patriarcales y que, bajo la apariencia de una igualdad formal, continúan viviendo en un mundo que incluso hoy amenaza con una elevada cotización de los caracteres reaccionarios.

Seguir leyendo »

La recompensa a la lucha de la abuela Estela de Carlotto

Por: | 07 de agosto de 2014

image from http://s3.amazonaws.com/hires.aviary.com/k/mr6i2hifk4wxt1dp/14080711/d4714762-1cf3-4922-b3f2-a59052f81573.png
Las Abuelas de la Plaza de Mayo Rosa de Roisinblit y Estela de Carlotto, en la conferencia sobre el hallazgo del nieto de la segunda (por V. R. Caivano, AP)

Emocionada y llorosa, Estela de Carlotto ha recibido, tras más de media vida de lucha, una recompensa especial. La organización que preside había conseguido encontrar a 113 nietos robados durante la dictadura argentina. Esta semana llegó el 114: Guido. Su nieto. El trabajo tenaz de cientos de mujeres de ya muy avanzada edad ha ido dando sus frutos. “Pero queda mucho por hacer”, matiza Carlotto, ya que se calcula que 500 bebés fueron robados durante los duros años de la dictadura de los militares.

Las ahora Abuelas de Plaza de Mayo, ya ancianas, comenzaron su lucha en los años 70 buscando primero a sus hijos e hijas y después intentando reconstruir el secuestro de estos, su desaparición y la posibilidad de que durante este tiempo hubiese podido nacer un nieto. Sabían que militares golpistas se apropiaron y negociaron con éstos bebés, se pusieron su pañuelo blanco y decidieron invadir la calle, llamar la atención de los medios de comunicación nacionales e internacionales y dedicar sus vidas a la lucha por encontrar esos nietos.

“Los primeros años fueron duros, muy duros pues buscábamos bebés, después niños, más tarde adolescentes y comenzamos a lograr más éxitos cuando ya comenzaron a ser adultos” relataba una de las Abuelas en la rueda de prensa dada en Buenos Aires para dar a conocer la aparición de Guido. Pasados los años, “se cumplió lo que dijimos las Abuelas, que ellos nos van a buscar”, añadió Estela. Y así fue. Con 37 años fue su nieto quién tras recibir mucha información dio un paso adelante y acudió a hacerse las pruebas de ADN.

Seguir leyendo »

Una refugiada siria: "Mi hijo sólo sabía decir bum bum"

Por: | 30 de julio de 2014

Siria 2

María salió de madrugada de su casa,  con su hijo de año y medio en brazos, intentando esconderse en la oscuridad, huyendo de las balas. Mahi de 11 años, invalida, vive de la caridad en Turquía y mientras espera la reunificación familiar con su padre. Así viven las sirias.

Son miles las mujeres y niñas que viven situaciones extremas en Siria y en los países limítrofes donde se refugian. Naciones Unidas alerta de que hay  más de 145.000 refugiadas sirias, cabeza de familia, que “luchan por sobrevivir atrapadas en la pobreza, el aislamiento y el miedo”.

Seguir leyendo »

Por ALMUDENA GRANDES

La autora escribe este prólogo al libro Manual sobre el aborto, de Carmen Martínez Ten, Isabel Serrano y Concha Cifrián, editado por Catarata.

PORTADA MANUAL SOBRE EL ABORTOMari Carmen Talavera y Savita Halappanar. Estos dos nombres han acompañado a las autoras de este libro en el proceso de su escri­tura. Identifican a dos mujeres muy diferentes, de nacionalidades, oficios y experiencias dis­pares, igualadas sin embargo por la misma tra­gedia. Ambas están muertas porque no pudie­ron interrumpir su embarazo en las condiciones de dignidad, seguridad y asistencia sanitaria que habrían asegurado, sin ninguna dificultad, su supervivencia.

Mari Carmen Talavera era española y murió en Madrid en 1985 —el mismo año en el que salió adelante la primera ley de supuestos, que legalizó la interrupción voluntaria del embara­zo en nuestro país— a causa de un aborto clandestino, como tantas otras, durante tan­tos siglos. Savita Halappanar, ciudadana irlan­desa de origen hindú, murió en el Hospital Universitario de Galway, en la República de Ir­landa, en octubre de 2012. Los mismos médi­cos que la informaron de que estaba sufrien­do un aborto espontáneo, se negaron a intervenir, alegando que el corazón del feto aún latía y que estaban en un país católico. Su pasividad provocó una septicemia que acabó con la vida de una joven sana de 31 años.

Si es­tas dos víctimas no hubieran sido mujeres a las que se negó el derecho a interrumpir libremen­te su embarazo, sus muertes habrían sido con­sideradas como homicidios. El primero, invo­luntario y por acción. El segundo, voluntario y por omisión. Como son mujeres que aborta­ron, mucha gente despiadada, por más que se considere a sí misma buena y compasiva, les concedería a duras penas el calificativo de víc­timas de sí mismas.

Seguir leyendo »

Sobre los autores

Tenemos diferentes puntos de vista, distintas edades, diversos perfiles. Somos un grupo de periodistas, especialistas y colaboradores coordinado por Ricardo de Querol y Ana Alfageme.

Libros

EL POSMACHO DESCONCERTADO

EL POSMACHO DESCONCERTADO

Ricardo de Querol

“Como quien dice, acabamos de salir de la cueva. No se borran de un plumazo milenios de reparto rígido de papeles, de trogloditas que salían de caza mientras ellas recolectaban y cuidaban de niños y ancianos, de bravos guerreros y abnegadas esposas, de amas de casa confinadas al hogar y hombres que acaparan toda la vida pública, de burkas de todo tipo, de dotes, de pruebas del pañuelo”. Las reflexiones del autor sobre la relación entre los sexos en el siglo XXI publicadas en el blog Mujeres, recopiladas en un libro electrónico. Puedes comprarlo en Amazon y en Google

Enlaces

Especial 8-M Día de la Mujer 2014

El mundo de la cultura se moviliza por el derecho a elegir de la mujer

Viaje a Polonia, el país del aborto clandestino

El 'femicrime', tendencia al alza en la novela negra

Las científicas y técnicas cobran un 30% menos que ellos

La nueva mujer china: "No somos muñecas sumisas"

"Los altos cargos se reparten en noches de copas mientras ellas lavan niños"

Sin igualdad no hay hermanos

Los museos las prefieren monas

Sexismo a golpe de WhatsApp

Las 'primaveras' recortan los derechos de las mujeres árabes

De maltratador en maltratador

¿Quieres atajar la malnutrición? Haz que las mujeres vivan mejor

Sexo débil, por Santiago Roncagliolo

Las saudíes desafían la prohibición de conducir

No soy madre porque no quiero

Las reinas de las colinas de Bamenda, por Lola Huete

Radiografía del posfeminismo

Testosterona SA

"Han hecho sufrir demasiado tiempo a Beatriz"

Amina: sola frente a los radicales

El poder que se escapa a la mujer

Nancy Huston: "El feminismo más puritano nunca ha sabido qué hacer con la coquetería"

Recuerdo para San Valentín: no todos eligen a su pareja

Alemania, ¿un país de machos?

8.000 mujeres se ofrecen como consejeras

La policía, el segundo terror para las violadas indias

Sabrina, Rosario, Iris... 43 asesinadas por sus parejas

La lección de la niña Malala, por Ángeles Espinosa

Cámaras, acción... ¡velo! El regreso del hiyab a la televisión egipcia

Cenicientas con medalla

El mundo en sus manos: Gennet, la primera sordociega con título universitario

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal