Ir a Planeta Futuro
Mujeres

Mujeres en el arte: Oliva Arauna, la galerista que vio otros conceptos

Por: | 26 de agosto de 2015

Oliva Arauna nació en Santander en el seno de una familia cuyos padres la encaminaron desde muy pequeña hacia el arte; condicionaban el aperitivo de los domingos a que visitara algún museo y le exigían el ticket de comprobación. Desde muy joven viajaba sola por Europa, viajes que aprovechaba para acudir a espacios de arte con una hoja de ruta que ella misma se procuraba, muy lejos de la apreciación que de las tendencias del arte contemporáneo se tenía en España. Según sus propias palabras, es posible que de aquellas inclusiones no comprendiera demasiado, pero esas le propiciaron una sensibilidad y un gusto nada usual en su tiempo.

A los veinte años se casó y se trasladó a vivir a Valladolid, donde abrió una pequeña y céntrica tienda de regalos. Allí fue donde tímidamente comenzó su colección particular de obras de arte.

En una visita familiar a Madrid coincidió con el pintor Adolfo Estrada, que estaba haciendo unas fotografías a su madre para un futuro retrato. Este encuentro propició indirectamente el germen de la que, hasta hace muy poco, fue una de las galerías de arte más emblemáticas del panorama nacional, pionera entre otras cosas en la promoción del videoarte y de las instalaciones. Pero existió un principio: fue con su socia Mar Estrada en la calle Claudio Coello de Madrid, un lugar señalado en el panorama cultural madrileño de los ochenta y que dio origen a la Galería Oliva Arauna de la calle Barquillo; aquella que el ayuntamiento de Madrid precintó en el 2012 con la mítica frase “demasiados cristales en la fachada”. Aunque afortunadamente ese no fue su final. El cierre definitivo llegó más tarde, en 2015, y voluntariamente.

Seguir leyendo »

Siempre pierden las mismas

Por: | 18 de agosto de 2015

Una mujer en el polígono Marconi de Madrid, por Kike Para

Mírese de mil maneras. Siempre encontrará el mismo modo por el que empezó todo. Desprotegida. Pobre. Hija de pobres. Sin recursos. Sin estudios o con muy pocos estudios. Sin esperanza. Con la necesidad absoluta de salir de un agujero, que se llama miseria, o con hijo o hijos a los que atender, sola, o con la imposibilidad de encontrar un trabajo digno. Da igual la edad, aunque en el mercado de la carne cotiza la temprana, como en los corderos. Con esas condiciones anteriormente descritas, la presa está preparada. Ahí está, como un tesoro para quienes están llamados a solucionar la vida a esa mujer, a esa chiquilla, a esa niñas, desesperadas todas por encontrar su propio paraíso.

Los batallones de mujeres que nutren lo que se llama feminización de la pobreza están ahí, listas para revista, listas para servir. Y son muchas. Dos terceras partes de los 1.500 millones de personas que en el mundo viven con menos de 1 dólar diario, que marca la pobreza severa, son mujeres. Ellas tienen algo que otros no tienen, pueden saciar el sexo. Y hay hombres, otras mujeres, grupos, mafias que lo saben y están dispuestos a hacerlo valer. "Yo tengo un trabajo para ti", les dicen. Y allá que dan el paso al frente ellas para ocuparlo. Normalmente se trata de un trabajo teóricamente legal, teóricamente digno. Y no lo pueden perder.

Hace unos días escuché en el curso La trata de seres humanos: prevención, protección y persecución, en la UIMP, en Santander,  a la cineasta Isabel de Ocampo -premio Goya a la mejor dirección novel por Evelyn, película que aborda el tema de la trata- una manera nueva de hablar de estas mujeres. Me sorprendió e interesó su visión de que estamos ante mujeres y niñas valientes, emprendedoras, que quieren romper el círculo de la pobreza, que ven en el trabajo que se les ofrece una oportunidad. Nunca había contemplado este punto de vista. En mi opinión, se trataba de víctimas, simplemente.

Seguir leyendo »

Esta campesina de Nepal (y niña soldado) arrasa en la ultramaratón

Por: | 06 de agosto de 2015

Mira Rai, de 23 años, había ido a probar suerte a la capital de Nepal, Katmandú. Pero en la gran ciudad las cosas le habían sido muy difíciles. Se le estaba acabando el dinero y ya pensaba volver a su aldea. Por casualidad, en marzo del año pasado, en una mañana en la que corría para ejercitarse, otra corredora le contó que al día siguiente habría un maratón en las montañas. Decidió ir ya que no perdía nada: era gratis para las mujeres locales, organizado por la Peaks Foundation, un activo grupo de feministas que se dedica a empoderar a otras.

Ella apareció en el Himalayan Outdoor Festival sin saber que se trataba de una carrera de 50 kilómetros. A pesar de la fuerte lluvia y el granizo, fue la única mujer que logró terminar. Mira no sabía siquiera que existían las carreras de montaña. “Crecí en una pequeña aldea recogiendo forraje o madera. La única fuente de agua estaba a 30 minutos de mi casa caminando en las montañas con grandes pendientes. También tenía que caminar mucho para ir a la escuela. Para ir a comprar víveres al mercado, teníamos que caminar por dos días. Cuando encontré que correr por las montañas era considerado un deporte, me encantó. Para mí es muy natural”, explicó para la página de Trailrunningnepal, que le ayudó a conseguir recursos para seguir en el deporte.

Esta organización recolecta fondos para apoyar a las mujeres que tengan capacidad para correr maratones en Nepal. En su página explican que esto les ayuda a mejorar su autoestima y darles confianza, algo que les hace falta mucho a las chicas en el país de los Himalayas. La vida de Mira Rai nunca había sido fácil, como la de la mayoría de las mujeres en Nepal.

Seguir leyendo »

Leticia contra la normalidad

Por: | 17 de julio de 2015

image from http://s3.amazonaws.com/hires.aviary.com/k/mr6i2hifk4wxt1dp/15061217/a3293c6b-e6a2-4f9a-9777-43a761ebe8fb.png
En nuestro país, y yo diría que en casi cualquier país del mundo, que una mujer consiga escribir, dirigir y protagonizar una película debe calificarse de auténtico milagro. Un auténtico ejercicio de heroísmo si tenemos en cuenta que apenas un 8% de las películas producidas en nuestro país son dirigidas por mujeres, mientras que en guión y producción la presencia femenina no alcanza el 20%. Y todo ello a pesar que desde 2007 tenemos una Ley orgánica, la 3/2007, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, que entre sus múltiples mandatos dirigidos a los poderes públicos recoge el de “hacer efectivo el principio de igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en todo lo concerniente a la creación y producción artística e intelectual y a la difusión de la misma” (art. 26).

Para ello, la ley prevé la adopción de todo tipo de medidas que contribuyan a erradicar lo que podemos calificar como “discriminación estructural”, incluidas también las acciones positivas necesarias para corregir la desigualdad de género en el ámbito de la cultura.  Unos instrumentos que, de momento, han dado unos frutos más bien escasos, tal y como insistentemente se recuerda por ejemplo desde Clásicas y Modernas, Asociación para la igualdad de género en la cultura. Parece evidente que en éste, como en otros ámbitos de la vida social, el patriarcado, que se traduce en un orden cultural pero también unas relaciones de poder, tanto político como económico, continúa prorrogando la discriminación estructural de las mujeres.

Por todo ello, en un contexto en el que ellas lo tienen tan difícil, mucho más en unos momentos de crisis económica que están sirviendo de pretexto en nuestro país para limitar las políticas sociales y para reducir a la mínima expresión las ya de por sí casi inexistentes políticas culturales, debería ser objeto de celebración que una película como Requisitos para ser una persona normal haya logrado realizarse, estrenarse y ser alabada por la crítica y espero que también en estas semanas por el público.

Seguir leyendo »

¿Cómo invierten las mujeres?

Por: | 16 de julio de 2015

Botinanap

Ana Patricia Botín, presidenta de Banco Santander, es la 18ª mujer más poderosa del mundo. / Julián Rojas

Mujeres en el mundo de las finanzas. Lo que hasta hace poco parecía casi un imposible se ha convertido en realidad. Diversos estudios académicos que demuestran que las mujeres son menos propensas a desatar burbujas financieras que los hombres debido a su falta de testosterona y a su mayor prudencia. Y quizás por ello, después del colapso vivido en las Bolsas mundiales tras la quiebra de Lehman Brothers, que inauguró la mayor crisis económica internacional que se recuerda, las instituciones que pueden impedir estas debacles han puesto a mujeres al frente de ellas desde aquella fatídica fecha de 2008. Christine Lagarde (directora gerente del FMI), Janet Yellen (presidenta de la Reserva Federal de EE UU), Mary Jo White (presidenta de la SEC de EE UU), Nemat Shafik (vicegobernadora del Banco de Inglaterra), Elvira Nabiullina (gobernadora del Banco de Rusia), Arundhati Bhattacharya (directora de State Bank of India), Adena Friedman (copresidenta de Nasdaq OMX Group) son las ejecutivas que acaparan más poder en el mundo de las finanzas globales.

Junto a ellas, representantes de instituciones financieras privadas y que también figuran en el top 100 femenino de la revista Forbes, tales como la española Ana Patricia Botín (presidenta del Banco Santander), Abigail Johnson (presidenta de Fidelity Investments), Chanda Kochhar (consejera delegada del mayor banco privado indio: ICICI Bank), Mary Callahan Erdoes (consejera delegada de JP Morgan Asset Management) son los mejores ejemplos de liderazgo en un sector tradicionalmente masculino que empieza a feminizarse.

E igual que lo hace en el resto del mundo, en España también se aprecia esta tendencia. Solo Ana Botín figura en el ranking de Forbes, pero eso no quiere decir que sea la única mujer poderosa del sector financiero nacional. En el área pública, Elvira Rodríguez es la presidenta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores; en la privada, María Dolores Dancausa es la primera ejecutiva de Bankinter. Si hay un negocio en el que destacan las altas ejecutivas ese es el de las empresas gestoras de inversiones. Para empezar, Inverco, la asociación que agrupa a este tipo de entidades, está dirigida por una mujer, Elisa Rincón. Pero Santander AM, BBVA AM, Natixis, Robeco, Schroeders, Aberdeen, Tressis, Amundi, AXA IM, Candriam, BNY Mellon, Cygnus… son algunas de las firmas especializadas en gestionar grandes capitales que están lideradas por mujeres.

Algo que casi con seguridad tiene que ver con ese mayor rendimiento femenino a la hora de invertir del que hablan distintos estudios. Pero ¿qué es lo que diferencia a una mujer de un hombre cuando se trata de manejar el ahorro? “Somos distintos a la hora de enfocar las decisiones de inversión. Un hombre asume más riesgo y decisiones más cortoplacistas. La mujer es más conservadora y las toma a más largo plazo”, asegura Ana Guzmán, máxima responsable de Aberdeen Asset Management Iberia. ”A nivel profesional, como gestores de fondos, las decisiones son más o menos las mismas, aunque ellos tienden a hacer más trading [negociación con el fin de generar ganancias rápidas], no usan tantos derivados como nosotras, que procuramos mermar la volatilidad cubriéndonos con ellos o con valores con un sesgo a más largo plazo, que son más defensivos. Huimos de los valores burbuja. Y evitamos ponernos cortas para minorar la volatilidad”, añade.

Seguir leyendo »

Sobre los autores

Tenemos diferentes puntos de vista, distintas edades, diversos perfiles. Somos un grupo de periodistas, especialistas y colaboradores coordinado por Ricardo de Querol y Ana Alfageme.

Libros

EL POSMACHO DESCONCERTADO

EL POSMACHO DESCONCERTADO

Ricardo de Querol

“Como quien dice, acabamos de salir de la cueva. No se borran de un plumazo milenios de reparto rígido de papeles, de trogloditas que salían de caza mientras ellas recolectaban y cuidaban de niños y ancianos, de bravos guerreros y abnegadas esposas, de amas de casa confinadas al hogar y hombres que acaparan toda la vida pública, de burkas de todo tipo, de dotes, de pruebas del pañuelo”. Las reflexiones del autor sobre la relación entre los sexos en el siglo XXI publicadas en el blog Mujeres, recopiladas en un libro electrónico. Puedes comprarlo en Amazon y en Google

Enlaces

ESPECIAL: Machismo que mata, por Ana Alfageme

Cómo acabar con la violencia contra las mujeres

Un mundo de hombres feministas

Ellas tienen más estudios y ellos, más trabajo

"Nunca olvidaré los gritos de mi hija envuelta en llamas"

Piropos, por Jorge M. Reverte

Por ser niñas

Herederas de Didion

El hombre al que le preocupaba la menstruación

Los hijos presos y la señora Claire

Golada al machismo

El poder de la resistencia feminista en Marruecos

"Inteligente como papá, bonita como mamá"

Risas de mujer en Turquía contra el discurso ultraconservador

Se buscan mujeres para dirigir Europa

Los recortes frenan el avance de la mujer en la ciencia

El PIB de la esclavitud sexual

Más mujeres, señores consejeros

Ellas hacen avanzar América Latina

Rescatadas por la educación

Especial 8-M Día de la Mujer 2014

Viaje a Polonia, el país del aborto clandestino

La nueva mujer china: "No somos muñecas sumisas"

"Los altos cargos se reparten en noches de copas mientras ellas lavan niños"

Sin igualdad no hay hermanos

Los museos las prefieren monas

Sexismo a golpe de WhatsApp

Las 'primaveras' recortan los derechos de las mujeres árabes

De maltratador en maltratador

¿Quieres atajar la malnutrición? Haz que las mujeres vivan mejor

Sexo débil, por Santiago Roncagliolo

Las saudíes desafían la prohibición de conducir

No soy madre porque no quiero

Radiografía del posfeminismo

Testosterona SA

Amina: sola frente a los radicales

El poder que se escapa a la mujer

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal