Ir a Planeta Futuro
Mujeres

La historia de Elize, cada 26 segundos en Sudáfrica

Por: | 31 de marzo de 2011

P1070884

Elize September se dirige a su casa en Mitchell´s Plain (Ciudad del Cabo) desde el barrio de Bellville, después de una entrevista de trabajo satisfactoria. Con 21 años y largo tiempo en el paro, tiene esperanzas. Viaja en un minibús-taxi, las furgonetas compartidas, el transporte más usado en Sudáfrica. A las doce del mediodía de un viernes, Elize no duda en subir al vehículo pese a que éste va casi vacío, sólo el conductor y otro pasajero que se sientan delante. Tras unos minutos en la carretera, el pasajero se agita: dice que se ha equivocado de minibús, de trayecto. Discute con el conductor a voz en grito. Saca una pistola.

 

Seguir leyendo »

La mujer que desafió al régimen

Por: | 30 de marzo de 2011

Manifestación a favor de Eman el Obaidi
Eman el Obaidi va camino de convertirse en el rostro de las revueltas en Libia. Ella representa a todos los que han alzado su voz contra el régimen en un país donde impera la ley del silencio. En una guerra que necesitaba símbolos, su gesto se ha adoptado ya como un ejemplo.

La historia de Eman es conocida. El sábado, 26 de febrero, entró por su cuenta y riesgo en el hotel Rixos, donde se aloja un centenar de periodistas. Era por la mañana y los reporteros desayunaban mientras comentaban las últimas noticias del frente del este, las tácticas de la propaganda del régimen y lo malo que estaba el café. Eman se acercó a una de las mesas, se sentó y empezó a contar su historia a la prensa. Les dijo que había sido detenida en Trípoli por ser de Bengasi, la capital de los rebeldes. Según su relato, los captores 15 hombres la violaron e insultaron durante dos días. Contó que los hombres orinaron encima de ella y le pegaron.

Seguir leyendo »

El oscuro juego del poder sexual en el Ejército

Por: | 29 de marzo de 2011

Este mes la US Military Diversity Commission del Congreso estadounidense presentó los resultados de un informe en el que recomienda que las mujeres soldado puedan tomar parte en los combates cuerpo a cuerpo. Hasta la fecha las mujeres no podían estar en primera línea de fuego, algo que previsiblemente cambiará tras este informe. Las consecuencias que este informe puede tener van más allá de la necesaria mejora de las condiciones de igualdad en el ejército. Quienes llevan años denunciando las violaciones sistemáticas de mujeres a manos de sus propios compañeros de uniforme creen que permitir que éstas compartan los mismos riesgos provocará un terremoto positivo en el oscuro equilibrio de poderes que actualmente domina esta institución.

El 15% de los soldados del ejercito estadounidense son mujeres. Según datos del Pentágono, 2200 mujeres denunciaron haber sido violadas por sus compañeros en 2007 y en 2009, el número de denuncias subió hasta 3300 (hay más de 200.000 mujeres en el Ejército estadounidense). Pero según datos de 2004 proporcionados por la Asociación Veterans for Peace, una de cada tres mujeres soldado sufre violaciones, el 37% de las víctimas más de una vez y al menos el 14% son atacadas en grupo. Además, el 75% de ellas no lo denuncia, según el mismo informe. Quienes conocen el problema de cerca saben que la impunidad rampante entre los criminales, alentada por sus superiores, hace no sólo que el número de denuncias sea muy inferior al número de ataques reales sino que apenas se castigue a los acusados. “De fondo lo que se esconde es un juego de poder: muchos hombres sienten que la guerra es un juego de machos y tener mujeres allí no encaja. Abusar sexualmente de ellas es una forma más de decirles: no eres de los nuestros. Por eso creo que ese juego de poder se puede ver alterado si permiten que las mujeres entren en combate”. Lo dice Mercedes Gallego, periodista española del diario El Correo, quien fue una de las primeras que denunció los abusos sexuales en el ejército cuando en la prensa estadounidense el tema aún era considerado tabú. Gallego estuvo empotrada con las tropas estadounidenses durante la invasión de Irak en 2003 y fue allí donde por primera vez escuchó hablar de un problema sobre el que escribió en sus crónicas y en su libro ‘Más allá de la batalla”.

Seguir leyendo »

Admira la belleza, disfruta tu imperfección

Por: | 29 de marzo de 2011

Liztaylorynewman "Una mujer a la que nunca deseaste imaginar vieja, encarnación de la belleza absoluta que jamás precisará maquillaje, imagen junto a la de Ava Gardner de la actriz más guapa que ha filmado una cámara", escribe Carlos Boyero sobre Elizabeth Taylor, fallecida el miércoles pasado. La desaparición de una de las actrices más conocidas de la historia del cine desató una lluvia de elogios a su carrera y, sobre todo, a su magnética belleza.

Tanto retrato resplandeciente de la actriz en sus mejores días me recordó un mensaje que muchas lectoras y algún lector nos han hecho llegar: el miedo a la dictadura de la belleza. Algunas mujeres cuentan que se sienten desbordadas por la presión por la estética, por la obligación de ser muy sexys, por el intento de alcanzar el modelo que imponen industrias como la publicidad, el cine o nosotros, los medios de comunicación. El temor es que el culto a la belleza desemboque en feofobia, en discriminación de los imperfectos. Y nos culpan de ello.

Un momento: déjennos admirar lo bello. No tenemos que avergonzarnos de que nos agrade lo bonito, sea un cuerpo humano, un paisaje o una obra de arte. Y es bastante humano prestar atención al atractivo sexual. Déjennos, además, soñar. No vemos cine para que represente lo que somos, sino lo que quizás nos gustaría ser en otra vida. Lo que es insano es aplicar el baremo de la apariencia casi divina de las estrellas al ciudadano común. Muy pocas mujeres pueden ser Liz Taylor, pero muchas quedarán frustadas en el intento.

Seguir leyendo »

Primera lección: mi hermana no se vende

Por: | 28 de marzo de 2011

“Entre todas las mujeres tenemos que cambiar el mundo”. Lo dice una a punto de cumplir  90 años. Acaba de recibir un ramo de trece rosas rojas en un estreno, el de la vieja cárcel de Segovia, como centro cultural. Ella es Vicenta Camacho, hermana del fallecido dirigente de Comisiones Obreras, que penó en estos muros parte de sus ocho años y medio como presa política en la posguerra. Entre las mujeres que la escuchan en un teatro flamante figuran algunas que sí han logrado transformar la Tierra. Como Vicky Subirana, la maestra catalana que escolarizó a los niños parias en Katmandú y cuya peripecia da pie ahora a la película que rueda Icíar Bollaín en Nepal. Estamos en el I Encuentro con Mujeres que Transforman el Mundo.

Vicky Subirana. / VICENS GIMÉNEZ
“Empecé a trabajar a los nueve años, para que no bigardeara por la calle, como decía mi abuela. Mi destino era trabajar en una empresa textil, como hacían todos los que vivían en el lado del río que era el mío, en Ripoll. Pero lo burlé”, relata en el viejo penal. Subirana se empeñó en estudiar mientras se ganaba la vida. Se hizo maestra. Comenzó a interesarse por el Tíbet y viajó a Katmandú. “Cuando vi lo mal que vivían los niños me pasé tres días llorando”. De ahí, a la acción: su futuro sería educarles, crear escuelas que enseñaran a los niños pensar por sí mismos, a ejercer el libre albedrío y dejar de asumir: “no debo, no puedo, no merezco. Formar a esos niños que a veces le decían: “Ayer han vendido a mi hermana. Mi madre no tenía dinero. Es la tercera que venden”.

Seguir leyendo »

Empresarias 

Los españoles tienen fama de ser menos emprendedores que los ciudadanos del resto economías desarrolladas. Es lo que ponen de manifiesto esos informes y estudios que se hacen al respecto a  nivel internacional. Pero resulta que las españolas lo son aún menos.

 Lo acaba de mostrar el último Global Entrepreneurship Monitor (GEM), de 2010, que la IE Business School desarrolla para España. De todas las personas involucradas el año pasado en la creación de algún negocio (ya sea a través de una empresa, como autónomo o mediante una cooperativa), el 63,6% eran hombres y el 36,4% mujeres. El informe se elabora para el territorio español desde 2000 y, a lo largo de esta serie, la brecha ha crecido cinco años y ha disminuido otros cinco. Conclusión: no hay una tendencia clara.

Seguir leyendo »

En el Gobierno suizo, los hombres son minoría y sin cuotas

Por: | 24 de marzo de 2011

El Consejo Federal Suizo
 
Piruetas del destino. Uno de los países que más tardó en reconocer el derecho al voto a las mujeres (1971) tiene un gobierno con más mujeres que hombres (4 frente a 3) y va por la cuarta presidenta de la Confederación. Es como si Suiza tuviera prisa en recuperar el terreno perdido. Vean cómo ha aumentado su velocidad en este terreno: desde la fundación del país como Estado federal, en 1848, hubo un presidente hombre cada año. La primera en presidir la Confederación Helvética fue Ruth Dreifuss en 1999, pero aquello fue una especie de prematuro aperitivo de lo que vendría ocho años después: en 2007 accedió al mismo puesto otra mujer, Micheline Calmy-Rey, en 2010, Doris Leuthard y este año, de nuevo la socialista Calmy-Rey. En el Gobierno federal, solo tres hombres frente a cuatro a las que habría que sumar una quinta: la secretaria del Consejo Federal Corina Casanova.
     Suiza, ya se sabe, es un país singular. A los siete ministros, en realidad llamados jefes de departamento o consejeros federales, los elige el parlamento para un mandato de cuatro años y, de ellos, sale el presidente, que rota cada año. En principio, podría parecer que tantas mujeres en la cúspide podría ser consecuencia de una estricta ley de igualdad o de la obligación de aplicar cuotas femeninas. Nada más alejado de la realidad. En el año 2000, los suizos rechazaron en referéndum tales normas. Y, sin embargo, las políticas que dirigen los destinos del país son tan radicales en este terreno como si la legislación más feminista les avalase.

Seguir leyendo »

La prostitución, ¿mejor clandestina?

Por: | 23 de marzo de 2011

Princesas

Muchas personas consideran inmoral el aborto. El asunto toca distintas sensibilidades porque, se mire como se mire, quitar un feto no es lo mismo que sacarse una muela. Pero la mayoría de los países desarrollados entendieron hace tiempo que es difícil obligar a una mujer a culminar un embarazo que rechaza, que es peor perseguir y encarcelar a las que lo interrumpan, y que es imprudente empujar esta práctica a la clandestinidad. Así que casi todos los gobiernos occidentales han regulado el aborto en plazos y supuestos determinados y dejan que cada afectada decida según su conciencia y sus circunstancias.

Muchas personas consideran inaceptable el consumo de las drogas ilegales. Sus efectos sanitarios y sociales son dañinos. Desde hace un siglo las autoridades de EE UU, primero, y de casi todo el mundo, después, han perseguido a productores, traficantes y consumidores. Las normas se endurecieron sucesivamente a golpe de alarma social (por ejemplo en los 80, cuando la heroína hizo estragos). El resultado es que las cárceles están llenas de tristes camellos o explotadas mulas, eslabones débiles de la cadena del narco, mientras la droga es abundante en la calle y su consumo elevado entre los ciudadanos: el 10% de la población española consume regularmente cannabis y un 1,2%, cocaína, según datos oficiales.

Muchas personas rechazan la prostitución. Pero ¿de verdad piensan que se puede abolir? Para empezar dejará de anunciarse en los periódicos. ¿Perderán con ello a muchos clientes, abandonará el oficio una sola mujer explotada? Si la prostitución fuera a desaparecer de un plumazo por ser ilegalizada, cabría el debate que quieren abrir los abolicionistas, bonito nombre que remite al fin de la esclavitud. Si el desafío, en realidad, es combatir a las mafias de la trata de mujeres y proteger a sus víctimas, ¿cómo ayudamos más? ¿Empujando a la clandestinidad?

Seguir leyendo »

Hablemos de anuncios de prostitución

Por: | 23 de marzo de 2011

Prosti2 

 
 

El motor de los cambios en España sigue en marcha y nadie debería aferrarse demasiado a antiguas certezas —que mantenemos a veces por inercias desterradas ya en el resto de Europa— para defender posturas que resultan viejas a la luz de nuevas leyes. Los avances en derechos han construido un nuevo armazón legislativo que, ya lo ven, tiene consecuencias.
El informe aprobado por acuerdo unánime de seis hombres y dos mujeres miembros del Consejo de Estado a petición de la exministra de Igualdad, Bibiana Aído, glosa los artículos de nuevas leyes que aportan una defensa específica de la dignidad de la mujer en este universo desigual.
La Ley de Publicidad de 1988, reformada en 2004 y 2007 para incorporar nuevas dosis de igualdad, prohíbe el uso del cuerpo de la mujer como reclamo. Y la Ley contra la Violencia de Género de 2004 considera “ilícita la publicidad que utilice la imagen de la mujer con carácter vejatorio o discriminatorio”.

Seguir leyendo »

Gadafi, las velinas, las amazonas y la melancolía de B.

Por: | 22 de marzo de 2011

Rapporti-italia-libia_290x435
A Silvio Berlusconi se le escapó anoche una de las pocas verdades que ha dicho en años. Afirmó en Turín que se siente “apenado” por lo que le está pasando a Gadafi.

Es comprensible. En los últimos tiempos había nacido entre los veteranos líderes que sellaron el perdón colonial y de paso abrieron la espita a negocios bilaterales por miles de millones de euros anuales una bonita amistad.

Juntos vivieron y dejaron instantes memorables, que seguramente, o quizá no, serán irrepetibles.

Tenemos por ejemplo el beso en el anillo de B. a G. y el rito del bunga bunga que G. le contó a B. y que B. le contará ahora a los jueces de Milán. Sin olvidar la sociedad personal que ambos formaron en 2009 a través de la productora luxemburguesa Quinta Communications. Ni la inolvidable visita de G. a Roma amenazando desde el avión con no aterrizar si B. no le iba a recibir, o la histórica foto al bajar del avión del coronel beduino con el pecho atravesado por un fotón del indomable guerrillero independentista Omar Muhktar, condenado a la horca por los italianos en 1931.  Omar_Mukhtar-e5f6d 

Como toda tragedia que se precie, el drama de Libia también tiene su parte de farsa. Y si en el juego está Italia, patria de la Comedia del Arte, la sobredosis está garantizada. En el frente militar, con las siete bases italianas en marcha y el mando invisible de la Odisea al Amanecer (o como se llame eso), el caos recuerda ya a la guerra de Gila. En la retaguardia el asunto se está poniendo todavía más feo.

Gadafi proclamó ayer que va a armar a las mujeres libias para que defiendan el país, siempre a vueltas con la explotación del mito de la amazona invencible. Por eso sorprende que el elemento femenino del conflicto no haya sido todavía demasiado explorado. Salvo una estupenda entrevista de Nuria Tesón a una oficial libia que desertó de las tropas gadafistas para unirse a la rebelión, sabemos muy poco de las mujeres libias.

Apenas conocemos cómo están viviendo y sufriendo este momento histórico y dramático de cambio. Si están divididas, si prefieren al coronel o han abrazado el futuro incierto y revolucionario, si son más o menos poderosas en según qué zonas y tribus, si desean cambiar o no, qué derechos y libertades reales tienen, si piensan que tendrán poder alguna vez. Si han tenido mucho, nada o poco que ver con la revuelta.

A la espera de que remitan los pepinazos y la propaganda y de que los periodistas puedan empezar a hacer bien su trabajo (espléndida por cierto Anita McNaught, la enviada especial a Trípoli de Al Jazeera), sabemos que el primer síntoma agudo de debilidad y aislamiento del coronel fue el exilio meteórico de su enfermera ucraniana, Halyna Kolotnytska, que salió de Trípoli rumbo a Kiev el 27 de febrero, a los doce días de estallar la revuelta.

 

Unos días después, Kolotnytska declaró que estaba convencida de la victoria final de su jefe G.

FoxNos quedamos más tranquilos.

Pero ¿qué diablos ha sido de las famosas amazonas vírgenes que protegían el perímetro íntimo de Gadafi? ¿Alguien ha visto a esas fieras entrenadas para matar con los labios pintados? ¿Se sabe si siguen con él a las duras, después de disfrutar -es un decir- de las maduras durante 40 años de revolución verde? ¿Están en el frente? ¿Metidas en el búnker? ¿Montando a caballo en el desierto? Nadie parece saberlo. Aquí pueden verlas en diversas, e ingratas, tareas de escolta.

Pero en Roma, la ex metrópolis, la cuestión es otra. En la capital de Velinistán nos preguntamos, sobre todo, por las 500 ragazze italianissime (más alguna albanesísima y una españolita) que Gadafi concentró durante sus recurrentes (y humillantes) visitas a Roma como flamante condueño del cortijo ítalo-libio tras la firma del Tratado de Amistad, Asociación y Cooperación sellado con B. en Bengasi en 2008.

¿Qué habrá sido de ellas? ¿A qué dedican el tiempo libre? ¿Siguen leyendo el Corán que les regaló el Rais? ¿Continúan las tres eurovelinas que se convirtieron al Islam en plena plegaria del beduino orando a La Meca? ¿En qué se gastarían los 100 pavos (150 si venían de fuera de la región del Lazio) que les pagó la agencia Hostessweb.it por asistir a las encendidas charlas islamistas del líder máximo? 

Gracias al dueño de la agencia, y a una oportuna entrevista del Vanity Fair Italy algunas incógnitas empiezan a despejarse. Y las noticias no son buenas. Resulta que el dueño de Hostessweb.it está organizando una manifestación de velinas (y velinos) proGadafi para el sábado próximo en Roma.

Con due palle, como se dice por aquí, Alessandro Londero, de 49 años, ha abrazado la fe antiimperialista y está reuniendo de nuevo a sus mejores azafatas para salir en romería y presionar al Africom, a Sarkozy y al melancólico Berlusconi con el fin de que cese la agresión (y quizá así él mismo vuelva a poder hacer negocios con el coronel).

“Tendrá sus culpas, pero Gadafi no es un tirano, solo busca el interés de su país”, ha dicho la portavoz de la movilización, la albanesa Rea Beko, una de las tres azafatas de congresos que cayeron fulguradas del caballo del catolicismo y se convirtieron al Islam durante la última visita romana del predicador de Sirte.

Por su parte, el empresario Londero ha dicho que está “indignado por el comportamiento de Estados Unidos, que ha usado una excusa vergonzosa para colonizar nuevamente a un país amigo”.

Lo bonito es que no están solos: entre las 487 “bellas, elegantes, educadas” señoritas que fueron instruidas en febrero y agosto de 2010 para escuchar al Rais, tomar apuntes sin rechistar (se prohibieron las preguntas políticas e “incómodas”) y aplaudir las arengas coránicas, hay algunas, como Miriam, Francesca y Valentina, que tuvieron el honor de devolver la visita a Gadafi y siguen totalmente seducidas.

Hoy hablan con tal pasión de su anfitrión como para dar envidia al melancólico Berlusconi, que en los últimos días se ha lamentado del tono despectivo que usan las 33 velinas de Arcore en las conversaciones grabadas por la policía (“culo flácido” es lo más suave que se oye) que investigó el caso Ruby.

“Fuimos tratadas como Reinas, con un respeto enorme de nuestra femineidad”, han dicho las tres participantes en los viajes organizados por Hostessweb.it a Libia con cadencia casi mensual. Viajes de ida y vuelta, según explica el reclutador Londero al Vanity Fair: “Justo ahora iba a venir una decena de estudiantes libios a visitar Milán, Roma y Perugia. La misión se ha cancelado por motivos obvios”.

La entrevista al agente telemático de azafatas sumisas no tiene desperdicio. Por razones de espacio (estomacal) les evitamos la doctrina sobre el bienestar, las escuelas de policías femeninas, la universidad accesible a todas y todos y demás lindezas que ofrecía a sus súbditos la tiranía de su generoso excliente.

Pero vean cuánta nostalgia queda en Londero por aquella bella e igualitaria relación interrumpida por las bombas: “Gadafi quería mucho la alianza con Italia. Quería que los italianos visitaran Libia, hablasen con su población y contasen lo que habían visto a sus compatriotas. Quería difundir en el mundo la nueva imagen de Libia”.

Las hemerotecas suelen ser justas: crueles con los malos y amables con la gente decente. Londero amenazó a las chicas contratadas por cuatro duros con no pagarles su miserable caché (la primera vez les dio un detallito de 50 euros por asistir) si hacían declaraciones sobre las charlas. Rosy Bindi, la presidenta del Partido Democrático, tantas veces insultada por su machista primer ministro, declaró entonces lo siguiente: “Berlusconi ha acabado siendo cómplice no solo de la suerte de tantos desesperados expulsados al desierto libio (gracias al Tratado de Amistad que frenaba la inmigración ilegal sin respetar el derecho de asilo) sino de una nueva y humillante violación de la dignidad de las mujeres italianas”.

Por la parte que nos toca, solo cabe añadir que sería bastante mejor para la salud mental y las mujeres de Libia (y del planeta) si la voluptuosa enfermera ucraniana, el explotador Londero y las velinas convertidas al gadafismo se equivocaran sobre el triunfo final de Gadafi.

En cuanto a las amazonas vírgenes, la duda estriba en saber si serán o no vírgenes suicidas. Y sobre el deprimido Berlusconi, sin su Gadafi, sin sus fiestas y hasta sin sus velinas, no sufran demasiado. Siempre le quedará Putin (valga la redundancia). O cruzar los Alpes e invadir al maligno Sarkozy antes de que acabe con su añorado compañero de farras.

Sobre los autores

Tenemos diferentes puntos de vista, distintas edades, diversos perfiles. Somos un grupo de periodistas, especialistas y colaboradores coordinado por Isabel Valdés.

Libros

EL POSMACHO DESCONCERTADO

EL POSMACHO DESCONCERTADO

Ricardo de Querol

“Como quien dice, acabamos de salir de la cueva. No se borran de un plumazo milenios de reparto rígido de papeles, de trogloditas que salían de caza mientras ellas recolectaban y cuidaban de niños y ancianos, de bravos guerreros y abnegadas esposas, de amas de casa confinadas al hogar y hombres que acaparan toda la vida pública, de burkas de todo tipo, de dotes, de pruebas del pañuelo”. Las reflexiones del autor sobre la relación entre los sexos en el siglo XXI publicadas en el blog Mujeres, recopiladas en un libro electrónico. Puedes comprarlo en Amazon y en Google

Enlaces

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal