Ir a Planeta Futuro
Mujeres

Las mujeres se quedan sin los Objetivos del Milenio

Por: | 09 de abril de 2012

Dos niñas huérfanas a causa del sida piden limosna en Harare (Zimbabue). / AP

Por Mercè Rivas Torres

De los 1.200 millones de personas que sobreviven en condiciones de extrema pobreza, con menos de un dólar al día, un 70 por ciento son mujeres. Sólo con este dato, es fácil pronosticar que el punto tres de los Objetivos del Milenio, que promueve “la igualdad entre los sexos y el empoderamiento de la mujer”, no se va a poder cumplir en 2015.

Cobran entre un 30 y un 50% menos que los hombres, producen el 80% de los alimentos que consume su familia aunque sólo poseen el 1% de la propiedad de la tierra ya que tienen limitaciones para ejercer el derecho a la titularidad o para acceder a créditos. De los 867 millones de analfabetos que hay en el mundo, 559 son mujeres. Además de estos datos escalofriantes, se calcula que anualmente dos millones de niñas entre los 5 y los 15 años son incorporadas al llamado “mercado comercial del sexo” y que otras cuatro millones son compradas y vendidas con destino al matrimonio forzoso o la esclavitud  mientras que 130 millones de mujeres siguen siendo obligadas anualmente a someterse a la mutilación genital.

En el año 2000, 147 países componentes de Naciones Unidas votaban la aprobación de ocho puntos para alcanzar unos mínimos que comenzasen a eliminar las desigualdades en el mundo. Ahí nacieron Los Objetivos del Milenio.  De esta manera se plantaba cara a problemas como la pobreza, la carencia de educación, la mortalidad infantil, las deficiencias en  salud, el sida o la sostenibilidad del planeta. Pero el tercer punto,  promover la igualdad entre los sexos y el empoderamiento de la mujer, es el único que se filtra en el resto de objetivos ya que este 51% de la población es la columna vertebral de las sociedades más empobrecidas.

Raquel Tomás, experta en temas de género y cooperación, afirmaba en las Terceras Jornadas sobre la Igualdad celebradas recientemente en la UNED que de los más de 33 millones de personas infectadas por el virus VIH, el 53% son mujeres. “El 80 % de ellas fueron contagiadas por su pareja en África subsahariana”, dijo. Resaltó el alto número de niñas violadas en dichos países bajo la creencia de que tener relaciones sexuales con una joven virgen cura la enfermedad.

Estas cifras denunciadas por Naciones Unidas y numerosas organizaciones internacionales evidencian que el camino de la igualdad no avanza. ”La resistencia  en todo el mundo a que se desarrollen los derechos de la mujer es evidente” afirma UNICEF en sus informes sobre el “Estado mundial de la infancia”.

Sin embargo, a pesar de las cifras, “los movimientos de mujeres de todo el mundo está creando fuertes redes de solidaridad para hacer frente a los mecanismos patriarcales que determinan sus vidas” afirma la organización Mugarik Gabe Nafarroa en su publicación Las mujeres mueven el mundo.

Pero, mientras los datos de escolarización sean tan bajos para las niñas en muchos países, difícilmente podrán lograr conquistas importantes. Alrededor de un 60% de éstas todavía no tiene acceso a la escuela, según el informe elaborado por UGT sobre la participación de las mujeres en los Objetivos del Milenio.

“La pobreza en Brasil tiene cara negra, femenina y muchas veces infantil”, afirmaba la Presidenta Dilma  Rousseff el pasado noviembre en un homenaje a los afrodescendientes latinoamericanos celebrado en la ciudad  brasileña de Salvador de Bahía.

A pesar de todo, hay que valorar lo mucho que se ha trabajado en los últimos años y sin lugar a dudas en algunos casos con éxitos puntuales, pero las metas de mínimos siguen estando lejos de conseguirse en 2015, tal como se había propuesto Naciones Unidas. La croata Katarina Tomasevski, relatora de la citada organización, afirma en su libro Asalto a la educación que “sin dinero, ningún objetivo es posible, pero sólo con dinero no se alcanzarán los objetivos si cada gobierno no se compromete con la educación. Es la puerta de entrada para todos los demás derechos humanos”.

Por lo tanto,  los organismos internacionales -así como los países que participan en ellos- tendrán que reafirmar su voluntad política de seguir apostando por la formación de las niñas, como es el caso de Uganda que ha dedicado el dinero de la deuda condonada a crear un sistema de educación primaria gratuita para ambos sexos. Con esta medida han pasado de dos a cinco millones de niños escolarizados.

Gertrude Mongella, más conocida como “Mamá Beijing” ya que presidió en 1995 la IV Conferencia de la Mujer, es una veterana política feminista que afirma constantemente que “si las mujeres se mueren, se muere África. Ellas comen las últimas y si hay poca comida se la ofrecen a los hombres y a los niños. Siempre han estado al lado de sus maridos en la lucha por abolir la esclavitud, liberar a los países del colonialismo, desmantelar el apartheid y lograr la paz. Ha llegado la hora de que los hombres se unan a las mujeres en su lucha por la igualdad”.

Ejemplos como el de Uganda o el de Gertrude Mongella son los que animan a las mujeres a seguir adelante en busca de alcanzar las bases mínimas que planteaban los Objetivos del Milenio del año 2000. En cambio, noticias como que el Gobierno español piensa reducir, en los presupuestos del 2012, un 71%  el presupuesto en ayuda al desarrollo es una de las peores noticias. La presidenta de la Coordinadora de ONG de Desarrollo de España, Mercedes Ruiz-Gimenez lo califica de “golpe mortal y ciego, además de una gran irresponsabilidad política”. Así mismo, Intermón Oxfam también ha reaccionado frente a esta dura y fría decisión calificándola de “grave error" que tendrá " consecuencias humanas" que incluirán pérdida de vidas.

Hay 7 Comentarios

Torcuato lo clava. Mejor dicho imposible. Animo wapisisisisisisimas!

A Mundo de idiotas
Una mujer se ve obligada a depender de un hombre. Un hombre se ve obligado a no depender de nadie.

Otro factor es la herencia. Las mujeres por el hecho de serlo reciben la mitad de lo que recibe un hijo varón, por ejemplo en todos los países musulmanes y de la mayor parte de África. De esta manera se ven obligadas a depender de un hombre, incluso cuando enviudan, para subsistir. Respecto a la cooperación habría que dejar claro a dónde va a parar y no sólo alentarla pues se oyen muchas cosas. Este mundo va directo a su autodestrucción pues no respeta ni la vida ni a quien la da.

Es indignante, que temas como este no tengan en los medios la trascendencia, ni se les dedique el tiempo que se dedica por ejemplo a hablar de los ídolos del deporte o de los personajes de moda.

La nueva (que ya es vieja) POBREZA se ceba en las MUJERES abandonadas y CON HIJOS (familias uniparentales). Toda la vida inmersos en la MISERIA sin opciones.
DEJAR a MUJERES y NIÑOS SIN DINERO TIRADOS POR LAS CALLES es una INJUSTICIA.
HACER DINERO TRAFICANDO CON HUMANOS ES UNA VILEZA.
Los GOBIERNOS que NO ACTUAN NO SON VÁLIDOS.

Los hombres de los países que mencionan en este texto dificilmente van a luchar por mejorar la situación de ellas porque tal como están ahora, están muy bien.

Ya lo dice el propio texto, producen la mayoría de los alimentos, pero no poseen las tierras. Mantienen a la familia, pero son las peores alimentadas.

¿Porque te va a salir a cuenta mejorar la situación de alguien si ahora lo que tienes son todo ventajas? No a largo plazo tal vez, pero la incultura no permite ver eso.

demasiado optimista incluso, las mujeres y hombres del primer mundo son los primeros responsables pero la conciencia es nula, si ni siquiera hemos logrado ciertos objetivos aquí, cómo vamos a solucionar la grave situación en el resto del mundo. Que se dejen ya de lisonjas y voluntades políticas y que se invierta nuestro dinero a causas que verdaderamente son imortantes para toda la humanidad

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Tenemos diferentes puntos de vista, distintas edades, diversos perfiles. Somos un grupo de periodistas, especialistas y colaboradores coordinado por Ricardo de Querol y Ana Alfageme.

Libros

EL POSMACHO DESCONCERTADO

EL POSMACHO DESCONCERTADO

Ricardo de Querol

“Como quien dice, acabamos de salir de la cueva. No se borran de un plumazo milenios de reparto rígido de papeles, de trogloditas que salían de caza mientras ellas recolectaban y cuidaban de niños y ancianos, de bravos guerreros y abnegadas esposas, de amas de casa confinadas al hogar y hombres que acaparan toda la vida pública, de burkas de todo tipo, de dotes, de pruebas del pañuelo”. Las reflexiones del autor sobre la relación entre los sexos en el siglo XXI publicadas en el blog Mujeres, recopiladas en un libro electrónico. Puedes comprarlo en Amazon y en Google

Enlaces

Especial 8-M Día de la Mujer 2014

El mundo de la cultura se moviliza por el derecho a elegir de la mujer

Viaje a Polonia, el país del aborto clandestino

El 'femicrime', tendencia al alza en la novela negra

Las científicas y técnicas cobran un 30% menos que ellos

La nueva mujer china: "No somos muñecas sumisas"

"Los altos cargos se reparten en noches de copas mientras ellas lavan niños"

Sin igualdad no hay hermanos

Los museos las prefieren monas

Sexismo a golpe de WhatsApp

Las 'primaveras' recortan los derechos de las mujeres árabes

De maltratador en maltratador

¿Quieres atajar la malnutrición? Haz que las mujeres vivan mejor

Sexo débil, por Santiago Roncagliolo

Las saudíes desafían la prohibición de conducir

No soy madre porque no quiero

Las reinas de las colinas de Bamenda, por Lola Huete

Radiografía del posfeminismo

Testosterona SA

"Han hecho sufrir demasiado tiempo a Beatriz"

Amina: sola frente a los radicales

El poder que se escapa a la mujer

Nancy Huston: "El feminismo más puritano nunca ha sabido qué hacer con la coquetería"

Recuerdo para San Valentín: no todos eligen a su pareja

Alemania, ¿un país de machos?

8.000 mujeres se ofrecen como consejeras

La policía, el segundo terror para las violadas indias

Sabrina, Rosario, Iris... 43 asesinadas por sus parejas

La lección de la niña Malala, por Ángeles Espinosa

Cámaras, acción... ¡velo! El regreso del hiyab a la televisión egipcia

Cenicientas con medalla

El mundo en sus manos: Gennet, la primera sordociega con título universitario

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal