Mujeres

Mujeres

Este espacio nace para contar los cambios que está aportando la mujer a un mundo en transformación, para detectar desigualdades y para albergar debates bajo esta premisa clave: una sociedad desarrollada y libre no puede funcionar si no permite idénticas oportunidades a la mitad de la población.
Hombres y mujeres sois bienvenidos.

China reniega del hijo único

Por: | 30 de noviembre de 2012

Niños en una escuela deportiva de Shangai. / Reuters

Más de tres décadas de coerción a la mujer para que no tenga más que un hijo han logrado, según el Gobierno chino, impedir una explosión demográfica que habría situado la población nacional en 1.750 millones de habitantes, en lugar los 1.350 que tiene el país en la actualidad. Pero también ha causado un enorme malestar entre la mayoría de los ciudadanos y un envejecimiento poblacional que amenaza el avance del gigante asiático. De ahí que la balanza se inclina ahora por relajar la política del hijo único y permitir una ampliación paulatina y ordenada de la familia.

En unas declaraciones al gubernamental China Daily, Zhang Weiqing, que desde marzo de 1998 hasta el mes pasado ha sido ministro de la Comisión de Planificación Familiar, ha anunciado “el año próximo el Gobierno va a tomar acciones” encaminadas a facilitar que las parejas urbanas tengan un segundo hijo. Según Zhang, la medida se tomará de forma “gradual”, comenzando por las parejas en que uno de los miembros sea hijo único.

La normativa actual señala que para poder tener dos hijos en las ciudades se exige que ambos progenitores sean hijos únicos. Los campesinos están autorizados a tener otro hijo si el primero es una niña, ya que tradicionalmente las hijas se marchan al casarse a la casa de los suegros, por lo que los agricultores se quedan sin apoyo para cultivar los campos. Esta arraigada costumbre es una de las principales causas del grave desequilibrio de género de la China actual, en la que, según el censo de 2011, hay 118,06 varones por cada 100 mujeres.

Durante estas tres décadas millones de chinas han sufrido el acoso de los funcionarios de la Comisión de Planificación, que han violado sus derechos más íntimos en aras de impedir un segundo embarazo. Las denuncias de abortos forzosos llevaron al activista ciego Chen Guangcheng a enfrentarse a las autoridades locales en defensa de las mujeres, lo que le condujo a la cárcel, al arresto domiciliario y finalmente a su exilio en Estados Unidos.

Este año, la población urbana china ha superado a la campesina y los demógrafos esperan que el ritmo de urbanización se acelere. Zhang indico que la relajación de la política del hijo único comenzará en las provincias “más productivas económicamente”, es decir, en las costeras, que es donde el descontento es mayor. Provincias como Guangdong, fronteriza con Hong Kong y corazón industrial de la llamada fábrica del mundo han visto reducir su capacidad productiva por falta de mano de obra tras una escalada insostenible de salarios.

Zhang, actual director del Comité de Población y Recursos de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino (un cargo sin poder ejecutivo), subrayó que el cambio en la política de natalidad es “inevitable” porque la segunda potencia económica mundial se enfrenta a “problemas poblacionales cada día más complicados, que van desde el envejecimiento a la migración masiva [del campo a la ciudad] pasando por un enorme desequilibrio de géneros”.

Naciones Unidas ha advertido a China del rápido envejecimiento de su población, que pasará de los 110 millones de ciudadanos mayores de 65 años en 2010 a 357 millones de mayores en 2060. Esto convierte a China en el primer país del mundo que es viejo antes que rico.

El censo de 2011 reveló que los menores de 14 años son solo el 16,6% de la población china, lo que supone 6,29 puntos porcentuales menos que en el censo de 2000. En esta primera década del siglo XXI la población aumentó en 73,9 millones de personas, un 5,8%, frente al 11,7% que creció en la década anterior (1991-2000).

En la actualidad, el índice de fecundidad chino -el promedio de hijos por mujer- es de 1,7, por debajo del 2,1 necesario para mantener la población. Zhang señaló que la flexibilización de la política del hijo único no va a provocar una tasa de fecundidad superior a 1,8, que consideró un nivel apropiado para China.

El primer signo oficial de que el Gobierno va a cambiar esta impopular política lo lanzó el pasado 8 de noviembre el presidente Hu Jintao, durante el discurso de apertura del XVIII Congreso del Partido Comunista Chino. Hu omitió la consabida frase de “mantener bajos niveles de reproducción” y, por el contrario, habló de “mejorar gradualmente la política de población y promover un crecimiento poblacional equilibrado a largo plazo”.

Hay 7 Comentarios

por querer ordenar el nmundo los seres humanostoman decisiones como el control de la natalidad y luego comprueban que a la larga lo desordenaron mas

Hay demasiada gente que quiere tener hijos como quien tiene un juguete, es una mentalidad infantil. ¿Qué sentido tiene esa ilusión por tener hijos, si es buscarse problemas innecesarios y si sobra población en el mundo, por culpa de lo cual hay cada vez menos naturaleza y más asfalto? Tener hijos no es necesario para nada, salvo para buscarse problemas. Y buscárselos al resto de la humanidad. No es cuestión de cantidad sino de calidad, y con una gran cantidad de humanos en el planeta Tierra baja la calidad de la vida.

Si el ser humano fuera inteligente por naturaleza cabría pensar que el tema de la superpoblación tiene solución. Lo malo es que además de extinguirnos nosotros nos vamos a llevar al resto del planeta por delante.

estoy muy de acuerdo con que, mal dicho "sobra gente" y que no vivimos en un planeta finito, pero desde luego me parece igual de mal tenerle que decir a una parte de la población mundial , los hijos que han o no de tener, habría que concienciarles , para que ellos mismos pudiesen tomar su propia decisión.

como bien dices, sobra gente, no tardaremos mucho en sufrir algo que haga descender la población mundial

Esta civilización, si quiere sobrevivir, tiene que asumir que debe aplicar prioritariamente y en el plazo más corto posible, una política estricta de control de la natalidad a escala global. El objetivo debería ser aplicar la política de hijo único a escala planetaria. Consecuencia; en el próximo siglo, se produciría un envejecimiento muy rápido de la población (las autoridades deberían garantizar una subsistencia mínima digna para tanta población anciana), pero a cambio conseguiríamos frenar al principio el crecimiento de la población, para luego conducir al decrecimiento de la población (La población mundial no debería superar en el futuro lejano(dentro de un par de siglos)) los 3000 millones. Con aplicación de políticas económicas y sociales, redistributivas, y que garantizaran el bienestar de toda la sociedad (no sólo de unas élites cada vez más enriquecidas), y sobre todo de un cambio en el sistema productivo, energético y medioambiental...... No podemos permitirnos el nivel actual de destrucción del planeta tierra: Extinción masiva de especies (a un nivel comparable a anteriores extinciones como la del Jurásico, o Cámbrico), Calentamiento del planeta, Contaminación de tierras, ríos, acuíferos y mares, etc.
Vivimos en un planeta finito; si agotamos sus recursos y destrozamos el ecosistema planetario, no nos creamos que podemos sobrevivir aislados....... Se habrá acabado la partida para nuestra civilización. Y no habrá una segunda oportunidad.

http://nelygarcia.wordpress.com. Una sociedad donde se manipule la intimidad de las persona y además, tenga que someterse a dictámenes políticos, me entristece profundamente

http://www.facebook.com/pages/Nely-Garc%C3%ADa/368054793274553?ref=hl
http://www.facebook.com/nely.garcia.3557


Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Tenemos diferentes puntos de vista, distintas edades, diversos perfiles. Somos un grupo de periodistas, especialistas y colaboradores coordinado por Ricardo de Querol y Ana Alfageme.

Libros

EL POSMACHO DESCONCERTADO

EL POSMACHO DESCONCERTADO

Ricardo de Querol

“Como quien dice, acabamos de salir de la cueva. No se borran de un plumazo milenios de reparto rígido de papeles, de trogloditas que salían de caza mientras ellas recolectaban y cuidaban de niños y ancianos, de bravos guerreros y abnegadas esposas, de amas de casa confinadas al hogar y hombres que acaparan toda la vida pública, de burkas de todo tipo, de dotes, de pruebas del pañuelo”. Las reflexiones del autor sobre la relación entre los sexos en el siglo XXI publicadas en el blog Mujeres, recopiladas en un libro electrónico. Puedes comprarlo en Amazon y en Google

Enlaces

Especial 8-M Día de la Mujer 2014

El mundo de la cultura se moviliza por el derecho a elegir de la mujer

Viaje a Polonia, el país del aborto clandestino

El 'femicrime', tendencia al alza en la novela negra

Las científicas y técnicas cobran un 30% menos que ellos

La nueva mujer china: "No somos muñecas sumisas"

"Los altos cargos se reparten en noches de copas mientras ellas lavan niños"

Sin igualdad no hay hermanos

Los museos las prefieren monas

Sexismo a golpe de WhatsApp

Las 'primaveras' recortan los derechos de las mujeres árabes

De maltratador en maltratador

¿Quieres atajar la malnutrición? Haz que las mujeres vivan mejor

Sexo débil, por Santiago Roncagliolo

Las saudíes desafían la prohibición de conducir

No soy madre porque no quiero

Las reinas de las colinas de Bamenda, por Lola Huete

Radiografía del posfeminismo

Testosterona SA

"Han hecho sufrir demasiado tiempo a Beatriz"

Amina: sola frente a los radicales

El poder que se escapa a la mujer

Nancy Huston: "El feminismo más puritano nunca ha sabido qué hacer con la coquetería"

Recuerdo para San Valentín: no todos eligen a su pareja

Alemania, ¿un país de machos?

8.000 mujeres se ofrecen como consejeras

La policía, el segundo terror para las violadas indias

Sabrina, Rosario, Iris... 43 asesinadas por sus parejas

La lección de la niña Malala, por Ángeles Espinosa

Cámaras, acción... ¡velo! El regreso del hiyab a la televisión egipcia

Cenicientas con medalla

El mundo en sus manos: Gennet, la primera sordociega con título universitario

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal