Ir a Planeta Futuro
Mujeres

El machismo al otro lado del espejo

Por: | 10 de junio de 2013

MercedesFernandez-Martorell

Varias revistas femeninas rehusaron entrevistar el pasado día 5 de junio a la antropóloga catalana Mercedes Fernández-Martorell tras la presentación de su novela Ideas que matan en la Feria del libro de Madrid. "Causa cierto rechazo que mi investigación se centre en los agresores en vez de en las víctimas", explica la autora. Pero la principal aportación de su investigación es precisamente esa, poner el foco en los desencadenantes de la violencia machista, en analizar qué factores llevan a los hombres a maltratar y por qué ni la educación ni la cultura o el nivel socioeconómico son eximentes para estas conductas. Es el maltrato desde el otro lado del espejo. Es Alicia intentando dirimir las razones que llevan a la reina de Corazones a actuar como lo hace.

En 2001 el Senado reclamó la presencia de Fernández Martorell para realizar un informe sobre la violencia de género. Fue entonces cuando se dio cuenta de que sabemos mucho de las víctimas, de los mecanismos que se desencadenan en ellas o de cómo reacciona la sociedad, pero sabemos poco de los maltratadores. Comenzó así un trabajo de campo que le ha llevado a asistir a más de 700 juicios por maltrato y a realizar más de 30 entrevistas a hombres condenados por esta causa. "Cuando iba a los centros de la mujer a veces me recriminaban que me interesara más en los agresores que en las víctimas, pero creo que hay que saber las causas que llevan a los hombres a comportarse como asesinos. Porque nadie nace asesino y nadie nace víctima".

El trabajo de campo se ha convertido ahora en un ensayo novelado que concluye que los maltratadores agreden a sus parejas como una forma de compensación social. "Los patrones sociales heredados consideran que los verdaderos aliados de los hombres son otros hombres y la mujer es una persona de segundo orden, dependiente de ellos", defiende la antropóloga. "Pero si el hombre tiene conflictos con sus congéneres, no importa su nivel educacional o cultural, usa a la mujer para compensar su hombría, imponiendose a ella. El maltratador tiene también una dependencia hacia su víctima, porque el maltrato es su instrumento para sentirse bien y recompensar todo lo que le va mal".

Fernández-Martorell insiste en que los esquemas sociales heredados por ciertas políticas o religiones son la causa de este patrón: "La mujer ha interesado como madre o como esposa, pero no su libido o su personalidad". Nadie nace asesino ni borrega. Nos construimos como individuos en el marco de una sociedad que necesita madurar". "Las mujeres sufrimos desde los años 60 una evolución que nos ha hecho más libres, ahora son los hombres los que tienen que romper con sus barreras, y no reírse de los chistes ofensivos hacia las mujeres y atrever a enfrentarse a otros hombres" arguye la autora.

Esta antropóloga acepta ciertos avances en los últimos años, pero incide en que la clave está en "amar y ser amado sin sufrir y hacer sufrir". Esto supone, a sus ojos modificar las relaciones que se asientan sobre el "modelo establecido desde el poder patriarcal".

Mercedes Fernández sabe que la polémica está servida con su investigación, pero no la entiende bien. "Yo solo expongo las ideas que llevan a un hombre a maltratar. No voy a justificarles, pero tampoco podemos obviarles, porque son la base del problema". El periodista Boris Izaguirre, que la acompañó en la presentación lo recalcó: "El libro se titula Ideas que matan y no Hombres que matan". Quizás, para terminar de comprender porqué en países civilizados se sigue ejerciendo la violencia de género sea necesario ver la realidad completa, sin miedos ni prejuicios, a ambos lados del espejo.

Hay 95 Comentarios

Crudo dice:” La mujer gana mucho más con el "contrato sexual" que el hombre. A cambio, ofrece (y se espera de ella) su sumisión, del mismo modo que esperamos de nuestros hijos obediencia”. Esta frase ha sido realidad durante el Patriarcado, que se originó hace 10.000 años con la propiedad privada, efecto colateral de la invención de la agricultura y la ganadería. Pero insisto: hemos estado así durante 10:000 años nada más: el resto de los 300.000 años de existencia del Homo Sapiens, ni los niños ni las mujeres obedecían a los varones. La obediencia es antinatural en el Homo Sapiens. Otra cosa es que es lo que hemos conocido, y la tomamos como normal, sin serlo. La obediencia de mujeres y niños (y esclavos, y débiles en general), se hizo necesaria para poner control sobre la administración del patrimonio, inexistente hasta la invención de la agricultura y la ganadería. Es algo moderno y antinatural. Para hacer que los niños se sometan, hay que utilizar el miedo, si no, no obedecen. Una vez sometido el niño, cuando llega a adulto, es más fácil de someter por otros.

Bueno, lo primero aclararte que no tengo nada que ver con el club, solo soy un seguidor mas :) Pero en la prensa sevillana se han publicado bastantes articulos sobre el tema, creo que en general siendo muy correctos para no prejuzgar a ninguno de lo dos implicados, especialmente a la chica que es la mas debil en esta situacion. Y por las pruebas de las que habla la prensa, videos de seguridad, y tambien el comportamiento de la chica cuando el jugador se fue del hotel en el que presuntamente abuso de ella, pareceria al menos posible que las cosas no pasaran como ella las cuenta. Por eso creo que el juez le ha dejado en libertad con la orden de alejamiento. yo personalmente como no estaba alli, no pongo la mano en el fuego por ninguno de los dos. Pero a mi de momento me parece justo que al no haber mas (ni menos) que una denuncia con la palabra de la chica contra la suya, se dicten medidas para proteger a la chica pero no se le suspenda a el de su trabajo hasta que se aclare, cuanto antes, la situacion. Si finalmente le condenan, creo que el club deberia despedirle, aparte por supuesto de que cumpla la condena que sea.

Ideas como esta son las que matan mujeres: " El origen del maltrato doméstico no hay que buscarlo en retorcidas teorías de frustraciones masculinas. Es mucho más sencillo que eso. Nace del hecho incontrovertible de que la mujer SE SOMETE VOLUNTARIAMENTE AL HOMBRE." Y no sólo es una falsedad malintencionada y manipuladora, sino que es perversa en la intención manifiesta de conjurar al violencia al sometimiento voluntario de las mujeres por una falsa desigualdad. Los datos de la investigación contradicen punto por punto semejante desvarío.

Para un pobre noruego. Seremos todo lo machistas que quieras pero tu país nos gana en violencia doméstica. Quizá se nos vaya la fuerza por la boca y los escandinavos tan fríos ellos cuando estallan estallan de verdad. http://elpais.com/diario/2007/06/02/sociedad/1180735203_850215.html

Pobres españolas, los hombres de este pais son los mas machistas que he visto. Pobre España!

PARA CRUDO.

LO QUE USTED AFIRMA, ADEMÁS DE SER COMPLETAMENTE FALSO, ES UN INSULTO PARA LAS MUJERES.

En este país hay cada año más mujeres muertas por violencia de género que por terrorismo. Sin embargo, la lucha contra el terrorismo capta mucha más atención de nuestros gobernantes (y en especial de los del PP) que los problemas derivados del machismo. ¿Por qué? Cada uno que saque sus conclusiones.

Publicado por: Andrés | 10/06/2013 13:27:59
Muchos hombres tenemos el "síndrome del canalla simpático": nunca nos elegían a nosotros porque había otros más atractivos. Por lo que tengo observado, de lo cual no se puede extraer norma alguna, los chicos más jóvenes han cambiado, modulando sus comportamientos para acomodarse a nuevas exigencias, y las chicas jóvenes son un poco más exigentes eligiendo pareja. Lo cual no niega que existen los otros casos, a veces cacareados en exceso por aquello de "hombre muerde perro" como mejor noticia que al contrario.
Entiendo que la labor pedagógica también debe pasar por resaltar los ejemplos en que ocurre lo positivo y atenuar el tono de la información sobre los casos violentos.
Haber sido el pinchadiscos de las fiestas simplemente quiere decir que nuestra generación seguía respondiendo al estereotipo, especialmente en edades más jóvenes, donde la necesidad de refuerzo social es mayor y el comportamiento se adapta más al pensamiento dominante. Después, una parte importante de nuestra generación cambió sus valores y sus comportamientos, en contacto con los movimientos sociales y con mujeres que se comportaban de acuerdo a otros criterios con los que se nos formó para relacionarnos con ellas. Lo cual no quiere decir que no perviva dicho sustrato y a veces salga donde menos se espera.
Lo que me gustaría es que algún estudioso del comportamiento analizara esta cuestión y nos diera respuesta para salir de los lugares comunes.

Publicado por: Sagrario | 10/06/2013 12:51:37
Coincido con su planteamiento, pero discrepo respecto a la cuestión del llamado "feminismo radical". Fue precisamente la radicalidad del feminismo la que provocó un cambio de mentalidad absoluto en las relaciones entre sexos, pensamiento que se venía gestando desde el pensamiento anarquista del siglo XIX y, más específicamente, desde la irrupción del movimiento sufragista.
Su conclusión nos retrotrae a ese argumentario que pretende igualar machismo y feminismo, como si fueran ideologías equiparables, lo que es, cuando menos, erróneo. Que haya corrientes más radicalizadas dentro del feminismo no puede hacer que condenemos a este. Dándole la vuelta al argumento, es como si aceptáramos que hay posiciones machistas más aceptables que otras. Podremos saludar como avances determinadas posiciones, pero habrá que seguir manteniendo en el análisis que perviven en el machismo.
Estas posiciones me sugieren esa introducción ladina que se ha producido en los últimos años de que la vuelta al "amato" de casa por muchas mujeres, ante la situación del mercado de trabajo actual, es una cuestión de opciones personales, lo cual me cuesta creer si tuviéramos asumido el principio de igualdad: habría tantas mujeres como hombres que aceptarían esa situación, lo cual no es verdad.
En resumen, la radicalidad de una ideología no pone en cuestión su validez, simplemente nos obliga a repensar nuestras convicciones y prejuicios para acomodarnos a una nueva realidad. Y eso incluye, por ejemplo, a aquellos movimientos de "sólo mujeres" que existen. No tengo por qué compartir su ideario, pero me obligan a preguntarme por qué lo plantean. Así avanza el pensamiento.

Siempre me gustó la poesía, la novela, la filosofía. Ahora soy mayor, he pasado por dos matrimonios. Tengo hijos. Digo lo anterior, porque de joven (ojo, y yo era muy guapo, las fotos lo ponen de manifiesto), nunca me comí "una rosca". Las chicas me rehuían. Y no es que oliese mal o padeciese halitosis. Siempre fui limpísimo. Las chicas elegían al más echado p'alante. Y así les ha ido yendo. Las mujeres tienen que ir aprendiendo a elegir varón. Y no a elegir verdugo, que es lo que han hecho en muchas ocasiones.

En 2004 ya se publicó un excelente ensayo sobre el mismo tema: "El rompecabezas. Anatomía del maltratador", de Miguel Lorente.

Publicado por: crudo | 10/06/2013 12:54:12
Su explicación es coincidente con la tesis de la escritora, pero su tono carga las tintas sobre las víctimas potenciales y no sobre el maltratador, lo que me parece peligroso. Es obvio que una mujer que asume las tradiciones buscará un hombre de comportamiento tradicional y que si busca una recolocación de su situación, seguramente influida por el entorno, se encontrará con la respuesta violenta de dominio del pensamiento convencional de su pareja.
Pero lo positivo de este caso es que la mujer quiera cambiar y lo negativo y execrable es el comportamiento masculino ante dicha situación. No podemos decir que las mujeres en esa situación sean responsables de la misma: han respondido a los parámetros internalizados de comportamiento social. Lo que ha planteado la autora es que hay que situar al maltratador en ese mismo nivel de análisis, el de la comprensión de su comportamiento a partir de la educación recibida. Pero eso no quiere decir penalizar a la víctima y justificar al delincuente, sino de tratar de entender para tomar medidas.
Su tesis me suena a la que han utilizado algunos para justificar, de forma sutil el holocausto. como los judíos no eran capaces de combatir la violencia, ante la agresión sólo podían desaparecer. De nuevo, volcar la responsabilidad en las víctimas.

España no es un país, es un plato combinado en el que los poderosos se comen el filete y los débiles los huevos.

Publicado por: ibeheme | 10/06/2013 12:43:55
Interesante planteamiento, pero sin más datos, me parece un camino peligroso. Pero gustoso te doy los que conozco. En España, el último año, murieron 61 mujeres por malos tratos, pero se calculan que los malos tratos infringidos a mujeres superaron los 32.000. Según el Observatorio contra la violencia de género, un 40% de los casos se dieron entre personas inmigradas. Pero esto, por si lo estimas así, no es muy relevante. En los años 60 en Alemania, la afluencia de inmigrantes hizo aumentar los casos de malos tratos y los porcentajes se situaban en los mismas proporciones que actualmente aquí. Lo único que demuestra el dato es que la inmigración masiva incluye personas de baja condición sociocultural, mucho más apegados a los viejos valores y, lejos del hogar, cuando las mujeres pueden alcanzar mayor poder para decidir por sí mismas, es más frecuente que se utilice la violencia como elemento de dominio y coerción de comportamientos regidos por otros valores, que a veces no tienen que ver con lo que han aprendido, sino con la situación concreta en que viven.
En cuanto a otros países, por ejemplo en Dinamarca el número de mujeres agredidas superó al caso español en un 10% en relación con la población total, aunque el número global (50 casos), es inferior al nuestro. Si quieres más datos, pueden acudir a la página web del observatorio que te he citado anteriormente.

El origen del maltrato doméstico no hay que buscarlo en retorcidas teorías de frustraciones masculinas. Es mucho más sencillo que eso. Nace del hecho incontrovertible de que la mujer SE SOMETE VOLUNTARIAMENTE AL HOMBRE. No es el hombre quien la somete. Es ella la que se somete. Con un fin que no es otro que alimento, techo y protección. Es este hecho el que está en el origen de la construcción de la sociedad. La mujer gana mucho más con el "contrato sexual" que el hombre. A cambio, ofrece (y se espera de ella) su sumisión, del mismo modo que esperamos de nuestros hijos obediencia, puesto que somos nosotros quienes se lo damos todo a cambio de bien poco. La mujer que más se expone a la violencia es aquella que acepta y asume una posición de desigualdad, en la que aporta mucho menos de lo que recibe y, además, exige ser tratada en igualdad o intenta conseguirla con mecanismos manipulativos. Y esa desigualdad entre miembros de la pareja no entiende de clases sociales. En cualquier caso, ya se han encargado los mecanismos sociales de prevenir que la violencia se utilice de forma generalizada de tal modo que no hay nada tan poco masculino como pegar a una mujer. Pegar a una mujer es el fracaso del rol masculino. Sólo un cobarde pega a una mujer. Eso es lo que se nos ha metido en la cabeza. En cualquier caso, quien ejerce la violencia, es porque ha crecido en ámbitos en los que ha aprendido que la violencia puede usarse justificadamente. Hasta hace bien poco se justificaba recurrir a la violencia en el ámbito educativo. Hoy día, mucha gente ejerce la violencia en algún grado hacia sus propios hijos y nos escandalizamos si una madre es encarcelada por dar un guantazo a su hijo. En cualquier caso, la mujer en esencia no ha cambiado. Sigue eligiendo posiciones de desigualdad a la hora de unirse a un hombre, en el sentido en que suele unirse a hombres con mayor capacidad económica que les permitan, si algún día lo desean, dedicarse a la crianza de los hijos sin que el dinero sea un problema. Mientras esto siga así, las bases para la violencia seguirán estando ahí.

El criterio de investigación de esta profesional, choca con la esrategia feminista radical, esa que nos hace tanto mal a las mujeres.Es necesario entender las causas por las que llegamos a estas situaciones de violencia (comprender no significa avalar) para revertirlas a nivel social.
Lo que no sirve es construir nuestro derecho desde la venganza,el resentimiento o el deseo de ocupar nosotras el lugar de "macho", con prepotencia y sin razonamiento lógico.

Muchas gracias, Tiemposdifíciles, pero no me has contestado, porque lo que busco es el dato (las reflexiones ya me las haré yo mismo, sin que por eso desprecie las de los demás). Hay otro dato que también me interesaría conocer, si es que alguien lo sabe y lo quiere compartir, y es el desglose de nuestro victimario; de las 50-60 víctimas mortales / año que nos inflingen nuestros peores machos, ¿cuántas son españolas de cuna?, y de las que no lo son ¿cuáles son sus etnias culturales? Mi curiosidad parte de un interés, el de saber si nuestra propia herencia cultural produce 50-60 muertas al año o sólo, como sospecho, la mitad, con lo cual sería bueno que nos planteáramos una estrategia distinta a la hora de hacer frente al problema.

Publicado por: para tiempos dificiles | 10/06/2013 12:18:50
No tengo tanta información como tú porque quizás he cometido el error de quedarme en los titulares y generalizar la situación. En todo caso, algunas de las cosas que he leído no iban en la dirección que dices y había mucha exculpación. Claro que hay que oirle, pero primero tiene que sentir el aliento en contra de quienes le rodean, si quieres únicamente mirándole con severidad y, pro supuestos, apartándolo del equipo mientra se demuestra su inocencia. Eso me parecería lo razonable.
En todo caso, espero que la justicia actúe pronto y demostrar, si es así, que es inocente, momento en que contará con mis más sinceras disculpas, que, puesto que te veo cercano al club, puedes transmitirle en mi nombre cuando llegue ese momento. Mientras tanto, cuenta con mi más profundo rechazo a ese tipo de comportamientos.

Publicado por: ibeheme | 10/06/2013 12:09:57
Nada quiere decir que en otra sociedades el problema sea mayor. Podemos encontrar evoluciones y podemos encontrarnos, pro ejemplo, que en algunos países del norte de Europa el reconocimiento del problema empezó mucho antes y las cifras aumentaron progresivamente hasta los años 90 y comenzaron un descenso paulatino, pero insuficiente, desde entonces.
Nosotros reconocimos el problema hace poco y, probablemente, aún estamos en la parte ascendente de la curva, por lo que, aunque ahora haya menos casos, puede que en el futuro superemos ampliamente las cifras de otros países.
El machismo patriarcal no es exclusivo de nuestra sociedad y está extendido por todo el mundo. Los europeos hemos ido retirándolo del derecho, pero nos lo hemos encontrado en la vida diaria, donde los cambios siempre son más lentos. En otros lugares aún no han dado ese primer paso siquiera y serán sus mujeres y los hombres que se sumen a su pelea quienes habrán de cambiar la situación. Y a esas mujeres y a esos hombres tenemos que darles nuestro apoyo, por tibio que sea su mensaje (es preferible el yihab al burka, por ejemplo, es un paso que van dando).
Mantener la pelea dentro y apoyar los cambios fuera. Esa debe ser nuestra actitud.

Publicado por: vidal | 10/06/2013 12:10:01
En mi opinión, lo que demuestra es que las revistas llamadas femeninas mantienen una visión favorable al machismo y, por tanto, conservadora: es un asunto privado. Lo cual quiere decir que en sus páginas aún se sigue transmitiendo un determinado corpus de valores en el que muchas mujeres se sienten cómodas. Nada hay más difícil que romper con lo anterior y que se ha aprendido como aceptado, como medio de inserción y reconocimiento social, elemento que nos cohesiona como seres humanos en sociedad. No es que sean borregas, es que asumen que el mundo es así porque eso les permite ser aceptadas y valoradas.
Todo esto no quiere decir más que hay mucho trabajo todavía por hacer en este tema y que sacarlo a la luz fuera de la alcoba, como problema social, ayuda mucho a reflexionar sobre nuestros comportamientos y sobre los valores que deben servir para reconducir la necesidad de integración y reconocimiento social.

Volviendo al tema del machismo, no solo los hombres lo expresan. Nunca olvidaré una vez en la calle hace muchos años un joven pegando a quien parecía ser su novia, o lo que fuera, y un corrillo alrededor, mujeres incluidas, gritándole a ella "!puta!" y "!eso se hace en casa!". Al final un hombre intervino y sujetó al agresor. La chica escapó.

Publicado por: Jacinto | 10/06/2013 11:43:44
Lo siento Jacinto, pero precisamente declaraciones como la suya siguen manteniendo la ética del maltratador preponderante, porque desvía la mirada del problema principal, el poso cultural y el comportamiento aprendido en torno al poder, hacia situaciones particulares y concretas que no explican el fenómeno en su conjunto. Porque, ¿se ha preguntado ud. si ese comportamiento del que habla no se debe a que las mujeres, liberadas de muchos yugos, reclaman un status diferente, a veces dentro de las instituciones para las que han sido educadas, carentes de alternativas claras para desarrollar su nueva situación, y el hombre responde como sabe, a través de la violencia ("la maté porque era mía")?
Puede ser verdad, para un caso, que la visión de conjunto pueda suponer una discriminación, pero la persona aludida, para ser respetada por ello, debería responder no como maltratador, pues entonces está dentro del código general, sino de una forma distinta que exprese una nueva forma de pensar y actuar en relación con las mujeres. Sólo en ese caso podríamos hablar de perjuicio.

Tiemposdificiles, con respecto al caso que comentas del jugador del betis. Yo que lo segui, puedo decirte que te equivocas. La mayoria de aficionados y la directiva lo que pedia es que se respetara la presuncion de inocencia, pero tambien que si habia hecho algo, que lo pagara. Respecto a que se le reincorporara al equipo, nadie lo pidio porque nunca estuvo fuera del equipo. Salio con una orden de alejamiento de la chica que parece suficiente en ese caso. Yo tambien estoy de acuerdo en que si ha hecho algo, no solo debe pagarlo como cualquier otro, sino que deberia abandonar el club, pero esa decision no se puede tomar sin escuchar su version asi que habra que esperar al juicio. Y en este caso, si lees las noticias relacionadas que se han publicado, veras que crean bastantes dudas sobre si realmente las cosas son como conto la chica, pero ya veremos en el juicio.

estoy básicamente de acuerdo. con sinceridad hemos pasado de que el hombre hacía lo que quería y estaba bien a que ahora la mujer todo lo hace bien y el hombre es el malo . y que nadie diga algo que parezca que la mujer no es el centro. A MI ME GUSTARÍA QUE SE HABLASE ALGUNA VEZ DEL MALTRATO PSIQUICO DE LAS MUJERES HACIA LOS HOMBRES... y no hay derecho a ser agresor y menos a matar.

Para Javier: Gracias por esta aclaración. De leer las cosas mal escritas cada vez dudo más de mi propia corrección ortográfica.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Tenemos diferentes puntos de vista, distintas edades, diversos perfiles. Somos un grupo de periodistas, especialistas y colaboradores coordinado por Isabel Valdés.

Libros

EL POSMACHO DESCONCERTADO

EL POSMACHO DESCONCERTADO

Ricardo de Querol

“Como quien dice, acabamos de salir de la cueva. No se borran de un plumazo milenios de reparto rígido de papeles, de trogloditas que salían de caza mientras ellas recolectaban y cuidaban de niños y ancianos, de bravos guerreros y abnegadas esposas, de amas de casa confinadas al hogar y hombres que acaparan toda la vida pública, de burkas de todo tipo, de dotes, de pruebas del pañuelo”. Las reflexiones del autor sobre la relación entre los sexos en el siglo XXI publicadas en el blog Mujeres, recopiladas en un libro electrónico. Puedes comprarlo en Amazon y en Google

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal