Ir a Planeta Futuro
Mujeres

Embarazadas en la cárcel por si acaso se drogan

Por: | 29 de octubre de 2013

1378846153_923505_1378849300_noticia_normal
Alicia Beltran, de 28 años, vive en Milwaukee (Wisconsin) y lloró desconsoladamente por miedo e impotencia cuando las autoridades federales llegaron a su casa el pasado 18 de julio y la detuvieron. Embarazada de 14 semanas, y después de pensar que había hecho lo correcto contándole a su médico que había sido adicta a los medicamentos, los agentes la internaron en un centro de desintoxicación para proteger el feto, una medida respaldada por la ley en este Estado.

Beltran tuvo la mala suerte de toparse con una trabajadora social y una médico escépticas que le acusaron de no cuidar a su feto por no querer someterse a un tratamiento de desintoxicación; todo ello a pesar de que en los primeros análisis de orina solo encontraron trazas de Suboxone, un medicamento que palía los síntomas de dependencia a los opiáceos, y que en los segundos efectuados, la mujer estaba limpia.


La trabajadora social le recomendó que volviera a tomar la Suboxone, a lo que ella alegó que no lo necesitaba porque ya no era adicta. Beltran, enfadada, le dio con la puerta en las narices gritando: “A lo mejor lo que tengo que hacer es abortar”. La médico, por su parte, alegó que la mujer “había admitido abiertamente su consumo y abuso”. “Mostró poco control de sí misma y rechazó el tratamiento que se le ofreció -reclutamiento total en un centro o prisión-. La vida del niño depende totalmente de las acciones judiciales que se tomen al respecto”, indicó la doctora. Cuarenta y ocho horas después de estos acontecimientos, varios agentes se personaron en su casa y se la llevaron a la cárcel del condado. Beltrán se enfrentaba a su primera audiencia ante el juez. “No sabía que los no nacidos tenían abogados”, explica Beltran en la historia relatada por The New York Times.

Tras ser detenida, la mujer compareció ante un juez que le indicó que necesitaba un letrado; ante su perplejidad, descubrió que su feto tenía un guardián y que debía luchar por su custodia, explica esta mujer, ya en casa y embarazada de seis meses, tras pasar 78 días en un centro de desintoxicación por orden judicial.

Beltran se ha quedado sin su trabajo a tiempo completo y sus esperanzas de encontrar uno a media jornada son casi nulas: "Salgo de cuentas el 15 de enero y estoy muy asustada de que vengan y se lleven a mi bebé. Se supone que estoy en la época más feliz de mi embarazo y yo solo puedo sentir terror”, ha declarado Beltran al mismo periódico.

La ley de Wisconsin, conocida como “mamá cocaína” y aprobada en 1998, otorga a los facultativos y autoridades el derecho a confinar a una futura madre si consume alcohol o drogas “de forma severa” y se niega a ir a un centro de tratamiento voluntariamente. El caso de Beltran se encuentra en este momento en los tribunales, donde se denuncia la inconstitucionalidad de la regulación; es la primera vez que se desafía la protección del feto sobre el derecho de la madre en EE UU. 

Wisconsin, Minnesota, Oklahoma y Dakota del Sur son los Estados de los 50 que conforman la nación que cuentan con una normativa de estas características -poder internar a una mujer embarazada por abusar de sustancias y así proteger al feto-. "Esta regulación también es contraria a su libertad física, a su privacidad médica y a otros muchos derechos constitucionales”, según se explica en la denuncia. “La guerra encubierta entre los derechos de las mujeres embarazadas y los del feto debe acabar”, continúa el texto. Debido a que los datos de la seguridad social de Wisconsin son confidenciales, se desconoce cuántos casos se han dado desde su entrada en vigor en 1998, aunque el periódico asegura que “se sabe que ha habido varios el año pasado”.

Entre aquellos que defienden la regulación, su principal alegación es que la norma “es  un esfuerzo adecuado para proteger al recién nacido”. “Si la madre no es lo suficientemente inteligente como para no tomar drogas, tenemos que actuar. La ley está hecha para proteger a las madres y a los bebés”. Sobre este tipo de leyes se sostienen muchas de las regulaciones antiabortistas del país, que pretenden otorgar al no nacido todos los derechos. A parte de en estos cuatro Estados, en otros existen regulaciones acogidas al derecho civil; a la protección de menores o a las leyes criminales que fuerzan a las mujeres a ir a programas de tratamiento e, incluso, a castigarlas por su consumo.

Las asociaciones contrarias a este tipo de leyes aseguran que hay centenares de casos documentados de mujeres afectadas y que justo coinciden con aquellas que cuentan con menos recursos y  que pertenecen a minorías. Además, la Asociación de Médicos de EE UU  asegura que estas normas “sobrevaloran los efectos de las drogas en los no nacidos”.

Por desgracia, en EE UU existen casos más extremos que el de Beltran en Wisconsin. Por ejemplo, Alabama redactó una ley en 2006, denominada “Protección contra el peligro químico hacia los niños” que, supuestamente, les protege de las metanfetaminas. Gracias, o a pesar de ella,  se ha llegado enviar a más de 100 mujeres a la cárcel porque sus recién nacidos dieron positivo a esta sustancia. Son muchos los Estados que consideran esta ley inconstitucional, pero Alabama ha conseguido aplicarla desde el momento de la concepción. 

Los expertos señalan que todas estas injusticias ocurren “porque estas leyes dan a las autoridades el poder y la legitimidad de poner al mismo nivel los derechos de una mujer embarazada y los de los óvulos fertilizados, los embriones y los fetos”. Un hecho que para muchos no tiene ningún sentido, pero que otros han hecho de ello una cruzada en pro de la vida; un debate emocional que, por lo menos en EE UU, parece no tener una fácil solución en un futuro cercano.

Foto: Mujer embarazada de SAMUEL SÁNCHEZ

Hay 30 Comentarios

¿Por qué no legislan prohibiendo la fabricación y exportación de armas, o prohibiendo las guerras contra otros países, o prohibiendo el saqueo de los países pobres, o prohibiendo la corrupción y el soborno, o prohibiendo el espionaje político y también el económico...? En fin, ¿por qué no prohíben la hipocresía social? ¿Es humano que una mujer tenga hijo producto de una violación y que el violador no sea encarcelado? ¿Es humano traer hijos al mundo para que pasen hambre, o mueran en el desamparo de sus padres?

Bonita manera que tienen ustedes de defender los derechos del ser humano. Quiero guardar la debida moderación en un foro como éste y en un periódico respetable que leen millones de personas, pero admito que me cuesta bastante. Aunque he oído muchas cosas muy cuestionables de los abortistas, he de decir que no esperaba oír a nadie decir que el feto (incluido el feto de 9 meses que mora en el vientre de la madre) es asimilable a una víscera de la mujer. Pensemos, por favor, por un momento en las implicaciones que tiene esta forma de pensar. Pensemos en una persona que haya salido de su madre con gravísimas malformaciones congénitas debido a que su madre abusó del alcohol, la cocaína o cualesquiera otras drogas que circulan por las calles. Pensemos, siquiera por un momento, en el terrible sufrimiento de ese niño malformado y con terribles taras. Pues bien, preguntémonos: ¿tendría derecho esa persona con graves taras a denunciar a su madre o, al menos, reprocharle que mientras estuvo embarazada se drogara? Resulta que no. No tendría derecho ni siquiera a hacerle ni el más mínimo reproche, porque mientras fue un feto morando en la barriga de su madre, no tenía entidad jurídica alguna y su existencia era asimilable a la de una víscera materna.
Se levanta la veda para todas las madres que en el mundo son. Señoras, según nos ilustran los progresistas defensores de los derechos humanos y de las mujeres, ustedes, las mujeres, tienen todo el derecho del mundo a abusar de cuantas drogas quieran aunque estén embarazadas, pues lo que llevan dentro (ese feto feo) es parte de su cuerpo, y mientras esté en su cuerpo les pertenece como les pertenece una víscera. Ni el futuro afectado (el hijo) ni la ley tendrán derecho a reprocharles haberse drogado, pues el feto no tenía ni existencia propia ni era algo diferente a una víscera de ustedes.
De verdad: increíble.

Recientemente ha habido el tema de la talidomida.Personas sin brazos o sin un brazo debido a que sus madres consumieron un farmaco que les produjo atrofia de sus niembros... Toda la vida de sufrimiento, de exclusion social, de tristeza, luchando contra burlas de la sociedad, luchando por dignidad laborall... Mucha gente no trabajado nunca... Dolor , dolor y dolor... Donde está lo malo proteger a un futuro ciudadano, de las drogas...No encuentro bien llevarlas a una prision y que luego tengan problemas.... Esse feto sera un ser humano y en un futuro sera como todos.... Se merece proteccion pues tiene toda una vida para lamentarse de la mala cabeza de su madre... Pero no encuentro bien ponerla en una carcel y tratarla tan mal. Mas humanidad y cariño y comprension

Resulta paradójico que en un país como los Estados Unidos de América, cuna de la libertad, el liberalismo y el individualismo, se defienda la no intervención del gobierno en la economía, sin embargo, se legisla sobre la intromisión del Estado en el cuerpo de las mujeres.

"¿Está usted seguro de que esa mujer no lo podría acusar de matar a su hijo?"


El Código Penal español no reconoce al feto o nasciturus como individuo y por lo tanto no se puede aplicar el delito de homicidio. Según el Código Penal español, el feto pertenece a la mujer y el único delito relacionado es el de aborto, con o sin consentimiento de la mujer.

"1) El feto es asimilable a una víscera en cuanto forma parte del cuerpo de la madre. No tiene derechos ya que no existe como persona. 2) Un boleto de lotería premiado tiene el valor del premio, que es un valor actual, aunque sea pagadero en futuro determinado. Su ejemplo no es asimilable al caso de un feto que hasta que no nazca vivo no tendrá existencia jurídica. Si nace muerto se considera que nunca ha existido."

El boleto se convertirá en dinero (algo valioso) al cabo de unos meses. El feto se convertirá en un bebé (algo valioso, digo yo) al cabo de unos meses si nadie interviene para malograrlo, ¿no es así? Es lo mismo. Si usted rompiera el boleto (por accidente, eso seguro), usted no cobraría nada.

Y dígame. Si una mujer quisiera tener el hijo que lleva en el vientre y su marido no lo quisiera, ¿de qué se le podría acusar al marido si se las apañara para matar el feto de ocho meses sin afectar la salud de la madre? ¿De haber dañado un órgano de la mujer pero no de haberle matado a su hijo?
¿Está usted seguro de que esa mujer no lo podría acusar de matar a su hijo?

¿El feto es asimilable a una víscera? Se lo pregunto otra vez: ¿tendría derecho la madre a torturar al feto de ocho meses que lleva en el vientre de la misma manera que esa mujer tendría derecho a quemarse a sí misma la mano? ¿Siente algún reparo en responder?

Es increíble que un feto tenga más derechos que un ser humano. Creía que los derechos humanos eran universales y no selectivos.


Ojalá algún día la ciudadanía norteamericana dirija su mirada hacia Guantánamo cuando el gobierno le indique el vientre de la mujer

1) El feto es asimilable a una víscera en cuanto forma parte del cuerpo de la madre. No tiene derechos ya que no existe como persona. 2) Un boleto de lotería premiado tiene el valor del premio, que es un valor actual, aunque sea pagadero en futuro determinado. Su ejemplo no es asimilable al caso de un feto que hasta que no nazca vivo no tendrá existencia jurídica. Si nace muerto se considera que nunca ha existido.

"Hay que destacar que las mujeres tienen exactamente los mismos derechos que los hombres".
¿Y quién dice lo contrario? Si fueran los hombres quienes parieran tampoco tendrían derecho al aborto libre.


"Entre esos derechos está el de disponer de su cuerpo, lo que incluye el derecho a abortar"
A disponer de su cuerpo, sí. A disponer de la vida del feto, no, porque no es su cuerpo. Mi vecino puede meterse en MI casa y no por ello su vida me pertenece.

"También hay que destacar que los fetos no son sujetos de derecho. Erróneamente se confunde "cigoto", "embrión", "feto" y "bebé" como si todo fuera lo mismo. No lo es: sólo el bebé, o sea el ya nacido, es sujeto de derecho."

Agárrate. Un feto una hora antes de nacer no es sujeto de derecho y la madre lo puede matar. Una hora después, ya parido, ya es sujeto de derecho. Y dígame usted, por favor: ¿podría la madre torturar al feto en caso de que le fuera posible?


Le voy a plantear a usted la misma cuestión que planteé en otra entrada. Usted tiene un boleto de lotería premiado con un millón de euros. Ese dinero lo podrá cobrar dentro de 9 meses, no ahora. Si alguien le quitase a usted ese boleto hoy, ¿lo denunciaría a la policía? ¿Acusaría al que se lo llevó de ladrón? ¿Cree usted que ese boleto tiene algún valor?

Ningún feto o nasciturus (en latín, el que ha de nacer) tiene personalidad jurídica en el Reino de España. Así lo reconoce el artículo 29 del Código Civil español. Aunque con la reforma del aborto de Gallardón hasta los óvulos tendrán DNI.

" En España no conozco a nadie que después de sufrir un accidente por negligencia haya rechazado la asistencia sanitaria para no empeorar la situación financiera de las arcas del Estado."

Claro que no. Pero si yo enfermo de la piel por abusar del sol después de que los médicos nos hayan dicho mil veces que abusar del sol es peligroso, yo no me podría molestar porque alguien me dijera que soy un irresponsable. Si esa mujer se droga y se queda embarazada, el Estado debe hacerse cargo del niño si sale malformado, pero eso no significa que la mujer tenga derecho a comportarse como una irresponsable, ni que nadie la pueda calificar así. Y lo que yo defiendo (y que ustedes no entienden) es que aunque tengamos derecho a la sanidad a pesar de nuestra conducta irresponsable, lo lógico es hacer lo posible para prevenir la necesidad de hacer uso de ese derecho.
Por lo demás, es más que evidente que el derecho a ser tratado de una enfermedad que uno haya contraído por tener conducta insalubre, es menor que el derecho a ser tratado de una enfermedad que se haya contraído sin que medie una conducta irresponsable. Es mayor el derecho a ser curado si enfermas de una enfermedad que no se puede prevenir que el derecho a ser curado si enfermas de una enfermedad que contraes por obrar sin responsabilidad. Y esto tiene un reflejo claro cuando no hay suficiente dinero para tratar todas las enfermedades. Este puede ser o no ser nuestro caso, pero es obvio que hay países en que sí es el caso.

Pero, ¿en qué país viven los legisladores de USA? En ese país, si la madre tiene un hijo y no tiene recursos económicos, el niño carecerá completamente de sanidad y tendrá una educación miserable. Tendrá las mismas oportunidades de morir que en un país tercermundista, pero la madre tiene que tener unos análisis impolutos y, si no, la meto en la cárcel. Por favor, por la misma razón, que metan en la cárcel a los legisladores que niegan los medios sanitarios a los menores en USA y toda posibilidad de un futuro digno. Hipócritas.

"Es el Estado, la ciudadanía, quien finalmente paga la irresponsabilidad de las madres".


En Estados Unidos lo dudo. Allí no existe sanidad pública ni se la espera. En España no conozco a nadie que después de sufrir un accidente por negligencia haya rechazado la asistencia sanitaria para no empeorar la situación financiera de las arcas del Estado.

Menudo mundo más triste nos ha tocado vivir que se criminaliza al que nada tiene, al adicto, al enfermo.


Quienes deberían estar encarcelados son los responsables de las tabacaleras que se lucran con el mal ajeno y los políticos que lo toleran.


El tabaco contiene una treintena de cancerígenos y más de 600 aditivos. La Sociedad Americana Contra el Cáncer estimó para el año pasado la muerte de 173.200 personas por cáncer de pulmón debido al tabaco. Se calcula que en los Estados Unidos se gastan aproximadamente 12,1 mil millones de dólares cada año en el tratamiento del cáncer de pulmón, según el Instituto Nacional del Cáncer.


Basta ya de esta guerra de tontos («guerra de pobres» que diría Txetxu Ausín). Es necesario dirigir la mirada hacia los privilegiados. Debería ser la industria del tabaco quien debería pagar de su bolsillo todos los tratamientos.

Pepe: Hay que destacar que las mujeres tienen exactamente los mismos derechos que los hombres. Entre esos derechos está el de disponer de su cuerpo, lo que incluye el derecho a abortar. También hay que destacar que los fetos no son sujetos de derecho. Erróneamente se confunde "cigoto", "embrión", "feto" y "bebé" como si todo fuera lo mismo. No lo es: sólo el bebé, o sea el ya nacido, es sujeto de derecho. Me parece peligrosísima esta tendencia a privarnos de libertades "por nuestro bien" la cual, como demuestran reiterados ejemplos históricos, busca solo el sometimiento de aquellos a quienes se dice proteger.

Cármenes y Maricármenes, antes de que vayan a más, ¿pueden señarlarme dónde he dicho que esa madre deba ir a la cárcel?
¿No lo encuentran, verdad?
¿Y dónde he dicho o insinuado que quien se droga carezca de inteligencia?
Dicen:
"Pues por esa regla de tres, cuando a una embarazada se le practican las pruebas para detectar posibles malformaciones en el feto y dan resultado positivo no se le debería permitir seguir con el embarazo, ¿no? Porque , según tú, cuando ese bebé nazca y necesite atención especial la tendremos que pagar todos (lo cual es cierto)."

Me parece a mí que no se le dan muy bien las reglas de tres. Miren lo que digo: "La sociedad DEBE asegurarse del bienestar del futuro niño, porque también es un sujeto de derecho que, si sale con malformaciones, el sistema de sanidad TENDRÁ QUE ATENDER (Lo pongo en mayúscula). Porque si a esa madre le sale el niño con taras, ¿cuánto tiempo tardaría en ir llorando a las asistentes sociales a pedir ayudas estatales?"
Si estoy diciendo que si el niño sale con malformaciones, el sistema de sanidad tendrá que atenderlo, ¿de qué dédalo neuronal sacan ustedes la conclusión de que se deba interrumpir el embarazo? El Estado lo tiene que atender en cualquier caso, pero lo lógico es prevenir antes que tener que curar. Lo que yo estoy afirmando es que la sociedad tendrá que hacer lo necesario para evitar en lo posible que la irresponsabilidad de ciertos ciudadanos cueste sufrimientos a terceros (en este caso,y sobre todo, al niño que ingiera sustancias tóxicas por vía materna), y evitar también que esa misma irresponsabilidad nos cueste dinero y recursos a todos los demás como contribuyentes, Aquí, por cierto, también entran los fumadores que fumaban en lugares públicos sin ventilación:
La forma de pensar que ustedes deja a las claras esto:
1) Les importa una higa si el feto se contamina o no con las sustancias que ingiere la madre.
2) Les importa un bledo que los demás tengamos que pagar por la irresponsabilidad de esas madres drogadictas.


Lo único que cuenta para ustedes es que las mujeres tengan derecho a hacer lo que les dé la gana sin rendir cuentas jamás a nadie.
1) Que tenga derecho a no utilizar medios anticonceptivos si quieren practicar sexo más placentero.
2) Que tengan derecho a abortar libremente cuando les plazca.
3) Y que tengan derecho a percibir ayudas estatales y sanitarias para criar al niño que por culpa de ellas salió con malformaciones. Sí, señoras, lo que ustedes ordenen. Todo el mundo a su servicio, faltaría más.
¿Tiene algún derecho el feto para ustedes?

¿Y qué enormidad es esa de que nadie deba tomar decisiones por esa mujer? Si su conducta es irresponsable y afecta a terceros (al feto y al contribuyente), otras personas tendrán que tomar decisiones por ella. Eso ocurre con cualquiera que se comporte sin responsabilidad, con independencia de su sexo.

Por cierto, señoras, un pequeño detalle: quienes metieron a esa mujer en la cárcel fueron otras mujeres.

Lo que no sé es como hay mujeres que aún se quieran quedar embarazadas en USA...

Siamés, tienes razón en que hay que proteger al feto, y ayudar a las madres a desintoxicarse pero no creo que la carcel sea el mejor lugar para ayudar a una persona que tenga problemas con las drogas. Por otro lado, en el caso de Alicia Beltran, esta chica en un control rutinario, le comentó al doctor que habia tenido problemas con las drogas. Le hicieron un test de drogas: negativo. Dos semanas mas tardes, le hicieron otro test: negativo. Aun asi, fueron a buscarla a su casa, la esposaron de pies y manos y la metieron en la carcel, y como consecuencia ha perdido su trabajo. Parece sacado de la novela 1984. Esto no es proteger ni a la madre ni al feto. Yo tuve problemas de anorexia en mi adolescencia, ¿tendrían que haberme metido en la carcel cuando me quedé embarazada?

A las mujeres embarazadas hay que obligarlas a lo mismo que a las que son madres: A no maltratar a sus hijos. En el caso de las madres, son los servicios sociales, profesores y pediatras quienes evalúan si a una madre se le quitan o no unos hijos mal cuidados para ponerlos en un contexto controlado. En el caso de las mujeres embarazadas, es exactamente lo mismo, solo que como se da la circunstancia de que el feto se encuentra dentro de su madre, poner al feto en contexto controlado obliga a arrastrar a la madre. Es lo mismo que si a un siamés le tienen que operar de un órgano no compartido, el hermano está obligado a ir detrás. De cajón. A nadie le entraría en la cabeza que un siamés reclamara sus derechos a oponerse a la operación de su hermano porque no quiere ingresar en un hospital.

http://nelygarcia.wordpress.com. Muchas veces los encargados de velar por el bienestar social, se convierten en guardianes abusivos.

Me parece una aberración. Es considerar a una mujer como un recipiente de bebés, infantilizarla y privarla de libertad. Sí, es terrible que una mujer embarazada tome drogas, fume o se alcoholice. Pero no podemos tomar decisiones por ella! Me parece correcto que un médico le informe de las consecuencias que eso puede tener para su hijo, pero una vez que se da esa información, le corresponde a ella decidir cómo quiere llevar (o no llevar su embarazo).

El comentario de Pepe es escalofriante: "La sociedad debe asegurarse del bienestar del futuro niño, porque también es un sujeto de derecho que, si sale con malformaciones, el sistema de sanidad tendrá que atender. Porque si a esa madre le sale el niño con taras, ¿cuánto tiempo tardaría en ir llorando a las asistentes sociales a pedir ayudas estatales? Reclamaría su derecho a que le ayudaran a criar a un niño enfermo, de eso poca duda me cabe." Muy en la línea de “Si la madre no es lo suficientemente inteligente como para no tomar drogas, tenemos que actuar. La ley está hecha para proteger a las madres y a los bebés”
Como ya han apuntado otros lectores, por esa regla de tres y siguiendo el mismo razonamiento, habría que obligar a abortar a las mujeres con bebés defectuosos, porque generan gasto médico y ayudas sociales después de nacer. O deberíamos encarcelar a todos los fumadores, ya que no son lo bastante inteligentes para dejar de fumar y generan gasto médico y social porque son un colectivo que tiene tendencia a ciertas enfermedades (cáncer, enfermedades cardiovasculares, etc), además de arruinar la salud de otros que están a su alrededor, los fumadores pasivos. Y las personas obesas, también a la cárcel o internadas por la fuerza, ya que no son lo bastante inteligentes para adelgazar y padecen diabetes y otras enfermedades derivadas de su exceso de peso que generan gasto médico y social. Y los alcohólicos a la cárcel, porque arruinan a sus familias al no ser lo bastante inteligentes para dejar de beber! No se puede consentir que un alcohólico perjudique la vida de sus hijos, así que a la cárcel!

Y así hasta el infinito con todas y cada una de las debilidades humanas.Por favor, no desvariemos. Lo dicho: esta ley es una aberración que atenta contra la libertad de las personas.

En algunos Estados de los Usa están todavía en el siglo XIX. Estas leyes son inmorales, son ridículas y hacen mucho más daño que el pretendido bien que defienden, es pura Inquisición en pleno siglo XXI. Es como siempre el ánimo de controlar, destrozar la vida de mujeres y de niños, porqué después de esto qué? Van a ayudar a sostener y educar a estos niños, les van a dar una protección sanitaria? No será que lo que pretenden es quedarse con los niños y venderlos al mejor postor. Desde luego es repugnante.

Pepe: Dices que "si sale con malformaciones, el sistema de sanidad tendrá que atender. Porque si a esa madre le sale el niño con taras, ¿cuánto tiempo tardaría en ir llorando a las asistentes sociales a pedir ayudas estatales?". Pues por esa regla de tres, cuando a una embarazada se le practican las pruebas para detectar posibles malformaciones en el feto y dan resultado positivo no se le debería permitir seguir con el embarazo, ¿no? Porque , según tú, cuando ese bebé nazca y necesite atención especial la tendremos que pagar todos (lo cual es cierto). En cambio, es al contrario: se quiere obligar a las mujeres a seguir adelante a pesar de todo QUIERAN O NO. Al final, tiene muchísima razón Outis cuando dice que "con el pretexto de la protección de un feto se está creando una nueva clase de servidumbre: la de la mujer gestante. En un retroceso a regímenes que creíamos haber dejado atrás". Totalmente cierto. Con diversas excusas (protección del feto, razones económicas, moralidad, etc.) se pretende volver a subyugar a la mujer y han encontrado por fin, estos machistas radicales, el modo: subyugarla y privarla de su propia autonomía y capacidad de decisión mientras está embarazada. Lo siguiente será mantener esto durante el resto de su vida (disculpa perfecta: va a ser madre por el resto de su vida y hay que proteger a su hijo) y lo siguiente será hacerlo ya desde que nazca, pues por ser hembra tiene la facultad de poder ser madre en algún momento de su vida y hay que prepararla para ello y defender a ese "no nacido" ya desde antes de ser concebido. Pronto vendrá Gallardón a hablar de los derechos de los "no concebidos" y en EEUU (tan evolucionados ellos, hay que jod-erse) hasta les pondrán abogado y procurador. Una aberración, de momento incipiente, que puede llegar a constituir un auténtico fascismo contra las mujeres y que hay que parar ya.

Doble-rasero, no creo que el estrés que le han provocado a esta pobre mujer le haga ningún bien a ese feto. Y desde luego quedarse sin trabajo justo antes de dar a luz tampoco es que vaya a contribuir a que ese bebé cuando nazca se críe en un buen ambiente. Su madre estará agobiada y sin recursos y, siendo EEUU, probablemente sin seguro médico. Suerte tendrá de no quedarse sin casa. Y todo por evitar algo que ni siquiera saben si estaba ocurriendo. Han dado por hecho que era un drogadicta cuando quizás esto ya era parte de su pasado. Le han destrozado la vida a esa mujer y, por extensión, a su bebé por un "por si acaso". Y son los mismos fundamentalistas que te obligan a tener un hijo aún sabiendo que nacerá con graves malformaciones que le provocarán gran dolor y quizás hasta la muerte. ¿Por qué no evitan también esas "patologías, deformidades o dependencias que le afectaran toda la vida" permitiendo el aborto en esos casos? Por lo mismo que han internado a esta pobre mujer: fundamentalismo ideológico y prepotencia de creerse los guardianes de la fé y no respetar a las demás personas. Y esto lo hacen con la más inmoral e inhumana de las excusas: utilizando a un pobre bebé en contra de su madre.

Lo que realmente significan estas leyes es que con el pretexto de la protección de un feto se está creando una nueva clase de servidumbre: la de la mujer gestante. En un retroceso a regímenes que creíamos haber dejado atrás, se aliena de su cuerpo a las embarazadas convirtiéndolas en meras servidoras del feto. Su libertad, su salud e incluso su vida pasan a segundo término. Con cada vez más desvergüenza van cayendo las caretas para desnudar la verdad que es que las mujeres siguen siendo un instrumento para la reproducción sin mayores derechos.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Tenemos diferentes puntos de vista, distintas edades, diversos perfiles. Somos un grupo de periodistas, especialistas y colaboradores coordinado por Ricardo de Querol y Ana Alfageme.

Libros

EL POSMACHO DESCONCERTADO

EL POSMACHO DESCONCERTADO

Ricardo de Querol

“Como quien dice, acabamos de salir de la cueva. No se borran de un plumazo milenios de reparto rígido de papeles, de trogloditas que salían de caza mientras ellas recolectaban y cuidaban de niños y ancianos, de bravos guerreros y abnegadas esposas, de amas de casa confinadas al hogar y hombres que acaparan toda la vida pública, de burkas de todo tipo, de dotes, de pruebas del pañuelo”. Las reflexiones del autor sobre la relación entre los sexos en el siglo XXI publicadas en el blog Mujeres, recopiladas en un libro electrónico. Puedes comprarlo en Amazon y en Google

Enlaces

Especial 8-M Día de la Mujer 2014

El mundo de la cultura se moviliza por el derecho a elegir de la mujer

Viaje a Polonia, el país del aborto clandestino

El 'femicrime', tendencia al alza en la novela negra

Las científicas y técnicas cobran un 30% menos que ellos

La nueva mujer china: "No somos muñecas sumisas"

"Los altos cargos se reparten en noches de copas mientras ellas lavan niños"

Sin igualdad no hay hermanos

Los museos las prefieren monas

Sexismo a golpe de WhatsApp

Las 'primaveras' recortan los derechos de las mujeres árabes

De maltratador en maltratador

¿Quieres atajar la malnutrición? Haz que las mujeres vivan mejor

Sexo débil, por Santiago Roncagliolo

Las saudíes desafían la prohibición de conducir

No soy madre porque no quiero

Las reinas de las colinas de Bamenda, por Lola Huete

Radiografía del posfeminismo

Testosterona SA

"Han hecho sufrir demasiado tiempo a Beatriz"

Amina: sola frente a los radicales

El poder que se escapa a la mujer

Nancy Huston: "El feminismo más puritano nunca ha sabido qué hacer con la coquetería"

Recuerdo para San Valentín: no todos eligen a su pareja

Alemania, ¿un país de machos?

8.000 mujeres se ofrecen como consejeras

La policía, el segundo terror para las violadas indias

Sabrina, Rosario, Iris... 43 asesinadas por sus parejas

La lección de la niña Malala, por Ángeles Espinosa

Cámaras, acción... ¡velo! El regreso del hiyab a la televisión egipcia

Cenicientas con medalla

El mundo en sus manos: Gennet, la primera sordociega con título universitario

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal