Mujeres

Mujeres

Este espacio nace para contar los cambios que está aportando la mujer a un mundo en transformación, para detectar desigualdades y para albergar debates bajo esta premisa clave: una sociedad desarrollada y libre no puede funcionar si no permite idénticas oportunidades a la mitad de la población.
Hombres y mujeres sois bienvenidos.

Mujeres fuertes incluso debajo del 'burqa'

Por: | 11 de octubre de 2013

Patienteston2e
De nuevo una película iraní aborda el tema de la mujer. Una vez más, el director recurre a Afganistán como escenario. No faltan el tópico burqa, los talibanes, un clérigo e incluso la ocasional batalla callejera de trasfondo. Pero se trata sólo de un escenario porque el asunto no es ni Kabul, ni la guerra. Tampoco la protagonista de La piedra de la paciencia es la habitual mujer subyugada e impotente del estereotipo, sino una mujer fuerte; a pesar de todas las limitaciones sociales y religiosas no se amilana por la adversidad y escribe su propia historia. Una buena lección tanto para quienes imponen el velo como para quienes creen que este imprime carácter.

Son los hombres a quienes el director Atiq Rahimi presenta como débiles. No importa que tengan las armas o el turbante. El marido que ha quedado en coma tras una reyerta es el mejor reflejo de la impotencia. Es también el pretexto para que la mujer se enzarce en un revelador diálogo en forma de monólogo. No es una contradicción. Ella le habla con el deseo de que le escuche, algo imposible cuando él estaba completamente vivo, pero con la esperanza de que en realidad no le oiga porque va a contarle la verdad y la verdad sería imposible de afrontar por ambos en otras circunstancias. Se dirige a él, aunque en el fondo no espera respuesta.

"Por una vez, me estás escuchando”, le dice. Qué remedio. Reducido a la inmovilidad absoluta, se convierte en esa piedra de la paciencia (singué sabur) a la que, según la mitología persa, uno puede contar todos sus secretos para liberarse de su peso. Hasta que se rompe.

Así conocemos su historia; la historia de una mujer sin nombre, como tantas otras (ninguno de los personajes de la película tiene nombre). Casada por sus padres cuando era joven con un hombre mayor que no le presta más atención que la necesaria para procrear. Y ni eso. Ella no parece guardarle rencor, tan amorosamente cuida de su cuerpo inerte. ¿O sí? Porque en varios momentos tiene la tentación de abandonarle a su suerte.

No es por venganza. Su venganza se ha consumado mucho antes, cuando ha parido dos hijas que no son suyas porque es estéril, algo que ni él ni su familia hubieran admitido nunca. Antes la hubieran matado a ella. O repudiado, que viene a ser lo mismo. Porque en las sociedades patriarcales como la que refleja la película, que usan la religión y los valores como argumento para someter a la mujer, una esposa repudiada por su marido, no vale nada. Es peor que estar muerta. Ella lo sabe y actúa para evitarlo.

Es el primer paso de una liberación que sólo acabará con la muerte del marido.

Patientestone3
Bajo la aparente simplicidad del relato, La piedra de la paciencia también soslaya el maniqueísmo. No es una historia de buenos (las mujeres) y malos (los hombres). Ahí está esa suegra que monta guardia la noche de bodas para asegurarse de la virginidad de la novia, o que abandona a ésta con el marido en coma ante el avance de la línea de frente. O la historia paralela de la tía condenada a la prostitución por negarse a ser esclava. También hay mujeres cómplices de esa sociedad construida sobre la segregación y la desigualdad. Incluso hombres víctimas, aunque no lo parezcan tanto, como el miliciano tartamudo.

La verdad siempre es compleja y Rahimi, que basa la película en su propia novela, logra transmitir esa complejidad de una forma sencilla, sin aspavientos; gracias en buena medida a la expresividad del rostro de Golshifteh Farahani. La actriz fue premiada en el Festival de Gijón por ese papel de una mujer afgana que representa a todas aquellas (y aquellos) a quienes los sistemas patriarcales quisieran silenciar. Incluso cuando no se usa un burqa para cubrir sus cuerpos.

 

Hay 6 Comentarios

Los directores de cine iraníes tienen un talento especial para transmitir su mensaje a pesar de no gozar de la tan deseada libertad de expresión. Cada uno de los films de origen iraní nos ha gratificado profundamente, por su calidad y calidez humana, hasta su sabiduría que avanza sobria, casi escueta, en sus films. Gracias a Angeles Espinosa por hacernos conocer a estas mujeres con las que nos solidarizamos.

¿De verdad que la perdida del marido en una sociedad patriarcal donde las mujeres tienen que casarse con un hombre y tener cuántos más hijos mejor es el primer paso hacia la liberación?


Esta tarde he visto la película Inch' Allah (transcripción en francés de "Si Dios quiere"), ganadora del Festival de Berlín, del Prix Jutra y del Festival de Phoenix en 2013.


Dicha película está ambientada en Palestina, país musulmán. Una de las mujeres protagonistas pierde a su marido (es condenado a 25 años de cárcel) y pierde a su hijo durante el parto (soldados israelíes le niegan la entrada al hospital). Tal es el repudio de la sociedad palestina que decide acabar con su vida matando vestida de explosivos.


En sociedades tan patriarcales como la musulmana o la gitana, la perdida del hombre a temprana edad puede ser el primer paso a la condena. Incluso en nuestra sociedad todavía no está normalizada la imagen de madre soltera o viuda joven. Es como ser huérfano o hijo de progenitores divorciados hace 20 años.


Hace unas décadas, en el Reino de España, había mujeres que guardaban luto durante toda la vida. Y esto no significaba vestirse de negro hasta las bragas, sino dejar de asistir al cine, festejos, ferias, bailes, celebraciones, actos sociales. Ni siquiera se pintaban las uñas y rechazaban cualquier nueva relación amorosa por guardar fidelidad a su esposo muerto.

Enhorabuena a Ángeles Espinosa por saber obviar los tópicos y explicar de forma clara la situación de tantas personas en circunstancias indeseables. Sean las mujeres sometidas por la religión, los usos y costumbres de sus países, o por ideas trasnochadas, o bien sean los hombres que se aprovechan de sas circunstancias para arrogarse determinados poderes sobre ellas. Y si como dice el encabezado de este blog "es un espacio para compartir noticias y puntos de vista sobre una revolución silenciosa", desde luego Espinosa no se calla, con gran suerte para nosotros. Gracias.

http://nelygarcia.wordpress.com El que salgan a la luz, las atrocidades conque someten a las mujeres en esas culturas, puede servir para que ellas, tomen conciencia de su situación y luchen por el cambio.

Muy buena película que nos ofrece interesantes reflexiones.

Muy interesante. Yo creo que toca el tema de que las discriminaciones, entre ellas el machismo, perjudican a todos, tanto a los discriminados como a los supuestos privilegiados. Ahora que se ha suavizado un poco, puede que sea algo menos evidente, pero hace años no era raro ver hombres que tras enviudar, caían en los infiernos con graves consecuencias también para sus hijos: no eran capaces de arreglárselas por sí mismos, así que solían caer en manos de mujeres indeseables. También está el caso de las mujeres machistas, que abundan: privilegian (supuestamente) al varón para buscar la forma de manipular. Esos privilegios consisten básicamente en hacerlos dependientes. Así se aclara una cosa muy importante: esto no es una guerrra de sexos, sino un mecanismo de control social mediante la fragmentación: el que se cree que está en una situación de privilegio es capaz de aguantar todo por mantenerla, incluso si es totalmente ilusoria.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Tenemos diferentes puntos de vista, distintas edades, diversos perfiles. Somos un grupo de periodistas, especialistas y colaboradores coordinado por Ricardo de Querol y Ana Alfageme.

Libros

EL POSMACHO DESCONCERTADO

EL POSMACHO DESCONCERTADO

Ricardo de Querol

“Como quien dice, acabamos de salir de la cueva. No se borran de un plumazo milenios de reparto rígido de papeles, de trogloditas que salían de caza mientras ellas recolectaban y cuidaban de niños y ancianos, de bravos guerreros y abnegadas esposas, de amas de casa confinadas al hogar y hombres que acaparan toda la vida pública, de burkas de todo tipo, de dotes, de pruebas del pañuelo”. Las reflexiones del autor sobre la relación entre los sexos en el siglo XXI publicadas en el blog Mujeres, recopiladas en un libro electrónico. Puedes comprarlo en Amazon y en Google

Enlaces

Especial 8-M Día de la Mujer 2014

El mundo de la cultura se moviliza por el derecho a elegir de la mujer

Viaje a Polonia, el país del aborto clandestino

El 'femicrime', tendencia al alza en la novela negra

Las científicas y técnicas cobran un 30% menos que ellos

La nueva mujer china: "No somos muñecas sumisas"

"Los altos cargos se reparten en noches de copas mientras ellas lavan niños"

Sin igualdad no hay hermanos

Los museos las prefieren monas

Sexismo a golpe de WhatsApp

Las 'primaveras' recortan los derechos de las mujeres árabes

De maltratador en maltratador

¿Quieres atajar la malnutrición? Haz que las mujeres vivan mejor

Sexo débil, por Santiago Roncagliolo

Las saudíes desafían la prohibición de conducir

No soy madre porque no quiero

Las reinas de las colinas de Bamenda, por Lola Huete

Radiografía del posfeminismo

Testosterona SA

"Han hecho sufrir demasiado tiempo a Beatriz"

Amina: sola frente a los radicales

El poder que se escapa a la mujer

Nancy Huston: "El feminismo más puritano nunca ha sabido qué hacer con la coquetería"

Recuerdo para San Valentín: no todos eligen a su pareja

Alemania, ¿un país de machos?

8.000 mujeres se ofrecen como consejeras

La policía, el segundo terror para las violadas indias

Sabrina, Rosario, Iris... 43 asesinadas por sus parejas

La lección de la niña Malala, por Ángeles Espinosa

Cámaras, acción... ¡velo! El regreso del hiyab a la televisión egipcia

Cenicientas con medalla

El mundo en sus manos: Gennet, la primera sordociega con título universitario

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal