Ir a Planeta Futuro
Mujeres

Sexismo en la barra de Google

Por: | 22 de octubre de 2013

Mujeres"Hay que poner a las mujeres...en su sitio". Lo que sigue a los tres puntos es la búsqueda sugerida de Google. Y no es que la herramienta sea machista, sino los que la usan, porque el buscador hace sus propuestas en función de los temas más consultados. Hay muchos más ejemplos: "Las mujeres no pueden...conducir", "las mujeres tienen que... estar en casa". UN Women, la agencia de las Naciones Unidas que se ocupa de los derechos de las mujeres, ha reflejado en una campaña la discriminación del mundo real a través del digital.

Las imágenes para denunciar el sexismo que existe todavía en el mundo muestran a cuatro mujeres de diferentes etnias con la boca tapada por la barra del buscador con frases que muchos creen que han quedado en el pasado, aunque la realidad es que no es así. Puede que opiniones como "las mujeres no deben tener derechos" o "tienen que saber donde está su lugar" parezcan muy lejanas en el tiempo, o que cada vez haya menos personas que se atrevan a decirlas en público, pero el buscador no miente y la memoria digital es muy larga.

El creativo de la campaña es Christopher Hunt, del estudio Ogilvy & Mather Dubai. La mayoría de las búsquedas se realizaron en ese país, pero también se llevaron a cabo en ciudades occidentales, donde se produjeron más o menos los mismos resultados.Los carteles especifican que Google hizo estas propuestas el 9 de marzo de 2013.

El experimento de resultados desalentadores muestra solo frases en inglés, pero al teclear en español en Google lo que se encuentra no es mucho mejor. Solo hay que probar a escribir "las mujeres deben..." y algunos de los primeros resultados serán "ser sumisas" y "usar velo". Pero si se rebusca aún puede haber un hilo de esperanza porque en la barra también se cuelan opciones como "las mujeres deberían trabajar". Lástima que haya que poner el condicional para encontrar una frase que llame a la igualdad.

¿Qué pasa si cambiamos el género femenino por el masculino? Las propuestas sugeridas son curiosas, pero no discriminatorias. "Los hombres deben tomar ácido fólico" es la primera opción. El buscador también tira de tópicos y detecta como una de las frases más tecleadas "Los hombres no pueden hacer dos cosas a la vez".

No es la primera prueba de que el sexismo existe en la red. El estudio llevado a cabo por el Gobierno vasco en 2012 titulado La desigualdad de género y sexismo en las redes sociales reflejaba tras varias charlas con adolescentes y jóvenes vascos "la humillación que suponen los comentarios despectivos sobre el cuerpo femenino en las redes sociales" y concluía que "las chicas se exponen más y tienen más riesgo de agresiones virtuales".

El Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación creó hace tres años una herramienta para eliminar el lenguaje sexista en Internet. El analizador fue diseñado especialmente para organismos e instituciones y muchos de ellos lo adptaron, como por ejemplo el Ayuntamiento de Sevilla. Basta con adjuntar un documento y la herramienta examina según unos parámetros preestablecidos si existe vocabulario discriminatorio. Aunque la mejor forma de aliminar el sexismo es borrarlo de la mente del que lo escribió o del que teclea una búsqueda en Google.

Hay 47 Comentarios

Muy cierto lo que dices León Riente lástima que algunos estén sesgados por la farsa del feminismo y no quieren ver la realidad.

Ola Eu Yo, :)

Peor o mejor, más o menos grave no lo sé. Yo lo llamaría más bien irónico. Pero bueno ¿es la pretensión del patriarcado no? No solo tenemos que estar en un segundo plano,en la esfera de lo privado, si no mantener ese status. Me hace gracia cuando aluden al feminismo como la causa del "choque entre sexos" (ya me da la risa floja solo mentando la expresión), claaaaro, "ahora salís de casa y pasa lo que pasa". ¿No será que no están dispuestos a cedernos nuestro espacio y nuestro sitio propio en la esfera y espacio públicos? Creo que me quedó todo un poco abstracto, pero no sé decirlo de otra forma ahora mismo. Saludos ;)

Vanessa:

Aportar ideas está muy bien si esas ideas son interesantes, lo que no está bien es tratar de argumentar, con argumentos pseudointelectuales, para que no sólo no avance la lucha por la igualdad sino incluso buscar el retroceso, que las mujeres vuelvan a su papel tradicional, que es tanto como decir que todo debe seguir "como siempre".

Pero esto no sólo se refiere a varones que tienen dicha actitud sino también a mujeres, que es, creo yo, aun más grave.

Es curioso como ante cada articulo al respecto del machismo, patriarcado, desigualdad,... Surgen siempre un monton de comentarios de hombres bien agraviados, o bien dispuestos a decirnos a las mujeres como debemos ejercer el feminismo o cuan perjudicial nos resulta. Yo lo llamo el momento "no sin mi pene", pues caballeros ninguna mujer o cualquier otro colectivo no privilegiado no necesita de su beneplácito para reclamar su espacio y lugar. El rollito salvador, la condescendencia o el mansplanning es una muestra más del sexismo y el patriarcado. Hay que leer un poquito mas sobre empoderamiento, sobre los roles de género,... Y es rematadamente gracioso, por decir algo, cuando se alude a los origenes siniestros del feminismo, y a la manipulacion de las minorías. Cómo no? Detrás de todo siempre aparece el hombre blanco occidental, otro momento "no sin mi pene". Y de paso ya borramos a la Beauvior, la Kollontai, la Woolf,... El feminismo no es ningún extremo surgido en base a otro, el feminismo esta formado por un cuerpo de saberes, teorias, estudios,... Saludos.

Lejos de dar poder a la mujer, el feminismo ha asexuado a muchas. Las ha privado de un rol seguro y honrado y las redujo a objetos sexuales y trabajadoras reemplazables.

Las mujeres deben ser egoístas.
“La liberación y el marxismo han surgido”. La holgazanería ahora significa, “tiempo para ti misma, pasarlo sola, o quizás con una amiga pero definitivamente sin esposo ni hijos… Incontables artículos predican el nuevo evangelio feminista, que gratificarte a ti misma es una parte importante de ser una mujer saludable y bien adaptada”.

El sexo no esta reservado para el amor y el casamiento. Las revistas como Glamour y Cosmopolitan alientan a las jóvenes a, “ponerla en la primera cita”, “mirar abiertamente a los hombres y ser una atleta en la cama”.

No hay discusión sobre el casamiento y la familia. Ese tipo de mujeres no pueden confiar lo suficiente en un hombre como para entregarse al amor.

La autorealización yace en el éxito laboral y no en un esposo o una familia.
“La recompensa social de tener un trabajo son esenciales para el propio densito de dignidad y auto estima”. De hecho, “la mayoría de los trabajos son profundamente ordinarios”, (No digo que las mujeres no puedan tener trabajos, solo que no deberían dejar que eso interfiera en tener una familia si lo desean).

Entonces muchas mujeres son esquizofrenicas mientras tratan de reconciliar sus instintos naturales con las constantes ordenes de hacer lo contrario. La ruina destrucción de familias y personas desequilibradas abundan por doquier.

Cada faceta de los medios masivos (películas, TV, revistas, música, comerciales, noticias) son usadas para adoctrinamiento y control social con la meta final de esclavizar.

En orden a destruir la familia, los medios convencieron a las mujeres que no podían confiar en el contrato heterosexual.

Myrna Blyth editora en jefe de Ladies Home Journal desde 1981 hasta 2002. En su libro “Spin Sisters” (2004) dijo que los medios le vendieron a la mujer,
“una carrera en exactamente la misma forma que la Ama de casa feliz fue vendida... a sus madres”.

Los hombres ya no son confiables. Usando la Lifetime Network como un ejemplo, Blyth concluye,
“todos los hombres son,

ratas despiadadas
monstruos abusivos
cucarachas deshonestas
todos eso junto.

Las mujeres por otra parte fueron... inexorables heroínas que triunfaron a pesar de los cavernícolas... que querían mantenerlas en su lugar”.

Las mujeres son victimas por virtud de su propio sexo. Blyth dice que los medios envían,
“un mensaje claro y fuerte. Porque somos mujeres, somos victimas en nuestras propias vidas privadas, en el trabajo, en sociedad como un todo”.

Entonces la mujer debe tener un sentido de injusticia, derecho y rebelión. La misma táctica fue usada para manipular Judíos, Negros, trabajadores y gays (ver articulo “Victim as Moral Zombie”).

Realmente el feminismo es un burdo marxismo de saldo, que busca criminalizar al varón blanco, heterosexual y de clase trabajadora en beneficio de lobbies que pretenden representar a minorías y cuyos dirigentes lobistas tratan, y muchas veces consiguen, que este varón blanco, heterosexual y trabajador les sufrague su carrera profesional como lobbistas. Para esto las femidoctas, a su vez incrustadas en departamentos universitarios dedicados a los autodenominados Gender Studies, se inventan relatos de supuestas discriminaciones que, tras un análisis serio y no tan ideologizado, resultan ser falsas. Los únicos beneficiados por toda esta falsedad son los empresarios (que obtienen abundante mano de obra procedente de mujeres que creen estos relatos y obedecen las consignas ocultas o explícitas en ellos) y los propios lobbistas, que se forjan una carrera profesional excepcionalmente remunerada como lobbistas.

-
Todo lo demás son patrañas.

El argumento que utilizan algunos hombres para negar la desigualdad de género es que los hombres también sufren algún tipo de discriminación de género, como la homofobia, la xenofobia o la exclusión social. Y en el caso que nos concierne en este artículo es que el buscador también tiene adjetivos perjudiciales para los hombres.


El hecho de que los hombres sufran el machismo por parte de sus iguales no excluye que el colectivo femenino sea el principal afectado de una cultura patriarcal que sobre todo valora y apodera a los hombres blancos, heterosexuales, ricos, fuertes, valientes y atractivos.


El objetivo de la equidad que propugna el feminismo no es el café para todo el mundo (desigualdad para todas y todos), sino alcanzar una sociedad igualitaria y libre en base a relaciones saludables, equitativas y democráticas.

Google es sólo un reflejo de lo que la gene usa...

La vida no está quieta, sino que evoluciona de continuo cada día, dejando muy atrás el concepto medieval de la mujer tapada.
El abuso tiene sus raíces en las épocas del pasado por los asaltos de gentes indefensas.
Donde las mujeres eran avasalladas mayormente, con absoluta impunidad y alevosía.
Por eso el ocultarles la cara y el cuerpo.
De las miradas depredadoras, y muchas veces de los señores feudales del lugar, o del recato clerical.
Que también.
Que eran males mayores, cuando el varón de la familia o los varones familiares se oponían, también recibían lo suyo, si protestaban.
Claro que cosas así no se olvidan fácilmente, ni a lo largo de generaciones, ni tampoco el celo legal, por el que se podían encontrar en condenas.
Ojo con el credo mal encarado.
Si se quitaban el velo, y hasta hace poco en nuestras iglesias como signo de recato.
Hoy en la necesidad y el trabajo, la realidad nos obliga a dejar de lado tanta arbitrariedad añeja.
Sabiéndonos todo el mundo en paridad de derechos y de deberes, lo que importa es ejercer.
Como personas.
Se sea hombre, o se sea mujer.

Un ejemplo de sexismo hacia los hombres que sí podria valer... es cuando un hombrepierde un puesto porque un porcentaje debe ser del x% de mujeres... cosas como esas... no como la de las cárceles etc...

En la Biblia, en el Antiguo Testamento, el machismo se desborda por todas partes, lo inunda todo. De hecho, para quien conozca de verdad la Biblia y no se haya limitado a conocer lo que le enseñaron en la educación básica o en el bachillerato, sobre todo en tiempos pasados, pero incluso ahora, tiene que sorprenderse al conocer las atrocidades contenidas en ese libro-conjunto de libros. En la Biblia están todos los fundamentos de la ideología patriarcal más rancia.


¿Qué mujer que conozca la Biblia de primera mano y no "suavizada" o edulcorada puede estar conforme si tiene un mínimo de dignidad? Y también qué hombre medianamente inteligente puede hacerlo, habría que preguntarse. Y todo ello, no sólo por el burdo patriarcado que se manifiesta sino también por las leyes en general allí establecidas (Ley Mosaica) y otras cosas.

Perdón, he olvidado que también hay mujeres policías patrullando por las calles, que hay mujeres en las bases militares de Afganistán, que el porcentaje de ocupación de hombres y mujeres es el mismo en España según el Instituto Nacional de Estadística, que hay doctoras y enfermeras que nos salvan la vida cada día, que hay arquitectas que nos hacen las ciudades más bonitas. En resumen, las mujeres son necesarias y cada vez más en nuestra sociedad.

Aunque bien pensado, por esta regla de tres, también existe discriminación contra los católicos; porque al ateo no se les exige ir a misa (que, para empezar, no suele ir a la iglesia porque ésta es cosa destinada a religiosos), pagar tributo alguno ni pueden ser excomulgados.

Me explico: el oficial de la mili está discriminando al hombre. Por tanto, es machismo contra el hombre.

Por cierto: si un oficial de la mili te exige ser valiente o temerario y te arresta si no lo haces como él quiere, eso es sexismo; porque a la mujer (que, para empezar, no suele ir a la mili porque ésta es cosa destinada a hombres) no se le exige eso, o no se le suele exigir. Por tanto, es un abuso por razón de sexo, un abuso del que la mujer queda excluida por lo general. ¿Ya está más claro el concepto?

He olvidado decir que los políticos que legislan leyes injustas son hombres, que los generales que inician guerras son hombres, que los empresarios que no invierten en materia de seguridad son hombres, que los criminales que dan palizas en la calle son hombres, que los jueces son hombres y que los pederastas son hombres. Si bien no todos, pero sí la gran mayoría. El sexismo que denuncio no es el de la mujer contra el hombre, sino del sexismo que ejerce el hombre contra sus iguales, de la explotación del hombre por el hombre.

Sexismo es que por el mismo delito al hombre le cargen el doble de pena que a la mujer. Sexismo es que por ser hombre yo vaya a la mili de forma obligatoria y la mujer no. Sexismo es que yo, por ser hombre, vaya a la guerra y la mujer no. Sexismo es que a nadie le preocupe un comino las desgracias de los hombres. Que a nadie le importe que el mayor número de suicidios caiga del lado masculino, que a nadie le importe que los hombres sufran el 95% de los accidentes laborales graves y mortales; que a nadie le importe que la mayoría de los vagabundos sean hombres; que nadie le dé importancia ni publicidad al cáncer que sufren los hombres, cuando resulta que mueren más hombres que mujeres por esa enfermedad; que nadie se preocupe de los hombres que se están esclavizando hoy en el mundo; ni que la mayoría de los niños soldado sean varones. Sexismo es dar trabajo a las mujeres por ser mujeres (ley de cuotas). Sexismo es que a nadie le importe que el setenta por ciento de los interfectos por violencia callejera sean hombres. Sexismo es que si eres hombres acusado de asesinato tengas veintitantas veces más probabilidades de ser ejecutado por el estado que si eres mujeres (EE.UU). Sexismo es que si eres hombre maltratado por una mujer la ley no te proteja.
Creo que ha quedado claro lo que es seximo y lo que no lo es.

Pregunta interesante:
---
- En España, si el esposo agrede a la esposa es considerado "violencia de género" y castigado con una pena y rapidez infinitamente mayor que
- si es la esposa la que agrede al esposo, caso que es considerado violencia sin más, dado que las doctas del feminismo, o femidoctas, han dictaminado y cacareado que la llamada "violencia de género" no tiene lugar en este sentido ("violencia de género" es una mera construcción ideológica de las ideológas feministas, y su uso sin cuestionar implica aceptar acríticamente los sofismas feministas contenidos en los llamados Gender Studies)
---
¿esto es sexismo o simplemente discriminación por motivo de sexo y atentatoria contra los más elementales principios de la justicia?

"Los hombres sufren sexismo en el servicio militar, en las cárceles y en las guerras".


Sexismo es la discriminación de personas de un sexo por considerarlo inferior al otro.


- Un militar que sufre amenazas de un superior no es sexismo.

- Un prisionero que sufre abusos de otro prisionero no es sexismo.

- Un soldado que mata a otro soldado no es sexismo.


Una mujer, sea soldado o prisionera, que recibe amenazas y coacciones en base a su sexo por parte de un hombre sí es sexismo.


Creo que está claro lo que es sexismo y lo que no es.

Por supuesto que las balas no discriminan si eres hombre o mujer, pero como los hombres están más expuestos a ellas en las guerras, mueren por ellas muchísimos más que mujeres. A lo mejor a usted el hecho de que la probabilidad de morir por balas, bombas o torturas sea muchísimo mayor para el hombre que para la mujer, le parece algo sin importancia. Donde yo resido, nadie tiene más de una vida, por lo que suele ser lo más estimado que uno tiene. Quizá también piense usted que la mayor tasa de mortalidad del hombre por accidentes laborales no indica ningún sexismo. No sé, a lo mejor indica un privilegio para los hombres, quién sabe.
Y sí, claro que se hostigará a las mujeres en la mili, pero ese hostigamiento sobresale como sexismo porque no se tiene en cuenta ni lo más mínimo el hostigamiento que también sufren muchos hombres forzados a hacer la mili. Aquí parece que no se acuerda usted de que los acosos no son exclusivos a las mujeres; ni tampoco en las cárceles. El número de hombres que, por una u otra razón, se han visto sometidos a las más terribles experiencias en la mili o en la guerra, deja en mantillas al de las mujeres, por razones obvias. Pero como para usted el número de aberraciones que sufren los hombres no demuestra sexismo ni nada que quepa denunciar, pues dejamos la cosa en lo que usted quiera.

Las balas no discriminan entre hombre o mujer, afecta a todos por igual. Es decir, la guerra no es un mundo exclusivo de hombres. Además, la tasa de mortalidad no es un parámetro para cuantificar el sexismo.


En cambio, la carrera militar sí discrimina a las mujeres soldado, sometidas al acoso, hostigamiento, intimidaciones, amenazas y violaciones por parte de los militares masculinos.

Sí, vamos, que ahora va a resultar que ir al frente de guerra va a ser igual de peligroso que no ir. A ver si va a resultar que para proteger mejor a las mujeres de la guerra tienen que ir al frente. Lo que hay que oír. En la Segunda Guerra Mundial, contienda en la que más civiles encontraron la muerte, murieron aproximadamente el mismo número de civiles que de soldados, pero el porcentaje de soldados muertos alcanzó el 25%, mientras que el porcentaje de civiles no llegó, ni de lejos, al 5%. Seguramente, ni el 1%. Es decir, la probabilidad de morir para el soldado fue muchísimo más grande que para el civil; es decir, la mujer. Los mismos porcentajes deben utilizarse para calcular las torturas y calamidades que sufrió la población masculina y femenina.

"Los hombres sufren discriminación porque luchan en el campo de batalla mientras que las mujeres se quedan en casa".


1.- Existen mujeres en los ejércitos de Afganistán, Estados Unidos, China, Israel, España, etc. De igual manera que existen mujeres en guerrillas, como las FARC, ETA o Al Qaeda. Si escasean es por el machismo que impera en el campo militar.


2.- Las mujeres sufren igual o más las consecuencias de la guerra en la retaguardia: hambre, enfermedades y problemas de salud relacionados con la desnutrición y la falta de asistencia sanitaria, como abortos o muerte durante el parto, razias, bombardeos, exilio forzado, juicios sumarísimos, paseos, ejecuciones, violaciones, vejaciones y mutilaciones.


Es decir, la guerra no es un mundo exclusivo de hombres. En cambio, la carrera militar sí discrimina a las mujeres.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Tenemos diferentes puntos de vista, distintas edades, diversos perfiles. Somos un grupo de periodistas, especialistas y colaboradores coordinado por Isabel Valdés.

Libros

EL POSMACHO DESCONCERTADO

EL POSMACHO DESCONCERTADO

Ricardo de Querol

“Como quien dice, acabamos de salir de la cueva. No se borran de un plumazo milenios de reparto rígido de papeles, de trogloditas que salían de caza mientras ellas recolectaban y cuidaban de niños y ancianos, de bravos guerreros y abnegadas esposas, de amas de casa confinadas al hogar y hombres que acaparan toda la vida pública, de burkas de todo tipo, de dotes, de pruebas del pañuelo”. Las reflexiones del autor sobre la relación entre los sexos en el siglo XXI publicadas en el blog Mujeres, recopiladas en un libro electrónico. Puedes comprarlo en Amazon y en Google

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal