Ir a Planeta Futuro
Mujeres

Mujeres (y gatos) contra el feminismo

Por: | 19 de agosto de 2014

¿Qué puede dar más de sí en Internet que un gatito? ¿Y que una hoja en blanco? Podrían ser varias cosas. En este caso: la unión de ambos. El movimiento Women against feminism nació en julio del pasado año en Tumblr. Su objetivo es enseñar que existen mujeres en contra del movimiento feminista. Y las hay. Miles de fotos lo demuestran: gráficos, dibujos, memes, y sobre todo, selfies de mujeres con carteles explicando por qué no les hace falta el feminismo.

Era previsible que consiguiera adeptos, críticos, indiferentes… Y sátiras, cientos de sátiras. La más nueva es Confused cats against feminism. Apareció justo un año después también en la plataforma de microblogging -hace apenas un mes- y ya hay casi tres millones de entradas en Google que hacen referencia a esos cientos de gatitos confundidos por el antifeminismo femenino. Una espiral que se adentra un poco más en el absurdo que pulula por la Red y que convierte su contenido en una explosiva caja de Pandora.  

Gatosandwich

Ninguna crítica hacia el movimiento ha tenido tanto éxito como la felina, que, de forma explícita, ridiculiza las explicaciones de las nuevas antifeministas. Entradas como “No necesito el feminismo porque soy el guardián del lavabo” o “No necesito el feminismo. Necesito el pan que estás a punto de comerte. Solo yo decido si soy carnívoro”, son un ejemplo de lo que David Futrelle, el creador del Tumblr gatuno, piensa acerca de los argumentos de Women Against Feminism, que también están presentes en Facebook y Twitter.

Futrelle explica en la página que “los gatos necesitan un lugar donde publicar fotos de ellos mismos con carteles que denuncien el feminismo por variadas y extrañas razones que no se acercan ni de lejos a lo que es el feminismo”. La web es a su vez un proyecto de Hunted the mammoth, una delirante e incisiva página contra la misoginia.

El nuevo odio hacia las mujeres, online y más mediático que nunca –como casi todo-, es el resultado de una demonización histórica que el sistema patriarcal ha hecho de la figura feminista. “Se le enseña a la gente que el feminismo es algo que no es. No es mujer contra hombre”, explica Asunción Bernárdez, profesora en la Universidad Complutense de Madrid (Semiótica de los Medios de Masas, Teoría de la Información y Comunicación y Género), directora delInstituto de Investigaciones Feministas de esa universidad y coordinadora del programa de Doctorado en Estudios Feministas y de Género.

Para Bernárdez, el feminismo “es un movimiento de personas que luchan por la igualdad de derechos porque piensan que hombres y mujeres son iguales. No hay una supremacía de uno sobre otro”. Esa idea, germen de la lucha desde la Ilustración, pretende que las mujeres tengan la misma libertad de movimientos por el mundo, de expresión, de acceso a los recursos… “Nada que no tengan los hombres. Es el reconocimiento que se produce de una desigualdad factible”.

No tan factible para las miles de mujeres que han colgado sus razones en el microblog antifeminista: “No necesito el feminismo porque no soy una víctima”, “No necesito el feminismo porque nunca me han dicho que no pudiera estudiar entomología por ser mujer” o “No necesito el feminismo porque me gusta que los hombres me hagan cumplidos por mi cuerpo”.



“Ignorancia” es la palabra que usa Angustias Bertomeu, presidenta de e-mujeres, para explicar ese tipo de argumentos: “Es signo de un desconocimiento total de la historia, de quién es quién dentro de ella y de por qué hemos llegado a esta situación”. Bertomeu pronuncia enfáticamente la palabra “tremendo” al otro lado del teléfono cuando escucha las razones de algunos de los carteles. Le sorprende más que ninguna otra la del victimismo: “Desgraciadamente lo somos, y no nos gusta serlo. Pero es así. En la puerta contigua a tu casa o al otro lado del mundo, el sistema patriarcal nos pone en situaciones muy difíciles”.

No cobrar los mismos salarios, no tene el mismo acceso a los puestos de poder, la cifra (objetiva) de mujeres asesinadas por violencia de género… No abrir los ojos a esa realidad es, para Bertomeu, una “deslealtad hacia sus hermanas. Porque además, si ellas pueden votar, caminar libremente en muchos países, tener acceso a la educación… es gracias a muchas feministas que se dejaron la piel porque eso sucediera”.

El antifeminismo ha acompañado al feminismo desde que se constituyó como tal en el siglo XIX. “Siempre ha habido mujeres en contra porque entienden el feminismo de una forma que no se debe entender. De forma prejuiciosa, sin saber qué significa”, argumenta la profesora Asunción Bernárdez.

¿Hay alguna otra forma de explicar que las propias mujeres estén en contra de un movimiento que las defiende? Tal vez sea una cuestión generacional. Bernárdez expone que hoy hay muchas mujeres jóvenes que ya han sido educadas en la igualdad, “parte de las últimas generaciones pueden creer que existe una igualdad total y absoluta porque así han sido educadas”. La realidad es que no existe esa realidad. ¿Se mueven con la misma libertad hombres y mujeres a las 4 de la madrugada? ¿Sienten más miedo los padres por las hijas o por los hijos? ¿Se siente amenazado un hombre si se cruza con un grupo de mujeres en algún lugar desértico y oscuro?

Para Bernárdez, el movimiento feminista es profundamente empático: “Qué me pasa y qué le pasa a otra gente. En este sentido hay mujeres que nunca llegan al pensamiento feminista”. Como muchas personas no llegan nunca a pensar durante un segundo que, a cinco metros o a mil kilómetros de su cocina, existen millones de personas que no pueden comer, “porque nunca lo han necesitado para explicar su realidad”.  Que a algunas no les haga falta el feminismo como ancla para luchar es una suerte conquistada tenazmente a lo largo de decenas de años, perdiendo y ganando pequeñas y grandes batallas. Y sobre todo, repleta de nombres de mujer.

Hay 140 Comentarios

La tontería humana nunca dejará de sorprenderme.

Y mejor no hablemos ya de la "justicia feminista" en los divorcios, porque vamos, parece que los hombres no queremos a nuestros hijos.

Hace poco una amiga me decia que su marido tenía suerte porque ella se quedaba en casa con su nena recién nacida, y el se iba a trabajar. ¿Que clase de monstruos pensais que somos? ¿Creeis que nos gusta ir a trabajar en lugar de estar en casa con nuestros pequeños?

Pero claro, la baja de un hombre ya sabemos lo que dura... quizá si durara lo que la de la mujer no habría tanta discriminacion a la hora de contratar mujeres (que la hay).

Pero claro, tengo pene, solo digo tonterías, me gusta el futbol y partirme la cara con desconocidos.

Mi madre era feminista. De las que trabajaron en la época de franco, teniendo que poner el dinero a nombre de mi padre.

Eso no solo lo respeto, lo admiro. Ahora, que se este buscando actualmente el linchamiento al hombre, poniendo leyes asimétricas...

Si eres mujer, violencia hacia tu marido te cuesta 50 euros (probalbemente menos porque se rían de el en el juzgado) y si eres hombre, de entrada, vas al calabozo sin cotejar las historias. Esto es ridículo, y mientras no oiga a una de estas "feministas de palo" condenar esto, soy y seré antifeminista. Que conste que soy un tio normal, que jamas pondría una mano encima no solo a mi mujer, si no a cualquier otra, pero no voy a aceptar un linchamiento que no me merezco, solo porque tengo pene. Y si, estoy de acuerdo en que somos iguales, y deberíamos tener los mismos derechos. ¿Soy el enemigo? Patetico...

"si ellas pueden votar, caminar libremente en muchos países, tener acceso a la educación… es gracias a muchas feministas que se dejaron la piel porque eso sucediera". NO me parece bien que esta mujer atribuya el logro de muchas mujeres, a lo largo de la historia, al feminismo. Esas mujeres, eran simplemente personas luchando por los derechos de sus iguales: no eran feministas. Hay una diferencia. De un hombre que trata a las mujeres como lo que son: personas (ni blanco ni negro ni alto ni bajo ni hombre ni mujer: personas).

@Verónica: Efectivamente, se lee cada barbaridad… las tuyas, por ejemplo. Te lo explico:
1. A un hombre al que le dan un navajazo, le da igual si su agresor es un hombre o una mujer. Una víctima es una víctima independientemente del agresor. Y, desde luego, si miramos a las víctimas, quien más violencia sufre es el hombre. Muchos de ellos, hombres perfectamente pacíficos que han tenido la desgracia de estar en el lugar equivocado. Por cierto, cada vez que alguien dice “sociedad patriarcal” muere un gatito. Si sientes algo de compasión por esos dulces felinos, piensa bien si realmente es necesario recurrir a dicha expresión de dudosa utilidad y sentido.
2. Si crees que una jueza es garantía de que se tenga más en cuenta al padre en los divorcios, te equivocas. Es más, suelen ser peores. Cualquier abogado de familia podrá decírtelo. La separación de bienes es inútil cuando otorgan la custodia a la madre, igual que es inútil el uso privativo de una vivienda comprada por el hombre, por ejemplo, antes del matrimonio, cuando el usufructo de la vivienda se le da a los hijos hasta su independencia económica, pues ese es el truco del almendruco. Sabes poco del tema, por tanto, mejor cerrar la boca y parecerlo… Cuando hay hijos de por medio, no hay propiedad que valga. Interés del menor, lo llaman…
3. Si las mujeres eran tratadas como animales, los hombres eran tratados como estiércol, pues se esperaba de un hombre que muriese protegiendo a los suyos – su vida por tanto valía menos que la de su mujer - al tiempo que el hombre era responsable de los actos de su mujer. De tal modo, en no pocas sociedades, si la mujer cometía un delito, quien era castigado era el varón. Ya ves tú qué opresión.
4. ¿Que el feminismo expone los daños que el “patriarcado” (me has hecho matar otro gatito) hace al sexo masculino? No me hagas reír. Precisamente lo contrario. El feminismo huye de convertir al hombre en víctima como los gatos del agua. ¿No ves que precisamente en su estatus de víctima reside su poder? ¡Cómo va a compartirlo! De ningún modo… Tú misma utilizas sus herramientas. Ridiculizas el miedo de los hombres aludiendo que la amenaza es de otro hombre. ¡Como si eso fuese atenuante! El feminismo NO SOPORTA a los hombres hablando de sus sentimientos. Pues eso es lo que estamos haciendo aquí… ¿Y cómo lo llamas tú? Una barbaridad. Eso me recuerda una viñeta: Una pitonisa mira su bola de cristal. “Veo que dentro de tres meses se cumplirá el deseo de las mujeres y los hombres expresarán sus sentimientos. Cinco minutos después, ellas se habrán arrepentido”. Los únicos sentimientos que a las mujeres les interesan de los hombres son los sentimientos hacia ellas. Lo que me recuerda otra viñeta: Una pareja está hablando en un restaurante. Ella dice “no me gustan los hombres que hablan de deportes, de política, de literatura, de su trabajo, de su familia, de sus amigos, de sus hobbies, de pintura, de escultura, …”. El hombre responde: “Eso solo deja dos temas: La arquitectura y tú”. “Nada de arquitectura”, sentencia ella.

Cuando oigo a una feminista hablar de "igualdad" me rio desde que (cuando yo tenía 19 años) la presidenta local de MUJERES PROGRESISTAS (o algo así, de más de 40) me dijo: "Vosotros (los hombres), habeís mandado muchos siglos, ahora nos toca a nosotras". Yo me puse a reir, y mi compañera (la que orgullosa me habia llevado a la reunión) no tardo demasiado en darse de baja. En un pais cuya legislación sí que discrimina por razón de sexo, pero no a las mujeres, que feministas que no protestan contra la sinrazon de que el mismo acto sea judgado como falta si lo comete una mujer o delito si lo comete un hombre, deja a las claras que este movimiento no promulga la igualdad sino que, como me dijo la feminista hace años, "ahora les toca a ellas". Por aquella epoca otras leyes discriminaban a los hombres haciendonos prestar servicio (militar o civil) al estado... las feministas tampoco estaban allí pidiendo la igualdad o la derogación de esas leyes discriminatorias.
Más risotadas "igualitarias" feministas: ¿por qué el coito es siempre una violación?
http://witchwind.wordpress.com/2013/12/15/piv-is-always-rape-ok/

Cuando oigo a una feminista hablar de "igualdad" me rio desde que (cuando yo tenía 19 años) la presidenta local (o algo así, de más de 40) me dijo: "Vosotros (los hombres), habeís mandado muchos siglos, ahora nos toca a nosotras". Yo me puse a reir, y mi compañera (la que orgullosa me habia llevado a la reunión) no tardo demasiado en darse de baja. En un pais cuya legislación sí que discrimina por razón de sexo, pero no a las mujeres, que feministas que no protestan contra la sinrazon de que el mismo acto sea judgado como falta si lo comete una mujer o delito si lo comete un hombre, deja a las claras que este movimiento no promulga la igualdad sino que, como me dijo la feminista hace años, "ahora les toca a ellas". Por aquella epoca otras leyes discriminaban a los hombres haciendonos prestar servicio (militar o civil) al estado... las feministas tampoco estaban allí pidiendo la igualdad o la derogación de esas leyes discriminatorias.
Más risotadas "igualitarias" feministas: ¿por qué el coito es siempre una violación?
http://witchwind.wordpress.com/2013/12/15/piv-is-always-rape-ok/

De verdad, que se lee cada barbaridad por aquí....

1. Los hombres sienten miedo caminando solos por la calle a oscuras cuando? Cuando la amenaza es de otro HOMBRE, no de que una mujer los vaya a atacar. La mayoría de las muertes de hombres son a manos de otros hombres porque la sociedad patriarcal nos ha enseñado que un hombre sólo prueba su masculinidad con la violencia y así nos va.

2. En los divorcios es un juez el que decide quién se queda con qué, en su mayoría jueces hombres que piensan que criar a los hijos es una responsabilidad SÓLO femenina (para los que dicen que la sociedad patriarcal no hace daño a los hombres también). Para que la mujer no se quede con algo que el hombre posee en un 100% existe algo llamado separación de bienes.

3. Se llama feminismo porque lo empezaron mujeres, cansadas de ser tratadas como animales y oprimidas por los hombres (un poco de historia no viene mal).

4. Los y las feministas también están poniendo de manifiesto cómo la sociedad patriarcal hace daño al sexo masculino. Por favor, un poco de investigación antes de hablar sin datos. El movimiento feminista es el que está pidiendo que no se critique al hombre que expresa sus sentimientos, al hombre que no usa la violencia para expresar sus ideas, al hombre que quiere tener baja por paternidad para pasar tiempo con sus hijos, al hombre que decide ejercer una profesión como enfermería, tradicionalmente un oficio femenino.

Podría seguir, pero para los que no ven más allá de sus narices, esto es suficiente para reflexionar un poquito.

Lapenúltima oración no tiene sentido: " Que a algunas no les haga falta el feminismo como ancla para luchar es una suerte conquistada tenazmente a lo largo de decenas de años, perdiendo y ganando pequeñas y grandes batallas." Lo que es una suerte conquistada tenazmente a lo largo de años, perdiendo y ganando pequeñas y grandes batallas, es el feminismo como ancla para luchar. Otra cosa es que a algunas no les haga falta el feminismo como ancla para luchar, suerte conquistada tenazmente a lo largo de años, perdiendo y ganando pequeñas y grandes batallas. (Es absurdo que sea una suerte que algunas no les haga falta el feminismo como ancla para luchar... etcétera.)

Importa mucho la etapa social de la que venimos a nivel mundial, y a nivel europeo o nacional.
Y los enfoques de la religión, que siempre ha mirado a la mujer por encima del hombro, como una persona diferente al varón, con menos capacidad en una sociedad bastante encajonada por atrasos culturales.
Al menos así era antes.
Arrastrando toda una serie de tabúes desde la época medieval y de antes, cuando la necesidad de procrearse obligaba a la mujer como recipiente de la vida a tener que resguardarse para cuidar de los hijos y las hijas.
Siempre en riesgo, por hambrunas, por las guerras, las enfermedades o las epidemias.
Y de ahí al presente del mundo desarrollado, que aun viviendo en los mismos años, no van igual las vidas de las mujeres en occidente que en oriente, en el norte que en el sur del globo terráqueo.
Puntualizando que siendo las mujeres y los hombres personas iguales por su misma condición humana, la historia, los sofismas y la ignorancia amasada a lo largo de los siglos ha creado esas diferencias.
Que puestas a la luz de la cultura se deshacen como terrones de hielo ante la llama de una vela.
Y es desde ahí, desde donde se ha de empezar a hablar cuales son las mejores formas de afrontar el presente del ser humano, hombres o mujeres ante los diferentes grados de cultura.
Y de ignorancia.
Asumiendo los cambios solo cuando se dejan atrás las rémoras y los atrasos, y se pueden afrontar los derechos en igualdad desde el respeto que nos merecemos las personas, seamos hombres y mujeres.
Sin tabúes.
Con leyes hechas a la altura de las circunstancias por las que la civilización actual transita.
Dejando de lado el clásico mareo por la minifalda, o el escote, el biquini o los tacones.
Tanto en hombres como en mujeres ha de primar la educación y el respeto en sociedad.
Y la educación de pequeños y mayores.
Acudiendo al respeto que nos merecemos todo el mundo desde la legalidad vigente.
Censurando el delito y la homofobia contra la persona humana, ya sean las personas infantiles, o mayores o ancianas.
Iguales ante la ley y el decoro social por igual.
Es lo que parece.


El uso del lenguaje del feminismo radicalizado actual ya es, además de basarse en mentiras e interpretaciones falsas de la historia, es ofensivo con el hombre, en vez de buscar la igualdad. Lo que llaman sociedad "machista" o sociedad "patriarcal" en realidad deberían llamarlo sociedad "tradicional". En ese tipo de sociedad, que había que poner en su contexto social, cultural y económico (no es lo mismo nuestra sociedad industrializada y tecnológica que una que base la producción en la fuerza humana), los hombres tenían sus privilegios y obligaciones y las mujeres otros diferentes pero ni mejores ni peores. A los hombres les obligaban a ir a la guerra, a las mujeres, en general, se les trataba de proteger de los conflictos armados. La vida de una mujer se consideraba más valiosa que la de un hombre, por eso el hombre siempre tenía que salir del paso de cualquier conflicto violento, cualquier trabajo pesado y peligroso etc. mientras la mujer aguardaba en casa. De hecho, esas sociedades tradicionalistas muchas veces se llamaban matriarcados porque las mujeres, en su papel de amas de casa eran las que tomaban las decisiones familiares y las que partían el bacalao. Las feministas radicalizadas ahora nos quieren hacer creer que la vida de los hombres era color de rosa y las mujeres una pobres desgraciadas cuando eso no era así.

¿Como es posible decir que el feminismo es la igualdad si ni siquiera admite una sola critica en contrario? Y de las mujeres claro

Yo hace 30 años en España o ahora mismo en Arabia Saudí o Palestina sería feminista. Hoy en día el feminismo se ha radicalizado de tal forma que es hostil hacia el hombre. Hay mucho ejemplos. Uno muy claro es la Ley contra la Violencia de Género que establece diferentes sanciones y diferentes medidas de protección en función de si has nacido con pene o con vagina. O mejor dicho, en función de si el agresor tiene pene o vagina. Eso no es igualdad se mire por donde se mire. Las feministas si de verdad buscasen igualdad pedirían la abolición de esa ley.

Divorciaros y veréis lo que es el feminismo. La palabra que tendría que usarse es igualdad. Ni feminismo ni machismo. IGUALDAD

@mariano: ¿Y por qué no pediste tú la jornada reducida? ¿Si la hubieses pedido también habrían pensado que has sentado la cabeza? ¿Crees que a tí no te hubiesen despedido por reducir la jornada?

Es mas que evidente como la gran mayoría NO sabe meterse en el lugar de los demás y mira tan solo a lo suyo y no estando dispuesto a que a alguien pueda ser reconocida alguna ayuda o en caso de que ya se cumpla un delito o una injusticia se puedan poner agravantes o compensaciones... los egocéntricos y avariciosos ricos ya han sido la causa de esta crisis económica a ver si ahora los que no tienen pasta deban agravar también las cosas y favorecer todavía mas la desigualdad.

Ojalá piensen los mismo las autoridades españolas. Aún recuerdo al pobre cristo valenciano condenado por violencia machista cuando su delito fue el de echarse un pedo. Tenemos que frenar la judicialización de los vínculos: http://cort.as/Fmfm No queremos caer por miedo a falsas denuncias en la soledad. Joan "Pipa", quizás el último pastor catalán trashumante, contó en un documental de su familiar también pastor que vivió feliz 101 años durmiendo en los mismos lugares que sus ovejas y que nunca "montó mujer". El secreto de la felicidad sería no desear tantas cosas como vivía la gente de antes más en contacto con la naturaleza.

feminismo.

(Del lat. femĭna, mujer, hembra, e -ismo).


1. m. Doctrina social favorable a la mujer, a quien concede capacidad y derechos reservados antes a los hombres.

2. m. Movimiento que exige para las mujeres iguales derechos que para los hombres.

Soy hombre y me considero feminista.
A MPV, a mi mujer la echaron del curro por ser madre y reducirse la jornda, derecho también conseguido por la derecha ¿no?. A mi, por el contrario, convertirme en padre suposo para mis jefes que había asentado la cabeza. A mi mujer le preguntan cuando busca trabajo si es madre, a mi en la vida me han preguntado si tengo hijos.

Iba a escribir algo, pero Kostas ya lo hizo por mí. No quito ni una coma, y le pido permiso para compartir su comentario en mi Facebook dándole crédito.

Para Ana: ¿Tú realmente crees que si el empresario en lugar de ser hombre, es una mujer, se va a alegrar mucho cuando su empleada se quede embarazada? ¿Cuando llegue a la entrevista y le diga que quiere tener hijos, la empresaria se va a alegrar y a incentivar a su posible empleada a quedarse embarazada?, seguro que sí, porque en realidad somos los hombres los que somos malos malísimos, las mujeres empresarias no miran por su empresa y sus beneficios, sino porque el mundo sea "chachi piruli" y las mujeres se dediquen a lo que les de la gana aunque ellas tengan que seguir pagándoles. El día en que os deis cuenta de que aquí la guerra no es entre hombres contra mujeres, sino entre ricos (hombres o mujeres) y pobres (hombres o mujeres) despertareis y veréis como el feminismo no es más que otro invento del Sistema para enfrentar a quienes deberían luchar juntos.

Al hilo de todo esto, y solo con el ánimo de aportar algo al debate, recomiendo, para las feministas y las antifeministas, que vean los videos (desgraciadamente en inglés, casi ninguno subtitulado) de la activista LGTB Karen Straughan. Cabeza visible de movimiento anti-feminista (ella misma se declara asi). Y oye, hay cosas que dice que son muy muy interesantes y que el propio movimiento feminista debería analizar y reactualizar su contenido (y sobre todo sus formas) si quiere de verdad atraer a las mujeres jóvenes.

El feminismo de hace un siglo anhelaba la igualdad ante la ley, de oportunidades, trato... buscaba la no discriminación por razones de sexo. Este era un fin noble. El feminismo del sXXI se puede resumir en dos palabras "discriminación positiva". No busca la igualdad ante la ley, buscan la discriminación por razones de sexo pero a la inversa que hace un siglo. Buscan venganza. Consiguieron que un insulto, una amenaza, una incitación a la violencia o la propia violencia tuvieran diferente responsablidad ante la ley dependiendo del sexo del agresor. Llegará el día en el que nos avergonzaremos de las leyes sexistas del SXIX (en contra de la mujer) y del SXXI (en contra del hombre).

@Tinejo: Puntualizo tu comentario. “Piden el protagonismo que el varón ha tenido (…) PERO SIN PAGAR EL ENORME PRECIO QUE EL VARÓN HA PAGADO”. El hombre (muy pocos de ellos, la mayoría de ellos casados, por cierto) ocupará los puestos protagonistas pero, indiscutiblemente, las cloacas de la sociedad pertenecen, igualmente, al hombre. La base de la pirámide sobre la que se alzan esos hombres que dices está sustentada en su práctica totalidad por una cantidad mucho más grande de hombres. Y sus cadáveres.

@Alex, lo de los sueldos un 25% más bajo en un mismo puesto es tan increíble y tan insultante... que es mentira. Dime tú qué empresario contrataría a un trabajador si pudiera contar con otro de baratillo.

@Tinejo. El feminismo no sabe de lógica de primer orden. El hecho de que la mayoría de la gente en el poder hayan sido hombres no conlleva que los hombres tengamos el poder. No somos una clase. No somos un partido. Como las mujeres, la práctica totalidad de los hombres de la historia, han vivido oprimidos, maltratados, sin representación política y trabajando como esclavos toda su vida. Dime que eso es poder.

Se puede ser mujer y no feminista? Por supuesto. Tiene alguna lógica arremeter desde la feminidad contra otros sujetos del mismo género que únicamente piden el protagonismo que el varón ha tenido casi de manera totalitaria en el mundo occidental los últimos dos milenios? No mucha. Divide y vencerás.

http://casaquerida.com/2014/08/19/disquisiciones-veraniegas-ii/

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Tenemos diferentes puntos de vista, distintas edades, diversos perfiles. Somos un grupo de periodistas, especialistas y colaboradores coordinado por Isabel Valdés.

Libros

EL POSMACHO DESCONCERTADO

EL POSMACHO DESCONCERTADO

Ricardo de Querol

“Como quien dice, acabamos de salir de la cueva. No se borran de un plumazo milenios de reparto rígido de papeles, de trogloditas que salían de caza mientras ellas recolectaban y cuidaban de niños y ancianos, de bravos guerreros y abnegadas esposas, de amas de casa confinadas al hogar y hombres que acaparan toda la vida pública, de burkas de todo tipo, de dotes, de pruebas del pañuelo”. Las reflexiones del autor sobre la relación entre los sexos en el siglo XXI publicadas en el blog Mujeres, recopiladas en un libro electrónico. Puedes comprarlo en Amazon y en Google

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal