Una noche en el WOMAD

Por: | 13 de noviembre de 2010

 

Hanggai 
Estoy tecleando desde una terraza frente al mar en la playa de Las Canteras. 24 grados de temperatura y sol en pleno noviembre. Un lujazo de los que no tienen precio. A unos 500 metros de aquí, en el parque de Santa Catalina se celebra desde el jueves la XVI edición del WOMAD de Las Palmas de Gran Canaria. Para el que no lo sepa, Womad viene de World Of Music, Arts and Dance. Y se define como un festival que pretende celebrar las muchas formas de músicas, bailes y artes que existen en el mundo.

 

Es una especie de franquicia con sedes en 27 países. Hay Womads desde Nueva Zelanda hasta Finlandia. Una propuesta se inició en Gran Bretaña en 1982, de la mano de Peter Gabriel, apóstol de eso que se ha dado en llamar músicas del mundo.

A estas alturas lo más interesante de conceptos como fusión o multiculturalidad es que no son pacíficos. Mucha gente los considera una especie de colonialismo cultural. Llevar a occidente un toque de inofensivo exotismo del tercer mundo. Para otros es apertura de miras. Abrir a los aficionados a la música popular de la parte rica del globo, siempre tan anglocéntrica, estilos que de otra manera serían prisioneros de su poca capacidad económica para la promoción. 

Sea lo que sea, se trata de una propuesta tan amplia que da la sensación de que eres incapaz de abarcar sus matices. Por ejemplo, ayer una de las estrellas era Amparo Sánchez: está en todas estas cosas, no se salta ni un acontecimiento que huela a fusión. Si es étnico, aparece. Se supone que la gente que programa estos certámenes posee criterio y visión global.  Entonces, algo tiene que tener, pero qué es, se me escapa. Si  Amparanoia era algo así como la música perfecta para un botellón, su estilo actual se ha despojado de ese componente transgresor (transgresor de chichinabo,vale, pero transgresor al fin y al cabo: si la policía te pilla bebiendo en la calle te pone un multazo) y se ha convertido en una cantante de crucero.  Uno se la puede imaginar perfectamente en la sala de baile del transatlántico Reina de los siete mares haciendo las delicias de los jubilados alemanes con sus “esas palmas” y sus “¡venga, ahora conmigo: guaiai, iai, ia!”. Es un cliché en movimiento y sus presuntas conexiones con la música africana son de la profundidad del Waka, waka.

Hanggai
 
Y después está el otro extremo: Hanggai. Siete chinos de origen mongol vestidos con trajes tradicionales que parecen saldos del rodaje de 55 días en pekin, montándola parda con batería, bajo, guitarras eléctricas e instrumentos tradicionales de cuerda, que parecen básicos (cajas de madera con dos cuerdas), pero que suenan como un cañón. Entre ellos, algo llamado violín de cabeza de caballo que toca un tipo que al mismo tiempo usa esa técnica vocal de canto gutural, conocida como canto difónico, y que aquí nos remite irremediablemente al Death metal noruego. 
Lo suyo es una cosa impresionante. Si el spaguetti western se hubiera inventado en las estepas de Mongolia y Ok corral hubera estado en Ulan Bator, el country sería esto. El country en sentido amplio, de las bandas sonoras de Morriconne a Johnny Cash y Waylon Jennings. Pero hay más. Temas que serían perfectos para interpretarlos con los colegas y una jarra de cerveza de leche de camella en el Oktoberfest mongol; un par de canciones en los que parecían la mezcla de Cocteau Twins y Metallica (lo juro) y hasta un par de momentitos sonrojantes en los que hicieron baladitas de escena de besos en una película de chinos ¿se me entiende, no?

Fue una hora divertidísima. Pero, y ya estamos otra vez con el rollo de la música étnica, tanta mezcla parece un poco demasiado. Quizás me equivoque, y sobre todo quiero recomendar la experiencia de su directo a todo el mundo, pero a veces parece que su música es un poco como lo de Dover , una aproximación de dos mundos que en algún momento es tan tópica como lo del tipo con la cabra, la escalera y la trompeta.

Bako
 
En el extremo opuesto está el caso de Bako Dagnon, una griot de Malí. Lo suyo es de una pureza, un respeto y una calidad incuestionables. África por los cuatro costados. Una tradición que se remonta siete siglos. Bardos, bibliotecas en movimiento que recopilan todo lo que vino antes que ellos. Es fantástico, tan auténtico que hay que ser un estudioso para apreciarlo entero.

Seu-Jorge-and-Almaz 
Y entonces ¿qué? ¿no hay término medio. Pues sí, ayer lo hubo y se llamó Seu Jorge y Almaz.  Su propuesta es rock brasileño. Tiene lo mejor de ambos mundos. El vigor rockero incuestionable y esa habilidad innata para la melodía que es el santo y seña de Brasil. Puede tocar un tema de Sergio mendes y otro de Kraftwerk y ambos suenan igual de suyos. Puede convertir a Bowie en tropicalista y el tropicalismo en AC/DC. Puede y lo hace. Y fue colosal.

Hay 7 Comentarios

Errata corregida, gracias, Alex.

Para ser "crítico musical" no tienes ni idea: se dice "canto DIFÓNICO", amigo....

Te pagan por cubrir el WOMAD en LPGC y sólo hablas de 4 grupos??? Flojo, flojito... Vale que Amparanoia es como mínimo previsible, pero es que leyendo tu crítica(?) deduzco que ni fuiste... En fin les dejo un enlace con el programa para que vean lo poquito que trabajó este hombre el viernes (http://mas.laprovincia.es/especiales/womad/programa)... y lo que se están perdiendo durante todo el finde (http://www.womadlaspalmasgc.es/index.php?option=com_k2&view=itemlist&layout=category&Itemid=27) ;-)

Claro que es un lujazo estar en Gran Canaria con motivo del Wodman, sobre todo para los godos que vienen en busca de Sol y de noches festivas, claro que todo hay que criticarlo negativamente, sino te gusta una actuaíón vas a otra o te das una vuelta por los miles de puestos que hay, o te haces un Tatu y esperas otras atracciones, para hacer un reportaje así se hubieran ahorrado el dinero de quien les envia para deshacernos de unas de nuestras costumbres por estas fechas y para decir que cantan mal el waka y no como sahakira si hubiera dinero se trae a shakira y si no pues sol y playa que desde donde tu vienes hace un frio polar.

Comparto muchas cosas con el articulista. A mi lo de Amparo Sanchez, sinceramente, tampoco lo entiendo. Sus canciones van de mal en peor, no tenían atractivo alguno. Qué cansino. Como dice, ni siquiera tiene ya ese tono de transgresión aunque fuera tan naif. Los chinos-mongoles de Hanggai sí me gustaron mucho, por divertidos, por el aire de esas baladas que comentas, por los juegos vocales tan característicos. Todo un descubrimiento.
En general, el Womad acaba cayéndome pesado. Se hace un batiburrillo de músicas que al final no son representativas de ningún lugar. Más bien mezclas muy personales de algunos grupos. Demasiado olor a 'porro' (lo siento, insoportable), venta de cosas muy caras, tanto comida como artículos de lo más diversos, y bueno, otras que son más cuestiones propias, pero es que lo del perroflautismo, no es lo mio.
Pero bueno, sí, un intento de ser simpáticos que requiere que tengas unas copas de más para soportar.

Es normal que no entendieras el concepto de amparanoia porque estabas demasiado atento a tu propia paranoia, yo estuve y pasé un buen rato bailando, por lo que no estoy de acuerdo con esas cosas que dices.

A los chinos esos los entendiste mejor, me hubiera gustado estar pero no pude por un tema de horarios.

En cualquier caso me gusta este blog, tiene un nombre muy apropiado.

Un saludo.

Desde luego que es un todo un lujo... tanto la temperatura, como esa playa, como esas terrazas y por supuesto, el WOMAD. Para aquellos que desean disfrutar de la diversidad, salirse de lo convencional sin entrar en el absurdo o el mal gusto, y todo ello en un ambiente deliciosamente jovial y alternativo es una RECOMENDACIÓN absoluta.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Muro de sonido

Sobre el blog

Conciertos, festivales y discos. Auges y caídas. Y, con suerte, sexo, drogas y alguna televisión a través de la ventana de un hotel. Casi todo sobre el pop, el rock y sus aledaños, diseccionado por los especialistas de música de EL PAÍS.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal