¿Cada vez menos Esperanza en el jazz?

Por: | 17 de febrero de 2011

Esperanza 2

Permítanme el juego de palabras con el nombre de Esperanza Spalding que, aunque fácil, está bien traído. Y es que hace un par de días le dieron a Esperanza el Grammy al “artista revelación”, para desgracia del imberbe (a muchos niveles) Justin Bieber, el cual, por popularidad, esperaba recibir dicho galardón. No ocurría algo parecido desde que se lo dieran a Natalie Cole en 1976, y muchos (la comunidad jazzística en particular) lo han tomado como un auténtico triunfo musical. También es cierto que los Grammys que se otorgan en la categoría de jazz suelen ser lamentables, y que buscar música en dicho certamen es como buscar sushi en un buffet libre oriental: seguro que hay, pero no te va a apetecer comértelo.

Un premio como ese –más promocional que otra cosa– le garantiza a uno millones de miradas sobre él, algo completamente inédito para un músico de jazz (aunque Spalding ya había conseguido mucha atención a cuenta de su música fusionada, el apoyo de Oprah y sus célebres actuaciones para Obama). Todavía hoy, el jazzman de a pie suele tener que diluir un dedo de jazz con tres o cuatro de otra cosa, lo que sea, para pasar por el aro del gran público. No es culpa de éste, por cierto, sino de los productores y sellos que aún creen que lo mejor para vender música es tratar a la gente como a idiotas.

Esperanza 3

Esperanza Spalding es contrabajista, cantante y, presuntamente, superestrella en ciernes. Su carrera en el jazz ha sido tan meteórica como cuestionable. Es artista del sello Heads Up (propiedad de Concord), centrado en la fusión, y hasta el momento ha publicado tres álbumes. En un afán supuestamente multicultural, y con aparentes aspiraciones comerciales, ha ido inclinándose hacia una música dócil, sencilla y digerible para el gran público que alcanzó su máxima expresión en su segundo disco, “Esperanza”. Con coros heredados del africanismo amable de Richard Bona, aires pop y arreglos inexplicables (¿qué sentido tiene traducir al español "Body And Soul" para cantarlo de manera forzada y delirante con un tremendo acento?) Spalding puso su faceta de contrabajista por detrás de una capacidad como cantante discreta y un tanto empalagosa. Cosas del guión, supongo.

En agosto de 2010, Spalding publicó “Chamber Music Society”, un disco irregular en el que intentaba mezclar jazz y música de cámara, alejándose de la línea de su anterior álbum sin llegar a renunciar por completo a ciertas concesiones comerciales. Un buen trabajo que afianzaba aún más la idea de que el jazz no parece un objetivo en su carrera, sino una circunstancia e incluso, simplemente, una herramienta más. Esa puede ser la clave del futuro de Esperanza, convertirse en una gran estrella de la música negra y tener el jazz como un aderezo, no como un hilo conductor. Parece que el genial rapero Q-Tip va a producir su próximo disco, un dato que suena más estimulante que el conjunto de la carrera en solitario de Esperanza Spalding hasta el momento.

Esperanza 4

La verdad es que es una buena instrumentista, eso no se puede negar. Imparte clases en la prestigiosa Berklee y Joe Lovano la convocó para sus US Five, lo que le aporta la seriedad jazzística que le restan sus aventuras como líder. Es buena, sí, tan buena como muchísimos otros; pero, como contrabajista de jazz, está aún muy lejos de las primeras posiciones. Otra cosa es que en directo se maneja bien (y no es nada fácil cantar y tocar el contrabajo) y que su puesta en escena suele resultar atractiva. Y, por supuesto, está “lo otro”.

Spalding tiene algo que, hoy en día, vale más que la mejor música o el directo más impresionante: imagen. Es joven, mona, de sonrisa contagiosa y tiene el plus exótico de tener rasgos afroamericanos, pero sin exagerar. Suena fatal ¿verdad? Pues así es como funciona este negocio. El mundo de la música sigue impregnado de ese machismo y racismo que tan bien disimula con discriminación positiva, pero discriminación al fin y al cabo (pregúntenle si no a Sharon Jones, que declaró en su momento “Siempre me dijeron que era demasiado baja, negra y gorda para triunfar en la música”). El quid de la cuestión con Esperanza Spalding es su talento y su proyección musical, lo demás es circunstancial porque ella, y todo el mundo, tiene derecho a ser valorada por su trabajo, que no es poco. Lamentablemente, en pop o en rock está más asumido ese culto a la imagen, pero el jazz presume de cierta superioridad intelectual que, muchas veces, no tiene. Y ya va siendo hora de superar ciertas cosas.

Esperanza 1

Dicho esto, para un mundo tan necesitado de atención pública como el jazz, es innegable que la popularidad de Spalding es positiva, siempre y cuando siga manteniendo una relación estrecha con ésta música. Lo último que necesitamos es otra estrella que envíe un mensaje distorsionado de la escena real del jazz, un género que ya tiene en su historia varios músicos geniales que colisionaron con la fama y el dinero, en perjuicio de la música y de sus propios talentos. Me vienen a la cabeza Nat King Cole o George Benson, dos posibles salvadores del jazz en sus respectivas épocas que, para cuando encontraron el éxito masivo, habían mostrado mucho más de lo que hasta ahora ha ofrecido Esperanza. Por otro lado, el nombre de la joven contrabajista inspira, al menos, un voto de confianza. Tal vez el futuro nos dé un gran nombre del jazz, genial y terriblemente exitoso. Estaría bien conseguir esa conjunción, para variar.

Hay 13 Comentarios

Puff, no se por donde coger el post! De verdad que me parece lamentable y me explico:
Tuve la ocasión de verla en directo, es ahí donde se ve de que está hecho cada uno. ¿Qué es un producto comercial??? Ja!

Lo que más risa me ha dado es la crítica de Body and Soul. Un tema tantas veces versionado. Es por ello que darle un aire fresco no es más que un acierto, porque está bien hecho así de simple. El cambio de compás y cantarlo en español le da un toque de atrevimiento con gusto además de personalidad.

Hombre, si todo lo que no sea Charlie Parker o Bud Powell es jazz comercial... eso significa poco conocimiento del origen de esta música (dicho con todo el respeto). Esto es experimentación no música clásica...

En fin, ahí queda eso.

Esperanza es de hecho una revelación del jazz, con mucho talento.

Rafa, con que no es jazz, ¿no serás tú el de Sigüenza? Como se entere Wynton te regala la trompeta :-)

Joder Caye, muy buena la broma de las chicas esas que me has recomendado. Las escuché y son realmente asombrosas. No es que no sea jazz, es que no es ni música...
O lo decías en serio? Porque entonces eres uno de esos individuos que piensan que "vanguardista" quiere decir hacer algo realmente insoportable para ver la cara de desconcierto del personal...
Que aproveche, yo prefiero disfrutar de los sentidos y me quedo con Esperanza, que me los estimula todos ;-)

Je, je, no se me ocurre nada peor a día de hoy a que te alabe Herbie Hancock. Y si quieres saber nombres de chicas que de verdad están en el cogollo de la vanguardia de lo que se cuece ahora mismo en el jazz, que las hay y de aupa, apunta estos: Mary Halvorson, Ingrid Laubrock, Kris Davis.

Hombre, que se lo den a Stanley Clarke en lugar de a Vijay Iyer no es precisamente indicativo de que se premie a quien se lo merezca. Hay músicos tremendamente buenos (Ken Vandermark, por poner un ejemplo) que no tienen un grammy, (ni falta que le hace, por cierto, porque es un fenómeno). Y no lo tienen, no porque no lo merezcan, sino porque están a años luz, en lo que a calidad musical se refiere, de las nominaciones que se contemplan en este tipo de eventos mediáticos, que, a mi entender, no tienen ninguna credibilidad...

"los productores y sellos que aún creen que lo mejor para vender música es tratar a la gente como a idiotas". No es cuestión de creer o no creer. Es una certeza empírica más que contrastada, a estas alturas. Lo extraño e inexplicable sería creer lo contrario.

A pesar de estar de acuerdo con la mayoría de lo comentado por el autor, realmente Esperanza Spalding es una gran artista. Joven, talentosa, la profesora más jóven en la historia de Berklee College of Music en Boston. Sus proyectos colaborativos y como solista han sido excelentes. Lo que nos debe sorprender es precisamente que le hayan dado el premio a alguien que se lo merece.

A mi no me parece que este artículo le falte el respeto, no se. Yo creo que cuestiona más el criterio de los premios y de la prensa a la hora de promocionar a un artista...
Yo la he visto en directo y creo que no lo hace mal y seguramente tenga una gran carrera por delante. Eso sí, me pregunto si, con un look diferente, acapararía tanta atención....

me parece que es una buena artista.. no entiendo porque e estan siendo un poco duros con ella porque le dieron un grammy

Realmente penoso este articulo. Esperanza es una fuerza de la naturaleza, una fuente de pura música. Calificarla de comercialera solo descalifica al que lo dice.
Alabada por gigantes como Metheny y Hancock...
Su presencia en las últimas grabaciones del grupo de Joe Lovano (Bird songs y Folk art) demuestran el tremendo nivel de esta de esta joven y guapisima mujer. Está en el mismisimo cogollo de la vanguardia del jazz actual.
Basta con escuchar.
Un respeto, por favor.

Estoy de acuerdo en casi todo, pero cuando dices que "También es cierto que los Grammys que se otorgan en la categoría de jazz suelen ser lamentables" ¿acaso Cucho Valdés, quien ha ganado los Grammys en 5 ocasiones se puede definir como "lamentable"?

Coincido contigo en que sus trabajos discográficos tienden cada vez más a lo comercialero pero la vi en directo, donde un músico de verdad se revela o se hunde, y se me despejaron muchas dudas.

También es verdad que su carrera es joven como ella y que está en un punto en que se puede malograr por todos esos condicionantes que comentas. Ya veremos.

¿qué sentido tiene traducir al español "Body And Soul"? Pues no se de quién salio la idea pero ella habla español así que tampoco me parece tan descabellado.

Voto de confianza esperando que no se la próxima Cole o Benson como dices.

Estas cosas no le pasan a Kim Clarke y no será por que no toca las cuatro cuerdas como nadie http://www.allaboutjazz.com/php/musician.php?id=2094

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Muro de sonido

Sobre el blog

Conciertos, festivales y discos. Auges y caídas. Y, con suerte, sexo, drogas y alguna televisión a través de la ventana de un hotel. Casi todo sobre el pop, el rock y sus aledaños, diseccionado por los especialistas de música de EL PAÍS.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal