Cuadernos de Jazz versión 2.1

Por: | 02 de febrero de 2011

No leas, descarga

Uno nunca sabe si el jazz está de moda o de capa caída. Su presencia en los medios siempre es engañosa y resulta difícil discernir si convive con las últimas tendencias o si permanece en una madriguera cultural apartada de la abarrotada autopista del ocio popular.

La prensa y una cierta animosidad por parte del público hacen que se le tenga el respeto que se tiene a un profesor: se reconoce su valía, se le tiene como a una eminencia, pero no es alguien con quien te irías de fin de semana. Mirando las agendas culturales no cabe duda de que se programa mucho jazz por todo el país, es decir, que se invierte dinero público en él. Un vistazo más profundo a esas agendas revelan que, aunque hay jazz en directo en cantidades generosas, se programa sin rumbo, dirigido por responsables que no saben lo que hacen más allá de imitar al vecino de enfrente o acercarse de forma becerril a lo que, supuestamente, garantice un cierto éxito comercial y una buena cobertura mediática.

El aficionado al jazz (que existe, no os quepa duda) es una minoría en nuestro país mucho más que en otros. En España nunca hemos tenido una gran tradición jazzística y estamos varias décadas por detrás de la mayor parte de países europeos en casi todo lo relativo a esta música. Lo único de lo que podemos alardear es de dos o tres festivales importantes (más históricos que trascendentes a nivel musical), de algunos músicos internacionales y de la revista Cuadernos de Jazz, una publicación especializada con más de veinte años a su espalda que hace unas semana anunció el cierre de su edición en papel.

Portadas 115,16,17

Es lo normal dados los tiempos que corren, y tampoco es cuestión de rasgarse las vestiduras, pero el hecho es que esto nos deja sin la edición física del buque insignia de la crítica de jazz en España. Cuadernos de Jazz redefinió la crítica en nuestro país, diseñó e impulsó una nueva forma de entender el jazz desde la especialización, siendo didáctica y erudita a partes iguales. Hubo épocas en que su nómina de colaboradores era imbatible, llegando a ser comparable en calidad de contenidos a publicaciones extranjeras de referencia como Downbeat (USA), Jazz Magazine (Francia) o Jazzwise (UK).

Su primer número, publicado en 1990, llevaba a Pat Metheny en portada y contenía, entre otros textos, un relato de Antonio Muñoz Molina y un artículo sobre Helen Merrill firmado por el desaparecido Federico González, crítico histórico del diario El País. En el último, publicado en noviembre de 2010, entrevistaban a grandes nombres de la actualidad como Vijay Iyer, John Hollenbeck y el supergrupo TriEZ, la última (y acertada) apuesta de Universal por el jazz español. Entre uno y otro, veinte años de historia.

Hay que aclarar que Cuadernos de Jazz no cierra, sólo se transforma. Hace casi dos años que la revista actualiza casi a diario su página Web, en donde se pueden encontrar gran parte de los contenidos de la revista además de muchos otros exclusivos de la edición online. Por otro lado, Raúl Mao, director y fundador de la revista, nos informa de que están a punto de estrenar un apartado de hemeroteca en el que los internautas podrán acceder, por lo pronto, a los primeros 50 números de la revista, agotados desde hace años. Además, la mayor parte de contenidos de la edición física seguirán publicándose regularmente en la Web, afianzando la sensación de “punto y aparte” que deja la ausencia de la revista en los quioscos.

Portadas

Es el signo de los tiempos, no cabe duda. Todo está cambiando y la permanencia de las ediciones en papel es una incógnita para cualquier publicación, no digamos las más especializadas, que poco a poco se extinguen o se repliegan en las posibilidades de la red. Sin embargo, el cierre de una cabecera tan emblemática como Cuadernos de Jazz nos lleva de nuevo a una pregunta que la sociedad debería hacerse cada día: ¿queremos un mundo sin revistas, sin periódicos o libros? Casi todos los consumidores de estos formatos afirman convencidos que eso no ocurrirá, que siempre habrá un pequeño reducto cultural donde satisfacer las filias por la publicación tradicional de papel y olor a tinta, aunque eso es más un anhelo que una previsión.

La cuestión es que esto no se puede detener. Las publicaciones seguirán refugiándose día a día en Internet, confiando en poder navegar con solvencia en un mar tan grande y tan revuelto. Seguirá habiendo desapariciones y nacimientos, forcejeos para no perder lo conquistado durante décadas y para construir nuevos modelos más adecuados para el nuevo mundo. Discusiones sobre lo que es cultura y lo que es industria; sobre lo que merece ser subvencionado y lo que queremos consumir realmente.

Y, mientras, seguimos en transición. Con un pasado y mil futuros posibles. Veremos.

Hay 23 Comentarios

Muy buena entrada. Inquieta la situación.

Creo que tú confundes, interesadamente o no, tus filias y fobias personales en cuanto a gusto musical, con la dicriminación positiva que merecerian cualquiera de los músicos de mi lista y que no se da, no, en absoluto, en la inmensa mayoría de las programaciones españolas. Mis comentarios, pobre de mí, son sólo comentarios y no suponen la discriminación positiva que en Europa se da y que en España aún, por complejos varios, falta tiempo y trecho que recorrer para que se dé.

Tradición jazzísitica, sin duda, mucho menor en España que en Francia, por supuesto. Nivel creativo y vigor productivo, a día de hoy, muy similares. Y no lo digo yo, importantes músicos franceses lo comentan con vehemencia.

De acuerdo en que la visión de un periodista es muy diferente que la de quienes trabajamos a pié de escenario conociendo la realidad del día a día de los músicos nacionales. El intercambio de pareceres ha estado muy bien pero es tan diferente la naturaleza de lo datos que unos y otros manejamos que poco más se puede decir.

Parece que los músicos vuelven a ver la necesidad de organizarse y trabajar en común para mejorar su situación y eso será positivo. Serán tildados, una vez más, de corporativistas, pero ellos saben que en Europa la unión de los músicos ha hecho su fuerza sabedores que de lo contrario sólo funcionan los pocos mediáticos que se comían todo el pastel. Envidiemos de Europa todo lo que hay que envidiar, y no critiquemos a nuestros músicos cuando tan sólo intentan funcionar como aquéllos.

En España están en condiciones para salir a un escenario central de un Festival de Jazz como el de Madrid, San Sebastián o Barcelona más de 50 músicos y no sólo Chano, Perico o Jorge (Pardo). Pero este país es así. Y vaya por delante que los tres artistas citados me parecen tres grandes, muy grandes, y merecen todo lo bueno que les pueda pasar profesionalmente.

Gracias a todos, también por mi parte. Salud, jazz y música, toda, en general.

Creo que confundes, intencionadamente o no, discriminación positiva con diferencias de nivel y de tradición jazzísitica en nuestro país. Es un camino largo y estamos en ello, pero nos falta un buen trecho.


Respeto tu decisión de mantenerte en el anonimato, tus motivos tendrás. Si te pedía tu contacto era completamente de buena fe, confiando en que pudiese ayudas a algunos músicos. Si lo tienes cubierto, por mí perfecto.


Discriminación positiva también hay aquí, prueba de ello son la mayor parte de tus comentarios. No me parece mal siempre que sea con músicos competentes.


En cualquier caso, dada tu posición y la mía, en diferentes lados de la profesión, no creo que la discusión tenga futuro, ni sentido.


Una vez más, gracias a todos por vuestros comentarios y un saludo.

Estimado Yahvé:

Insisto en que reduces y simplificas al decir que sólo podemos alardear de algunos músicos de proyección internacional. Hay muchos grandes músicos españoles que sin conseguir presentar su trabajo allende nuestras fronteras con regularidad están desarrollando una carrera muy sólida.

La escena española tiene que envidiar a algunas escenas europeas algo que tú precisamente denostas: la dicriminación positiva. En Francia, y ése dato bien que lo omites, una de las claves del sostenimiento de cierta mayor dignidad para la profesión, viene de la discriminación positiva que el "producto" francés tiene en los festivales más masivos.

Mi contacto, estate seguro, lo tienen un buen número de los músicos citados en la lista.

Amamos el jazz, sin duda, pero antes que ello respetamos y apoyamos a los músicos y creémos que la mejora de sus condiciones de trabajo pasa por un reconocimiento libre de prejuicios estilísticos, mucho más integrador y universal, sin complejos y sin apriorismos.

Querido JazzIn, una pequeña aclaración para que no confundas una cosa: cuando hablo de "algunos músicos internacionales", me refiero a músicos españoles de proyección internacional. Como puedes comprender, sería imposible referirse como un valor "nuestro" a músicos extranjeros activos en nuestro país.


Por lo demás, no tengo más que añadir. Si realmente crees que la escena jazzística española es similar a la francesa, italiana o noruega, por decir algunas, está claro que no estamos en la misma página.


Si investigas un poco por ahí verás tanto mi apoyo como mis críticas a la situación del jazz en España, asunto sobre el que he investigado y escrito mucho. De hecho, te adjunto una columna en la que denuncio, precisamente, la desagradable tendencia de discriminar a músicos nacionales:
http://undiamasundiscomas.blogspot.com/2010/07/discriminacion-o-control-de-calidad-3.html


Siento que este artículo provoque comentarios tan enfrentados, quiero creer que es porque todos amáis esta música.


Por último, JazzIn, dado que comentas que eres gestor musical, me gustaría, si no te importa, que me des tu contacto para pasárselo a unos cuantos músicos amigos (todos ellos citados en tu lista), que están deseando conseguir más actuaciones al año de las que tienen.


Gracias por adelantado y un saludo a todos.

Y una cosa más:

Lo que le hace flaco favor al jazz, y a quienes en España lo practican, es ese análiis tan injusto y reducconista que ahí se lée en torno a que sólo podemos alardear de algunos festvales (y sólo merece la pena uno de ellos, por lo que se ve), la revista Cuadernos de Jazz (cuya desaparición en papel es una nefasta noticia, por cierto) y "ALGUNOS MUSICOS INTERNACiONALES". Afirmar éso, sin temblarle el pulso, es lo que da razones al "enemigo", a aquellos programadores acomplejados que sólo contratan en los festivales a los pocos músicos mediáticos que en nuestro país hay y ningunean al resto de la profesión prefiriendo contratar a cualquier músico cuyo apellido suene exótico, toque lo que toque. Eso es hacer el caldo gordo a esa mentalidad tan snob.

Precisamente el hecho de que en circunstancias adversas se sigan editando la cantidad de discos de jazz que se editan en España es un indicador claro. Y más en plena crisis del formato Cd. Y má cuando las discográficas, en efecto, están más conservadoras que nunca.

Podemos alardear, y mucho, de un tejido creativo maduro y pujante que merece un reconocimiento, lo primero, y un repunte estructural, segundo, que le permita tender a una mayor profesionalizaciónm, qué duda cabe. Afirmar que en Europa atan los perros con longaniza y que en España no nos enteramos es además de demostrablemente falso una actitud tan injusta como lesiva para las legitimas aspiraciones de mejora en sus condiciones de los músicos nacionales. Aqui nadie está "jugando" a decir que todo es maravilloso; aquí a lo que nos negamos a jugar muchos es a la pose snob de denostar por denostar.

Naima:

Ni una sola falsedad en lo que dgo, queda patente que no te relacionas en el día a día con músicos españoles y europeos.

Nadie ha dicho ni dirá que la situación es maravillosa, es ma bien penosa, en efecto. Tengo muchos más datos que tú, como ex-músico y ahora gestor musical, para saber los cachets exactos y hasta la situación exacta de contratación que ofrecen los clubs nacionales y muchos de los europeos. Intenta documentarte y verás que en Inglaterra es de risa pensar que hay el número de clubs que decía el amigo Gutierrez y que en los que hay las condiciones de contratación son igual de impresentables o más que en la media de los clubs españoles. Pero te faltan muchos datos para discutir con rigor, esto da igual.

El tema era y es que este articulista lo mezcla todo interesadamente. Lo que afirmo y es un DATO es que a pesar de las malas condiciones laborales el jazz nacional CREATIVAMENTE, ARTISTICAMENTE, goza de una salud de hierro, salud envidiable que demuestra PRECISAMENTE dadas las malas condiciones que se dan.

Los datos en torno a ocupación laboral de los músicos de jazz europeos y en torno a los sistemas de subvención para producciones discográficas que disfrutan y que les hacen autoproducirse lo discos a más de un 75% de ellos se encuentran en las memorias anuales que son del domino público en el sector de la gestión musical y que es muy lamentable que no conozcas ya que te tiras a la piscina del categorizar como lo haces.

JazzIn, tus dos primeras afirmaciones son completamente falsas, pero tampoco vamos a discutir, tu lo ves asi y me parece bien, pero lo que no es verdad no es verdad por mucha ilusion que te haga.
En lo demás veo que me das la razon, que es imposible vivir del jazz aqui. Dar clases es una opcion necesaria para los musicos de jazz aqui, igual que lo de tocar de mercenario en musica comercial, lo demas ciencia ficcion.
Me parece muy bien que todos sigan con ilusion y sacrificio, pero decir que todo va genial le hace flaco favor al jazz, porque no es verdad. A ver si entendemos de una vez que conformarnos no es uan solucion,lo que hay que hacer es denunciar los defectos del jazz en españa para asi corregirlos. Pero bueno, si creeis que es mejor jugar a que todo es maravilloso pues muy bien, mientras los musicos seguiran tocando por dos duros y buscandose la vida de otra forma.

Naima:

Para hablar hay que saber sí, toma nota.

El porcentaje de músicos de jazz europeos que se autoproducen sus Cds es idéntico o algo mayor al español.

El porcentaje de músicos de jazz europeos que viven de tocar su música es idéntico al español. La inmensa mayoría se dedican también a la docencia y a componer música por encargo para cine, teatro y televisión, así como a acompañar a cantantes de éxito.

No escucho a Cifu hace más de 15 años aunque le tenga aprecio personal, sin duda.

Un buen número de músicos nacionales se autoorganiza giras por clubs de Andalucía, Galicia o País Vasco, por ejemplo, en que consiguen juntar unos cinco o seis días de conciertos seguidos. En condiciones muy precarias, sin duda, muy bajos cachets e incluso a taquilla. Algunos de ellos lo hacen alrededor de un concierto de cachet que consiguen en alguna sala de cultura de mediano aforo. Pero pelean por seguir y siguen.

Y qué causalidad, un buen número de músicos europeos vienen a tocar a España a estos circuitos precarios y cuentan que en sus países de origen si se exceptúa a la media docena de músicos de jazz mediáticos sus condiciones de trabajo son así de difíciles. Idéntico, dicen ellos, a lo que ocurre en España, en que quitando a Jorge Pardo, Chano Domínguez, Pedro Iturralde y Perico Sambeat (y éste útimo sólo a temporadas) nadie vive sólo de tocar música propia.

Habla con ellos, efectivamente, estate a pié de escenario conociendo la realidad y así al menos llegarás a algo más allá del análisis catastrofista que es a quererles un poco más y a no realizar análisis de depacho que quedan muy aparentes pero que no explican una realidad profesional que comenzó quizá mucho antes de que nacieras.

Si si, les conozco a todos lo suficiente para saber que tocan cuando y como pueden, y pocos de ellos viven de tocar jazz. Lo que viven es de dar clases etc, pero vamos, preguntale a quien quieras que se dedique a esto si vive de ello… y bueno, eso de que han sacado disco casi todos últimamente, por favor, no me hagas reir. Los que sacan se lo pagan casi todo de su bolsillo, que no esta la cosa facil precisamente.

Y los clubes ¿Cuántos quedan en España? Porque en Madrid son 4 y en Barcelona van cayendo, creo que no hay ni 20 locales que tengan conciertos profesionales de jazz habitualmente en España.

Ya que citas a JOSE LUIS GUTIERREZ, él escribió hace poco en Cuadernos de Jazz sobre el jazz en España, y cito textualmente “Hace unos meses, el director de un famoso club de jazz me explicaba lo complicado que ve el futuro del jazz. Yo le comentaba que no es difícil el futuro, es difícil el presente. Si nos damos una vuelta por el resto de Europa veremos como el jazz en directo sigue vivo. Alguien me dijo que en Inglaterra había quinientos locales para tocar jazz. Además, cuando entras en un centro comercial, en un restaurante o en cualquier lugar donde suene música aunque sea de ambiente, siempre ponen buena música, muchas veces jazz. Para ellos es muy importante la calidad de la música. Aquí eso no sucede.”

Si os lo quereis leer entero http://cuadernosdejazz.com/index.php?option=com_content&view=article&id=1171

Para hablar hay que saber, que que por leer un poco en internet y escuchar al Cifu no se sabe como es la durisima situación profesional de los musicos de jazz en España. Y ahora id a Francia a preguntar las diferencias.

Listado de cerca de 100 músicos nacionales (o que sin ser nacidos en España han desarrollado casi toda su carrera en España) y que todos ellos están especialmente en activo (salvo el caso de Vlady Bas, por desgracia y por su enfermedad), con Cds editados muy recientemente la inmensa mayoria de ellos y girando por diferentes salas, de pequeño, mediano o gran aforo según cada caso...... Y en la lista a buen seguro faltan un buen montón.....perdón a todos los ausentes.


ALBERT SANZ
VICTOR DE DIEGO
JAVIER VERCHER
JESUS SANTANDREU
LLUIS VIDAL
RAYNALD COLOM
GORKA BENITEZ
ELISABETH RASPALL
MARC MIRALTA
DAVID XIRGU
XAVIER MAURETA
MARIO ROSSY
JORGE ROSSY
CHANO DOMINGUEZ
DAVID MENGUAL
GONZALO TEJADA
CARMEN CANELA
CELIA MUR
ALBERT BOVER
ROGER MAS
DAVID PASTOR
ABE RABADE
IÑAKI SALVADOR
IÑAKI SANDOVAL
HORACIO FUMERO
HASIER OLEAGA
MIKEL BIKANDI
ALEJANDRO MINGOT
JOSE LUIS GAMEZ
JORDI GASPAR
GUILLERMO PRATS
JOAN SANMARTI
MOISES P. SANCHEZ
PABLO MARTIN
AGUSTI FERNANDEZ
TONI BELENGUER
JOAQUIN CHACON
VICTOR MERLO
DANI PEREZ
ANTONIO SERRANO
JAVIER COLINA
GUILLERMO McGILL
MIGUEL SALVADOR
IAGO FERNANDEZ
XAN CAMPOS
FRANCIS POSE
JOSE VAZQUEZ “ROPER”
MIGUEL ANGEL CHASTANG
ALFONS CARRASCOSA
JORGE PARDO
TINO DI GERALDO
RICARDO BELDA
CARLES BENAVENT
RICARD MIRALLES
MIKEL ANDUEZA
ESTER ANDUJAR
XIMO TEBAR
AMELIA BERNET
IÑAKI ASCUNCE
JOSETXO GOIA-ARIBE
LLUIS COLOMA
FEDERICO LECHNER
LLIBERT FORTUNY
JOSE LUIS GUTIERREZ
CHRIS KASE
ANDRZEJ OLEJNIZAK
PEDRO ITURRALDE
MARIANO DIAZ
KIKE PERDOMO
PEDRO OJESTO
MATHIEW SIMON
POLO ORTI
BALDO MARTINEZ
ALBERTO CONDE
NANI GARCIA
CHEMA SAIZ
IGNASI TERRAZA
ARTURO SERRA
JON ROBLES
JUAN DE DIEGO
VLADY BAS
BORJA BARRUETA
IGNASI GONZALEZ
ESTEVE PI
TOÑO MIGUEL
ENRIQUE OLIVER
CASPAR ST. CHARLES
PERE LOEWE
ERNESTO AURIGNAC
FABIO MIANO


Y respecto a Cuadernos mis mayores respetos y admiración a Raúl y todos los que han colaborado en la revista, que sobre todo en la era pre-internet fue una guía de referencia para muchos aficionados en este país entre los que me incluyo. Aunque sea triste las publicaciones tradicionales van desapareciendo en esta era digital, es el signo de los tiempos.

Mulliner, justamente nos quejamos de que no haya más festivales equivocados como el de Sigüenza. Desde cuándo el jazz hay que tocarlo como a cierta policía del jazz le parezca oportuno, pensaba que la gracia estaba en sonar diferente, o crees que Charlie Parker, Thelonious Monk, Ornette Coleman serían tan grandes si hubieran tocado como hay que tocar.

Pedro, opino justo lo contrario, creo que en los últimos años con el declive de los grandes sellos y la dispersión de los sellos independientes y de las grabaciones autoeditadas el jazz vive una edad de oro y que existen ideas e innovación como pocas veces antes, otra cosa es que se les preste la debida atención o que por muchos motivos la gente prefiera otros géneros.

Amigo Naima, si no conoces tú el istado de más de 50 músicos nacionales en activo, ofreciendo grabaciones y productos de una calidad intachable y en una variedad estilística impresionante entre ellos, el problema lo tienes tú. Quizá debas documentarte, al igual que el autor del artículo. Además de sacudiros los prejuicios, que ésto si que tiene peor solución.

Mi más sentido desacuerdo con el artículo y con algunos de los comentarios, el jazz en este país está muy vivo y coleando, tenemos unos festivales de jazz muchos de ellos de muchos años de tradición que no tienen nada que envidiar a otros de los más prestigiosos de Europa y del resto del mundo, hay una gran afición a esta música y para comprobarlo solo tienen que acercarse a cualquiera de las actuaciones programadas de forma aislada o a los festivales, con actuaciones la mayoría en la que se agotan las entradas año tras año. El que diga lo contrario es que habla por hablar y sin saber. Y en cuanto al comentario que acaba diciendo algo como que "hay quien interpreta el jazz como debe ser", pues le digo que el jazz abarca un tipo de música tan amplio que no hay una sola forma de interpretar el jazz, ni unas formas rígidas y encorsetadas, el jazz es justo todo lo contrario (salvo que te refieras al jazz más clásico). El jazz vive y tiene una salud excelente.

Aqui estoy esperando una lista de los numerosos y abundantes músicos que me comentas, así como emisiones y pubs, en serio.

Desde su nacimiento, soy un aficionado a la bossanova. Como en España apenas se editaban discos de ese estilo, me tocaba ir a la embajada de Brasil donde un par de veces me prestaron discos para copiarlos (hace de esto un millón de años) o a viajar a Portugal donde había más de ese estilo. En una ocasión, cuando al empleado de la tienda le pregunté por discos de bossa (hace de esto unos 30 años) exclamó: meu deus, a bossa morreu! Bien, en estos momentos estoy escuchando una emisora brasileña por Internet, en la que están poniendo bossanova.

Algo así sucede con el jazz. Lleva muriendo ni se sabe de años y ahí sigue, pese a la pedantería de muchos aficionados (que espantan a los no iniciados), a la búsqueda de nuevas tendencias por caminos equivocados (¡ese festival de Sigüenza!) y otras confusiones. Lo que hay que admitir es que no tiene la vitalidad que tenía, porque ya es una música -igual que casi le pasa al flamenco- en la que han desaparecido las condiciones sociológicas que provocaron su nacimiento. Ahora bien, sigue habiendo jazz y hay quienes lo interpretan como debe ser.

Naima, por favor evita trolear.


El objeto de mi irritación con el autor del blog son sus comentarios negativos y sesgados sobre nuestros musicos y país que ni están basadas en hechos contrastados, ni son positivos, ni reflejan la realidad, ni hacen justicia a la calidad de nuestros musicos profesionales o no.


De acuerdo que los músicos portugueses son excelentes. Tambien los son los franceses, italianos o alemanes (o hablando de jazz los daneses o ingleses).


Mi argumento es que desde siempre en nuestro pais (y cito los 50) han existido magnificos y abundantes musicos de jazz , publico, clubs, emisiones y discos de jazz.


Por tanto, ni el panorama nacional de jazz ni la cultura musical de nuestros musicos tiene nada de retraso (como ejemplo el numero de musicos de jazz nacionales que acompana a el extraordinario musico que es de Lucia, con el cual solo se puede crear musica si se tiene un nivel musical muy elevado), ni hay lugar para derrotismos decimononicos del tipo "estamos a muchas decadas de retraso respecto a Europa".


Eso si, si tuviesemos que mirar a algun lado seria a nuestro vecino portugues que esta pasando por un momento musical fascinante.


Ademas, y por mucho que escucho y disfruto del jazz, su vitalidad e innovacion ya ha dejado de existir, y por tanto no es extrano que ahora el publico tenga interes por otras tendencias musicales.


Su impacto en el lenguaje musical es enorme y se puede observar desde el brasil hasta los balcanes, pero en el XXI el jazz no deja de ser mas un recuerdo que una musica de futuro.

Pues sí, el clásico articulo de un acomplejado. Suerte que la realidad le desmiente de manera floreciente y luminosa en un país con jazz de altura con músicos en ascensión imparable en cantidad y calidad.

¿Qué hablas, Pedro, de hace treinta años? Lo digo porque las cosas han cambiado por aquí. Los festivales programan siempre lo mismo, y no con el jazz en la cabeza precisamente... El único que se salvaba era el Imaxinasons y ahora con el cambio de director no sabemos lo que pasará. Claro que hay músicos españoles muy buenos, pero compáralos con la escena francesa y portuguesa, por ejemplo. Claro que Tete era insuperable, pero murió hace 13 años. Un saludo.

Vaya derrotismo!


Leyendo este blog me dan ganas de votar por la independencia de Cataluña e incluso de Vallecas si me dan la oportunidad, y para no seguir leyendo este tipo de comentarios depresivos y basados mas en opiniones acomplejadas que en datos contrastados!


"En España... estamos varias décadas por detrás de la mayor parte de países europeos en casi todo lo relativo a esta música"


Eso es lo que tu te crees Yahve, colega yo me acuerdo de excelentes emisiones de TVE en blanco y negro del mejor jazz americano de los 50-60. De los programas de los excelentes clubs de Madrid o Barcelona que estaban llenos de musicos locales. Tambien de Don Tete o de los músicos que tiene Don Paco, por citar a dos talentos de enorme altura profesional (y que no tocaba solos ni para locales vacíos). Y siempre he podido comprar todos los discos/cds de jazz que he querido.


Y como adoro el jazz desde joven, trasteo la guitarra, y solo he pasado 30 anitos fuera de este país deambulando por toda Europa creo que puedo comparar tanto, o mas, que el autor la escena musical nacional (y los conocimientos teóricos de sus músicos y maestros) con el resto de la europea y desde luego ni en esto, ni en tanta otras tantas cosas, nuestro país esta situado fuera del continente europeo, como algunos tristes autores nos insisten en decir.


Pero como os gusta quejaros! y que mal royo llevais (o que listos que os creéis!)

Una pena. No pude renovar mi suscripción porque me dijeron que no estaba clara su continuidad.
Queda para la historia un gran proyecto cultural, inconformista, esclarecedor, didáctico.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Muro de sonido

Sobre el blog

Conciertos, festivales y discos. Auges y caídas. Y, con suerte, sexo, drogas y alguna televisión a través de la ventana de un hotel. Casi todo sobre el pop, el rock y sus aledaños, diseccionado por los especialistas de música de EL PAÍS.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal