De dinosaurios, mamuts y otras especies antiguas

Por: | 26 de mayo de 2011

Suicide_ok
  La banda Suicide en una foto promocional

TEXTO: ÍÑIGO LÓPEZ PALACIOS

Sería injusto atribuir al rock la creación del culto a la juventud, pero es innegable que lo abrazó con pasión. Sí, el primer rockero fue un treintañero llamado Bill Halley, pero el primer ídolo, Elvís no alcanzaba la veintena cuando grabó su debut.

Pronto, ser joven se convierte en una obligación profesional. En 1970, Nik Cohn, un periodista británico de 22 años, publica Awopbopaloobop Alopbamboom, la que se considera primera historia escrita del rock. En el capítulo dedicado a los Rolling Stones, para más inri su banda favorita, escribe: “Si  les quedara un ápice de dignidad se matarían en un accidente de un día antes de cumplir los 30 años”. Obviamente no le hicieron caso, pero meses después de publicarse el libro fallecen Jimi Hendrix y Janis Joplin. Tenían 27 años, a partir de entonces la edad exacta para entrar en el panteón.

Si no mueren a los 27, les quedan tres años de prórroga. A los 30 años ya se es viejo para el pop, dice el cliché. Peor aún: todo mayor de 30 está caduco y su obra ya no interesa. O eso parecía hasta hace nada. Vivimos en un periodo de recuperación de los mayores. Hay quien está de acuerdo y quien no, pero lo que es indiscutible es que dentro de esta edición del Primavera Sound, los veteranos son un subfestival en sí mismo.

Abundan sobre todo aquellos que empezaron en el punk y el after punk. Los cincuentones  que dieron sus primeros pasos entre 1975 y 1980. Están los P.I.L. de Johnny “Rotten” Lydon, sumo sacerdote de esta horquilla. Pero también Einstürzende Neubauten, SWANS, Suicide, Glen Branca, Arto Lindsay, Pere Ubu o The Monochrome Set.

Un dato a tener en cuenta: en el escenario principal hay un único representante de esta generación, los Grinderman de Nick Cave, que en septiembre cumplirá 54. Aunque parezca lo contrario esto es un síntoma de buena salud. En el Primavera Sound el San Miguel Stage está reservado a estrellas jóvenes o,-disculpe señor Cave-, a dinosaurios, o por lo menos a mamuts con melodías que el público puede tararear. Pero todas las bandas citadas se han movido por estilos incómodos, territorios de vanguardia alejados de los gustos masivos. Entre todos no suman un hit. Cuentan que a algunos los han programado alguna vez en radios comerciales, pero está aún por demostrar. Noise, industrial, electrónica doméstica y experimentación. Son esos que entendieron que el punk significaba moverse por territorios inexplorados, nunca repetirse ni mirar atrás. Y eso es lo que hace que se sientan vivos. Su presencia aquí se debe más al reconocimiento de los músicos jóvenes que a la nostalgia.

Las cosas como son, quien se ha dejado atrapar por la nostalgia es John Cale. Aunque con 69 años, el fundador de la Velvet Underground, y el más veterano de los artistas que actúan en el festival se ha ganado ese derecho con creces. El sábado presenta en el Auditori una revisión de Paris 1919, con, agárrense, banda y orquesta. No es un disco cualquiera. Publicado en 1973 es su trabajo más asequible y un clásico indiscutible de su época. Nueve temas perfectos desde el primero, Child´s christmas in Wales, hasta el último, el magistral Antarctica starts here.

Otro de su generación es Damo Suzuki el excéntrico japonés que fue vocalista de los cinco primeros discos de Can. A los 61 años trae al festival el mismo formato con el que lleva recorriendo el mundo desde hace décadas. Es tan sencillo como contactar con un grupo local, en este caso los barceloneses Cuzo, ellos tocan y él improvisa las partes vocales. El espíritu del kraut trasplantado al siglo XXI.

Hay una tercera generación que incluir. La de los noventa. Jarvis Cocker cumplirá en septiembre 48.  Mercury Rev, Pj Harvey, Flaming Lips, Belle & Sebastian, Shellac o Low son ya cuarentones. Para el estandard de Nik Cohn son viejos. Pero teniendo en cuenta que actualmente la edad de jubilación es 67 años, están en la flor de la vida. Así que hagamos la vista gorda.

Hay 0 Comentarios

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Muro de sonido

Sobre el blog

Conciertos, festivales y discos. Auges y caídas. Y, con suerte, sexo, drogas y alguna televisión a través de la ventana de un hotel. Casi todo sobre el pop, el rock y sus aledaños, diseccionado por los especialistas de música de EL PAÍS.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal