« Otra propuesta de guión | Inicio | El doctor grindHouse »

09 marzo, 2007 - 02:00

Dejo el cine

Gtch_1

Cortesia de Eunice Szpillman.

Es normal dejar tantas cosas... Es normal dejar un look por otro, dejar a la novia, dejar un trabajo, dejar de practicar un deporte incluso. O dejar de comer algún alimento. Pero ¿Dejar una forma de comunicación? Podemos dejar de ir a las salas de cine, podemos dejar de alquilar DVDs pero... ¿No les parece extremista dejar el cine? ¿No les suena antisocial dejar los libros? “He dejado las películas”, “He dejado la música”, “He dejado de ver fotos” ¿No les parecen afirmaciones vertidas por miembros de una secta religiosa?

Sin embargo hay dos retiros que estoy harto de oír a mi alrededor: “Dejé los comics hace años” y “Es que yo dejé los videojuegos”.

Respecto al tema de por qué la gente “deja” los comics, hay tantos motivos posibles que no voy más que sobrevolar el tema, enumerando causas como: El precio, los problemas de distribución, la preponderancia de cierto subgénero, el bajo respeto que se tiene al medio desde ciertos frentes, la connotación infantil, echarse una pareja estricta, las tetas en portada o la ausencia de tetas en portada.

Respecto a los videojuegos, tengo una perspectiva más clara porque, eh... YO dejé los videojuegos. Con los veintipocos me retiré. En parte por cuestiones económicas, lo reconozco, pero sobre todo por esa sensación de madurar a un ritmo distinto al de toda la prensa que rodea el mundo. Si llega un momento en que quieres sentirte adulto, pero las revistas y promociones de videojuegos te tratan como a un niño... ¿No te estás equivocando en algo?

Tuvieron que pasar los años, y descubrir Mondo-Pixel, el blog de John Tones acerca de videojuegos en función de Todo Lo Demás, y darme cuenta de que había dejado de lado un medio de expresión tan o más excitante, denso, complejo, contradictorio y divertido que el cine. Y ya tenía pasta para una playstation 2.

Por todo esto, me enorgullece hasta no se imaginan cuánto formar parte del espectacular staff de posteadores del recién remodelado Mondo Píxel, junto con blogstars como Mr. Arterisco, El Chaiko y Eunice SzpillmanAquí va mi primer post, acerca de los planos secuencia interminables de Children of Men. Sí, parece que allí hablo de cine mientras aquí hablo de juegos. 

Y me enorgullece hasta el éxtasis colaborar en la revista SuperJuegos Extreme, dirigida por el mismo pollo y con el mismo staff de colaboradores (junto con nombres de oro como Mauro Entrialgo, y La Petite Claudine. Una revista que supone para el consumidor de videojuegos lo que la Fantastic Magazine de primeros de los noventa para el cinéfilo con ganas de marcha: Una válvula de escape lo suficientemente agresiva e inteligente en tiempos tibios y bobos.

Allí tengo una columna, donde intento utilizar los videojuegos como excusa para hablar de tetas y una sección donde analizo videojuegos que nunca existieron, con portadas diseñadas por la señorita Szpillman (que se maquetan demasiado pequeñas, denuncio) tan espectaculares como la que encabeza este post, una mezcla absurda entre el PAC-MAN y el Grand Thef Auto. ¡Ese juego no existe, señora!

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Comentarios

Mi padre me hizo dejar los comics: me obligó a mirar mientras los iba destrozandpo y arrojando a la basura. Con treinta años, volví a ellos con sumo placer, recuperando pococ a poco casi todo lo que merecía la pena de mi magna colección y añadiendo otras maravillas. Alguna gracias a ti, Vigalondo. Este mes, se subsana felizmente uno de los errores de mi padre: Se reedita el Thor de Walter Simonson.

Yo me dejé las drogas...pero no recuerdo dónde!!!

p r e t e n s i o s o

Para mezcla absurda entre videojuegos, os recomiendo este video de Mario visitando Vice City... Brutal:

http://www.youtube.com/watch?v=QfDjbxFWhEY

sí, sí, todo esto mola... pero... ¿vienen usted y Cobeaga a Salamanca la semana que viene?

saludos

No me extraña que dejes el cine. Con la cantidad de cosas que haces, no tendrás tiempo para todo.

Por cierto, cuéntate algo de Second Life, que veo que vas a salir por partida doble.

Por un lado La gran revelación y también ése metacine de Cerezo llamado Día V.

http://www.cadenaser.com/articulo/tecnologia/cortos/espanoles/concursan/Second/Life/csrcsrpor/20070309csrcsrtec_1/Tes/

Al igual que Nacho Vegas es el hombre que casi conoció a Michi Panero, usted será recordado como El tipo que metió su dedo en el culo de Sánchez Arévalo.

Me ha gustado mucho el corto Canciones (Trauma), de Barrejón.
Díselo de mi parte.

Hubo una época de oscuro vacío en la que, por diferentes motivos, los cómics y los videojuegos pasaron a un segundo plano en mi vida. Irónicamente, ahora que soy un poco más mayorcito estoy sufriendo un proceso de redescubrimiento. No creo que pudiese pasar ahora sin la Wii o autores tan diferentes como Bill Waterson, Alan Moore o Carlos Giménez.

Hoy en día hasta el freak tiene una posibilidad de que le amen, incluso sexualmente.

Eso me han dicho.

Nacho, a veces se me olvida leerte, es la puta verdad, pero cuando lo hago, pienso: Cómo echo de menos que me metas el dedo en el culo. Nadie, ni siquiera ellas, lo hacen tan bien como tú.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00d835204f0a69e2

Listed below are links to weblogs that reference Dejo el cine:

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal