Ojo de halcón

Sobre el blog

Un ojo de halcón para mirar al tenis, compartir historias y hablar sobre un deporte que de enero a diciembre inunda la libreta de héroes, villanos, partidos y detalles.

Sobre el autor

Juan José Mateo

es master en periodismo por la Universidad Autónoma de Madrid / El País, redactor de la sección de deportes y cubre los Grand Slam.

Eskup

Homenaje a una remontada

Por: | 26 de febrero de 2012

PeticionImagenCA1KMV3UManuel Orantes, exnúmero dos mundial y campeón del Abierto de Estados Unidos 1975, ha visto celebrada su carrera esta semana por el International Tennis Hall of Fame, el Salón de la Fama del tenis, que ha anunciado que le reserva plaza en su prestigioso club. En honor del granadino, que tiene 62 años, se celebrará una ceremonia el 14 de julio. Entonces se festejará una vida, y, sobre todo, una remontada que dio cuerpo a uno de los éxitos más increíbles en la historia de su deporte.

Que Orantes ganara aquel Abierto de Estados Unidos, disputado sobre tierra batida verde, parece todavía inexplicable. Varios periódicos, radios y televisiones publicitaron que la final enfrentaría a Guillermo Vilas contra Jimmy Connors. Algunos periodistas, hartos de las interrupciones por la lluvia, habían abandonado el torneo cuando ya todo el pescado parecía vendido: en semifinales, Vilas dominaba a Orantes por dos sets a uno y 5-0 en el parcial que parecía definitivo. Una ventaja irrecuperable. Inexplicablemente, Orantes remontó aquel marcador, desafiando a los que le habían abandonado a su suerte, dejó la pista a medianoche (4-6, 1-6, 6-2, 7-5 y 6-4), y luego, tras acostarse muy de madrugada porque el baño de su habitación estaba estropeado, ganó el título ante un caníbal como Connors.

No fue el primer capítulo de su aventura americana. Antes, en los cuartos de final y frente el rumano Nastase, falló a propósito una bola para devolverle a su contrario un punto que consideraba injustamente arbitrado. Poco le importó a Orantes que aquella pelota que fallaba deliberadamente fuera pelota de partido a su favor.

Orantes pertenece a la Era de los Pioneros. Deportistas que aparecieron en España sin una estructura que les acunara, como por generación espontánea. Convivió con Manuel Santana, y con José Higueras tendió el puente que unió a la generación previa con la de los Sánchez Vicario. Hombre de carácter, el español llegó a abandonar un Roland Garros cuando la organización atrasó su partido contra Guillermo Vilas para permitir que el argentino se recuperara de unas molestias estomacales, contraviniendo la lógica y el reglamento. Ahora entra en el salón de la fama. Se celebra su carrera. Se homenajea una increíble remontada.

Una chispita de esperanza

Por: | 20 de febrero de 2012

Lara Arruabarrena ha ganado este domingo su primer título sobre la tierra batida de Bogotá. No se cruzó con ninguna tenista de gran prestigio durante la semana. No le sirvió para entrar entre las 100 mejores del planeta, club del que se queda a un centímetro. La tenista vasca, sin embargo, logró su triunfo con 19 años. Eso es una chispita de esperanza para el tenis femenino español, que no cuenta con ninguna jugadora entre las 25 mejores del planeta. En los últimos diez años, ninguna española ha conquistado un trofeo siendo más joven que la vasca. En todo el siglo XXI, solo Anabel Medina, que iba para estrella y ha llegado a competidora notable tras reventarse una rodilla en 2002, logró celebrar una victoria antes: conquistó Palermo en 2001 y con 18 años.

El tenis femenino, que ve ahora con asombro cómo la bielorrusa Azarenka coquetea con protagonizar el mejor inicio de curso del siglo XXI (17-0 y tres títulos, ya cerca del 21-0 de Serena Williams en 2003), está acostumbrado a éxitos precoces. Su lista de ganadoras es tan sorprendente como sus resultados, sometido como está el circuito a unos vaivenes incontrolables. Arruabarrena, que es una apuesta de la Federación española, que la crió en su Centro de Alto Rendimiento, lleva un tiempo apuntando detallitos interesantes. Por ejemplo, llegó a la final de dobles de Roland Garros junior junto a María Teresa Torró. Además, en el circuito ITF, el escalón inferior al de la WTA, ha sumado 11 títulos en 12 finales.

La tolosarra está aún lejos de ser una realidad, pero ya ha dado un paso que sus mayores tardaron años en caminar: ganar un título WTA.

Un varapalo para Federer

Por: | 11 de febrero de 2012

PeticionImagenCAH9A2DG
En el currículo incomparable del suizo Roger Federer solo falta una cosa, la Copa Davis. Con el objetivo de sumar en los Juegos de Londres un oro olímpico individual al que ya tiene en la modalidad de dobles, el exnúmero uno mundial subrayó con rojo sangre una meta en 2012: aprovechar el benévolo cuadro que le había tocado a su país en la competición por equipos para ganar la Ensaladera y completar su leyenda.

Por eso, Federer volvió a competir en el Grupo Mundial por primera vez desde 2004. Por eso fue sorprendente verle ceder ante el estadounidense Isner su primer partido individual desde 2003 (Lleyton Hewitt) en la competición, que le veía reaparecer cada año para disputar la eliminatoria de permanencia y asegurarse que su país siguiera en la primera división. Y por eso, tragedia consumada tras haber ganado 25 de sus 26 duelos individuales previos, fue todo un terremoto que también perdiera el punto definitivo en el dobles, pese a que le acompañaba Stanislaw Wawrinka, el hombre con el que ganó los Juegos de Pekín 2008.

“Isner jugó muy bien. Yo no jugué mal. Estuve cerca, pero algunas oportunidades perdidas me costaron muy caras”, concluyó tras su derrota del viernes, en la que subrayó la rapidez de la tierra bajo techo elegida por su federación. “Jugamos bien, pero ellos fueron un punto mejores. Se merecen nuestro respeto, porque lo hicieron bien”, reflexionó tras caer en el dobles el sábado.

Para sus admiradores, que son amplia mayoría entre los aficionados, como corresponde a un tenista único, probablemente sea triste escuchar al genio repitiendo sus argumentaciones de siempre en la derrota, aquello del gran día del rival, eso de que la diferencia fue tan solo un centímetro, en lugar de ejercitar la sana autocrítica que tanto ha ayudado a mejorar a algunos de sus rivales.

A Federer, evidentemente, le sobra talento para reconducir su 2012, una temporada a la que llegó tras su espectacular final de 2011, en el que arrolló a los mejores en la Copa de Maestros. Queda la duda de cuánta fuerza queda en sus piernas, requisito inexcusable para desplegar su maravilloso arsenal, y de cómo le afectará la eliminación en la Davis, una competición a la que nunca prestó especial atención, pero que ambicionaba  ahora, cuando su carrera tiene menos años por delante de los que ya ha descontado.

Hace años que al suizo solo le estimulan los grandes retos, como es lógico en alguien que lo ha conquistado casi todo. 2012 aún puede quedar marcado por su nombre. Él ya tiene seleccionada otra fecha en el calendario. Será en verano, en Wimbledon y sobre hierba. Los Juegos de Londres.

Los rusos de Kazajistán

Por: | 09 de febrero de 2012

PeticionImagenCA9I3VVH
Estos son dos hombres que viven en una burbuja de cristal. Dos kazajos que andan por el circuito hablándose casi solo entre ellos, contentos de ser minoría, felices en su exótica excepcionalidad. Andrey Golubev y Mikhail Kukushin, los mejores jugadores de Kazajistán, rivales de España en la primera ronda de la Copa Davis, nacieron rusos, se sienten rusos, hablan en ruso y no compiten como rusos porque en su nación de origen abundan los tenistas de elite y en su nación de acogida sobra el dinero. Lo mismo ocurre con los doblistas titulares, Schukin y Korolev. Todos compiten para un país que no tenía ni Federación de tenis hace un decenio, y que les ha seducido ofreciéndoles la posibilidad de jugar la Davis y los Juegos Olímpicos mientras hacían un buen dinero por el camino.

“Hemos nacido en un mismo país, la antigua Unión Soviética, y entonces no había esta división”, cuenta en Oviedo Golubev, en declaraciones recogidas por EFE. “Ahora nos toca defender a Kazajistán. Nuestra federación está a un gran nivel, y desarrolla este deporte, que es mi vida. Estamos contentos de defenderla”.

¿Cómo ocurre todo?

En octubre de 2007, el mítico Shamil Tarpischev, eterno muñidor del tenis ruso en los banquillos y los despachos, se entrevista con Nursultan Nazarbayev, el presidente kazajo. Lleva un regalo y se lleva un acuerdo. A cambio de una foto del equipo ruso campeón de la Davis, firma un convenio para ayudar al desarrollo del tenis kazajo.  

Pasan los años, llega 2010, y a Tarpischev le preguntan si no le duele ver a tantos rusos, hombres y mujeres, abandonando a la madre patria para jugar con Kazajistán. “No tengo ningún problema con esto”, contesta; “ya que hay una acuerdo entre las dos federaciones para ayudarse (…). Eso ha ayudado a muchos jugadores, puesto que han conseguido financiación extra de la federación kazaja que les ha ayudado a desarrollarse”.

Los dólares, poderoso aliado, han obrado el milagro de colocar a un país sin tradición en el grupo mundial. En Kazajistán hay un presidente enamorado del tenis, al que hace un mes se pudo ver vestido de corto y con raqueta mientras probaba unas nuevas instalaciones.  Se ha creado un centro nacional de tenis. Se construyen centenas de pistas pensando en los niños y en el futuro… porque para el presente sobran los rusos deseosos de cambiar de pasaporte.

Los nacionalizados no están obligados a residir en el país y firman un contrato de mínimos. En él se recogen cláusulas que premian el ascenso en los distintos escalones del ránking, así como el éxito del equipo en la Davis. A Korolev, que un día fue Baby Marat, tanto se parecía a Safin, ex número uno mundial, hoy le llaman El Príncipe de Kazajistán. Su puesto en el ránking es el 297. En consecuencia, quizás su apodo tenga que ver más con la cartera que con la raqueta.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal