Ojo de halcón

Sobre el blog

Un ojo de halcón para mirar al tenis, compartir historias y hablar sobre un deporte que de enero a diciembre inunda la libreta de héroes, villanos, partidos y detalles.

Sobre el autor

Juan José Mateo

es master en periodismo por la Universidad Autónoma de Madrid / El País, redactor de la sección de deportes y cubre los Grand Slam.

Eskup

Talento llama a talento

Por: | 27 de diciembre de 2013

Federeredberg

Federer y Edberg, en un entrenamiento de este invierno.

A los 32 años, Roger Federer sigue teniendo hambre de tenis, sed de títulos, estómago para digerir cambios. Stefan Edberg, campeón de seis grandes, le acompañará como su técnico durante al menos diez semanas de 2014. El suizo se junta así con su “héroe de juventud”, un tenista que compitió siempre desde el talento, colgado de su saque y sus voleas, volando en la red a la caza de sus triunfos más hermosos. Que el ganador de 17 grandes le haya elegido no solo revela su deseo de seguir peleando, sino las formas con las que ambiciona hacerlo: yéndose hacia adelante, con una propuesta agresiva, probablemente el único camino que le queda a un tenista brillantísimo que ya no tiene piernas para aguantar desde el fondo a Novak Djokovic, Andy Murray y Rafael Nadal.

EdFederer se pone en manos de Edberg, que a buen seguro estará pendiente de la espalda del suizo, de la que dependerá toda la propuesta: los músculos ya mediatizan la propuesta del suizo, y sin un saque que catapulte el asalto de la red es imposible sobrevivir en una época en la que la velocidad del juego se ha multiplicado. Hoy, Edberg se vería una y otra vez sobrepasado por restos como misiles en su marcha hacia la red. De su capacidad para ayudar a Federer a identificar con qué pelotas subir, con cuales aguantar y cómo utilizar el revés cortado dependerá el éxito de la nueva dupla.

La asociación, además, refuerza una tendencia en el circuito. Si ya está consolidado el equipo que forman Andy Murray e Ivan Lendl, Novak Djokovic ha anunciado la contratación de Boris Becker, Richard Gasquet la de Sergi Bruguera, y Kei Nishikori la de Michael Chang... nunca hubo tantos jugadores de éxito en los banquillos del circuito, y nunca destacó tanto por comparación que hubiera un campeón que no tocara nada en su equipo. Hay baile de sillas en la ATP, y Rafael Nadal, el número uno, no toca nada. Como diría Toni, su tío y entrenador: “Si no está roto, no lo arregles”. 

La Federación Internacional se olvida de Nadal

Por: | 22 de diciembre de 2013

La Federación Internacional de Tenis ha elegido esta semana a los mejores tenistas de 2013: Novak Djokovic y Serena Williams. Si la elección de la estadounidense no admite réplica, la del serbio es cuestionable. Nole ganó menos torneos del Grand Slam que Rafael Nadal (uno por dos), celebró menos Masters 1000 (3 por 5), menos torneos (7 por 10) y terminó por detrás en la clasificación (número dos y número uno, respectivamente). Si el serbio recibió el premio, argumentó el organismo internacional, fue por la “consistencia” demostrada en que alcanzara tres de las cuatro finales de los grandes, por celebrar la Copa de Maestros, y por haber ganado sus siete partidos en la Copa Davis.

Es imposible desligar la decisión de que la ITF quiera reforzar el peso de la competición que ella misma organiza (Copa Davis). Nadal no compitió en primera ronda, en febrero, cuando aún no sabía cuál era el estado de esa rodilla izquierda que le había tenido siete meses de baja. Eliminada España, el mallorquín la rescató del descenso en el cruce de septiembre contra Ucrania. Djokovic, en cambio, jugó siete partidos y los ganó todos (Serbia perdió la final contra la República Checa). Esos siete partidos reforzaron a la competición, porque pusieron a una estrella en sus carteles promocionales, y han pesado más en la concesión del premio que toda la temporada del español, quizás uno de los cursos más brillantes de la historia, no solo por los títulos, que también, sino por el contexto: Nadal, que no jugaba desde junio de 2012, acabó el 2013 peleando por la Copa de Maestros y coronado como número uno mundial. Impresionante.

Djokovic recibió el premio por tercer curso seguido. Eso refleja que este es un tenista fiable, de resultados impresionantes, continuo en la excelencia. Un competidor brillante. Sin embargo, golpe a golpe, el 2013 de Nadal fue mejor que el del serbio, con el que igualó 3-3 los cara a cara. La ITF, que dice conceder el premio según "un sistema objetivo", se olvidó de eso.  

Una pregunta para Andy

Por: | 16 de diciembre de 2013

Murray

La BBC ha distinguido este fin de semana a Andy Murray como el mejor deportista del año 2013. La cadena premia así una conquista histórica, la del primer Wimbledon en 77 años para un chico de las Islas, y al mismo tiempo subraya un misterio que es una pregunta: ¿cuándo y cómo volverá a jugar el campeón de dos grandes?

Antes de coronarse en la hierba de Londres, el escocés se retiró en la tierra de Roma y renunció a competir en la arcilla de Roland Garros. Después de celebrar su título desafiando a los periodistas (para ellos fue una mirada chispeante antes siquiera de abrazarse con los suyos), el número cuatro solo disputó tres torneos y una eliminatoria de la Copa Davis. En todos esos momentos fundamentales para su carrera, difíciles además de comprender en su conjunto (un día juego, otro no), hubo un elemento en común: la espalda, que le mantiene apartado de las pistas desde mediados de septiembre, ya hace tres meses.

Ese es el misterio que rodea a Murray mientras recibe premios y prepara 2014. El chico de Dunblane se operó para olvidarse de los dolores y ahora intenta recuperar la forma entrenándose en Miami (EEUU), donde pasará las Navidades bajo un calor asfixiante. El tenis no espera a nadie y castiga las desapariciones. Con las excepciones de Rafael Nadal y Juan Martín del Potro, los mejores suelen penar sus ausencias prolongadas con un descenso en el ránking. El calendario y los resultados previos no ofrecerán descanso a Murray: cuando empiece 2014 tendrá que defender el título de Brisbane, la final del Abierto de Australia y los cuartos del Masters 1000 de Indian Wells, que le valieron la friolera de 1.630 puntos.

Eso examinará su espalda, su convencimiento y sus ganas. Otro elemento más para añadirle picante a un 2014 lleno de aristas: el pulso Nadal-Djokovic, el regreso de Murray, la lucha de Federer por volver a pesar en los grandes…  

Empresario Ferrero

Por: | 07 de diciembre de 2013

Adjuntos_fichero_2335243_ee66d8855a4222c2

Fue un número uno en las pistas, y quiere serlo fuera de ellas. A los 33 años, Juan Carlos Ferrero tiene las manos ocupadas, llenas de proyectos, desde que colgó la raqueta. Pocos tenistas labraron su futuro con más decisión que el valenciano mientras aún estaban en activo. Pocos pueden presumir de lo que ha anunciado él esta semana: demostrando un acusado sentido para los negocios, abrirá una sede de su academia en Shenzhen, China, coincidiendo con la aparición de un torneo ATP de categoría 250 en la ciudad en 2014; y liderará el equipo de tenis que patrocina la UCAM, la entidad que más está invirtiendo en deporte en España en estos años de crisis.

Hasta China viajó El Mosquito junto a Antonio Martínez Cascales, su mentor desde que era un niño, presencia constante en todos sus negocios: la escuela en Villena, el hotel de lujo de cinco estrellas a los pies de la sierra de Mariola (Bocairent, Valencia) y el torneo de categoría 500 en Valencia, cuya propiedad comparte el extenista con David Ferrer y la exjugadora Conchita Martínez, entre otros.

Adjuntos_fichero_2335242_efd771f9c9e83b43

La nueva academia de Ferrero será mastodóntica, al estilo chino, quizás lejos de la que tiene en Villena, donde hasta los mejores tenistas (él y Almagro) han llegado a convivir en la misma vivienda: 24 pistas de tenis de todas las superficies, una central con capacidad para 5.000 espectadores, hotel de cuatro estrellas con 200 habitaciones, colegio…

Y así, mientras nace el entrenador y el empresario crece, el seleccionador espera: uno de los grandes sueños del Ferrero extenista es ser capitán de la Copa Davis.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal