Sobre el autor

(Madrid, 1946) fue redactor
jefe de Diario 16, subdirector de Informaciones y
corresponsal de EFE en La Habana. En 1983
se incorpora a EL PAÍS como jefe de Edición,
donde fue redactor jefe y subdirector. En 1989
se incorpora como director de los Servicios
Informativos a Canal+. En 1995 vuelve a
El País como director adjunto.
Desde setiembre de 2005 hasta
noviembre de 2009 fue director
de los Informativos Cuatro y de CNN+.

Sobre el blog

El catavenenos probaba la comida para sus señores, fueran Agripina o cualquiera de los Borgia, y les informaba: ojo, aquí puede haber cicuta (o cianuro, o belladona). El autor asume esta profesión de riesgo y se sumerge en lo más profundo de la derecha española, tan vociferante y venenosa. Pero a la vista de que esas fuerzas ya han alcanzado sus objetivos, ha decidido rebajar la universalidad de la prueba y concentrarse en unas catas selectivas: unas aquí, otras allá. Cree que es justo que su trabajo, tan severo hasta ahora, se haga más reposado. Como el buen tequila. Mismos grados y fortaleza… pero un poco de sosiego.

Nuevo libro

¿Para qué servimos los periodistas? (hoy)¿Para qué servimos los periodistas? (hoy) (Editorial: Libros de la Catarata). En un momento en el que los despidos, los cierres y las pérdidas económicas en los medios de comunicación están llegando a cifras más que alarmantes y en el que la consideración social sobre los periodistas no es precisamente alta, José María Izquierdo reflexiona en este ensayo sobre la necesidad del oficio de contar y las muchas razones que justifican su existencia.

Leandro, el fantasma de la MoncloaLeandro, el fantasma de la Moncloa. Con ilustraciones de Fernando Vicente. (Editorial: La Hoja del Monte). "Leandro, narrador de estas historias monclovitas (...) es observador, perspicaz, irónico y a veces malvado. Gracias a su agudeza, no solo comprendemos la psicología de Rajoy, sino la de todos los que pasan por su despacho, sean ministros o visitantes ocasionales". Del prólogo de Juan José Millás.

Historias de José KHistorias de José K (EL PAÍS Selección). Un sórdido panorama de corrupciones y desvergüenzas bajo la mirada de un peculiar jubilado de Chamberí que pierde la compostura cuando el veneno de la política revuelve su estómago.

Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles (EL PAÍS Selección). Mediocre, perdedor, zombi, maricomplejines mariacomodado, antropófago político, avieso, falso o tiranuelo fueron algunos de los calificativos que dedicaron a Mariano Rajoy sus hoy propagandistas, Anson, Jiménez Losantos o Pedro José Ramírez.

Otros: Las mil frases más feroces de la derecha de la caverna (Aguilar). Los cornetas del apocalipsis (Ilustraciones de Tomás Ondarra). Elogio del panfleto y reivindicación de la demagogia. Historias de José K. Ilustraciones de El Roto. Editorial La hoja del monte

21 abr 2010

¡Qué cosas dice Sonsoles!

Por: José María Izquierdo

Sonsoles Espinosa y su marido, José Luis Rodríguez Zapatero  Anda la tropa de asalto con la pajarilla suelta, y entre tanto tema pesadísimo, han encontrado rica flor donde libar, césped sobre el que retozar, playa en la que solearse. Pío, pío, cantan las avecillas, que nos han hablado de jaulas. Así que se han salido de los Tribunales, y han dejado los temas rasposos a los/las editorialistas, que ya se sabe que en el reparto se equivocaron y eligieron susto. Haber elegido muerte, les dicen por las escaleras a sus sesudos compañeros/as los dicharacheros articulistas, que con dos ejercicios de muñequilla ya han salido del paso. Así que ellos se dediquen a seguir sobre las cenizas de Garzón, aún con muchos rescoldos, y que vayan entrando con escoplo en el Constitucional y su imposible acuerdo sobre el Estatut. Si ya venían apretando los de siempre, la salida al terreno de juego del presidente de la Generalitat de Cataluña, y todo el PSC, ha levantando los ánimos de nuestros chicos. Arriba, pues, que ahora tenemos otro tiro al blanco, otro tentetieso para sacudir: José Montilla. A la vista de lo cual, la fiel infantería ha decidido dedicarse a entretenimientos más amenos y deleitables. Los hay que se dan al ripio y celebran besos de artistas “cejeros”, mientras los más hincan dedos y uñas en una informe masa pastelera para comentar la semblanza del Vanity Fair sobre Sonsoles Espinosa, la esposa del presidente del Gobierno. Ya se sabe que una mujer siempre permite unas chanzas graciosísimas. Nos reímos de ella y además, de paso, le soltamos una coz al mamarracho de su marido. Se lo vamos a contar después. Y añadiremos, por el mismo precio, borborigmo de un gran faltón, jaleado por la banda de la cachiporra.

Pero lo primero es lo primero. Editorial de Abc: “Montilla, perdido en su laberinto”, en el que se reparte estopa por igual a Zapatero que al presidente catalán: “El ventajismo político, los caprichos electoralistas, y la manipulación jurídica de la realidad, por cruel que sea para el PSC, no son motivos de reacusación”. El Mundo va más peleón desde el título a cinco columnas de su primera página: “La Generalitat alienta el ‘no pasarán’ contra el Supremo y el Constitucional”. Y como no es cosa de perder la oportunidad, se aplica en el sumario: “Garzón y el Estatut presentados como víctimas de los dos altos tribunales en el acto convocado por un orgaanismo de la Consejería de Interior”. Energía en la paliza a Montilla en el editorial “La Generalitat estimula vientos antidemocráticos”. Algún párrafo de muestra de la falacia en los argumentos: “Pedir que el Constitucional  se declare incompetente para valorar la constitucionalidad de una norma legal (…) equivale a abogar por su disolución. Es como si se propugna que la Policía no debe tener autoridad para detener al malhechor o que el Parlamento carece de legitimidad para aprobar una ley”.

Pero resulta que la cosa es bien distinta, y los/las editorialistas lo saben. Si la policía, después de tres o cuatro años, es incapaz de pillar a la banda de gamberros del barrio, parece normal pedir que se cambie a sus responsables, lo que no significa que se prive a la Policía de tener autoridad para detener a los malhechores, sino que se pide el cambio precisamente para que cumplan con su deber, que es acabar con esos malandrines. O cuando se piden elecciones anticipadas para que cambie la aritmética parlamentaria, no se deslegitima al Congreso, sino que se piden otros responsables de la gobernación para que se hagan mejor las cosas. Y es que, como se ve votación tras votación, semana tras semana, mes tras mes, estos jueces hace tiempo que dejaron de cumplir con su deber. Tal que fueran policías ineficaces o parlamentarios gandules. ¿Y no se puede pedir su cambio?

Vayamos a la jaula y Vanity Fair. En el reportaje de esta revista, se citan algunas frases atribuidas a personas que conocen bien a la esposa del presidente. Son cosas como éstas: "En Madrid se siente enjaulada porque es muy celosa de su intimidad (...). No le divierte La Moncloa” o que  "añora la tranquilidad de la vida en provincias y estar con los suyos. En Madrid se siente como en una sartén hirviendo". ¿A alguien con dos dedos de frente pueden escandalizar tales frases?  Son sentimientos comunes a muchas mujeres de hombres triunfadores y a muchos hombres con mujeres triunfadoras. Y todos los/las conocemos: ministros, médicos, periodistas, ingenieros, constructores, etc., en las que su pareja tiene una abundante vida pública y ellos o ellas se sienten incómodos, o porque son celosos/as de su intimidad y no les divierte el bufete, la clínica o el periódico de su pareja, o porque añoran la tranquilidad de la vida en provincias y estar con los suyos. Vamos, es que las frases son una simpleza.

Pues nada, estamos equivocados y aquí saltan, gozosos, nuestros queridos amigos, enarbolando plumilla justiciera.  Gana el Abc, con dos de ellos repartiéndose la misma página. “Desenjaulemos a Sonsoles”, dice Antonio Burgos; “La princesa enjaulada”, titula Ignacio Camacho. Ya les veo impacientes, casi comiéndose las uñas, a la espera de la florida prosa del primero. Pues ahí va, que no quiero hacerles esperar: "Doña Sonsoles lo está pasando muy mal en La Moncloa. No sé por qué. Quizá será porque quiere pagarse de su bolsillo los viajes al extranjero para sus gorgoritos en el coro de la ópera, o poner el dinero para la factura de la luz, o ir a Mercadona a hacer la compra, que está la nevera pelada. Esas cosas. Como ya decía El Guerra que hay gente pá tó, hasta hay gente para pasárselo muy malamente viviendo muy por encima de sus posibilidades y a costa de todos nosotros. Yo considero La Moncloa como el cuarto de invitados que tenemos los españoles, que lo pagamos de nuestro bolsillo para tener allí convidado a un tío cuatro años, viviendo a cuerpo de rey él y su familia, sin que su mujer, encima, tenga que preocuparse de si hay que comprar jabón para la lavadora”. No le va a la zaga Camacho: "Pobrecita la esposa del presidente del Gobierno, espíritu libre encerrado en la jaula de mármol del Palacio de la Moncloa. Un lugar inhóspito, tétrico, inadecuado para las personas románticas de alma sencilla que detestan las vanidades mundanas y anhelan escaparse disfrazadas a pasear por los bulevares de París, acaso en busca de la estela existencial de Juliette Greco. Ah, la Moncloa, qué destino tan lúgubre, qué karma tan siniestro, qué atmósfera tan viciada por la soledad del poder. Esa incómoda clausura no es sitio para un alma rebelde”. Y así hasta el final.

En La Razón tenemos a la siempre dispuesta Ángela Vallvey. “La sartén hirviendo”, titula su columna, en la que encontramos cosas así de guays: “Madrid es una sartén hirviendo. (Ahí le ha dado). Vamos, yo diría que ‘friendo’, pero es que en mi barrio madrileño no hay piscinas (…) y creo que en Moncloa sí tienen. Piscina. Y de todo. No sé, hablo de oídas, pero me da que un palacio es una solución habitacional bastante apañadita. Y sin cargas hipotecaras, tú”. Y como ella es una chica comprometida, pero que muy comprometida, acaba con una valiente revolera: “Aaah, la vida de una consorte de presidente de Gobierno es muy dura. Y si ese presidente es Zapatero, más dura todavía. O sea, que sí: llévatelo de vuelta a León, Sonsoles. Así, la vida será mucho más fácil. Para todos”.  

 

Al profesor Arcadi Espada  le ha parecido “aburrido” –vaya por dios- el retrato de Vanity Fair. Titula su clase de hoy en El Mundo “¿Qué tendrá la princesa?”. Seleccionamos: “La esposa del presidente además de vivir en La Moncloa y veranear en Doñana, tener siempre a mano a gente de interés y llevar una vida despreocupada en lo económico quiere, a la fiel manera socialdemócrata, cuadrar el círculo. Exige normalidad. Un lujo que revela una ambición pueril y desbocada”. O bien: “Esa indiferencia por el fasto complace mucho a su público, en especial al femenino cuyo cerebro tiende a lo infausto”, que tiene su aquél.

Les decía que otros han elegido el verso. Alfonso Ussía se ha atrevido  glosar en ripios, desde la primera hasta la última línea, un efusivo beso, que lo fue, de Pilar Bardem y Alberto San Juan en un acto de apoyo a Garzón. “Romance del beso”, se titula, y compone así: “Turulato me he quedado / con la pasión de ese beso. / La primavera, humillada; / el amor de celos preso. / ¡Qué soneto hubiera escrito / don Francisco de Quevedo / de ser testigo del ósculo / y notario del morreo, / que la Bardem y San Juan /por el juez Garzón se dieron!/”. (Y así sigue hasta el fin / Alfonso el figurín / para llegar, pintiparado / al estrambote taimado). “Si por Garzón hay que amar,/ mi amor profundo le ofrezco./ Una sola condición / por egoísmo establezco. / Que si fueran tan amables / los indómitos ‘cejeros’, / me enviaran con urgencia (…) una ‘cejera’ más joven / para darme al osculeo”. (Se ve que este Ussía / nunca deja sin grosería / pasar ni un solo día). 

Les prometí borborigmo: ¿Han sabido de la bronca del sábado en La Noria entre María Antonia Iglesias y Pedro Ruiz?  La Iglesias tiene una muletilla conocida: “¿Pero es puta o no es puta?”, nunca aplicada, claro, a personas, sino como remate a una pregunta retórica sobre si hubo o no sobornos en el caso Gürtel, por ejemplo.  Ruiz, que iba recibiendo estopa, se encaró con María Antonia: “¿Pero es puta o no es puta, usted?” Pretende este gracioso que la frase es la misma. Sobre patoso, falaz. Hoy, si quieren escuchar a este caballerete, está con Federico Jiménez Losantos en es.Radio a las 11 de la mañana.

Corran, corran, que no llegan.

  

Hay 106 Comentarios

Bueno me gustó tu texto, las fotos y el apoyo al atleti. Traete unas bicis y las revendemos por akí, q disfrutes!! suerte.

welcome to our store:
http://sunglasses.shoemkt.com/ray-ban-sunglasses-c-1114.html

Está muy bien lo que dices, pero se podía explicar que pasó con la sede nacional del Partido Republicano Radical, sita en la calle Preciados de Madrid, el 19 de julio de 1936. Pues pasó que fue ASALTADA por los milicianos y los muebles y todos los enseres arrojados por la ventana, así se trataba en la republica del Frente popular a los republicanos:

Bienvenidos a nuestra tienda gafas de sol, por favor haga clic en mi nombre→
http://sunglasses.shoemkt.com/oakley-sunglasses-c-1118.html

asun, ¿Cómo que parecen? Has dado en el clavo de todo lo que es el ZParo... ¿Ahora te lo explicas?

En aplicando la hermeneútica a "pulgarcito" sale que es una persona de convicciones religiosas, con una visión jerarquizada del mundo deseoso de cumplir órdenes, algo maniqueo, militarista (ver valiente, salvador, trinchera, general) por más que quiera envolver el subtexto con palabras.

Vaya con Pulgarcito, menuda verborrea se gasta...con gente como tu no me extraña que España vaya así, y ya no te cuento la izquierda..."vamos a fusilarlos"?? "destrozemosles las tripas"?? Hijo mio... Viva el recuerdo de la Guerra Civil!! Que bien se vivía en aquella epoca matandose unos a otros, eh? Eres un crack!
Deberías ir a un psiquiatra a que te miraran eso, que eres un peligro en potencia...
Con gentuza como tu así estamos, tirandonos los trastos unos a otros.

¡Ay pulgarcito que se te ve la patita!. ¡Joder que tropa!.

sr. izquierdo, le necesitamos. la izquierda de este pais esta huerfana, los fascitas nos invanden, pueden con nostros, quieren cargarse a zapatero. usted es un valiente. seria un buen general que nos dirigiera. no puedo con carlos davila. como tampoco puedo con herman tersch con esos comentarios en telemadrid. Vamos a por ellos. Vamos a darle su merecido. hay que echarlos. O fusilarlos. Porque si no lo hacemos lo haran con nosotros. me dan asco, señor izquierdo. han vuelto los asesinos de nuestros abuelos. los falangistas como davila y los nazis con tersch. Siga en la trinchera, como un buen general. Y dirijanos contra esa escoria vomitiva que nos avasalla. Destrozemosles las tripas. Y arrastremosles hasta que sucumban. Gracias señor izquierdo, nuestro salvador.

Es verdad Fer, ni los fachas e impresentables, estaban tan anunciados y altavoceados como en este pais , con gente intelectualmente tan elevada como Pedro Ruiz, emileszolas varios y toda su grey barriobajera. Me subo a una escalera y ahora voy....

¿Por qué no dice también que Pedro Ruiz estuvo ayer en Afectos Matinales de Silvia Tarragona, y que ha estado o estará en prácticamente todos los medios porque está promocionando su libro?
Estoy harto de sectarios de uno y otro bando, ojalá pudiésemos librarnos de una vez de toda esta pandilla de políticos corruptos y de sus pregoneros y empezásemos a ser Europa de verdad. Nunca la clase política y los periodistas de este país habían caído tan bajo

Ahora la pregunta se la hago yo señor Izquierdo ¿es puta o no es puta?
Es que a muchos se les ve el plumero más de la cuenta

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal