Sobre el autor

(Madrid, 1946) fue redactor
jefe de Diario 16, subdirector de Informaciones y
corresponsal de EFE en La Habana. En 1983
se incorpora a EL PAÍS como jefe de Edición,
donde fue redactor jefe y subdirector. En 1989
se incorpora como director de los Servicios
Informativos a Canal+. En 1995 vuelve a
El País como director adjunto.
Desde setiembre de 2005 hasta
noviembre de 2009 fue director
de los Informativos Cuatro y de CNN+.

Sobre el blog

El catavenenos probaba la comida para sus señores, fueran Agripina o cualquiera de los Borgia, y les informaba: ojo, aquí puede haber cicuta (o cianuro, o belladona). El autor asume esta profesión de riesgo y se sumerge en lo más profundo de la derecha española, tan vociferante y venenosa. Pero a la vista de que esas fuerzas ya han alcanzado sus objetivos, ha decidido rebajar la universalidad de la prueba y concentrarse en unas catas selectivas: unas aquí, otras allá. Cree que es justo que su trabajo, tan severo hasta ahora, se haga más reposado. Como el buen tequila. Mismos grados y fortaleza… pero un poco de sosiego.

Nuevo libro

¿Para qué servimos los periodistas? (hoy)¿Para qué servimos los periodistas? (hoy) (Editorial: Libros de la Catarata). En un momento en el que los despidos, los cierres y las pérdidas económicas en los medios de comunicación están llegando a cifras más que alarmantes y en el que la consideración social sobre los periodistas no es precisamente alta, José María Izquierdo reflexiona en este ensayo sobre la necesidad del oficio de contar y las muchas razones que justifican su existencia.

Leandro, el fantasma de la MoncloaLeandro, el fantasma de la Moncloa. Con ilustraciones de Fernando Vicente. (Editorial: La Hoja del Monte). "Leandro, narrador de estas historias monclovitas (...) es observador, perspicaz, irónico y a veces malvado. Gracias a su agudeza, no solo comprendemos la psicología de Rajoy, sino la de todos los que pasan por su despacho, sean ministros o visitantes ocasionales". Del prólogo de Juan José Millás.

Historias de José KHistorias de José K (EL PAÍS Selección). Un sórdido panorama de corrupciones y desvergüenzas bajo la mirada de un peculiar jubilado de Chamberí que pierde la compostura cuando el veneno de la política revuelve su estómago.

Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles (EL PAÍS Selección). Mediocre, perdedor, zombi, maricomplejines mariacomodado, antropófago político, avieso, falso o tiranuelo fueron algunos de los calificativos que dedicaron a Mariano Rajoy sus hoy propagandistas, Anson, Jiménez Losantos o Pedro José Ramírez.

Otros: Las mil frases más feroces de la derecha de la caverna (Aguilar). Los cornetas del apocalipsis (Ilustraciones de Tomás Ondarra). Elogio del panfleto y reivindicación de la demagogia. Historias de José K. Ilustraciones de El Roto. Editorial La hoja del monte

16 mar 2011

¡Qué alegría! ¡Cuántos muertos!

Por: José María Izquierdo

G Nos tienen hechos un lío, un rato sí y otro rato no. Hoy me van a permitir que haga este Ojo Izquierdo monográfico y me quede con la terrible catástrofe de Japón, que la situación lo amerita. Llevamos un par de días que les informo de las razones que aportan los pronucleares para el mantenimiento de las centrales, pero es de apreciar que se produce un curioso efecto de vasos comunicantes. Cuánto más peligrosa se pone la situación en Fukushima, más solemnemente desvergonzadas aparecen las encendidas defensas de la energía nuclear de estos amigos nuestros, tan rabiosos que pierden el oremus. Alguno, ya verán al final, es que lo traía perdido de fábrica.

Les demostraremos, además, cómo ser físico nuclear no habilita para jugar bien al dominó. Y a nada, si a eso vamos.

La Razón: “¿Apocalipsis ahora?” Sumarios: “Bruselas calificó ayer la situación de ‘apocalíptica’ por el estado de la central de Fukushima, cuando ya se calculan en 10.000 las víctimas por los efectos del tsunami”. Pues nada, que si en portada dicen eso, en editoriales dicen lo otro: “Como era de esperar, los prejuicios de la izquierda trasnochada contra las centrales han aparecido para agitar su eterna campaña y pescar enrío revuelto. Las ventajas de la energía atómica son hoy las mismas que hasta hace una semana, aunque sus inconvenientes deban ser revisados tras el accidente de Fukushima. Negar hoy que es barata, limpia y fiable sólo podría hacerse desde posiciones sectarias y demagógicas, pero nunca sustentadas en criterios técnicos y en la experiencia, que es lo que debería prevalecer”. ¿La Unión Europea es de izquierdas y está trasnochada? ¿Y quién ha dicho que la situación es apocalíptica? ¿Y que el accidente es del grado 6 también lo ha dicho el izquierdista trasnochado que preside el equivalente francés del Consejo de Energía Nuclear?

Pues Abc da aún más miedo: “Pánico nuclear”, con la misma fotografía que La Razón pero aún más grande. Sumarios: “Japón lucha por evitar un nuevo Chernóbil tras las fugas radiactivas en la central de Fukushima”; “La UE califica de ‘apocalipsis’ la catástrofe atómica porque está fuera de control”. Pero el esquema es el mismo de La Razón, qué coincidencia más tonta, ¿verdad?, que tenemos que hacer un editorial que matice lo que decimos fuera, aunque a veces la labor se hace prácticamente imposible. Porque lean ustedes este párrafo del editorial: “Lo único cierto es que el Gobierno japonés ha evacuado a la mayoría de los trabajadores de la central y ha decretado un perímetro de seguridad de treinta kilómetros alrededor de ella. Las emisiones al exterior están confirmadas, así como los daños a la vasija de uno de los reactores. Las líneas aéreas evitan la zona y ya ha empezado el desabastecimiento”. O sea, no es que dé miedo, no, es que da pavor. Pues nada, que continuamos de la siguiente forma, ale hop, miren qué voltereta: “La falta de información contrastada y la inseguridad sobre la evolución de la crisis de Fukushima deben llevar a la prudencia y a la contención en los juicios (…) El mundo industrializado no puede sostenerse sin energía nuclear, pase lo que pase en Japón”. Verán que se trata de un razonamiento ¿? repetido entre nuestros amigos pronucleares: la inevitabilidad de la energía nuclear para sobrevivir en el futuro. Y es que la vida, ya ven, tiene estas casualidades. ¿Por qué no irán ustedes a creer, no? Nada, nada, de ninguna manera. Cómo se les ocurre.

Pero ustedes saben que en su modestia, este bloguero intenta reconocer el mérito allá donde éste se encuentre. ¿Escondido entre kilos de hediondo estiércol brilla un límpido cristalillo cual si fuera un valioso diamante Cullinam, o por lo menos el Golden Jubile? Ahí está éste su catavenenos dispuesto al heroico rescate cual Indiana Jones de hemeroteca. Aprecien en lo que vale esta aportación al debate nuclear de Antonio Burgos, que hablaba hasta llegar a este párrafo, y no muy bien por cierto, de la película de Santiago Segura, Torrente IV, que no la ha visto pero se la imagina. A lo nuestro, que es la contribución atómica de Burgos: “Torrente arrasando en las carteleras con olas de 8 millones de euros de altura en taquilla, y la catástrofe del Japón haciendo gratis a los ecologistas a la violeta toda la demagogia antinuclear imaginable, como si la central de Garoña estuviera, como los duros antiguos, a la orillita del mar, y mañana mismo la fuera a destruir un tsunami. Porque en el Cantábrico, ya saben, los tsunamis son frecuentísimos. Hay un tsunami cada lunes y cada martes”. ¿Verdad que  era imprescindible su auxilio intelectual para formarnos la debida opinión sobre el futuro de la energía nuclear?
  
Pues no se pierdan El Mundo: “Japón pierde el control y la UE habla de ‘apocalipsis’ nuclear”; “Solo 50 kamikazes de los 800 técnicos de Fukushima permanecen en la planta tras las explosiones y la fuga radiactiva”; “La contaminación nuclear se detecta ya en Tokio con baja intensidad, mientras los mercados se desploman”; “No excluyo lo peor en las horas y días venideros”, asegura en tono dramático el comisario europeo de Energía”. Éste último seguro que es un rojo trasnochado, y a lo peor,  hasta ecologista. No lo descarten. Y por eso le regañan: “La situación es sin duda muy alarmante, aunque quizá la palabra ‘apocalipsis’ -con unas connotaciones milenaristas de fin de la civilización humana- no sea la más adecuada”. Es verdad. La palabra apocalipsis hay que reservarla para cosas realmente graves y no utilizarla así, sin ton ni son como hacen algunos desaprensivos. Mañana, si tengo tiempo, les pongo algún ejemplo de cómo, dónde y en qué contexto debe usarse la palabra ‘apocalipsis’.

Y vamos ahora con los defensores de verdad, pero de verdad de la buena, que estos sí que van a cara descubierta, sin trampa ni cartón, de la energía nuclear. Ya les contaba ayer de Libertad Digital, pero hoy apenas si le dan un recuadro en portada, al menos hasta pasadas las dos de la madrugada. Destaca un articulillo de José Antonio Martínez Abarca. “O nuclear o miseria”, se titula. "Los monstruos, nucleares o no, no es que no existan. Es que existen poco. Y no pueden mediatizarnos la vida. El mediático miedo occidental a la palabra "isótopo", que no nos deja vivir estos días, hace que no tengamos presente el terror seguro que deberíamos sentir hacia la palabra "miseria". Porque, cuando no haya petróleo, o nuclear o miseria (…) Con el crudo acaparado por países golfos o países barbudos, con el gas suministrado a España por países barbudos o países golfos, con la fotovoltaica aromando a gasoil de noche, con los molinillos dedicándose a despedazar pájaros como misión principal, la única alternativa al colapso occidental venidero era la energía nuclear, a la que los dirigentes y los medios, siempre tan entusiastas cuando se trata de debilitarnos, ya han cavado la tumba”.

El relevo lo coge La Gaceta, dónde hay que pelearse, que te mira así como de soslayo y saca de la santabárbara toda la pólvora disponible. Editorial: “Nuclear sí, a pesar de todo”. Y duro con ello: “La clase política occidental, y parte de su clá mediática, parece más preocupada por el tsunami nuclear que por el terremoto que ha costado la vida de miles de japoneses. Las explosiones en la central de Fukushima han resucitado el miedo a la energía nuclear y, con ello, el viejo (y demagógico) debate sobre su empleo”. Para empezar a pelearnos, sirve. Más: “Su reducido coste de producción cobra con la crisis especial relevancia. Y es que generar un megavatio de energía nuclear (desde el punto de vista de coste operativo) cuesta 27,5 euros, frente a los 70 del gas o los 107 del carbón. Este aspecto es especialmente significativo en el caso de España, ya que reducir la factura energética es una de las asignaturas pendientes de nuestro país, cuya dependencia exterior se mantiene en los mismos niveles que en el año 1980”. Vamos, un argumento humanista y científico, alejado de cualquier cálculo economicista. ¿Cómo puede pensar alguien tal cosa?

Pero como en La Gaceta están poco acostumbrados a razonar, que lo suyo es más bien la cosa del garrote y el puñetazo en la mesa, se nos quedan en poca cosa cuando se trata de aportar argumentos: “A la izquierda le va a faltar tiempo para agitar la cuestión nuclear como bandera electoral (véase el caso de los verdes en Alemania), pero su reivindicación carece de fundamento”. Eso. Que no falten fundamentos: “La leyenda negra que la izquierda esgrime contra la nuclear proviene, en parte, porque su nacimiento tuvo lugar en la Segunda Guerra Mundial con fines militares. Cierto, como otros muchos inventos que han rendido valiosos servicios a la paz y que ahora resultan imprescindibles. Demonizar la energía nuclear a causa de los efectos del terremoto y posterior tsunami en Japón es, a todas luces, un error (…) Lamentablemente, la izquierda está desarrollando un debate ideologizado y demagógico para arremeter contra este tipo de energía, básica para la economía del mundo e incluso para la reconstrucción de un país, como es el caso de Japón”. Y es que ya lo dice ese engendro, sinónimo de trasgo: “La izquierda perroflautista y antinuclear está de enhorabuena para ‘vender’ sus ruinosos molinillos”.

Pero nadie, absolutamente nadie, tan claro y diáfano como Alex Vidal Cuadras, eurodiputado del PP y Catedrático de Física Nuclear. O sea, dirá usted, que sabe de lo que habla. Pues sí, sabe de energía nuclear, sí. Pero debe ser de lo único, porque escribe lo siguiente: “Pero en el supuesto de que el desastre llegase a sus últimas consecuencias produciendo un Chernóbil japonés, lo peor que podríamos hacer es dejarnos llevar por el choque emocional asociado a tales desgracias. La explosión del reactor ucraniano desató una cadena de reacciones apasionadas en la ciudadanía y en los políticos que dieron lugar a decisiones que hemos pagado muy caras en términos de competitividad económica, seguridad de suministro y preservación del medio ambiente. En España, el parón nuclear impuesto por los socialistas a principios de los ochenta del pasado siglo ha incrementado enormemente nuestras emisiones de gases de invernadero, ha encarecido absurdamente la electricidad, ha acumulado un inmanejable déficit de tarifa y ha incrementado peligrosamente nuestra vulnerabilidad frente a suministradores externos”. Y atentos a la que sigue: “Si se analiza fríamente lo que está sucediendo en la central de Fukushima, el coste en vidas humanas en el peor escenario posible será insignificante comparado con la mortandad infligida por la suma del seísmo y el maremoto. En cuanto a las pérdidas financieras derivadas del cierre definitivo de tres reactores de una planta más que amortizada, tras cuatro décadas de producir electricidad, tampoco son relevantes en el marco del ingente volumen de dinero que deberá ser invertido”. ¿Suficiente?

Pues no, que queda su director, Carlos Dávila, hoy con palillo, aceituna y cabeza de la gamba a la plancha, todo junto: “…En el Extremo Oriente sólo se sabe a ciencia cierta que los muertos de un seísmo están siendo aprovechados por los boberas del ecologismo sufragado para alzarse en masa contra las nucleares. En un país como el nuestro, donde han reventado presas y donde miles de mineros han muerto carbonizados, estos palmeros de la tragedia están perorando ‘apocalipsis’ en la sabiduría que es la única bandera que le queda ya a la izquierda de los Bardenes y su cuadrilla”.

Tantas cosas para echar por el hueco del colmillo son excesivas y acabó por mancharse la pechera de la camisa. ¿Verdad que es una lástima?

Hay 169 Comentarios

perocita toda esa jente me da tanta tristesa solo pensar en ellos
primero:un terremoto
segundo:un tsunami
tercero:las explociones de las bombas nucleares
cuarto:otro sismo de 6.7

Jod**, Andréééésss, lo que te faltaba, hacerte trampas al solitario...
O sea que nos pegas la paliza toda la tarde porque has dado con la página del Gramma (¿qué creías? ¿que no existía?) y aprovechas el descanso del Madrid para decirte a ti mismo que nos gusta lo que dice el abuelo Fidel y encima, ¿te quejas de que tengamos que aguantar sus desvaríos? Pero, ¿los desvaríos de quién no deberíamos sufrir en este blog? ¿Quién colabora de forma 'desinteresada' en este blog? ¿Fidel o tú?
Estás pa´l frenopático, figura.
Venga, un beso occipital, que ya tardas en irte a la cama. ¡¡¡Qué poco te van a rentar los posts de hoy, machote!!! ¡¡¡A ver si mañana nos haces un resumen de Esteban en Aló Presidente!!!

Japón tenía un punto débil en sus centrales nucleares y el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) se lo dejó bien dicho durante un encuentro celebrado en Tokio en diciembre de 2008. En un cable difundido por Wikileaks, la Embajada de Estados Unidos informaba de que el OIEA advirtió de que las guías de seguridad contra los seísmos sólo habían sido revisadas tres veces en los últimos 35 años. El organismo insistió en que Japón debería aprender de "las experiencias recientes".
Recientes seísmos han sobrepasado en algunos casos el diseño con que fueron construidas algunas plantas y esto es un serio problema hacia el que ha de dirigirse ahora el trabajo sobre seguridad", señala el cable del que se ha hecho eco el diario británico The Daily Telegraph. Los "casos recientes" aludían al terremoto de magnitud 6.8 en la escala Richter que se dañó el 16 de julio de 2007 la central nuclear japonesa de Kashiwazaki-Kariwa, la mayor del mundo. En aquella ocasión, el propio Gobierno reconoció que la compañía eléctrica Tepco, propietaria de la central, había informado de forma lenta y poco rigurosa sobre los verdaderos daños
En 2006, el año anterior al seísmo que provocó la paralización de actividades en la central de Kashiwazaki-Kariwa, los diplomáticos estadounidenses informaban en otro telegrama de que un tribunal japonés ordenó la paralización de las actividades en el segundo reactor de la central de Shika ante la posibilidad de que no pudiese resistir terremotos de gran magnitud. Un grupo de 135 demandantes civiles había denunciado a Rikuden, la empresa eléctrica propietaria, en mayo de 2005. "La denuncia contra Rikuden afirmando que la planta de Shika es insegura debido a la preocupación por los terremotos no es sorprendente, dada las muchas denuncias que se han presentado en el pasado", indicaba el despacho de la embajada. "Lo que es sorprendente en este caso es que los demandantes finalmente ganasen el caso", añadía.

Fantasma de las 22:07:08
Pero eso que dices es por qué es mentira o por ser el porquero?

Andréééés:

 
Eso, un dictador,¿y que?¿todo lo que dice una persona o esta mal o esta bien? En alguna cosa puede tener razón y en otras puede que no. ¿Que demuestras? Yo mismo procuro no decir tonterías, pero no soy infalible. En tu caso es todavía mas vergonzante.

Quien sera el responsable de sembrar de centrales nucleares el país con mayor riesgo de terremotos del mundo Japón.
La economía neoliberal tal vez?,
Bueno como es tan segura no tiene de que preocuparse el pueblo japonés

Como os gustan las palabras del Camarada Fidel ¿Verdad? Y que a gusto se encuentran en estas páginas. Solo os falta decir amén. La energía nuclear es segura, pero ninguna central nuclear lo seria en condiciones semejantes a las que han sufrido las de Japón. Parece que será necesario ajustar las condiciones para su fabricación y será la tecnología la que deje obsoleta la energía nuclear, no los ecologistas, ni los políticos. Vuelvo a lo de Fidel. Deberíais hacéroslo mirar. Fidel Castro es un asesino, un dictador y es una ignominia el que tengamos que soportar sus desvaríos en este o en cualquier blog.

"Nací en el centro de Hiroshima, pero cuando estábamos en la Segunda Guerra Mundial nuestra familia nos habíamos evacuado fuera de Hiroshima, y como yo solamente tenía dos añitos, entonces no tengo memoria; pero cuando recibí la noticia de que yo era sobreviviente, por parte de mis padres, sufrí un impacto muy fuerte.

El día 6 de agosto de 1945, a las 8:15 mi mamá estaba en casa con mi hermano menor. Mi hermano mayor y yo estábamos jugando en un patio de un templo que estaba cerca de mi casa. Entonces mi mamá sintió el viento fuerte, espantoso, y también vio los papeles quemados que estaban cayendo en el frente de su casa. Mi mamá se sorprendió y luego vino a buscarnos al templo, fue en aquel momento que recibimos la lluvia negra. La lluvia estaba negra y pegajosa.
(...)
Entonces, como explota más arriba, afecta mucho con los rayos calientes y con el viento caliente hasta que la gente se quema. Y después de la bomba subió todos los polvos y papeles para arriba, y luego cayó la lluvia negra con la radiación.

Después de recibir la lluvia negra la condición de mi cuerpo estaba de la forma siguiente.
Todos los días sufría por las diarreas. Podía comer, pero después ningún nutriente quedaba en mi cuerpo, salía todo lo que comía. Mis padres pensaban que su hija iba a morir.
Mi hermano mayor con quien jugaba en el templo murió hace dos años a la edad de 67 años.

Después de recibir la lluvia negra, como yo la recibí también, él siempre tenía deficiencia en sus huesos y vivía muy débilmente. Él murió a la edad de 67 por el cáncer de hígado".
Junko Watanabe
Superviviente de Hiroshima

Rob222 El márgen de tiempo suele ser de media hora, Pero el otro día a los 15 minutos ya me lo rechazó

Rob222 Se dice que Izquierdo no censura nada Yo supongo que le ha ocurrido a Vd. como a mí más de una vez: que se acaba el margen de tiempo. Cuando así sale un aviso que dice...We're sorry we cannot etc etc y post perdido

1 2 3 4 5 6 7 ... 16 17 Siguiente »

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal