Sobre el autor

(Madrid, 1946) fue redactor
jefe de Diario 16, subdirector de Informaciones y
corresponsal de EFE en La Habana. En 1983
se incorpora a EL PAÍS como jefe de Edición,
donde fue redactor jefe y subdirector. En 1989
se incorpora como director de los Servicios
Informativos a Canal+. En 1995 vuelve a
El País como director adjunto.
Desde setiembre de 2005 hasta
noviembre de 2009 fue director
de los Informativos Cuatro y de CNN+.

Sobre el blog

El catavenenos probaba la comida para sus señores, fueran Agripina o cualquiera de los Borgia, y les informaba: ojo, aquí puede haber cicuta (o cianuro, o belladona). El autor asume esta profesión de riesgo y se sumerge en lo más profundo de la derecha española, tan vociferante y venenosa. Pero a la vista de que esas fuerzas ya han alcanzado sus objetivos, ha decidido rebajar la universalidad de la prueba y concentrarse en unas catas selectivas: unas aquí, otras allá. Cree que es justo que su trabajo, tan severo hasta ahora, se haga más reposado. Como el buen tequila. Mismos grados y fortaleza… pero un poco de sosiego.

Nuevo libro

¿Para qué servimos los periodistas? (hoy)¿Para qué servimos los periodistas? (hoy) (Editorial: Libros de la Catarata). En un momento en el que los despidos, los cierres y las pérdidas económicas en los medios de comunicación están llegando a cifras más que alarmantes y en el que la consideración social sobre los periodistas no es precisamente alta, José María Izquierdo reflexiona en este ensayo sobre la necesidad del oficio de contar y las muchas razones que justifican su existencia.

Leandro, el fantasma de la MoncloaLeandro, el fantasma de la Moncloa. Con ilustraciones de Fernando Vicente. (Editorial: La Hoja del Monte). "Leandro, narrador de estas historias monclovitas (...) es observador, perspicaz, irónico y a veces malvado. Gracias a su agudeza, no solo comprendemos la psicología de Rajoy, sino la de todos los que pasan por su despacho, sean ministros o visitantes ocasionales". Del prólogo de Juan José Millás.

Historias de José KHistorias de José K (EL PAÍS Selección). Un sórdido panorama de corrupciones y desvergüenzas bajo la mirada de un peculiar jubilado de Chamberí que pierde la compostura cuando el veneno de la política revuelve su estómago.

Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles Fuego amigo o cuando Rajoy era el más inútil entre todos los inútiles (EL PAÍS Selección). Mediocre, perdedor, zombi, maricomplejines mariacomodado, antropófago político, avieso, falso o tiranuelo fueron algunos de los calificativos que dedicaron a Mariano Rajoy sus hoy propagandistas, Anson, Jiménez Losantos o Pedro José Ramírez.

Otros: Las mil frases más feroces de la derecha de la caverna (Aguilar). Los cornetas del apocalipsis (Ilustraciones de Tomás Ondarra). Elogio del panfleto y reivindicación de la demagogia. Historias de José K. Ilustraciones de El Roto. Editorial La hoja del monte

08 nov 2012

¿Obama se casa con un gay?

Por: José María Izquierdo

Obama_izquierdo
Obama y Biden celebran la victoria. (Foto: EFE)

El ejército regular está regular. Quiero decir que los periódicos más relevantes de la derecha no es que tiren cohetes por la victoria de Obama, pero se les ve un punto circunspectos, que no es cosa de decir que 60 millones de americanos, los que le han votado, son una panda de indocumentados. O de rojos. Estos finos análisis se los reservan en exclusiva las tropas de asalto, los chicos de Libertad Digital. Por ejemplo. Porque en La Gaceta siguen obsesionados con el matrimonio homosexual, que como al ministro del Interior –“La sentencia del TC no hace cambiar ni mi conciencia, ni mis creencias, ni mis convicciones”- y a la Iglesia les trae a mal traer. ¿Lloro por ellos? Poco, la verdad. Bueno, nada en absoluto. ¿Disfruto? No me obligo a contestar, y solo les recuerdo que fútbol es fútbol, histórica frase que deberían apuntarse en la taza del desayuno. ¿Saben, por cierto, que Francia ha presentado una ley para reconocer el matrimonio homosexual?

Martín Prieto ya ha llegado a la unión de perro y amo. Avanzan nuestros chicos a velocidad ultrasónica hacia el siglo XX. Pero de a. de c.

Dice el editorial de Abc que “Como demuestran los datos de voto directo, el país está profundamente dividido, lo que obliga a Barack Obama a demostrar su grandeza en unas circunstancias difíciles”. Así que ya le van achicando los espacios: “Esta segunda oportunidad otorgada por los electores, después de una legislatura poco brillante, no ha sido habilitada para que Obama lleve a cabo lo que no se ha atrevido a hacer en la primera por miedo a no ser reelegido, sino para que demuestre sus capacidades de liderazgo y su grandeza en circunstancias difíciles, puesto que la crisis sigue afectando, de un modo u otro, a los principales países del mundo, incluyendo a Estados Unidos”. Sí, bien, pero eso lo dirá usted. Los estadounidenses le han dado el voto a Obama para que cumpla con lo que ha prometido en su campaña electoral. O eso se supone. Darío Valcárcel, siempre alguna cabeza por encima de sus compañeros de periódico, recuerda que “La derrota del Tea Party es lo más llamativo de anteayer”. Ojalá sea algo más que una simple tendencia y la extrema derecha recobre su posición: extramuros.

No me pregunten por qué Manuel Martín Ferrand e Isabel San Sebastián han elegido hoy, precisamente, para hablar de sus cosas. El primero le tira un buen viaje a Cristóbal Montoro: “Debiera mirarse las uñas el prócer jienense porque su estilo, nada brillante, luce la suciedad de la mentira”. Así, a palo seco. San Sebastián habla del euro por receta. He deducido que le parece poco. Quizá cien euros por receta -o mil, o diez mil, ya puestos- sería más ajustado. Y a los pensionistas, el doble.

Si se animan con el editorial de La Razón, advertirán que los dos candidatos eran un asco: “Obama llegó a la Casa Blanca con grandes promesas a una sociedad que necesitaba un discurso nuevo y esperanzador. Los sueños se quedaron por el camino y el primer mandato de Obama ha sido un cúmulo de progresos relativos y decepciones apabullantes. En cualquier caso, Romney fue incapaz de recoger y explotar el descontento ciudadano. Transmitió más incertidumbres que certezas y pesaron su fama de veleta ideológica a su escaso carisma”. Lo dicho: un auténtico asco.

El Mundo, por su parte, titula su editorial con “Un Obama sin margen para celebraciones”. Hombre, sí, al menos un día, sí puede celebrarlo. Si solo ha tenido más de 60 millones de votos, tres más que su rival. La situación con un Congreso republicano es dura, pero ya se encarga El Mundo de recordar “el precedente de 2011 cuando, mientras se negociaba el presupuesto federal, los republicanos amenazaron con hacer que el país suspendiera pagos”. Ya, ya, conocemos esa colaboración de un partido opositor. Recuerden al PP con Zapatero, mismamente. Y Rafael Navarro-Valls nos repite lo que hemos leído en nuestra derecha estos días cien veces: “El mesías de 2008 que iba a unir la nación tras él, la ha dividido sembrando discordia más que armonía”. Puaf. Aceite de churros mil veces refrito.

Luis María Anson echa la culpa del secesionismo catalán “al sistema educativo”. Luego está Sostres. Habla de macarrones. Que hace su mujer, que es la que cocina. Faltaría más. Apasionante.

Pero quien tiene claro la que nos espera tras el triunfo del maléfico Obama es Rafael L. Bardají, de Libertad Digital: “Enhorabuena a los suicidas de todos los colores y condición: "Obama ha vuelto a ganar. Para los progresistas, esos de las alineaciones cósmicas, era lo justo y necesario; sorprendentemente, para los de centro reformista y para el Gobierno español, también. Los primeros, porque se identifican con un líder político que basa su gestión en más impuestos, más gasto social y más deuda, que es lo que le pone a la izquierda; los segundos, porque creen, erróneamente, que Obama va a ayudar a Rajoy para superar la negativa de Merkel a flexibilizar las ayudas a España. El cortoplacismo no les deja ver el bosque, pues lo cierto es que Obama supone un grave riesgo para la prosperidad y la seguridad de todos los españoles, catalanes incluidos”.

O José Carlos Rodríguez: “Obama es el presidente más socialista de la historia de los Estados Unidos. En mis errados cálculos sobre las elecciones que acaban de ser tenía en mente las de 1972 entre Nixon y McGovern, el único candidato que rivaliza con Obama en izquierdismo. El senador, recientemente desaparecido, no logró ni un 40 por ciento de apoyo electoral. En cuanto se viera la verdadera faz de este carismático charlatán, pensaba yo en 2008, los estadounidenses le concederían el privilegio de dar nombre a una biblioteca cuatro años antes de lo que él deseaba”. Un parrafito más: “Obama es como nuestro Zapatero y nuestro Azaña. Una persona que abomina de la historia de su país, y que quiere que pase sobre ella un huracán de dimensiones bíblicas para construir sobre los restos un país nuevo. Una sociedad de individuos que confíen en el Estado y no en su vecino, en su familia y en sus propias fuerzas para cumplir sus sueños. Una sociedad domeñada, ahormada por los deseos igualitaristas del socialismo residual, postmoderno y postsoviético”.

En torno al segundo tema que nos ocupa hoy, la sentencia del Constitucional y las bodas homosexuales, La Gaceta estuvo ayer todo el día con este titular en el primer puesto de su página web: “Una ley que beneficia sólo a un 1,6% de los ‘matrimonios”. ¿Y? ¿Quiere decir La Gaceta que es un tema irrelevante porque afecta solo a una minoría? Pues sea coherente el diario y olvídese del asunto. Si no tiene ninguna importancia, pase de ello. Pero no. El actual director, José Javier Esparza, explicó anteanoche en El Gato al Agua de Intereconomía, su televisión, la polémica portada que les ofrecíamos ayer. Se adjudica a Platón y Aristóteles y al final de su intervención, alude a un daño a terceros que el vídeo deja en el aire. Ahí lo tienen ustedes.

El editorial de La Gaceta está muy bien, soberbio, diría yo. Lean: “José Luis Rodríguez Zapatero llegó al Gobierno con el propósito definido de hacer, él sí, España irreconocible. Hijo del pensamiento posmoderno, relativista y amparador de los restos del naufragio del totalitarismo marxista en Occidente, hizo bandera de la llamada ideología de género, anclada en una antropología destructora, y emprendió una labor legislativa que cuajó en una panoplia de leyes como las llamadas de violencia de género, de divorcio exprés, de reforma del Registro Civil (‘identidad de género’), de aborto, de manipulación de embriones humanos, de Educación para la Ciudadanía y otras. Unas han fracasado, como la de violencia de género o la de Educación para la Ciudadanía; otras han tenido una incidencia práctica mínima, como la reforma del Registro Civil, y otras, como la de divorcio exprés, han convertido la institución del matrimonio en una de las más frágiles y menos protegidas por el ordenamiento. Pero Zapatero creía estar triunfando, y a su manera lo lograba, si es que se proponía destrozar los resortes de una antigua y profunda trabazón social en España. La izquierda, refugiada en la ideología de género y los ataques a la religión, celebraba esta legislación porque le parecía progresista. Y los partidos de derecha, miopes como siempre, se limitaban a presenciar el desmantelamiento, sin decir ni hacer apenas nada, a pesar de una irritación social creciente que, por desgracia, no encontró expresión política suficiente”.

Una última cita: Josep Maria Francàs, La Gaceta. “Me cuesta mucho entender, y como biólogo no le encuentro ningún sentido, que la familia no sea una institución heterosexual por esencia. Y, lo que pienso que es absolutamente imposible es: abierta la puerta a que el matrimonio es lo que los políticos quieren que sea de acuerdo a la 'evolución' de las costumbres, ¿como se negará la opción de la poligamia y la poliandria? (…) Lo del PP que, escudándose en la sentencia del Constitucional, afirma que no modificará la ley, más que incomprensible es simplemente cobarde. ¿Para qué queremos un partido en el gobierno -con lo que nos cuesta- si cede el mando al Tribunal Político Constitucional?

LAS FACHADAS

FACHADAS1
FachadaS2

Abc está generoso: “Segunda oportunidad para Obama”. "Supera a Romney y tendrá cuatro años más para cumplir con las expectativas que levantó a su llegada a la Casa Blanca”. Eso, a ver si espabila. Afirma Abc que “La CE prevé que la recesión en España sea del 1,4% en 2013”. ¿Es mucho, es poco? Es un título hecho, cuando menos, para ocultar la verdad: “Bruselas prevé que la economía caiga en 2013 el triple de lo que calcula el Gobierno” es el título de EL PAÍS, que destapa la capucha del dato pelado. Comparen y compren. La Razón titula con “Obama II era, ¿sueño o pesadilla?” que redactado así es un puro despropósito, si me permiten decírselo. Pero la portada como tal va para la ministra Ana Pastor, que ayer estuvo por esa casa. El Mundo necesita título y sumario, pero ni así se entiende lo que quiere decir: “Obama, rehén de su victoria”. Que ya me dirán. “Su relección le obliga a lograr un acto con la mayoría republicana de la Cámara de Representantes para evitar que el ‘abismo fiscal’ desemboque en otra recesión”. No es una situación nueva, la verdad, esa de tener mayoría en el Congreso un partido y la presidencia otro. Pero rehén de su victoria… Les brindo el segundo título como ejemplo de mal periodismo: “Mas vapuleado en Bruselas por su ‘deshonestidad intelectual”. La verdad verdadera es que la frase la pronunció una periodista sueca del Svenska Dagbladet. Fue en Bruselas, sí, ¿pero verdad que es un titular mentiroso? La Gaceta conoce perfectamente los cerros de Úbeda: “Veredicto de Bruselas: a pesar de las reformas, 2012 ha sido un año perdido”.

EL AFAMADO MUSEO EL OJO IZQUIERDO
(Documentos y testimonios de la vida en las cavernas)

“Como es cuestión de amor llegaremos a legalizar la zooderastia, porque los afectos entre amo y perro sí que son indestructibles”.

José Luis Martín Prieto, La Razón, 8 de noviembre de 2012.

Hay 120 Comentarios

Parte 2


En los marcos, el error es entrar el juego que estos se traen, (comentamos lo de siempre: pero cierto o no cierto que es lo que cuenta). Creado el marco sobre familia tradicional, discutir sobre él es bailarles el agua y jugar a lo que quieren: que si sí; que si no. El tema es otro, se trata de la intolerancia con el derecho del otro de un mundo que no quiere más reglas que las suyas y que cualquier artilugio les sirve para intentar destruirlo, desplazando el asunto a términos de nombre, llevándolo hasta el constitucional si es necesario. Y es que es lo que hay, aunque con el descaro habitual repitan una y otra vez la consigna.


Lo importante es ver que no es la línea de un sujeto sino un practica que sirve para manipular el mensaje. Lo mismo que hacen con lo hablado sobre la libertad y sobre el espantoso control del estado sobre el capital al que no se deja respirar (el mismo economista de una de estas asociaciones neoliberales, en al Rojo vivo que en el Gato al agua: en el primero pidiendo recortes drásticos y extremos para ajustar el déficit y en el segundo reclamando desahogo para que las ideas del capital no se vean encorsetadas por el estado limitando su creatividad). Lo que son capaces de decir tras el periodo de máxima liberalización de los mercados financieros que han permitido, a los gestores de dicho mercado, por su falta de regulación, la creación de una deuda opaca inserta en el delito sino por la falta de ley, con la que han desplazado el riesgo de la gestión al sistema social y a quien han desplazado el daño causado por los beneficiarios. Y a cuyo pesar no se recatan un solo instante los responsables, (tenéis los datos del proceso en comentarios anteriores sobre banca, sistema financiero, titulización y bolsa), en esparcir la “mugre” a todo lo que los rodea y exigirle a los demás que se hagan responsables del efecto de su codicia.


Esto también es falso, es un ataque judeo-masónico de los autores de las obras a que se refieren aquellos comentarios (Hay alternativas, El casino que nos Gobierna y Pensamiento secuestrado) que tratan de negar la evidencia del mensaje neoliberal. Los responsables de la crisis somos todos por vivir por encima de nuestras posibilidades; sus creadores, los ahorradores en su insaciable demanda de interés y en su incontinente domino del mercado; no hay más salida que el trabajo asuma las responsabilidad de los culpables; y el único camino para salir de esta es que los privilegios que dieron lugar a la crisis se acrecienten para que la creatividad de los gestores esté segura de que el dinero que pongan obtendrá las garantías del beneficios deseados.


Y luego la pobreza que es incapaz de diferenciar lo natural de lo simbólico, que no sabe que la ley solo es simbólica, (escrita o tacita). Y que es incapaz de entender que lo que llamamos ley del más fuerte, no es tal ley, sino un manera de explicarnos lo inexplicable del hecho natural, no pude entender que esa falta de ley nos autorizaría, por lo mismo que autoriza a lo natural a usar la violencia y que por tanto solo dentro de lo simbólico estamos restringidos a respetar lo que son acuerdos y prohibiciones que nos imponemos. Torpe encaje que acepta por principio la desigualdad natural en lugar de la igualdad simbólica y rechaza la ley que les protege: Pero como no sabe ni que es una cosa ni otra, la salida será, como siempre la del loro, repite sonidos pero no sabe que son.Parte 2


En los marcos, el error es entrar el juego que estos se traen, (comentamos lo de siempre: pero cierto o no cierto que es lo que cuenta). Creado el marco sobre familia tradicional, discutir sobre él es bailarles el agua y jugar a lo que quieren: que si sí; que si no. El tema es otro, se trata de la intolerancia con el derecho del otro de un mundo que no quiere más reglas que las suyas y que cualquier artilugio les sirve para intentar destruirlo, desplazando el asunto a términos de nombre, llevándolo hasta el constitucional si es necesario. Y es que es lo que hay, aunque con el descaro habitual repitan una y otra vez la consigna.


Lo importante es ver que no es la línea de un sujeto sino un practica que sirve para manipular el mensaje. Lo mismo que hacen con lo hablado sobre la libertad y sobre el espantoso control del estado sobre el capital al que no se deja respirar (el mismo economista de una de estas asociaciones neoliberales, en al Rojo vivo que en el Gato al agua: en el primero pidiendo recortes drásticos y extremos para ajustar el déficit y en el segundo reclamando desahogo para que las ideas del capital no se vean encorsetadas por el estado limitando su creatividad). Lo que son capaces de decir tras el periodo de máxima liberalización de los mercados financieros que han permitido, a los gestores de dicho mercado, por su falta de regulación, la creación de una deuda opaca inserta en el delito sino por la falta de ley, con la que han desplazado el riesgo de la gestión al sistema social y a quien han desplazado el daño causado por los beneficiarios. Y a cuyo pesar no se recatan un solo instante los responsables, (tenéis los datos del proceso en comentarios anteriores sobre banca, sistema financiero, titulización y bolsa), en esparcir la “mugre” a todo lo que los rodea y exigirle a los demás que se hagan responsables del efecto de su codicia.


Esto también es falso, es un ataque judeo-masónico de los autores de las obras a que se refieren aquellos comentarios (Hay alternativas, El casino que nos Gobierna y Pensamiento secuestrado) que tratan de negar la evidencia del mensaje neoliberal. Los responsables de la crisis somos todos por vivir por encima de nuestras posibilidades; sus creadores, los ahorradores en su insaciable demanda de interés y en su incontinente domino del mercado; no hay más salida que el trabajo asuma las responsabilidad de los culpables; y el único camino para salir de esta es que los privilegios que dieron lugar a la crisis se acrecienten para que la creatividad de los gestores esté segura de que el dinero que pongan obtendrá las garantías del beneficios deseados.


Torpe encaje que acepta por principio la desigualdad natural en lugar de la igualdad simbólica y rechaza la ley que les protege: Pero como no sabe ni que es una cosa ni otra, la salida será, como siempre la del loro, repite sonidos pero no sabe que son

Parte 2


En los marcos, el error es entrar el juego que estos se traen, (comentamos lo de siempre: pero cierto o no cierto que es lo que cuenta). Creado el marco sobre familia tradicional, discutir sobre él es bailarles el agua y jugar a lo que quieren: que si sí; que si no. El tema es otro, se trata de la intolerancia con el derecho del otro de un mundo que no quiere más reglas que las suyas y que cualquier artilugio les sirve para intentar destruirlo, desplazando el asunto a términos de nombre, llevándolo hasta el constitucional si es necesario. Y es que es lo que hay, aunque con el descaro habitual repitan una y otra vez la consigna.


Lo importante es ver que no es la línea de un sujeto sino un practica que sirve para manipular el mensaje. Lo mismo que hacen con lo hablado sobre la libertad y sobre el espantoso control del estado sobre el capital al que no se deja respirar (el mismo economista de una de estas asociaciones neoliberales, en al Rojo vivo que en el Gato al agua: en el primero pidiendo recortes drásticos y extremos para ajustar el déficit y en el segundo reclamando desahogo para que las ideas del capital no se vean encorsetadas por el estado limitando su creatividad). Lo que son capaces de decir tras el periodo de máxima liberalización de los mercados financieros que han permitido, a los gestores de dicho mercado, por su falta de regulación, la creación de una deuda opaca inserta en el delito sino por la falta de ley, con la que han desplazado el riesgo de la gestión al sistema social y a quien han desplazado el daño causado por los beneficiarios. Y a cuyo pesar no se recatan un solo instante los responsables, (tenéis los datos del proceso en comentarios anteriores sobre banca, sistema financiero, titulización y bolsa), en esparcir la “mugre” a todo lo que los rodea y exigirle a los demás que se hagan responsables del efecto de su codicia.


Esto también es falso, es un ataque judeo-masónico de los autores de las obras a que se refieren aquellos comentarios (Hay alternativas, El casino que nos Gobierna y Pensamiento secuestrado) que tratan de negar la evidencia del mensaje neoliberal. Los responsables de la crisis somos todos por vivir por encima de nuestras posibilidades; sus creadores, los ahorradores en su insaciable demanda de interés y en su incontinente domino del mercado; no hay más salida que el trabajo asuma las responsabilidad de los culpables; y el único camino para salir de esta es que los privilegios que dieron lugar a la crisis se acrecienten para que la creatividad de los gestores esté segura de que el dinero que pongan obtendrá las garantías del beneficios deseados.


. Torpe encaje que acepta por principio la desigualdad natural en lugar de la igualdad simbólica y rechaza la ley que les protege: Pero como no sabe ni que es una cosa ni otra, la salida será, como siempre la del loro, repite sonidos pero no sabe que son.

Parte 2


En los marcos, el error es entrar el juego que estos se traen, (comentamos lo de siempre: pero cierto o no cierto que es lo que cuenta). Creado el marco sobre familia tradicional, discutir sobre él es bailarles el agua y jugar a lo que quieren: que si sí; que si no. El tema es otro, se trata de la intolerancia con el derecho del otro de un mundo que no quiere más reglas que las suyas y que cualquier artilugio les sirve para intentar destruirlo, desplazando el asunto a términos de nombre, llevándolo hasta el constitucional si es necesario. Y es que es lo que hay, aunque con el descaro habitual repitan una y otra vez la consigna.


Lo importante es ver que no es la línea de un sujeto sino un practica que sirve para manipular el mensaje. Lo mismo que hacen con lo hablado sobre la libertad y sobre el espantoso control del estado sobre el capital al que no se deja respirar (el mismo economista de una de estas asociaciones neoliberales, en al Rojo vivo que en el Gato al agua: en el primero pidiendo recortes drásticos y extremos para ajustar el déficit y en el segundo reclamando desahogo para que las ideas del capital no se vean encorsetadas por el estado limitando su creatividad). Lo que son capaces de decir tras el periodo de máxima liberalización de los mercados financieros que han permitido, a los gestores de dicho mercado, por su falta de regulación, la creación de una deuda opaca inserta en el delito sino por la falta de ley, con la que han desplazado el riesgo de la gestión al sistema social y a quien han desplazado el daño causado por los beneficiarios. Y a cuyo pesar no se recatan un solo instante los responsables, (tenéis los datos del proceso en comentarios anteriores sobre banca, sistema financiero, titulización y bolsa), en esparcir la “mugre” a todo lo que los rodea y exigirle a los demás que se hagan responsables del efecto de su codicia.


Esto también es falso, es un ataque judeo-masónico de los autores de las obras a que se refieren aquellos comentarios (Hay alternativas, El casino que nos Gobierna y Pensamiento secuestrado) que tratan de negar la evidencia del mensaje neoliberal. Los responsables de la crisis somos todos por vivir por encima de nuestras posibilidades; sus creadores, los ahorradores en su insaciable demanda de interés y en su incontinente domino del mercado; no hay más salida que el trabajo asuma las responsabilidad de los culpables; y el único camino para salir de esta es que los privilegios que dieron lugar a la crisis se acrecienten para que la creatividad de los gestores esté segura de que el dinero que pongan obtendrá las garantías del beneficios deseados.


Y que es incapaz de entender que lo que llamamos ley del más fuerte, no es tal ley, sino un manera de explicarnos lo inexplicable del hecho natural, no pude entender que esa falta de ley nos autorizaría, por lo mismo que autoriza a lo natural a usar la violencia y que por tanto solo dentro de lo simbólico estamos restringidos a respetar lo que son acuerdos y prohibiciones que nos imponemos. Torpe encaje que acepta por principio la desigualdad natural en lugar de la igualdad simbólica y rechaza la ley que les protege: Pero como no sabe ni que es una cosa ni otra, la salida será, como siempre la del loro, repite sonidos pero no sabe que son.

Parte 2


En los marcos, el error es entrar el juego que estos se traen, (comentamos lo de siempre: pero cierto o no cierto que es lo que cuenta). Creado el marco sobre familia tradicional, discutir sobre él es bailarles el agua y jugar a lo que quieren: que si sí; que si no. El tema es otro, se trata de la intolerancia con el derecho del otro de un mundo que no quiere más reglas que las suyas y que cualquier artilugio les sirve para intentar destruirlo, desplazando el asunto a términos de nombre, llevándolo hasta el constitucional si es necesario. Y es que es lo que hay, aunque con el descaro habitual repitan una y otra vez la consigna.


Lo importante es ver que no es la línea de un sujeto sino un practica que sirve para manipular el mensaje. Lo mismo que hacen con lo hablado sobre la libertad y sobre el espantoso control del estado sobre el capital al que no se deja respirar (el mismo economista de una de estas asociaciones neoliberales, en al Rojo vivo que en el Gato al agua: en el primero pidiendo recortes drásticos y extremos para ajustar el déficit y en el segundo reclamando desahogo para que las ideas del capital no se vean encorsetadas por el estado limitando su creatividad). Lo que son capaces de decir tras el periodo de máxima liberalización de los mercados financieros que han permitido, a los gestores de dicho mercado, por su falta de regulación, la creación de una deuda opaca inserta en el delito sino por la falta de ley, con la que han desplazado el riesgo de la gestión al sistema social y a quien han desplazado el daño causado por los beneficiarios. Y a cuyo pesar no se recatan un solo instante los responsables, (tenéis los datos del proceso en comentarios anteriores sobre banca, sistema financiero, titulización y bolsa), en esparcir la “mugre” a todo lo que los rodea y exigirle a los demás que se hagan responsables del efecto de su codicia.


Esto también es falso, es un ataque judeo-masónico de los autores de las obras a que se refieren aquellos comentarios (Hay alternativas, El casino que nos Gobierna y Pensamiento secuestrado) que tratan de negar la evidencia del mensaje neoliberal. Los responsables de la crisis somos todos por vivir por encima de nuestras posibilidades; sus creadores, los ahorradores en su insaciable demanda de interés y en su incontinente domino del mercado; no hay más salida que el trabajo asuma las responsabilidad de los culpables; y el único camino para salir de esta es que los privilegios que dieron lugar a la crisis se acrecienten para que la creatividad de los gestores esté segura de que el dinero que pongan obtendrá las garantías del beneficios deseados.


Y luego la pobreza que es incapaz de diferenciar lo natural de lo simbólico, que no sabe que la ley solo es simbólica, (escrita o tacita). Y que es incapaz de entender que lo que llamamos ley del más fuerte, no es tal ley, sino un manera de explicarnos lo inexplicable del hecho natural, no pude entender que esa falta de ley nos autorizaría, por lo mismo que autoriza a lo natural a usar la violencia y que por tanto solo dentro de lo simbólico estamos restringidos a respetar lo que son acuerdos y prohibiciones que nos imponemos. Torpe encaje que acepta por principio la desigualdad natural en lugar de la igualdad simbólica y rechaza la ley que les protege: Pero como no sabe ni que es una cosa ni otra, la salida será, como siempre la del loro, repite sonidos pero no sabe que son.
Parte 2


En los marcos, el error es entrar el juego que estos se traen, (comentamos lo de siempre: pero cierto o no cierto que es lo que cuenta). Creado el marco sobre familia tradicional, discutir sobre él es bailarles el agua y jugar a lo que quieren: que si sí; que si no. El tema es otro, se trata de la intolerancia con el derecho del otro de un mundo que no quiere más reglas que las suyas y que cualquier artilugio les sirve para intentar destruirlo, desplazando el asunto a términos de nombre, llevándolo hasta el constitucional si es necesario. Y es que es lo que hay, aunque con el descaro habitual repitan una y otra vez la consigna.


Lo importante es ver que no es la línea de un sujeto sino un practica que sirve para manipular el mensaje. Lo mismo que hacen con lo hablado sobre la libertad y sobre el espantoso control del estado sobre el capital al que no se deja respirar (el mismo economista de una de estas asociaciones neoliberales, en al Rojo vivo que en el Gato al agua: en el primero pidiendo recortes drásticos y extremos para ajustar el déficit y en el segundo reclamando desahogo para que las ideas del capital no se vean encorsetadas por el estado limitando su creatividad). Lo que son capaces de decir tras el periodo de máxima liberalización de los mercados financieros que han permitido, a los gestores de dicho mercado, por su falta de regulación, la creación de una deuda opaca inserta en el delito sino por la falta de ley, con la que han desplazado el riesgo de la gestión al sistema social y a quien han desplazado el daño causado por los beneficiarios. Y a cuyo pesar no se recatan un solo instante los responsables, (tenéis los datos del proceso en comentarios anteriores sobre banca, sistema financiero, titulización y bolsa), en esparcir la “mugre” a todo lo que los rodea y exigirle a los demás que se hagan responsables del efecto de su codicia.


Esto también es falso, es un ataque judeo-masónico de los autores de las obras a que se refieren aquellos comentarios (Hay alternativas, El casino que nos Gobierna y Pensamiento secuestrado) que tratan de negar la evidencia del mensaje neoliberal. Los responsables de la crisis somos todos por vivir por encima de nuestras posibilidades; sus creadores, los ahorradores en su insaciable demanda de interés y en su incontinente domino del mercado; no hay más salida que el trabajo asuma las responsabilidad de los culpables; y el único camino para salir de esta es que los privilegios que dieron lugar a la crisis se acrecienten para que la creatividad de los gestores esté segura de que el dinero que pongan obtendrá las garantías del beneficios deseados.


Y luego la pobreza que es incapaz de diferenciar lo natural de lo simbólico, que no sabe que la ley solo es simbólica, (escrita o tacita). Y que es incapaz de entender que lo que llamamos ley del más fuerte, no es tal ley, sino un manera de explicarnos lo inexplicable del hecho natural, no pude entender que esa falta de ley nos autorizaría, por lo mismo que autoriza a lo natural a usar la violencia y que por tanto solo dentro de lo simbólico estamos restringidos a respetar lo que son acuerdos y prohibiciones que nos imponemos. Torpe encaje que acepta por principio la desigualdad natural en lugar de la igualdad simbólica y rechaza la ley que les protege: Torpe encaje que acepta por principio la desigualdad natural en lugar de la igualdad simbólica y rechaza la ley que les protege:

Parte 2


En los marcos, el error es entrar el juego que estos se traen, (comentamos lo de siempre: pero cierto o no cierto que es lo que cuenta). Creado el marco sobre familia tradicional, discutir sobre él es bailarles el agua y jugar a lo que quieren: que si sí; que si no. El tema es otro, se trata de la intolerancia con el derecho del otro de un mundo que no quiere más reglas que las suyas y que cualquier artilugio les sirve para intentar destruirlo, desplazando el asunto a términos de nombre, llevándolo hasta el constitucional si es necesario. Y es que es lo que hay, aunque con el descaro habitual repitan una y otra vez la consigna.


Lo importante es ver que no es la línea de un sujeto sino un practica que sirve para manipular el mensaje. Lo mismo que hacen con lo hablado sobre la libertad y sobre el espantoso control del estado sobre el capital al que no se deja respirar (el mismo economista de una de estas asociaciones neoliberales, en al Rojo vivo que en el Gato al agua: en el primero pidiendo recortes drásticos y extremos para ajustar el déficit y en el segundo reclamando desahogo para que las ideas del capital no se vean encorsetadas por el estado limitando su creatividad). Lo que son capaces de decir tras el periodo de máxima liberalización de los mercados financieros que han permitido, a los gestores de dicho mercado, por su falta de regulación, la creación de una deuda opaca inserta en el delito sino por la falta de ley, con la que han desplazado el riesgo de la gestión al sistema social y a quien han desplazado el daño causado por los beneficiarios. Y a cuyo pesar no se recatan un solo instante los responsables, (tenéis los datos del proceso en comentarios anteriores sobre banca, sistema financiero, titulización y bolsa), en esparcir la “mugre” a todo lo que los rodea y exigirle a los demás que se hagan responsables del efecto de su codicia.


Esto también es falso, es un ataque judeo-masónico de los autores de las obras a que se refieren aquellos comentarios (Hay alternativas, El casino que nos Gobierna y Pensamiento secuestrado) que tratan de negar la evidencia del mensaje neoliberal. Los responsables de la crisis somos todos por vivir por encima de nuestras posibilidades; sus creadores, los ahorradores en su insaciable demanda de interés y en su incontinente domino del mercado; no hay más salida que el trabajo asuma las responsabilidad de los culpables; y el único camino para salir de esta es que los privilegios que dieron lugar a la crisis se acrecienten para que la creatividad de los gestores esté segura de que el dinero que pongan obtendrá las garantías del beneficios deseados.


Y luego la pobreza que es incapaz de diferenciar lo natural de lo simbólico, que no sabe que la ley solo es simbólica, (escrita o tacita). Y que es incapaz de entender que lo que llamamos ley del más fuerte, no es tal ley, sino un manera de explicarnos lo inexplicable del hecho natural, no pude entender que esa falta de ley nos autorizaría, por lo mismo que autoriza a lo natural a usar la violencia y que por tanto solo dentro de lo simbólico estamos restringidos a respetar lo que son acuerdos y prohibiciones que nos imponemos. Torpe encaje que acepta por principio la desigualdad natural en lugar de la igualdad simbólica y rechaza la ley que les protege: Pero como no sabe ni que es una cosa ni otra, la salida será, como siempre la del loro, repite sonidos pero no sabe que son.
Parte 2


En los marcos, el error es entrar el juego que estos se traen, (comentamos lo de siempre: pero cierto o no cierto que es lo que cuenta). Creado el marco sobre familia tradicional, discutir sobre él es bailarles el agua y jugar a lo que quieren: que si sí; que si no. El tema es otro, se trata de la intolerancia con el derecho del otro de un mundo que no quiere más reglas que las suyas y que cualquier artilugio les sirve para intentar destruirlo, desplazando el asunto a términos de nombre, llevándolo hasta el constitucional si es necesario. Y es que es lo que hay, aunque con el descaro habitual repitan una y otra vez la consigna.


Lo importante es ver que no es la línea de un sujeto sino un practica que sirve para manipular el mensaje. Lo mismo que hacen con lo hablado sobre la libertad y sobre el espantoso control del estado sobre el capital al que no se deja respirar (el mismo economista de una de estas asociaciones neoliberales, en al Rojo vivo que en el Gato al agua: en el primero pidiendo recortes drásticos y extremos para ajustar el déficit y en el segundo reclamando desahogo para que las ideas del capital no se vean encorsetadas por el estado limitando su creatividad). Lo que son capaces de decir tras el periodo de máxima liberalización de los mercados financieros que han permitido, a los gestores de dicho mercado, por su falta de regulación, la creación de una deuda opaca inserta en el delito sino por la falta de ley, con la que han desplazado el riesgo de la gestión al sistema social y a quien han desplazado el daño causado por los beneficiarios. Y a cuyo pesar no se recatan un solo instante los responsables, (tenéis los datos del proceso en comentarios anteriores sobre banca, sistema financiero, titulización y bolsa), en esparcir la “mugre” a todo lo que los rodea y exigirle a los demás que se hagan responsables del efecto de su codicia.


Esto también es falso, es un ataque judeo-masónico de los autores de las obras a que se refieren aquellos comentarios (Hay alternativas, El casino que nos Gobierna y Pensamiento secuestrado) que tratan de negar la evidencia del mensaje neoliberal. Los responsables de la crisis somos todos por vivir por encima de nuestras posibilidades; sus creadores, los ahorradores en su insaciable demanda de interés y en su incontinente domino del mercado; no hay más salida que el trabajo asuma las responsabilidad de los culpables; y el único camino para salir de esta es que los privilegios que dieron lugar a la crisis se acrecienten para que la creatividad de los gestores esté segura de que el dinero que pongan obtendrá las garantías del beneficios deseados.


Y luego la pobreza que es incapaz de diferenciar lo natural de lo simbólico, que no sabe que la ley solo es simbólica, (escrita o tacita). Y que es incapaz de entender que lo que llamamos ley del más fuerte, no es tal ley, sino un manera de explicarnos lo inexplicable del hecho natural, no pude entender que esa falta de ley nos autorizaría, por lo mismo que autoriza a lo natural a usar la violencia y que por tanto solo dentro de lo simbólico estamos restringidos a respetar lo que son acuerdos y prohibiciones que nos imponemos. Torpe encaje que acepta por principio la desigualdad natural en lugar de la igualdad simbólica y rechaza la ley que les protege:

Perdonad pero estoy haciendo pruebas

Y luego la pobreza que es incapaz de diferenciar lo natural de lo simbólico, que no sabe que la ley solo es simbólica, (escrita o tacita). Y que es incapaz de entender que lo que llamamos ley del más fuerte, no es tal ley, sino un manera de explicarnos lo inexplicable del hecho natural, no pude entender que esa falta de ley nos autorizaría, por lo mismo que autoriza a lo natural a usar la violencia y que por tanto solo dentro de lo simbólico estamos restringidos a respetar lo que son acuerdos y prohibiciones que nos imponemos. Torpe encaje que acepta por principio la desigualdad natural en lugar de la igualdad simbólica y rechaza la ley que les protege: Pero como no sabe ni que es una cosa ni otra, la salida será, como siempre la del loro, repite sonidos pero no sabe que son. Y luego la pobreza que es incapaz de diferenciar lo natural de lo simbólico, que no sabe que la ley solo es simbólica, (escrita o tacita). Y que es incapaz de entender que lo que llamamos ley del más fuerte, no es tal ley, sino un manera de explicarnos lo inexplicable del hecho natural, no pude entender que esa falta de ley nos autorizaría, por lo mismo que autoriza a lo natural a usar la violencia y que por tanto solo dentro de lo simbólico estamos restringidos a respetar lo que son acuerdos y prohibiciones que nos imponemos. Torpe encaje que acepta por principio la desigualdad natural en lugar de la igualdad simbólica y rechaza la ley que les protege: Pero como no sabe ni que es una cosa ni otra, la salida será, como siempre la del loro, repite sonidos pero no sabe que son. Y luego la pobreza que es incapaz de diferenciar lo natural de lo simbólico, que no sabe que la ley solo es simbólica, (escrita o tacita). Y que es incapaz de entender que lo que llamamos ley del más fuerte, no es tal ley, sino un manera de explicarnos lo inexplicable del hecho natural, no pude entender que esa falta de ley nos autorizaría, por lo mismo que autoriza a lo natural a usar la violencia y que por tanto solo dentro de lo simbólico estamos restringidos a respetar lo que son acuerdos y prohibiciones que nos imponemos. Torpe encaje que acepta por principio la desigualdad natural en lugar de la igualdad simbólica y rechaza la ley que les protege: Pero como no sabe ni que es una cosa ni otra, la salida será, como siempre la del loro, repite sonidos pero no sabe que son. Y luego la pobreza que es incapaz de diferenciar lo natural de lo simbólico, que no sabe que la ley solo es simbólica, (escrita o tacita). Y que es incapaz de entender que lo que llamamos ley del más fuerte, no es tal ley, sino un manera de explicarnos lo inexplicable del hecho natural, no pude entender que esa falta de ley nos autorizaría, por lo mismo que autoriza a lo natural a usar la violencia y que por tanto solo dentro de lo simbólico estamos restringidos a respetar lo que son acuerdos y prohibiciones que nos imponemos. Torpe encaje que acepta por principio la desigualdad natural en lugar de la igualdad simbólica y rechaza la ley que les protege: Pero como no sabe ni que es una cosa ni otra, la salida será, como siempre la del loro, repite sonidos pero no sabe que son.

Parte 2


En los marcos, el error es entrar el juego que estos se traen, (comentamos lo de siempre: pero cierto o no cierto que es lo que cuenta). Creado el marco sobre familia tradicional, discutir sobre él es bailarles el agua y jugar a lo que quieren: que si sí; que si no. El tema es otro, se trata de la intolerancia con el derecho del otro de un mundo que no quiere más reglas que las suyas y que cualquier artilugio les sirve para intentar destruirlo, desplazando el asunto a términos de nombre, llevándolo hasta el constitucional si es necesario. Y es que es lo que hay, aunque con el descaro habitual repitan una y otra vez la consigna.


Lo importante es ver que no es la línea de un sujeto sino un practica que sirve para manipular el mensaje. Lo mismo que hacen con lo hablado sobre la libertad y sobre el espantoso control del estado sobre el capital al que no se deja respirar (el mismo economista de una de estas asociaciones neoliberales, en al Rojo vivo que en el Gato al agua: en el primero pidiendo recortes drásticos y extremos para ajustar el déficit y en el segundo reclamando desahogo para que las ideas del capital no se vean encorsetadas por el estado limitando su creatividad). Lo que son capaces de decir tras el periodo de máxima liberalización de los mercados financieros que han permitido, a los gestores de dicho mercado, por su falta de regulación, la creación de una deuda opaca inserta en el delito sino por la falta de ley, con la que han desplazado el riesgo de la gestión al sistema social y a quien han desplazado el daño causado por los beneficiarios. Y a cuyo pesar no se recatan un solo instante los responsables, (tenéis los datos del proceso en comentarios anteriores sobre banca, sistema financiero, titulización y bolsa), en esparcir la “mugre” a todo lo que los rodea y exigirle a los demás que se hagan responsables del efecto de su codicia.


Esto también es falso, es un ataque judeo-masónico de los autores de las obras a que se refieren aquellos comentarios (Hay alternativas, El casino que nos Gobierna y Pensamiento secuestrado) que tratan de negar la evidencia del mensaje neoliberal. Los responsables de la crisis somos todos por vivir por encima de nuestras posibilidades; sus creadores, los ahorradores en su insaciable demanda de interés y en su incontinente domino del mercado; no hay más salida que el trabajo asuma las responsabilidad de los culpables; y el único camino para salir de esta es que los privilegios que dieron lugar a la crisis se acrecienten para que la creatividad de los gestores esté segura de que el dinero que pongan obtendrá las garantías del beneficios deseados.


Parte 2


En los marcos, el error es entrar el juego que estos se traen, (comentamos lo de siempre: pero cierto o no cierto que es lo que cuenta). Creado el marco sobre familia tradicional, discutir sobre él es bailarles el agua y jugar a lo que quieren: que si sí; que si no. El tema es otro, se trata de la intolerancia con el derecho del otro de un mundo que no quiere más reglas que las suyas y que cualquier artilugio les sirve para intentar destruirlo, desplazando el asunto a términos de nombre, llevándolo hasta el constitucional si es necesario. Y es que es lo que hay, aunque con el descaro habitual repitan una y otra vez la consigna.


Lo importante es ver que no es la línea de un sujeto sino un practica que sirve para manipular el mensaje. Lo mismo que hacen con lo hablado sobre la libertad y sobre el espantoso control del estado sobre el capital al que no se deja respirar (el mismo economista de una de estas asociaciones neoliberales, en al Rojo vivo que en el Gato al agua: en el primero pidiendo recortes drásticos y extremos para ajustar el déficit y en el segundo reclamando desahogo para que las ideas del capital no se vean encorsetadas por el estado limitando su creatividad). Lo que son capaces de decir tras el periodo de máxima liberalización de los mercados financieros que han permitido, a los gestores de dicho mercado, por su falta de regulación, la creación de una deuda opaca inserta en el delito sino por la falta de ley, con la que han desplazado el riesgo de la gestión al sistema social y a quien han desplazado el daño causado por los beneficiarios. Y a cuyo pesar no se recatan un solo instante los responsables, (tenéis los datos del proceso en comentarios anteriores sobre banca, sistema financiero, titulización y bolsa), en esparcir la “mugre” a todo lo que los rodea y exigirle a los demás que se hagan responsables del efecto de su codicia.


Esto también es falso, es un ataque judeo-masónico de los autores de las obras a que se refieren aquellos comentarios (Hay alternativas, El casino que nos Gobierna y Pensamiento secuestrado) que tratan de negar la evidencia del mensaje neoliberal. Los responsables de la crisis somos todos por vivir por encima de nuestras posibilidades; sus creadores, los ahorradores en su insaciable demanda de interés y en su incontinente domino del mercado; no hay más salida que el trabajo asuma las responsabilidad de los culpables; y el único camino para salir de esta es que los privilegios que dieron lugar a la crisis se acrecienten para que la creatividad de los gestores esté segura de que el dinero que pongan obtendrá las garantías del beneficios deseados.


Parte 2


En los marcos, el error es entrar el juego que estos se traen, (comentamos lo de siempre: pero cierto o no cierto que es lo que cuenta). Creado el marco sobre familia tradicional, discutir sobre él es bailarles el agua y jugar a lo que quieren: que si sí; que si no. El tema es otro, se trata de la intolerancia con el derecho del otro de un mundo que no quiere más reglas que las suyas y que cualquier artilugio les sirve para intentar destruirlo, desplazando el asunto a términos de nombre, llevándolo hasta el constitucional si es necesario. Y es que es lo que hay, aunque con el descaro habitual repitan una y otra vez la consigna.


Lo importante es ver que no es la línea de un sujeto sino un practica que sirve para manipular el mensaje. Lo mismo que hacen con lo hablado sobre la libertad y sobre el espantoso control del estado sobre el capital al que no se deja respirar (el mismo economista de una de estas asociaciones neoliberales, en al Rojo vivo que en el Gato al agua: en el primero pidiendo recortes drásticos y extremos para ajustar el déficit y en el segundo reclamando desahogo para que las ideas del capital no se vean encorsetadas por el estado limitando su creatividad). Lo que son capaces de decir tras el periodo de máxima liberalización de los mercados financieros que han permitido, a los gestores de dicho mercado, por su falta de regulación, la creación de una deuda opaca inserta en el delito sino por la falta de ley, con la que han desplazado el riesgo de la gestión al sistema social y a quien han desplazado el daño causado por los beneficiarios. Y a cuyo pesar no se recatan un solo instante los responsables, (tenéis los datos del proceso en comentarios anteriores sobre banca, sistema financiero, titulización y bolsa), en esparcir la “mugre” a todo lo que los rodea y exigirle a los demás que se hagan responsables del efecto de su codicia.


Esto también es falso, es un ataque judeo-masónico de los autores de las obras a que se refieren aquellos comentarios (Hay alternativas, El casino que nos Gobierna y Pensamiento secuestrado) que tratan de negar la evidencia del mensaje neoliberal. Los responsables de la crisis somos todos por vivir por encima de nuestras posibilidades; sus creadores, los ahorradores en su insaciable demanda de interés y en su incontinente domino del mercado; no hay más salida que el trabajo asuma las responsabilidad de los culpables; y el único camino para salir de esta es que los privilegios que dieron lugar a la crisis se acrecienten para que la creatividad de los gestores esté segura de que el dinero que pongan obtendrá las garantías del beneficios deseados.


Parte 2


En los marcos, el error es entrar el juego que estos se traen, (comentamos lo de siempre: pero cierto o no cierto que es lo que cuenta). Creado el marco sobre familia tradicional, discutir sobre él es bailarles el agua y jugar a lo que quieren: que si sí; que si no. El tema es otro, se trata de la intolerancia con el derecho del otro de un mundo que no quiere más reglas que las suyas y que cualquier artilugio les sirve para intentar destruirlo, desplazando el asunto a términos de nombre, llevándolo hasta el constitucional si es necesario. Y es que es lo que hay, aunque con el descaro habitual repitan una y otra vez la consigna.


Lo importante es ver que no es la línea de un sujeto sino un practica que sirve para manipular el mensaje. Lo mismo que hacen con lo hablado sobre la libertad y sobre el espantoso control del estado sobre el capital al que no se deja respirar (el mismo economista de una de estas asociaciones neoliberales, en al Rojo vivo que en el Gato al agua: en el primero pidiendo recortes drásticos y extremos para ajustar el déficit y en el segundo reclamando desahogo para que las ideas del capital no se vean encorsetadas por el estado limitando su creatividad). Lo que son capaces de decir tras el periodo de máxima liberalización de los mercados financieros que han permitido, a los gestores de dicho mercado, por su falta de regulación, la creación de una deuda opaca inserta en el delito sino por la falta de ley, con la que han desplazado el riesgo de la gestión al sistema social y a quien han desplazado el daño causado por los beneficiarios. Y a cuyo pesar no se recatan un solo instante los responsables, (tenéis los datos del proceso en comentarios anteriores sobre banca, sistema financiero, titulización y bolsa), en esparcir la “mugre” a todo lo que los rodea y exigirle a los demás que se hagan responsables del efecto de su codicia.


Esto también es falso, es un ataque judeo-masónico de los autores de las obras a que se refieren aquellos comentarios (Hay alternativas, El casino que nos Gobierna y Pensamiento secuestrado) que tratan de negar la evidencia del mensaje neoliberal. Los responsables de la crisis somos todos por vivir por encima de nuestras posibilidades; sus creadores, los ahorradores en su insaciable demanda de interés y en su incontinente domino del mercado; no hay más salida que el trabajo asuma las responsabilidad de los culpables; y el único camino para salir de esta es que los privilegios que dieron lugar a la crisis se acrecienten para que la creatividad de los gestores esté segura de que el dinero que pongan obtendrá las garantías del beneficios deseados.


Parte 2


En los marcos, el error es entrar el juego que estos se traen, (comentamos lo de siempre: pero cierto o no cierto que es lo que cuenta). Creado el marco sobre familia tradicional, discutir sobre él es bailarles el agua y jugar a lo que quieren: que si sí; que si no. El tema es otro, se trata de la intolerancia con el derecho del otro de un mundo que no quiere más reglas que las suyas y que cualquier artilugio les sirve para intentar destruirlo, desplazando el asunto a términos de nombre, llevándolo hasta el constitucional si es necesario. Y es que es lo que hay, aunque con el descaro habitual repitan una y otra vez la consigna.


Lo importante es ver que no es la línea de un sujeto sino un practica que sirve para manipular el mensaje. Lo mismo que hacen con lo hablado sobre la libertad y sobre el espantoso control del estado sobre el capital al que no se deja respirar (el mismo economista de una de estas asociaciones neoliberales, en al Rojo vivo que en el Gato al agua: en el primero pidiendo recortes drásticos y extremos para ajustar el déficit y en el segundo reclamando desahogo para que las ideas del capital no se vean encorsetadas por el estado limitando su creatividad). Lo que son capaces de decir tras el periodo de máxima liberalización de los mercados financieros que han permitido, a los gestores de dicho mercado, por su falta de regulación, la creación de una deuda opaca inserta en el delito sino por la falta de ley, con la que han desplazado el riesgo de la gestión al sistema social y a quien han desplazado el daño causado por los beneficiarios. Y a cuyo pesar no se recatan un solo instante los responsables, (tenéis los datos del proceso en comentarios anteriores sobre banca, sistema financiero, titulización y bolsa), en esparcir la “mugre” a todo lo que los rodea y exigirle a los demás que se hagan responsables del efecto de su codicia.


Esto también es falso, es un ataque judeo-masónico de los autores de las obras a que se refieren aquellos comentarios (Hay alternativas, El casino que nos Gobierna y Pensamiento secuestrado) que tratan de negar la evidencia del mensaje neoliberal. Los responsables de la crisis somos todos por vivir por encima de nuestras posibilidades; sus creadores, los ahorradores en su insaciable demanda de interés y en su incontinente domino del mercado; no hay más salida que el trabajo asuma las responsabilidad de los culpables; y el único camino para salir de esta es que los privilegios que dieron lugar a la crisis se acrecienten para que la creatividad de los gestores esté segura de que el dinero que pongan obtendrá las garantías del beneficios deseados.


Y luego la pobreza que es incapaz de diferenciar lo natural de lo simbólico, que no sabe que la ley solo es simbólica, (escrita o tacita). Y que es incapaz de entender que lo que llamamos ley del más fuerte, no es tal ley, sino un manera de explicarnos lo inexplicable del hecho natural, no pude entender que esa falta de ley nos autorizaría, por lo mismo que autoriza a lo natural a usar la violencia y que por tanto solo dentro de lo simbólico estamos restringidos a respetar lo que son acuerdos y prohibiciones que nos imponemos. Torpe encaje que acepta por principio la desigualdad natural en lugar de la igualdad simbólica y rechaza la ley que les protege: Pero como no sabe ni que es una cosa ni otra, la salida será, como siempre la del loro, repite sonidos pero no sabe que son.

Parte 1

Por si alguien tiene dudas, confirmo la apariencia: cuando entro en este blog, en la misma postura que JMI, mi intención, como supongo que el de la mayoría, es crear opinión. Convencer sobre lo que creo. Lo que estos sujetos llaman lobbies, (practica dominada por el neoliberalismo donde lo haya), es lo que se habitualmente se llama influir. Para el lobby hace falta algo más que entrar en un blog. Pero sí, esa es la intención, por si la postura de estos comentarios no dejasen claro lo que quieren y hacia donde quieren, dado que alguna interpretación, -extraño bucle-, lo percibe detrás de una segunda intención.


Otra cosa es como lo haga. Puesto que definida la postura (que no creo que tenga dudas) y la intención (la evidencia no debería haber dejado ninguna –en realidad no la deja-), lo que queda es la consistencia y la solidez de los argumentos. Que como el primer párrafo de ayer, que al ser literalmente mentira no los tiene, por lo que lo vuelvo a colgar pidiendo mis mas sinceras disculpas por tan enorme lapsus: "Sí, esto es oportuno para hablar precisamente de libertad y de miedo o no a la libertad. Esa a la que cuando de dinero se trata, los “neocón”, (ultra-conservadores más ultra-liberales, curioso potaje), apelan con todo furor, pero que niegan en los demás casos. Los homosexuales se pueden “arrejuntar”, (en secreto, eso sí) son “libres” para hacerlo, pero no hay opción dentro del la ley, no pueden formalizar un contrato, un compromiso, por que el marco de relación en el que tienen que encajar no cuadra en su concepto de realidad. Lo que queda es que no haya opción, por eso llegaron hasta el constitucional". Francamente no se como se me ha podido pasar por la cabeza que dicho contenido tenga algo de realidad, por la enorme distancia entre lo que digo y lo que ocurre.


Pero sobre todo en el termino libertad que tanto hemos “sobado” con estos neoliberales que tanto la nombran. Esa que hasta ahora nos ha bastado presentarla desde el ángulo liberal (Rawls), para que el neoliberal quede en evidencia. Y ese que una vez que lo hemos planteado desde el neoliberal, (Heyek), (exclusividad a la libertad negativa y fundamentalmente en el plano económico-) se demuestra que sus seguidores ni conocen en que consiste. Y sobre la que se ve, es inútil insistir, dado que la pobreza de las respuesta siempre andan por nombrarla sin llegar a saber que significa, o remitiéndola a la banalidad equivalente a envolverse en ella como los integristas-nacionalistas lo hacen en la bandera: una entidad vacía que se nombra en cada ocasión que no se tienen argumentos.
Parte 1

Por si alguien tiene dudas, confirmo la apariencia: cuando entro en este blog, en la misma postura que JMI, mi intención, como supongo que el de la mayoría, es crear opinión. Convencer sobre lo que creo. Lo que estos sujetos llaman lobbies, (practica dominada por el neoliberalismo donde lo haya), es lo que se habitualmente se llama influir. Para el lobby hace falta algo más que entrar en un blog. Pero sí, esa es la intención, por si la postura de estos comentarios no dejasen claro lo que quieren y hacia donde quieren, dado que alguna interpretación, -extraño bucle-, lo percibe detrás de una segunda intención.


Otra cosa es como lo haga. Puesto que definida la postura (que no creo que tenga dudas) y la intención (la evidencia no debería haber dejado ninguna –en realidad no la deja-), lo que queda es la consistencia y la solidez de los argumentos. Que como el primer párrafo de ayer, que al ser literalmente mentira no los tiene, por lo que lo vuelvo a colgar pidiendo mis mas sinceras disculpas por tan enorme lapsus: "Sí, esto es oportuno para hablar precisamente de libertad y de miedo o no a la libertad. Esa a la que cuando de dinero se trata, los “neocón”, (ultra-conservadores más ultra-liberales, curioso potaje), apelan con todo furor, pero que niegan en los demás casos. Los homosexuales se pueden “arrejuntar”, (en secreto, eso sí) son “libres” para hacerlo, pero no hay opción dentro del la ley, no pueden formalizar un contrato, un compromiso, por que el marco de relación en el que tienen que encajar no cuadra en su concepto de realidad. Lo que queda es que no haya opción, por eso llegaron hasta el constitucional". Francamente no se como se me ha podido pasar por la cabeza que dicho contenido tenga algo de realidad, por la enorme distancia entre lo que digo y lo que ocurre.


Pero sobre todo en el termino libertad que tanto hemos “sobado” con estos neoliberales que tanto la nombran. Esa que hasta ahora nos ha bastado presentarla desde el ángulo liberal (Rawls), para que el neoliberal quede en evidencia. Y ese que una vez que lo hemos planteado desde el neoliberal, (Heyek), (exclusividad a la libertad negativa y fundamentalmente en el plano económico-) se demuestra que sus seguidores ni conocen en que consiste. Y sobre la que se ve, es inútil insistir, dado que la pobreza de las respuesta siempre andan por nombrarla sin llegar a saber que significa, o remitiéndola a la banalidad equivalente a envolverse en ella como los integristas-nacionalistas lo hacen en la bandera: una entidad vacía que se nombra en cada ocasión que no se tienen argumentos.
Parte 1

Por si alguien tiene dudas, confirmo la apariencia: cuando entro en este blog, en la misma postura que JMI, mi intención, como supongo que el de la mayoría, es crear opinión. Convencer sobre lo que creo. Lo que estos sujetos llaman lobbies, (practica dominada por el neoliberalismo donde lo haya), es lo que se habitualmente se llama influir. Para el lobby hace falta algo más que entrar en un blog. Pero sí, esa es la intención, por si la postura de estos comentarios no dejasen claro lo que quieren y hacia donde quieren, dado que alguna interpretación, -extraño bucle-, lo percibe detrás de una segunda intención.


Otra cosa es como lo haga. Puesto que definida la postura (que no creo que tenga dudas) y la intención (la evidencia no debería haber dejado ninguna –en realidad no la deja-), lo que queda es la consistencia y la solidez de los argumentos. Que como el primer párrafo de ayer, que al ser literalmente mentira no los tiene, por lo que lo vuelvo a colgar pidiendo mis mas sinceras disculpas por tan enorme lapsus: "Sí, esto es oportuno para hablar precisamente de libertad y de miedo o no a la libertad. Esa a la que cuando de dinero se trata, los “neocón”, (ultra-conservadores más ultra-liberales, curioso potaje), apelan con todo furor, pero que niegan en los demás casos. Los homosexuales se pueden “arrejuntar”, (en secreto, eso sí) son “libres” para hacerlo, pero no hay opción dentro del la ley, no pueden formalizar un contrato, un compromiso, por que el marco de relación en el que tienen que encajar no cuadra en su concepto de realidad. Lo que queda es que no haya opción, por eso llegaron hasta el constitucional". Francamente no se como se me ha podido pasar por la cabeza que dicho contenido tenga algo de realidad, por la enorme distancia entre lo que digo y lo que ocurre.


Pero sobre todo en el termino libertad que tanto hemos “sobado” con estos neoliberales que tanto la nombran. Esa que hasta ahora nos ha bastado presentarla desde el ángulo liberal (Rawls), para que el neoliberal quede en evidencia. Y ese que una vez que lo hemos planteado desde el neoliberal, (Heyek), (exclusividad a la libertad negativa y fundamentalmente en el plano económico-) se demuestra que sus seguidores ni conocen en que consiste. Y sobre la que se ve, es inútil insistir, dado que la pobreza de las respuesta siempre andan por nombrarla sin llegar a saber que significa, o remitiéndola a la banalidad equivalente a envolverse en ella como los integristas-nacionalistas lo hacen en la bandera: una entidad vacía que se nombra en cada ocasión que no se tienen argumentos.
Parte 1

Por si alguien tiene dudas, confirmo la apariencia: cuando entro en este blog, en la misma postura que JMI, mi intención, como supongo que el de la mayoría, es crear opinión. Convencer sobre lo que creo. Lo que estos sujetos llaman lobbies, (practica dominada por el neoliberalismo donde lo haya), es lo que se habitualmente se llama influir. Para el lobby hace falta algo más que entrar en un blog. Pero sí, esa es la intención, por si la postura de estos comentarios no dejasen claro lo que quieren y hacia donde quieren, dado que alguna interpretación, -extraño bucle-, lo percibe detrás de una segunda intención.


Otra cosa es como lo haga. Puesto que definida la postura (que no creo que tenga dudas) y la intención (la evidencia no debería haber dejado ninguna –en realidad no la deja-), lo que queda es la consistencia y la solidez de los argumentos. Que como el primer párrafo de ayer, que al ser literalmente mentira no los tiene, por lo que lo vuelvo a colgar pidiendo mis mas sinceras disculpas por tan enorme lapsus: "Sí, esto es oportuno para hablar precisamente de libertad y de miedo o no a la libertad. Esa a la que cuando de dinero se trata, los “neocón”, (ultra-conservadores más ultra-liberales, curioso potaje), apelan con todo furor, pero que niegan en los demás casos. Los homosexuales se pueden “arrejuntar”, (en secreto, eso sí) son “libres” para hacerlo, pero no hay opción dentro del la ley, no pueden formalizar un contrato, un compromiso, por que el marco de relación en el que tienen que encajar no cuadra en su concepto de realidad. Lo que queda es que no haya opción, por eso llegaron hasta el constitucional". Francamente no se como se me ha podido pasar por la cabeza que dicho contenido tenga algo de realidad, por la enorme distancia entre lo que digo y lo que ocurre.


Pero sobre todo en el termino libertad que tanto hemos “sobado” con estos neoliberales que tanto la nombran. Esa que hasta ahora nos ha bastado presentarla desde el ángulo liberal (Rawls), para que el neoliberal quede en evidencia. Y ese que una vez que lo hemos planteado desde el neoliberal, (Heyek), (exclusividad a la libertad negativa y fundamentalmente en el plano económico-) se demuestra que sus seguidores ni conocen en que consiste. Y sobre la que se ve, es inútil insistir, dado que la pobreza de las respuesta siempre andan por nombrarla sin llegar a saber que significa, o remitiéndola a la banalidad equivalente a envolverse en ella como los integristas-nacionalistas lo hacen en la bandera: una entidad vacía que se nombra en cada ocasión que no se tienen argumentos.

1 2 3 4 5 6 7 ... 11 12 Siguiente »

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal