Cembrero

¿Un paso hacia la libertad religiosa en Marruecos?

Por: | 04 de abril de 2014

Rabat aprueba en Naciones Unidas una resolución que contradice su legislación.

Decenas de extranjeros evangélicos, entre ellos algún español, fueron expulsados de Marruecos en 2009 y 2010 acusados, sin ser juzgados, de propagar su religión. A finales del verano pasado Mohamed El Baladi un marroquí convertido al cristianismo, fue condenado a 30 meses de cárcel por proselitismo, pero un tribunal superior le absolvió a principios de año. El Departamento de Estado norteamericano calcula, en su informe de 2013, que son unos 4.000 los marroquíes convertidos al cristianismo, pero sus iglesias no han sido reconocidas y carecen de templos para practicar su nueva religión.                                

A finales de marzo el Consejo de Derechos Humanos de la ONU aprobó por consenso en Ginebra una resolución en la que destaca que “toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, conciencia y religión (…)”. Insta a los Estados a “garantizar el derecho de todas las personas a practicar y enseñar su religión”.  Marruecos es miembro de ese consejo y no puso ningún reparo a la resolución, pese a que contradice su legislación.

CatedralRabat       Salida de misa un domingo en la catedral de Rabat.

Esa conformidad con la resolución ha dado pie a los laicos marroquíes a volver a reivindicar estos días desde una reforma de la Constitución hasta la abrogación del artículo 220 del código penal que prevé penas de cárcel de entre seis meses y tres años para todo aquel que quebrante la fe de un musulmán o trate de convertirlo a otra religión.

Khadiya Ryadi, premio Naciones Unidas de derechos humanos en 2013, pidió que se modifique la Carta Magna, que entró en vigor en 2011, para que además de la libertad de culto –el derecho a practicar su religión si ya se es cristiano o judío- reconozca la libertad de conciencia, es decir el derecho de un musulmán a abrazar otra fe, a ser agnóstico o ateo. Damir (Conciencia), una asociación integrada por exdirigentes de la izquierda bien relacionados por el poder, exige incluso que, amparándose en la resolución, se expurguen los libros de texto de “los mensajes de odio y discriminación” que destilan.

Hay un país árabe que, en enero, si se ha atrevido a incluir en su nueva Constitución la libertad de conciencia: Túnez. Y eso pese a que en su Parlamento (Asamblea Nacional Constituyente) Ennahda, un partido islamista, ostenta la mayoría relativa. Por algo Moulay Hicham, apodado el príncipe rojo de Marruecos, declaró el viernes al diario parisino Le Monde: “La verdadera excepción no es Marruecos. La verdadera excepción del mundo árabe es Túnez”.

Hay 5 Comentarios

"Où t'es Bouteflika? Où t'es Boutef?! Le Buzz qui dechaine le Web

La parodia de Bouteflika al son de la famosa cancion de Stromea! ish.er/9BNM

Tanto hueles a gas (argelino) cembrero! que al final te reventaras! Porque no te calles! Porque no hables de Argelia y su difunto presidente Bouteflika que se presenta a su 4 mandato! porque no hables de la valiente oposition argelina que esta denunciando al presidente fantasma! ni palabra!

En Marruecos cada vez hay más barbudos.

Wishful thinking? ¿Tengo que explicarle yo a un veterano periodista, además interesado por el norte de Africa como me dicen en la presentación, que en el Islam derecho y religión son lo mismo, y que el Islam no tolera la menor duda sobre la Madre del Libro, que está en el cielo y que los musulmanes no siquiera incluyen entre las cosas creadas, por considerarlo un atributo de Dios, como Su ira o Su omnipotencia? ¿Tengo que explicarle yo a un veterano periodista que Islam moderado es un oximoron? En fin. Cada uno sueña con lo que quiere. Pero si no te despiertas tú, te despiertan.

El dia en que Marruecos encuentre petroleo o yacimientos de gas,seguro que todas estas resoluciones quedaran en un segundo plano

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es un veterano periodista español cuya carrera oscila entre Europa y sus vecinos norteafricanos, pero que decepcionado y aburrido por el inmovilismo del Viejo Continente, mira cada vez más hacia el sur

Un vétéran journaliste espagnol dont la trajectoire oscille entre l’Europe et ses voisins d’Afrique du Nord, mais qui, déçu et ennuyé par l’immobilisme du Vieux Continent, regarde chaque jour un peu plus vers le sud.

A veteran Spanish journalist whose career swings from Europe to its North African neighbors, but who is disappointed and bored by the immobility of the Old Continent and increasingly looks to the south.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal